Prácticas agrícolas tradicionales y conservación de la agrobiodiversidad en los sistemas productivos del corregimiento de Panguí, municipio de Nuquí-Chocó, Colombia

83 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

1

PRÁCTICAS AGRÍCOLAS TRADICIONALES Y CONSERVACIÓN DE LA AGROBIODIVERSIDAD EN LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS DEL

CORREGIMIENTO DE PANGUÍ, MUNICIPIO DE NUQUÍ-CHOCÓ, COLOMBIA

Autor

Luis Daniel Moreno Otálora

Director

Néstor Julio García Castro Codirectora

Diana Lucia Maya Vélez

Trabajo de grado para optar por el título de BIÓLOGO Y ECÓLOGO

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA FACULTAD DE CIENCIAS

CARRERA DE BIOLOGÍA BOGOTÁ D.C

(2)

2

PRÁCTICAS AGRÍCOLAS TRADICIONALES Y CONSERVACIÓN DE LA AGROBIODIVERSIDAD EN LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS DEL

CORREGIMIENTO DE PANGUÍ, MUNICIPIO DE NUQUÍ-CHOCÓ, COLOMBIA

Luis Daniel Moreno Otálora

APROBADO

__________________________ ___________________________ Concepción Puerta Bula PhD Jorge Jácome Reyes PhD Decana Académico Director de Carrera

(3)

3

PRÁCTICAS AGRÍCOLAS TRADICIONALES Y CONSERVACIÓN DE LA AGROBIODIVERSIDAD EN LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS DEL

CORREGIMIENTO DE PANGUÍ, MUNICIPIO DE NUQUÍ-CHOCÓ, COLOMBIA

Luis Daniel Moreno Otálora

APROBADO

__________________________ ___________________________ Néstor Julio García Castro PhD Neidy Lorena Clavijo Ponce Director Jurado

(4)

4

NOTA DE ADVERTENCIA Artículo 23, Resolución N° 13 de 1946.

“La Universidad no se hace responsable por los conceptos emitidos por sus alumnos en sus trabajos de tesis. Sólo velará porque no se publique nada contrario al dogma y a la moral católica y porque las tesis no contengan ataques personales contra persona alguna, antes bien se vean en ellas el anhelo de buscar la verdad y la justicia”

(5)

5

AGRADECIMIENTOS

Esta sección se la dedico a todas aquellas personas que me apoyaron y acompañaron durante este proceso investigativo y experiencia de vida. Doy mis más sinceros agradecimientos a los niños, mujeres y hombres del corregimiento de Panguí por su gran hospitalidad y valiosa ayuda durante el desarrollo de este trabajo; en especial agradezco al señor Cosme Pozo, quien fue mi guía, amigo y consejero durante todo este viaje de aventura, aprendizaje e investigación, a los señores Adriano Asprilla Perea y Rubén Darío Ramos Martínez con los que logre instaurar una gran amistad en la que compartimos risas, además de largas y gratas conversaciones y a todos aquellos habitantes que me abrieron sus puertas y conocimientos. Doy gracias a la Señora Cándida, a Yarley, Omar y Catalina quienes me recibieron en sus casas en Nuquí, me guiaron y dieron su amistad durante el desarrollo de esta investigación. Gracias al Consejo Comunitario Los Riscales y a la Alcaldía de Nuquí por apoyar y dar el aval para poder trabajar en el territorio.

Gracias de todo corazón a mi familia, María del Pilar Moreno Otálora, German Moreno Otálora, Rodrigo Moreno Otálora, Constanza Moreno Otálora y Teresa Moreno Otálora, quienes han sido mis consejeros de vida, mi fuente de energía y mi inspiración para seguir trabajando y desarrollando todos los proyectos de vida. Gracias a mi pareja sentimental María Camila Serna quien también hace parte de mi familia y me ayudó, acompañó, apoyó y brindó su cariño y amor en todo este proceso de trasnochadas y de arduo trabajo, también agradezco a mi amigo perruno Rufo por ser mi compañero fiel.

Agradezco a mi director Néstor Julio García Castro, por darme ese voto de confianza y ayuda para desarrollar este trabajo, a la codirectora Diana Lucia Maya Vélez y a la evaluadora Neidy Lorena Clavijo Ponce por sus aportes, sugerencias y consejos para mejorar y hacer de este ejercicio investigativo algo consolidado. Gracias a María Paula Velásquez Perdomo quien me brindó apoyo y abrió las puertas en la comunidad del corregimiento de Panguí, gracias por sus sugerencias y ayuda para hacer de este trabajo y experiencia de vida algo posible y grato.

(6)

6 AGRADECIMIENTOS TABLA DE CONTENIDO RESUMEN 1. INTRODUCCIÓN 2. MARCO TEORICO 2.1. SISTEMAS SOCIOECOLÓGICOS 2.2. ETNOBOTÁNICA

2.3. AGROBIODIVERSIDAD Y CONOCIMIENTOS TRADICIONALES

3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

4. PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN

5. OBJETIVOS

5.1. OBJETIVO GENERAL 5.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

6. CATEGORÍAS Y TEMÁTICAS DEL PROYECTO

7. METODOLOGIA

7.1. DESCRIPCIÓN GENERAL DEL ÁREA DE ESTUDIO 7.2. FASE PRELIMINAR

7.3. FASE DE RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN PRIMARIA

7.3.1. TALLER PARTICIPATIVO Y CARTOGRAFÍA SOCIAL

7.3.2. ENCUESTAS, ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA Y DIÁLOGO

INFORMAL

7.3.3. OBSERVACIÓN PARTICIPATIVA

(7)

7

8.1. ANÁLISIS ESTADÍSTICO Y CUALITATIVO

9. RESULTADOS

9.1. PRIMER OBJETIVO

9.1.1. VARIABLES SOCIOECONÓMICAS

9.1.1.1.REPRESENTACIÓN Y ORIGEN DE LA COMUNIDAD AFRODESCENDIENTE

9.1.1.2. ESCOLARIDAD

9.1.1.3. ROL Y OCUPACIÓN EN LA COMUNIDAD

9.1.1.4. TENENCIA DE LA TIERRA Y FORMA DE ADQUISICIÓN 9.1.1.5. APOYO INSTITUCIONAL Y GRADO DE ASOCIACIÓN

COMUNITARIA

9.1.1.6. TIEMPO DEDICADO A LAS LABORES AGRÍCOLAS 9.1.1.7. PROPÓSITO DE LOS RECURSOS VEGETALES 9.1.1.8. ESTRATEGIAS COMUNITARIAS O INDIVIDUALES

9.1.2. VARIABLES FÍSICAS

9.1.2.1. TIPO DE SISTEMA PRODUCTIVO

9.1.2.2. TIEMPO DE ASENTAMIENTO EN EL TERRITORIO

9.1.2.3. ESPACIOS CON LOS QUE CUENTA EL SISTEMA PRODUCTIVO, UBICACIÓN DEL SISTEMA Y SITIO EN EL QUE SE REALIZA LA SIEMBRA

9.1.3. VARIABLES MANEJO AGRÍCOLA

9.1.3.1. NÚMERO DE PERSONAS QUE TRABAJAN EN EL SISTEMA PRODUCTIVO

9.1.3.2.TIPO DE SISTEMA DE RIEGO, LABRANZA Y ROTACIÓN DE CULTIVOS

9.1.3.3.FUENTE DE LAS SEMILLAS 9.1.3.4. MANO DE OBRA

9.2. SEGUNDO OBJETIVO 9.3. TERCER OBJETIVO 9.4. CUARTO OBJETIVO

10.DISCUSIÓN

10.1. INFLUENCIA DE LOS FACTORES SOCIOECOLÓGICOS Y BIOFÍSICOS

(8)

8

10.1.1.RELACIONES ENTRE LAS VARIABLES SOCIOECONÓMICAS Y LA

RIQUEZA DE ESPECIES

10.1.2.RELACIONES ENTRE LAS VARIABLES FÍSICAS Y LA RIQUEZA DE

ESPECIES

10.2. MANEJO AGRÍCOLA, DISPONIBILIDAD Y ACCESO A LOS

ALIMENTOS

10.2.1.MANEJO AGRÍCOLA DE LOS AGROECOSISTEMAS

10.2.2.MANEJO AGRÍCOLA Y PRÁCTICAS AGRÍCOLAS

TRADICIONALES ASOCIADOS A LA GESTIÓN DE LOS

AGROECOSISTEMAS

10.2.3.DISPONIBILIDAD Y ACCESO A LOS ALIMENTOS

11.CONCLUSIONES

12.BIBLIOGRAFÍA

(9)

9

RESUMEN

Las comunidades Afrocolombianas asentadas en el municipio de Nuquí, poseen sistemas de producción multifuncionales que permiten hacer frente a problemáticas asociadas al acceso a la alimentación, a partir del desarrollo de estrategias y prácticas de usos de la agrobiodiversidad, por medio de conocimientos tradicionales acumulados y adaptados a las condiciones regionales y locales. El presente trabajo de grado se realizó en el corregimiento de Panguí, municipio de Nuquí-Chocó, Colombia. El objetivo del estudio fue determinar la influencia de las prácticas agrícolas tradicionales en la conservación de la agrobiodiversidad en los sistemas productivos agrícolas y su relación con en el acceso a la alimentación de la comunidad Afrocolombiana, con lo cual se espera aportar bases para el entendimiento de las interacciones biofísicas y socioecológicas que se generan en el ámbito de los sistemas productivos agrícolas. Para abordar las dinámicas y procesos en torno a este tema, se han utilizado diferentes enfoques, entre los cuales cabe destacar el enfoque de la etnobiología y los sistemas socioecológicos, que permiten establecer relaciones entre la ecología y la biología con las experiencias y conocimientos que aporta la comunidad. El estudio se realizó en 21 agroecosistemas en los que se recopiló información por medio de herramientas cualitativas correspondientes a encuestas, entrevistas semiestructuradas, cartografía social, observación participativa y dialogo informal, aplicadas a las personas propietarias de estos sistemas productivos. Dichas herramientas permitieron realizar el registro de las especies alimenticias e información sobre las variables socioeconómicas, físicas, agroecológicas y alimenticias. Se realizó el análisis de correlación estadística con el fin de discutir la posible relación existente entre las variables físicas y socioeconómicas con la riqueza de especies en los agroecosistemas. Las características socioeconómicas, físicas y de manejo agrícola de los agroecosistemas variaron ampliamente. En total se encontraron 51 especies, representadas en 58 variedades pertenecientes a 35 familias botánicas. En cuanto a las prácticas agrícolas tradicionales relacionadas con la disponibilidad y acceso a los recursos alimenticios, se encontró que los agricultores de ambos géneros tienen un gran conocimiento sobre su territorio y la gestión de los sistemas productivos, conocimiento que ha sido adquirido en la mayoría de los casos por traspaso generacional de padres a hijos; adicionalmente la agricultura se realiza como práctica de subsistencia que proporcionan una fuente alimenticia culturalmente apropiada. Se encontró una correlación positiva entre los

espacios con los que cuenta el sistema productivo y la riqueza de especies por finca (rs = -0,0437,

(10)

10

huertos la única variable socioeconómica que presenta una correlación positiva con la riqueza de

especies es el grado de escolaridad (rs = 0,473, p = 0,030). Los agroecosistemas representan medios

de transmisión de conocimientos agrícolas que reflejan el acervo cultural, a la vez que representan reservorios de agrobiodiversidad y fuente de ingresos económicos, que aportan al acceso a los alimentos de la comunidad afrodescendientes del corregimiento de Panguí.

1. 1NTRODUCCIÓN

La pérdida de biodiversidad corresponde a uno de los mayores problemas que enfrenta el planeta tierra y la humanidad (Zuluaga & Ramírez, 2015). Esta pérdida se ha generado por el proceso del rápido crecimiento poblacional y la disponibilidad de recursos alimenticios suficientes para abastecer a la población humana, que ha desencadenado el desarrollo de tecnologías y estrategias de gestión para aumentar la producción con respecto a la demanda, generando cambios en la tenencia de la tierra, mercados, estructuras sociales y utilización de tecnologías (Fischer, Kowalski, Schaffartzik & Mayer, 2014). Sin embargo, pocos han sido los estudios e investigaciones que han destacado el papel que cumple la agrobiodiversidad y las prácticas agrícolas tradicionales locales, en relación con el tema del acceso a la alimentación de las zonas rurales (Altieri & Nicholls, 2002; Thrupp, 2004; Nazarea, 2006; Kahane et al., 2013).

Sin embargo, en las últimas décadas ha resurgido el interés por la conservación y el manejo de los ecosistemas por medio de las prácticas tradicionales y conocimientos locales, como parte importante en la conservación de la biodiversidad y el aporte en temas como el fortalecimiento de la resiliencia de las comunidades, relación que históricamente ha coevolucionado con los sistemas socioecológicos, haciendo frente a los progresivos y radicales cambios globales (Gómez, Corbera, & Reyes, 2013). Por consiguiente, resulta importante destacar “la necesidad del entendimiento de la naturaleza por medio del conocimiento tradicional como la base de la conservación de las comunidades y grupos que dependen de los recursos naturales de manera directa” (Berkes & Turner, 2005).

En el contexto nacional se han generado investigaciones y estudios que permiten evidenciar el complejo ensamblaje de las interacciones entre la ecología y la sociedad, interacciones generadas por las prácticas de recolección y producción, distribución de bienes y conocimientos en conjunto con la presencia de recursos (biodiversidad), ciclos y dinámicas naturales de los ecosistemas

(11)

11

(Zuluaga & Ramírez, 2015). No obstante, las medidas de conservación deberían estar acompañadas

por estrategias de conservación in-situ que permitan evidenciar los modos de uso y manejo de la

biodiversidad, así como conocimientos y prácticas ecológicas tradicionales locales con los que cuentan las comunidades, para generar un entendimiento del desarrollo de las formas de producción de las poblaciones, como estrategias de apropiación de la naturaleza, generadas a partir de la articulación de los sistemas sociales y ecológicos (Zuluaga & Ramírez, 2015; Escobar, 2010).

En el caso de la comunidad Afro se ha gestado la compilación de experiencias, por medio de investigaciones y estudios, que han permitido realizar una caracterización del uso de la biodiversidad (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 2013). Resulta importante resaltar el enfoque del Convenio sobre la Diversidad Biológica – CDB (1992), que recalca la importancia de integrar las prácticas tradicionales de las comunidades con las investigaciones y experiencias acerca de la conservación de la biodiversidad, como una vía para identificar, entender y dar soluciones a las problemáticas, por medio del desarrollo de medidas para la gestión y manejo de los territorios por la población. Como lo han expresado Sánchez y Enrique (2005) “La valoración y percepción de las especies constituye una herramienta que le ayuda a la comunidad a verse en relación con el mundo de la naturaleza y a investigarla teniendo en cuenta en su trabajo estos valores. Ayuda al diseño de estrategias de conservación y uso de la biodiversidad en las que se hace necesario fomentar los aspectos positivos, respetar valores de las comunidades y vencer en ocasiones prejuicios que obran en contra de la sostenibilidad de los recursos biológicos”.

En el caso específico del corregimiento de Panguí en el municipio de Nuquí se han realizado diferentes estudios y tesis que permiten entender y evidenciar la relación existente entre sociedad y naturaleza, además de la importancia del rescate de las prácticas agrícolas tradicionales. Entre estos destaca el realizado por Zuluaga y Ramírez (2015) en el cual se identifica y analiza la agrobiodiversidad con la que cuentan los campesinos afrocolombianos en sus sistemas de producción tradicionales. A pesar de este tipo de investigaciones, cabe resaltar que faltan estudios que permitan realizar un análisis holístico sobre el papel que tienen las prácticas agrícolas tradicionales y la conservación de la agrobiodiversidad en los sistemas productivos y su relación con el acceso a la alimentación y el manejo del territorio por la comunidad.

Para abordar este tipo de dinámicas y procesos se han generado diferentes enfoques teóricos, entre los que cabe destacar el enfoque de la etnobiología y los sistemas socioecológicos; enfoques que

(12)

12

permiten combinar la información ecológica y biológica científica con las observaciones locales para potenciar y fomentar el desarrollo de la gestión e investigaciones que se encuentren en consonancia con la dinámica de los ecosistemas (Olsson & Folke, 2001; Cornell et al., 2013).

2. MARCO TEORICO

2.1. SISTEMAS SOCIOECOLÓGICOS

Corresponde a un enfoque conceptual que permite el entendimiento de las relaciones existentes entre la sociedad y los ecosistemas, a partir investigaciones holísticas de los conflictos socioecológicos y las transformaciones, comprendiendo el carácter complejo y dinámico de los sistemas sociales y ambientales (Berkes, Colding & Folke, 2003). Por medio de esta alternativa conceptual se pretende describir e interpretar las relaciones entretejidas por la naturaleza y la población humana, entendiendo de esta manera fenómenos sociales y ecológicos expresados por el flujo de información, materia y energía, así como por el uso de recursos naturales; reflejando la interdependencia y retroalimentación entre los sistemas socioecológicos (Becker E., 2010; Binder et al., 2013; Ostrom, 2009). En este sentido la estructura de los sistemas socioecológicos está compuesta por subsistemas sociales, definidos como el conjunto de relaciones entre actores, formas de gobernanza, estructuras económicas, conocimientos y uso de recursos asociados a dinámicas ecológicas (Berkes & Folke, 1998), y subsistemas ecológicos, que corresponden a unidades ecológicas de comunidades de organismos que se autorregulan e interactúan entre sí y con su entorno geofísico (Martín et al., 2012). El entendimiento de estos sistemas dinámicos y complejos implica el estudio de las variables y relaciones, además de la comprensión de su estructura (orden de las partes, elementos, composición y configuración del sistema) y función (orden de procesos, en cuanto a flujo de información, energía y materia entre elementos del sistema) (von Bertalanffy, 1969).

2.2. ETNOBOTÁNICA

El objetivo de la etnobiología como disciplina consiste en relacionar los conocimientos de las ciencias naturales y sociales, abordando los temas concernientes al uso de recursos naturales de una manera holística e interdisciplinar (Albuquerque, 1998). Uno de los enfoques con los que cuenta la etnobiología corresponde a la etnobotánica, disciplina muy antigua, debido a que los conocimientos acerca de las plantas se remontan al inicio de la existencia de la humanidad; en sus

(13)

13

inicios se enfocó al estudio de las plantas utilizadas por pueblos aborígenes. Sin embargo, con el transcurso de los años de los años ha ido cambiando su connotación (Benítez, 2009).

Es importante recalcar que la etnobotánica no solo hace referencia a describir y catalogar el uso de las especies vegetales; también intenta entender la percepción, manejo y entono biológico en el que las personas habitan (Benítez, 2009), haciendo referencia a la relación entre el mundo vegetal y la sociedad humana (Carreño, 2016). Por consiguiente, la etnobotánica se puede definir como: “la ciencia que estudia el uso de las plantas, silvestres o no, por parte de la cultura popular, alejada, por tanto, del método y academicismo científico, dentro del hecho coherente que constituye el hombre, su hábitat y la forma de vida condicionada por éste” (González-Tejero (1985) citado por Benítez, 2009). Lo anterior permite entender que esta área de investigación corresponde a una ciencia multidisciplinar, debido a que articula elementos y herramientas de la Botánica, Antropología, Etnología, entre otras (Benítez, 2009).

Para abordar este tipo de alternativas conceptuales resulta relevante definir algunos términos que revisten importancia para la realización y enfoque de la investigación.

2.3. AGROBIODIVERSIDAD, PRÁCTICAS Y CONOCIMIENTOS TRADICIONALES

La agrobiodiversidad es parte de la diversidad biológica. Guarda relación con la producción agrícola, la producción de alimentos, el sustento de los medios de vida y la conservación de hábitats en los ecosistemas agrícolas (Giz, 2012). Nos permite abordar la conservación y uso de la biodiversidad desde el conocimiento tradicional, lo que implica un flujo y trasmisión de ideas, símbolos, significados, representaciones, interacciones y vivencias, en una relación directa con los ecosistemas que se presentan en un grupo o comunidad humana (Ministerio de ambiente y Desarrollo Sostenible, 2013). Por consiguiente, resulta importante la definición de los términos de conocimientos ecológicos tradicionales y conocimientos ecológicos locales. El primero se define como “el conjunto de conocimientos, creencias, tradiciones, prácticas, instituciones y cosmovisiones desarrolladas y sostenidas por las comunidades indígenas, campesinas y locales en interacción con su ambiente biofísico” (Gómez, Corbera, & Reyes, 2013). Por otro lado, los conocimientos ecológicos locales, corresponden a conocimientos de un grupo específico de personas sobre sus ecosistemas locales; en este sentido ambos términos difieren entre sí por su origen histórico y cultural sobre el uso de recursos naturales (Olsson & Folke, 2001).

(14)

14

En las últimas décadas la introducción de la agricultura intensiva ha provocado la pérdida de diversidad de especies, conocimientos y prácticas tradicionales agrícolas locales, lo que se ve representado en bajas en las economías rurales, deterioro de los ecosistemas y perdida de la cultura (Rosset & Martínez, 2016).

En Latinoamérica los agroecosistemas tradicionales presentan gran diversidad de plantas principalmente especies alimenticias, las cuales contribuyen al acceso y disponibilidad a los alimentos de las comunidades, además de ser importantes bancos de reserva de diversidad genética, diversidad que se encuentra representada tanto en especies como en variedades (Pulido et al. 2008; Villa & García, 2017). La diversidad en los sistemas productivos agrícolas tradicionales se debe a complejas interacciones entre la estructura del sistema productivo, condiciones agroecológicas y factores socioeconómicos (Villa & García, 2017).

Las variables más estudiadas en cuanto a la diversidad de especies en los agroecosistemas corresponden a factores como la distancia a los mercados, que en algunas zonas parece estar relacionado con la conservación y aumento de variedades, mientras que en otras zonas parece presentar el comportamiento contrario, es decir, se presenta una homogenización de los cultivos disminuyendo la diversidad y variedad de especies (Peyre et. al. 2006 citado en Villa & García, 2017).

Por otro lado, las variables socioeconómicas que influirían en mayor medida en la diversificación de especies y variedades, corresponderían a la edad, el género y el nivel educativo. Por un lado, la edad parece ser una de las variables más influyentes en la diversidad de especies, debido a que las personas de mayor edad tendrían un más conocimiento sobre el manejo y las variedades. Mientras que el género de los propietarios parece influir en la riqueza de especies, por consiguiente, las mujeres parecen albergar mayor variedad de especies, mientras que los hombres tienden a desarrollar otro tipo de actividades como la pesca, la caza y la ganadería (Villa & García, 2017; Pulido et al. 2008). El nivel educativo al parecer no es una variable que influya significativamente en la diversidad de especies, sin embrago algunas investigaciones realizadas por Kehlenbeck y Maass en el año 2006 sugieren que la riqueza de especies aumentaría a mayor nivel de escolaridad.

(15)

15

3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

Durante las últimas décadas, temas como el acceso a la alimentación y la conservación de la biodiversidad han adquirido gran importancia debido a las implicaciones determinantes. Uno de los puntos a destacar con respecto a estas implicaciones resulta ser la disponibilidad de recursos alimenticios suficientes para abastecer a la población humana, que se encuentra en constante crecimiento. Como lo plantean Zuluaga & Ramírez (2015), el proceso acelerado de pérdida de biodiversidad del planeta constituye uno de los problemas a los que hace frente la población humana. Sin embargo, se ha presentado una desatención por parte de investigaciones y estudios científicos en temas correspondientes a la conservación de la agrobiodiversidad y su importancia, en relación con la seguridad alimentaria de la población humana y la sostenibilidad de los ecosistemas (Ministerio de ambiente y Desarrollo Sostenible, 2013; Zuluaga & Ramírez, 2015). La

generación de medidas de conservación ex-situ debe estar complementada por investigaciones y

estrategias in-situ (Zuluaga & Ramírez, 2015), generando de esta manera un acercamiento holístico de las estrategias y formas de producción de las comunidades, en términos de la apropiación de la naturaleza a partir de la generación de espacios productivos, formas de conocimientos ecológicos tradicionales, prácticas de producción y recolección, estrategias de uso de la agrobiodiversidad y procesos de transformación y construcción de territorialidades, relacionadas con la presencia de recursos y dinámicas sociales de las comunidades (Escobar, 2010; Zuluaga & Ramírez, 2015).

Uno de los esfuerzos que se ha realizado es el reconocimiento de la conservación de las prácticas agrícolas tradicional generado a partir del contacto con el entorno y los recursos biológicos (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 2013). Prácticas que se origina a partir de una serie de adaptaciones, estrategias, conocimientos y distribución de recursos, manifiestos en la construcción de sistemas de producción y sustento, que llevan consigo articulaciones entre la ecología-sociedad, en un ensamble que se ve reflejado en la presencia de recursos y dinámicas ecosistémicas que permiten el establecimiento de las poblaciones humanas (Escobar, 2012). Las comunidades afrocolombianas, “definidas como un grupo con un reconocimiento del valor cultural y étnico de comunidades con huellas de africanía” (Ministerio de Cultura República de Colombia, 2010), corresponden a un grupo de poblaciones con gran riqueza de conocimientos que se reflejan en la generación de dinámicas de adaptación al territorio.

(16)

16

En el caso particular de las comunidades Afrocolombianas asentadas en el Departamento del Chocó, específicamente en el municipio de Nuquí, existen sistemas de producción multifuncionales que permiten hacer frente a problemáticas asociadas a la disponibilidad y acceso a la alimentación, a partir del desarrollo de estrategias y prácticas de usos de la agrobiodiversidad, por medio de conocimientos y prácticas tradicionales acumuladas y adaptados a las condiciones regionales y locales (Velásquez, 2017; Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 2013; Zuluaga & Ramírez, 2015).

Pese a su importancia y, aunque existen algunos estudios para el corregimiento de Panguí, su enfoque es diferente al que se plantea en el contexto de este estudio dirigido a documentar la relación actual entre las prácticas tradicionales, los sistemas productivos agrícolas, la conservación de la agrobiodiversidad y su relación con el manejo del territorio y el acceso a la alimentación.

Tabla 1. Relaciones causales situacionales y conceptuales abordadas en el planteamiento del problema de investigación.

Relaciones situacionales Relaciones conceptuales

1. Reconocimiento de agrobiodiversidad (contribución al acceso a la alimentación y manejo del territorio de las comunidades).

2. Manejo del territorio bajo agroecosistemas tradicionales.

3. Prácticas y entendimiento de los sistemas agrícolas tradicionales (relación sistema ecológico y social).

4. Actividades de uso de la agrobiodiversidad (diversidad de dietas, preparación,

distribución, demanda y oferta de alimentos de origen vegetal).

1. Papel de la agrobiodiversidad en la conservación y sostenibilidad de los ecosistemas.

2. Generación de información de servicios aportados por la agrobiodiversidad a las comunidades y ecosistemas.

3. Generación de información e investigación sobre la conservación in-situ de la agrobiodiversidad, manejo del territorio y visualización de prácticas agrícolas tradicionales.

4. Importancia de las prácticas agrícolas

tradicionales en la resiliencia social y ambiental del territorio y comunidad.

5. Desatención de la diversidad cultivada o agrobiodiversidad enfocada a la alimentación.

4. PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN

En este orden de ideas se plantea la siguiente pregunta de investigación: ¿Qué papel desempeñan las prácticas agrícolas tradicionales en la conservación de la agrobiodiversidad y su relación con el acceso a la alimentación de la comunidad Afrocolombiana del corregimiento de Panguí, municipio de Nuquí, Chocó -Colombia?

(17)

17

5. OBJETIVOS

5.1. OBJETIVO GENERAL

Determinar la influencia de las prácticas agrícolas tradicionales en la conservación de la agrobiodiversidad en los sistemas productivos agrícolas y su relación con el acceso a la alimentación de la comunidad Afrocolombiana en el corregimiento de Panguí, Municipio de Nuquí-Chocó, Colombia.

5.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Caracterizar los atributos ecológicos y sociales de los sistemas productivos.

2. Identificar los recursos vegetales alimenticios asociados a los sistemas productivos.

3. Identificar estrategias de uso de la agrobiodiversidad, actividades de uso, acceso de recursos

vegetales y manejo de los sistemas productivos.

4. Identificar la influencia de factores socioecológicos y biofísicos sobre las características y las

(18)

18

6. CATEGORÍAS Y TEMÁTICAS DEL PROYECTO

7. METODOLOGIA

En este apartado se muestran los métodos de recolección y análisis de la información que se implementaron durante el desarrollo del proyecto, el cual comprendió tres fases: fase preliminar, fase de recolección de información primaria, y fase de sistematización y análisis de la información.

Categoría

Acceso a la alimentación

Manejo del territorio

Acceso a los alimentos y recursos.

Relación entre establecimiento de territorios y contribución a los sistemas agrícolas en los modos de gestión del territorio y establecimiento de prácticas agrícolas (plantas: fuente de vida, soporte de prácticas agrícolas, bienestar y construcción de sociedad). Identificar interacciones biofísicas y socioculturales (cuáles y cómo). Identidad y apropiación del territorio (territorialidades).

Interacciones, relaciones y comportamientos vistos desde lo local.

Identificar los orígenes de las fuentes alimenticias (regionales y locales). Conocer fuentes alimenticias de la comunidad. Conocer las prácticas utilizadas para la obtención de alimentos. Identificar estrategias relacionadas con la producción. Articulación tópicos de acceso y disponibilidad a la alimentación Dimensiones acceso a la alimentación Tópicos de las dimensiones acceso a la alimentación

Dimensiones Manejo del territorio

Tópicos de las Dimensiones del Manejo del territorio

Aporte disciplinar

Biología: Información e identificación de plantas y sus respectivos usos, lo que generaría una aproximación al uso de la biodiversidad desde el enfoque de la etnobotánica.

Ecología: Relación existente entre hábitos alimenticios, comportamientos, y prácticas agrícolas tradicionales, como un camino para entender las interacciones con el territorio y la construcción de territorialidades (organización territorio).

Esquema 1. Esquema categorías temáticas y aportes disciplinarios.

Oferta de alimentos, nivel de producción y comercio neto.

-Físico (Producción) o económico

(19)

19

7.1. DESCRIPCIÓN GENERAL DEL ÁREA DE ESTUDIO

El estudio se realizó en el corregimiento de Panguí, municipio de Nuquí, Chocó, Colombia, que hace parte de la provincia biogeográfica del Chocó. Se encuentra a orillas del mar y de los ríos Panguí y Chicuí, limitando hacia el oriente con el municipio de Nuquí, hacia el occidente con el corregimiento de Coquí, al norte con el Océano Pacífico y al sur con el municipio del Alto Baudó (Alcaldía Municipal de Nuquí, 2005). Se ubica en las coordenadas 05° 39′ 00″ N y 77° 18′ 00″ W, a una distancia de 6,44 km de la cabecera municipal; tiene un área de 10.134ha. Climáticamente, el corregimiento presenta una humedad relativa aproximada del 98%, con temperaturas promedio de 25,8°C y precipitaciones anuales de 6.109 mm (Silva, 2013).

Figura 1. Localización general del área de estudio y localización de agroecosistemas. Fuente: elaboración propia a partir de ArcGis National Geografic World & capa de municipios del IGAC.

(20)

20

7.2. FASE PRELIMINAR

En esta fase se llevó a cabo la recopilación y revisión de fuentes secundarias relacionadas con los conceptos de prácticas agrícolas tradicionales, agrobiodiversidad, manejo del territorio y sistemas productivos agrícolas, desde el enfoque teórico de la Etnobotánica, sistemas socioecológicos, de la comunidad Afrodescendiente.

En segunda instancia se realizó un primer acercamiento con la comunidad Afrocolombiana del municipio de Nuquí, en donde se encuentra el Consejo Comunitario General Los Riscales de Nuquí y con la alcaldía municipal, cuyos miembros dieron al aval para el desarrollo del estudio y aportaron información referente a las problemáticas sociales relacionadas con las actividades productivas del municipio.

7.3. FASE DE RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN PRIMARIA

Para la recolección de la información primaria se utilizaron herramientas cualitativas que permitieron el acercamiento a la comunidad, con el objetivo de generar espacios de entendimiento y diálogo de saberes y conocimientos con los actores claves para la investigación. Las herramientas metodológicas utilizadas corresponden a encuestas, entrevistas semiestructuradas, observación participativa y diálogo informal, herramientas que se aplicaron a 21 personas que cuentan con sistemas productivos (fincas, azoteas y terrazas). Durante el desarrollo de un taller participativo con integrantes de la comunidad, también se hizo uso de la cartografía social. Estas herramientas permitieron realizar un acercamiento a las dinámicas del contexto y la población. Se hicieron registros fotográficos y georreferenciación de los espacios y zonas en donde se recolectó la información. Además, se llevó a cabo la identificación de las especies alimenticias utilizadas por la comunidad; identificación que se realizó por medio de la determinación en campo de algunas especies, la comparación con bibliografía de estudios realizados en la zona y con la revisión de botánicos del Herbario de la Pontificia Universidad Javeriana.

7.3.1. TALLER PARTICIPATIVO Y CARTOGRAFÍA SOCIAL

Se desarrolló un taller con la comunidad, con el objeto de elaborar la cartografía social como herramienta de recolección colectiva de información. Esta herramienta contribuyó al desarrollo de varios de los objetivos planteados: reconocimiento de atributos ecológicos (físicos y manejo agrícola), identificación de recursos vegetales alimenticios y uso de la agrobiodiversidad,

(21)

21

actividades de uso y manejo de los sistemas productivos. El taller se dividió en dos actividades, la primera correspondiente al árbol de problemas, para identificar las problemáticas sociales, económicas y políticas asociadas a las labores agrícolas; y la segunda corresponde a la representación gráfica y escrita, para evidenciar los recursos agroecológicos con los que se cuenta la población, así como aquellos que se han perdido, los cambios en los sistemas de producción agrícola y las costumbres alimenticias. Para este taller se contó con la participación de ocho

personas, grupo conformado por hombres y mujeres que se dedican a las labores agrícolas (Figura

2).

Figura 2. Taller de cartografía social (árbol de problemas, representaciones escritas y por medio de dibujos de recursos materiales e inmateriales).

7.3.2. ENCUESTAS, ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA Y DIÁLOGO INFORMAL

Se realizaron encuestas y entrevistas semiestructuradas a agricultores y agricultoras de la comunidad Afrodescendiente del corregimiento de Panguí, herramientas que se aplicaron a todos los informantes (21), con el propósito de generar información para caracterizar los atributos físicos,

(22)

22

de manejo agrícola y socioeconómicos de las unidades productivas. Adicionalmente, estas herramientas permitieron la recolección de información en relación con el objetivo de uso de la agrobiodiversidad, actividades de uso y manejo de los sistemas productivos, relacionados con el acceso a la alimentación. Las variables evaluadas para cada uno de los atributos se presentan en los

Anexos 5 y6.

7.3.3. OBSERVACIÓN PARTICIPATIVA

Para lograr la identificación de los recursos vegetales alimenticios, se emprendieron recorridos de campo, además de observación participativa en cada uno de los predios seleccionados. El propósito fue identificar las especies alimenticias derivadas de los sistemas productivos agrícolas, así como las variedades que existen, para posteriormente (durante la fase de sistematización y análisis), determinar la composición y riqueza. La identificación de las especies se realizó con ayuda de registros fotográficos y con la asesoría de botánicos del Herbario HPUJ; la identificación de variedades se hizo a partir de la información que suministrada por la comunidad.

8. FASE DE SISTEMATIZACIÓN Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN

Durante esta fase se construyeron matrices, en las que se consignó la información primaria recopilada mediante encuestas, entrevistas semiestructuradas, observación participativa y el taller de cartografía social.

8.1. ANÁLISIS ESTADÍSTICO Y CUALITATIVO

Una vez se realizó la sistematización de la información, se llevó a cabo el análisis estadístico (correlación de Spearman, con la ayuda del programa SPSS) de las variables cuantitativas (socioeconómicas y físicas), recopiladas por medio de las encuestas y observación participativa. Por medio del análisis estadístico se determinó si las variables socioeconómicas y físicas presentaban algún tipo de correlación significativa con la riqueza de especies en los agroecosistemas estudiados (fincas, azoteas, terrazas y huertos). La información cualitativa recopilada a partir de las entrevistas semiestructuradas, dialogo informal y el taller de cartografía social, también contribuyó a sustentar la relación entre variables y al análisis de resultados.

(23)

23

9.1. PRIMER OBJETIVO: Caracterización de los atributos ecológicos y sociales de los sistemas

productivos del Corregimiento de Panguí, Municipio de Nuquí.

9.1.1. VARIABLES SOCIOECONÓMICAS

9.1.1.1. REPRESENTACIÓN Y ORIGEN DE LA COMUNIDAD AFRODESCENDIENTE

En el corregimiento de Panguí se identificaron dos comunidades: la comunidad indígena Embera, que tiene una representatividad muy baja; y la comunidad Afrodescendiente (objeto del presente estudio), que abarca la mayor parte de la población.

En su mayoría, los miembros de la comunidad Afrodescendiente que participaron en las actividades de recopilación de información, son oriundos del corregimiento y habitan en el mismo, salvo dos casos, en los que las personas se han desplazado a otras zonas del país. Sus rangos de edad están

comprendidos entre 39 y 83 años, como se presenta en la Tabla 2.

Tabla 2. Distribución por rangos de edad de las personas que aportaron información por medio de encuestas.

RANGO DE EDAD No. PERSONAS/RANGO DE

EDAD PORCENTAJE (%) 39 - 50 5 23.8 50 - 60 7 33.3 60 - 70 6 28.6 70 - 80 1 4.8 Más de 80 1 4.8 No conoce su edad 1 4.8 TOTAL 21 100 9.1.1.2. ESCOLARIDAD

El 47% de los encuestados ha cursado parcialmente la educación primaria; solo el 5% cursó todos los grados. El 24% ingresó a la educación secundaria, pero únicamente el 5% alcanzó el último grado. El 9% tiene estudios técnicos y en solo uno de los casos (5%) se cuenta con estudios profesionales en Licenciatura. En uno de los casos la persona encuestada no cuenta con ningún tipo

(24)

24

9.1.1.3. ROL Y OCUPACIÓN EN LA COMUNIDAD

Las actividades productivas identificadas en relación con la comunidad Afrodescendiente, incluyen agricultura, la pesca, el comercio y el turismo. Otras están relacionadas con la docencia y con las labores propias del hogar.

Los resultados obtenidos (Figura 4) evidencian que la agricultura se ubica entre las actividades

productivas de mayor representatividad para la población Afrodescendiente, junto con la pesca artesanal. El mayor porcentaje de las personas trabajan en los sistemas productivos agrícolas, sin embargo, las personas de la comunidad practican diversos roles al interior de su comunidad, entre las cuales predominan los agricultores y pescadores; en menor proporción se encuentran los propietarios de negocios, las personas dedicadas al turismo, la carpintería y la docencia. En algunos

casos desempeñan más de un rol, presentándose la siguiente distribución (Figura 4):

(25)

25

9.1.1.4. TENENCIA DE LA TIERRA Y FORMA DE ADQUISICIÓN

Se identificaron dos tipos de tenencia de la tierra: propiedad individual (familia) y alquiler, aunque estas no son excluyentes; el 100 % de las familias posee vivienda propia y de estas, el 5%, también

hace uso de un predio en alquiler (Figura 5).

En el 95% de los casos, las propiedades se han adquirido por línea familiar, específicamente por herencia de los padres; solamente en uno de los casos se realizó la apropiación de la tierra (5%)

(Figura 6).

9.1.1.5. APOYO INSTITUCIONAL Y GRADO DE ASOCIACIÓN COMUNITARIA

Figura 4. Rol y ocupación en la comunidad – distribución porcentual.

Figura 6. Adquisición del predio o tierra – distribución porcentual. Figura 5. Tenencia de la tierra – distribución porcentual.

(26)

26

El 76 % de las personas manifiesta que no recibe apoyo de ninguna institución; el porcentaje restante reconoce el aporte de instituciones privadas y estatales. En el primer caso, el apoyo se da por parte de la Fundación Marviva, exclusivamente en aspectos relacionados con la pesca.

En el caso de las instituciones públicas, se hace mención a la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó - CODECHOCÓ y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia -UNAD, que les brindan asesoría y los apoyan con algunos insumos para la agricultura

(machetes y barretones). En la Figura 7 se presenta de manera discriminada la participación de

estas instituciones.

Se tiene conocimiento de grupos comunitarios (57%), como el Grupo de Cacaoteros, al que pertenecieron algunos miembros de la comunidad. También se reconoce el Programa de Caña de Azúcar (5%), que tampoco existe en la actualidad y la transmisión del conocimiento entre

agricultores (5%). No se referencian asociaciones o Juntas Comunales (Figura 8).

9.1.1.6. TIEMPO DEDICADO A LAS LABORES AGRÍCOLAS

En el contexto de las actividades productivas, el 38% de las personas dedica la totalidad del tiempo a las labores agrícolas, por otro lado, el 33% de las personas dedican medio tiempo y el 19% dedican menos de medio tiempo a las labores agrícolas, tiempo que es utilizado para realizar

actividades, como la pesca, labores del hogar, carpintería y docencia (Figura 9).

Figura 8. Grado de asociación – distribución porcentual. Figura 7. Apoyo institucional – distribución porcentual.

(27)

27

9.1.1.7. PROPÓSITO DE LOS RECURSOS VEGETALES

Los productos agrícolas se dedican principalmente al autoconsumo y la comercialización, con un porcentaje conjunto del 76%. Resulta importante recalcar que solo un 9% de las personas encuestadas destinan los productos agrícolas al autoconsumo, sin generar ninguna ganancia sobre la venta de estos productos. Por otra parte, un 10% de la población intercambia, consume y comercializa los productos provenientes de los sistemas productivos agrícolas (fincas y azoteas); en solo uno de los casos, los productos son destinados al negocio propio, el cual corresponde a una

cabaña turística que promueve el turismo cultural y el ecoturismo (Figura 10).

Figura 9. Tiempo dedicado a las labores agrícolas – distribución porcentual.

(28)

28

9.1.1.8. ESTRATEGIAS COMUNITARIAS O INDIVIDUALES

La principal estrategia comunitaria corresponde al intercambio de productos agrícolas para el consumo, como un modo de cooperación entre los habitantes del corregimiento. Entre otras estrategias, se identifica el intercambio de semillas y conocimiento técnico tradicional. En solo uno de los casos se evidencia el abastecimiento de alimentos provenientes del sistema productivo para

destinarlo al consumo de los turistas (Figura 11).

9.1.2. VARIABLES FÍSICAS

9.1.2.1. TIPO DE SISTEMA PRODUCTIVO

El 47% de la población encuestada cuenta con finca y azotea en el espacio domiciliario, mientras que un 42% de la población solo cuenta con finca. Solamente una persona posee finca y huerto (5% de la población) y en uno de los casos, la persona solo cuenta con azotea en el espacio domiciliario. En este último caso cabe mencionar que la persona no habita de manera continua en

Panguí (Figura 12).

(29)

29

9.1.2.2. TIEMPO DE ASENTAMIENTO EN EL TERRITORIO

El 81% de la población ha estado asentada en el corregimiento de Panguí durante toda su vida; otro porcentaje se ha desplazado, bien sea durante su niñez (9%) o adultez (5%) a diferentes regiones del país. En uno de los casos la persona encuestada no recuerda cuanto lleva habitando en el

corregimiento (Figura 13).

9.1.2.3. ESPACIOS CON LOS QUE CUENTA EL SISTEMA PRODUCTIVO, UBICACIÓN DEL SISTEMA Y SITIO EN EL QUE SE REALIZA LA SIEMBRA

Los sistemas productivos cuentan con gran cantidad de espacios, entre los que se encuentran ríos y/o quebradas, bosques y manglares. El 43% de los sistemas productivos cuenta con bosque y

Figura 12. Tipo de sistema productivo – distribución porcentual.

(30)

30

cercanía a zona hídrica (río y/o quebrada), mientras que 28% de los sistemas productivos se

encuentran en cercanías de los domicilios (azoteas o patios), bosques y ríos (Figura 14). Resulta

importante recalcar que las fincas en su mayoría se encuentran lejos del centro poblado de Panguí, río arriba bien sea del río Chicuí o del río Panguí, teniendo que realizar sus desplazamientos en

canoa (Figura 15).

La siembra de los productos en las fincas se realiza principalmente en terrenos planos (24%), mientras que el 14% de las fincas cuenta con montañas y zonas planas para el establecimiento de cultivos. Las azoteas son espacios relevantes para la siembra y conservación de la

agrobiodiversidad, importancia que se sustenta en los datos porcentuales (Figura 16).

9.1.3. VARIABLES MANEJO AGRÍCOLA

9.1.3.1. NÚMERO DE PERSONAS QUE TRABAJAN EN EL SISTEMA PRODUCTIVO

Figura 14. Espacios con los que cuenta el sistema productivo – distribución porcentual.

Figura 15. Ubicación sistema productivo – distribución porcentual.

Figura 16. Sitio en el que se realiza la siembra – distribución porcentual.

(31)

31

Se identifican tres tipos de participación en el sistema agrícola productivo: familiar, contratación de mano de obra y préstamo de mano de obra, estas dos últimas entre miembros de la comunidad.

El número de personas involucrado tiene un rango de variación muy amplio, puesto que depende de factores como la cantidad y el tamaño de los predios, las actividades a realizar y la disponibilidad

de recursos económicos por parte del propietario (Figura 17).

9.1.3.2. TIPO DE SISTEMA DE RIEGO, LABRANZA Y ROTACIÓN DE CULTIVOS

No se utiliza ningún sistema de riego, puesto que la zona presenta pluviosidad muy alta y, por

consiguiente, el agua lluvia suple las necesidades de riego para los cultivos (Figura 18).

La labor de labranza se realiza de manera manual. Persiste la práctica de roza, tumba y pudre, práctica tradicional utilizada no solo para remover la cobertura vegetal, sino también para aumentar

la fertilidad del suelo (Figura 19). No se presenta rotación de cultivos en ninguno de los sistemas

productivos (huertos, azoteas, terrazas y fincas) (Figura 20).

(32)

32

9.1.3.3. FUENTE DE LAS SEMILLAS

El 90% de las personas cuentan con semillas propias y conservadas que provienen de la familia, específicamente de los padres. Por otro lado, un 5% de la población ha intercambiado semillas, acción que corresponde a una estrategia agrícola comunitaria; y en solo uno de los casos la semilla

se adquirió mediante compra a terceros (Figura 21).

Figura 20. Rotación de cultivos – distribución porcentual.

Figura 19. Labranza – distribución porcentual. Figura 18. Tipo de sistema de riego – distribución

porcentual.

(33)

33

9.1.3.4. MANO DE OBRA

El 62% de la mano de obra utilizada para las labores de mantenimiento de los sistemas agrícolas (fincas), se paga, sin efectuar un contrato formal, principalmente a miembros de la comunidad indígena Embera (cholos), para realizar las labores de limpieza o roza, que se realizan cada dos a tres meses; periodo que depende del propietario. Por otro lado, el 24% de los agroecosistemas es trabajado bajo la mano de obra familiar, mientras que el 14% restante de los sistemas agrícolas utilizan una mezcla entre la mano de obra familiar y contratada (5%); y la mano de obra

contratada y por intercambio, práctica que se basa en el préstamo de tiempo y conocimiento para

realizar las labores de roza y/o riego de las semillas (Figura 22).

9.2. SEGUNDO OBJETIVO: Identificar los recursos vegetales alimenticios asociados a los

sistemas productivos.

Se identifican diferentes especies y variedades de tubérculos, frutales, vegetales, cereales, culmos y hortalizas, registrándose 51 especies y 58 variedades pertenecientes a 35 familias botánicas (Anexo 2). Por el número de especies dominan las familias Lamiaceae con cinco especies (Origanum vulgare, Ocimum basilicum, Mentha piperita, Mentha spicata, Clinopodium brownei),

Solanaceae con cuatro especies (Capsicum sp., Solanum lycopersicum, Capsicum annuum y

Solanum sp.) Poaceae con cuatro especies (Oryza sativa, Zea mays, Saccharum officinarum y Cymbopogon citratus), Malvaceae con tres especies (Theobroma cacao, Theobroma bicolor y

Quararibea cordata), Arecaceae con tres especies (Bactris gasipaes, Oenocarpus bataua y Cocos nucifera), Rutaceae con dos especies (Citrus aurantifolia y Citrus sinensis) y Musaceae con dos

(34)

34

especies (Musa x paradisiaca y Musa acuminata). Las especies con mayor representatividad por

su número de variedades son: Musa x paradisiaca (diez variedades), Oryza sativa (nueve

variedades), Psidium guajava (seis variedades), Capsicum sp. (cinco variedades), Persea

americana (cinco variedades) y Bactris gasipaes (cinco variedades).

Entre las especies de mayor representatividad en los cultivos se encuentran: Musa x paradisiaca,

Musa acuminata, Capsicum sp., Ocimum basilicum, Allium fistulosum, Eryngium foetidum, Cocos nucifera, Carica papaya, Origanum vulgare, Clinopodium brownei, Citrus aurantifolia y Zingiber officinale. Observándose que predominan las platas utilizadas como condimento y las frutas, que en su gran mayoría son utilizadas para el autoconsumo.

Se presentan variaciones amplias entre los periodos de cosecha. Al respecto, los agricultores argumentan que las tierras son muy fértiles y permiten su utilización en cualquier época del año,

además la siembra está relacionada con los requerimientos específicos de cada familia (Anexo 2).

9.3. TERCER OBJETIVO: Identificar estrategias de uso de la agrobiodiversidad, actividades

de uso, acceso de recursos vegetales y manejo de los sistemas productivos.

Para este objetivo se evaluaron dos aspectos, los cuales fueron las prácticas agrícolas tradicionales asociadas a las actividades de uso y acceso a la alimentación tras el aprovechamiento de la biodiversidad.

En cuanto a las prácticas agrícolas tradicionales, se encontró que los agricultores de ambos géneros tienen un gran conocimiento sobre su territorio y la gestión de los sistemas productivos, este conocimiento ha sido adquirido en la mayoría de los casos por traspaso generacional de padres a hijos. En dos de los casos los conocimientos han sido trasmitidos por miembros de la familia, específicamente entre esposos y también por otros miembros de la comunidad; en solo uno de los casos el conocimiento ha sido adquirido en otra región del país. La trasmisión del conocimiento se realiza vía oral y mediante observación y participación directa de las prácticas agrícolas.

Por otro lado, a pesar de que los habitantes no reconocen contar con estrategias asociadas a la siembra o cosecha de los recursos vegetales, si se observaron estrategias como la asociación de

(35)

35

(Tabebuia rosea) y el choibá (Dipteryx oleifera), recursos que son utilizado para la construcción de canoas y casas.

Este tipo de sistemas se destaca por su carácter de policultivos, en los que los individuos de una especie se asocian con las demás especies, con una distribución mixta (arreglo revuelto); en la mayoría de los casos corresponden a especies alimenticias. No se presenta rotación de cultivos y el uso de insumos externos es bajo. En todos los casos se maneja el sistema de tumba, roza y pudre

(Anexo 3, Tabla 5).

En el caso de los patrones de uso y acceso a la alimentación, se reconoce que se realizan diferentes actividades como la pesca, la agricultura y la caza; también se realiza la compra de productos como aceite, pan, huevos o lentejas en las tiendas locales o de la cabecera municipal (Nuquí), negocios que son abastecidos por barcos que proceden de la ciudad de Buenaventura cada ocho días. En todos los casos se consume por lo menos una vez al día pescado, plátano o banano, coco y arroz y, en menor proporción, se consumen vegetales y proteína animal como carne de res, cerdo y pollo.

Como se mencionó anteriormente, los alimentos que se consumen diariamente corresponden al pescado, plátano o banano, coco y arroz; cuyas recetas varían dependiendo de las familias, prevaleciendo las preparaciones como el pescado frito y el tapado de pescado con coco (cocido de

pescado, con plátano y coco) (Figura 23). Por consiguiente, la diversidad de la dieta es baja lo que

se debe al alto costo de los productos que se consiguen en el comercio regional y local, la dificultad de accesos a las fincas, en donde se cultivan productos como frutas y verduras, la pérdida de ciertos

recursos alimenticios y el alto arraigo cultural alimenticio que se tiene en el territorio (Anexo 3,

Tabla 5).

"el pescado se prepara con coco, sudado con coco a veces uno lo hace frito cuando lo hace con aceite, buena cebolla, pero todo es la verdura de aquí, la cebolla se obtiene de la azotea, la albahaca, lo alimentaban por eso es que los viejos de antes duraban mucho, porque uno no usaba cosa de químicos, el tomate uno lo sembraba, cebolla se sembraba, la albahaca, el cilantro pues todo eso uno lo siembra" "esas cosas químicas a mí no me gusta mucho" "si uno quiere el pescado frito pues va y lo frita, si uno quiere lo hace desmechado y también en la tarde uno se alimenta mucho uno sacaba por a allá en la peña caracoles de allá la churumeja, antes había almejas, uno antes comía mucho la almeja, el ostión, el longoron, ayy eso era el alimento de la gente de antes, cuando uno fue creciendo las inundaciones ya se llevaron las babas, todo ese poco de cosas" "va cambiando todo el cambute, ayyy esto aquí era el pueblo del cambute cuando eran la pujas , así como cuando usted vio esa puja ayyy no mas eso ahí era recoger (uno peludo que tiene como chucitos y el cambute es uno que es liso que es un caracol y adentro trae la carne uno lo cocinaba y uno lo sacaba, eso era un alimento, la jaiba, todo eso eran alimentos" (Luz Eleida Martínez).

(36)

36 Figura 23. Tapado de pescado, plato típico de la región.

9.4. CUARTO OBJETIVO: Identificar la influencia de factores socioecológicos y biofísicos

sobre las características y prácticas agrícolas tradicionales asociadas a los sistemas productivos.

Se encontró una correlación positiva entre los espacios con los que cuenta el sistema productivo y

la riqueza de especies por finca (rs = -0,0437, p = 0,047). Ninguna otra variable física tiene

correlación con la riqueza de especies (Anexo 4). En el caso de los factores socioeconómicos por

finca no se encontraron correlaciones con la riqueza de especies. Por otro lado, en los agroecosistemas correspondientes a las azoteas, terrazas y huertos la única variable socioeconómica que presenta una correlación positiva con la riqueza de especies es el grado de

escolaridad (rs = 0,473, p = 0,030) (Anexo 4).

10.DISCUSIÓN

10.1. INFLUENCIA DE LOS FACTORES SOCIOECOLÓGICOS Y BIOFÍSICOS

SOBRE LOS AGROECOSISTEMAS

Los agroecosistemas contribuyen al desarrollo social, al bienestar económico y al mantenimiento de las funciones ecológicas, siendo importantes reservorios de diversidad biológica, de especies nativas y exóticas y medios para mejorar las condiciones sociales y económicas de las familias

(37)

37

rurales y urbanas, además de aportar a la sostenibilidad y disminución de la pobreza y la desnutrición en el contexto Latinoamericano. Este tipo de sistemas combinan casi idealmente el bienestar socioeconómico de las familias y las funciones ecológicas del medio, considerándose como sistemas sostenibles, los cuales presentan asociaciones con árboles, arbustos y hierbas que se encuentran mezclados con cultivos y animales domésticos; sus áreas varían en tamaño, composición y distribución (Pulido et al., 2008).

A lo largo de la historia y durante las últimas décadas, se han evidenciado cambios que han influenciado la economía de la población mundial en las dinámicas de los sistemas productivos agrícolas, como son la introducción de especies vegetales, entre otras, mango, plátano, melón, limón, naranja, caña de azúcar y café; y animales como porcinos, aves de corral y ganado. Otra de las transformaciones históricas ha sido la disminución del tamaño y el tiempo de trabajo en los agroecosistemas, “fenómeno, que puede estar asociado a la vida urbana y a la percepción de desarrollo y modernidad, los cuales juegan un papel importante en la evolución de estos sistemas” (Pulido et al., 2008). Estos procesos se han visto claramente reflejados en la comunidad afrodescendiente del corregimiento de Panguí, en donde se evidencia una tendencia creciente de abandono de las prácticas agrícolas por parte de la población, debido al proceso de migración (tal y como lo expresan Vogl-Lukasser & Caballero (2002), principalmente hacia las ciudades de Quibdó, Medellín y Bogotá y hacia la cabecera municipal (Nuquí), con el objetivo de buscar nuevas oportunidades y formas de vida. Este proceso es guiado por la percepción de que el desarrollo y la modernidad mejoran las condiciones económicas y sociales de las familias.

Los procesos de migración no solo se deben a la búsqueda de nuevas oportunidades económicas y sociales, sino también a causas como el conflicto armado, asociado a la violencia y al narcotráfico, así como a la falta de apoyo del Estado y el desinterés del gobierno por la generación de ayuda financiera al sector agrícola, situaciones que han generado cambios en las dinámicas sociales, como la pérdida de valor por el trabajo de la tierra. Para dar cuenta de lo anterior, se presenta el testimonio del señor Julio César Méndez, quien expresa lo siguiente:

“el problema de la agricultura se debe a tres cosas: el narcotráfico, coge la gente su lancha y sale al mar y consigue de esos cristales y se la gana fácil y como a la gente le gusta su huisqui [SIC], ron y las nalgas pues bueno, la otra es la falta de apoyo del gobierno, a uno le mandan un machete y ya ¿y eso pa [SIC] que sirve? para nada, lo que necesitamos es plata y la tercera es que la gente no está acostumbrada a trabajar en el monte”.

(38)

38

El estudio realizado por Zuluaga & Ramírez (2015), da a entender la importancia de los agroecosistemas del municipio de Nuquí como formas de producción y estrategia de apropiación de la naturaleza, a través de la interfaz ecología-sociedad, en un ensamblaje complejo entre prácticas de recolección, producción, transformación, distribución de bienes y formas de conocimiento, que se encuentran estrechamente relacionadas con la presencia de recursos, ciclos y dinámicas naturales de los ecosistemas. Los sistemas productivos del corregimiento de Panguí, que se representan en fincas, azoteas, terrazas y huertos, reafirman esta importancia.

10.1.1.RELACIONES ENTRE LAS VARIABLES SOCIOECONÓMICAS Y LA RIQUEZA

DE ESPECIES

Los agroecosistemas son medios que dan paso a la interacción entre familias, que establecen relaciones de intercambio de conocimientos sobre la gestión de estos sistemas, en las que se generan discusiones sobre las especies aptas para cultivar y la distribución de los recursos vegetales. El conocimiento sobre este tipo de sistemas agrícolas varía dependiendo de factores como la edad, el género y las diferencias en oportunidades de aprendizaje (Howard, 2006). Por consiguiente, los aspectos socioeconómicos afectan de manera significativa las dinámicas de los agroecosistemas, como es el caso de los sistemas agrícolas de Panguí, los cuales reflejan diferencias que son influenciadas por aspectos como el grado de escolaridad, tendencia contraria a la descrita en el estudio realizado por Gbedomon y colaboradores en el año 2015, en el que el nivel educativo no es una variable que influya significativamente en la diversidad de especies. Sin embargo, otras investigaciones sugieren que la riqueza de especies aumenta con el mayor nivel de escolaridad (Kehlenbeck & Maass 2006), condición que se reflejaría en la dinámica de los agroecosistemas.

La ausencia de correlaciones significativas entre la riqueza de especies y las variables socioeconómicas como el género, la ocupación, la edad y el tiempo dedicado a las labores agrícolas, no parece tener una explicación lo suficientemente clara, lo que podría estar relacionado con el tamaño de la muestra. No obstante, resulta importante recalcar que en Latinoamérica las variables con mayor influencia en cuanto a la gestión de los sistemas agrícolas son el género y la edad, en donde las mujeres generalmente son las responsables del crecimiento y mantenimiento de especies útiles alimenticias, medicinales y ornamentales en los sistemas agrícolas, lo que las hace acreedoras

(39)

39

de mayor conocimiento y, por tanto, responsables de la trasmisión y mantenimiento de los agroecosistemas (Lok, 1998; Pulido, et al., 2008).

Otra de las variables que influye significativamente en la riqueza y el manejo de los sistemas productivos, es la posesión y tenencia de la tierra que, aunque en la región de Panguí no presenta una correlación con la riqueza de especies en los sistemas agrícolas productivos, si tiene una gran influencia en otros agroecosistemas de América del Sur, en los cuales, la relación interdependiente entre familias y actores privados genera decisiones sobre las formas de gestión, formas de acceso y uso de la propiedad de tierras rurales; relaciones que se establecen a través de préstamos de tierras, administración de tierras colectivas o privadas, venta directa o herencia, generando dinámicas y procesos complejos que definen el comportamiento del manejo de los agroecosistemas (Lok & Samaniego, 1998). Variables como la edad, el género y la posesión y tenencia de la tierra pueden no presentar correlación con la riqueza de especies no solo por el tamaño de la muestra manejado durante el estudio, también se podría deber a la complejidad de las dinámicas socioeconómicas y políticas de la región, tal y como lo expresa Harry Samir presidente del Consejo Comunitario los Riscales de Nuquí:

“los pilares de la economía de la región son la agricultura, pesca y turismo sin embargo temas como el narcotráfico (pesca blanca) han generado cambios en las actividades y dinámicas de la región afectando principalmente la agricultura; lo que ha generado importación de productos que antes se producían en la región por perdida de la actividad agrícola, cambio de pensamiento, dinámica social generacional y cambio de memoria con respecto a temas como la agricultura, las nuevas generaciones no tienen memoria de los productos que se cultivaban, se ha generado la pérdida de productos tradicionales como el viche, piña, aguacate, chontaduro, desapareciendo del municipio y siendo traídos de Buenaventura, el Cauca y los Llanos”.

“la agricultura representa una actividad que construye tejido social y sustento familiar, pero la violencia produce cambios de las dinámicas sociales, generando desplazamiento a otras zonas, quedando en los corregimientos y pueblos solo personas de la tercera edad que son las que se dedican a temas como la agricultura, por lo que la pesca y el turismo se han convertido en los pilares más importantes de entrada económica en la región, debido a que la agricultura ha perdido atención por pobladores locales y por la falta de apoyo por parte de instituciones públicas y privadas”.

Por otro lado, factores como el apoyo institucional -que en el estudio no presenta una correlación significativa con la riqueza de especies - ha sido – según la percepción de los habitantes del corregimiento de Panguí, y tal y como se expresó en el testimonio de Harry Samir presidente del Consejo Comunitario los Riscales de Nuquí-, uno de los factores que han influenciado la pérdida de los sistemas agrícolas y por lo tanto la pérdida de agrobiodiversidad de la región. Eutimio

(40)

40

Valencia Reyes, agricultor de Panguí, también comenta al respecto “nosotros hemos tenido

siempre con los alcaldes esas discusiones con los políticos, porque es que si algunas cosas se están acabando es porque no tenemos apoyo, usted sabe que el ser humano se cansa y nosotros nos cansamos”. Esta situación guarda coherencia con lo mencionado por la OEA (2006), respecto a que las políticas de tierras en la región Latinoamericana han creado límites en la productividad eficiente de los agroecosistemas familiares, presentándose problemáticas relacionadas con la falta de seguridad de derechos de propiedad, centralización política y administrativa de tierras y resistencia de grupos políticos y económicos.

10.1.2.RELACIONES ENTRE LAS VARIABLES FÍSICAS Y LA RIQUEZA DE

ESPECIES

Según el informe de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) “La mayoría de los 570 millones de agroecosistemas del mundo son pequeñas explotaciones. Los pequeños agroecosistemas o fincas suministran el 80% de los alimentos producidos en Asia, África subsahariana y América Latina, a través de campesinas y campesinos, pescadoras y pescadores, pastoras y pastores, gente sin tierra y pueblos indígenas. Además, el 70% de los 1.400 millones de personas extremadamente pobres viven en áreas rurales; el 75% de estas personas pobres se dedica también a la agricultura” (FAO, 2018).

De acuerdo con los resultados obtenidos, la variable “espacios con los que cuenta el sistema productivo” es la única variable física que influye en la riqueza de especies reflejada en una correlación negativa, tendencia que no ha sido descrita en la literatura. Sin embargo, Pulido y colaboradores (2008) describen que la estructura, riqueza y diversidad de los agroecosistemas presenta alta complejidad e imprevisibilidad, lo cual no se encuentra relacionado con los aspectos físicos (latitud, altitud, precipitación, etc.), como en el caso de los ecosistemas naturales, pero si se encuentra asociado a las condiciones microambientales creadas por el hombre, aspectos sociales (propiedad y control de la tierra), culturales y económicos (cultivos comerciales), factores que interactúan para determinar la estructura y composición de los agroecosistemas. Esta situación resulta ser diferente en el caso de las fincas del corregimiento de Panguí, en el que la riqueza de especies al parecer está asociada con algunas variables físicas, ya que la gran mayoría de fincas cuentan con una buena estructura ecológica principal, con presencia de bosque y zonas hídricas

Figure

Actualización...