ACUERDO GENERAL SOBRE ARANCELES ADUANEROS Y COMERCIO

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

RESTRICTED

ACUERDO GENERAL SOBRE

ARANCELES ADUANEROS Y COMERCIO

Negociaciones Comerciales Multilaterales Original: inglés Grupo "Agricultura"

Subgrupo de productos lácteos

DECLARACIÓN DE NUEVA ZELANDIA

La Secretaría ha recibido de la Misión de Nueva Zelandia la siguiente comuni-cación, de fecha 5 de octubre de 1977»

En cada fase de los trabajos del Subgrupo la delegación de Nueva Zelandia ha señalado los elementos que, a su juicio, deben tenerse en cuenta al elaborar una solución negociada para los problemas que afectan al comercio internacional de productos lácteos. Estos elementos han servido a su vez a Nueva Zelandia de base para participar en, primero, el examen que ha hecho el Subgrupo de la estructura, las características y los problemas del comercio internacional de productos lácteos; y, segundo, el examen de todos los elementos de las propuestas de negociación formu-ladas por los participantes. Esta fase preparatoria de los trabajos del Subgrupo fue sumamente valiosa y Nueva Zelandia la aprovechó, para estudiar la manera en que todos los países que participan en el comercio internacional de productos lácteos podrían contribuir mejor a crear condiciones más favorables para el comercio de tales

productos, a fin de que esos intercambios se realicen en beneficio mutuo y de forma compatible con los objetivos y disposiciones de la Declaración de Tokio.

Dada la gran diversidad de las políticas nacionales en materia de producción y comercio de productos lácteos, y la correspondiente diversidad de intereses, esta tarea no fue nada fácil. Tampoco se puede decir que la delegación de Nueva Zelandia tenga unas soluciones mágicas para alcanzar este doble objetivo, repetido una y otra vez, de comunicar una mayor estabilidad a las condiciones de comercialización inter-nacional y de asegurar una expansión constante del comercio interinter-nacional de

productos lácteos, que beneficie a la vez a los exportadores y a los importadores. Para dar mayor estabilidad a las condiciones de comercialización a nivel mundial hace falta que concurran tres elementos fundamentales. Asegurarse de que los precios del mercado internacional son menos susceptibles a las fluctuaciones extremas que pueden ocasionar los cambios en los niveles de producción; segundo, asegurarse de que los precios del mercado internacional resultantes de medidas nacionales de

sostenimiento y de subvención de las exportaciones no perjudican a otros productores; y, tercero, asegurarse de que cuando la producción y el comercio mundiales se

encuentren efectivamente en dificultades se celebran consultas oon arreglo a una serie de directrices adoptadas de mutuo acuerdo.

MTN/DP/W/25

7 de octubre de 1977 Distribución especial

(2)

El Subgrupo ha estudiado si los trabajos que se realizan en otras esferas de las negociaciones comerciales multilaterales, por ejemplo los trabajos sobre salvaguardias y sobre subvenciones, podrían ser aplicables a los problemas particulares del sector lácteo. Si bien conviene mantener en estudio estos trabajos y su aplicabilidad al comercio de productos lácteos, la delegación de Nueva Zelandia ha llegado a la

conclusión de que, al menos para el futuro inmediato, la base de unas condiciones de comercialización generalmente estables debe residir en la elaboración y ampliación de los conceptos que figuran en los acuerdos sobre precios mínimos actualmente existentes en el GATT para la leche descremada en polvo y para las grasas anhidras de la leche. Tal vez no sea necesario, y ni siquiera factible, establecer precios mínimos para todos los productos con objeto de obtener esa mayor estabilidad comercial.

La tarea de asegurar una expansión constante del comercio internacional de productos lácteos también comprende tres elementos básicos. Primero, evitar fluctua-ciones pronunciadas de los niveles de precios, de manera que los países en

des-arrollo puedan hacer planes con confianza para satisfacer las crecientes necesidades M

de su mercado; segundo, crear unas condiciones que permitan a esos países hacer frente a situaciones de emergencia sin ningún impedimento y, al mismo tiempo, sin perjuicio para el desarrollo ordenado de los mercados comerciales; y, tercero, prever la continuidad del acceso a los mercados tradicionales de productos lácteos y la oportunidad de ampliarlo.

También en este caso el Subgrupo ha examinado las medidas que se est. .'an en otras esferas de las negociaciones comerciales multilaterales para liberalizar y garantizar el acceso a los mercados, y las técnicas que se ponen a punto en esas otras esferas seguirán sirviendo de referencia para la prosecución de los trabajos del Subgrupo. Ahora bien, la delegación de Nueva Zelandia ha llegado a la

conclusión de que las políticas nacionales lecheras son tan diversas que ninguna técnica parece prestarse por sí sola para asegurar la expansión del comercio. Cada una de estas políticas nacionales prevé ya un grado de acceso y hay que estudiar la forma de mejorarlo. En este aspecto de los trabajos del Subgrupo lo mejor tal vez fuese dejar que cada mercado entablara conversaciones con sus abastecedores, con arreglo a las circunstancias de cada cual y según los parámetros establecidos por las políticas de los mercados y los abastecedores interesados.

4

En esas conversaciones se reconocería que las cuestiones de acceso podrían

abarcar productos distintos de aquellos para los que se consideran necesarios los compromisos sobre precios mínimos.

A juicio de la delegación de Nueva Zelandia, lo importante es poder registrar los resultados de esas conversaciones de manera que se les pueda incorporar al proceso en curso de consulta y cooperación multilateral, semejante al que se ha desarrollado durante el último decenio en el marco de los acuerdos sobre productos lácteos existentes en el GATT.

(3)

MTN/DP/W/25 Página 3

Habida cuenta de las opiniones expuestas durante los dos últimos años por otros participantes en el Subgrupo, la delegación de Nueva Zelandia recomienda que para la consecución de estos objetivos se siga el sencillo método que figura a continuación:

Primero, crear el marco que permita establecer precios mínimos para todos los productos a los que se acuerde aplicar tal régimen;

Segundo, incorporar a ese instrumento una disposición que reconozca no sólo la diversidad de las políticas nacionales lecheras sino también que cada una de esas políticas proporciona a su manera opor-tunidades para el comercio internacional de productos lácteos; y Tercero, adjuntar al instrumento una lista de los compromisos de acceso mínimo suscritos por los participantes.

En el anexo a la presente declaración la delegación de Nueva Zelandia ha indicado los epígrafes que podrían seguirse para la elaboración de un instrumento de este tipo, junto con las opciones que deberían examinarse bajo cada epígrafe. Por supuesto, estas opciones no son exclusivas. Como se verá, la delegación de Nueva Zelandia estima que hay que aprovechar ahora la oportunidad de mejorar las disposiciones de los arreglos actuales sobre precios mínimos, pero aborda esa tarea con un enfoque flexible. La delegación de Nueva Zelandia espera que se

inicie un diálogo constructivo sobre estos asuntos.

Por último, si otros participantes suscriben el método esbozado, será necesario establecer el procedimiento para la celebración de las negociaciones sobre el acceso. La delegación de Nueva Zelandia estima que lo más práctico sería adoptar simplemente el procedimiento de peticiones y ofertas establecido por el Grupo "Agricultura".

(4)

PLAN PARA UN POSIBLE ACUERDO INTERNACIONAL GLOBAL SOBRE PRODUCTOS LÁCTEOS, QUE NEGOCIARÍAN Y ADMINISTRARÍAN LAS PARTES CONTRATANTES'

DEL ACUERDO GENERAL SOBRE ARANCELES ADUANEROS Y COMERCIO I. Declaración de objetivos

Tal vez fuese conveniente que la declaración de objetivos no se limitara a exponer la finalidad del acuerdo, sino que diese cuenta también de algunos de los principios fundamentales que lo informan. Así pues, la declaración de objetivos podría comprender lo siguiente:

- establecimiento de precios mínimos para el comercio internacional; - definición de las circunstancias en las que un producto podría

comercia-lizarse a precios inferiores al mínimo;,

- reconocimiento del hecho de que las políticas nacionales lecheras varían por su forma y contenido, pero también de las oportunidades de acceso mínimo que ofrecen;;

- establecimiento de un órgano para las consultas sobre la evolución de la producción y del comercio mundial de productos lácteos y para la super-visión del acuerdo y la aplicación de sus disposiciones.

II. Composición

Los países que forman parte de los acuerdos sobre precios mínimos hoy exis-tentes en el GATT son en esencia los que participan principalmente -como importa-dores, como exportadores o por ambos conceptos- en el comercio internacional del producto de que se trate. Hay que determinar si conviene adoptar medidas posi-tivas para fomentar una representación más amplia de los países importadores y, en particular0 los países en desarrollo- o si la cuestión de la composición

pudiera resolverse dejando abierta la adhesión de manera que pueda participar cualquier país que tenga interés en el comercio de productos lácteos y que esté dispuesto a cumplir las disposiciones del acuerdo. También habrá que estudiar si es necesario prever la participación de países que no son partes contratantes del GATT o participantes en las negociaciones comerciales multilaterales.

III. Establecimiento de precios mínimos a) Forma del acuerdo

Se ha hecho referencia a la negociación de un instrumento único en el que se establezcan precios internacionales mínimos para los productos a los que se pueda aplicar ese régimen, pero esto puede hacerse de varías formas. Por ejemplo, podría concebirse un solo "chapeau" que cubriese acuerdos esen-cialmente individuales para cada producto considerado o, también, podría definirse un cuerpo único de disposiciones que cubriesen todos los productos sujetos a precios mínimos, pero con disposiciones de precios distintas para cada producto.

(5)

MTN/DP/W/25 Página 5

b) Productos comprendidos:

Los arreglos que existen actualmente en el GATT cubren la leche descre-mada en polvo y las grasas anhidras de la leche. Además, la OCDE administra un acuerdo sobre precios mínimos relativo a la leche entera en polvo, y es necesario decidir si este producto debería incorporarse al acuerdo

propuesto. Por otra parte, hay que estudiar qué otros productos deberían quedar sujetos a precios mínimos. A tal efecto ya hay una propuesta de que se incluya la mantequilla. También sería necesario prever la inclusión en el acuerdo de productos a los que no se considera necesario, o no es

factible, aplicar el régimen de precios mínimos. c) Ajuste de los precios mínimos:

Bajo este epígrafe deberían examinarse los principios que sirven de base para la fijación de los precios mínimos y, en particular, el principio de la rentabilidad para el productor eficiente." habría que examinar también las directrices para la revisión de los precios, la frecuencia de las revi-siones y la cuestión de si deben ser los precios del mercado o bien los costes de producción los que constituyan el elemento predominante al analiza* si los ajustes están justificados.

&) Excepciones a la aplicación del precie, mínimo:

Los actuales acuerdos sobre precios mínimos preven la posibilidad de que se hagan ventas por debajo del precio mínimo en ciertas circunstancias y con determinados fines (ventas de productos destinados a la alimentación animal, ventas en condiciones de favor). Es necesario revisar la eficacia de estas disposiciones y ver si se pueden mejorar.

IV. Ayuda alimentaria

Aunque ha habido cierta tendencia a considerar las disposiciones sobre ayuda alimentaria de los acuerdos actuales como una de sus medidas-.de salvaguar-dia; la ayuda alimentaria es una antigua técnica de ayuda y los productos lácteos ocupan un lugar prominente en los sucesivos programas de ayuda. Es necesario ver si en un acuerdo global debería introducirse alguna disposición adicional para hacerse eco de este hecho y si la supervisión de las transacciones sobre ayuda alimentaria en las que entrasen productos lácteos debería confiarse al grupo que se creara para administrar el acuerdo. En este contexto debería examinarse la conveniencia de incorporar al acuerdo, mediante referencia o do otra forma5 loa

principios de la FAO sobre colocación de excedentes y los procedimientos de consulta que se han elaborado para aplicar esos principios.

(6)

V. Políticas nacionales en materia de productos lácteos

Se sugiere la inclusión de alguna disposición en la que se reconozca el hecho de que las políticas nacionales lecheras difieren considerablemente por su contenido y por su impacto, y en la que quede constancia del deseo de los

participantes de celebrar consultas sobre los aspectos de estas políticas que puedan entorpecer el comercio mundial de productos lácteos. Esta disposición podría indicar también que cada una de estas políticas ofrece ciertas posibili-dades de acceso y hacer referencia a los compromisos sobre acceso mínimo

existentes en su marco, registrados en un anexo del acuerdo.

VI. Definición de las circunstancias en las que se puede emprender una acción de salvaguardia

Esta disposición tendría por objeto definir las circunstancias en las que sería necesario, con arreglo a la disposición anterior, celebrar consultas sobre las políticas nacionales lecheras. A tal efecto podrían redactarse unas

disposiciones de salvaguardia específicas para cubrir, por ejemplo, situaciones en las que las importaciones causan o amenazan causar perjuicio, o situaciones en las que los cambios de los niveles de producción o consumo han fomentado la

aparición de casos de escasez o de excedentes que exigen una acción para ajustar la oferta y la demanda. También se podría cubrir la posibilidad de adoptar medidas de salvaguardia mediante referencia a las disposiciones del Acuerdo General en esta esfera,

VII. Cooperación entre los participantes

En estas disposiciones se establecería el procedimiento de administración del Acuerdo. Comprenderían el establecimiento de un comité ejecutivo como los existentes en el narco de los arreglos actuales. Además, habría que estipular la presentación de información con carácter regular y la celebración de reuniones ordinarias y extraordinarias del órgano de gestión.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :