Argumentación: una aproximación desde la lógica no formal LÓGICA

12  Download (0)

Full text

(1)

Bibliografía de consulta sugerida:

Marafioti, Roberto. Los patrones de la argumentación: La argumentación en los clásicos y en el siglo XX. Ed. Biblos, 2005.

Weston, Anthony, y Jorge Francisco Malem Seña. Las claves de la argumentación. Barcelona: Ariel, 1994.

Argumentación: una aproximación desde la lógica no formal

LÓGICA

Disciplina filosófica que estudia la modalidad y formas de pensamiento y discurso con el objeto de establecer la validez de los razonamientos, o bien la solidez de los argumentos.

Lógica formal

Lógica no formal

Se encarga de establecer procedimientos sistemáticos que nos permitan diferenciar un

razonamiento válido de uno inválido.

Decimos que es “formal” porque analiza solamente la forma en que se desarrollan estos razonamientos, no preocupándose por el contenido, la función o el contexto de los mismos.

Por ello, utiliza la simbolización para abstraer los contenidos y permitirnos ver solamente las estructuras formales que componen los razonamientos.

Ejemplo de razonamiento traducido a símbolos:

Si ocurre A, entonces ocurrirá B. Ocurrió A, por lo tanto ocurrirá B.

Como vemos, no importa qué sea “A” o “B”, o quién enuncie este razonamiento, con qué fines, o en qué contexto, sino que lo que importa para la lógica formal es si esta forma de razonamiento es correcta (válida) o no.

Estudia los razonamientossituados en un

contexto comunicativo, es decir, estudia los argumentos.

Un argumento es una práctica lingüística, ubicada en cierto contexto, mediante la cual intentamos dar razones (premisas) que apoyen determinada creencia, opinión o acción (conclusión). El objetivo de un argumento es lograr la adhesión del

interlocutor o al menos justificar la posición

sostenida.

Por ello, entran en juego aquí otros elementos además de la estructura formal de los razonamientos que utilicemos, por ejemplo: ¿a qué público nos dirigimos? ¿Cuál es el mejor argumento para lograr nuestro objetivo? ¿Queremos persuadir, convencer, o simplemente justificar nuestra postura? ¿Para qué queremos hacerlo? ¿Cómo sé si mi argumento es bueno?

Ficha 2

Prof. Camila López

2ºBD. Liceo:_______________________________ Nombre del alumno:__________________________ Fecha de entrega:________________

Lógica formal y lógica no formal no son excluyentes, sino que ambas son relevantes y complementarias.

Nos interesa reconocer, evaluar y construir argumentos. Para ello, es importante tanto explorar la validez de sus razonamientos (que su forma sea correcta) como estudiarlos en su contexto real de aplicación.

(2)

EJEMPLOS Concepto: Día

Comprensión: Tiempo que la Tierra emplea en dar una vuelta alrededor de su eje; equivale a 24 horas. Extensión: Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Domingo

Concepto: Planeta

Comprensión: Cuerpo sólido celeste que gira alrededor de una estrella y que se hace visible por la luz que refleja Extensión: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón EJEMPLOS La mesa es rectangular Sujeto: La mesa Predicado: rectangular Cópula: Es Forma lógica: S es P La milanesa no es dulce Sujeto: La milanesa Predicado: Dulce Cópula: No es Forma lógica: S no es P Estructura del pensamiento lógico: concepto, juicio y razonamiento

Concepto

La primera unidad que encontramos en el pensamiento es el concepto; éste es la unidad mínima de contenido, es decir, el elemento más pequeño que podemos llegar a encontrar con significado. El concepto consiste en un término que designa cierta clase general de cosas. Por ejemplo: perro, casa, árbol. Todo concepto agrupa un conjunto de elementos de acuerdo a ciertas características.

Cuando nos referimos al número de elementos que abarca un concepto, hablamos de su EXTENSIÓN. Cuando, en cambio, hablamos de los rasgos definitorios del concepto, es decir, su significado, sus características esenciales, estamos aludiendo a su COMPRENSIÓN (o también INTENSIÓN). Así, extensión (conjunto de objetos o individuos que abarca un concepto) y comprensión (significado, características, definición del concepto) son los dos aspectos que nos permiten identificar un concepto.

De acuerdo a la extensión podemos ordenar los conceptos según cuál abarca más elementos: “hombre” tiene menos elementos (menos EXTENSIÓN) que “ser humano”, que tiene menos extensión que “ser vivo”, y así sucesivamente

Juicio

Pero no usamos solamente conceptos. En nuestros razonamientos, nuestros pensamientos, nuestras discusiones, utilizamos enunciados en donde afirmamos o negamos propiedades de los conceptos. No decimos meramente “perro”, sino “el perro es un ser vivo”, “el perro ladra”, etc. Estos enunciados en donde afirmamos o negamos algún aspecto de cierto término se denominan JUICIOS.

De modo que siempre que haga una afirmación, o una negación, es decir, siempre que atribuyo algo a algo, relacionando dos conceptos, estoy elaborando un JUICIO.

Según Aristóteles, en el juicio encontramos un SUJETO y un PREDICADO, unidos por una cópula o verbo:

Sujeto es aquello de quien se dice algo.

Predicado es el concepto que se aplica al sujeto (aquello que se afirma o niega del sujeto) Cópula o verbo es aquello mediante lo cual se unen sujeto y predicado (“es” o “no es”)

Razonamiento

Nuevamente nos vemos obligados a subir un nivel más. Además de conceptos, usamos juicios. Pero no usamos estos juicios aisladamente, sino que los encadenamos formando RAZONAMIENTOS.

Entonces, repasando, tenemos la forma más básica del pensamiento que es el CONCEPTO. Éste se articula en juicios en donde le atribuimos o le negamos determinadas propiedades. Y además, unimos, articulamos, encadenamos estos juicios en ciertos razonamientos.

El razonamiento es el proceso mediante el cual llegamos a cierta conclusión gracias al encadenamiento de ciertos enunciados que llamaremos “premisas”.

Forma lógica

Cuando señalo la forma lógica de un razonamiento, lo que hago es

representar con símbolos (con letras por ejemplo: S, P) el modo en que ese

(3)

Hay distintas maneras de llevar a cabo este encadenamiento. Así, encontramos diversos tipos de razonamiento:

-Deductivo:

En este caso, la conclusión se desprende necesariamente de las premisas, porque está

incluida en ellas. En este tipo de razonamientos, si las premisas son verdaderas, entonces se sigue que la conclusión es necesariamente verdadera. Dada su forma, la conclusión está contenida en las premisas Por ejemplo:

Todo buen ciudadano ha de obedecer las leyes de la ciudad Sócrates es un buen ciudadano

______________________________________________ Sócrates ha de obedecer las leyes de la ciudad

-Inductivo:

En este razonamiento, la conclusión no es una derivación necesaria de las premisas por su forma lógica. Según Copi, se trata de “razonamientos que no aspiran a demostrar la verdad de sus conclusiones como derivación necesaria de sus premisas, sino que solamente afirman su probabilidad, o sea que probablemente son verdaderas”.

Inducción completa: Se denomina así cuando se han observado todos los casos particulares, y se da a partir de ello una conclusión general. Por ejemplo: “El verano es una estación, la primavera es una estación, el invierno es una estación, el otoño es una estación; por lo tanto: verano, primavera, invierno y otoño son las estaciones del año”.

Inducción incompleta: Aquí la conclusión no se desprende necesariamente de las premisas, porque agrega más información que las que éstas contienen. Se trata de GENERALIZACIONES a partir de la enumeración de casos particulares: cuando yo enumero cierto número de casos y a partir de allí concluyo generalizando, atribuyendo lo que observé a la totalidad de los casos posibles, estoy razonando por inducción incompleta. Aquí la conclusión no es necesaria, sino que llego a ella por aproximación, por probabilidad.

Por ejemplo: “Este metal se dilata por el calor, este otro se dilata por el calor, este otro también. Conclusión: TODOS los metales se dilatan con el calor”. En realidad, de la observación de un número determinado de casos no puedo inferir que TODOS los casos son iguales. Es decir, la conclusión NO ES NECESARIA.

Razonamiento por analogía: cuando extraigo una conclusión por comparación con otros casos similares. Aquí pasa lo mismo: no tiene por qué ser así. Ejemplo “En este caso pasó X; en este otro también pasó X, en este otro también pasó X. Por lo tanto, si se dan las mismas condiciones, también pasará X”.

Dado que la conclusión no se extrae de las premisas, no se consideran razonamientos lógicamente VÁLIDOS.

Pero, ¿qué quiere decir que un razonamiento sea válido?

Verdad y validez

Una cosa es que la conclusión sea verdadera y otra que su deducción sea válida. Una cosa es la verdad de las premisas y la conclusión, y otra la validez del razonamiento. La verdad depende, según la teoría de la correspondencia, de si lo que el enunciado dice es, en realidad, lo mismo que sucede. La validez, en cambio, depende de si la conclusión es una consecuencia lógica de las premisas. Es decir, depende de la forma como se argumenta y no del contenido de verdad o falsedad sus enunciados.

(4)

depende de la verdad o falsedad de las premisas. Si el razonamiento es válido y, además, sus premisas son verdaderas, el razonamiento es también materialmente correcto, esto es, un razonamiento sólido.

1-Distingue entre las siguientes expresiones cuáles son conceptos, cuáles juicios, y cuáles razonamientos [2 p.]

a. Ana estudió y aprobó el examen, Juan estudió y aprobó el examen, Cecilia estudió y aprobó el examen, por lo tanto si estudio aprobaré el examen

b. Ciudad

c. Si el reloj marca las 12, tengo que almorzar. El reloj está marcado las 11, por eso aún no tengo que almorzar

d. Fruta

e. He observado el cuervo número 1 y era de color negro. El cuervo número 2 también era negro. El cuervo número 3 también era negro. Luego, todos los cuervos son negros.

f. La lámpara está apagada

g. Todos los norteamericanos nativos son ciudadanos. Jones es norteamericano nativo; luego, Jones es ciudadano.

h. Mi habitación no es ordenada i. Mi vecino es extranjero

j. Ningún actor mediocre es un buen mentiroso; pero todos los buenos jugadores de póker son buenos mentirosos; por tanto, ningún actor mediocre es un buen jugador de póker

k. País

l. El amor es ciego

m. Todas las maestras son pacientes, mi tía es maestra y por eso es paciente n. Lombriz

2- Clasifica los razonamientos recién encontrados según su tipo (deductivos, inductivos, etc). Justifica por qué les atribuyes a cada uno su clasificación [2 p.]

3-Ordena cada uno de los siguientes grupos de conceptos en orden de extensión creciente:[1 p.] a. libro, libro de texto de historia, libro de texto de historia americana moderna, libro de texto de historia moderna, libro de texto

b. europeo, alemán, ser humano, Kant c. animal, pitón, reptil, serpiente, vertebrado.

(5)

Tener una vida sedentaria es un factor de riesgo para muchas enfermedades. Además, ejercitar el cuerpo es bueno para

mantenerse en forma. Por ello, es

recomendable realizar actividad física de forma regular.

Premisa 1:Tener una vida sedentaria es un factor de riesgo para muchas

enfermedades.

Premisa 2: Ejercitar el cuerpo es bueno para mantenerse en forma.

Conclusión: Es recomendable realizar actividad física de forma regular.

La argumentación

Ejemplo:

Premisas y conclusión son proposiciones (es decir, enunciados en donde se afirma o niega algo): tomadas aisladamente, no podemos saber si se trata de premisas o conclusiones. Llamamos “premisas” a aquellas proposiciones que aparezcan como supuestos o razones que se utilizan para justificar otra proposición; llamamos “conclusión” a dicha proposición que se busca defender o justificar y que se sigue de las premisas.

No siempre aparecen primero las premisas y luego la conclusión; pueden aparecer en cualquier orden. Para detectarlas, es de ayuda tener en cuenta ciertas expresiones que suelen utilizarse para indicar cuándo se trata de premisas y cuándo de una conclusión:

Indicadores de premisas Indicadores de conclusión

Puesto que, ya que, como, en tanto que, dado que, por cuanto, viendo que, a partir de, porque, y, sea como fuere, pero, en efecto…

Por lo tanto, por ende, así que, de ahí que, en consecuencia, se deriva, por consiguiente, como resultado, luego, entonces, llegamos a la

conclusión...

Importancia de la argumentación en Filosofía

“La reflexión filosófica, en toda la tradición occidental, es el uso metódico de la razón para tentar responder a los problemas fundamentales del hombre, esta exigencia crítica implica que toda posición que se plantee como filosófica sea justificada, legitimada por una argumentación sólida. Ella es tanto más creíble, en tanto se apoye sobre principios, desarrolle una coherencia, resista a las refutaciones.

Es necesario aprender a argumentar sus tesis, y a rechazar sus objeciones”

Michel Tozzí, “Pensar por sí mismo”, Ediciones de la Crónica Social, 1999. ¿Qué significa “argumentar”?

“’Dar un argumento’ significa ofrecer un conjunto de razones o de pruebas en apoyo de una conclusión. Aquí, un argumento no es simplemente la afirmación de ciertas opiniones, ni se trata simplemente de una disputa. Los argumentos son intentos de apoyar ciertas opiniones con razones. En este sentido, los argumentos no son inútiles, son, en efecto, esenciales.

El argumento es esencial, en primer lugar, porque es una manera de tratar de informarse acerca de qué opiniones son mejores que otras. (…)

Es un medio para indagar (…) y un instrumento para explicar y defender una conclusión a la que hemos llegado. No es un error tener opiniones. El error es no tener nada más. (…)”

(6)

Pedro es extranjero, por eso no va a

votar en las próximas elecciones.

Premisa 1:Pedro es extranjero.

Premisa implícita:Los extranjeros no

pueden votar.

Conclusión:Pedro no va a votar en las próximas elecciones.

Premisas implícitas

Cuando extraemos las premisas y conclusión de un argumento, no necesariamente tenemos que extraer literalmente las expresiones que componen el mismo. Lo que queremos es exponer el esqueleto implícito que da forma el argumento. Eso quiere decir que a veces tendremos que construir las premisas a partir de la información que tenemos, omitir cierta información que no compone a las premisas o conclusión, o incluso detectar y escribir ciertas premisas que pueden estar implícitas (es decir, no aparecen literalmente, pero son supuestas en la estructura del argumento).

Por ejemplo:

Al reconocer argumentos, debemos intentar pensar si existen premisas implícitas y explicitarlas.

Pasos para la composición de un argumento corto, para Weston

“Algunas reglas generales:

Distinga entre premisas y conclusión

El primer paso al construir un argumento es preguntar ¿Qué estoy tratando de probar? ¿Cuál es mi conclusión? Recuerde que la conclusión es la afirmación en favor de la cual usted está dando razones. Las afirmaciones mediante las cuales usted ofrece sus razones son llamadas “premisas”.

Presente sus ideas en un orden natural

Ponga primero la conclusión seguida de sus propias razones, o exponga primero sus premisas y extraiga la conclusión al final. En cualquier caso, exprese sus ideas en un orden tal que su línea de pensamiento se muestre de la forma más natural a sus lectores.

Parta de premisas fiables

Aun si su argumento, desde la premisa a la conclusión, es válido, si sus premisas son débiles, su conclusión será débil.

Use un lenguaje concreto, específico, definitivo

Escriba concretamente, evite los términos generales, vagos y abstractos.

Evite un lenguaje emotivo

No haga que su argumento parezca bueno caricaturizando a su oponente. Generalmente, las personas defienden una posición con razones serias y sinceras. Trate de entender sus opiniones aún cuando piense que están totalmente equivocadas. Si usted no puede imaginar cómo podría alguien sostener el punto de vista que usted está atacando, es porque todavía no lo ha entendido bien. En general, evite el lenguaje cuya única función sea la de influir en las emociones de su lector u oyente, ya sea a favor o en contra de las opiniones que está discutiendo. Use términos consistentes

Use un solo conjunto de términos para cada idea. Use un único significado para cada término

(7)

Busca ejemplos de falacias en medios gráficos o audiovisuales. Indica qué tipos de falacia son. Intenta encontrar la mayor variedad de tipos posibles. [6 p.]

Falacias

Una falacia es “un razonamiento psicológicamente persuasivo pero lógicamente defectuoso”.

…“una falacia es una maniobra verbal destinada a conseguir que alguien acepte una afirmación u obedezca una orden por motivos que no son buenas razones”

Comesaña, Juan José. Lógica Informal. Falacias y Argumentos Filosóficos. Eudeba. Buenos Aires: Argentina. 1998 Tipos de falacia. Extractos de “Lógica informal…”, Juan José Comesaña

Falacia Ad Hominem

La falacia que analizaremos ahora es una de las más poderosas en lo que respecta a poder persuasivo. "Ad hominem" significa "contra el hombre", y esta falacia lleva ese nombre porque se comete, se dice tradicionalmente, cuando se intenta desacreditar una afirmación haciendo referencia no a la probable falsedad de esa afirmación sino a ciertas características de quien la enuncia.

Es fácil en este caso ver por qué se supone generalmente que estos tipos de razonamientos son falaces; la verdad o falsedad de una oración no depende, en el caso general, de las

características de quien la enuncia. Es fácil de ver esto porque la misma oración puede ser afirmada por un santo y un pecador.

Apelación a la ignorancia

Ejemplos clásicos de esta falacia son: no se ha demostrado que

Dios existe, por lo tanto Dios no existe (y viceversa)

Apelación a la autoridad

Las apelaciones a la autoridad constituyen una maniobra argumental muy común en distintos tipos de contextos. Se hace una apelación a la autoridad cuando, como razón para creer en la verdad o falsedad de una afirmación, se cita la opinión de alguna autoridad. Aunque apelar a una autoridad no tiene nada de malo en sí mismo, deben observarse ciertas reglas para que la apelación no resulte falaz.

Petición de principio y razonamientos circulares Hay un tipo de razonamiento que puede hacer surgir varias perplejidades muy difíciles de resolver. Consideremos el siguiente ejemplo: Hay perros simpáticos.

Por lo tanto, hay perros simpáticos

Notamos casi de inmediato que algo anda mal en este razonamiento, pero es complicado decir exactamente qué.

En Copi (1990) se dice lo siguiente: “…parecería que no se debe agrupar esta falacia junto con las

demás falacias de atinencia, puesto que aquí el error no radica en que las premisas sean

inatinentes con respecto a la conclusión. No son inatinentes, puesto que prueban la conclusión, pero lo hacen de manera trivial Un argumento de petición de principio siempre es válido, pero lo es trivialmente” (…)

Apelaciones a la emoción

En esta sección analizaremos varias maneras de intentar que una afirmación sea aceptada por medio de apelaciones a la emoción. No es fácil decidir en todos los casos si esos intentos son realizados por medio de razonamientos. Como veremos, tampoco en el caso de las apelaciones a la emoción es algo inmediato que constituyan una falacia. En otras palabras, hay apelaciones a la emoción que son maniobras de persuasión no sólo efectivas sino también legítimas.

Analizaremos por separado los tres tipos fundamentales de apelación a la emoción.

Razonamientos ad populum

Como su nombre más o menos lo indica, la variante más cruda de los razonamientos ad populum consiste en sostener que una oración es verdadera porque todo el mundo (o un grupo determinado de personas) cree que es verdadera.

Apelación a la piedad (ad misericordiam)

Se comete una falacia de este tipo cuando se sostiene que cierta afirmación es verdadera (o falsa) basándose exclusivamente en

circunstancias penosas -y que deberían despertar nuestra misericordia- en las que se encuentra quien hace la afirmación o el sujeto acerca del cual se hace la afirmación.

Apelación a la fuerza (ad baculum)

Figure

Updating...

References

Related subjects :