Manejo de Enfermedades en Cultivos Protegidos de Tomate

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Ing. Agr. María del Huerto Colombo

INTA Bella Vista, Corrientes

Manejo de Enfermedades

en Cultivos Protegidos

de Tomate

La demanda generalizada de apoyo para el manejo de las enfermedades fundamentó la creación del Servicio de Diagnóstico

de Enfermedades de Hortalizas - Manejo y Control. El análisis de las muestras recibidas, y numerosas investigaciones relacionadas a través de más de 22 años de trabajo constante y sistemático en patología hortícola, permitió desarrollar un entrenamiento calificado para diagnosticar en forma visual muchas enfermedades

e identificar otras con la observación de los agentes causales al microscopio

La horticultura en Corrientes constituye el 80% y el 25% del producto bruto hortícola y agrícola provincial, respectivamente. La pro-ducción abastece el mercado nacional, princi-palmente de tomate y pimiento, durante el otoño e invierno argentino.

La Estación Experimental Agropecuaria Bella Vista del INTA se vinculó a la actividad hortí-cola en 1959 y reveló el potencial de la provincia de Corrientes como productor de hortalizas de primicia al conducir los primeros cultivos de tomate a campo. En 1976 se implementó un Proyecto Regional Hortícola que consideró las demandas del sector para adoptar estrategias de participación institu-cional a fin de mejorar la calidad y bajar los costos de los productos hortícolas. La

deman-da generalizademan-da fue el apoyo del INTA para el manejo de las enfermedades. Esto fundamen-tó la creación del Servicio de Diagnóstico de

Enfermedades de Hortalizas - Manejo y Control,

que funciona en el Laboratorio de Fitopatología Hortícola del INTA Bella Vista. El cambio más importante en la horticultura entre 1979-1980 fue el desarrollo del cultivo bajo cobertura plástica de tomate y pimiento. Para determinar el impacto del servicio del laboratorio, a partir de su vinculación especí-fica con la horticultura, se analizaron los diag-nósticos realizados durante 7 años. En ese período se procesaron más de 260 muestras por año de 25 especies hortícolas con lo que se incrementó el 500% en las consultas. El 85% de los materiales fue tomate y pimiento

Foliolos deformes (fitotoxicidad hormonal-enfermedad

(2)

bajo cubierta, el 10% tomate de campo y fru-tilla y, en menor escala, berenjena, zapallito, albahaca, sandía, pepino, lechuga, sandía, entre los principales.

La actividad de diagnóstico permite actualizar en forma permanente el aspecto patológico de la horticultura provincial, ya que un alto por-centaje procede de departamentos y parajes de la provincia. No obstante no poseer cifras como en el período analizado se continúan recibiendo, muestras de provincias como Chaco, Formosa, Entre Ríos, Tucumán, Santiago del Estero y ciudades como La Plata y Mar del Plata. El laboratorio se posicionó como centro de diagnóstico de enfermedades hortícolas lo que acerca consultas de produc-tores de áreas hortícolas del Paraguay, Uruguay y Brasil.

IDENTIFICACIÓN

El análisis de las muestras recibidas, y numerosas investigaciones relacionadas a través de más de 22 años de trabajo constante y sistemático en patología hortícola, permitió desarrollar un entrenamiento calificado para diagnosticar en forma visual muchas enfer-medades e identificar otras con la observación de los agentes causales al microscopio. Para confirmar alguna determinación se hacen ais-lamientos en medios generales, semi-selec-tivos y tests de patogenicidad cuando los sín-tomas no son claros para evitar diagnósticos equivocados.

La ubicación física del laboratorio en la zona de producción permite comparar los diagnós-ticos efectuados en laboratorio de las mues-tras recibidas y ver a campo aspectos epi-demiológicos según los años, como es el

desarrollo de los cultivos, sensibilidad varietal, etc. para diagnosticar con mayor seguridad y agilidad.

MANEJO INTEGRADO DE LAS ENFERMEDADES Las recomendaciones sobre manejo integrado de enfermedades para disminuir las aplica-ciones de agroquímicos se basan en la obser-vación de prácticas como:

- Control de los factores ambientales pre-disponentes (temperatura y humedad princi-palmente)

- Manejo del cultivo siguiendo principios fitosanitarios: eliminar los brotes chicos con la mano, sacar los restos vegetales en bolsas fuera de los invernaderos, desinfectar el suelo, limpiar las herramientas, eliminar las primeras plantas afectadas

- Uso de cultivares resistentes

- Control de hospedantes alternativos (malezas)

- Relevamiento permanente del cultivo (mo-nitoreo)

Una vez que se detecta una enfermedad, se deben considerar los siguientes aspectos: Primero, analizar todos los factores incidentes y la manifestación de los síntomas observados para descartar probables causas no patogéni-cas, principalmente cuando están generaliza-dos por sectores o en toda la chacra, ya que una enfermedad patológica nunca se declara “en horas”. Como norma, en los casos de anomalías en las partes aéreas, se debe revi-sar siempre el cuello y la raíz de varias plan-tas en distinplan-tas ubicaciones para ver si el ori-gen del problema está en ese sector de la planta y se expresa en la parte aérea.

Marchitamiento bacteriano (enfermedad patogénica

(3)

tem-En el caso de enfermedades patológicas se deben controlar los factores ambientales para modificar las condiciones predisponentes, eliminar los primeros focos para que no se disemine, cuidar las prácticas futuras de fertilización, riego, tutorado, desbrote, etc. que no sirvan para incrementar o difundir la enfermedad y realizar tratamientos químicos con productos específicos, buscando alternar para evitar resistencias y observar los tiempos de carencia.

Si la enfermedad no es patológica, se deben determinar los factores ambientales, de mane-jo, agroquímicos, etc. que pudieron provocar el problema para no repetirlo. Ante estos hechos, es esencial no aplicar agroquímicos innecesarios que agravan la situación, man-tener el cultivo en observación hasta conocer el grado de compromiso de las plantas y determinar si el cuadro de alteración fisioló-gica en que están será superado.

Esto evita aplicaciones excesivas de agro-químicos que no sirven para el fin que se usaron, o no son necesarios, que aumentan los costos y residuos, que generan la psicosis de pulverizar todo el tiempo contra todo y permite obtener hortalizas con buenas prácti-cas de producción y bajos residuos de agro-químicos.

DIAGNÓSTICO DE ENFERMEDADES

Entre las enfermedades de origen patológico del cultivo de tomate en invernadero existen distintas bacteriosis como el Marchitamiento del tomate causado por Ralstonia

solanacearum (= Pseudomonas solanacearum).

Es una de las principales enfermedades del tomate por los daños económicos que causa y la falta de control, se requieren materiales con resistencia genética que no hay desarrollados

hasta el presente en el mundo. Se determinó la raza 1 biovar 3 para la zona del litoral argentino y sur de Paraguay.

Otra enfermedad bacteriana de importancia económica, por la pérdida de plantas que oca-siona y la falta de control, es el Cancro Bacteriano causado por Clavibacter

michiga-nensis subsp. michigamichiga-nensis. Afecta hasta el

presente todos los materiales de tomate en difusión en cultivos protegidos y de campo. En períodos fríos y húmedos bajo coberturas es importante Erwinia carotovora pv

carotovo-ra la bacteria que provoca la Podredumbre

húmeda del tallo o “médula negra o tallo hueco” y Xanthomonas campestris pv.

vesica-toria que afecta hojas, tallos, ramilletes

flo-rales y frutos produciendo la llamada “mancha bacteriana”.

También se han determinado patologías originadas por virus como el TMV (virus mosaico del tabaco), PVY (virus Y de la papa), CMV (virus mosaico del pepino), TSWV (virus de la peste negra o marchitez manchada del tomate).

Entre los hongos, Fulvia fulva (= Cladosporium

fulvum Cooke) adquirió gran relevancia por la

gravedad de síntomas foliares que provoca y el difícil y escaso control químico de este “moho de las hojas” no así el Tizón temprano pro-ducido por Alternaria dauci f.sp. solani que se presenta en tejidos viejos que se deshoja entre las prácticas culturales y los productos químicos convencionales junto a una buena ventilación logran buen control.

Varias podredumbres del tallo son causadas por hongos como Sclerotinia sclerotiorum,

Sclerotium rolfsii, Rhizoctonia, Phytophthora y Pythium, entre los principales determinados.

Una enfermedad fúngica que adquirió relevan-cia por la determinación en el 2001 de una segunda especie muy agresiva en plantas

Manchas en el envés color verde-oliváceo cubiertas del

(4)
(5)

cas en vivero es la “mancha gris” cuyos agentes son Stemphylium solani y

Stemphylium floridanum.

Otras enfermedades de menor importancia e incidencia: Oidiopsis (Leveillula taúrica (=Oidiopsis taúrica); Oidio (Erisiphe sp.); Viruela (Septoria lycopersici Speg.); Moho gris o Tizón de la Flor (Botritis cinerea Pers. Ex Fr. ) y Podredumbres secas en frutos (Alternaria

sp. Colletotrichum coccodes, Pleospora herbarum, Stemphylium botryosum, Phoma destructiva).

Como enfermedades no patogénicas se ha diagnosticado: fitotoxicidad, enrollado de los folíolos o leaf roll, deficiencias nutricionales, daños por frío, golpe de sol, cicatriz estilar leñosa o catface, necrosis apical o blossom end rot, russeting, zona peduncular o cuello amarillo del fruto y anomalías en la coloración.

Una de las áreas más investigadas por el laboratorio fue la desinfección de suelos por medio de la solarización. El empleo de la energía solar para controlar los organismos del suelo fue el mayor adelanto obtenido en años en control de enfermedades, es un pro-ceso hidrotermal que calienta el suelo húme-do con energía solar a través de un plástico cristal que lo cubre. Es una forma segura y económica de disminuir y hasta de eliminar hongos y bacterias (según los organismos y la ubicación en el perfil del suelo), nematodos de suelo, conservar la flora benéfica y reducir o eliminar malezas.

En la provincia de Corrientes esta técnica adquirió gran desarrollo por las condiciones ideales del clima subtropical. En esta zona se registraron pérdidas en cultivos por patógenos de suelo (Phytophthora, Pythium y

Rhizoctonia) que aumentaban anualmente por

el uso continuo de los invernaderos sin rota-ciones. La estrategia del control es reducir o eliminar los contaminantes del suelo que es uno de los mayores costos de la producción en invernáculo.

Después de años de investigación, donde se validó la práctica en las condiciones ambientales y de suelo en Corrientes, se recomendó este método para una buena desinfección de suelos en invernaderos. Las indicaciones generales para su desarrollo son: comenzar con una buena roturación del suelo, libre de todo resto de cultivo y malezas, y regar a capacidad de campo hasta 40-50 cm de profundidad. Esto permite la germinación de malezas e interrumpe formas de latencia de microorganismos perjudiciales de suelo. Luego, cubrir el suelo con polietileno cristal de 25-40µ de espesor en el período de mayor insolación (Diciembre - Enero - Febrero en la provincia de Corrientes) el que permanece 6 semanas. La energía solar produce un calen-tamiento diario que penetra en profundidad durante el tiempo que se desarrolla la desin-fección y disminuye o elimina malezas, nemá-todes y patógenos de un amplio perfil del suelo.

El 85% de las temperaturas de suelo verifi-cadas, con sensores a 10 cm y 40 cm, fueron superiores a 35° C y se registraron valores hasta 55° C. Se obtuvieron 20 días de adelan-to en la cosecha de pimienadelan-to en parcelas solarizadas y aumento de rendimiento total superior al 20% respecto del testigo.

Hasta el presente, los factores que hicieron prevalecer el bromuro de metilo fueron la apli-cación fácil y corto tiempo de apliapli-cación hasta el uso del suelo. Actualmente, los cos-tos y la restricción de su uso a nivel mundial incrementaron la superficie solarizada al 10% del área destinada a invernaderos, con ten-dencia creciente ya que está comprendida entre las prácticas del IPM (manejo integrado de pestes). Actualmente este método figura entre los principales desarrollados en la provincia de Corrientes para reemplazar el bro-muro de metilo en la desinfección de suelo.

Bibliografía

Breese, E. l. 1989. "Regeneration and multiplication of germplasm resources in seed genebanks: the scientific background". International Board for Plant Genetic Resources, Rome, Italy.

Cerezo-Mesa, M. y J.T. Esquinas Alcazar. 1986. " El germoplasma vegetal en los países del Cono Sur de América Latina" Consejo Internacional de Recursos Fitogenéticos. Roma, Italia.

Howes, C. 1981. Guidelines for developing descriptor lists. Plant Genetic Resources Newsletter. FAO/IBPGR. Roma. 45:26-32. Sala, C. A.; A. M. Echarte y R. Rodríguez. 1990. "Una nueva especie de Helianthus (Compositae) para la flora argentina". Darwiniana 30 (1 - 4): 293 - 295.

Alvarez, D; P. Ludueña y E. Frutos. 1992.Variability and genetic advance in sunflower. Proceedings 13th International Sunflower

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :