• No se han encontrado resultados

y EN LA LA LA DE LA

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "y EN LA LA LA DE LA"

Copied!
40
0
0

Texto completo

(1)

ESTUDIOS CRÍTICOS

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS

Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA SOBRE LA DISTRIBUCIÓN DE COMPETENCIAS EN LA RECIENTE JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONAL (Sentencias 337/1994 y 147/1996)

XAVIER MURO I B A S

SUMARIO: I. INTRODUCCIÓN.—II. L A CONJUNCIÓN LINGÜÍSTICA EN LA ENSEÑANZA: SU LEGITI- MIDAD Y LÍMITES CONSTITUCIONALES: 1. Planteamiento de la cuestión. 2. Legitimidad constitu-

cional de la normalización lingüística en el ámbito de la enseñanza. La «competencia lingüís- tica». 3. La interpretación correcta del sistema de conjunción lingüística establecido en la LNL.

4. La inexistencia de un deber general de conocimiento del catalán y su posible proyección en la enseñanza. 5. El derecho de opción lingüística en la enseñanza reglada. La dimensión competen- cial de la cuestión. 6. La capacidad autonómica para establecer el conocimiento del catalán como condición para la obtención de un título académico. 7. La lengua de la actividad no do- cente de la escuela. 8. A modo de recapitulación.—III. L A LENGUA DE LAS ETIQUETAS DE LOS PRO- DUCTOS ALIMENTICIOS: 1. Una nueva precisión sobre el alcance de la competencia para la nor- malización lingüística. 2. ¿Puede imponerse el deber de usar el castellano?

I. INTRODUCCIÓN

El reconocimiento constitucional de la realidad plurilingüe de España cons- tituía una condición necesaria para lograr la integración en el nuevo orden polí- tico que pretendía fundarse. La Constitución no se detiene en el mero reconoci- miento, sino que asume el pluralismo lingüístico como un bien valioso que precisa ser respetado y conservado. El desarrollo estatutario de las previsiones constitucionales respecto a las lenguas cooficiales completaría el cuadro de normas básicas en la materia que ampararían no sólo las políticas autonómicas de normalización lingüística, sino que también incidirían, o desplegarían efectos, sobre otras normas, tanto autonómicas como estatales, pues el Estado no podría permanecer ajeno a la ordenación constitucional y estatutaria de la cooficialidad.

La diversidad lingüística no sólo tiene un reflejo sobre el ejercicio de las competencias que resultan de la distribución de poder operada a partir de la

259

(2)

XAVIER MURO I BAS

Constitución, sino que el tratamiento jurídico que recibe da lugar a un conjunto de derechos y deberes de los ciudadanos que se entrecruzan con los derechos fundamentales propiamente considerados como tales en la norma suprema.

Esta particular trama de relaciones es susceptible de generar conflictos y ten- siones no sólo por su conexión evidente con planteamientos políticos diversos, y por el componente simbólico y emocional que la atraviesa, sino también por las dificultades que supone su desarrollo por primera vez en nuestro Estado. La conflictividad se ha manifestado en diversas ocasiones desembocando en el Tribunal Constitucional, cuyos pronunciamientos, aunque han contribuido a clarificar un buen número de cuestiones, no han evitado el surgimiento de nuevos problemas, en parte por responsabilidad propia al haber incurrido en ambigüedades, explicaciones insuficientes o incluso en ciertas aparentes con- tradicciones entre algunas sentencias.

En el presente trabajo se comentarán dos de los últimos fallos del Tribunal sobre las consecuencias de la oficialidad, en los que se consideran las dos cues- tiones que han originado más problemas al respecto: la incidencia de la diver- sidad lingüística en el plano competencial, y el deber de conocimiento del cas- tellano, prescripción constitucional que lo diferencia de las restantes lenguas oficiales.

II. LA CONJUNCIÓN LINGÜISTICA EN LA ENSEÑANZA:

SU LEGITIMIDAD Y LIMITES CONSTITUCIONALES

1. Planteamiento de la cuestión

Uno de los ámbitos sobre los que tiene una especial y relevante proyección la ordenación legal del uso de las lenguas en los Estados plurilingües es el de la enseñanza. La preocupación de los poderes públicos por la lengua en la ense- ñanza es lógica y no sólo por el papel que desempeña la escuela de cara a la protección o conservación de una determinada lengua, sino también porque la escuela debe ser un punto de referencia para conformar un modelo de convi- vencia y un mecanismo de integración social en una comunidad bilingüe.

Entre los diversos modelos lingüísticos escolares (es decir, de organización del sistema escolar por razón de la lengua docente o vehicular) que se han en- sayado en Estados plurilingües, en Cataluña se ha optado por el que MILIAN

(cuyos estudios sobre este tema son imprescindibles) (1) denomina de conjun-

(1) El más reciente y específico sobre la cuestión es Derechos lingüísticos y derecho funda- mental a la educación, Ed. Civitas, Madrid, 1994; para otros anteriores, me remito a los recogidos en la bibliografía que acompaña a esta obra.

(3)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

ción lingüística, que consiste, a grandes rasgos, en que no se separa a los alumnos en función de su lengua habitual o de elección, sino que reciben la en- señanza no superior en las dos lenguas oficiales. La Ley de Normalización Lingüística del catalán (LNL) sienta las bases para establecer ese modelo, aunque deja margen para que en su desarrollo quepan modulaciones diversas.

Con una inusitada rapidez respecto de lo que es la duración habitual de los procesos de constitucionalidad, el Tribunal Constitucional (TC) despejó las dudas sobre la adecuación a la norma fundamental de diversos preceptos de la LNL que había planteado la Sección 3.a de la Sala 3.a del Tribunal Supremo (en adelante, TS) a través de la correspondiente cuestión de inconstitucionalidad.

El origen del proceso se sitúa en el recurso contencioso-administrativo in- terpuesto por un particular, en nombre de sus hijos, contra determinados pre- ceptos del Decreto 362/1983, de 30 de agosto, de la Generalidad de Cataluña, y la Orden del Departamento de Enseñanza, de 8 de septiembre de 1983, que desarrollaban las previsiones de la LNL en el ámbito de la enseñanza no uni- versitaria (2). De este recurso ya había tenido conocimiento el TC al examinar un anterior fallo desestimatorio por razones procesales (3).

El Tribunal Supremo, en el Auto de planteamiento de la cuestión, conside- raba que la validez del decreto impugnado dependía de la constitucionalidad de diversos preceptos de la LNL (14.2, 14.4, 15, inciso primero, y 20) que le ser- vían de cobertura. El TS ya avanzaba en dicho Auto que no apreciaba contra- dicción entre la LNL y el decreto, por lo que una vez despejadas las dudas sobre los posibles vicios de inconstitucionalidad de la Ley que repercutían en él, cabría esperar un fallo nuevamente desestimatorio del recurso contencioso- administrativo, esta vez por razones de fondo. No obstante, no hay que des-

(2) Ambas normas fueron modificadas, como consecuencia de un requerimiento del Go- bierno estatal, a través del Decreto 576/1983, de 6 de diciembre, y la Orden del Departamento de Enseñanza de la misma fecha, que establecieron el uso obligatorio del castellano como lengua docente en una asignatura o área además de la de lengua castellana. La adaptación y desarrollo de la LOGSE producirá una nueva normativa: los Decretos 75/1992, de 9 de marzo; 94/1992, 95/1992, 96/1992, de 28 de abril todos, modificados los dos últimos por el Decreto 223/1992, de 25 de septiembre, nuevamente a requerimiento del Gobierno central, en el sentido de ampliar el número de horas dedicadas a las asignaturas de lengua catalana, castellana y literatura.

(3) Véase la STC 32/1991, de 14 de febrero, que estimó el recurso de amparo interpuesto contra la sentencia del TS de 1 de febrero de 1988. Esta había declarado la inadmisibilidad del re- curso contencioso-administrativo, en aplicación del artículo 53.e) de la LJCA, en relación con el artículo 39.1 de la misma, estimando la apelación interpuesta por la representación de la Genera- lidad de Cataluña contra la sentencia de la Audiencia Territorial de Barcelona de 11 de marzo de 1985, que estimó inicialmente el recurso, anulando diversos artículos del Decreto 576/1983. El Tribunal Constitucional se abstuvo de entrar a conocer las cuestiones de fondo, pues lo que estaba en juego era únicamente la vulneración del artículo 24.1 CE.

(4)

XAVIER MURO I B A S

cartar que la interpretación que de alguno de los preceptos cuestionados hace el TC, aunque no haya sido incorporada a la decisión, sino que figure tan sólo en la motivación de la sentencia (sobre esta cuestión volveré más adelante), pueda modificar la opinión inicial del TS.

Antes de iniciar el comentario de la sentencia, es preciso exponer breve- mente cuáles eran los argumentos manejados por el TS para fundamentar sus dudas sobre la constitucionalidad de la LNL.

Si bien son numerosas las normas constitucionales que el TS señala como posiblemente infringidas (acumulación de infracciones que podría ser sospe- chosa de la inexistencia de una contradicción clara con el texto constitucional), son dos básicamente los argumentos esgrimidos para fundamentar la cuestión de inconstitucionalidad:

1) El uso del catalán como lengua docente (aunque sea sólo parcialmente, es decir, cuando en la enseñanza impartida a un mismo grupo de alumnos se uti- licen catalán y castellano, distribuyéndose el uso de una u otra por razón de las asignaturas) presupone o implica un deber de conocimiento del catalán, deber que es inconstitucional. Ello es así porque no cabe imponer mediante norma in- fraconstitucional otro deber lingüístico que el que impone la Constitución, el de conocimiento del castellano. El Tribunal Supremo basa su afirmación en la in- terpretación literal del artículo 3.1 CE, con apoyo en los debates constituyentes y en la jurisprudencia constitucional.

2) El contenido esencial del derecho a la educación incluye el derecho a elegir la lengua de enseñanza, entre las que sean oficiales, en las CC. AA. bilin- gües. Habida cuenta que el artículo 27 CE no reconoce expresamente el mencio- nado derecho de elección de la lengua docente, hay que inferirlo tanto del signi- ficado del derecho a la educación como de diversos apartados de aquel precepto, de contenido más particularizado; pero no sólo eso, sino que el TS, a través de una interpretación sistemática y teleológica, busca fundamento en otros pre- ceptos constitucionales (art. 1.1, art. 9.2, art. 10, art. 15), de los que hace derivar ese contenido concreto del derecho a la educación, por lo que también los consi- dera infringidos.

El resto de los argumentos aducidos por el TS, a los que sitúa en un plano secundario y que giran en torno al aspecto competencial y al principio de igualdad, no los refiere tanto al sistema de conjunción lingüística, sino a otros aspectos de la regulación establecida en la LNL que no tienen que ver necesa- riamente con aquélla. Por una parte, las dudas sobre la constitucionalidad del artículo 15 LNL, inciso primero, se fundamentan en razones de índole compe- tencial y en la supuesta infracción del artículo 139 CE (además, reitera la in- fracción del art. 3 CE en cuanto el art. 15 LNL impone un deber de conoci-

(5)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

miento del catalán). Por otra parte, con motivo de las dudas sobre la constitu- cionalidad del artículo 20, se abunda nuevamente en la infracción del artículo 3 sobre la base del argumento ya expuesto, pero se añade una nueva línea de ar- gumentación, en este caso a partir de la presunta infracción del principio de igualdad y del artículo 9.2 CE.

Si bien puede considerarse que el artículo 14.2 LNL es el más relevante entre los cuestionados (y por ello no es extraño que es el que reciba mayor atención en la sentencia), por cuanto es el que tiene una mayor trascendencia práctica y es el que tiene relación directa con el sistema de conjunción lingüís- tica, no son desdeñables ni el problema de orden competencial planteado a pro- pósito del artículo 15 (aspecto obviado, sorprendentemente, por el TS al consi- derar los arts. 14.2. y 14.4) ni el relativo al alcance de las medidas para la normalización lingüística en la actividad no docente de los centros de ense- ñanza que se suscita en torno al artículo 20.

Las razones que el TS señala como centrales para dudar de la constitucio- nalidad de algunos preceptos de la LNL no parecen, a primera vista, notoria- mente infundadas o inconsistentes, y las intenta sustentar no sólo en la juris- prudencia constitucional, como ya he dicho, sino también en el derecho positivo internacional aplicable en España, recogiendo, además, ideas ex- puestas por algún autor entre la doctrina (4).

2. Legitimidad constitucional de la normalización lingüística en el ámbito de la enseñanza. La «competencia lingüística»

Como ya se ha señalado, el TC dedica la mayor parte de sus considera- ciones al examen del artículo 14.2 de la LNL, desarrollando razonamientos a los que posteriormente se remitirá en el análisis de los otros preceptos cuestio- nados.

Antes de abordar el estudio concreto de la adecuación del precepto men- cionado a nuestra Ley fundamental, el TC realiza una reflexión en torno al con- tenido de las previsiones constitucionales que establecen el estatuto básico de la pluralidad lingüística (art. 3.2 CE) y de las normas estatutarias elaboradas al amparo de aquéllas (art. 3 EAC), reiterando la doctrina ya establecida en su ju- risprudencia anterior en el sentido de que todos los poderes públicos tienen el mandato de «fomentar el conocimiento y asegurar la protección de ambas len-

(4) Véase A. GUAITA MARTORELL: Lenguas de España y artículo 3." de la Constitución, Ed. Civitas, Madrid, 1989, págs. 85-98.

(6)

XAVIER MURO I BAS

guas oficiales en el territorio de la Comunidad» (F.J. 6.°) y el deber de garan- tizar «el derecho a no ser discriminado por el uso de una de dichas lenguas»

(ibíd.). Para el TC, ese bloque normativo confiere a la Generalidad de Cataluña una habilitación «para determinar el alcance de la cooficialidad», así como para adoptar medidas positivas para hacer efectivos los derechos lingüísticos.

En pronunciamientos anteriores (SSTC 82/1986, 83/1986 y 84/1986, de 26 de junio), se había sostenido que esta habilitación conformaba una denominada

«competencia lingüística», criterio en cuya aplicación el Tribunal no ha sido muy coherente. Viver (5) ha señalado las variaciones y contradicciones de la jurisprudencia constitucional a este respecto y ha propuesto considerar la regu- lación constitucional y estatutaria de las lenguas más bien como un «principio competencial» y no como un título competencial propiamente dicho del mismo orden que los contenidos en los artículos 148 y 149 CE. El mismo TC, en la sentencia objeto del presente comentario, acaba haciendo una aplicación con- junta o combinada de los artículos 3 CE y 3 EAC con el título competencial es- pecífico relativo a la materia de enseñanza, que en última instancia es el que re- sulta determinante para declarar la constitucionalidad de la regulación de la LNL que se enjuicia. Del sentido que en esta sentencia se da la relación entre los artículos 3.2.3 CE y del 3 EAC, por un lado, y de los artículos 149.1.30 CE y 15 EAC, por otro, puede desprenderse que los primeros fijan el mandato de perseguir determinados objetivos, la preservación de la pluralidad lingüística y,

(5) Véase Materias competenciales y Tribunal Constitucional, Ed. Ariel, Barcelona, 1989, págs. 121-122. Puede contrastarse la STC 82/1986, de 26 de junio («Interpretar el art. 149.1.1, con el alcance que le otorga el abogado del Estado, equivaldría a vaciar de contenido las compe- tencias lingüísticas asumidas por las Comunidades Autónomas según sus Estatutos de acuerdo con lo dispuesto en el art. 3.2 de la CE»), y la STC 74/1989, de 24 de abril [«... del juego del art. 3.2 de la CE y del art. 3.° del EAC (...) —deriva la competencia en materia lingüística de la Generalidad, que resulta de esta forma habilitada para determinar el alcance de la cooficia- lidad...»], por un lado, y por otro, la STC 69/1988, de 18 de abril, en la que se rechaza que la lengua pueda constituir una materia objeto de una competencia específica. Véase, asimismo, AJA, en los dictámenes elaborados por encargo del Gobierno de la Generalidad, a propósito del proceso de constitucionalidad objeto del presente comentario, publicado en la obra La lengua de enseñanza en la legislación de Cataluña, IEA, Barcelona, 1994, págs. 309-312; postura dis- tinta sostiene APARICIO en su dictamen, en la misma obra, págs. 355-360. SEGURA GUINARD ca- lificaba la jurisprudencia constitucional sobre la relación entre el régimen de cooficialidad y la distribución competencial de «poco clarificadora»; véase «Diez años de doble oficialidad lin- güística en Cataluña», en Autonomías, núm. 12, pág. 130. En cambio, Cobreros extrae de la misma jurisprudencia una delimitación competencial (reconociendo la existencia de una compe- tencia «lingüística») bastante precisa; véase COBREROS MENDAZONA: «La distribución de com- petencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas en materia lingüística», en Autono- mías, núm. 12, págs. 207-212.

(7)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

por ende, la superación de la situación de desigualdad en la que podría encon- trarse el catalán por razones históricas; fines que deben alcanzarse a través de medidas concretas adoptadas de acuerdo con el marco competencial aplicable por razón de la materia que, en este caso, es la enseñanza. Para enjuiciar la le- gitimidad de la ley debe confluir, por tanto, una habilitación competencial. Es cierto que el TC también afirma que los artículos 3 CE y 3 EAC habilitan a la Generalidad para determinar «el alcance de la cooficialidad» (remitiéndose en este punto a las SSTC 74/1989 y 83/1986), pero el contenido de esta habilita- ción, según se desprende de las consideraciones que expondré más adelante, queda subordinado a las reglas del reparto competencial por materias; cabría su- poner que dentro de esta habilitación no se incluye la capacidad para reconocer los derechos lingüísticos de los ciudadanos, pues tal reconocimiento deriva di- rectamente de la CE, pero sí la potestad para regular las relaciones entre la Ad- ministración y el ciudadano en lo que se refiere al uso de las lenguas oficiales, o quizá más estrictamente, para concretar las consecuencias que para la Adminis- tración conlleva la oficialidad a fin de garantizar dichos derechos. Puede decirse que los artículos 3 CE y 3 EAC amparan una política global de normalización lingüística —la persecución de una política favorable a la plena efectividad del pluralismo lingüístico—, pero la ordenación concreta debe realizarse dentro del marco competencial material afectado.

No son suficientes, en definitiva, los artículos 3 CE y 3 EAC para deter- minar la validez de los preceptos enjuiciados desde el punto de vista compe- tencial. El Tribunal matiza de esta manera la posición que sostuvo en las SS 82/1986, 83/1986 y 84/1986, incorporando ahora a su razonamiento par- te del planteamiento defendido entonces en sus votos particulares por los magistrados Diez-Picazo y Rubio Llórente, que discurrían en una línea si- milar a la adoptada por el Consejo Consultivo de la Generalidad en su dic- tamen 35/1982.

Por tanto, aunque el Tribunal reconoce una «competencia lingüística»

cuyos contornos adolecen de cierta vaguedad e imprecisión, reduciendo su contenido respecto a fallos anteriores, por otra parte, la aplicación que hace de este «título» competencial conlleva necesariamente su conjugación con otros títulos competenciales.

Una vez que el Tribunal ha fijado la virtualidad de los artículos 3 CE y 3 EAC (considerándolos separadamente de los relativos a la distribución com- petencial en materia de enseñanza), procede a una interpretación teleológica de la LNL, globalmente considerada primero y luego, en la parte de la misma re- ferida a la enseñanza, llegando a la conclusión de que en ambos planos la fina- lidad perseguida es legítima constitucionalmente.

Esta conclusión ya se podía deducir a partir de la anterior jurisprudencia

(8)

XAVIER MURO IBAS

del TC sobre normalización lingüística y sobre lenguas cooficiales y ense- ñanza.

Sin embargo, las dudas planteadas sobre la constitucionalidad de los pre- ceptos enjuiciados no se sitúan tanto en el plano de las finalidades cuanto en el de los instrumentos dispuestos; la perspectiva teleológica, no obstante, no puede dejarse de lado, puesto que al considerar la conformidad de aquellos preceptos a los artículos 3 y 21 CE ha de valorarse si no constituyen unos me- dios desproporcionados o inadecuados a los fines perseguidos. En la sentencia, esta valoración no aparece formulada de una manera ordenada y sistemática, pero sí se recurre a ella en diversos momentos, de manera que constituye un eje decisivo alrededor del cual gira el razonamiento del Tribunal.

3. La interpretación correcta del sistema de conjunción lingüística establecido en la LNL

Para el TS la posible inconstitucionalidad del artículo 14.2 no deriva tanto de lo que dice como de lo que no dice, pero a su entender debería decir (6).

Según su interpretación, cuando el artículo 14.2 garantiza el derecho del alumno a que la lengua en que se le imparte la enseñanza durante un determi- nado período (la «primera enseñanza») sea su lengua habitual (lo que tampoco es exactamente equivalente a un derecho a la elección de la lengua vehicular de la enseñanza), se olvida de extender idéntico derecho a las siguientes etapas o ciclos de la enseñanza, por lo que queda permitido entonces al poder público imponer la lengua de la enseñanza. Así, pues, se desconoce el derecho a elegir la lengua de la enseñanza y se establece un régimen que habilita para imponer el catalán como lengua docente para todos los alumnos a partir de la «primera enseñanza», régimen que vulnera la CE.

La interpretación que el TC hace del artículo 14.2 LNL no difiere de la del TS en cuanto da por sentado que no reconoce un derecho a la elección de la lengua docente después de la primera enseñanza, lo que supone que efectiva- mente puede imponerse el catalán como tal. Ahora bien, mientras para el TS esta consecuencia del precepto examinado es suficiente para reputarlo incons- titucional, para el TC no basta: no es inconstitucional que se imponga el ca-

(6) El artículo 14.2 LNL establece lo siguiente: «Los niños tienen derecho a recibir la pri- mera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano. La Administración debe garantizar este derecho y poner los medios necesarios para hacerlo efectivo. Los padres o tu- tores pueden ejercerlo en nombre de sus hijos instando a que se aplique.»

(9)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIAUDAD LINGÜISTICA

talán como lengua docente, sino que se haga como lengua única, con exclusión del castellano, por cuanto ello significaría la negación del «derecho de los ciu- dadanos a recibir, durante los estudios básicos en los centros docentes de Cata- luña, enseñanza en catalán y en castellano. Derecho que se deriva no sólo de los artículos 3 y 27 CE, sino del artículo 3 EAC» (FJ. 10). Luego el modelo de conjunción lingüística en la enseñanza compatible con la CE tiene que ser ne- cesariamente bilingüe (lo cual constituye, por otra parte, una característica de- finidora de este modelo lingüístico escolar en la doctrina; la enseñanza mono- lingüe constituiría otro modelo distinto). Una vez señalada la condición que debe cumplir la conjunción lingüística escolar para adecuarse a la CE, el TC examinará la configuración que se le ha dado en la LNL para poder determinar si cumple dicha condición. Para este examen, el TC parte de la interpretación teleológica de la LNL previamente efectuada (conseguir el conocimiento de ambas lenguas cooficiales por los alumnos) y la complementa con la interpre- tación sistemática. Según el TC, «ninguna disposición de dicha ley (la LNL) excluye el empleo del castellano como lengua docente» (F.J. 10). Refiriéndose al artículo 14.2, el Tribunal señala: «... el precepto autonómico cuestionado de ningún modo entraña la exclusión de una de las dos lenguas cooficiales en los niveles posteriores a la "primera enseñanza" como lengua docente, pues la ley del Parlamento de Cataluña ha previsto, por el contrario, el uso de ambas len- guas y la utilización de la lengua catalana de forma progresiva como se des- prende del artículo 14.5.b) de la misma» (ibíd.). Es decir, el precepto cuestio- nado no predetermina cuál es el régimen lingüístico posterior a la primera enseñanza (lo cual bastaría para declarar su constitucionalidad; pero es más, ésta se afirma por cuanto no excluye el uso del castellano), pero el Tribunal no se detiene aquí y recurre al examen del resto de la Ley para emitir un juicio sobre el sistema de conjunción lingüística.

Cuestión distinta, a la que el TC también alude, es la relativa al grado de presencia o uso de cada una de las lenguas oficiales, a partir de la primera en- señanza, en el sistema de conjunción lingüística. Obviamente, no corresponde al TC señalar o establecer ese grado, sino que corresponde al poder público competente, que en el caso presente es la Generalidad de Cataluña al haberse abstenido el Estado de regular la cuestión en la legislación básica. Ello no obsta para que puedan desprenderse algunos criterios de las consideraciones de la sentencia:

a) En primer lugar, la regulación ha de dirigirse a alcanzar un «equilibrio en los resultados» respecto del conocimiento de las dos lenguas. Ambas lenguas han de estar presentes en el grado necesario, de forma que «al término de los es- tudios básicos los estudiantes han de conocer suficientemente y poder usar

(10)

XAVIER MURO IBAS

correctamente las dos lenguas cooficiales en Cataluña (art. 14.4 de la Ley)»

(FJ. 10).

b) Cabe admitir, a pesar de la anterior consideración, que el empleo de una u otra lengua como docente no se produzca con la misma intensidad y, más con- cretamente, que haya una mayor presencia del catalán, pues no otra cosa cabe deducir de la afirmación del Tribunal de que «es legítimo que el catalán, en aten- ción al objetivo de la normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo, siempre que ello no determine la ex- clusión del castellano como lengua docente...» (FJ. 10).

Esta mayor presencia del catalán se justificaría, pues, por la finalidad de la normalización lingüística, es decir, la superación de la situación de desequili- brio entre las dos lenguas cooficiales que habilita para la adopción de ac- ciones positivas por el poder público en favor del catalán (7). Ahora bien, si se acepta esta justificación, podría pensarse que en el futuro, una vez corregida la situación de desigualdad y lograda una equiparación en el uso social de las dos lenguas, el catalán dejara de ser el «centro de gravedad». ¿Podría llegar a pensarse que si la situación de desequilibrio se invirtiera en favor del catalán la lengua docente tuviera un efecto compensatorio, pero esta vez en favor del castellano?

Quizá sea llevar demasiado lejos las hipótesis, pero el planteamiento ex- puesto da pie a ello. Sin embargo, no puede olvidarse, en ningún caso, que la finalidad de la conjunción lingüística no sólo es la de coadyuvar a la recupe- ración del uso y conocimiento de una lengua, sino la integración social y el fo- mento de la convivencia, y que los criterios de razonabilidad y proporciona- lidad deben ser utilizados necesariamente en el tratamiento del uso de las lenguas, por cuanto afectan a derechos, guardando un necesario equilibrio y ponderación de la realidad social en la que se inscribe la política lingüís- tica (8).

Una cuestión que no puede obviarse es la de la eficacia de la interpreta- ción del artículo 14.2 LNL sobre la que sustenta su decisión el TC. Dicha in- terpretación no ha sido incorporada expresamente al fallo, como sucede ha- bitualmente en las sentencias interpretativas, y ello constituye precisamente una de las razones en que se basa el voto particular emitido por el magistrado Gabaldón López para disentir de la sentencia. Se trata de una cuestión a la

(7) Esta posición es defendida por MILIAN MASSANA: Op. cit., en nota de la pág. 331.

(8) El Tribunal Constitucional ya ha hecho expresa apelación a los criterios de razonabi- lidad y proporcionabilidad en relación con la cuestión lingüística; véase STC 82/1986, de 26 de junio, FF.JJ. 8.° y 14.°, y STC 46/1991, de 28 de febrero, F.J. 3.°.

(11)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

que se ha referido la doctrina en alguna ocasión; Rubio Llórente (9) opina a este respecto que la falta de mención en el fallo de la interpretación del pre- cepto enjuiciado no priva a ésta de obligatoriedad, puesto que lo importante es que la tal interpretación forme parte de la ratio decidendi de la sentencia, ya que no puede ser otro el sentido del artículo 40.2 en conexión con el ar- tículo 32.1 de la LOTC. No puede negarse, sin embargo, que lo habitual es trasladar la interpretación al fallo, y si en el presente caso parece que la cons- titucionalidad del artículo 14.2 se declara a partir de una determinada inter- pretación del mismo, sorprende que el TC se haya apartado de su práctica ha- bitual. A este respecto, creo que caben diversas explicaciones; una, que para la sentencia no existe otra posible interpretación del artículo 14.2 LNL que la que en ella se formula y realmente requiere un notable esfuerzo de imagina- ción construir una interpretación que conduzca a un resultado opuesto al de- fendido por el Tribunal, por lo que puede pensarse que en propiedad no hay interpretación en lo que se refiere a aquel precepto concreto debido a la cla- ridad del mismo (in claris non fit ínterpretatio, aforismo como se sabe discu- tido) y, por tanto, no es necesario llevarla al fallo. Es decir, el Tribunal no ha debido dilucidar cuál es la constitucional entre diversas interpretaciones, a fin de imponerla o desechar las restantes, expresamente, en su decisión. Otra explicación posible es la de que el TC coincide con la interpretación del TS (el art. 14.2 no garantiza el derecho a la elección de la lengua docente des- pués de la primera enseñanza), pero tal contenido para el TC no es en sí mismo inconstitucional (tampoco lo sería que sí se garantizase); luego cual- quier posible interpretación en este sentido (garantía del derecho de opción lingüística) conduciría al mismo resultado: la constitucionalidad del pre- cepto. No le basta, sin embargo, al Tribunal con realizar este juicio, sino que a continuación examina si la LNL complementa la regulación del ar- tículo 14.2 con otra que determine la exclusión del castellano como lengua vehicular, es decir, analiza si impone el monolingüismo, lo cual sí sería in- constitucional, para concluir que no es así. Aunque en este segundo examen se parte del artículo 14.2, éste se utiliza tan sólo como punto de partida al considerar que no contempla la cuestión.

(9) Véase «La jurisdicción constitucional como forma de creación del derecho», incluido en La forma del poder (Estudios sobre la Constitución), Centro de Estudios Constitucionales, Ma- drid, 1993, págs. 516-521. En contra, J. M. SANTOS VIJANDE: «"Doctrina" y jurisprudencia del Tribunal Constitucional: su eficacia respecto de los tribunales ordinarios», Revista de Derecho Procesal, núm. 1, 1995.

(12)

XAVIER MURO I BAS

4. La inexistencia de un deber general de conocimiento del catalán y su posible proyección en la enseñanza

El primero de los argumentos centrales utilizados por el TS para funda- mentar sus dudas (la obligación de recibir enseñanza en catalán equivale a la imposición del deber de conocimiento de esta lengua, deber no sólo inexistente en la CE, sino contrario a la misma) es objeto de muy escasa consideración en la sentencia. El Tribunal pondrá el acento en el examen del contenido del artículo 27 CE y en la capacidad autonómica para regular la lengua vehicular de la enseñanza, enmarcado todo ello en la perspectiva teleológica, antes que en la valoración del alcance del deber de conocimiento del castellano y del catalán, en su caso. El voto particular del magistrado Díaz Eimil reprochará, precisa- mente, que no se haya valorado adecuadamente esta cuestión para resolver las dudas planteadas y se haya desplazado la atención hacia el artículo 27 y la di- mensión competencial del problema. No obstante, aunque no aparezca formu- lada de forma clara y ordenada (es en este aspecto donde parecen producirse algunos saltos discursivos en la sentencia), no puede decirse que no haya una respuesta a la tesis del TS sobre esta cuestión. La primera consideración de la sentencia al respecto se refiere a la incidencia de la posición constitucional del castellano en relación a las demás lenguas cooficiales:

«Es cierto, en efecto, que para la Constitución el régimen del castellano no se agota en su reconocimiento como lengua oficial, en cuanto que la Norma fun- damental establece para todos los españoles el deber de conocerlo y el derecho a usarlo, asegurando así un conocimiento efectivo que les permita dirigirse a todos los poderes públicos "con plena validez jurídica" (STC 82/1986) y, de igual modo, comunicarse de forma directa con los demás ciudadanos en cualquier lugar del territorio nacional. Pero esta posición constitucional del castellano no entraña en modo alguno una marginación o exclusión, ex Constitutione, de las demás lenguas que son propias y cooficiales en las Comunidades Autónomas, como podría desprenderse del anterior planteamiento, y ello por diversas ra- zones» (F.J. 9.°).

¿Qué sentido tiene la afirmación de que la posición constitucional del cas- tellano «no excluye o margina» las demás lenguas cooficiales? Planteada en términos generales resulta una obviedad, pero hay que situarla en el contexto respecto al que se plantea la cuestión: si existe impedimento constitucional para imponer el uso del catalán como lengua docente. Podría deducirse, dada la pregunta a la que se pretende contestar, que sólo del deber de conocimiento del castellano no se desprende una respuesta afirmativa. Al desarrollar las razones que le lleva a su afirmación, precisa algo más el alcance de la misma:

(13)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIAUDAD LINGÜISTICA

«En primer lugar, porque dicha ordenación constitucional no se basa única- mente en lo previsto en el primer apartado del artículo 3.1 de la Norma constitu- cional, sino también en lo establecido en el apartado segundo de este precepto, que, por remisión a lo dispuesto en los Estatutos de Autonomía y, en particular, al artículo 3 del EAC, ha configurado el régimen de cooficialidad lingüística del castellano y del catalán en esta Comunidad Autónoma. Lo que implica, según se ha indicado anteriormente, un régimen de convivencia entre las dos lenguas que son cooficiales en dicha Comunidad y el mandato para todos los poderes pú- blicos, estatal y autonómico, de fomentar el conocimiento y garantizar el mutuo respeto y la protección de ambas lenguas oficiales en Cataluña. De suerte que si el artículo 3 del EAC se refiere, como objetivo, a la «plena igualdad» de las dos lenguas oficiales, mal cabe entender que el deber general de conocimiento del castellano pueda llegar a entrañar el derecho a excluir el empleo del catalán como lengua docente» (FJ. 9B).

Se contempla la cuestión desde el plano de los deberes de los poderes pú- blicos para garantizar el conocimiento de ambas lenguas sin vincularla a unos correlativos deberes y derechos de los ciudadanos, aunque la alusión a la

«plena igualdad» puede referirse a ello, puesto que es la relación que establece el artículo 3.3 EAC («La Generalidad... creará las condiciones que permitan llegar a su igualdad plena [del catalán y el castellano] en lo que se refiere a los derechos y deberes de los ciudadanos»). Al proseguir su razonamiento, el TC se acerca ya a la línea discursiva del TS:

«Más concretamente, cabe observar, en segundo término, que el contenido del deber constitucional de conocimiento del castellano —que este Tribunal ha precisado en la STC 82/1986— no puede generar un pretendido derecho a re- cibir las enseñanzas única y exclusivamente en castellano. Pues tal derecho no se deriva del artículo 3 CE ni del artículo 3.3 del EAC, al que se remite el ar- tículo 3.2 CE. No cabe olvidar, en efecto, que de la cooficialidad de la lengua propia de una Comunidad Autónoma se derivan consecuencias en lo que res- pecta a su enseñanza, como hemos reiterado en anteriores decisiones (SSTC 87/1983, Fundamento Jurídico 5.°; 88/1983, Fundamento Jurídico 4.°, y 123/1988, Fundamento Jurídico 6.°)» (ibid.).

Esta afirmación puede producir, inicialmente, perplejidad si se conoce cuál había sido la doctrina anterior del mismo respecto del «deber de conocimiento del castellano» y de las restantes lenguas cooficiales, en la que precisamente se había apoyado el TS para sustentar sus dudas.

Recordemos que en la STC 82/1986 se decía que el deber individualizado de conocimiento de una lengua («y con él la presunción de que todos los espa- ñoles lo conocen», F.J. 3.°) tan sólo existe respecto del castellano, y más con-

(14)

XAVIER MURO I BAS

cretamente, se negaba el deber de conocimiento de las otras lenguas coofi- ciales (STC 84/1986):

«Ahora bien, tal deber no viene impuesto por la Constitución y no es inhe- rente a la cooficialidad de la lengua gallega. El artículo 3.1 de la Constitución establece un deber general de conocimiento del castellano como lengua oficial del Estado; deber que resulta concordante con otras disposiciones constitucio- nales que reconocen la existencia de un idioma común a todos los españoles, y cuyo conocimiento puede presumirse en cualquier caso, independientemente de factores de residencia o vecindad. No ocurre, sin embargo, lo mismo con las otras lenguas españolas cooficiales en los ámbitos de las respectivas Comuni- dades Autónomas, pues el citado artículo no establece para ellas ese deber, sin que ello pueda considerarse discriminatorio, al no darse respecto de las lenguas cooficiales los suficientes supuestos antes señalados que dan su fundamento a la obligatoriedad del conocimiento del castellano» (F.J. 2.°).

Parecía claro, pues, que, en cuanto al deber de su conocimiento, el caste- llano y las restantes lenguas cooficiales estaban situados en distintos niveles.

¿Puede decirse, por tanto, que el TC ha modificado el criterio sostenido hasta ahora? La sentencia permite varias respuestas. Una consistiría en admitir que el TC ha variado su posición sobre el significado del «deber de conocimiento»

de una lengua adoptando un criterio como el postulado por PRIETO (10), que entiende que dicho deber tan sólo obliga a que los poderes públicos adopten las medidas necesarias para asegurar el conocimiento de dicha lengua o, en otras palabras, a incluirla en los planes de estudio como materia de aprendizaje obli- gatorio. Podría pensarse que esta interpretación se entrevé en algunos párrafos transcritos de la sentencia cuando el Tribunal señala que la regulación estatu- taria:

«... implica (...) el mandato para todos los poderes públicos, estatal y auto- nómico, de fomentar el conocimiento y garantizar el mutuo respeto y protección de ambas lenguas oficiales en Cataluña» (F.J. 9.°).

(10) JESÚS PRIETO DE PEDRO: Lengua, lenguaje, derecho, Ed. Civitas, Madrid, 1991, págs. 42 y sigs. La relativización del contenido del «deber de conocimiento» del castellano y su reconducción a la obligación de incluirlo en la enseñanza, lo que también se predica de las res- tantes lenguas cooficiales, se analiza también en otros autores, como IÑAKI AGIRREAZKUENAGA:

«Reflexiones sobre la oficialidad y el conocimiento de las lenguas», en Estudios sobre la Consti- tución Española, Ed. Civitas, Madrid, 1991, págs. 686 y sigs. También en parecida línea, LEO- POLDO TOLTVAR ALAS: «Normalización lingüística y Estatuto asturiano», en Revista deLlengua i Dret, núm. 12, págs. 181-182.

(15)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

Y más adelante:

«Si al término de los estudios básicos los estudiantes han de conocer sufi- cientemente y poder usar correctamente las dos lenguas cooficiales en Cataluña (art. 14.4 de la Ley), es evidente que ello garantiza el cumplimiento de la previ- sión del artículo 3.1 CE sobre el deber de conocimiento del castellano al exigir- se en dichos estudios no sólo su aprendizaje como materia curricular, sino su empleo como lengua docente (STC 6/1982)» (F.J. 10).

Que se afirme esta vertiente del deber de conocimiento del castellano, en tanto comporta una obligación para los poderes públicos, no supone que no tenga otros aspectos en el plano de los derechos del ciudadano en su relación con los poderes públicos.

Es posible otra lectura de la presente sentencia que estribe en considerar que el Tribunal admite la validez de la imposición de un deber análogo, si no idéntico, al predicado respecto del castellano en la CE, en relación con las res- tantes lenguas oficiales, mediante el Estatuto respectivo y sólo mediante éste, lo que puede entenderse que sucede en el caso catalán por lo dispuesto en el ar- tículo 3.3 EAC (precepto, no obstante, de redacción equívoca) (11). Habida cuenta que no existe en los otros Estatutos de Autonomía una cláusula similar a la del artículo 3.3. EAC, la decisión actual no implicaría necesariamente una diferencia respecto a la anterior jurisprudencia, que se refería a las Comuni- dades Autónomas del País Vasco y de Galicia.

Sin rechazar esta explicación, que no aparece suficientemente explícita en la sentencia, el rechazo que en ésta se hace de la relación deber de conoci- miento del castellano/derecho de exclusión del catalán como lengua docente, parece situar la argumentación en otros términos. El alcance del «deber de conocimiento» del castellano no llega hasta el extremo de incidir sobre la cuestión de la lengua vehicular de la enseñanza, ya que el artículo 3.1. CE di- seña dicho deber como «general», según el calificativo utilizado en la STC 82/1986, lo que quiere decir aplicable a todos los ciudadanos sin atender a situaciones específicas. Lo que el TC sostuvo en anteriores fallos era la falta de legitimidad constitucional para establecer un deber general de conocimiento de la lengua cooficial para todos los ciudadanos de una Comunidad Autónoma.

En cuanto tal deber constitucional «general», se sitúa en un plano distinto del de los deberes escolares, entre los que se incluyen los de someterse a la parti- cular ordenación de materias, medios y métodos de aprendizaje dispuesta por

(11) MILIAN MASSANA defendía esta interpretación en «La ordenación estatutaria de las len- guas españolas distintas del castellano», en RVAP, núm. 6,1983, pág. 245.

(16)

XAVIER MURO I BAS

el poder público competente en lo que se refiere a la enseñanza reglada. En de- finitiva, el establecimiento de un deber general de conocimiento del castellano en la CE, y no de las restantes lenguas cooficiales, no se traslada mecánica- mente al ámbito de la enseñanza, generando un derecho de exclusión de éstas como lengua vehicular.

No se rectifica el contenido dado al «deber del conocimiento del caste- llano» en anterior jurisprudencia, sino que se le da otro sentido en el ámbito concreto de la enseñanza. Este razonamiento se explicita por el propio Tribunal en otro pasaje de la sentencia, al referirse a otro precepto de la LNL incluido en el proceso, el artículo 15, inciso primero:

«Pero cabe apreciar que estas consecuencias han sido puestas de relieve por este Tribunal respecto al ámbito general de las relaciones de los ciudadanos con los poderes públicos (STC 82/1986, F.J. 3.°, y 84/1986, F.J. 2.°); mientras que el órgano judicial que promueve la presente cuestión las extiende a un ámbito dis- tinto, como es el de la enseñanza obligatoria de ambas lenguas...»

La continuidad entre la posición actual del Tribunal y la manifestada en an- teriores fallos tampoco queda en entredicho si nos remitimos al único efecto que el Tribunal atribuía al «deber de conocimiento» del castellano en aquella jurisprudencia: la imposibilidad de alegar válidamente su desconocimiento (STC 82/1986, de 26 de junio, F.J. 3.°).

Está claro que esta configuración del deber de conocimiento del castellano, que entonces se afirmaba como exclusivo de éste frente a las lenguas coofi- ciales, reduce su virtualidad al marco de las relaciones generales entre el ciu- dadano y la administración, y no puede trasladarse mecánicamente al marco configurado por una organización específica, la escolar, en el seno de la cual se introduce un conjunto de deberes u obligaciones específicas, de distinta natu- raleza de la de un deber constitucional, general y abstracto, y que son deberes específicos admisibles constitucionalmente siempre que no perjudiquen el contenido esencial de un derecho fundamental determinado (como es lógico, el que está implicado principalmente en este caso es el derecho a la educación) y su establecimiento se produzca por el poder público competente. Puede supo- nerse que sitúa la cuestión, por tanto, en el marco de la dimensión prestacional del derecho a la educación y no llega a considerarlo incluido en la dimensión de libertad como entendía el TS. En el examen de estos dos aspectos se cen- trará preferentemente el Tribunal Constitucional para resolver las dudas susci- tadas a propósito de la constitucionalidad del artículo 14.2 de la LNL.

En definitiva, mediante la explicación cabe sostener que el TC no se aparta de su anterior criterio respecto a la virtualidad del deber constitucional de co-

(17)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIAUDAD LINGÜISTICA

nocimiento del castellano y la ausencia de un correlativo deber general y abs- tracto referido a las restantes lenguas cooficiales.

5. El derecho de opción lingüística en la enseñanza reglada.

La dimensión competencial de la cuestión

El otro argumento central esgrimido por el Tribunal cuestionante para basar sus dudas sobre el sistema de conjunción lingüística, la existencia de un derecho a la elección de la lengua de la enseñanza incluido en el contenido esencial del derecho a la educación, es rechazado por el Tribunal Constitu- cional a pesar de la abundante invocación de preceptos constitucionales (1.1, 9.2, 10, 15, 27.2 y 27.5) y de derecho internacional (art. 26 Declaración Uni- versal de Derechos Humanos; el artículo 4, protocolo adicional 2.°, de la Con- vención Europea de Derechos Humanos) que hace el TS en favor de su tesis:

«... De otra parte, también desde la perspectiva del artículo 27 CE, ha de lle- garse a la conclusión de que ni del contenido del derecho constitucional a la edu- cación reconocido en dicho precepto ni tampoco, en particular, de sus apar- tados 2, 5 y 7 se desprende el derecho a recibir la enseñanza en sólo una de las dos lenguas cooficiales en la Comunidad Autónoma, a elección de los intere- sados» (F.J. 9.°).

No obstante, el TC no se limita a un rechazo puro y simple de este preten- dido derecho como parte inherente del contenido esencial del derecho a la edu- cación, sino que recurre a la perspectiva competencial al abordar esta cuestión:

«... De este modo, el derecho de todos a la educación, no cabe olvidarlo, se ejerce en el marco de un sistema educativo en el que los poderes públicos —esto es, el Estado a través de la legislación básica y las Comunidades Autónomas en el marco de sus competencias en esta materia— determinan los currículos de los distintos niveles, etapas, ciclos y grados de enseñanza, las enseñanzas mínimas y las concretas áreas o materias objeto de aprendizaje, organizando, asimismo, su desarrollo en los distintos centros docentes; por lo que la educación consti- tuye, en términos generales, una actividad reglada. De este modo, el derecho a la educación que la Constitución garantiza no conlleva que la actividad presta- cional de los poderes públicos en esta materia pueda estar condicionada por la libre opción de los interesados de la lengua docente. Y por ello los poderes pú- blicos —el Estado y la Comunidad Autónoma— están facultados para deter- minar el empleo de las dos lenguas que son cooficiales en una Comunidad Au- tónoma como lenguas de comunicación de la enseñanza, de conformidad con el reparto competencial en materia de educación» (F.J. 9.°).

(18)

XAVIER MURO I BAS

Asimismo, introduce los criterios de razonabilidad y proporcionabilidad para relativizar su rechazo a este pretendido derecho de opción lingüística:

«En efecto, aun cuando la finalidad a alcanzar sea el dominio de la lengua castellana y de la lengua propia de la Comunidad Autónoma al término de los estudios, es evidente que quienes se incorporan al sistema educativo en una Co- munidad Autónoma donde existe un régimen de cooficialidad lingüística han de recibir la educación en una lengua en la que puedan comprender y asumir los contenidos de las enseñanzas que se imparten; ya que en otro caso podrían quedar desvirtuados los objetivos propios del sistema educativo y afectada la plenitud del derecho a la educación que la Constitución reconoce.

(...)

Por ello, al determinar la utilización de la lengua propia de la Comunidad como lengua docente, los poderes autonómicos deben ponderar adecuadamente la consecución de aquella finalidad atendiendo tanto al proceso de formación de la personalidad de los estudiantes en los sucesivos niveles del sistema educativo como a la progresividad inherente a la aplicación de dicha medida» (F.J. 11).

Según el TC, esta ponderación en la aplicación del sistema de conjunción lingüística ya se contempla en la LNL y radica no sólo en el obligado uso como lengua vehicular de la que sea habitual del alumno durante la «primera ense- ñanza» [cabe suponer que esta expresión utilizada por el art. 14.2 LNL se en- tendía referida al ciclo inicial de la enseñanza general básica (12) en el mo- mento de promulgación de la ley, y hoy día, a la educación infantil y primer curso de la educación primaria], sino también respecto de aquellas situaciones especiales en que se encuentran los alumnos procedentes de Comunidades Au- tónomas «donde sólo el castellano es materia obligatoria y pasa a integrarse en los centros educativos de otra Comunidad donde existe un régimen de coofi- cialidad lingüística» (F.J. 11).

En definitiva, el Tribunal matiza su inicial rechazo a la existencia de un pre- tendido derecho a la elección de la lengua vehicular de la enseñanza conside- rando que sí existe en algunos casos, concretamente cuando se presume que el alumno no comprende una de las lenguas de posible utilización. En otras pala- bras, el derecho a la educación sí posee un contenido lingüístico: el derecho a re- cibir la educación en una lengua comprensible; el Tribunal se hace eco, en este punto, de la tesis defendida por MILIÁN (13), quien se apoya en el Derecho com- parado, en el Derecho internacional y en la propia jurisprudencia constitucional.

(12) Así se estableció en el Decreto 362/1983, artículo 7.1, impugnado en el recurso con- tencioso-administrativo en el que se plantea la cuestión de constitucionalidad.

(13) Véase Derechos lingüísticos y derecho fundamental a la educación, págs. 356 y sigs.

(19)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALID AD LINGÜISTICA

El planteamiento del TC parece correcto, sentando unos límites al sistema de conjunción lingüística, derivados de la norma constitucional, difícilmente objetables. Sin embargo, al contemplarlo desde el punto de vista competencial, se introduce un elemento que puede conllevar una cierta inseguridad de cara al futuro.

El Tribunal entiende que el sistema de conjunción lingüística diseñado en la LNL se ajusta a la CE desde el punto de vista competencial porque, entre otras razones, no contradice la legislación básica estatal sobre educación (hoy día contenida, fundamentalmente, en la LOGSE y en la LODE), ya que ésta no regula la lengua vehicular de la enseñanza. En consecuencia, este plantea- miento supone que la decisión sobre la organización del sistema escolar en función de la lengua docente no tiene por qué ser necesariamente responsabi- lidad exclusiva del poder autonómico. Esta posibilidad de intervención estatal, que el TC admite, ¿puede ejercerse tan sólo para ordenar el uso del castellano como lengua docente en el sistema de conjunción lingüística? O yendo más allá, en la medida en que el derecho a la elección de la lengua docente es un de- recho de configuración legal, que tan sólo puede existir si la ley lo reconoce,

¿hay algún obstáculo para que esta ley sea la estatal si el Estado pasa a consi- derar este aspecto como básico? ¿Es admisible que el Estado pueda rectificar el criterio que ha sostenido hasta ahora y, mediante una norma básica, pase a re- conocer aquel derecho de opción lingüística? Parecería poco justificable que si hasta la fecha el Estado no ha considerado dicho derecho de opción lingüística como una «condición básica» del desarrollo del artículo 27, en un momento posterior variara de criterio (como se verá, este supuesto es distinto del que se contemplará en la STC 147/1996, de 19 de septiembre). Obviamente, pueden encontrarse ejemplos de modificaciones de bases o normas básicas con la con- siguiente inconstitucionalidad sobrevenida de las normas autonómicas contra- rias (o, al revés, aunque mucho menos frecuentemente, la constitucionalidad sobrevenida de normas autonómicas contrarias a la anterior legislación básica pero conformes con la nueva) y no puede pretenderse una especie de cláusula de irreversibilidad de la legislación básica que impida las modificaciones des- favorables a las Comunidades Autónomas, como ha expuesto recientemente

GARCÍA MORILLO (14). Sin embargo, la atribución de carácter básico al recono- cimiento de un derecho de la índole del de opción lingüística tendría una inci- dencia tal sobre las competencias en materia educativa de la Generalidad de Cataluña, alterando su modelo de organización escolar, que merecería califi-

(14) Véase «La versatilidad de lo básico», en Revista de Administración Pública, núm. 139, 1996, págs. 125 y sigs.

(20)

XAVIER MURO IBAS

carse como extralimitación respecto de lo que debería ser básico. La supresión de la diversidad de modelos lingüístico-escolares existentes en nuestro Estado, que cuenta ya con unos cuantos años de existencia, afectaría gravemente a la proyección del principio de autonomía en el ámbito educativo. En cambio, no parecería reprochable, desde el punto de vista constitucional, que el Estado adoptara una regulación, calificándola como básica, que se basara en el plan- teamiento sustentado por el TC, es decir, que debe reservarse un espacio mí- nimo para el uso del castellano como lengua de enseñanza, en todo caso, aunque sea inferior al de la lengua cooficial. Cuestión distinta es la de precisar cuál debe ser ese espacio, aunque lo lógico es que para su fijación debe aten- derse a un criterio de proporcionalidad y que debe ser razonable, ajustándose a la finalidad constitucional de asegurar el conocimiento del castellano. Esta po- sibilidad debería valorar, además, el respeto a la competencia autonómica en materia educativa, así como la «competencia lingüística», lo que ciertamente puede resultar una operación difícil.

6. La capacidad autonómica para establecer el conocimiento del catalán como condición para la obtención

de un título académico (art. 15 LNL)

En el examen de las dudas planteadas por el TS en torno al artículo 15 de la LNL, inciso primero, el Tribunal Constitucional reitera tesis anteriores suyas.

En cuanto que son conocidos, más interés que saber en qué consisten tiene el conocer los criterios que llevan a aplicarlos al presente caso en lo que se refiere a la dimensión competencial concretamente.

El inciso primero del artículo 15 de la LNL, de cuya constitucionalidad se duda, establece:

«No se puede expedir el certificado de grado de la enseñanza general básica a ningún alumno que, habiendo comenzado esta enseñanza después de publicada la presente ley, no acredite al acabarlo que tiene un conocimiento suficiente del catalán y del castellano.»

El Tribunal Supremo alega en su Auto una posible contradicción entre esta norma y los artículos 3.1.2, 149.1.1, 149.1.30 y 139 CE. La sentencia apro- vecha la posible contradicción con el primero de los preceptos citados para se- ñalar, como he dicho antes, que el efecto atribuido al deber de conocimiento del castellano (y a la ausencia del mismo deber respecto a las lenguas coofi- ciales) en su jurisprudencia anterior se refiere al «ámbito general de las rela-

(21)

LOS DEBERES UNGOlSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

ciones de los ciudadanos con los poderes públicos», pero no se puede predicar el mismo efecto en un ámbito específico como es el escolar. Se aclara, por tanto, en este punto, lo afirmado a propósito del artículo 14.2 en relación con el artículo 3.1 CE. Esta consideración del Tribunal no parece necesaria, sin em- bargo, al examinar el artículo 15 porque el mismo se refiere, en realidad, a la obligatoriedad de aprender el catalán (y el castellano), es decir, lo contempla como lengua objeto de estudio o asignatura obligatoria, no como lengua do- cente. El Tribunal Supremo se contradecía en este punto, ya que en algún pa- saje de su Auto admitía la legitimidad de este aprendizaje obligatorio (para salvar esta contradicción sostenía que era preciso distinguir entre «tener apro- badas una o varias asignaturas» de lengua catalana y el «conocimiento sufi- ciente» exigido por el artículo cuestionado, interpretación ciertamente for- zada). El Tribunal Constitucional, cuando prosigue su análisis sobre la relación entre el precepto enjuiciado y el artículo 3.1 CE, parte de la interpretación de que aquél se refiere al aprendizaje del catalán y reitera su doctrina a este res- pecto, por lo que no cabe imputar ningún defecto de constitucionalidad desde este punto de vista.

Tampoco plantea problemas la resolución de las dudas planteadas por lo que se refiere a la posible colisión con el artículo 139. El Tribunal trae a co- lación, en este caso, la doctrina expuesta con ocasión del enjuiciamiento del precepto de la Ley de la Función Pública de la Generalidad, que exigía el co- nocimiento del catalán para acceder a la condición de funcionario de la admi- nistración autonómica (STC 46/1991, FJ. 2.°) que corroboraba anteriores in- terpretaciones del artículo 139 CE (SSTC 37/1981, 17/1990 y 150/1990).

Donde resultan verdaderamente interesantes las consideraciones de la sen- tencia en torno al precepto cuestionado es en el aspecto competencial, espe- cialmente por la aplicación que se hace del artículo 149.1.30.

En primer lugar, hay que referirse a la relación entre el artículo 149.1.1 y el derecho a la educación y entre aquél y el artículo 149.1.30. Se trata de una vinculación ya planteada con anterioridad al caso ahora examinado. Este tema ha sido estudiado con detalle y rigor por TUDELA (15) en su trabajo sobre el ar- tículo 149.1.1, quien ha puesto de relieve la cuestión que se plantea sobre la posible subsunción del artículo 149.1.1 en el artículo 149.1.30 o, por el con- trario, la independencia de ambos.

En el presente proceso, el Tribunal Constitucional sostiene que la eventual vulneración del artículo 149.1.1 exige la previa del artículo 149.1.30. Presu-

(15) Véase Derechos constitucionales y autonomía política, IVAP-Civitas, Madrid, 1994, especialmente págs. 90-96, 185-190.

(22)

XAVIER MURO IBAS

pone, por tanto, que el artículo 149.1.1 no tiene un contenido específico dife- renciado del artículo 149.1.30, al menos con relación a la cuestión planteada, la ordenación del aprendizaje de las lenguas (y, por tanto, de su conocimiento) en la enseñanza obligatoria, que es a lo que se refiere el artículo 15 LNL. Este cri- terio diverge del sostenido por el Tribunal con anterioridad, especialmente en la STC 6/1982, de 22 de febrero, en la que se consideraban competencias sepa- radas:

«En cuanto importa, a los efectos de la resolución de este conflicto, la com- petencia exclusiva del Estado, en esta materia, se extiende a la "regulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de títulos académicos y profesionales y normas básicas para el desarrollo del artículo 27 de la Constitu- ción, a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de los poderes pú- blicos en esta materia" (art. 149.1.30.a de la CE); así como a la "regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales"

(art. 149.1.1.a de la CE)» (F.J. 2.°).

Y más adelante:

«La competencia autonómica para regular la enseñanza del propio idioma no sustrae a los órganos centrales del Estado la competencia exclusiva para re- gular las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucio- nales, entre los cuales se encuentra el de conocer la lengua del Estado (art. 149.1.1.a en relación con el art. 3.1 de la Constitución). El ejercicio de esta competencia ha de dar lugar necesariamente a la promulgación por el Estado de las normas aplicables en la materia, a las que el propio precepto de que ahora nos ocupamos remite. Es forzoso, por tanto, concluir... que la alta inspección puede ejercerse legítimamente para velar por el respeto a dichas normas esta- tales y, por consiguiente, también para velar por el respeto a los derechos lin- güísticos [entre los cuales está eventualmente el derecho a conocer la lengua pe- culiar de la propia Comunidad autónoma] y en particular el de recibir enseñanza en la lengua del Estado». (F.J. 11).

En la sentencia actual, el Tribunal no expone cuáles son las razones que le llevan a subsumir la posible violación del artículo 149.1.1 CE dentro de la del artículo 149.1.30. De todas maneras, parece claro que la determinación de las materias cuyo conocimiento es exigible a fin de expedir los títulos académicos correspondientes es una actividad que puede englobarse mejor bajo el título del artículo 149.1.30 CE como más específico (criterio de la prevalencia del título específico sobre el general que a propósito del art. 149.1.1 ya ha sido utilizado

(23)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECCIÓN DE LA COOFICIALIDAD LINGÜISTICA

expresamente en alguna ocasión, como en la STC 69/1988, de 19 de abril, F.J. 4). Puede pensarse que lo que el Tribunal trata de decir es que la posible di- ferenciación establecida por la norma autonómica respecto del régimen del resto del Estado sería ilegítima por corresponderle a éste establecerla en base al artículo 149.1.1 si no fuera porque ya existe un título competencial en esta ma- teria, el del artículo 149.1.30, que es el que permite al Estado determinar el al- cance de aquella posible diferenciación. Cabe hacer notar que el Tribunal Constitucional no distingue entre el primer inciso del artículo 149.1.30 («Re- gulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de tí- tulos académicos y profesionales»), que debería ser el aplicable en este caso, y el segundo, «Normas básicas para el desarrollo del artículo 27 de la Constitu- ción, a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de los poderes pú- blicos en esta materia»), al referirse a su conexión con el artículo 149.1.1.

Donde sí hubiera estado probablemente más justificado reflexionar sobre la posible vulneración de este último artículo sería al considerar el sistema de conjunción lingüística, concretamente al analizar el derecho a recibir ense- ñanza en castellano (no toda la enseñanza, sino al menos una parte), pues la postura del Tribunal sobre la inconstitucionalidad de la exclusión del caste- llano como lengua docente establecida por una Comunidad Autónoma tendría tanto apoyo en el artículo 149.1.1 CE como en el deber de conocimiento del castellano prescrito por el artículo 3.1 CE, en la línea por la que se había ya pronunciado en la STC 6/1982, de 22 de febrero. Faltaría, en este caso, sin em- bargo, la contradicción a una norma básica de referencia.

Sin menoscabo del interés que pueda tener el uso que en esta sentencia el Tribunal Constitucional hace del artículo 149.1.1, aunque no se reflexiona sobre sus posibles significados ni resulta novedosa entre la heterogeneidad de su anterior doctrina sobre dicho precepto, el enjuiciamiento de la constitucio- nalidad del artículo 15 LNL sí aporta una cierta novedad al efectuar su con- traste con el artículo 149.1.30 CE.

La sentencia descartará la inconstitucionalidad de este precepto conside- rando que el mismo «no añade una nueva condición ni modifica la establecida en la legislación del Estado». El Tribunal recurre, por tanto, a un método de en- juiciamiento aplicado a las competencias compartidas e incluso podría llegar a pensarse, dado que la norma autonómica viene a establecer lo mismo que la es- tatal utilizando otros términos, que se aplica el mismo criterio empleado en otras ocasiones en la jurisprudencia constitucional para admitir la validez de la legislación autonómica de desarrollo que reproduce la legislación básica es- tatal (por ejemplo, STC 17/1990, de 7 de febrero), jurisprudencia que no es unánime, sin embargo, pues existen pronunciamientos contradictorios. No obs- tante, éste no debería ser el enfoque a aplicar en el examen de la constituciona-

(24)

XAVIER MURO I BAS

lidad del artículo 15, inciso primero, LNL porque esta norma no se sitúa en aquellas coordenadas.

Las competencias en juego no pertenecen a la categoría de las compartidas, pues se está señalando como título competencial estatal afectado, según el Tri- bunal cuestionante, el del primer inciso del artículo 149.1.30, es decir, la com- petencia para «regular las condiciones de obtención, expedición y homologa- ción de títulos académicos y profesionales», opinión con la que coincide, según parece, el TC, pues no desmiente o rectifica al TS. Si se tratase de la ci- tada competencia, no cabe desarrollo normativo por la Generalidad de Cata- luña. Luego en este caso hubiera sido coherente la aplicación por el Tribunal de la doctrina que sostuvo no sólo en la STC 123/1988, de 23 de junio, res- pecto de un precepto casi idéntico de la Ley de Normalización Lingüística ba- lear, sino incluso la sostenida en la STC 62/1991, de 22 de marzo, en la que anulaba por vicio de incompetencia determinados artículos del Estatuto ga- llego del consumidor por reproducir normas estatales inscribibles bajo el título enunciado en el artículo 149.1.6 CE, que contempla una competencia norma- tiva exclusiva (evidentemente, este criterio puede ser discutible por formalista, como lo hacía el voto particular a la última sentencia citada). Ahora bien, si se entiende que la competencia reservada al Estado en el artículo 149.1.30, inciso primero, equivale a la determinación normativa agotadora o exhaustiva de todos los conocimientos que hay que acreditar para poder obtener un determi- nado título de la enseñanza reglada, la misma LOGSE resultaría inconstitu- cional por cuanto habilita a las Comunidades Autónomas (y con un margen mayor a las bilingües) para determinar una parte de esos contenidos. Una no- ción tan amplia de la competencia estatal incluso sería difícilmente conciliable con la jurisprudencia constitucional expresada en las SSTC 87/1983 y 88/1983, de 27 de octubre, que, aunque se refería a una cuestión de determina- ción de horarios dedicados a las diferentes asignaturas, no observaba ningún obstáculo constitucional a la competencia autonómica para completar la orde- nación estatal sobre enseñanzas mínimas; según decía entonces el Tribunal Constitucional, los poderes estatales que se derivaban del artículo 149.1.30 eran el instrumento «para obtener ese mínimo de homogeneidad en la forma- ción de los escolares». Como ya señaló en su día LÓPEZ GUERRA (16), la de- terminación de las enseñanzas mínimas debe formar parte de la competencia estatal que examinamos; ello significa que, si son mínimas, han de ser comple- tadas, y se entiende que por las Comunidades Autónomas competentes. Obvia- mente, la competencia estatal no sólo puede referirse a las enseñanzas mí-

(16) «La distribución de competencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas en materia de educación», en REDC, núm. 7,1983.

(25)

LOS DEBERES LINGÜÍSTICOS Y LA PROYECQON DE LA COOnOALIDAD LINGÜISTICA

nimas, sino que, como dice RUBIO LLÓRENTE (17), debe incluir la determina- ción de los títulos académicos, la división en ciclos o etapas, etc., lo que remite a la ordenación general del sistema educativo, ahora contenido en la LOGSE.

Por todo ello, o bien el tipo y contenido de la competencia estatal del ar- tículo 149.1.30, inciso primero, no es el propio de una competencia normativa exclusiva o en realidad se está considerando que la competencia autonómica ejercida afecta el inciso segundo del mencionado precepto constitucional, cuestión que el TC no acaba por dilucidar. En cualquier caso, el Tribunal con- sidera constitucional el artículo 15 LNL, porque operaba dentro del marco legal estatal vigente entonces, y el artículo 15 EAC capacitaba a la Generalidad al reconocerle competencia plena en materia de enseñanza, sin haber necesidad de recurrir al efecto sanador del ius superveniens producido por la LOGSE.

Por otra parte, se afirma la constitucionalidad del artículo 15 LNL en base a la interpretación del mismo en el sentido de que la tal norma no es más que la consecuencia lógica de lo dispuesto en el artículo 14.4 LNL (es decir, de la obligatoriedad del aprendizaje del castellano y del catalán, obligatoriedad que el Tribunal ya consideraba constitucional en sus SSTC 87/1983 y 88/1983, de 27 de octubre, para lo cual hallaba cobertura en el mismo artículo 3, aparta- dos 1 y 2 CE, y en los preceptos estatutarios concordantes), es decir, como con- secuencia de la oficialidad lingüística (al margen de la consideración compe- tencial).

7. La lengua de la actividad no docente de la escuela

El proceso de constitucionalidad planteado por el TS se extendía también al artículo 20 LNL, el cual dispone:

«Los centros de enseñanza harán de la lengua catalana vehículo de expre- sión normal tanto en las actividades internas, incluyendo las de carácter admi- nistrativo, como en las de proyección externa.»

Resulta decisiva para la resolución de las dudas planteadas en torno a este precepto la interpretación que del mismo se sostiene en la sentencia, total- mente diferente de la propuesta por el TS. De la misma manera que respecto al

(17) Véase el dictamen elaborado por encargo del Gobierno de la Generalidad a propósito de la cuestión de constitucionalidad objeto del presente comentario y ahora publicado en La lengua de enseñanza en la legislación de Cataluña, Institut de Estudis Autonómics, Barcelona, 1995, pág. 670.

Referencias

Documento similar

quiero también a Liseo porque en mi alma hay lugar para amar a cuantos veo... tiene mi gusto sujeto, 320 sin que pueda la razón,.. ni mande

Para ello, trabajaremos con una colección de cartas redactadas desde allí, impresa en Évora en 1598 y otros documentos jesuitas: el Sumario de las cosas de Japón (1583),

En suma, la búsqueda de la máxima expansión de la libertad de enseñanza y la eliminación del monopolio estatal para convertir a la educación en una función de la

Pero la realidad se impone por encima de todo; la misma Isidora es consciente del cambio: «Yo misma conozco que soy otra, porque cuando perdí la idea que me hacía ser señora, me

Entre nosotros anda un escritor de cosas de filología, paisano de Costa, que no deja de tener ingenio y garbo; pero cuyas obras tienen de todo menos de ciencia, y aun

Sanz (Universidad Carlos III-IUNE): "El papel de las fuentes de datos en los ranking nacionales de universidades".. Reuniones científicas 75 Los días 12 y 13 de noviembre

340 Aunque esta solución pueda resultar excesivamente restrictiva de la capacidad en concretos supuestos le sujetos reconocedores, como el de una mujer no emancipada de diecisiete

Fuente de emisión secundaria que afecta a la estación: Combustión en sector residencial y comercial Distancia a la primera vía de tráfico: 3 metros (15 m de ancho)..