Bases de la responsabilidad civil. [11.1] Cómo estudiar este tema? [11.3] La responsabilidad civil extracontractual

Texto completo

(1)

Bases de la responsabilidad civil

[11.1] ¿Cómo estudiar este tema?

[11.2] Introducción a la responsabilidad civil: presupuestos

generales

[11.3] La responsabilidad civil extracontractual

[11.4] La responsabilidad civil subjetiva

[11.5] La responsabilidad civil objetiva

(2)

Esquema

Co n tra ct u al Ad m in is tr at iv a Su b je ti va Re sp on sa bi lid ad c iv il Pe n al Ci vi l Extr ac on tr ac tual Ob je ti va El em en to ob je ti vo El em en to su b je ti vo E lem en to ca u sa l El em en to s Ac to Il ic it u d Da ño Cu lp a Ne xo ca u sa l Ac to Il ic it u d Da ño Nexo causa l

(3)

Ideas clave

11.1. ¿Cómo estudiar este tema?

Para estudiar esta lección lee el apartado “Ideas clave” de este tema, así como el

capítulo 12 de los apuntes de la asignatura, elaborados por José María de la

Cuesta y Enrique Núñez.

11.2. Introducción a la responsabilidad civil: presupuestos

generales

Habida cuenta del mundo globalizado en el que nos encontramos, el enfoque de este último tema de la asignatura partirá de los Principios de Derecho europeo de la responsabilidad civil, con constantes referencias a nuestro derecho patrio.

En prácticamente todos los sistemas jurídicos, sean o no de tradición romanista, nos encontramos con un precepto común: el que hubiera causado un daño, está obligado a repararlo.

Así, el sistema de responsabilidad civil ha de cumplir una serie de funciones:

Función distributiva Función demarcatoria Función resarcitoria Funciones:

Función demarcatoria: establecer lo que permite y lo que prohíben las normas

jurídicas, permitiendo una demarcación de las reglas de conducta de la vida en sociedad.

Función resarcitoria: compensar el perjuicio o daño causado.

Función distributiva: tiene su fundamento en el principio de la justicia

distributiva (daños por productos defectuosos, o los causados por los dependientes, por ejemplo).

(4)

En nuestro Código Civil encontramos el punto de partida del sistema de responsabilidad civil, en el art. 1902 CC: “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”, es decir, que deberá repara el daño la persona a la que se pueda imputar jurídicamente el daño (art. 1:101 PDERC1). El daño sufrido, exigen los ordenamientos, que se trate de un

perjuicio material o inmaterial a un interés jurídicamente protegido (vida, integridad, derechos reales, intereses patrimoniales o contractuales, propiedad intelectual, etc.).

La organización y estructura de la responsabilidad civil en los países de civil law y de common law son radicalmente diferentes.

La primera de las clasificaciones que debemos realizar es la que existe en función

de la materia, fundamentalmente distinguimos entre:

Clasificación en función de la materia Responsabilidad civil Responsabilidad penal Responsabilidad administrativa

En nuestro caso, nos centraremos en la responsabilidad civil. Así, esta puede tener su origen en un daño causado a consecuencia de una relación contractual o no, distinguiéndose pues entre responsabilidad civil contractual (directamente relacionada con el art. 1101 CCC) y responsabilidad civil extracontractual (también denominada responsabilidad aquiliana).

11.3. La responsabilidad civil extracontractual

La responsabilidad civil extracontractual se basa en el principio general del artículo

1902 CC: el autor del daño está obligado a repararlo sin que exista un vínculo

contractual u obligatorio entre quien causa el daño y el perjudicado.

(5)

La obligación de reparar el daño causado no surge de una obligación o relación jurídica anterior, sino simplemente por la causación del daño.

“El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. Pese a la previsión del artículo 1902 CC es preciso ubicarlo temporalmente, a finales del siglo XIX, con lo que es necesario adaptar esta responsabilidad a la actualidad.

La posición del legislador apunta a la responsabilidad subjetiva, fundamentándose en la exigencia de culpabilidad a quien produce el daño, sin que sea considerado un ilícito de carácter penal2, admitiéndose también que sea responsable

por el daño causado si no hubiese desplegado la diligencia debida en su actuación. En la actualidad existe una marcada tendencia a exigir responsabilidad por los daños causado por determinadas conductas, aun sin mediar culpa ni falta de diligencia, lo que supone una tendencia a objetivar la responsabilidad, es decir, que el causante del daño responderá por el daño causado aunque no hubiere mediado culpa. Sobre la responsabilidad civil objetiva hablaremos en el epígrafe 11.5.

Esta tendencia a la objetivación de la responsabilidad se demuestra desde dos puntos de vista:

En numerosas ocasiones, la legislación específica establece una inversión de la

carga de la prueba, es decir, el que ha sufrido el daño no ha de probar que se

produjo por la conducta culpable de un sujeto, sino que será el productor del daño el que pruebe que su conducta fue diligente y no culpable, para poder exonerarse, en su caso, de responsabilidad3.

En determinadas ocasiones, la propia legislación establece un grado de diligencia muy elevando, siendo únicamente la fuerza mayor o el caso fortuito los únicos medios de exoneración de responsabilidad. Esto significa que en determinadas

2 El art. 2:103 PDERC establece expresamente que “las pérdidas relacionadas con actividades o fuentes que se consideran ilegítimas no pueden ser resarcidas”.

3 En la actualidad, pensemos en los daños (generalmente económicos) producidos por los prestadores de servicios de telecomunicaciones por, por ejemplo, ausencia de línea.

(6)

ocasiones, el causante del daño responde aunque su conducta hubiera sido diligente y no culpable4.

11.4. La responsabilidad civil subjetiva

Partamos de la premisa del art. 1902 CC: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. Aquí encontramos los requisitos o elementos necesarios para poder considerar la

existencia de responsabilidad civil por parte de quien causa el hecho dañoso,

surgiendo, entonces, la obligación de repararlo.

Requisitos objetivos de la responsabilidad civil subjetiva

Acto. Para que exista responsabilidad civil debe de haberse realizado un acto, ya sea

por acción u omisión. Este acto (comisito u omisión) ha de consistir en un hecho voluntario o involuntario.

Antijurididad o ilicitud. Se considera que para responder civilmente es necesario

que el acto producido sea un acto antijurídico, y se considera como tal “todo acto u omisión que cause un daño a otro”. Este requisito no se recoge expresamente en el art. 1902 CC, sin embargo hemos de tenerlo en cuenta, puesto que únicamente no se responden de los daños causados a otro si concurren las causas de exclusión de la antijuricidad: legítima defensa o estado de necesidad, daño causado con consentimiento del perjudicado, o actuación conforme a derecho.

4 El típico ejemplo son los daños causados por vehículos a motor.

Objetivo Subjetivo

Tipos de requisitos:

(7)

Daño. Sin la existencia de un daño, no podemos hablar de responsabilidad. El daño

causado puede tener naturaleza tanto patrimonial como moral. Desde principios del siglo XX se considera que ambos daños han de ser resarcidos, siempre que se cumplan dos requisitos: que el daño sea real y demostrable.

Es especialmente importante resalta que únicamente el daño patrimonial puede ser

resarcido, puesto que los daños morales únicamente pueden ser “compensables”, digiriéndose la pretensión en estos últimos casos a obtener una

compensación económica por los daños causados al perjudicado.

Requisito subjetivo de la responsabilidad civil subjetiva: la culpa

Para que exista obligación de reparar el daño causado, éste ha de ser atribuido al causante, ya sea porque quiso causarlo, como por que no evitó su causación por negligencia.

En este sentido la culpa ha de observarse desde dos puntos de vista:

Que al autor se le pueda imputar el daño (pensemos en la inimputabilidad de ciertas personas por falta de capacidad. No obstante, el art. 1903 establece los supuestos de responsabilidad indirecta, esto es, la responsabilidad por hecho ajeno.

Que exista una conducta culposa o dolosa del causante del daño: en virtud del art. 1104 CC, “la culpa o negligencia del deudor consiste en la omisión de aquella diligencia que exija la naturaleza de la obligación y corresponda a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar”.

Requisito causal

Sin la existencia de un nexo causal que ligue a la actuación con el daño, no podemos concluir la existencia de responsabilidad.

Es cada vez más frecuente establecer una categorización de las relaciones de causalidad que pueden existir, y así se muestra claramente en los principios de derecho europeo de responsabilidad civil.

(8)

11.5. La responsabilidad civil objetiva

A pesar de que el principio de culpabilidad es la base de nuestro sistema de responsabilidad civil, el propio código establece algunos casos en los que un sujeto es responsable por los daños causados a otro, sin mediar culpa ni negligencia, pudiendo únicamente exonerarse por fuerza mayor: art. 1905, daños causados por animales (salvo que, concurra fuerza mayor o culpa exclusiva de la víctima) y art. 1908.3, los daños causados por caídas de árboles colocados sobre sitios de tránsito.

Sin embargo, en la actualidad es creciente la evolución hacia este tipo de responsabilidad en la que es irrelevante la culpabilidad del causante del

daño. El fundamento de este tipo de responsabilidad yace en la realización de

actividades riesgosas o potencialmente peligrosas o susceptibles de causar daños a otros.

En numerosas ocasiones, para aquellas personas que realicen actividades peligrosas, el propio ordenamiento les exige la suscripción de un contrato de seguro que permita cubrir los daños que efectivamente se produzcan.

Así, de manera meramente orientadora, podemos señalar algunos casos de

responsabilidad objetiva:

Daños causados por vehículos a motor. Daños causados por aeronaves.

Daños causados por la energía nuclear.

Daños causados por accidentes de caza: en estos casos es interesante recordar el art. 33.5 Ley de caza de 1970, en el que se establece que en el caso de caza con armas, si no consta el autor del daño a las personas, responderán solidariamente todos los miembros de la partida de caza.

Daños causados por actos terroristas. Daños causados por productos defectuosos. Etc.

(9)

Lo + recomendado

No dejes de leer…

Líneas generales de los “Principios de Derecho europeo de la responsabilidad civil”

Interesante comentario de Miquel Martín Casals sobre los fundamentos y generalidades incorporadas en el texto europeo “PDERC”.

El documento está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

http://www.asociacionabogadosrcs.org/congreso/5congreso/ponencias/MiquelMartin

Principios.pdf

Riesgo, responsabilidad objetiva y negligencia

SALVADOR CODERCH, Pablo; y Juan RUIZ GARCÍA. “Riesgo, responsabilidad objetiva y negligencia”. InDret. Revista para el Análisis del Derecho, abril 2002, núm. 2.

Breve pero interesantísimo comentario sobre las sentencias del Tribunal Supremo de 5 de julio y de 17 de octubre 2001, en relación con la tendencia a la objetivación de la responsabilidad civil extracontractual.

El documento está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

(10)

Cómo repensar la responsabilidad civil extracontractual

Artículo de Fernando Prieto Pantaleón que versa sobre la estructura y función de las normas que disciplinan la responsabilidad civil extracontractual, como el autor afirma en el propio texto.

El artículo está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

http://www.asociacionabogadosrcs.org/ponencias/pon2-2.pdf

Am I in Facebook?

SOLER PRESAS, Ana. “Am I in Facebook?”. InDret. Revista para el Análisis del Derecho, julio 2011, núm. 3.

La autora resume este trabajo de la siguiente forma: “Las redes sociales on-line son las protagonistas indiscutibles de la web 2.0. El auge de su negocio se debe, entre otras razones, al limbo legal que disfrutan y que les ha permitido desplazar riesgos propios al usuario de estos servicios. El presente trabajo define cuál es el alcance de la responsabilidad contractual de estos servicios en casos de daño a la imagen o intimidad de sus usuarios, y enfatiza la eficacia que el cumplimiento de estos deberes contractuales puede tener en la protección de los intereses de privacidad e imagen de terceros.

El artículo está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

(11)

No dejes de ver…

Responsabilidad civil extracontractual

Se recomiendan dos películas sobre la responsabilidad civil extracontractual, donde se aprecia la importancia del requisito de la culpabilidad, exigida en el art. 1902 CC.

Erin Brockovich

Director: Steven Soderbergh. Año: 2000.

Duración: 131 min. País de origen: EE. UU.

BANANAS!*

Director: Fredik Gertten. Año: 2009.

Duración: 87 minutos. País de origen: Suecia.

(12)

+ Información

A fondo

Hacia una nueva teoría general de la causalidad en la responsabilidad civil contractual (y extracontractual): la doctrina de la pérdida de oportunidades

Este artículo de Carlos Medina Alcoz analiza el proceso de formación y consolidación, el ámbito de aplicación, contenido y fundamento de la teoría de la pérdida de oportunidad.

El artículo está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

http://www.asociacionabogadosrcs.org//doctrina/Luis%20Medina.pdf?phpMyAdmin =9eb1fd7fe71cf931d588191bc9123527

Principios de derecho europeo de responsabilidad civil

Se trata de una versión en español de los Principios de derecho europeo de la responsabilidad civil.

El documento está disponible en el aula virtual o en la siguiente dirección web:

(13)

Test

1. La responsabilidad civil tiene una función:

A. Jurisprudencial. B. Demarcatoria. C. Lineal.

D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

2. El artículo 1902 CC:

A. Establece la responsabilidad civil subjetiva. B. Establece la responsabilidad civil objetiva.

C. Establece la responsabilidad civil por hecho ajeno. D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

3. ¿Nuestro sistema de responsabilidad es muy similar en los países de nuestro

entorno? A. Sí. B. No.

C. Únicamente en los de tradición romanista. D. Únicamente entre los países de common law.

4. ¿El art. 1902 es aplicable en la actualidad?

A. Sí. B. No.

C. Únicamente respecto de la responsabilidad civil objetiva. D. A y C son correctas.

5. Responsabilidad civil subjetiva y diligencia son dos conceptos:

A. Que únicamente tienen sentido en relación con la responsabilidad contractual.

B. Que son aplicables a todo tipo de responsabilidad civil. C. Que no tienen relación entre sí.

(14)

6. En la actualidad el sistema de responsabilidad civil subjetiva:

A. Está en proceso de objetivación. B. No es aplicable.

C. Se permite sin que medie culpa. D. Se permite sin necesidad de diligencia.

7. Ante un daño causado por una conducta ilícita:

A. Estamos ante un claro caso de responsabilidad penal. B. Estamos ante un caso de responsabilidad administrativa.

C. Es necesario que exista esta conducta para poder hablar de responsabilidad civil.

D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

8. ¿Para la existencia de responsabilidad civil objetiva ha de existir un daño?

A. Sí. B. No.

C. Únicamente si el daño tiene carácter patrimonial. D. No en países de common law.

9. Por el daño patrimonial causado por un menor:

A. Responde el menor porque ha sido el causante. B. Es inimputable, luego no responde.

C. Aplicaríamos la responsabilidad vicaria.

D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

10. En líneas generales podemos afirmar que ante un hecho dañoso, existe

responsabilidad civil:

A. Aunque no exista nexo causal.

B. Aunque hubiera concurrido fuerza mayor. C. Sin necesidad de concurrencia de culpa.

D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta. E. A y C son correctas.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...