Curso: POBLACIÓN Y DESARROLLO Conferencia 12

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Tema 3: Las relaciones entre la población, el desarrollo y el medio ambiente.

Sumario: Desarrollo e interrelación entre la población, el desarrollo y el medio ambiente. I. Conceptos de desarrollo, desarrollo sustentable y desarrollo humano.

II. El impacto del crecimiento de la población sobre el desarrollo.

III. Repercusión de la dinámica demográfica y de los modelos de desarrollo sobre el medio ambiente.

El campo de las relaciones entre población y desarrollo conlleva a analizar una serie de problemáticas que conciernen tanto al crecimiento económico, la reproducción y distribución de la población, como cuestiones sobre la pobreza, la iniquidad en el reparto del ingreso, la sustentabilidad del desarrollo, perspectiva de género, etc., todo dentro de un contexto de mundialización creciente de los procesos socio-económicos.

Población: Asociación de personas que desenvuelven las actividades de su vida en el marco de determinadas comunidades sociales. Los individuos que la integran son seres sociales, es decir, participan de las relaciones que se dan en el seno de la comunidad (relaciones de trabajo, intercambio, etc.) al mismo tiempo que se conceptualiza a la población como base de la actividad económica.

Desarrollo Económico: En la actualidad, el concepto de "desarrollo económico" forma parte del de "desarrollo sostenible". Una comunidad o una nación realizan un proceso de "desarrollo sostenible" si el "desarrollo económico" va acompañado del "humano" -o social-y del ambiental (preservación de los recursos naturales social-y culturales social-y despliegue de acciones de control de los impactos negativos de las actividades humanas).

Algunos analistas consideran que el desarrollo económico tiene dos dimensiones: el crecimiento económico y la calidad de vida (satisfacción de las necesidades básicas, tanto materiales como espirituales).

Sin embargo, es comprensible incluir el tema de la calidad de vida dentro del "desarrollo humano", con lo cual reducimos el "desarrollo económico" a las consideraciones sobre la generación de riqueza o, lo que es lo mismo, sobre el incremento de la producción de bienes y servicios. Si el ámbito geográfico de análisis es lo local -o municipal-, hablamos de desarrollo económico local.

(2)

Algo de Historia:

En la década de los cincuenta, el desarrollo se entendió prácticamente como un sinónimo de crecimiento económico e industrialización. El ser humano fue considerado como un factor más de producción, es decir, como un medio para alcanzar un crecimiento económico mayor. El indicador por excelencia del desarrollo fue el ingreso por habitante. Además, se consideró que existía un solo camino al desarrollo y que el modelo era Estados Unidos. Estas ideas se convirtieron en las dominantes a la hora de hablar del desarrollo de un país.

En la década de los sesenta se cuestionó la anterior concepción de desarrollo. El profesor Dudley Seers formuló con claridad la crítica a un concepto de desarrollo reducido al crecimiento económico. Según Seers, si queremos saber si un país se ha desarrollado debemos preguntarnos qué ha pasado con la pobreza, el desempleo y la desigualdad. Si estos problemas han empeorado no se podría hablar de desarrollo, aun cuando el ingreso por habitante se haya duplicado. Por lo tanto, queda claro que el crecimiento económico no puede ser el fin del desarrollo.

En la década de los setenta, el concepto de desarrollo implicó la búsqueda de un crecimiento con equidad. En los países más industrializados surgió una creciente preocupación por el uso irracional de los recursos naturales y la contaminación ambiental que había provocado su proceso de crecimiento e industrialización. Lamentablemente, en los ochenta, la recesión de la economía internacional, la explosión del problema de la deuda externa y los problemas inflacionarios llevaron a que los objetivos económicos centrales fueran la estabilidad macroeconómica y la recuperación del crecimiento económico. La década de los ochenta e inicios de los noventa fueron los tiempos de los programas de estabilización y ajuste económico. Estos procesos de ajuste agravaron los problemas de la pobreza, la desigualdad, la exclusión social y el deterioro ambiental, prácticamente en todos los países subdesarrollados.

En la década de los noventa, se consolida un nuevo concepto de desarrollo, que es denominado "desarrollo humano sostenible". Se entiende que el desarrollo significa crecimiento equitativo y en armonía con la naturaleza.

En fin: El crecimiento se refiere a términos nominales económicos que crecen o decrecen, el desarrollo económico, es un concepto más amplio, en donde el bienestar y las consideraciones naturales tienen un papel más fundamental.

(3)

Desarrollo social: Proceso en el que las relaciones de producción y los factores culturales se encuentran en estrecha interacción y cuya base es el desarrollo de las fuerzas productivas (dependiendo de las relaciones de producción establecidas). El desarrollo económico debe garantizar la base material necesaria para el progreso de la sociedad. El desarrollo debe expresarse no solamente en el marco del incremento de la actividad económica, sino que debe reflejarse en la forma de distribución de la producción y en la superación de las desigualdades económicas y sociales.

El Plan de Acción Mundial sobre población en el marco de la Conferencia Mundial de Población (Bucarest, 1974), buscaba insertar el problema demográfico como parte del problema global del futuro de la humanidad. Diez años después en la Conferencia Internacional de Población (México, 1984), se confirma como principal objetivo del desarrollo social, económico y humano, y como parte de las políticas de población, mejorar el nivel y la calidad de vida de la población.

Desarrollo humano: Proceso en el que se amplían las oportunidades del ser humano. En principio estas oportunidades pueden ser infinitas y cambiar con el tiempo. Las esenciales son: disfrutar de una vida prolongada y saludable; adquirir conocimientos; tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decente.

La dimensión humana del desarrollo plantea: “el proceso de desarrollo debe por lo menos crear un ambiente propio para que las personas, tanto individual como colectivamente, puedan desarrollar todos sus potenciales y contar con una oportunidad razonable de llevar una vida productiva conforme con sus necesidades e intereses.”

En la Conferencia de Población del Cairo (1994) se incluye ya la dimensión ambiental al desarrollo, planteándose 4 principios importantes para el desarrollo sustentable:

Los seres humanos son el elemento central del desarrollo sostenible, tienen derecho a una vida sana y productiva en armonía con la naturaleza. La población es el recurso más importante y más valioso de toda nación. Los países deberían cerciorarse de que se de a todos la oportunidad de aprovechar al máximo su potencial:

• Promover la equidad y la igualdad de los sexos y los derechos de la mujer, así como eliminar la violencia de todo tipo contra la mujer...

(4)

• Todos los Estados y las personas deberán cooperar en la tarea esencial de erradicar la pobreza como requisito indispensable del desarrollo sostenible, a fin de reducir las diferencias de niveles de vida y de responder mejor a las necesidades de la mayoría de los pueblos del mundo.

Es así que empieza a hablarse de Desarrollo Sustentable como la forma más eficiente de conjugar los objetivos de crecimiento económico y las metas sociales y medio-ambientales. Desarrollo Humano Sustentable: El desarrollo económico y social ya no puede concebirse sin políticas ambientales integrales, ni prescindiendo del objetivo de la equidad en el uso de los recursos del planeta, tanto humanos como materiales.

El concepto implica un desarrollo productivo por y para la gente (población como sujeto y objeto del desarrollo) y abarcaría no sólo indicadores como PIB, sino también otros como educación, salud, seguridad social, equidad, etc.

Limitaciones del concepto de desarrollo humano sustentable:

• Carácter ambiguo. Conduce al planteamiento de diversas definiciones del concepto, que se ajustan a los intereses de cada actor y circunstancia.

• Identifica las disparidades socioeconómicas actuales pero no reconoce los mecanismos que la generan.

• Pone énfasis en la equidad intergeneracional, en detrimento de la equidad intrageneracional, cuando la satisfacción de las necesidades de muchos pobres en la actualidad no están cubiertas.

• Para que el desarrollo en términos sustentables pase de teoría a hechos implica cambios en la manera de discernir el crecimiento económico y la distribución de sus beneficios. Desde una perspectiva histórica, la polémica sobre la relación entre las tendencias demográficas de la población y el proceso de desarrollo, ha estado matizada por opiniones contrapuestas y que llevan a ver el impacto del crecimiento de la población sobre el crecimiento económico, unos de forma positiva y otros de forma negativa. Este enfoque se remonta al surgimiento de la teoría económica clásica.

El Mercantilismo, que dominó el pensamiento económico en la mayor parte de los países de Europa durante los siglos XVII y XVIII, consideraba ventajoso que el país contara con una población grande y creciente, aunque había quienes preferían que fuese pequeña y bien alimentada.

(5)

Adam Smith, fundador de la economía política clásica decía que el crecimiento de la población aparece como beneficioso para el desarrollo económico.

Malthus tiene una posición contraria, considera el crecimiento de la población como un obstáculo, y son muy conocidas las Leyes de Malthus para reducir el crecimiento de la población, por ejemplo decía que las epidemias y las guerras, que traían muchas muertes eran buenas en el sentido que reducían el volumen de población, así como también abogaba por reducir los matrimonios.

Partiendo de estas ideas, ya en el siglo XX se empieza a tratar el tema a nivel mundial de la población y el desarrollo como Determinantes y Consecuencias de los factores demográficos. De esta forma se estudian por separados:

Los determinantes que son los que explican el comportamiento de las variables demográficas, fecundidad, mortalidad y migraciones, crecimiento y tamaño de la población, etc.

Las consecuencias, que estudian el impacto que tienen las variables demográficas sobre las variables económicas como PIB, productividad, ahorro, inversión, etc.

Más recientemente se dan posturas como las de Coale y Hoover: dicen que la población con tasa de crecimiento declinante es beneficiosa para el desarrollo económico.

Los temas planteados en el enfoque de los determinantes y consecuencias de los factores demográficos aparecen como un eslabón inicial hacia la necesidad de acudir posteriormente a enfoques totalizantes que incluyan junto a los factores demográficos y económicos, otros como los socioculturales, políticos y medio ambientales que son frecuentemente de carácter cualitativos y de difícil medición.

Después de la II Guerra Mundial cree el interés sobre los modelos de crecimiento económico, sobre todo en los países de Europa por las consecuencias devastadoras de la guerra. Se priorizaron variables y parámetros que fueran de fácil medición del contexto económico. (no se incluyeron necesidades y participación del ser humano)

A medida que se reportaban estudios en los países donde se implementaron estos modelos se evidenció que países con crecimiento económico experimentaban un empeoramiento de las condiciones y calidad de vida, mientras que otros con ingresos y

(6)

A comienzos de los setenta se dio una revisión a estos modelos tratando de combinar crecimiento con distribución social. Es cuando el desarrollo adquiere la dimensión de humano, y a nivel mundial se toma en cuenta por las diferentes organizaciones:

Banco Mundial, a partir de 1980 modifica sus criterios y hace informes como “La pobreza y el Desarrollo Humano”

UNICEF, plantea el informe sobre “Ajuste con rostro humano”, buscando una dimensión más humana a las políticas de ajuste estructural y económicas.

CEPAL, en los noventa empieza a introducir temas como “transformación productiva con equidad”.

PNUD, se encargó de conformar la nueva forma del desarrollo, como desarrollo humano, destacando la importancia de poner al hombre en el centro de las actividades. Se plantean 6 dimensiones del desarrollo:

1. Equidad: disfrute de acceso equitativo a las oportunidades. Igual acceso aunque no iguales resultados.

2. Sustentabilidad: garantizar las necesidades del presente sin comprometer las del futuro. Mantener todas las formas de capital: físico, humano, financiero, social y medio ambiental.

3. Productividad.

4. Potenciación: formación de capacidades humanas.

5. Cooperación: los seres humanos sobreviven en una compleja trama de estructuras sociales. El desarrollo humano tendría preocupación por la cultura y valores de las sociedades.

6. Seguridad: las personas están expuestas constantemente a riesgos como delincuencia, violencia, desempleo, etc.

Es a partir de mediados de la década de los noventa cuando se empieza a debatir a nivel internacional con más fuerza el problema de medir y analizar el impacto de la población y el desarrollo sobre el medio ambiente.

Como factor negativo del crecimiento de la población es que supone más consumo de recursos y por tanto mayor producción de recursos. Por otro lado el modelo que cada vez más se promueve (sobre todo por Estados Unidos) es un sistema de vida consumista y despilfarrador.

(7)

El consumo en constante expansión somete a tensión el medio ambiente, con emisiones y derroches que contaminan la tierra y destruyen los ecosistemas, trayendo el agotamiento y degradación de los recursos renovables:

• La quema de combustibles fósiles se ha casi quintuplicado desde 1950. • El consumo de agua dulce se ha casi duplicado desde 1960.

• La captura marítima se ha cuadruplicado.

• El consumo de madera (industria u hogar) es 40 veces superior que hace 25 años. Las presiones en la actualidad más urgentes son:

La contaminación y el derroche que superan la capacidad de absorción y conversión del planeta como:

• Emisiones anuales de CO2 se cuadruplicaron en 50 años. • Recalentamiento de la atmósfera amenaza a todo el planeta.

• La generación de desechos en los países industrializados se ha casi triplicado en 20 años.

El deterioro en aumento de los recursos renovables:

• La disponibilidad mundial de agua se ha reducido de 17 mil metros cúbicos per-cápita en 1950, a 7 mil en 1998.

• Una sexta parte de la superficie terrestre del mundo se ha degradado. • Los bosques del mundo se reducen de tamaño.

• Las existencias de peces se están reduciendo, y cerca de la cuarta parte está actualmente agotada o en peligro.

La pobreza y el medio ambiente están atrapados en una espiral descendente. La degradación de recursos del pasado profundiza la pobreza de hoy, en tanto que la de hoy pone en peligro la base de recursos agrícolas. Los pobres se ven obligados a agotar los recursos para sobrevivir, esta degradación del medio ambiente los empobrece todavía más.

En el mundo en desarrollo las presiones sobre el medio ambiente se intensifican cada día a medida que crece la población. Se proyecta que la población mundial llegue a 9,5 miles de millones en el 2050, para alimentar a esta población de manera adecuada se requerirán

(8)

Si las sociedades adoptan tecnologías que reduzcan los efectos negativos ambientales al consumo; si varía el consumo de bienes materiales al consumo de servicios, el crecimiento puede propiciar el avance hacia la sostenibilidad en lugar de obstaculizarla.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :