• No se han encontrado resultados

QUINTA SEMANA DE 6 DÍAS SEIS DÍAS PARA CONOCER A JESUCRISTO

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "QUINTA SEMANA DE 6 DÍAS SEIS DÍAS PARA CONOCER A JESUCRISTO"

Copied!
6
0
0

Texto completo

(1)

QUINTA SEMANA DE 6 DÍAS

SEIS DÍAS PARA CONOCER A JESUCRISTO

En esta semana se dedicaran a conocer a Jesucristo. Repetir centenares de veces al día: ¡Señor, que yo te conozca! O ¡Señor, que yo vea quién eres!.

D. Seis días para conocer a Jesucristo.

“Emplearán la tercera semana en conocer a Jesucristo. Podrán... repetir centenares de veces al día: „¡Señor, que yo te conozca!‟ o bien: „¡Señor, que yo vea quién eres!” (PR 230).

Durante los siguientes días debemos recitar las Letanías de Espíritu Santo, el Himno “Oh Santa María, de Mares Estrella” (pág. 277) y las Letanías del Dulce Nombre de Jesús.

Recitar como en las semanas anteriores:

Letanías del Espíritu Santo,

Himno “Oh Santa María, de Mares estrella, y añadirán

Las letanías del Dulce Nombre de Jesús

LETANIA DEL SANTO NOMBRE DE JESUS Señor, ten piedad de nosotros

Cristo, ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros Jesús, óyenos

Jesús, escúchanos.

Dios, Padre celestial ten piedad de nosotros Dios, Hijo, redentor del mundo, ”

Dios, Espíritu Santo, Dios santo, trino y uno, Jesús, Hijo de Dios vivo, Jesús, resplandor del Padre, Jesús, candor de la luz eterna, Jesús, rey de la gloria,

Jesús, sol de justicia,

(2)

Jesús, Hijo de la Virgen María, Jesús, amable,

Jesús, admirable,

Jesús, Dios fuerte, ” Jesús, Padre del siglo futuro,

Jesús, ángel del gran consejo Jesús, poderosísimo,

Jesús, obedientísimo,

Jesús, manso y humilde de corazón, Jesús, amador de la castidad, Jesús, amador nuestro, Jesús, Dios de paz, Jesús, autor de la vida, Jesús, modelo de virtudes, Jesús, celador de las almas, Jesús, Dios nuestro,

Jesús, refugio nuestro, ”

Jesús, padre de los pobres, ten piedad de nosotros Jesús, tesoro de los fieles, ”

Jesús, buen pastor, Jesús, luz verdadera, Jesús, sabiduría eterna, Jesús, bondad infinita, Jesús, camino y vida nuestra, Jesús, gozo de los ángeles, Jesús, rey de los patriarcas, Jesús, maestro de los apóstoles, Jesús, doctor de los evangelistas, Jesús, fortaleza de los mártires, Jesús, luz de los confesores, Jesús, pureza de las vírgenes,

Jesús, corona de todos los santos, ” Sednos propicio, perdónanos, Jesús

Sednos propicio, escúchanos, Jesús

De todo mal, líbranos, Jesús De todo pecado, ”

De tu ira, ” De las asechanzas del demonio,

Del espíritu de fornicación, De la muerte eterna,

Del desprecio de tus inspiraciones, Por el misterio de tu santa encarnación,

(3)

Por tu nacimiento, Por tu infancia, Por tu vida divina, Por tus trabajos, Por tu Pasión y gloria, Por tu cruz y desamparo, Por tus sufrimientos, Por tu muerte y sepultura, Por tu resurrección, Por tu ascensión,

Por tu institución de la santísima Eucaristía, Por tus gozos,

Por tu gloria, ”

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Jesús, perdónanos Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Jesús, escúchanos.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Jesús, ten piedad de nosotros Jesús, óyenos.

Jesús, escúchanos.

Bendito sea el nombre del Señor.

Ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

ORACION

Señor Jesucristo, que dijiste: Pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; te suplicamos derrames sobre nosotros la ternura de tu divino amor, a fin de que amándote de todo corazón, con palabra y con obras, nunca cesemos de alabarte. Haz, Señor, que temamos y amemos también perpetuamente tu santo nombre, porque jamás abandona tu providencia a los que proteges con la fortaleza de tu amor. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

(4)

Día 27º

DÍA TEXTOS DE LA BIBLIA LEER LIBRO EN

NUMERAL PROPÓSITO JACULATORIA

64 ¿No será, pues, extraño y lamentable, amable Maestro mío, el ver la ignorancia y oscuridad de todos los hombres respecto a tu santísima Madre? No hablo tanto de los idólatras y paganos:

no conociéndote a ti, tampoco a Ella la conocen. Tampoco hablo de los herejes y cismáticos:

separados de ti y de tu Iglesia, no se preocupan de ser devotos de tu Madre. Hablo, sí, de los católicos, y aun de los doctores entre los católicos; ellos hacen profesión de enseñar a otros la verdad, pero no te conocen ni a ti ni a tu Madre santísima sino de manera especulativa, árida, estéril e indiferente. Estos caballeros hablan sólo rara vez de tu santísima Madre y del culto que se le debe. Tienen miedo, según dicen, a que se deslice algún abuso y se te haga injuria al honrarla a Ella demasiado. Si ven u oyen a algún devoto de María hablar con frecuencia de la devoción hacia esta Madre amantísima, con acento filial, eficaz y persuasivo, como de un medio sólido y sin ilusiones, de un camino corto y sin peligros, de una senda inmaculada y sin imperfecciones y de un secreto maravilloso para encontrarte y amarte debidamente, gritan en seguida contra él, esgrimiendo mil argumentos falsos para probarle que no hay que hablar tanto de la Virgen, que hay grandes abusos en esta devoción y es preciso dedicarse a destruirlos, que es mejor hablar de ti en vez de llevar a las gentes a la devoción a la Santísima Virgen, a quien ya aman lo suficiente.

Si alguna vez se les oye hablar de la devoción a tu santísima Madre, no es, sin embargo, para fundamentarla o inculcarla, sino para destruir sus posibles abusos. Mientras carecen de piedad y devoción tierna para contigo, porque no la tienen para con María. Consideran el rosario, el

27 El juicio final. Leer San

Mateo 25, 31-46 64-67

Después de averiguar, directamente o por teléfono, el horario en el cual se pueda hacerlo, iré a la cárcel más cercana para acompañar a los presos que no tengan visita, a los que dejaré algún libro religioso, para que lo estudien por turno, hasta una determinada fecha en la cual iré a recogerlo.

“Estuve en la cárcel y me fueron a ver”

(Mt 25,36)

(5)

escapulario, la corona (cinco misterios), como devociones propias de mujercillas y personas ignorantes, que poco importan para la salvación. De suerte que, si cae en sus manos algún devoto de la Santísima Virgen que reza el rosario o practica alguna devoción en su honor, no tardan en cambiarle el espíritu y el corazón, y le aconsejan que, en lugar del rosario, rece los siete salmos penitenciales, y, en vez de la devoción a la Santísima Virgen, le exhortan a la devoción a Jesucristo.

¡Jesús mío amabilísimo! ¿Tienen éstos tu espíritu? ¿Te es grata su conducta? ¿Te agrada quien, por temor a desagradarte, no se esfuerza por honrar a tu Madre? ¿Es la devoción a tu santísima Madre obstáculo a la tuya? ¿Forma Ella bando aparte? ¿Es, por ventura, una extraña, que nada tiene que ver contigo? ¿Quién le agrada a Ella, te desagrada a ti? Consagrarse a Ella y amarla, ¿será separarse o alejarse de ti?

65 ¡Maestro amabilísimo! Sin embargo, si cuanto acabo de decir fuera verdad, la mayoría de los sabios -justo castigo de su soberbia- no se alejarían más que ahora de la devoción a tu santísima Madre ni mostrarían para con Ella mayor indiferencia de la que ostentan.

¡Guárdame, Señor! ¡Guárdame de sus sentimientos y de su conducta! Dame participar en los sentimientos de gratitud, estima, respeto y amor que tienes para con tu santísima Madre, a fin de que pueda amarte y glorificarte tanto más perfectamente cuanto más te imite y siga de cerca.

66 Y, como si no hubiera dicho nada en honor de tu santísima Madre, concédeme la gracia de alabarla dignamente, a pesar de todos sus enemigos -que son los tuyos-, y gritarles a voz en cuello con todos los santos: “No espere alcanzar misericordia de Dios quien ofenda a su Madre bendita”.

67 Para alcanzar de tu misericordia una verdadera devoción hacia tu santísima Madre y difundir esta devoción por toda la tierra, concédeme amarte ardientemente, y acepta para ello la súplica inflamada que te dirijo con San Agustín y tus verdaderos amigos.

Tú eres, ¡oh Cristo!,

mi Padre santo, mi Dios misericordioso,

(6)

mi rey poderoso, mi buen pastor, mi único maestro, mi mejor ayuda, mi amado hermosísimo, mi pan vivo, mi sacerdote por la eternidad, mi guía hacia la patria,

mi luz verdadera, mi dulzura santa, mi camino recto, mi Sabiduría preclara, mi humilde simplicidad, mi concordia pacífica, mi protección total, mi rica heredad,

mi salvación eterna...

¡Cristo Jesús, Señor amabilísimo! ¿Por qué habré deseado durante la vida algo fuera de ti, mi Jesús y mi Dios? ¿Dónde me hallaba cuando no pensaba en ti? Anhelos todos de mi corazón, inflámense y desbórdense desde ahora hacia el Señor Jesús; corran que mucho se han retrasado;

apresúrense hacia la meta, busquen al que buscan.

¡Oh Jesús! ¡Anatema el que no Te ama! ¡Rebose de amargura quien no Te quiera! ¡Dulce Jesús! ¡Que todo buen corazón dispuesto a la alabanza, Te ame, se deleite en Ti, se admire ante Ti! ¡Dios de mi corazón! ¡Herencia mía, Cristo Jesús! Vive, Señor, en mí; enciéndase en mi pecho la viva llama de tu amor, acrézcase en incendio; arda siempre en el altar de mi corazón, queme en mis entrañas, incendie lo íntimo de mi alma, y que en el día de mi muerte comparezca yo del todo perfecto en tu presencia. Amén.

He querido transcribir esta maravillosa plegaria de San Agustín para que, repitiéndola todos los días, pidas el amor de Jesucristo, ese amor que estamos buscando por medio de la excelsa María.

Referencias

Documento similar

Cuando Jesús estuvo en la �erra, tenía tres amigos que eran hermanos, Lázaro y sus hermanas, María y Marta.. Jesús amaba a

(Muestre el signo de la flecha hacia arriba y haga que los niños miren hacia la derecha).. Jesús respondió, —He estado contigo todo este tiempo, Felipe, ¿y aún así no sabes

Saciados con el pan de esta mesa celestial, te suplicamos, Señor, que este alimento de caridad fortalezca nuestros corazones, para que nos animemos a servirte en

Todo lo que Dios tiene pertenece también a Jesús, por lo que las cosas anunciadas por el Espíritu en realidad vendrán de Jesús.. PARISH

El Santo Padre, el 28 de junio de 2019, en la Solemnidad del Corazón deJesús, y con ocasión de la Celebración en Roma del 175 aniversario de la Red Mundial de Oración del Papa,

Un cuaderno de la segunda etapa de Iniciación Cristiana: Junior o de preadolescentes, con el título de toda esta etapa: “Jesús, ¿qué he de hacer? Tú sabes que

En las lecciones anteriores hemos visto que Juan el Bautista preparó el camino a Jesús y su ministerio, fue un gran aporte para el Reino de Dios.. También revisamos el

Jesús nació pobre y vivió durante treinta años en Nazaret, llevando una vida oculta de trabajo, oración, obediencia y pobreza para darnos ejemplo de comportamiento y para mostrar