DICTAMEN Nº. 51/2004, de 29 de abril. *

Texto completo

(1)

DICTAMEN 51

1 DICTAMEN Nº. 51/2004, de 29 de abril.*

Expediente relativo a reclamación de responsabilidad patrimonial de la Administra-ción Pública incoado a instancia de D. X, por los daños y perjuicios sufridos a conse-cuencia de la muerte de su esposa Dª X, producida en el Hospital X.

ANTECEDENTES

El motivo que fundamenta la reclamación de responsabilidad patrimonial formulada es la muerte de una paciente tras haberle sido practicada una cesárea, mediante la que alumbró a la segunda de sus hijas. La causa del fallecimiento fue la fascitis necrotizante que sufrió, lo que le produjo una sepsis generalizada.

La cuantía de la reclamación asciende a 120.000 euros para cada una de las hijas de la fallecida y 60.000 euros para el esposo de ésta.

EXTRACTO DE LA DOCTRINA

En el presente caso la paciente fue atendida con diligencia y poniendo todos los me-dios al alcance de los servicios médicos para procurar su deseable curación, pese a que la misma no se produjo finalmente. Así, se le pautó la necesidad de anticipar el parto y reali-zar para ello una cesárea, practicándose la misma conforme a los protocolos médicos. Igualmente y ante los primeros signos de existencia de una posible infección, detectada tras el resultado de los diferentes controles médicos que se practicaron a la enferma con conti-nuidad durante su estancia hospitalaria, se procuró un tratamiento antibiótico reforzado a fin de acabar con los efectos que estaba produciendo, intentando atajar los mismos median-te su ingreso en la UCI para extremar la vigilancia sobre ella y la realización de diferenmedian-tes pruebas diagnósticas que aconsejaron la práctica de dos nuevas intervenciones. La puesta a disposición de todos los medios posibles, de manera independiente al resultado fatal produ-cido finalmente, llevan a estimar que la actuación de los servicios médicos se desarrolló conforme a la lex artis, sin que pueda estimarse de este modo que concurre responsabilidad patrimonial imputable a la Administración.

Las actuaciones descritas llevan a la Coordinadora de Inspección a afirmar en su in-forme que la asistencia prestada a la paciente “desde su ingreso hasta su fallecimiento fue la correcta, ya que incluso cuando se detecta la presencia de una posible sepsis se realiza el tratamiento adecuado según protocolos”.

El reclamante, por el contrario, mantiene la relación existente entre la práctica de la cesárea y la infección producida, señalando en su escrito de alegaciones que tal patología “derivó de la incisión y herida de la cesárea que se le practicó”, reseñando que “estas circunstancias han de ser previsibles y evitables por el estado de conocimiento de la técnica y ciencia médica en un hospital, porque la paciente no ha parido en el campo ni en condi-ciones de previsible riesgo de infección. En absoluto estamos conformes con que la

*

(2)

2

sabilidad en modo alguno sea achacable a la paciente ni a fuerza mayor ninguna insupera-ble ya que, a medida que se engrose el expediente con informes negativos de los muestreos microbiológicos de hongos oportunistas, más clara resulta la contradicción y más evidente que existe una responsabilidad, fallo y error. Si todo estaba aséptico no debió haber infec-tación y si hubo infección es porque tales controles no fueron lo rigurosos que debieron. [...] La paciente no mostraba ese cuadro antes de ingresar. Fue tras el parto que el cuadro clínico patológico se mostró y concretamente tras practicársele la incisión para llevar a cabo la cesárea”. En apoyo de tales afirmaciones presenta el reclamante un informe médi-co en el que se cuestiona el origen de la patología, médi-concluyendo lacónicamente que “no es normal que las actuaciones producidas en el hospital para resolver un parto terminen con el fallecimiento de la paciente”.

El argumento utilizado no deja de fundarse en meras afirmaciones que carecen de ri-gor y que no aportan la prueba necesaria que le corresponde a la parte sobre la etiología de la infección producida, de modo que venga a contrariar los resultados de los informes aportados por la Administración.

Así, no puede obviarse que consta en el expediente un informe sobre control micro-biológico ambiental efectuado en los meses de mayo y junio del año 2001, en el que tras reflejarse los valores obtenidos de las mediciones realizadas en diferentes áreas quirúrgi-cas, se concluye que “se mantiene la bioseguridad ambiental en el área quirúrgica para hongos oportunistas. El número de UFC/mm3 para el recuento bacteriano, se mantiene por debajo de los estándares marcados, según protocolo, cuando el quirófano se encuentra sin actividad quirúrgica”.

Asimismo, de los diferentes cultivos realizados a la enferma durante el tiempo de per-manencia en la UCI se obtuvo como resultado “en orina: enterococo faecalis; en loquios: E. Neumoniae, bacillus spp., E. Faecalis, bacteroides spp; en peritoneo: E. Neumoniae, E. Faecalis; en herida operatoria: S. Epidermidis, E. Faecalis; en sangre (2 hemocultivos): Strep. Neumonie”, posteriormente se hallaron enterococos y cándidas en el endometrio. Sobre tales gérmenes afirma la Coordinadora de Inspección Médica en su informe que no son “de contagio común en un quirófano”, a lo que añadía que “no se descartan que hubie-ran estado presentes en la paciente antes de la intervención quirúrgica”. Asimismo, el médico responsable de la paciente en la UCI aseguraba en su informe que tales gérmenes aislados en los cultivos “son los habituales de la flora vaginal de la mujer adulta sana”.

Tales datos, como ya se ha indicado, no han sido rebatidos de modo fundado por el reclamante mediante la aportación de la correspondiente prueba, limitándose a afirmar de manera genérica la relación de la infección con la cesárea y con la falta de asepsia que, a su juicio, sin duda debió existir, para que se produjera la infección.

En relación a la etiología de la enfermedad de referencia, este Consejo Consultivo ha tenido acceso a un informe de la Academia de Medicina (Sentencia Juzgado de lo Conten-cioso-Administrativo, número 1 de Sevilla, RJCA 2001/559), en el que se señala, entre las causas que producen la infección (hospitalaria), “una tercera categoría, en la que se inclu-yen la mayoría de las infecciones nosocomiales, consistente en la adquisición exógena de la flora seguida de la infección endógena; es decir el paciente adquiere la flora del hospital que pasa a formar parte de su flora y, posteriormente, al producirse una alteración de las defensas, se desarrolla una infección nosocomial endógena, que no está causada por la flora original del huésped del centro hospitalario, sino por la característica del hospital.”

(3)

DICTAMEN 51

3

Sin embargo esta posibilidad no se ha demostrado y, como afirma la Administración instructora, los gérmenes productores de la infección de la paciente bien pudieron ser los propiamente endógenos de la misma, lo que unido a la falta de prueba planteada por la parte reclamante en orden a rebatir los datos aportados por la Administración sobre la falta de vinculación de su procedencia con las condiciones de las instalaciones hospitala-rias, impide a este Consejo apreciar el nexo causal mantenido por aquélla y, por tanto, admitir la responsabilidad patrimonial instada.

Pero es más, aun existiendo, tal como propone el reclamante, vinculación entre la in-cisión realizada al practicar la cesárea y el surgimiento de la infección -aspecto éste que si bien podría parecer razonable, no ha resultado demostrado-, la afectada se encontraría obligada a soportar tales daños en el supuesto de que la infección fuera producida final-mente por gérmenes procedentes de la propia paciente y no por otros derivados de factores externos a la misma, imputables a los propios servicios médicos y a la asistencia sanitaria prestada, de modo que el daño padecido carecería del requisito de la antijuridicidad exigi-do legalmente.

DICTAMEN

“Que no habiéndose probado la existencia de relación de causalidad entre el funciona-miento del servicio público sanitario y el daño sufrido, procede dictar resolución desestima-toria de la reclamación de responsabilidad patrimonial formulada por D. X, a consecuencia de la muerte de su esposa Dª X, producida en el Hospital X”.

(4)
(5)

DICTAMEN 51

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :