HOMO HOMINI LUPUS: EL HOMBRE ES UN LOBO PARA EL HOMBRE.

12  Descargar (0)

Texto completo

(1)

HOMO HOMINI LUPUS: EL HOMBRE ES UN LOBO PARA EL HOMBRE.

Valentina Orte

Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, teórico por excelencia del absolutismo político, popularizó, la frase al liberarla de adjetivos: El hombre es un lobo para el hombre. En su obra Leviatán expresó su filosofía respecto a la relación entre los hombres y la creación de un estado ideal que debía ser más fuerte y poderoso que todos los hombres juntos para así mantener su control; le consideraba capacitado para llevar a cabo castigos, arrebatar la libertad e ignorar la existencia de derechos en el pueblo. Cualquier idea contraria al soberano podía ser reprimida con violencia. Se autentificaba el concepto de ―libertad totalitaria‖ y así el terror inicial que entre los individuos se producía, ̶ que, según su visión del hombre, por su egoísmo y falta de convivencia les llevaba a entablar una "guerra de todos contra todos", ̶ se transmutaba en un terror hacia el propio Estado.

La aplicación de esta doctrina tuvo amplio eco en todos los regímenes totalitarios en el siglo XX. Se tiende a recordar los gobiernos nazi y comunista porque los dirigentes de ambos sistemas políticos, si bien con distintos procedimientos, actuaron de forma igualmente salvaje e inhumana y los dos llevaron a cabo terribles genocidios. Después, se han ido conociendo aunque todavía insuficientemente, los ocurridos en los campos de la China comunista y de Corea del Norte y más documentadamente el genocidio causado por el tirano Pol Pot.

Aunque a lo largo de la historia los gobiernos han empleado la deportación de población civil como medio de control de territorios, no es hasta el siglo XVIII que se documentan los primeros casos de grupos de civiles no combatientes encerrados en campos. El historiador polaco Wladyslaw Konopczynski ha sugerido que los primeros campos de concentración se crearon en el siglo XVIII durante la Confederación de Bar1, cuando los rusos organizaron tres campos de concentración en Polonia-Lituania para los prisioneros rebeldes de Polonia, internados en espera de deportación a Siberia. Después los campos fueron utilizados por distintas naciones durante sus conflictos militares para precisamente concentrar a la población de un determinado grupo étnico o región geográfica, con el fin de separar a los combatientes enemigos del apoyo de la población civil, evitando también que pudieran rebelarse.

Del hostigamiento y aniquilación a que fueron sometidos los no participantes de las ideologías totalitarias, de los horrores cometidos por lobos contra indefensos corderos, trata este recordatorio. Como los hechos relacionados en los campos tanto de alemanes como comunistas son abundantes, se tratan por separado. En este artículo se trata del horror sufrido en los Campos nazis.

1 La Confederación de Bar fue una asociación de nobles polacos, formada en la fortaleza de Bar en 1768 para defender la independencia interna y externa de la República de las Dos Naciones contra la agresión de la Imperio ruso y contra el rey Estanislao II Poniatowski, uno de los reformadores que estaban tratando de limitar el poder de los magnates de la República. A pesar de varias victorias contra los rusos, la Confederación sólo tuvo éxito en ayudar a precipitar la primera partición de Polonia. Algunos historiadores consideran que la Confederación de Bar fue el primer levantamiento polaco. Esa mancomunidad fue una extensión de la Unión polaco-lituana, una Unión personal entre estos dos Estados que existía desde 1386 que constituyó uno de los más grandes y poblados Estados de Europa.

(2)

LOS CAMPOS NAZIS

Los judíos europeos fueron las principales víctimas del Holocausto, pero no eran el único grupo objeto de persecución por el régimen de Hitler. Hasta un millón y medio de gitanos, al menos 250.000 personas con discapacidad mental o física, y más de tres millones de soviéticos prisioneros de guerra; testigos de Jehová, homosexuales, socialdemócratas, comunistas, sindicalistas, intelectuales polacos y otros indeseables, como los alemanes comunistas, socialistas, social demócratas, clérigos cristianos, y personas acusadas de comportamiento ―asocial‖ o anormal, resultaron inmolados por el odio y la agresión llevada a cabo por el régimen hitleriano.

Para controlar a tan ingente número de prisioneros los recluían en distintos campos de concentración, que podían ser clasificados según el horror que allí desarrollaban, en:

Campos de Tránsito: donde realizaban la "primera criba" de los presos.

Campos de prisioneros de Guerra: donde eran recluidos los prisioneros que capturaban los alemanes.

Campos de Trabajos Forzados: se llevaban a cabo trabajos bajo condiciones infrahumanas, todos los días la semana, excepto los domingos.

Campos de Concentración: Con el tiempo, los campos de trabajos forzados pasaron a ser los campos de concentración, en los que se llegaba al exterminio por medio del trabajo. Los prisioneros morían por agotamiento e inanición.

Campos de Exterminio: eran los campos sin retorno, campos de muerte, exclusivamente dedicados al exterminio, como Auschwitz- Birkenau, Belzec, Chelmno, Sobibor y Treblinka, todos en Polonia.

Amersfoot en la provincia de Utrecht, Bergen-Belsen en la Baja Sajonia, Bredtveit en Noruega, Breendonck en Bélgica, y Buchenwald , cerca de Weimar.

Para poder hacer distinciones entre las condiciones de vida y de trabajo, Heinrich Himmler2, a principios de 1.941, clasificó los campos en tres categorías:

Categoría I: "Todos aquellos presos preventivos menos peligrosos, aún susceptibles de mejora". En esta categoría están, por ejemplo, Dachau y Auschwitz I. Las condiciones eran las más soportables. De estos campos sobrevivieron muchos prisioneros.

Categoría II: "Presos preventivos muy peligrosos, sin embargo susceptibles de mejora por una reeducación". Campos de esclavitud: en esta categoría están, por ejemplo, Buchenwald, Flossenbürg, Neuengamme y Auschwitz-Birkenau. Los presos morían por hambre, agotamiento o enfermedad y por los experimentos.

Categoría III: "Presos preventivos muy peligrosos y con escasas probabilidades de una reeducación". En esta categoría estaría Mauthausen. Campos dedicados directamente al exterminio, llamados "los molinos de huesos". Muy pocos prisioneros sobrevivieron a estos campos.

2 Heinrich Luitpold Himmler (Munich 1900-Luneburgo, Baja Sajonia en 1945) Comandante en jefe de las SS y más tarde ministro del Interior y fugazmente comandante de los ejércitos del Vístula durante el sitio de Berlín. Gestionó la orden de la matanza metódica y sistemática de millones de judíos, polacos, gitanos, homosexuales, comunistas, testigos de Jehová, enfermos mentales, entre otros, muchos de los cuales fueron usados en experimentos.

(3)

Después de los pogroms de Kristallnacht3 en noviembre de 1938, los nazis ya llevaron a cabo arrestos masivos de judíos. Una vez anexionada Austria en marzo de 1938, los judíos alemanes y austriacos y fueron encarcelados en los campos de Dachau, Buchenwald, y Sachsenhausen, en Alemania.

A partir de 1.942, se construyeron campos dedicados exclusivamente a la exterminación masiva de judíos, que ni siquiera fueron clasificados. En total, 26 campos, con distintas áreas de especialización en experimentos, en los cuales, de los 9.600.000 judíos que vivían en la Europa dominada por el nacionalsocialismo se estima que murieron aproximadamente 5.700.000 personas. En este mapa están representados los distintos campos de concentración.

3 Kristallnacht ,o noche de los Cristales Rotos fue una serie de pogromos y ataques combinados ocurridos en la Alemania nazi (comprendiendo Austria también) durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 y llevado a cabo por las tropas de asalto de las SA conjuntamente con la población civil, mientras las autoridades alemanas observaban sin intervenir. Presentado por los responsables nazis como una reacción espontánea de la población tras el asesinato, el 7 de noviembre de 1938, de Ernst von Rath, secretario de la embajada alemana en París por un joven judío polaco de origen alemán, Herschel Grynszpan, los pogromos fueron ordenados en realidad por el canciller del Reich, Adolf Hitler, organizados por Joseph y cometidos por miembros de la Sturmabteilung o Sección de Asalto(SA), la Schutzstaffel (las temibles SS) y las Juventudes Hitlerianas, apoyadas por el Sicherheitsdientst (el servicio de inteligencia de las SS), la Gestapo y otras fuerzas de la policía.

Estos pogromos fueron dirigidos contra los ciudadanos judíos y sus propiedades, así como también la destrucción de las sinagogas de todo el país. Los ataques dejaron las calles cubiertas de vidrios rotos pertenecientes a los escaparates de las tiendas y a las ventanas de los edificios de propiedad judía. Al menos 91 ciudadanos judíos fueron asesinados durante los ataques y otros 30 000 fueron detenidos y posteriormente deportados en masa a los campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald y Dachau. Las casas de la población judía, así como sus hospitales y sus escuelas fueron saqueadas y destruidas por los atacantes, demoliéndolas con mazos. Más de 1000 sinagogas fueron quemadas —95 solo en Viena— y más de 7000 tiendas de propiedad de judíos fueron destruidas o seriamente dañadas.

(4)

MÉTODOS

Liberados los campos de exterminio, fueron numerosos los testimonios de supervivientes en los que se detallaban los diferentes sistemas empleados por las SS para asesinar de forma masiva a los prisioneros, tal como ordenó Hermann Göring4 el 29 de julio de 1941. Los testimonios fueron corroborados durante los juicios de Núremberg. Los métodos empleados para hacer desaparecer a los prisioneros, eran:

Ahogamientos masivos: Este método era usado en mayor medida por la Ustasha y tropas SS del este de Europa. En algunos momentos y cuando la falta de munición se unía a suelos duros y helados por el frío que no permitía cavar fosas comunes, se agrupaban formaciones de prisioneros (hombres, mujeres y niños) a los que se les rodeaba con cuerdas o alambres formando círculos de varias decenas de personas para ser arrojadas a un río o pantano.

La muerte por ahogamiento era inevitable.

Cámaras de gas: Las primarias eran habitáculos toscamente construidos, incluso de madera, en las que se metían de 500 a 700 prisioneros en apenas 25 m²; una vez que quedaban encerrados, se arrancaba un motor diesel exterior y cuyo escape estaba conectado a la cámara. La muerte en estos casos con el monóxido de carbono era rápida e indolora, ya que antes de morir el prisionero se aletargaba en un sueño mortal carente de dolor físico, aunque brutal por saber que iban a morir.

Con el "buen resultado" que dieron las cámaras primarias y con la ―solución final‖ en marcha, se construyeron cámaras sólidas y dotadas de simuladas duchas por las que se introducía el gas Zyklon B. El proceso para morir estaba inteligentemente estudiado: Primero y tras la selección, los prisioneros sentenciados eran llevados mediante engaños a unas habitaciones en las que se les obligaba a desnudarse con el pretexto de someterlos a unas duchas de desinfección y limpieza. Cuando ya estaban apretados en la cámara, ésta se cerraba con puertas metálicas y estancas y comenzaban a expandir el gas por las duchas; los gritos de horror eran espantosos mientras que por las mirillas o ventanucos de la cámara observaban los SS la lenta y dolorosa agonía de la muerte. Una vez que todos estaban muertos y el gas eliminado, se abría otra puerta en la que los sonderkommandos5 arrancaban las piezas dentales de oro y recogían anillos y pequeñas joyas que escondían en los orificios vaginales o anales.

 Cámaras eléctricas: Aunque su existencia no ha sido probada, sí queda constancia por los testimonios de testigos y de los propios acusados de Núremberg. Eran cámaras en las que el suelo metálico estaba electrificado;

4Reinhard Heydrich, comandante de los Servicios Centrales de la Seguridad del Reich en las SS, después de recibir una orden de Hermann Göring empezó a preparar la "solución final de la cuestión judía". Conforme a ese plan se comenzó a detener y deportar a los judíos de toda Europa con el fin de trasladarlos a los campos de exterminio. Dio orden de que "me sea entregado, tan pronto como sea posible, un plan general de las medidas administrativas, materiales y financieras necesarias para llevar a cabo la solución final deseada de la cuestión judía". A este plan se le llamó Aktion Reinhart.

5 Unidades de trabajo durante la Alemania nazi que estaban formados por prisioneros judíos, y no judíos, seleccionados para trabajar en las cámaras de gas y en los crematorios.

(5)

una vez que la cámara se encontraba llena de prisioneros, se activaba la corriente eléctrica y morían electrocutados de forma terrible.

Camiones de gas: Camiones con las cajas traseras completamente hermetizadas, en las que los prisioneros se colocaban de pie y apretados. Una vez cerradas las puertas traseras, se conectaba un tubo desde el escape del motor hasta la caja trasera y el vehículo se ponía en marcha. El monóxido de carbono producido por el motor diesel inundaba la caja y ahogaba en pocos minutos a los prisioneros. Cuando los camiones llegaban a las fosas comunes bastaba abrir las puertas traseras para que unos sonderkommandos sacasen los cadáveres de los prisioneros y fuesen sepultados inmediatamente.

El ahorcamiento: Prisioneros fornidos eran obligados a talar árboles y montar con ellos toscas construcciones para ahorcar a los reos; en grupos eran subidos a los troncos y se les colocaba una soga alrededor del cuello para después derribar el tronco en donde se apoyaban y morir asfixiados.

El despeñamiento: En las canteras y obras en las que trabajaban prisioneros esclavizados, a los más débiles o agotados por la fatiga y el hambre se les empujaba al vacío para morir despeñados. A estos muertos habría que sumar los que voluntariamente se arrojaban buscando una muerte rápida y menos dolorosa.

El hacinamiento: En los vagones de ganado destinados al transporte de prisioneros era tal el escaso espacio para moverse que cuando las puertas eran abiertas se descubría a personas que ya muertas habían permanecido de pie por no disponer de un retículo por el que desplomarse. El hambre, la sed o la falta de oxígeno eran las principales causas de estas muertes.

El hambre: Los prisioneros que eran seleccionados para vivir eran sustentados con raciones ínfimas de algo parecido a café por la mañana, una especie de sopa al mediodía y en algunas ocasiones un pedazo de pan duro. En poco tiempo la débil alimentación unida a la fatiga del trabajo continuado daban cuenta de la deteriorada salud, pero eso no importaba al régimen nazi, ya que el continuo flujo de nuevos prisioneros sustituía a los muertos por el hambre.

El martillo: En algunos campos de concentración y exterminio (sobre todo en los de Polonia ocupada) se utilizó un sistema eficaz y barato de asesinar en masa: un prisionero era colocado tumbado y bocabajo y un martillo enorme accionado por una palanca golpeaba brutalmente la cabeza del reo, produciéndole la muerte inmediata. Unos chorros de agua para eliminar la sangre que manaba de la cabeza y otro prisionero era colocado bajo el martillo.

Muchos prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados por este método.

Fusilamientos masivos: A medida que invadían Europa, los soldados escogían a inocentes de forma aleatoria para fusilarlos como escarmiento por la muerte de algún soldado a manos de la resistencia o simplemente para eliminar focos de supuestos reaccionarios al régimen nazi. En el frente soviético las tropas alemanas llegaron a aniquilar totalmente más de 511 poblaciones matando a mujeres, hombres, niños y ancianos.

Incineración: Ésta era la forma de morir de quienes informaban a otros presos de lo que realmente ocurría en las cámaras de gas. Si un sonderkommando

(6)

decía a los recién llegados que iban a morir, era introducido vivo en un horno crematorio y asesinado de esta manera cruel como ejemplo para los demás.

La enfermería: Aunque útil para ser utilizada por los verdugos, era un lugar de terror para los prisioneros. La mayoría de los médicos de los campos de concentración experimentaban nuevas medicinas o productos tóxicos con los enfermos o prisioneros que reunían características especiales, como ser gemelos, altos, fuertes, etc.

La estaca: Con los brazos atados a la espalda, se colgaba a los prisioneros por la unión de las muñecas, por lo que las articulaciones se fracturan, los húmeros se desarticulan junto con la escápula y la clavícula. Tal dislocación producía horribles deformaciones, a menudo permanentes. La agonía se alargaba hasta que al fin el esqueleto se desmembraba. Por último, la víctima, paralizada, moría tras una dolorosa agonía.

Muerte por duchas: Era común instalar en las regiones heladas duchas de campaña conectadas a bombas de presión; los prisioneros eran obligados a desnudarse en mitad de la nieve e introducirse bajo el agua helada de las duchas, por lo que pronto morían de frío. Los SS estaban armados de varas y látigos que usaban si algún prisionero salía de la ducha. Una vez que los prisioneros estaban muertos, se retiraban los cadáveres para que la misma nieve los sepultase. Otra forma de morir por este medio era cavar agujeros en la nieve en los que metían hasta medio cuerpo a prisioneros desnudos para que, una vez inmovilizados, echarles cubos de agua hasta quedar convertidos en estatuas de hielo.

Muerte por el fuego o por bombas: Este método era habitual de la Ustasha ucraniana. Cuando llegaban a cualquier pueblo del este de Europa, reunían a la población y separaban a mujeres, niños y ancianos por un lado y a hombres por el otro. Estos eran torturados y fusilados y los demás encerrados en graneros, iglesias o sinagogas a las que se les prendía fuego para morir abrasados en su interior. En algunas variaciones se lanzaban por las ventanas granadas de mano y bombas.

PLASZOW Y AUSCHWITZ, DOS EJEMPLOS DEL HORROR

En Cracovia (Polonia) los judíos vivían en la parte este del barrio de Kazimierz y durante siglos fue una zona llena de iglesias y sinagogas en las que los polacos, tanto cristianos como hebreos, convivieron pacíficamente. En el siglo XIXcuando la ciudad se hallaba bajo dominación de Austria, se produjo la expansión económica de la ciudad. Esto originó que las familias judías más ricas salieran del barrio para establecerse en las zonas occidentales de la villa junto a la creciente burguesía, en convivencia normal hasta la llegada del poder nazi, en que fueron arrinconados y hacinados en un barrio pobre (el gueto), y sus confortables viviendas entregadas a

(7)

los mandos alemanes. La vida en él era miserable y degradada, pero estos pobres seres se consolaban pensando que ya habían tocado fondo y no podía pasar nada más inhumano. Se equivocaban.

PLASZOW

Amon Göth6 llega a la zona con el fin de terminar con el gueto para lo cual construye el campo de Plaszow sobre el terreno ocupado anteriormente por dos cementerios judíos, para mayor humillación de éstos que lo consideraban, naturalmente, lugar sagrado. El 13 de marzo de 1943 Göth supervisó personalmente esta actuación por lo que forzó a sus habitantes judíos considerados útiles a ser trasladados al campo. Los reunieron en una plaza a la que debían acudir con una silla.

En su recuerdo y en la misma plaza, los polacos colocaron innumerables sillas metálicas. Los declarados no válidos fueron asesinados inmediatamente en la misma plaza. Cumplía así con la llamada Operación Reinhart7, nombre en clave que los nazis dieron al programa para asesinar a los judíos polacos; plan que harían extensivo en todos los territorios anexionados.

Conocido por su sadismo en el tratamiento y asesinato de prisioneros, Göth recibió el apodo de El verdugo de Plaszow, por su afición a disparar con un rifle de francotirador contra los prisioneros, sin importarle si eran niños, mujeres o ancianos. Después del asesinato de una persona, exigía la ficha del asesinado para ejecutar a sus familiares bajo el argumento de que no quería

―gente insatisfecha” en su campo de concentración. Golpeaba hasta morir a mujeres judías porque las consideraba “carroñas incorregibles”, aunque antes le hubiesen servido para satisfacer, por miedo, sus más bajos instintos sexuales.

El 13 de septiembre de 1943 Göth recibió la orden de cerrar el campo de trabajo. Para entonces había liquidado unos 8.000 prisioneros en diversas ejecuciones y matanzas. Los todavía supervivientes fueron obligados a abandonarlo en una marcha de la muerte hacia el campo de exterminio de Auschwitz. Muchos de los que consiguieron llegar con vida fueron asesinados a su llegada. Del mismo modo cerró el campo de Tarnöw y liquidó los guetos de Lublin, Rzeszow, Bochnia, Przemysl y el de Szebnie. Fue acusado posteriormente de haberse enriquecido con las pertenencias de los prisioneros realizando mercado negro entre los campos de concentración, hecho muy habitual entre los múltiples cargos de los diversos campos.

6 Amon Leopold Göth, a veces escrito Goeth, (Viena, 11 de diciembre de 1908-Cracovia, 13 de septiembre de 1946).A la edad de 18 años se afilió a varios grupos paramilitares nacionalistas en Austria. En 1930, con sólo 22 años, se une a las SS austríacas en las que destaca como modelo de cumplimiento de las políticas raciales del régimen. Nombrado capitán, ya adscrito al grupo de las SS "Aktion Reinhard", para la ―solución final de los judíos‖, creó el campo de Plaszow, del que fue terrible comandante.

7 Recibió el nombre del principal ideólogo del Holocausto, el alemán católico romano Reinhard Heydrich, que fue hombre indispensable e insustituible para Hitler. Convocó y presidió la Conferencia de Wannsee del 20 de enero de 1942 donde se planeó el exterminio de los judíos de Europa. Poco después se convierte en una especie de César al ocupar la sede del gobierno del Protectorado de Bohemia y Moravia. Los checos que se resistían a la "germanización"

eran invariablemente enviados a campos de concentración mientras que los que colaboraban obtenían mejoras salariales y reducción de la jornada de trabajo. El 27 de mayo de 1942, Heydrich sufre un atentado con bomba en una calle del barrio de Liben en Praga mientras, en un auto descapotable, se dirigía sin escolta al Castillo. Logra salir del coche y disparar a sus agresores, pero morirá de septicemia. El solemne entierro tuvo lugar en la Cancillería del Reich en Berlín, a los sones de la marcha fúnebre del Sigfrido de Richard Wagner, presidido por Hitler que elogia su martirio y le concede la Orden Alemana, la más alta condecoración del Tercer Reich.

(8)

En enero de 1945 fue capturado por las tropas del III ejército norteamericano del General Patton que lo envió a Polonia para ser juzgado. Göth, impasible ante los cargos que se le formulaban, adujo haberse limitado a cumplir órdenes de sus superiores. Se le acusó de la muerte directa de unos 10.000 judíos polacos por lo que, en las mismas instalaciones de Plaszów, fue ejecutado en la horca por el delito de crímenes contra la Humanidad. Murió al tercer intento. Cuando su enamorada mujer conoció en profundidad la participación de su

marido en el Holocausto, se suicidó.

Al tiempo que los norteamericanos capturan a Göth, las tropas de la URSS llegaron al lugar donde se había levantado Płaszów encontrándolo completamente vacío. El área en que se encontraba, algo abandonada en la actualidad, muestra un gran memorial en honor a las víctimas, con una pequeña placa que recuerda que allí se encontraba este campo de concentración en uno de sus extremos.

En el escalafón de los cargos del campo, inmediatamente por debajo de este monstruo, otro engendro sobresalía en su equipo de SS.

Se trataba de Alice Orlowski,8 temida por los crueles latigazos que, personalmente, propinaba entre los ojos a las mujeres, especialmente a la hora de los recuentos.A principios de enero de 1945, Orlowski fue una de las mujeres de las SS al mando de un grupo de prisioneras en la marcha de la muerte de Auschwitz- Birkenau a Lostau. Llamó la atención su cambio de conducta porque pasó de ser brutal y sádica a ser tan humana que se preocupaba de sus prisioneras y hasta les proporcionaba agua a las que estaban sedientas. Muchos consideran que al saber ella que el final de la guerra se avecinaba, temió ser juzgada como criminal de guerra, como así sucedió.

Acusada en el juicio de Auschwitz en 1947, aunque fue condenada a cadena perpetua, quedó en libertad en 1957 tras cumplir sólo 10 años.

En 1975, Alemania Occidental realizó una investigación sobre Orlowski, y fue, de nuevo juzgada, esta vez por su actuación en el campo de Majdanek, en el que, al parecer, su sadismo la llevó a participar el 3 de noviembre de 1943, en la masacre que por la cantidad de víctimas, se considera la matanza más grande ejecutada, en un solo día y en el mismo lugar, de judíos y polacos, principalmente, aunque también de austriacos, checos, ucranianos y soviéticos, tanto prisioneros de guerra como civiles.

El jefe de campo durante esos hechos, un hombre de manifiesta y despiadada crueldad, responsable también de todos los aspectos de la represión en Vilna (Lituania) ̶ zona que agrupaba los territorios ocupados por el Tercer Reich en los estados bálticos: Estonia, Lituania y Letonia, territorio al que llamaban Ostland, ̶ fue Martín D. Weiss, quien a

8 Nacida como Alice Minna Elisabeth Elling en Berlín en 1903. Comenzó su formación de guardia en el campo de concentración de Ravensbruck en Alemania en 1941. Después pasaría al campo de Majdanek y luego al de Plaszow.

Murió durante el Tercer Juicio de Majdanek en 1976 a la edad de 73 años. Fue compañera en varios campos de otro monstruo: Hermine Braunsteiner Ryan quien se convirtió en 1973 en el primer criminal de guerra nazi extraditado de los Estados Unidos a Alemania.

(9)

pesar de su bajo rango de técnico sargento, hizo gala de un enorme poder a pesar de su bajo rango de técnico sargento. Ambos personajes, Ostrowski y Weiss, estaban al mando en el momento de producirse la mencionada matanza conocida con el nombre de ―Erntefest” o ―Festival de la Cosecha‖9 .

El reverso de la medalla de los ejemplos humanos anteriores lo encontramos en Oskar Schindler10. Oportunista y hábil hombre de negocios, fue reclutado por las SS como informante por tener contactos con comerciantes polacos y judíos adinerados, aprovechándose de ello para ganarse la estima de las altas esferas nazis. Estos veían en el austrohúngaro, no sólo a un simpático y agradable personaje, sino también una fuente para proveerse, ocultamente, de apreciadas prendas para damas de la alta sociedad

alemana y artilugios del mercado negro. Gracias a estos contactos, Schindler vio una oportunidad de lucrarse con un negocio durante la invasión de Polonia.

Adquirió, a bajo precio, una fábrica en Cracovia con sus instalaciones intactas, que se dedicaba a la confección de ollas y utensilios de cocina en tiempos de paz, pero él supo adaptar la producción para abastecer a la Wehrmacht con utensilios de campaña. Como la mano de obra germana resultaba cara y escasa, resolvió negociar con el comandante Göth que, a cambio de mano de obra en judíos aptos para su negocio, recibiría, además del pago de arrendamiento, una parte de los beneficios de la producción.

De este modo consiguió enriquecerse y ocupar un lugar importante entre la élite alemana de la población. Después de que en la ciudad se produjera la represión del gueto, de lo cual fue testigo, empezó a cambiar su actitud hacia los judíos.

9 Nerviosos los nazis por la resistencia judía durante las deportaciones de los ghettos de Bialystok y Vilna, respectivamente en agosto y septiembre de 1943, y por las sublevaciones en los centros de exterminio de Treblinka y Sobibor, respectivamente en agosto y octubre de 1943, la dirección de las SS en Berlín decidió matar a los judíos que quedaban en el distrito de Lublin, incluidos los encarcelados en Majdanek. Por ello, el 3 de noviembre de 1943, en la Operación Festival de la Cosecha, unidades especiales de las SS y la policía enviadas a Lublin específicamente para ese fin, fusilaron a más de 18.000 prisioneros. Durante la operación, se puso música en altavoces por todo el campo para ahogar el ruido del asesinato masivo.

A fines de julio de 1944, cuando las fuerzas soviéticas se acercaron a Lublin, los alemanes rápidamente evacuaron Majdanek. Las SS habían evacuado a la mayor parte de los prisioneros a campos de concentración ubicados más al oeste durante la primavera de 1944. El 24 de julio, las tropas soviéticas capturaron Lublin y liberaron Majdanek. Los alemanes no tuvieron tiempo para desmantelar el campo por completo. Majdanek fue capturado prácticamente intacto y fue el primer campo de concentración importante en ser liberado. Las autoridades soviéticas invitaron a la prensa a inspeccionar el campo y las pruebas de los horrores que se habían cometido allí y de la implacable actuación de las mujeres supervisoras.

10 Oskar Schindler (Svitavy, Imperio austrohúngaro, 28 de abril de 1908–Hildesheim, Alemania, 9 de octubre de 1974) fue un industrial, hombre de negocios y héroe alemán que salvó a unos 1200 judíos del holocausto nazi, contratándolos en su fábrica de artículos para la Wehrmacht situada en Cracovia. El gobierno de Israel liberó de la persecución a Schindler en 1955 cuando residía en Argentina y le facilitó el regresó a Alemania . Se encontraba en la más completa bancarrota de la que intentó socorrerlo económicamente pero rehusó amablemente y falleció en Hildesheim a la edad de 66 años, en la mayor indigencia. Fue sepultado en el cementerio católico de Jerusalén y el gobierno de Israel le reconoció como ―Justo entre las naciones‖.

Fábrica de Schindler en Cracovia

(10)

actitud hacia los judíos. A través de la convivencia diaria en la fábrica, Schindler se fue dando cuenta de lo que significaban los relatos de las brutalidades y el destino que los nazis daban a los prisioneros, ocultándolo bajo el

eufemismo de “reinstalación judía”. Es posible que al principio se sintiera tan motivado por el dinero que, a pesar del peligro que suponía, le llevó a esconder a ricos inversores judíos, pero luego comenzó a proteger samaritanamente a sus trabajadores sin tener en cuenta el beneficio económico. De forma gradual tomó conciencia de que detrás de la explotación sistemática y esclava de los judíos se estaba propiciando una ideología irracional e inhumana. Su fábrica era una ventana por la que observar una sistemática maquinaria de exterminio masivo.

En la actualidad, los grandes ventanales a ambos lados de la puerta, están cubiertos de fotografías de muchas de aquellas personas salvadas por el industrial. Al observar la infinita tristeza de sus rostros, sabiendo lo mucho que tuvieron que padecer, produce un dolor infinito.

Los horrores que en el propio campo les vió sufrir Schindler, la lucha y la angustia que, por protegerlos padeció, le hizo cambiar su escala de valores. De ser un hombre cuyo único propósito era enriquecerse, rodearse de bonitas mujeres y darse los más variados caprichos, pasó a experimentar un admirable crecimiento espiritual que sus trabajadores más cercanos pudieron apreciar y todos supieron agradecer.

Ante la inminente llegada de las tropas rusas Schindler decidió abandonar la fábrica.

Los prisioneros, en agradecimiento a sus esfuerzos por salvarles del exterminio, le entregaron un anillo con una inscripción en hebreo, que, proveniente del Talmud, decía: "Aquel que salva una vida, salva al mundo entero".

AUSCHWITZ-BIRKENAU

Otro de los muchos lugares donde la frase de Plauto: Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro, es decir, cuando le ignora

(11)

como hombre, fue Auschwitz-Birkenau, un complejo formado por diversos campos de concentración y de exterminio en el que se practicaron las mayores aberraciones y los más crueles experimentos.

Situado a unos 43 km de Cracovia fue el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo. En la puerta de entrada a uno de los diversos campos que

componían el complejo se puede leer el lema en alemán Arbeit macht frei que quiere decir El trabajo os hará libres, irónica afirmación por cuanto pocos pudieron sobrevivir a ese horror.

Tras esa entrada aparecen distintos pabellones algunos de los cuales muestran las instalaciones que tenían: los camastros en las literas, los infames aseos, letrinas, etc. Otros se han acondicionado para poder observar los humildes útiles que se han conservado de los prisioneros. Las pertenencias valiosas se las quedaban los vigilantes: las maletas vacías que mantienen, ̶ tal como fueron llevadas , ̶ con el nombre rotulado de sus dueños; la ropita de bebé y tantos objetos personales de los que niños, ancianos y enfermos, antes de ser enviados directamente a las cámaras por la razón de que, al no ser de raza aria, no participar de los ideales nazis, no estar en condiciones de cumplir el lema consignado a la entrada del campo ―Arbeit macht frei”, eran considerados seres no aprovechables. Por el contrario, los prisioneros juzgados válidos, salían durante el día (mientras podían resistir) a trabajar al campo o para las construcciones, al tiempo que una orquesta formada también por prisioneros, tocaba música de marcha11.

Otros pabellones como el nº 10 fue testigo de sus inhumanos excesos con los experimentos y el nº 11 ―la prisión dentro de la prisión”, tan terrible que duele al recordarlo. Allí se aplicaban los castigos. Algunos de ellos consistían en el encierro por varios días en una celda demasiado pequeña para sentarse, en la que, además, introducían a varios prisioneros a la vez. Otros eran ejecutados, colgados o dejados morir de hambre. En este mismo bloque, en septiembre de 1941, las SS realizaron las primeras pruebas con el gas Zyklon B en las que murieron 850 prisioneros polacos y rusos. Las pruebas fueron consideradas exitosas y en consecuencia, construyeron una primera cámara de gas y un crematorio, que, poco después ampliarían a cuatro; de modo que en cada una de ellas podían deshacerse de 2500 prisioneros por turno.

Los sentimientos de los visitantes se exacerban al llegar a las cámaras de gas y observar por donde vertían el temible Zyklon B y termina por ahogar en lágrimas al visitante al ver los hornos crematorios y comprobar cómo algunos seres pierden hasta el último átomo de humanidad en aras del poder o de ciertas ideologías.

La supervisión de este infernal campo estuvo a cargo del temible Heinrich Himler12, pero el mando directo lo ejerció el oficial de las SS teniente coronel Rudolf

11 Tanto la inscripción ―Arbeit macht frei”, como la actuación de la orquesta creada por la temible María Mandel para amenizar la salida de los trabajadores, tenía un punto de macabra ironía, por cuanto ninguno de los componentes:

operarios y músicos podía esperar que el concepto de la frase se hiciera realidad: Por mucho que trabajaran nunca serían libres.

12 Heinrich Luitpold Himmler (Munich 7 de octubre de 1900–Luneburgo, 23 de mayo de 1945) fue el comandante en jefe de las SS y más tarde ministro del Interior y fugazmente comandante de los ejércitos del Vístula durante el sitio de Berlín. Gestionó la orden de la matanza metódica y sistemática de millones de judíos, polacos, gitanos, homosexuales, comunistas, testigos de Jehová, enfermos mentales, jesuitas entre otros, muchos de los cuales fueron utilizados en experimentos.

(12)

Höss13 que ostentó el cargo de comandante del campo hasta el verano de 1943.

Permitió a los miembros de las SS destinados allí, que llevaran una vida relajada, no impidió los abusos, hurtos de las pertenencias acumuladas de los prisioneros y el contrabando. Se dice que hasta llegó a funcionar un prostíbulo en el Barracón 24, destinado a "premiar" a los detenidos de ―buena conducta‖ y buen estado de salud que colaboraban con las SS. Esta actuación lo puso en la mira de la Gestapo, que inspeccionó el campo en varias ocasiones. No obstante, dado que era un oficial que cumplía estrictamente los objetivos del plan Wannsee para

la "solución final"14, no se tomaron medidas en su contra, sino que, por el contrario, fue ascendido.

Höss vivió en la Casa de la Comandancia de Auschwitz, ubicada en las afueras del Campo. Allí residió con su familia y sus cinco hijos, de modo que alguno de ellos podría haber sido el inocente Bruno que traba amistad con un niño judío llamado Samuel. Éste vive al otro lado de una verja y, como otras personas en ese lugar, viste un "pijama

a rayas". Höss, capturado por los aliados, daría testimonio en los Procesos de Núremberg antes de que lo procesaran y condenaran en 1947 a muerte por ahorcamiento delante del crematorio de Auschwitz.

“La libertad, Sancho,

es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos.”

―Don Quijote de la Mancha‖- (Cervantes)

13 Rudolf Franz Ferdinand Höß, o Höss, ( Baden-Baden, 25 de noviembre de 1900-Auschwitz, 16 de abril de 1947.

14 La ―Solución Final del problema judío‖ se estableció en la conferencia de Wannsee y trataba del exterminio a gran escala que comenzó en la primavera de 1942. Hasta ahora, muchos autores revisionistas o neonazis siguen defendiendo que las órdenes que afectaban a los judíos trataban de proceder a una «evacuación» o «reasentamiento», y no a un «exterminio» (desconozco la explicación que dan a la existencia de las cámaras y hornos). Se basan en el lenguaje ambiguo utilizado en las ―actas de Wannsee‖. Se ve que esto de contar la historia como a cada cual interese, no solo ocurre en nuestros lares. Adolf Eichmann durante su juicio en Jerusalén (1960-1961), precisó que, por órdenes de Heydrich, había retirado de la minuta de la conferencia toda mención explícita a las intenciones criminales de la

―Solución Final‖.

Figure

Actualización...

Referencias