TOMO IV ESPECIALIDAD DE SEGURIDAD EN EL TRABAJO. Master en Prevención de Riesgos Laborales Nivel Superior

362  Descargar (0)

Texto completo

(1)

TOMO IV

ESPECIALIDAD

DE

SEGURIDAD EN EL TRABAJO

Master en Prevención de Riesgos Laborales

Nivel Superior

(2)

Este material ha sido obtenido del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el

Trabajo, para impartir formación de Nivel Superior en Prevención de Riesgos Laborales

con los contenidos correspondientes al Anexo VI del Reglamento de los Servicios de

Prevención

Para obtener un optimo aprovechamiento, debe de consultarse periódicamente la página

web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo:

(3)

ESPECIALIDAD DE SEGURIDAD EN EL TRABAJO

TEMA

Pág.

1:

B

OTELLAS DE GAS 3

2:

C

ALDERAS 21

3:

M

ÁQUINAS 52

4:

A

LMACENAMIENTO DE MATERIALES 84

5:

S

OLDADURA ELÉCTRICA Y OX IACETILÉNICA 97

6:

E

SPACIOS CONFINADOS 114

7:

M

ÁQUINAS Y HERRAMIENTA S 123

8:

H

ERRAMIENTAS A MOTOR 162

9:

E

QUIPOS DE ELEVACIÓN Y TRANSPORTE 174

10:

R

ESIDUOS TÓX ICOS Y P ELIGROSOS 208

11:

S

EGURIDAD EN LABORATORIOS 261

12:

I

NSTALACIONES RECEP TORAS DE GASES COMBUSTIBLES 278

13:

A

LMACENAMIEN TO DE PRODUCTOS PETROLÍFEROS PARA USO

PROPIO 283

14:

E

QUIPOS E INSTALACIONES

.

I

NSPECCIONES Y PRUEBAS 296

15:

A

LMACENAMIEN TO DE GASES LICUADOS DE PETRÓLEO 304

16:

E

QUIPOS E INSTALACIONES

.

M

ANTENIMIENTO P REVENTIVO 311

17:

M

ANTENIMIENTO PREVENTIVO DE EQUIPOS E INSTALACIONES

.

F

ICHA DE SEGUIMIE NTO 321

18:

R

IESGOS ELÉCTRICOS 326

(4)
(5)

1: BOTELLAS DE GAS

INTRODUCCIÓN

Los gases forman parte de la actividad humana en todos los campos, desde el industrial y medico, al ocio y domestico, y a su vez constituyen un riesgo, no solo por sus características físicas y químicas, sino también a la forma en que se los almacena.

El conocimiento de esos riesgos es un paso importante para la prevención de los mismos, que en el caso de la utilización en botellas es aun mas critico, debido a su versatilidad y la gran cantidad de lugares donde pueden usarse.

OBJETIVOS

a) Conocer los riesgos derivados de las propiedades de los gases. b) Conocer los riesgos derivados de su almacenamiento

c) Conocer las características que presentan las botellas de gases desde el punto de vista de la seguridad. d) Conocer las inspecciones y pruebas obligatorias en las botellas de gas.

e) Conocer las mediadas preventivas para una utilización segura de los gases en botellas.

(6)

CAPÍTULO 1: PRESENTACIÓN

Científicos como Galileo, Torricelli, Boyle y Mariotte, etc., sentaron las bases de la utilización de los gases al descubrir sus propiedades, si bien el descubrimiento del acetileno por Davy en el siglo XIX, y su aplicación a la soldadura oxiacetilénica con la aparición del soplete de Picard, fue el despegue de la utilización industrial de los mismos y desde entonces, los gases han visto continuamente aumentada su demanda de obtención y/o fabricación, así como las aplicaciones a que se destinan, siendo común hoy en día, el encontrarles en actividades tan diversas como la agroalimentación, industria química, medicina, medio ambiente, etc., sin olvidar las aplicaciones domésticas y el ocio.

CAPÍTULO 2: CARACTERÍSTICAS QUE DEFINEN LA PELIGROSIDAD DE LOS

GASES

1. DEBIDO A SUS PROPIEDADES.

Como cualquier otra sustancia que se encuentre en la naturaleza, los gases tienen unas propiedades físicas y químicas, las primeras conducen a que los gases sean comprensibles, que ocupen todo el volumen del recinto en donde se encuentren, etc. En cuanto a las propiedades químicas, conducen a la existencia de los siguientes tipos de gases:

GASES INERTES: No arden, no mantienen la combustión y en su seno no es posible la vida, argón, nitrógeno, etc.

GASES COMBURENTES: Son indispensables para mantener la combustión, oxígeno, protóxido de nitrógeno, etc.

GASES COMBUSTIBLES: Arden fácilmente en presencia del aire o de otro oxidante, hidrógeno, acetileno.

GASES CORROSIVOS: Capaces de atacar a los materiales y destruir los tejidos cutáneos, cloro.

GASES TÓXICOS: Producen interacciones en el organismo vivo, pudiendo provocar la muerte a determinadas concentraciones, monóxido de carbono.

Estas propiedades hacen que la utilización de los gases por el hombre le suponga un riesgo si no se toman las medidas adecuadas, máxime teniendo en cuenta que muchos de los gases tienen más de una de las citadas propiedades.

2. DEBIDO A LAS CARACTERÍSTICAS AÑADIDAS PARA SU TRANSPORTE

Para la utilización de los gases es necesario transportarlos desde el lugar de obtención o fabricación al de utilización o consumo, lo que conlleva que al igual que en cualquier tipo de mercancía prima el principio económico de transportar la máxima cantidad en el mínimo volumen. Para poder llevarlo a efecto, y en función de las características del gas de que se trate, se procede a comprimirlos, licuarlos e incluso disolverlos a presión en un medio acuoso si la inestabilidad del mismo así lo requieres, etc., lo que supone añadir nuevos riesgos a los derivados de sus propiedades, como son por ejemplo la presión, el frío que muchas veces es necesario para licuarlos, el gran volumen de gas que se produciría al vaporizarse desde el estado líquido, etc.

Todo ello conlleva que los gases sean considerados como mercancías peligrosas, y de hecho así son considerados en el Reglamento Nacional de Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera, en el que

(7)

CAPÍTULO 3: CLASIFICACIÓN DE LOS GASES

Establecidas las anteriores premisas, es necesario clasificar los distintos tipos de gases que se emplean para lo cual tendremos en cuenta las definiciones establecidas en el Reglamento de Aparatos a Presión, Instrucción Técnica MIE-AP7, "BOTELLAS Y BOTELLONES DE GASES COMPRIMIDOS, LICUADOS Y DISUELTOS A PRESIÓN".

ƒ GAS COMPRIMIDO: Gas o mezcla de gases cuya temperatura crítica es menor o igual a - 10º C.

ƒ GAS LICUADO: Gas o mezcla de gases cuya temperatura crítica es mayor o igual a - 10º C.

ƒ GAS INFLAMABLE: Gas o mezcla de gases cuyo límite de inflamabilidad inferior es menor o igual al 13%, o que tenga un campo de inflamabilidad mayor de 12%.

ƒ GAS TÓXICO: Aquel cuyo límite de máxima concentración tolerable durante 8 horas/día y 40 horas/semana, (T.L.V.), es inferior a 50 ppm.

ƒ GAS CORROSIVO: Aquel que produce una corrosión de más de 6 mm/año, en un acero A33 UNE 36077-73, a una temperatura de 55ºC.

ƒ GAS OXIDANTE: Aquel capaz de soportar la combustión con un oxipotencial superior al del aire.

ƒ GAS CRIOGÉNICO: Aquel cuya temperatura de ebullición a la presión atmosférica, es inferior a 40ºC.

A las anteriores definiciones hay que añadir otras que hacen referencia a la utilización propiamente dicha de los gases, y que según el anterior Reglamento de Aparatos a Presión, son las siguientes:

ƒ GAS INDUSTRIAL: Los principales gases producidos y comercializados por la industria.

ƒ MEZCLAS DE GASES INDUSTRIALES: Aquellas mezclas de gases que por su volumen de comercialización y su aplicación, tienen el mismo tratamiento que los gases industriales.

ƒ MEZCLAS DE CALIBRACIÓN: Mezcla de gases, generalmente de precisión, utilizados para la calibración de analizadores, para trabajos específicos de investigación u otras aplicaciones concretas, que requieren cuidado en su fabricación y utilización.

CAPÍTULO 4: TIPOS DE RECIPIENTES UTILIZADOS PARA CONTENER LOS

GASES

Independientemente de las canalizaciones fijas para conducir los gases, se emplean distintos recipientes cuya clasificación genérica puede obedecer a la siguiente:

ƒ Recipientes utilizados solamente para el transporte de gas, como es el caso de las cisternas y depósitos especiales.

ƒ Recipientes utilizados para el transporte y utilización del gas, es el caso de las botellas de gas.

ƒ Recipientes utilizados para contener el gas exclusivamente y desde los cuales se envía a los puntos de utilización mediante conducciones fijas. Es el caso de los grandes depósitos de almacenamiento.

De todos los anteriores recipientes son sin duda las botellas las más versátiles, al permitir no solo el transporte del gas sino disponer de ellas en los mismos puntos de aplicación.

(8)

CAPÍTULO 5: CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS BOTELLAS DE GAS

Tal como prescribe el Reglamento de Aparatos a Presión en su Instrucción Técnica MIE-AP7, las botellas de gases son recipientes con capacidad igual o inferior a 150 litros, fabricadas en acero o aluminio, pudiendo en el primer caso estar conformada de una sola pieza o bien mediante soldadura de sus partes constituyentes, mientras que si son de aluminio, necesariamente deberán ser de una sola pieza.

En el caso de ser de acero, la fabricación según uno u otro tipo de los citados, viene condicionado exclusivamente por la presión de prueba requerida para su utilización, estando limitada según dicho Reglamento de Aparatos a Presión, a 50 Kg/cm2 en el caso de las fabricadas por soldadura, a excepción de las destinadas a contener cloro, en cuyo caso la presión de prueba será como máximo de 30 kg/cm2.

Estructuralmente una botella, está constituida por el fondo, cuerpo y ojiva, a lo que hay que sumar la tulipa, teniendo esta última como misión, el proteger el grifo de la botella, parte más delicada de la misma, en el caso de caída accidental, tal como se ve en la siguiente figura.

CAPÍTULO 6: SEGURIDAD MECÁNICA DE LAS BOTELLAS DE GASES

Dado que a lo largo de su vida útil las botellas deberán soportar presiones elevadas, por ejemplo 200 Kg/cm2 en el caso de nitrógeno, se ha de garantizar la seguridad mecánica de las mismas frente a los esfuerzos que dichas presiones ocasionan en la botella, razón por la cual el Reglamento de Aparatos a Presión establece las condiciones que deben cumplir en cuanto a diseño, cálculo de espesores, control de fabricación, etc., y que culmina con ensayos destructivos, específicos para cada tipo de botella, realizados en probetas tomadas en distintas partes de las muestra.

(9)

una prueba hidráulica de presión, en la que el valor de la misma viene establecido para cada gas en el Reglamento del Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera, a su vez sustituido por el Acuerdo Internacional sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (A.D.R.), publicado en el B.O.E. del 12 de diciembre de 1998, al que remite el Reglamento de Aparatos a Presión

CAPÍTULO 7: PRUEBAS E INSPECCIONES PERIÓDICAS

Las anteriores pruebas garantizan la seguridad mecánica de la botella tras su fabricación, ahora bien, dado que a lo largo de su vida útil deberá conservar las mismas características iniciales, se las somete periódicamente a inspecciones con objeto de determinar la existencia de abolladuras, cortes o marcas, quemaduras por arcos o sopletes, corrosión, etc., así como a pruebas de presión cuyo valor es análogo al de la primera prueba hidráulica. En cuanto a la periodicidad con que deben de realizarse, el Reglamento de Aparatos a Presión remite nuevamente al Reglamento Nacional de Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera, que indica la periodicidad para cada gas.

CAPÍTULO 8: INFORMACIÓN DE SEGURIDAD EN LAS BOTELLAS

Al objeto de proporcionar una información de seguridad adecuada a los usuarios de las

botellas, el Reglamento de Aparatos a Presión establece las marcas que deberán figurar en las mismas y los colores con que deben pintarse las botellas, según el tipo de gas que contengan, y tal como se indica seguidamente:

1 MARCADO DE BOTELLAS.

Proporciona una información clara y concisa acerca del recipiente y de su contenido, estando recogida la información prescrita en la siguiente figura:

(10)

2. COLORES DE LAS BOTELLAS.

El color de las botellas tiene por objeto proporcionar a simple vista información acerca de su contenido, lo que constituye un importante factor desde el punto de vista de la seguridad. Dentro del color de la botella hay que distinguir el del cuerpo, franja y ojiva, ver figura siguiente.

El color del cuerpo es función de la familia de gases a que pertenece el contenido en la botella y que tal como prescribe el Reglamento de Aparatos a Presión, se usan los siguientes:

• Gases inflamables y combustibles …… Rojo

• Gases oxidantes e inertes ……….. Negro o gris

• Gases corrosivos ………... Amarillo

• Gases tóxicos ……… Verde

• Butano y propano industrial …………. Naranja, otros colores

• Mezclas de calibración ………. Gris

De ello se desprende que la simple visión de la botella nos indica si se trata de un gas tóxico, inflamable, etc.

En cuanto al color de la ojiva y de la franja, especifican el gas concreto que contiene la botella, siendo en ocasiones el color de la franja el mismo que el de la ojiva. En la siguiente figura se muestra el caso de una botella de oxigeno:

(11)

3. COLORES DE BOTELLAS QUE CONTIENEN MEZCLAS DE GASES.

En el caso de mezclas de gases industriales, el color del cuerpo de la botella se pintará del color correspondiente al gas mayoritario de la mezcla, mientras que la ojiva, se pinta en forma de cuarterones, con los colores correspondientes a la que llevaría la ojiva de los gases que componen la mezcla, si estuvieran individualmente en botellas y con los siguientes criterios en cuanto a distribución:

(12)

CAPÍTULO 9: ETIQUETADO DE BOTELLAS

Además de las marcas contenidas en las botellas, éstas disponen de etiquetas cuya muestra se recoge en la siguiente figura, las cuales contienen la dirección del fabricante, características principales del gas, fórmula del mismo, pictograma y medidas a tener en cuenta en la utilización segura del mismo.

(13)

CAPÍTULO 10: VÁLVULAS O GRIFOS DE LAS BOTELLAS

En los grifos de las botellas de disponen distintos tipos de rosca, común a un grupo de gases con características similares, al objeto de impedir la utilización del gas en una aplicación peligrosa, como por ejemplo la conexión de elementos que no son compatibles con el gas en uso.

En la anterior figura se aprecian, algunos de los tipos de rosca establecidos por el Reglamento de Aparatos a Presión en su Instrucción Técnica MIE-AP7, y seguidamente se muestra unos grifos de botellas.

(14)

CAPÍTULO 11: TRANSPORTE DE BOTELLAS POR EL USUARIO

Una vez que las botellas están en poder del usuario de las mismas, éste se va a ver obligado a transportarlas a sus distintos puntos de aplicación o trabajo, por lo que las personas encargadas de ello deberán ser informadas y capacitadas para dicho cometido. En particular se incidirá sobre los siguientes puntos:

• Para el traslado de botellas se deberán emplear siempre guantes y calzado de seguridad.

• El traslado de botellas se efectuará mediante carretillas portabotellas prohibiéndose expresamente el realizarlo mediante arrastre, rodadura, etc. Estas actuaciones puedan dañar las botellas, ocasionando abolladuras, marcas, cortes, etc., con la consiguiente disminución de espesores de pared y, por lo tanto, con riesgo de explosión de la botella.

• Cuando sea necesario elevar botellas, la operación se efectuará exclusivamente con el portabotellas o en jaulas adecuadas. No se emplearán nunca electroimanes, cuerdas. Se atarán del sombrerete o grifo, etc., ya que, ante un fallo de la corriente o de la cuerda, se produciría la caída de la botella.

• Para pequeños desplazamientos, como por ejemplo desde el carro portabotellas al punto de conexión a la línea, se las podrá mover, haciéndolas girar sobre su base, después de haberles conferido una pequeña inclinación .

• Si, como consecuencia de un golpe o caída accidental, la botella quedara deformada, marcada, presentara hendiduras o cortes, se devolverá al suministrador de la misma, sin utilizarla. Como se ha indicado, esos defectos pueden dar lugar a la explosión de la botella.

• Una vez que la botella ha sido situada en su lugar de utilización, será asegurada convenientemente, por ejemplo con cadena. Ello va a evitar no solamente las lesiones que pueden producir a las personas, en caso de caerse, sino también la ruptura de conexiones, etc., originando con ello los consiguientes escapes de gas

CAPÍTULO 12: EXPANSIÓN DEL GAS CONTENIDO EN LAS BOTELLAS

Los gases contenidos en las botellas pueden estar a presiones muy dispares, por ejemplo: a 200 bares el nitrógeno y a 18 bares el acetileno, siendo en todo caso necesario reducir su presión, al objeto de poder utilizarlos sin causar daños o la destrucción de instrumentos y aparatos, con el consiguiente riesgo de proyección de elementos y chorros de fluidos a presión. Para evitar estos riesgos, se deberá tener en cuenta lo siguiente:

• Utilizar un regulador adecuado, compatible con el gas en uso, tanto en cuanto a presión como a materiales y roscas de conexión con la botella. En la Figura 33 se muestran varios de estos reguladores, que pueden llevar incorporado uno o dos manómetros, en este último caso, de alta y baja presión.

(15)

• Prohibir absolutamente la regulación de salida del gas de la botella, por simple laminado, al dejar el grifo de la misma entreabierto, es una operación peligrosa que debe estar absolutamente prohibida.

• Se deberán desechar aquellos reguladores que presenten manómetros rotos, ya que, independientemente de su ineficacia, se pueden producir pérdidas e incluso proyección de sus elementos, debido a la presión

CAPÍTULO 13: RACORES DE UNIÓN DE LAS BOTELLAS

La conexión a una botella, de un manorreductor, canalización, etc., deberá efectuarse exclusivamente con el tipo de pieza que corresponda al gas en uso, según se vio en el anterior capítulo, y de acuerdo con lo establecido por el Reglamento de Aparatos a Presión, en su Instrucción Técnica M.I.E. AP-7. En particular, se ha de tener en cuenta que:

• Las piezas de conexión estén en buen estado, vigilando especialmente las partes roscadas, y rechazándolas, si el fileteado presentase signos de desgaste apreciable o deterioro.

Es muy peligroso el utilizar racores con roscado defectuoso, desgastado o de características parecidas, pero no idénticas (Figura 35), ya que, en esos casos, no sería imposible el acoplamiento, pero se corre el riesgo de la existencia de fugas o la expulsión inesperada de la conexión por el efecto de la presión.

• Las juntas utilizadas para conseguir la estanqueidad de los racores deberán ser de material compatible con el gas en uso, y proporcionadas por el suministrador del gas. El empleo de juntas inadecuadas, incompatibles con el gas, es origen de graves accidentes, como es el caso del empleo de juntas de material orgánico con oxígeno.

• Deberá ser siempre el suministrador del gas el que manifieste la compatibilidad.

• Cuando una junta presente alguna alteración, deberá reemplazarse por una nueva, de las mismas características. También deberá hacerse periódicamente, según el plan de mantenimiento establecido.

CAPÍTULO14: CANALIZACIONES DE CONEXIÓN

Para la utilización del gas contenido en una botella, es necesario el conducirlo desde la misma hasta el punto de aplicación, empleándose para ello canalizaciones.

El tipo de canalización utilizado depende de factores tales como forma de utilización del gas, uso a que se destina, presión del gas, distancia entre botella y punto de uso, etc., pudiéndose encontrar los siguientes tipos de canalización:

• Mangueras, constituidas por conductos plásticos

• Flexibles, constituidos por un alma plástica o metálica y un entramado metálico, siendo en general utilizados para alta presión

• Liras de dilatación o espirales, que conectan las botellas con centrales de distribución y son de pequeña longitud

• Canalizaciones rígidas, que vienen a conectar los puntos de ubicación de las botellas, por ejemplo casetas de gases, con los puntos de utilización

En todas las anteriores canalizaciones de pueden producir fugas de diversa índole, con el consiguiente riesgo asociado, según sean las características del gas que transportan, razón por la cual se deberán tener en cuenta las siguientes medidas preventivas:

• Las canalizaciones serán de un material compatible con el gas en uso y su presión nominal, la adecuada a la presión de utilización del gas. En el caso de presentarse cualquier duda, consultar al suministrador del gas.

(16)

• Particular importancia se debe de dar a las mangueras, utilizadas en actividades tales como unión de telas asfálticas de impermeabilización con soplete de butano o propano, soldadura y corte oxiacetilénico, creación de atmósferas inertes en soldadura, etc.; en ellas se deberá tener en cuenta lo siguiente:

• Antes de su utilización se deberá comprobar el estado de la manguera para detectar posibles anomalías, como desgastes, erosiones cortes, etc. Téngase en cuenta que la propia forma de utilizarse hace que esté sometida a golpes, cortaduras y erosiones del suelo, etc. En el caso de confirmarse algún deterioro, se sustituirá la manguera por otra nueva.

• En el caso de sospecharse la existencia de una fuga, se tratará de detectar

introduciendo la manguera presurizada en un recipiente de agua, o bien se recorrerá toda ella, aplicando una solución jabonoso que detecte la fuga. No utilizar jamás la llama para la detección de una fuga, ni emplear cintas aisladoras o similar para repararla.

• La unión de las mangueras con los manorreductores se efectuará con la pieza

adecuada y en ningún caso se utilizarán alambres o similares, ni se meterán exclusivamente a presión. Téngase en cuenta que la propia presión del gas puede soltarlas, con su consiguiente lanzamiento y escape del gas, además de dar lugar a fugas e incluso al corte de la manguera, si se emplean alambres.

• Las mangueras serán de longitud adecuada al trabajo a realizar, asegurándose de lo mismo, antes de comenzar la tarea, y sustituyéndolas por otras de mayor longitud, en su caso. Ello evitará el someter las mangueras a cargas mecánicas tratando de acercarlas al punto de uso, además de forzar la postura. La unión de mangueras con racores intermedios es una operación totalmente prohibida.

• Se evitará el contacto con grasas y aceites, ya que determinados gases como el oxígeno, el peróxido de nitrógeno, etc., pueden combinarse con ellas, con violencia explosiva.

• Para evitar las consecuencias que pueden acarrear la inflamación de una fuga, se evitará llevar las mangueras sobre la espalda, mantenerlas arrolladas a botellas, o hacerlas pasar por debajo de las piernas.

• No se deberá estrangular una manguera para cortar el paso del gas. Además de no existir certeza de cierre, se corre el peligro de dañar la conducción.

• Una vez terminados los trabajos, se recogerán las mangueras y se guardarán en sitio adecuado. Los carros portabotellas suelen disponer de sitios específicos para enrrollarlas.

• Se sustituirán las mangueras que lleven fecha de caducidad, por ejemplo, las de butano, así como aquellas en las que así se aconsejase en la inspección periódica de mantenimiento.

• Los flexibles, utilizados en instalaciones de alta presión, pueden ser causa de accidentes, bien por ruptura, o por inflamación, en el caso de que transportes gases como el oxígeno.

• La ruptura del flexible puede deberse a las siguientes causas: o Mal diseño o fabricación

o Material incompatible con el gas en uso

o Microfisuras debidas a la electricidad estática. Los materiales plásticos tienen una conductividad eléctrica relativamente baja y la acumulación de electricidad estática en la camisa de un flexible puede provocar fisuras en el mismo, debido a descargas eléctricas.

o Presurizado muy rápido y el consiguiente riesgo de golpe de ariete.

o Mala utilización de flexibles, con estiramientos, pliegues, impactos mecánicos, atmósferas corrosivas, etc.

o Presencia de partículas, cuyo choque, al ser arrastradas por la corriente gaseosa, puede producir chispas.

Como medidas preventivas se tomarán las siguientes:

• Los flexibles serán adecuados en material, presión, etc., al gas a contener. Siempre que se suscite la mínima duda, consultar al suministrador del gas.

• Cuando así se requiera, se utilizarán flexibles antielectricidad estática.

(17)

purgará a la atmósfera, brevemente, las botellas, antes de conectarlas y, en su caso, se dispondrán filtros adecuados en la línea, en el punto de unión a la botella.

• La longitud del flexible será la adecuada a cada aplicación, con lo que se evitarán torsiones.

• Se mantendrán en buen estado, inspeccionándolas regularmente, de acuerdo con un plan previamente establecido, para detectar posibles anomalías, sustituyéndolas tras períodos de uso concreto, si no hubiese procedido antes su cambio.

• Cuando la utilización del flexible comporte el estar sometido a abrasiones, impactos, etc., se les dotará de una envoltura protectora.

• Las liras de dilatación o espirales que, como se indicó, son de corta longitud y unen botellas con centrales de gases, pueden resultar dañadas si son de material incompatible con el gas, por las flexiones a que pueden verse sometidas durante la utilización y/o conexión, o romperse en el caso de caída de botellas que no están convenientemente aseguradas.

• Serán revisadas y sustituidas periódicamente, de acuerdo con un plan previamente establecido.

• Cuando se sospeche la existencia de una fuga, se tratará de detectar con una solución jabonosa. Nunca se empleará la llama para ese cometido.

• Las conducciones fijas que, por ejemplo, las que unen casetas de gases con los puntos de utilización pueden tener tramos aéreos y enterrados, viniendo determinados los riesgos que en ellas se pueden presentar por su deterioro, rotura, etc., que se va a traducir en un escape de gas, el cual, según donde se produzca, puede tener mayores o menores consecuencias. Por ejemplo, la acumulación de gases inertes en galerías subterráneas por donde puedan transcurrir y el consiguiente riesgo de asfixia.

Se tomarán las siguientes medidas preventivas en estas canalizaciones:

• Serán de diseño, presión normal, material, etc., adecuados al gas en uso.

• Se las identificará con el color correspondiente al gas contenido.

• Cuando transcurran enterradas, se deberá tener en cuenta la distancia entre la generatriz superior de la conducción y la superficie del terreno, de forma que sea suficiente para protegerla de esfuerzos mecánicos exteriores, debidos a las cargas del terreno y la circulación rodada. Así mismo, las que estén sometidas a corrosión deberán ir protegidas adecuadamente. Si dispondrán sobre un fondo de zanja estable, sólido y sin piedras.

• Cuando transcurran aéreas, no se dispondrán a ras de suelo. Los dispositivos de fijación asegurarán la estabilidad y alineación de la misma y no estarán en contacto con conducciones de agua caliente, vapor y electricidad.

• Se las someterá periódicamente, de acuerdo con un plan de mantenimiento

previamente establecido, a una prueba de estanqueidad, empleando nitrógeno o aire a presión, y midiendo la pérdida de carga que se produce en un tiempo determinado. Se tendrá en cuenta, en su caso, las prescripciones a que pueden estar sometidas estas canalizaciones, de acuerdo con el Reglamento de Aparatos a Presión, Normas Básicas de Instalación de Gas, etc

CAPÍTULO 15: UTILIZACIÓN DE BOTELLAS

El tratamiento que puede recibir una botella puede ser muy variable, sirviendo como ejemplo el de una botella alojada en una caseta de gases y conectada a una línea, y el de una botella usada para soldadura en campo.

La experiencia viene determinando que, durante el uso de botellas, éstas se pueden ver sometidas a determinadas acciones, que pueden poner en peligro la seguridad de las mismas y que, la mayor parte de las veces, se debe a una falta de formación e información del usuario.

En la utilización de las botellas se debe tener en cuenta lo siguiente:

• Las botellas deben utilizarse tal como son suministradas por el proveedor del gas, no quitando en ningún caso la tulipa protectora del grifo. Esta pieza tiene como misión proteger al citado grifo

(18)

contra golpes y caídas, al ser la parte más débil de la botella, evitándose así los posibles escapes del gas e incluso el salir despedido el grifo.

• El color de las botellas es un elemento de seguridad que, como se vio anteriormente, indica de forma rápida el contenido de las mismas. El repintado de las botellas es una operación que debe realizar exclusivamente el suministrador del gas.

• Las botellas de gas no deben utilizarse como soporte para golpear piezas, o como rodillos para transportar máquinas, piezas, etc. Estas acciones comportan un grave riesgo de disminuir las características resistentes de la botella, con el peligro de explosión.

• Las botellas no se utilizarán para cebar arcos, ni como soporte para soldar piezas: Con ello se pueden modificar las características del material de la botella, crear cráteres con espesor de pared inferior, etc., todo lo cual lleva aparejado el riesgo de explosión de la botella.

• Cuando se trabaje con botellas para soldadura oxiacetilénica, durante las paradas del trabajo, no se dejará el soplete encendido, colgado de las botellas, ya que el calor del mismo, al actuar puntualmente, puede modificar las características resistentes del material de la botella, o puede iniciar la descomposición del acetileno por el calor, traduciéndose todo ello en el riesgo de explosión de la botella.

• Las botellas no deben someterse a bajas temperaturas, sin la autorización del suministrador del gas; dependiendo de las características del acero constituyente de las mismas, estas pueden fragilizar por efecto del frío y posteriormente explotar. La utilización de un acero, de composición adecuada, viene a solventar este problema.

• Antes de utilizar una botella de gas, habrá que asegurarse del contenido de la misma, y se leerán marcas y etiquetas que en ella figuren. ante cualquier duda sobre el contenido de la botella o de su utilización, consultar al suministrador del gas antes de utilizarla.

• Si al recibirse una botella del suministrador del gas, ésta tuviese la fecha de prueba hidráulica caducada, se le devolverá sin trabajar con ella.

• En el recinto de utilización, sólo estará la botella en uso y la de repuesto, en su caso. Téngase en cuenta que en el caso de haber más botellas, de acuerdo con lo establecido en la Instrucción Técnica MIE. APQ-005, del Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos, el local se considerará como almacén y, por lo tanto, deberá cumplir los requisitos establecidos en la citada Instrucción.

• Los grifos de las botellas deberán abrirse lentamente y de forma progresiva: En el caso de que se presentase alguna dificultad para su apertura, se devolverá la botella al suministrador. En ningún caso se utilizarán herramientas, o se forzará el grifo para abrirlo.

• Los grifos de las botellas no se engrasarán en ningún caso, ni se actuará sobre ellos con trapos, guantes, etc., llenos de aceite o grasa; como se vio anteriormente, algunos gases presentan reacción explosiva con esos elementos.

• Para la apertura de una botella, el grifo de la misma estará en posición opuesta al operario, y en ningún caso dirigida hacia otras personas (Figura 44). Se evitan con ello los accidentes debidos a escapes de gas a presión o la proyección de elementos, en el caso de fallo.

• Cuando se conecten varias botellas a una línea, éstas no tendrán enfrentadas las salidas de los grifos, evitándose con ello que en el caso de escape, incendio del escape, etc., en una de las botellas, actúe sobre el grifo de la otra.

• Cuando para el uso de un gas sea necesario utilizar un caudal mayor que el que puede suministrar una botella, de acuerdo con las especificaciones del suministrador, se utilizarán varias botellas dispuestas en paralelo, o se recurrirá a un bloque de botellas. Jamás se utilizará el calor para obtener mayor caudal de la botella, ya que se corre el riesgo de explosión de la misma.

• Cuando se disponga de un almacén de botellas, se establecerá, en la utilización, un programa de rotación de botellas adecuado, evitando con ello la mala práctica de usar las más próximas, generalmente las últimas recibidas, y el consiguiente riesgo de dejar sin uso, durante mucho tiempo, a las botellas del fondo. Ello puede conducir a tener botellas con la fecha de prueba hidráulica caducada.

• Cuando se tengan que realizar trabajos en el interior de recipientes, espacios cerrados, confinados, etc., de comprobar el tipo de atmósfera existente, antes de entrar en ellos, se tomarán las medidas adecuadas en función del gas en utilización. Por ejemplo, el uso de un gas inerte para soldadura puede dar lugar a la formación de una atmósfera suboxigenada, con el consiguiente riesgo de asfixia.

La necesidad de establecer un Permiso de Trabajo es una práctica totalmente adecuada y recomendada.

• El trasvase entre botellas es una operación totalmente prohibida, que puede dar lugar a graves accidentes.

(19)

• Una vez finalizado el trabajo con las botellas, o durante una interrupción del mismo, se deberá cerrar el grifo de la misma, no confiándose la estanqueidad del sistema a elementos tales como sopletes, etc., en los que la posibilidad de que se produzca un escape es elevada.

CAPÍTULO 16: ACTUACIÓN EN EL CASO DE FUGA DE UNA BOTELLA DE

GAS

Si se produce una fuga en una botella de gas, será necesario intervenir lo más rápidamente posible, por lo que las personas que trabajen con botellas deberán estar suficientemente formadas y adiestradas para solventar los posibles problemas. Hay que tener en cuenta que, según el tipo de gas que contiene la botella, se deberá tomar medidas, de las cuales, las más genéricas se indican seguidamente.

• Gases Inertes:

Los gases inertes dan lugar a la aparición de atmósferas suboxigenadas al desplazar al aire; hay que tener en cuenta que dos bocanadas de un gas inerte bastan para perder la consciencia y, si no se reanima a la persona rápidamente, puede sufrir graves lesiones cerebrales, e incluso la muerte por asfixia, en pocos minutos.

o Cuando se produzca la fuga en una botella de gas inerte, habrá que tomar las precauciones necesarias para determinar si se ha producido una atmósfera suboxigenada, particularmente en sitios cerrados, semicerrados, etc., y no penetrar en ellos sin equipo de respiración autónomo.

o Si la fuga es de un botellón criogénico, se utilizará agua pulverizada para disipar la niebla que se forma y no se penetrará en ella sin un equipo autónomo de respiración.

o Las fugas de líquido se deberán canalizar con arena o tierra, impidiendo que penetren en sótanos, pozos, zanjas, etc., donde daría lugar a la aparición de una atmósfera suboxigenada. Téngase en cuenta que la vaporización de un gas inerte, en estado líquido, como por ejemplo el nitrógeno, da lugar a 691 litros de gas por cada litro de líquido, a una temperatura de 15 º C y 1 Bar de presión.

• Gases Oxidantes:

Dado que estos gases, como por ejemplo el oxígeno, favorecen la combustión, habrá que asegurarse de que la ropa no se ha impregnado con el gas y una vez en el exterior, se aireará durante al menos 15 minutos, no acercándose a puntos calientes, llama, fumar cigarrillos, etc.

• Gases Combustibles:

Para aproximarse a estas botellas, se efectuará con el viento de espalda, lo que evitará que en caso de incendiarse se vea rodeado por las llamas. Algunos gases, como el hidrógeno, presentan una llama azulada, apenas perceptible, por lo que se deberá acercar con una pértiga en cuyo extremo disponga de un papel, el cual, al incendiarse, delatará la existencia de llama.

• Gases Tóxicos:

Se deberá disponer del material de protección adecuado y habrá que aproximarse con el viento de espalda. Se verificará la existencia de fuga con el método adecuado, por ejemplo, en el caso de cloro, utilizando una solución acuosa de amoníaco, lo que produciría un humo blanco, delatando la fuga.

• Gases Corrosivos:

Se deberá disponer del material de protección adecuado, acercándose con el viento de espalda. Se verificará la fuga con un medio adecuado, por ejemplo, en el caso de amoníaco, empleando tubos colorimétricos.

Se han indicado anteriormente unas premisas de actuación, que deben ser tomadas como genéricas, debiéndose consultar en todo caso al proveedor del gas, el cual recomendará la forma de actuación específica.

(20)

CAPÍTULO 17: ACTUACIÓN EN CASO DE INCENDIO

En el caso de producirse un incendio, todas las botellas de gas expuestas al fuego pueden explotar, con el consiguiente peligro de proyección de elementos de la botella y/o trozos de ella, gas contenido, que puede ser tóxico, corrosivo, etc., y ondas de presión.

Ante un incendio, al objeto de evitar la explosión de las botellas, se tomarán las siguientes medidas:

• Avisar a todo el personal, evacuar y acordonar la zona.

• Avisar al Servicio de Bomberos más próximo.

• Hacer un inventario sobre el número de botellas existentes, su contenido y situación. Estos dados deberán ser facilitados a los bomberos, a su llegado.

• Evacuar el mayor número posible de botellas, cuando la operación no comporte riesgo.

• Solamente si es posible, cerrar las válvulas de las botellas que estén próximas al incendio, y siempre que no hay sido afectadas.

• Las botellas que no puedan ser evacuadas o que hayan calentado o empiecen a calentarse, deberán ser refrigeradas con chorro de agua, situándose a una distancia de seguridad y protegidos adecuadamente, por ejemplo, por una pared de hormigón.

• Una vez extinguido el fuego, las botellas que se hayan calentado deberán ser sometidas a observación, debiendo permanecen mojadas, para ver si la superficie se seca rápidamente o se forma vapor sobre ella, en cuyo caso deberán seguir siendo refrigeradas hasta que permanezcan frías, al menos diez minutos, después de cesar la refrigeración con chorro de agua.

• Aquellas botellas que se hayan visto afectadas por el fuego no deberán ser

manipuladas sin consultar previamente al suministrador del gas.

CAPÍTULO 18: ALMACENAMIENTO DE BOTELLAS DE GASES

El almacenamiento de botellas de gas deberá cumplir los requisitos establecidos por la Instrucción Técnica MIE-APQ 005 del Reglamento de almacenamiento de Productos Químicos, "Almacenamiento de Botellas y Botellones de Gases Comprimidos, Licuados y Disueltos a Presión", si bien quedan exceptuados de su ámbito de aplicación los siguientes:

• Almacenes ubicados en plantas de fabricación, preparación, gasificación y/o envasado.

• Almacenes de gases que posean normativa específica.

• Recipientes en utilización o reserva, imprescindibles para la continuidad ininterrumpida del servicio.

1 TIPOS DE ALMACENAMIENTO.

Según el anterior Reglamento, se determina como tal la que incluye dentro de sus lindes las botellas, distinguiéndose:

• Área cerrada; limitada por paredes de cómo mínimo una resistencia al fuego de RF-180, (UNE 23093), altura mínima de 2,5 metros, cubierta de techo no combustible, (MO según UNE 23093, y dotada de una puerta de cómo mínimo F-30, (UNE 23093). Esta área podrá estar ubicada dentro de un local destinado a otras actividades

• Área abierta; la cubierta con un simple techado para protección de la intemperie o dotada como máximo de un muro en uno de sus lados

• Área semiabierta; la cubierta con un simple techado, cerrada con paredes en un máximo de un 75% de su perímetro y abierta en uno de sus lados como mínimo, También se considerará como tal, aquella que cumpliendo las condiciones de área abierta esté situada en el interior de un local destinado a otras actividades.

(21)

2. CATEGORÍA DE LOS ALMACENES

Las áreas de almacenamiento de botellas son clasificadas en cinco Categorías por la citada Instrucción Técnica MIE-APQ 005, en función de la cantidad de producto de cada clase que contiene, tal como se indica en la siguiente tabla.

RESUMEN DE LA UNIDAD

Los gases presentan unos riesgos debido a sus propiedades, a su almacenamiento y a su forma de utilización. Para evitar que esos riesgos se materialicen en accidente, en el caso de las botellas de gas, estas deben de cumplir los requisitos marcados por el Reglamento de Aparatos a Presión, debiendo tener registro de tipo, realizarse pruebas de recepción , inspeccionarse cada vez que se rellena y sometiéndolas periódicamente a una prueba de presión que nos asegure que siguen teniendo las mismas características que inicialmente. A lo anterior, se le suma unos colores de las botellas de acuerdo con la familia de gases que contienes, un etiquetado en donde se recoge el gas contenido, las principales riesgos y las medidas preventivas, el suministrador y su teléfono de emergencia. No acaba con esto las medidas de seguridad, sino que para evitar que se pueden conectar erróneamente, los grifos dispone de un roscado que es especifico por tipo. Finalmente, hay que indicar que su alamacenamiento debe efectuarse de acuerdo a la normativa vigente y que la formación del trabajador es fundamental para evitar un uso inadecuado de dichas botellas.

(22)

BIBLIOGRAFÍA

• Reglamento de Aparatos a Presión, (R.A.P.), R.D. 1244, de 4-4 1979, B.O.E. 29-5-79.

• R.A.P., Instrucción Técnica Complementaria ITC-MIE-AP7, O. de 1-9-82, (B.O.E 12-1182), O de 17-7-83, (B.O.E.22-7-83), O. de 28-3-85, (B.O.E. 10-4-85), O. de 13-6-85, (B.O.E. 29-6-85), O. de 3-7-87, (B.O.E.16-7-87), Resolución de 16-6-99, (B.O.E. 18-98).

• Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos, Instrucción Técnica MIE-APQ-005. O.M. de 21-792, (B.O.E 14-8-92).

• Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por

(23)

2: Calderas

INTRODUCCIÓN

Las calderas, en su modalidad de vapor o de agua caliente, son utilizadas tanto en el ámbito industrial como en el domestico, en este ultimo caso para calefacción y/o agua caliente sanitaria.

Las calderas, como aparato que contiene un fluido a presión, presentan el correspondiente, razón por la cual se debe asegurar su buen estado y una buenas condiciones de funcionamiento, para que ese riesgo no se materialice en accidente.

OBJETIVOS

a) Conocer las principales características y tipos de calderas.

b) Conocer los requisitos necesarios para la instalación de una caldera. c) Conocer las inspecciones y pruebas que requieren las calderas. d) Conocer los requisitos para una conducción adecuada de las calderas.

(24)

CAPÍTULO 1: PRESENTACIÓN

Las calderas, en sus vertientes de vapor y agua caliente, están ampliamente extendidas tanto para uso industrial como no industrial, encontrándose en cometidos tales como, generación de electricidad, procesos químicos, calefacción, agua caliente sanitaria, etc.

Estos ejemplos muestran la complejidad que puede tener una caldera y que haría muy extenso la descripción de los elementos que se integran en ellas. Por ello, para el lector interesado en el conocimiento, no ya de sus elementos, si no del léxico empleado en calderas, le remitimos a la Norma UNE 9001, donde encontrara una terminología suficientemente amplia.

Así mismo, para garantizar su seguridad, el Reglamento de Aparatos a Presión, establece unas prescripciones especificas algunas de las cuales se recogen en los siguientes puntos.

CAPÍTULO 2: PRINCIPALES TIPOS DE CALDERAS

Aunque existen numerosos diseños y patentes de fabricación de calderas, cada una de las cuales puede tener características propias, las calderas se pueden clasificar en dos grandes grupos; calderas pirotubulares y acuotubulares, algunas de cuyas características se indican a continuación.

1 CALDERAS PIROTUBULARES.

Estas calderas, representadas en la Figura nº 1, se denominan pirotubulares por ser los gases calientes procedentes de la combustión de un combustible, los que circulan por el interior de tubos cuyo exterior esta bañado por el agua de la caldera.

El combustible se quema en un hogar, en donde tiene lugar la transmisión de calor por radiación, y los gases resultantes, se les hace circular a través de los tubos que constituyen el haz tubular de la caldera, y donde tiene lugar el intercambio de calor por conducción y convección. Según sea una o varias las veces que los gases pasan a través del haz tubular, se tienen las calderas de uno o de varios pasos. En el caso de calderas de varios pasos, en cada uno de ellos, los humos solo atraviesan un determinado numero de tubos, ver Figura nº 2, cosa que se logra mediante las denominadas cámaras de humos. Una vez realizado el intercambio térmico, los humos son expulsados al exterior a través de la chimenea.

(25)

CAPÍTULO 3: LEGISLACION APLICABLE A CALDERAS

Es numerosa la legislación aplicable a las calderas, que dependerá de las características constructivas de las mismas, y el uso a que se destina, además de otra legislación colateral que pueda afectarlas.

Refiriéndonos a la legislación especifica de calderas, tenemos la siguiente:

• Reglamento de Aparatos a Presión (R.A.P.):

o Instrucción Técnica MIE-AP1, Calderas, Economizadores, Precalentadores, Sobrecalentadores y Recalentadores.

o Instrucción Técnica MIE-AP8, Calderas de Recuperación de Lejías Negras. o Instrucción Técnica MIE-AP12, Calderas de Agua Caliente.

o Instrucción Técnica MIE-AP16, Centrales Térmicas generadoras de Energía Eléctrica.

o Instrucción Técnica MIE-AP2, Tuberías para fluidos relativos a calderas.

De las cuales, dado el alcance de este curso, no se tendrán en cuenta las Instrucciones Técnicas MIE-AP8, MIE-AP12 Y MIE-AP16.

• Reglamento de Calefacción Climatización y Agua Caliente Sanitaria (R.A.C.A.S).

• Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (R.I.T.E.)

Independiente de la citada legislación, y tal como se ha indicado, se pueden ver afectadas por otras legislaciones, tales como la Ordenanza Municipal de Incendios de Madrid, en la que se contemplan características especificas para las salas de calderas.

Seguidamente se contemplan los campos de aplicación de las legislaciones citadas

1 REGLAMENTO DE APARATOS A PRESION, INSTRUCCIÓN TÉCNICA MIE-: AP1,CALDERAS, ECOMNOMIZADORES, PRECALENTADORES, SOBRECALENTADORES Y RECALENTADORES. CAMPO DE APLICACIÓN.

Las prescripciones, inspecciones técnicas, y ensayos contemplados en esta Instrucción serán de aplicación a los siguientes aparatos:

• Calderas de vapor con independencia del elemento calefactor.

• Calderas de agua sobrecalentada, con independencia del elemento calefactor y considerando como tales aquellas que trabajan inundadas; las restantes se consideraran como calderas de vapor.

• Calderas de agua caliente, con independencia del elemento calefactor.

• Calderas de fluido térmico con independencia del elemento calefactor.

• Economizadores precalentadores del agua de alimentación.

• Sobrecalentadores de vapor.

• Recalentadores de vapor.

Para que dichos aparatos sean afectados por esta Instrucción, deberán además presentar su servicio en un emplazamiento fijo y dentro de los siguientes limites:

• Calderas de vapor y agua sobrecalentada, cuya presión efectiva sea superior a 0,049 N/mm2, (0,5 bar), con excepción de aquellas cuyo producto de la presión efectiva, en N/mm2, por el volumen de agua a nivel medio, en m3, sea menor de 0,005.

• Calderas de agua caliente para usos industriales, cuya potencia térmica exceda de 200.000 Kcal/h, y las destinadas a usos industriales, domésticos o de calefacción no industrial, en las que se verifique V x P > 10, siendo V el volumen, en m3 de la caldera y P la presión de diseño en bar.

• Calderas de fluido térmico de fase liquida, de potencia superior a 25.000 Kcal/h, y de presión inferior a 0,98 N/mm2, (10 bar), para las de circulación forzada y a 0,49 N/mm2, (5 bar), para las demás calderas.

• Las calderas de fluido térmico de presión mayor que la antes indicada, estarán sometidas a Registro de Tipo y a su justificación de las mediadas de seguridad correspondientes, que deberán ser aprobadas por el M.I.E., previo informe de una O.C.A.

• Los economizadores, precalentadores del agua de alimentación.

(26)

• Quedaran excluidas explícitamente, las calderas de vapor que utilicen combustible nuclear, así como los sistemas de producción de vapor integrados en refinerías de petróleos y plantas petroquímicas.

2 INSTRUCCION TECNICA MIE-AP12: CALDERAS DE AGUA CALIENTE. CAMPO DE APLICACIÓN.

Se incluyen en esta Instrucción, las calderas de agua caliente, que incorporen o no un sistema de producción de agua caliente sanitaria, consideradas con independencia del elemento calefactor, que presten su servicio en un emplazamiento fijo y que estén comprendidas dentro de los siguiente limites:

• Las destinadas a usos domésticos y/o calefacción no industrial, cuyo producto V x P sea menor o igual a 10, donde V es el volumen ( en m3 ) de agua de la caldera y P la presión de diseño en bar.

• Las calderas en las que el producto V x P sea mayor de 10, estarán sometidas a lo dispuesto en la Instrucción Técnica MIE-AP1.

• Las destinadas a usos industriales, de potencia térmica nominal inferior o igual a 200.000 Kcal/h (232,5 KW).

• Las que superen dicha potencia o bien el valor del producto V x P, en la forma anteriormente indicada, sea superior a 10, se regirán por la Instrucción Técnica MIE-AP1.

Finalmente hay que indicar, que según lo dispuesto en el Articulo V del Reglamento de Aparatos a Presión, no se consideraran incluidas en dicho Reglamento:

• Las calderas murales de calefacción derivadas de calentadores instantáneos de agua que utilizan combustibles gaseosos, con potencia útil nominal inferior o igual a 50 Kw y con un cambiador de calor cuyo equivalente térmico en agua sea inferior o igual a 0,082 Kg por Kw de gasto calorífico nominal.

• Las calderas en las que dispositivos adecuados eficaces impiden que la presión efectiva pueda exceder de 0,5 bar, así como aquellas de capacidad inferior a 10 litros si la presión de diseño es igual o inferior a 2 bar o en forma que el producto V x P sea menor o igual a 0,02, (V en m3 y P en bar).

Si las calderas, incluidas las murales antes citadas, disponen de deposito de agua caliente sanitaria, a este se le aplicara lo especificado en la Instrucción Técnica MIE-AP11 referente a los aparatos producidos en serie, destinados a calentar agua o acumular agua caliente.

Las calderas incluidas en la presente Instrucción Técnica MIE-AP11, deberán cumplir así mismo lo establecido en el Reglamento de Instalaciones de Calefacción, Climatización y Agua Caliente Sanitaria.

3 INSTRUCCIÓN TECNICA MIE-AP 2. TUBERIAS PARA FLUIDOS RELATIVOS A CALDERAS. CAMPO DE APLICACIÓN.

Las prescripciones contenidas en la presente Instrucción Técnica serán de aplicación a, las tuberías de vapor saturado, sobrecalentado, y recalentado, agua sobrecalentada, agua caliente, fluido térmico distinto del agua, y tuberías de combustibles líquidos y gaseosos, y que sin formar parte integrante de los aparatos conectados, queden dentro de los siguientes limites:

• Tuberías de instalaciones de vapor y agua sobrecalentada, de potencia superior a 200.000 Kcal/h y/o presión efectiva superior a 0,5 kg /cm

• Las tuberías de agua caliente de potencia superior a 500.000 kcal/h.

• Tuberías de combustibles líquidos, así como las acometidas de combustibles gaseosos que conecten a equipos de combustión de instalaciones incluidas en esta I.T.C.

Quedan excluidas de la aplicación de esta I.T.C., las calderas que utilicen combustible nuclear, instalaciones de agua caliente destinadas a usos domésticos y/o calefacción no industrial e instalaciones integradas en refinerías de petróleo y plantas petroquímicas.

4 REGLAMENTO DE CALEFACCION, CLIMATIZACION Y AGUA CALIENTE SANITARIA. (R.C.A.S.). CAMPO DE APLICACIÓN.

(27)

Reglamento las instalaciones realizadas en medios de transporte aéreo, marítimo o terrestre, que se regirán por disposiciones especiales.

Así mismo, las instalaciones a las que le sean aplicable la presente reglamentación, le serán también aplicables, en su caso, otras reglamentaciones existentes, como el Reglamento de Aparatos a Presión y las disposiciones especificas de prevención, protección y lucha contra incendios de ámbito nacional o local.

Fecha de entrada en vigor de las Instrucciones Técnicas: 16 de octubre de 1981

5 REGLAMENTO DE INSTALACIONES TERMICAS EN LOS EDIFICIOS (R.I.T.E). CAMPO DE APLICACIÓN.

Se incluyen en este Reglamento las instalaciones térmicas no industriales de los edificios de nueva planta o las reformas de las existentes. Así mismo, deberán cumplir lo establecido en reglamentaciones tales como, instalaciones y aparatos a presión, instalaciones de combustibles, instalaciones eléctricas, instalaciones y aparatos que utilizan gas como combustible.

Fecha de entrada en vigor: 31 de octubre de 1998. Deroga el R.C.A.S.

CAPÍTULO 4: REQUISITOS GENERALES DEL REGLAMENTO DE

APARATOS A PRESION

(28)

CAPÍTULO 5: REGLAMENTO DE APARATOS A PRESION. INSTRUCCIÓN

TECNICA MIE-AP1: CALDERAS, ECONOMIZADORES,

PRECALENTADORES, SOBRECALENTADORES Y RECALENTADORES.

PRINCIPALES REQUISITOS EXIGIBLES

1 EXPEDIENTE DE CONTROL DE CALIDAD.

Es el conjunto de información que avala la adecuada fabricación del aparato. Constara de los siguientes documentos:

• Certificado de Calidad de los materiales empleados en las partes a presión, extendido por las empresas fabricantes de los mismos o por algún laboratorio homologado por la Administración.

• Fotocopia del Certificado de Homologación del proceso de soldadura.

• Fotocopia de los Certificados de Calificación de los soldadores que han intervenido en su fabricación.

• Certificado del tratamiento térmico, cuando proceda.

• Resultado de los ensayos, controles e inspecciones realizados, que serán como mínimo, los correspondientes al Código de Diseño y Construcción empleado.

La importancia de dicho expediente se vera mas adelante a la hora de ver las distancias de seguridad de las salas de las calederas.

2 CLASIFICACION DE LAS CALDERAS.

• Calderas automáticas; son aquellas que realizan su ciclo normal de funcionamiento sin precisar de acción manual salvo su puesta inicial en servicio o en caso de haber actuado algún órgano de seguridad de corte de aportación calorífica. Dentro de ellas cabe distinguir entre calderas automáticas de vigilancia indirecta y de vigilancia directa: o Vigilancia indirecta, es aquella que el conductor de la misma tiene su lugar de trabajo en otro local relativamente cercano, y en donde se repetirá la señal de alarma, indicativa del fallo de alguno de sus elementos, así como se podrá oír el escape de las válvulas de seguridad. Estas calderas dispondrán de un dispositivo de paro automático, si transcurrido un periodo de dos horas no se ha maniobrado el computador colocado en las sal de calderas. Desde el puesto de trabajo, se podrá bloquear la aportación calorífica.

o Vigilancia directa, el conductor de la misma permanecerá en la sala de calderas o en la sala de control anexa, durante todo el tiempo.

• Caldera manuales; Es cualquier caldera cuyo funcionamiento difiera de las

anteriormente descritas como automáticas.

3 CLASIFICACION DE LOS APARATOS POR CATEGORIAS..

Desde el punto de vista de la seguridad y a efectos de las condiciones exigibles a su emplazamiento, la Instrucción Técnica MIE-AP1 clasifica los aparatos comprendidos en su ámbito de aplicación, en función del producto V x P, en las siguientes categorías:

Categoría A: V x P > 600 Categoría B: 10 ≤ V x P £ 600 Categoría C: V x P ≤ £ 10

donde V y P quedan definidos de la siguiente forma:

• Volumen, "V".

o Calderas con nivel definido, ver Figura Nº 6, V es el volumen ( en m3 ) de agua a nivel medio.

o Calderas sin nivel definido, V es el volumen ( en m3) de todas las partes a presión.

o En los dos anteriores casos se excluirán los volúmenes de los economizadores precalentadores de agua a presión y de los recalentadores de vapor si los

(29)

o Economizadores precalentadores, sobrecalentadores y recalentadores de vapor que no formen parte de la caldera, V es el volumen total, en m3.

• Presión, "P":

o Calderas de vapor, economizadores precalentadores, sobrecalentadores y recalentadores de vapor, P representa la presión (en Kg/cm2) efectiva máxima de servicio de la instalación, y que figura en la placa de instalación.

o Calderas de agua caliente, agua sobrecalentada y de fluido térmico, la presión total máxima de servicio se compone de:

1º Presión debida a la altura geométrica del liquido. 2º Tensión de vapor del portador térmico a la temperatura máxima de servicio.

3º Presión dinámica producida por la bomba de circulación.

FIGURA Nº 6

Además de las calderas en las que se verifique que V X P £ 10, se consideraran también de la Categoría C, las siguientes:

o Calderas de producción inferior a 6 x 106 cal/h y de presión máxima de servicio en la instalación, inferior a 32 Kg/cm2, en las que el diámetro interior de los

(30)

55 mm y que no incorporen en ninguna parte, piezas, tambores, colectores, etc. de diámetro interior superior a 150 mm.

o Calderas de producción inferior a 3 x 106 Kcal/h y presión máxima de servicio en la instalación, inferior a 32 Kg/cm2, en las que el producto del volumen, en

m3, del agua contenida en los tambores ( a nivel medio para calderas de vapor), por la presión en Kg/cm2, máxima de servicio en la instalación, sea igual o menor que 10.

o Calderas de fluido térmico en las que la presión máxima a 20ºC, con la instalación parada, no exceda de 5 Kg/cm2 en la parte mas baja, y de 0,5 kg/cm2, en el punto mas alto.

Aun siendo de la Categoría C, cuando la capacidad de estas calderas sea superior a 5000 litros, se instalaran al aire libre, o en un local independiente.

Para las demás calderas de fluido térmico, su clasificación se hará de acuerdo con la formula V x P ya mencionada, siendo V el volumen del aceite contenido en la caldera.

En las calderas de fluido térmico en que concurran condiciones especiales, el expediente se remitirá al MIE, acompañado del informe de una O.C.A.

4 CARACTERISTICAS GENERALES DE LAS SALAS DE CALDERAS. ( ARTICULO 8, ITC MIE-AP1, R.A.P.).

• Las salas o recintos de calderas deberán ser de dimensiones suficientes para que todas las operaciones de mantenimiento y conservación puedan realizarse en condiciones de seguridad.

• Salidas de las Salas de Calderas:

Las salas correspondientes a aparatos de la Categoría A y B, dispondrán de salidas fácilmente utilizables, suficientemente separadas.

Los aparatos de Categoría C, en el caso de ubicarse en sala independiente, se admitirá una sola salida.

• Las salas de las calderas deberán estar perfectamente iluminadas y especialmente en lo que respecta a indicadores de nivel y manómetros.

• Las plataformas y escaleras de servicio dispondrán de medios de acceso fácilmente practicables.

• Cuando se trate de aparatos que quemen carbón pulverizado, la instalación de pulverización y conducción de polvo de carbón hasta el hogar será completamente estanca.

• Todas las salas de calderas deberán estar totalmente libres de polvo, gases o vapores inflamables.

• Ventilación de la Sala de Calderas: Estarán permanentemente ventiladas, con llegada continua de aire tanto, para su renovación como para la combustión. En particular se deberá tener en cuenta lo siguiente:

o Si la sala de calderas linda con el exterior (patios, solares, etc.) deberán disponer en su parte inferior de una aberturas cuya sección vendrá dada por la siguiente expresión: S1 (en cm2) = Q / 500, donde Q es igual a la potencia

calorífica total instalada en los equipos de combustión en Kcal/h. No se admitirán valores de S1 menores de 0,25 m2 para salas de calderas de

categoría A y B, y menores de 0,05 m2 para salas de calderas de categoría C. Ver figura nº 7

(31)

FIGURA Nº 7

En la parte superior de una de las paredes que de al exterior o en el techo, y en posición opuesta a las aberturas de entrada de aire, existirán unas aberturas para la salida del mismo al exterior, donde la sección S2 de dichas aberturas de salida vendrá dada por la expresión:

S2 = S1/2 , siendo S1 el valor anterior.

o - Si la sala de calderas no puede comunicarse directamente con el exterior, dispondrán de comunicación con otras habitaciones para la entrada de aire, y en este caso la sección libre de dichas comunicaciones, será como mínimo, igual a 2S1

, donde S1 es el valor en cm2, indicado anteriormente. Las

habitaciones que comuniquen con la sala de calderas dispondrán a su vez, de una ventilación adecuada, con unas secciones de comunicación al exterior que, como mínimo serán las que resulten de aplicar las formulas anteriormente indicadas, ver Figura nº 8

FIGURA Nº 8

Si se trata de locales aislados, sin posibilidad de llegada de aire por circulación natural, se dispondrán llegadas de aire canalizadas, con un caudal mínimo de V = 1,8 m3/h por termia de

potencia calorífica instalada de los equipos de combustión y utilizando, cuando sea preciso, ventiladores apropiados, ver Figura nº 9

(32)

FIGURA Nº 9

• Para el calculo de la superficie de ventilación, se tendrá en cuenta exclusivamente el área libre, cualquiera que sea la forma o material de la rejilla o protección situada sobre la abertura de acceso del aire.

• En la sala o recinto de calderas se prohibirá todo trabajo no relacionado con los aparatos contenidos en la misma, y en sus puertas se hará constar la prohibición expresa de entrada al personal ajeno al servicio de las calderas.

• Toda caldera del tipo de instalación interior, perteneciente a las categorías A o B, dispondrán de una sala o recinto propio en donde solo podrán instalarse las maquinas y aparatos correspondientes a sus servicios, así como los elementos productores o impulsores de los fluidos necesarios para el funcionamiento de la industria a la que pertenece la caldera y siempre que no suponga un aumento de riesgo y sean manejados por el propio personal encargado de la caldera.

• En la sala de calderas no se permitirá el almacenamiento de productos combustibles, con la excepción del deposito nodriza de combustibles para calderas, ni la ubicación de cualquier otro producto o aparato cuya reglamentación especifica así lo prohiba.

5 CATEGORIA DE LA SALA DE CALDERAS

La categoría de una sala de calderas vendrá determinada por la caldera de mayor categoría entre las allí instaladas, con independencia de su numero.

6 SEGURIDAD DE LAS SALAS DE CALDERAS.

Se indica en los siguientes puntos las normas de seguridad aplicables a las salas de calderas, si bien a solicitud de parte interesada y previo informe del MIE, se podrá autorizar la aplicación de normas de seguridad distintas a las especificadas, en los siguientes casos:

• Si las calderas forman parte de un complejo industrial sometido a una reglamentación cuyas normas de seguridad sean más severas que las aquí indicadas.

• Si se estimase que la caldera no ofrece el peligro que le correspondería por su categoría.

• Si se apreciase que las normas de seguridad que se pretenden aplicar pueden

considerarse equivalentes a las contenidas en esta Instrucción. 7 SEGURIDAD DE LAS SALAS DE CALDERAS DE CATEGORIA A.

Las medidas de seguridad adoptadas serán en todo caso superiores a las necesarias para alcanzar el nivel de seguridad mínimo establecido para las de categoría B.

(33)

8 SEGURIDAD DE LAS SALAS DE CALDERAS DE CATEGORIA B. Se distinguen en esta categoría dos tipos de calderas:

Calderas de funcionamiento automático construidas con anterioridad al Reglamento de Aparatos a Presión, que no dispongan de expediente de control de calidad y todas las calderas de funcionamiento manual.

Estas calderas deberán estar separadas de otros locales y vías publicas por las distancias y muros que se indican en la siguiente Tabla nº 1:

TABLA Nº 1

En donde el Riesgo 1 es el que afecta a viviendas, locales de publica concurrencia, calles, plazas y demás vías publicas y talleres o salas de trabajo ajenas al usuario.

El Riesgo 2 es el que afecta a zonas, o locales donde haya personas de modo permanente o habitual, tales como zonas de paso continuo, talleres, salas de trabajo, etc., que pertenezcan al propio usuario.

Las distancias mínimas señaladas en la anterior Tabla, se entienden desde la superficie exterior de las partes a presión de la caldera más cercana al Riesgo y dicho Riesgo. Ver ejemplo en Figura nº 9.

(34)
(35)

Nota: La zona acotada al paso debe de estar señalizada con letreros, valla, macizo de vegetación, etc.

Para calderas situadas parcial o totalmente en zona enterrada, en la zona colindante, el muro de resistencia, calculado según la Tabla nº 1, solo será necesario a partir de la altura no cubierta por la zona excavada, (Figura nº 10); en dicha zona no se requerirá el mantenimiento de distancias mínimas siempre que la situación de la caldera permita su completa inspección.

(36)

Los muros de las salas de calderas alcanzaran como mínimo, un metro por encima de la parte mas alta sometida a presión de la caldera, Figura nº 11.

Los muros de las salas serán de ladrillo macizo, mampostería de piedra con mortero de cemento, de hormigón en masa o de hormigón armado. Estos últimos deberán de contener, como mínimo, 60 kgs de acero y 300 kgs de cemento por m3. El empleo de cualquier otro

material, deberá justificarse en el Proyecto presentado al MIE.

Las aberturas en los muros de protección, cumpliran lo siguiente ( Figuras nº 12 y 13):

o Las puertas serán metálicas y macizas, con unas dimensiones máximas de 1,20 metros de ancho y 2,10 metros de alto.

(37)

una resistencia igual a la del muro en que estén instalados, resistencia que deberá ser debidamente justificada.

o Las aberturas destinadas a ventanas solo podrán existir en muros lindantes con patios propios del usuario y estarán situados a un metro, como mínimo, sobre el punto mas alto sometido a presión de la caldera.

Las alturas de los techos de las salas de calderas cumpliran lo siguiente:

o La altura de los techos no será nunca inferior a los tres metros sobre el nivel del suelo, y deberá rebasar en 1 metro, como mínimo, la cota del punto mas alto entre los sometidos a presión de la caldera, y al menos 1,80 metros, las plataformas de las calderas si existiesen.

o El techo de la sala de calderas será de construcción ligera, (fibrocemento, plástico, etc.), y no tendrá encima pisos habitables.; solamente podrán autorizarse las superestructuras que soporten aparatos ajenos a las calderas, que se consideren formando parte de la instalación, tales como tolvas de carbón, depuradores de agua de alimentación, etc., entendiéndose que tales aparatos no podrán instalarse sobre la superficie ocupada por la caldera.

(38)

• Calderas de funcionamiento automático con expediente de control de calidad.

Estas calderas podrán estar situadas dentro de una sala siempre que se cumpla lo indicado en Características Generales de las Salas de Calderas, debiendo cumplir lo siguiente:

o Las distancias mínimas entre la caldera y el riesgo será, 1,5 metros al Riesgo 1 y 1 metro a Riesgo 2, definidos ambos como anteriormente se indicó.

o Con independencia de las distancias del apartado anterior, los muros tendrán los espesores indicados en la siguiente Tabla :

o Cuando las distancias a los Riesgos 1 y 2, sean mayores de 14 y 10 metros respectivamente, no será necesario muro alguno.

o La altura del muro de protección, el del techo de la caldera y las aberturas del muro, cumplirán las condiciones establecidas para las anteriores calderas sin expediente de control de calidad y las manuales.

o Para calderas situadas parcial o totalmente en zona excavada, se cumplirá así mismo lo anteriormente indicado

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...