Por lo señalado anteriormente los objetivos de este taller son:

Texto completo

(1)

1. Introducción

El esfuerzo realizado por el Estado de Chile en la introducción de enemigos naturales durante el siglo XX, ha significado que en la producción agrícola se ahorre anualmente más de 30 millones de dólares, ya sea por la no aplicación de pesticidas o medidas de control alternativas, o bien, por la reducción de daños causados por los insectos (Gerding, 2004).

Más de 150 especies de insectos han sido introducidas a Chile para controlar un número mayor de insectos plagas. El ahorro que se ha producido en el sector agrícola demuestra el éxito de este control biológico. Sin embargo, falta aún el interés real del sector privado para incrementar su utilización (Gerding, 2004).

El conocimiento de las relaciones entre poblaciones de fitófagos y sus enemigos naturales es de especial importancia cuando se pasa de una agricultura convencional a una agricultura con certificaciones internacionales.

El grupo de insectos conocidos como chanchitos blancos de frutales y vides, está representado, en Chile, por cinco especies. Han sido citadas las especies Planococcus citri, Pseudococcus calceolariae, Pseudococcus viburni, Pseudococcus longispinus y Pseudococcus maritimus como de importancia económica para la agricultura, debido a su actual relevancia cuarentenaria para varios mercados de exportación y de su amplia distribución tanto en huertos de hoja caduca, en particular frutos carozos, pomáceas, caquis y uva de mesa, como en frutales de hoja persistente cítricos, paltos, chirimoyos y nísperos, que son también afectados económica y cuarentenariamente por algunas de las especies anteriores (González et al., 2001).

Los chanchitos blancos (Hemiptera: Pseudococcidae) constituye actualmente una de las principales plagas de frutales en Chile, y su control ha resultado particularmente difícil sin existir todavía un adecuado método de protección para evitar las importantes pérdidas producidas por rechazos en fruta de exportación (González, 1996).

(2)

El control biológico de los chanchitos blancos se inició en el país en 1931 con la introducción del coccinélido Cryptolaemus montrouzieri Mulsant y de la avispa Leptomastidea abornis (Girault), traídas desde Estados Unidos. Posteriormente estas especies fueron internadas en reiteradas oportunidades. Cryptolaemus montrouzieri fue internado desde Estados Unidos en 1931, 1933, 1934 (dos partidas), 1939, 1940, 1942 y 1946. Más recientemente en 1996 fue internada desde California, una partida de Cryptolaemus montrouzieri que se alimenta casi exclusivamente de S. olea (Rojas, 2005).

El depredador, Cryptolaemus montrouzieri (Coleoptera: Coccinellidae) es el mejor y más importante controlador de chanchitos blancos en nuestro país, y ha sido criado comercialmente desde el año1980 (Rojas, 2005).

Cryptolaemus montrouzieri es una especie nativa de Australia, por lo que su baja adaptación a las condiciones invernales de la zona central hacen que prácticamente desaparezca obligando a mantener su crianza artificial para liberaciones a campo en primavera- verano. Su carácter de depredador generalista hace que tenga preferencias a la hora de elegir entre diversas presas. Prefiere a Planococcus citri por lo que en un programa de liberaciones destinadas al control de otras especies es importante determinar si en las cercanías al huerto existe este distractor (López, 2004).

Según Valdebenito (1985), observaciones hechas en el transcurso de dos años, muestran que la preferencia por las masas de huevos de una u otra especie en el campo depende de la cantidad disponible de cada una. Como generalmente la mayor proporción es de Planococcus citri, Cryptolaemus montrouzieri comienza por depredar estos huevos y posteriormente abarca especies asociadas.

Con el presente taller, se busca evaluar si existe preferencia de Cryptolaemus montrouzieri , sobre tres especies de chanchito blanco (Planococcus citri, Pseudococcus calceolariae, Pseudococcus viburni), como sustrato de ovipostura.

(3)

Por lo señalado anteriormente los objetivos de este taller son:

- Evaluar, en laboratorio, el grado de preferencia de Cryptolaemus montrouzieri sobre las tres especies de chanchitos blancos como sustrato de ovipostura.

- Evaluar la preferencia de Cryptolaemus montrouzieri, sobre las tres especies de chanchito blanco presentes en árboles de cítricos, bajo invernadero.

(4)

2. Revisión bibliográfica

2.1 Control biológico

La actividad de los organismos antagonistas, depredadores, parasitoides, patógenos y competidores puede ser muy importante en los programas de manejo de las plagas. La actividad reguladora de plagas, ejercida por especies antagónicas en forma natural, ha sido aprovechada y manejada, transformando este control natural en lo que se conoce como control biológico (Zuñiga, 1987).

Según Gerding (2004), se entiende por control biológico la utilización, por parte del hombre, de organismos benéficos para reducir poblaciones de organismos plagas; es decir, el hombre debe intervenir en su masificación y/o liberación para que se considere como tal. La acción directa de enemigos naturales se llama control natural y no existe intervención del hombre.

La aplicación del control biológico puede ser considerada como una estrategia válida para restaurar la biodiversidad funcional en ecosistemas agrícolas al adicionar entomófagos “ausentes” mediantes las técnicas clásicas o aumentativas de control biológico, o incrementando la ocurrencia natural de depredadores y parasitoides a través de la conservación y manejo del hábitat (Agroeco, 2006).

Es un proceso recíproco que hace del control biológico un método de combate ecológicamente perfecto y que actúa en forma sostenida, llevando a la plaga a una nueva posición de equilibrio menos perjudicial para el ser humano.

Un grado de control substancial se ha logrado en el país, particularmente contra los chanchitos blancos (Pseudococcidae). El daño económico producido por la plaga ha sido significativamente reducido, debido, por una parte, a que la plaga actúa básicamente sobre cultivos permanentes (citrus, chirimoyos, cakis), y por otra, debido al relativamente alto número de entomófagos que se han distribuido, entre los cuales destaca el excelente depredador Cryptolaemus montrouzieri (González y Rojas, 1966).

(5)

2.2 Chanchitos Blancos

Los chanchitos blancos son en la actualidad, la principal causa de rechazos en frutas frescas de exportación. Su adaptación a nuevos hospederos ha significado un problema para muchas especies que, hasta hace pocos años, no la tuvieron (López, 2004).

Constituye colonias sobre frutos, hojas y madera, así como en las raíces de numerosas plantas cultivadas y malezas, produciendo importantes daños por su gran actividad de succión en los tejidos y por la abundante producción de mielecilla que atrae hormigas y otros insectos (González, 1989).

En ataques tempranos en la temporada puede colonizar masivamente los racimos florales provocando aborto de flores. Posteriormente puede provocar abortos de frutos recién cuajados al localizarse sus colonias en la inserción peduncular. Posteriormente, cuando el fruto ya está suficientemente firme provoca manchado de la fruta por la fumagina obligando a su limpieza para comercializarlo y aumentando los riesgos de detección en la inspección para la exportación (López, 2004).

Las hembras son ovaladas, ligeramente convexas, bien segmentadas, cubiertas de un polvo ceroso blanco. Posee filamentos marginales lanosos, el par caudal es generalmente más largo y grueso que los laterales. Los machos, cuando existen, son alados, frágiles y provistos de dos largos apéndices caudales, cerosos. La característica más distintiva de la familia es la presencia de dos pares de ostíolos, estructuras que producen gotas de líquido azucarado (González, 1989).

Los huevos son de forma cilíndrica con extremos redondeados, color amarillo brillante anaranjado rojizo a medida que se incuban. Las hembras ovíparas comienzan lentamente a formar un saco ovígero formados por fibras blancas, algodonosas, el cual se expande hacia atrás a medida que progresa la lenta ovipostura, proceso que puede tomar unos 15 a 20 días (González, 2003).

Ambos sexos no pueden diferenciarse sino a partir del tercer estadío. En caso de la hembra, ésta presenta sólo un tercer y final estado de desarrollo. En cambio, el macho

(6)

pasa por dos estadíos adicionales después del segundo: un estado prepupoide y uno pupoide. De este último, nace como 5°estadío, el macho alado (González, 2003).

Las hembras de Pseudococcidos, una vez fecundadas por los machos alados, oviponen durante varios días. Todos los huevos los sitúan dentro de una masa algodonosa. El número de huevos que contiene esta masa fluctúa entre 283 y 415, con un promedio de 339,2 huevos , de acuerdo a conteos realizados en la especie Planococcus citri. A medida que depositan sus huevos, las hembras de Pseudococcidos disminuyen de tamaño y una vez terminada la ovipostura, mueren (Valdebenito, 1985).

En el cuadro 1 se señalan las especies de Chanchito blanco en estudio y sus hospederos.

Cuadro 1. Hospederos de Chanchitos blancos en Chile.

ESPECIE HOSPEDEROS

Planococcus citri Cítricos: naranjos, limoneros, mandarinos y pomelos Otros frutales: caqui, granado, chirimoyo, guayabo y mango Ornamentales: Bouganvillea, Gardenia y Nerium, entre otras.

Pseudococcus calceolariae Cítricos: naranjos, limoneros, mandarinos y pomelos

Otros frutales: arándano, caqui, frambueso, membrillo, chirimoyo, ciruelo, duraznero, palto, peral, zarzaparrilla.

Ornamentales: diversas especies.

Pseudococcus viburni Cítricos: principalmente en naranjo.

Otros frutales: vid, manzano, peral, nectarino, ciruelo, cerezo, frambueso, mora, zarzaparrilla, níspero, pepino dulce, caqui. Hortalizas: lentejas, garbanzo, papa, rabano.

Maleza: correhuela, malva, amor seco, hinojo y cardo, entre otras.

(7)

2.2.1 Planococcus citri (Risso)

La hembra adulta tiene el cuerpo ovalado y cubierto con finas partículas de cera de color blanco. Sobre su parte dorsal se extiende una pequeña banda cerosa, mostrando el cuerpo un color pardo grisáceo. Posee filamentos laterales robustos y cortos de forma cónica que corresponden a proyecciones de cera. Estos son levemente más largos hacia el extremo posterior del cuerpo. La hembra deposita los huevos, con forma ovalada y de color amarillo, en un saco ovígero algodonoso de forma irregular (Ripa y Rodríguez, 1999).

En el año se producen dos a cuatro generaciones que se superponen, por lo que en cualquier época se pueden encontrar todos los estados. En invierno es más frecuente encontrar masas de huevos. Existen ninfas que originan machos alados que se diferencian al completar su segundo estado ninfal, observándose una masa algodonosa del cual emergen en aproximadamente once días. La hembra no requiere aparearse con el macho para producir descendencia (Ripa y Rodríguez, 1999).

El efecto del ataque por esta especie es muy semejante al de las otras especies, pero con cierta tendencia hacia la parte exterior del árbol. Un ataque intenso debilita los frutos provocando la caída de ellos.

Esta especie es cosmopolita. Se encuentra en Chile desde la I a la VIII Regiones y tiene importancia económica primaria (que comúnmente necesita control durante la temporada), para frutales como cítricos y chirimoyos y secundaria (endémica del hospedero, puede o no necesitar tratamiento) para frutales como caqui y níspero (González, 1989).

En regiones protegidas, el depredador Cryptolaemus montrouzieri ejerce un excelente control de la plaga durante todo el año. De acuerdo a las calificadas experiencias de Rojas (1987), la acción del coccinélido es complementada por los parasitoides Leptomastidea abnormis (Gir.), Leptomastix dactilopii How. y Coccenoxenoides peregrina Timberlake (González, 1989).

(8)

2.2.2 Pseudococcus calceolariae (Maskell)

La hembra adulta tiene cuerpo ovalado, color blanco rojizo y cubierto con un polvo ceroso moderadamente abundante. En el dorso posee depresiones y áreas con una menor cantidad de cera que le dan un aspecto reticulado. Posee filamentos laterales en el borde del cuerpo, siendo los caudales más largo que el resto, de aspecto grueso, forma cónica y una longitud cercana a un tercio del largo del cuerpo. En general, su forma es similar a Planococcus citri, diferenciándose a simple vista por el grosor de los filamentos caudales, coloración más oscura y mayor separación entre segmentos (Ripa y Rodríguez, 1999).

Es una especie ovípara, la hembra deposita sus huevos en masas algodonosas espesas e irregulares en forma y tamaño. Tiende a ser gregario formando colonias compuestas por individuos en diferentes estados de desarrollo (Ripa y Rodríguez, 1999).

Esta especie es posiblemente de Australia, y considerada cosmopolita. En Chile es frecuente desde la I a IX Regiones. Se considera plaga secundaria en cítricos, paltos y chirimoyos y ocasional (que no siempre está presente y puede o no necesitar tratamiento), en ciruelo y peral (Artigas, 1994).

Esta especie fue considerada la más dañina del grupo de chanchitos blancos, por lo menos hasta la década del 50. A comienzo de 1930, la Subestación Experimental La Cruz importó desde California el coccinélido depredador, Cryptolaemus montrouzieri el cual fue capaz de reducir notablemente las poblaciones de Pseudococcus calceolariae, entre la III y VII Región (González, 1989).

2.2.3 Pseudococcus viburni (Maskell)

Chanchito blanco de los frutales, es la especie más común de los frutales caducos. La hembra adulta es de cuerpo ovalado, de color blanquecino. Una delgada capa de cera cubre y deja entrever bajo ésta coloración gris. Su tamaño varía de 3 a 4 mm de largo. Los filamentos laterales son delgados y de longitud menor a la mitad del ancho máximo del cuerpo. Los filamentos caudales son más largos que los laterales y más cortos que el

(9)

largo del cuerpo. Los huevos son amarillos y con el tiempo van desarrollando una tonalidad más oscura. La hembra deposita los huevos protegidos por un saco ovígero. Planococcus viburni está presente en sus diferentes estados de desarrollo, prácticamente durante todo el año. Los chanchitos blancos se concentran en lugares muy protegidos, durante el invierno se encuentra en grietas de troncos y zona del cuello, en raíces de malezas, especialmente en correhuela y malva. Se producen 3 a 4 generaciones en el año (Ripa y Rodríguez, 1999).

Plaga de primera magnitud en uva de mesa. Su capacidad de invernar bajo la corteza o en la zona radical del árbol o de malezas, le representa una gran ventaja biológica ya que, con excepción de la vid, es difícil proponer un programa preventivo (González et al., 2001).

Las larvitas nacen en agosto (III Región) y desde mediados de septiembre hacia el sur, distribuyéndose de mediados de diciembre (V - VI Región) se ubica en racimos de uvas y cuando, más raramente ataca ciruelas, nectarines y perales, se les encuentra en la cavidad pedicelar de los carozos y en la cavidad calicinal de la pera, movilizándose hacia esos frutos desde fines de diciembre (González, 1989).

2.3 Control biológico de Pseudococcidae

Muchos de los parásitos son específicos, o sea, están limitados, a una especie de los Pseudococcidos. Los depredadores en cambio son generalistas, estando limitada su actividad más bien al medio en que vive la plaga, que por la especie de este (Capdeville, 1945).

Los principales parasitoides presentes en Chile son: Coccidoxenoides peregrina Timberlake, Coccophagus gurneyi Compere, Leptomastidea abornis (Girault), Leptomastix dactylopii Howard, Tetracnemoidea brevicornis (Girault), Pseudaphycus flavidulus (Brethes) (Ripa y Rodríguez, 1999).

(10)

Los principales depredadores son Leucopis sp y Ocyptamus confusus Goot. (Diptera: Chamaemyiidae), Adalia deficiens Mulsant, Hyperaspis funesta Germ., Scymnus nitidus Philippi y Cryptolaemus montrouzieri Mulsant. (Coleoptera: Coccinelidae), Sympherobius maculipennis Kimm. (Neuroptera: Hemerobiidae) y Chrysoperla sp. (Neuroptera: Chrysopidae) (Ripa y Rodríguez, 1999).

Una alternativa de control biológico en Chile es liberar el depredador Cryptolaemus montrouzieri, disponible comercialmente y potenciar su acción controlando el ascenso de hormigas a la planta (Ripa y Rodríguez, 1999).

2.4 Cryptolaemus montrouzieri (Mulsant)

Es el enemigo natural de chanchitos blanco más eficaz y por ello el más empleado. Este escarabajo nativo de Australia se empleó por primera vez en California para combatir a Planococcus citri. Desde entonces ha sido introducido en varias áreas por todo el mundo (Biobest, 2006).

C. montrouzieri es lejos el mejor controlador de los chanchitos blancos y su acción se extiende hasta la VII Región. No obstante, desde la V Región hacia el sur pueden pasar el invierno unos pocos individuos (Rojas 1987).

2.4.1 Características Morfológicas

El adulto que mide entre 5 y 6 mm, tiene los élitros de color negruzco mientras que el resto del cuerpo se presenta más claro con coloración anaranjada. Las larvas, que también son activas depredadoras, son mas grandes (hasta 14-15 mm) y están cubiertas por una cera blanca dispuesta en montoncitos irregulares. Los huevos al principio son brillantes y adquieren un aspecto céreo al madurar, son unas diez veces más grandes que los huevos de Pseudococcidos, entre los que los deposita la hembra adulta (Bioplanet, 2001).

(11)

Machos y hembras son muy similares no siendo diferenciables a simple vista. Sólo pueden diferenciarse externamente por la coloración del primer par de patas, donde el fémur y la tibia en el macho son de color anaranjadas, en tanto las mismas estructuras en las hembras es de color negro (Llorens, 1990).

2.4.2 Características Biológicas

El ciclo de vida de C. montrouzieri pasa por los estadios de huevos, cuatro estadíos larvarios, pupa, y adulto.

La duración del desarrollo embrionario depende mucho de la temperatura. La duración es de 32 días a 24°C. La hembra vive aproximadamente dos meses y pone 10 huevos al día, dentro de las colonias de chanchito blanco o grupos de huevos. C. montrouzieri es muy activo cuando el tiempo esta soleado. Una temperatura de 22-25°C son ideales para la postura de huevos.

El ciclo de vida que va desde huevo recién puesto hasta adulto, en condiciones favorables de temperatura y humedad relativa, dura alrededor de 30 días (Yudelevich, 1950).

Las hembras de Cryptolaemus montrouzieri, alimentadas con todos los estados de chanchito blanco comienzan a oviponer de uno a ocho días desde el primer apareo y continúan por 19 a 35 días. Entre los 7 y 24 días, desde el primer día de apareo, se presenta la mayor ovipostura (Valdebenito, 1985).

Las hembras adultas ponen sus huevos entre los sacos algodonosos de huevos de los chanchitos blancos. Los huevos eclosionan en cinco días a una temperatura de 27°C. Este coccinélido tiene cuatro estadíos larvales, que duran de 12 a 17 días, período en el cual se alimenta de los huevos, larvas y de la mielecilla producida por los Pseudococcidos. C. montrouzieri pupa en lugares que ofrecen protección, como en los tallos y cortes de poda. Los adultos emergen luego de 7 a 10 días; viven aproximadamente cuatro meses. Cuatro días luego de la emergencia, las hembras comienzan a poner huevos; se estima que durante toda su vida cada hembra pone alrededor de 400 huevos (Bioplanet, 2001).

(12)

Todos los estadíos de C. montrouzieri son depredadores de chanchitos blancos, los adultos y las larvas jóvenes prefieren los huevos, mientras que las larvas de los últimos estadíos no son tan selectivas. Dada su capacidad de vuelo, los adultos pueden cubrir una extensa área en búsqueda de presas. Una vez que capturan la presa lo devoran completamente.

2.4.3 Alimentación

En cuanto a la alimentación de los adultos, una masa de huevos de Pseudococcidos es consumida en tres días, considerando que la masa de huevo tiene en promedio 339 huevos, el adulto devoraría diariamente alrededor de 113 huevos (Valdebenito, 1985).

En condiciones de laboratorio, una larva de C. montrouzieri devora alrededor de ocho masas de huevos durante todo su desarrollo, lo que significa la destrucción de la descendencia de ocho hembras , considerando que cada una ovipone sólo una masa de huevo (Valdebenito, 1985)

2.4.4 Crianza

La crianza comercial se realiza en salas especialmente diseñadas para tal efecto llevándose un control sobre la temperatura y la humedad relativa. Primero se debe criar chanchito blanco sobre zapallo cacho (Cucurbita moschata) o sobre brotes de papa. Cuando se cuenta con masas de huevos suficientes se inoculan con adultos de C. montrouzieri. Pasado un tiempo se obtienen larvas que serán liberadas en el campo junto con los adultos. Todo este proceso se realiza en baterías de crianza selladas para evitar cualquier tipo de contaminación. Aproximadamente se inoculan 100 adultos por batería de crianza y al cabo de 10 días se empiezan a retirar larvas (López, 2006)*.

_______________________

(13)

Con temperatura de 23 °C a 27° C, C. montrouzieri completa su ciclo de vida en 30 días. Los técnicos del insectario permiten a las hembras hacer sus oviposiciones durante 7días. Las larvas se desarrollan durante un período de 14 días, luego, pupan y permanecen en este estado durante siete días. Los adultos comienzan a emerger y continúan en este proceso, durante un período de siete días (USDA, 2006).

2.5 Preferencia de Cryptolaemus montrouzieri Mulsant

Típicamente, los insectos depredadores se caracterizan por un juego de atributos que los distingue de los parasitoides, el otro grupo grande de insectos entomófagos. Son grandes en relación a su presa y requieren más de un individuo presa para completar su desarrollo; sus estados inmaduros son depredadores de vida libre y muchas especies de insectos lo son tanto cuando son adultos como en estados inmaduros (Obrycki et al., 2006).

La disponibilidad de presa puede determinar si el depredador entra o permanece en un hábitat, lo mismo que el tipo de presa y el número de presas que consume. Se dice que un depredador muestra preferencia por un tipo especifico de presa si el porcentaje del tipo de presa en su dieta es mayor que la proporción de presa que esta disponible. Aunque la preferencia de algunos depredadores por la presa es fija, otros depredadores pueden cambiar a especies de presas más comunes. La disponibilidad estacional de presa también puede ser uno de los principales determinantes de la especificidad en la presa. Los depredadores muestran diversas adaptaciones a bajas densidades de la presa; estas incluyen cambios en niveles tróficos ( por ejemplo, predacion intra- gremial, canibalismo), movimientos a áreas con densidades más altas, cambiar a una presa nueva y entrar en una latencia mediada por la presa (Obrycki et al., 2006).

Para hallar la presa los depredadores adultos pueden usar una variedad de pistas, incluyendo productos químicos volátiles tanto de la planta como de los insectos. El papel de las pistas químicas es esencial para localizar la presa. Depredadores larvales han desarrollado varias formas de localizar y reconocer su presa : respuestas fototácticas y/o

(14)

geotácticas, visión, olfato, detección del sonido o vibración y contacto (Obrycki et al., 2006).

Estudios realizados por Valdebenito (1985), muestran que Cryptolaemus montrouzieri liberados en chirimoyos que no tuvieron alimento suficiente, se vieron obligados a emigrar hacia paltos atacados por P. longispinus. Después de un tiempo se observaron larvas de C. montrouzieri ejerciendo un eficaz control sobre esta especie. De esta manera, se comprobó que la plaga había disminuido y que en los árboles se encontraba una importante población del depredador en todos sus estadios de desarrollo.

(15)

3. Materiales y métodos

3.1 Lugar del estudio

El estudio se realizó en el laboratorio de Control Biológico de la Facultad de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, ubicada en la comuna de Quillota, provincia de Quillota, V región, durante la temporada 2006 /2007.

3.2 Crianza de Pseudococcidos

Para la crianza de las tres especies de Chanchito blanco, se adaptó una sala en el Laboratorio de Control Biológico, donde se ubicaron baterías tipo Flanders y un calefactor eléctrico que mantuvo la temperatura entre 18- 25 °C, con una humedad relativa de aproximadamente 50 –60%.

La obtención de las distintas especies se realizó en los hospederos presentes en la zona y en huertos con antecedentes de esta plaga. Es así como Planococcus citri se encontró sobre chirimoyo y naranjo, Pseudococcus calceolariae se encontró sobre árboles de palto. Pseudococcus vuburni se obtuvo en Xilema Biocontrol S.A, dado que fue difícil encontrar especies frutales atacadas por esta especie de Chanchito blanco en la zona.

En el caso P. citri fueron colectados sobre ramas y frutos infectados, y luego en laboratorio se realizó la separación de las hembras adultas. Por su comportamiento aislado y formación de pequeñas masas de huevos, las hembras adultas de P. calceolariae se separaron directamente en el huerto, dado que la mayoría se encontraba sobre la corteza de troncos y pedúnculos de frutos, posteriormente fueron llevadas en cajas entomológicas al laboratorio. Dado la obtención de P. viburni las hembras adultas se sacaron y se inocularon en zapallo cacho (Cucurbita moschata) para aumentar su crianza.

Una vez obtenidas las hembras adultas de cada especie de chanchito blanco, se mantuvieron en forma separada en cajas, donde formaron masas de huevos las que luego

(16)

fueron depositadas sobre zapallo asegurándose así la pureza de la crianza y la ausencia de depredadores y parasitoides.

Para iniciar la crianza se usaron tres baterías por especie, con tres zapallos cada batería, previamente lavados y desinfectados, sobre los cuales se inocularon los chanchitos blancos recolectados.

3.3 Evaluación de la preferencia en laboratorio

Una vez que se tuvieron los zapallos cacho cubiertos con masas de huevos de chanchito blanco, éstas fueron retiradas y ubicadas en bandejas, separadas por especies. Luego de esto se procedió a pesar las masas de huevos, colocando 15 placas Petri, cinco placas (repeticiones) por especie con 10 gramos cada una (Anexo 1).

Se preparó una batería Flanders y se ubicaron las placas distribuidas al azar (Figura1).

C B A B C A C C A A C B B B A

Figura 1. Distribución de las placas con masas de huevos de Pseudococcidos, en la batería Flanders. Donde: A: Planococcus citri B: Pseudococcus calceolariae C: Pseudococcus viburni

(17)

Una vez que se realizó la distribución e identificación de las placas, se procedió a sexar los C. montrouzieri, utilizando el método propuesto por Llorens (1990). Se dispuso de una mayor cantidad de C. montrouzieri que la utilizada finalmente, para hacer más rápida la separación de sexos. Para ello se utilizó un tubo transparente donde se ubicaron en grupos, para ser mirados en la lupa y se fueron separando según el color del primer par de patas. (color anaranjadas en machos y negras en hembras).

Luego que se tuvieron los 60 C. montrouzieri sexados, 30 hembras (H) y 30 machos (M) Se colocaron al azar en la batería antes preparada.

Los adultos fueron mantenidos en la batería durante nueve días, para que realizaran la ovipostura. Al cabo de este tiempo fueron retirados de ella. Se esperó la eclosión de los huevos de C. montrouzieri y la aparición de las larvas.

3.3.1 Determinación de la preferencia en laboratorio

El nacimiento y conteo de las larvas se inició cinco días después de haber retirado los adultos de la batería. Una vez iniciado el nacimiento de las larvas, se efectúo un conteo diario hasta lograr el total de los nacimientos, período que demoró 11 días.

3.3.2 Herramienta estadística

Dados los datos obtenidos la herramienta que se utilizó fue un Análisis Exploratorio de resumen de medias, en conjunto con gráficas como una forma de resumir la información.

3.4 Evaluación de la preferencia de C. montrouzieri, bajo condiciones de invernadero

Para llevar a cabo este estudio se utilizó un invernadero de policarbonato de 4x3 m, en cuyo interior se ubicaron árboles de Citrus limon de 1,50 m de altura, separados, para evitar el contacto entre ellos.

(18)

Para iniciar este ensayo, se enumeraron las posiciones, en las cuales fueron ubicados los árboles, como se muestra a continuación en la Figura 2.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21

Figura 2. Ubicación de los árboles de cítricos en el invernadero.

Para inocular los árboles se tomaron dos muestras de 7 g de masa de huevos de cada especie (3), se inocularon una en la cara este y la segunda en la cara oeste de cada repetición (7) totalizando los 21 árboles del ensayo.

Se utilizaron 84 depredadores, 42 hembras (H) y 42 machos (M). Para que en todo el invernadero se encuentre la misma proporción de depredadores, éstos fueron ubicados en grupos de seis (3 hembras y 3 machos). Cada grupo fue colgado en cajas de cartón, colgadas del techo del invernadero, lo cual les permitió volar y escoger libremente al alimento y por ende el lugar de ovipostura. En la Figura 3 se presenta la distribución de los chanchitos blancos en los distintos árboles y los lugares donde fueron colgados los depredadores, lugares que estuvieron lo más equitativamente distribuidos en el invernadero.

(19)

En el Anexo 2 se observa la forma como los grupos de depredadores fueron dispuestos en el invernadero.

Las letras A, B, C corresponden a:

A: Planococcus citri

B: Pseudococcus calceolariae C: Pseudococcus viburni

El área coloreada corresponde al lugar donde se colgaron los depredadores.

C A A B B B C C A A A C B A B C A C B B C

Figura 3. Distribución de los Cryptolaemus montrouzieri, en el invernadero.

3.4.1 Determinación de la preferencia en invernadero

Los adultos de C. montrouzieri se mantuvieron en el interior del invernadero durante doce días y luego fueron retirados. La medición se inició luego de una semana, cuando empezó el nacimiento de las larvas, la que se extendió por 12 días.

3.4.2 Herramienta estadística

Por el mayor número de datos obtenidos, dado que en un árbol fue posible tener dos datos, cara este y cara oeste, fue posible realizar tres análisis:

(20)

a) Análisis exploratorio semejante al realizado en el ensayo de laboratorio.

b) Análisis de varianza, para determinar si la preferencia que existe en la obtención de larvas de chanchito blanco es significativa o no, donde:

: 0

H El número medio de larvas es la misma para las distintas especies.

: 1

H Al menos un par es diferente.

c) Análisis de comparaciones múltiples de Tukey, el cual permitió detectar las diferencias de medias de número de larvas, encontradas en las distintas especies de chanchito blanco, donde:

: 0

H El número medio de larvas encontradas en los árboles que contienen el tipo de

chanchito blanco i no difiere a las encontradas en los árboles que contienen los chanchitos j.

: 1

H El número medio si es diferente.

Para i, j:1,2,3 para ij, donde:

1. P. citri

2. P. calceolariae 3. P. viburni

(21)

4. Resultados y discusión

4.1 Crianza de Pseudococcidos

Después que se realizó la inoculación de los zapallos cacho, al cabo de una semana las tres especies de chanchitos se encontraron fijos en el.

Al cabo de tres meses y medio en condiciones de laboratorio, fue posible observar un zapallo cubierto por estados móviles y masas algodonosas conteniendo los huevos de las especies.

De cada zapallo fue posible retirar dos veces masa de huevos, siendo más difícil en zapallos cubiertos con P. citri dada la mielecilla que genera esta especie sobre el zapallo.

4.2 Evaluación de la preferencia en batería Flanders

En el Anexo 3 se muestra el número total de larvas de Cryptolaemus montrouzieri obtenidos en cada placa y que corresponde al conteo diario a partir de la emergencia de la primera larva, hasta finalizado el recuento de estas.

En el Anexo 4 se indica el número medio de larvas recuperada diariamente, en las distintas especies de chanchitos blancos.

En la Figura 4 se observa que la obtención de larvas de C. montrouzieri difiere de acuerdo a la especie de chanchito blanco que le sirve de sustrato de ovipostura. Se puede concluir que P. citri es el sustrato donde se obtiene una media mayor, con 142 larvas de C. montrouzieri. En cuanto a la preferencia se puede observar mayor diferencia entre P. citri y P. viburni, no así entre P. citri y P.calceolariae (Anexo 5).

(22)

Figura 4. Medias y variabilidad del número de larvas de Cryptolaemus montrouzieri recuperadas en las placas.

Para determinar si la diferencia observada en el grafico es significativa, se realizó un análisis de varianza donde se probó que no hay diferencia estadística para rechazar la hipótesis nula debido, en parte aun tamaño de muestra insuficiente (Anexo 6).

La Figura 5 muestra el comportamiento del nacimiento de larvas, en las distintas especies.

(23)

Figura 5. Distribución promedio del número de larvas de C. montrouzieri recuperadas en las distintas especies de chanchito blanco.

Se aprecia que a partir del día cinco, el perfil medio de número de larvas encontradas en la especie Planococcus citri está por sobre las especies P. calceolariae y P.viburni, siendo el segundo P. calceolariae y luego P.viburni. Esta última si bien tiene un menor nacimiento de larvas tiene un nacimiento más homogéneo que se mantiene en el tiempo.

Aunque no hay estudios anteriores donde se evalue la preferencia de C. montrouzieri sobre especies de chanchito blancos como sustrato de ovipostura, López (2004) señala que este depredador tiene un carácter generalista que hace que tenga la facultad de elegir entre diversas presas. De este modo, según lo observado, se puede considerar que no sólo hay una elección en cuanto a su alimentación sino también en su ovipostura, otorgándole el mejor alimento a sus larvas, asegurando su descendencia.

(24)

López (2004), ha evaluado la actividad en campo de este depredador y señala de forma más específica que C. montrouzieri tiene una clara preferencia sobre P. citri, lo que se confirma en la Figura 4, pero sin resultados estadísticos. Este último punto será estudiado en el siguiente ensayo con mayor profundidad. Por lo tanto y considerando el resultado de este primer estudio es importante tener en cuenta en los programas de liberaciones, si en huertos aledaños hay distractores, de ser así se recomienda reforzar las liberaciones con larvas y otros controladores, dado que según esto C. montrouzieri si tendría un grado de preferencia por alguna especie.

4.3 Evaluación de la preferencia en invernadero

Análisis exploratorio :

En el Anexo 7 se presenta una tabla de resumen de medias, datos que permiten el siguiente análisis en la Figura 6.

En la Figura 6 se observa que las tres muestras difieren más en sus medias que en su variabilidad, respecto al número de larvas recuperadas para las distintas especies de chanchito blanco. Se puede concluir que P. citri es el sustrato donde se obtiene una mayor media con 111 larvas de C. montrouzieri. En cuanto a la preferencia se puede observar una clara diferencia entre P. citri y P. viburni, donde en el segundo caso la media es de 50 larvas de C. montrouzieri obtenidas.

(25)

Figura 6. Medias y variabilidad del número de larvas de Cryptolaemus montrouzieri recuperadas en las placas.

En el Anexo 8 se presenta un cuadro que indica el número medio de larvas encontradas diariamente en las distintas especies de chanchito blanco y a continuación se presenta la figura correspondiente.

(26)

Figura 7. Distribución promedio del número de larvas de C. montrouzieri recuperadas en las distintas especie de chanchito blanco.

Se aprecia que el perfil medio de número de larvas recuperadas en la especie de P. citri está por sobre las especies P. calceolariae y P. viburni exceptuando en el día 6, 7 y 12.

Se ve claramente que el número de larvas obtenidas sobre P. citri esta siempre sobre el resto y sólo al final se homogeniza la situación.

(27)

Cuadro 2. Análisis de varianza del número medio de larvas de Pseudococcidos. Suma de cuadrados Grados de libertad Media cuadrática F P-valor Inter-grupos 4736,333 2 2368,167 6,151 0,003 Intra-grupos 26563,667 69 384,981 Total 31300 71

La probabilidad de observar igualdad en las medias de las muestras de larvas encontradas en las tres especies de chanchito blanco, es alrededor del 0,3% (p-valor), por lo tanto existe evidencia estadística suficiente para decir que al menos un par de números medios de larvas encontradas es diferente. Teniendo como valor preestablecido (ά= 0.05) se rechazó la hipótesis nula, dado que p-valor es menor que el valor preestablecido.

Cuadro 3. Análisis de comparaciones múltiples del número medio de larvas de Pseudococcidos.

Comparaciones múltiples

Variable dependiente: Variable

10,91667 5,66407 ,139 -2,6506 24,4839 19,83333* 5,66407 ,002 6,2661 33,4006 -10,91667 5,66407 ,139 -24,4839 2,6506 8,91667 5,66407 ,264 -4,6506 22,4839 -19,83333* 5,66407 ,002 -33,4006 -6,2661 -8,91667 5,66407 ,264 -22,4839 4,6506 (J) Factor 2,00 3,00 1,00 3,00 1,00 2,00 (I) Factor 1,00 2,00 3,00 HSD de Tukey Diferencia de

medias (I-J) Error típico Sig. Límite inferior

Límite superior Intervalo de confianza al

95%

La diferencia entre las medias es significativa al nivel .05. *.

(28)

En función de los resultados obtenidos se puede decir que estos proporcionan evidencia estadística suficiente para rechazar la hipótesis nula, sólo cuando se comparan el número medio de larvas encontradas en las especies P. citri y P. viburni (1 y 3), en consecuencia el número medio de larvas encontradas en P. calceolariae no presenta diferencias significativas con las otras dos especies.

Si bien en los dos ensayos, tanto en laboratorio como en invernadero, se observa por medio de los gráficos una preferencia de C. montrouzieri sobre P. citri, como sustrato de ovipostura.

Valdebenito (1985), asegura que la preferencia de C. montrouzieri sobre las especies de chanchito blanco se encuentra dado por su forma de reproducción prefiriendo de este modo especies ovíparas por sobre las vivíparas excluyendo de este modo a P. longispinus.

Valdebenito (1985), también concluye que la preferencia esta dada por la importancia de la especie, considerando como importante a P. citri, por la mayor presencia de esta especie en la zona de estudio, prefiriendo C. montrouzieri a la especie que se encontraba en mayor cantidad.

La preferencia de P.citri no sólo se encuentra dado por su disponibilidad sino por otros factores que la llevaron a ser más atrayentes a su depredador, lo cual puede deberse a estímulos tanto visuales como químicos u otros. Por consiguiente se ve claramente que la preferencia fija se mantiene independiente de la disponibilidad en el medio.

(29)

5. Conclusiones

Cryptolaemus montrouzieri muestra preferencia por Planococcus citri como sustrato de ovipostura, bajo condiciones de invernadero, frente a Pseudococcus viburni.

Cryptolaemus montrouzieri no muestra preferencia por Planococcus citri como sustrato de ovipostura, bajo condiciones de invernadero , frente a Pseudococcus calceolariae.

No se logró establecer preferencia de Cryptolaemus montrouzieri, sobre alguna especie de los Pseudococcidos evaluados, para utilizarlos como sustrato de ovipostura en laboratorio.

(30)

6. Literatura citada

Agroeco, 2006. El rol del impacto de los depredadores. Disponible en

http://www.agroeco.org/brasil/matrial/agro07pdf. Leído el 15 de Agosto 2006.

Artigas, J. 1994. Entomología económica. Vol 1: 1126p. Editorial Anibal Pinto, Concepción, Chile.

Biobest, 2006. Control biológico: insectos y ácaros beneficiosos. Disponible en

http://www.biobest/sp/producten/nutting/cryptolaemus.htm. Leído el 20 de Octubre de 2006.

Bioplanet. 2004. Cryptopack100 Cryptolaemus montrouzieri, depredador de la cochinilla algodonosa. Disponible en

http://www.bioplanet.it/espanol/bcas/sheda.php3?p=criptopak. Leído el 10 de junio de 2006.

Capdeville, C. 1945. Plagas de la agricultura en Chile. 358 p. Quillota, Chile.

Gerding, M. 2004. Control biológico, una herramienta en la agricultura nacional. Revista Ecogen (Chile) 2: 4-5.

González, R y S. Rojas. 1966. Estudio analítico del control biológico de plagas agrícolas en Chile. Agricultura Técnica (Chile) 26: 133-147.

González, R. 1989. Control biológico conceptos y algunas características. IPA La Platina 44: 8-17.

González, R. 1996. Biología y manejo de chanchitos blancos. p. 27-29. In M. Esterio y J. Magunacelaya. (eds) Avance en sanidad vegetal de frutales y vides. Universidad de Chile, Santiago, Chile.

(31)

González., J. Poblete y G. Barrias. 2001. El chanchito blanco de los frutales en Chile, Pseudococcus vuburni (Signoret), (Homóptera: Peudococcidae). Revista frutícola (Chile) 22(1): 17-26.

González, R. 2003. Chanchitos blancos de importancia agrícola y cuarentenaría en huertos frutales de Chile (Hemiptera: Pseudococcidae). Revista frutícola (Chile) 24 (1): 5-17.

LLorens, J.M. 1990. Homoptera I “Cochinilla de los cítricos y su control biológico”. 260 p. Pisa Ediciones, Valencia, España.

López, E. 2004. Las plagas en Chile: aspectos relevante de su biología, comportamiento y manejo. p. 1-15. In Sociedad Gardiazabal y Magdahl Limitada. Segundo seminario internacional de paltos. Quillota 29 y 30 de Septiembre y 1 de Octubre del 2004. Quillota, Chile.

Mipcitricos, 2006. Chanchitos blancos: P. citri, P.calceolariae, P.viburni.. Disponible en. http://www.mipcitricos.cl. Leído el 29 de Agosto de 2006

Obrycki, J., M. Tuber, and J. Ruberson. 2006. Especialización de los insectos predatores con las presas. El texto mundial de MIP. University of Minnesota, Minnesota, USA. Available at

http://www.ipmworld.umn.edu/cancelado/Spchapters/obryckiSp.htm. Accessed 13 June 2006.

Ripa, R. y F. Rodríguez 1999. Plagas de cítricos, sus enemigos naturales y manejo. 151 p. Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Santiago, Chile.

Rojas, R. 1987. Plagas de los cítricos y control con enemigos naturales. “Un enfoque basado en la experiencia personal”. IPA La Platina. Instituto de Investigaciones Agropecuarias 44:25-30.

(32)

Rojas, R. 2005. Control biológico de las plagas en Chile, Historia y avance. 123 p. Instituto de investigaciones agropecuarias, La Cruz, Chile.

United State Department of Agricultura, 2006. Biological control of pink hibiscus mealybug proyect manual. Available at.

http://www.aphis.usda.gov/ppq/manual/domestic/pdf_files/phm.pdf. Accessed 20 of June of 2006.

Valdebenito, M. 1985. Estudio de la biología y etología de Cryptolaemus montrouzieri Mulsant y proposición de un sistema optimizado de multiplicación masiva. 101p. Tesis Ingeniero Agrónomo. Universidad Católica de Valparaíso, Facultad de Agronomía, Quillota, Chile.

Yudelevich, M. 1950. Control biológico de los pseudococcus en Chile. 176p. Tesis Ingeniero Agrónomo. Universidad de Chile, Facultad de Agronomía, Santiago, Chile.

Zuñiga, R. 1989. Insectos y ácaros de importancia agrícola y cuarentenaria en Chile. 310 p. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Universidad de Chile, Santiago, Chile.

(33)
(34)

Anexo 1. Foto ensayo en laboratorio, placas Petri con masas de huevos.

(35)

Anexo 3.Número total de larvas

ESPECIE DE CHANCHITO BLANCO Repeticiones P. citri P. calceolariae P. viburni

Placa1 105 107 91 Placa 2 205 216 86 Placa3 128 16 20 Placa4 107 7 --- Placa5 167 139 19 Total 712 485 216

Anexo 4. Número medio de larvas (Ensayo en laboratorio)

Día P. citri P. calceolariae P. viburni

1 16,8 3,6 0,8 2 3 27 9,6 3 30 3,4 3,2 4 4,2 17,2 6 5 27,6 16 7,8 6 31,6 10,6 5,2 7 16,4 12,6 3,6 8 19,2 3,6 1,4 9 6,6 1,8 2,6 10 2,6 0,8 1 11 1,2 0,4 2

(36)

Anexo 5. Tabla resumen de medias. (Ensayo en laboratorio)

ESPECIE DE CHANCHITO BLANCO

P. citri P.calceolariae P.viburni

Nº Medio de larvas 142.4 97 54

Desviación estándar 42.96 87.59 39.89

Nº Máximo de larvas 205 216 91

Nº Mínimo de larvas 105 7 19

Anexo 6. Análisis de Varianza (ensayo en laboratorio)

Hipótesis estadística a contrastar: :

0

H El número medio de larvas es la misma para las distintas especies.

: 1

H Al menos un par es diferente.

Suma de cuadrados Grados de libertad Media cuadrática F P. valor Inter-grupos 17,485,729 2 8,742,864 2,245 0,152 Intra-grupos 42,843,200 11 3,894,836 Total 60,328,929 13

No existe evidencia estadística significativa para rechazar la hipótesis de que el número medio de larvas de las tres especie son las mismas, ya que la probabilidad que se observe este evento es del 15% ( p- valor 0,152)

(37)

Anexo 7. Tabla resumen de medias. (Ensayo en invernadero)

ESPECIE DE CHANCHITO BLANCO

P. citri P. calceolariae P. viburni

Nº Medio de larvas 110,57 85,33 49,67 Desviación estándar 15,35 14,69 10,76

Nº Máximo de larvas 133 106 70

Nº Mínimo de larvas 89 61 39

Anexo 8. Número medio de larvas.

Día P. citri P.calceolariae P. viburni

1 1,1 0,1 0,1 2 4,0 2,3 0,6 3 19,0 8,3 3,0 4 15,1 13,1 4,9 5 27,7 9,9 6,7 6 13,9 14,6 6,7 7 9,4 9,3 6,0 8 7,7 5,9 4,9 9 5,4 4,1 3,1 10 4,0 3,1 3,6 11 2,4 1,9 2,0 12 0,7 0,6 1,0

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :