EVALUACIÓN DE LA CALIDAD AMBIENTAL DE LOS MANGLARES DE LA CIÉNAGA MALLORQUÍN, DEPARTAMENTO DEL ATLÁNTICO

39 

Texto completo

(1)

EVALUACIÓN DE LA CALIDAD AMBIENTAL DE LOS

MANGLARES DE LA CIÉNAGA MALLORQUÍN,

DEPARTAMENTO DEL ATLÁNTICO

INFORME TÉCNICO FINAL

CONVENIO NO. 027 DE 2015 SUSCRITO ENTRE LA CRA Y EL INVEMAR

ITF- Convenio 027-2015

(2)
(3)

Director

Francisco Armando Arias Isaza Subdirector

Coordinación Científica Jesús Antonio Garay Tinoco Coordinador

Programa Biodiversidad y Ecosistemas Marinos (BEM)

David Alonso Carvajal Coordinador

Programa Valoración y Aprovechamiento de Recursos Marinos y Costeros (VAR) Mario Rueda Hernández

Coordinadora

Programa Calidad Ambiental Marina (CAM) Luisa Fernanda Espinosa

Coordinadora

Coordinación de Investigación e

Información para Gestión Marina y Costera (GEZ)

Paula Cristina Sierra Correa Coordinadora

Programa de Geociencias Marinas y Costeras (GEO)

Constanza Ricaurte Coordinador

Coordinación de Servicios Científicos (CSC)

Julián Mauricio Betancourt Subdirectora Administrativa (SRA) Sandra Rincón Cabal

Elaborado por: PROGRAMA CAM Ostin Garcés Ordóñez Mary Ríos Mármol

Lizbeth Janet Vivas Aguas

APOYO TÉCNICO:

Laboratorio Calidad Ambiental Marina (LABCAM)

César Bernal, Karen Ibarra, Tania Córdoba, Paola Obando, César García, Halbin Serrano, Yully Ruiz, César Herrera y Josimar Barranco.

Laboratorio de Servicios de Información (LABSIS)

Nancy Liliana Barreto

Revisión Técnica:

Luisa Fernanda Espinosa

Supervisor CRA Efraín Leal Puccini Supervisora INVEMAR Lizbeth Janet Vivas Aguas

Imagen portada: Ciénaga de Mallorquín. Fotos: Ostin

Garcés – Nancy Barreto

INVEMAR

Calle 25 No. 2-55, Playa Salguero Santa Marta – Colombia

Tel: (57) (5) 4328600, Fax: (57) (5) 4328682

www.invemar.org.co

Citar informe completo como:

Garcés-Ordóñez, O., M. Ríos-Mármol y J.L. Vivas-Aguas. 2016. Evaluación de la calidad ambiental de los manglares de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico. Convenio CRA-INVEMAR No. 027 de 2015. Informe técnico final. Santa Marta. 32 p.

(4)
(5)

TABLA DE CONTENIDO

1. INTRODUCCIÓN ... 1

2. METODOLOGÍA ... 2

2.1 ESTRUCTURADELMANGLARYCONDICIONESFITOSANITARIAS ... 2

2.2 CALIDADDELAGUAYSEDIMENTOSDELMANGLAR ... 3

2.3 IDENTIFICACIÓNDETENSORESAMBIENTALES ... 4

2.4 EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL (EIA) ... 5

3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN ... 8

3.1 ESTRUCTURADELMANGLARYCONDICIONESFITOSANITARIAS ... 8

3.2 CALIDADDELAGUAENELMANGLAR ... 10

3.2.1 Calidad fisicoquímica del agua superficial e intersticial ... 10

3.2.2 Contaminación microbiológica del agua superficial ... 12

3.2.3 Metales pesados en aguas superficiales ... 13

3.2.4 Contaminantes orgánicos en aguas superficiales ... 14

3.3 CALIDADDESEDIMENTOSDELMANGLAR ... 15

3.3.1 Metales pesados ... 15

3.3.2 Contaminantes orgánicos ... 16

3.4 TENSORES AMBIENTALES ... 17

3.4.1 Tala de mangles ... 18

3.4.2 Expansión urbana y predios rurales ... 19

3.4.3 Residuos sólidos y escombros ... 20

3.4.4 Vertimiento de aguas residuales ... 21

3.5 EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL ... 22

4. PROPUESTAS DE ESTRATEGIAS DE MANEJO ... 26

5. CONCLUSIONES ... 28

6. RECOMENDACIONES ... 28

(6)

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 2.1. Estaciones de muestreo (círculos de color amarillo) y especificaciones de la dimensión de las parcelas. Los puntos de color amarillo enumerados dentro de las parcelas, corresponden a los sitios de medición in situ de variables fisicoquímicas medidas en aguas superficiales e intersticiales. La estrella azul indica el punto de recolección de muestras de aguas y sedimentos para el análisis de otras variables en el laboratorio. ... 2 Figura 2.2. Trabajo de campo en los manglares de la ciénaga Mallorquín para evaluar la calidad ambiental. Montaje de parcela (a), medición de estructura (b), extracción de agua intersticial (c) y recolección de muestra de sedimentos (d). Fotos: Paola Obando. ... 3 Figura 2.3. Actividades de identificación de tensores ambientales del ecosistema de manglar en la ciénaga Mallorquín. Recorrido terrestre (a), foto: Liliana Barreto; y recorrido por lancha, foto: Mary Ríos. ... 5 Figura 3.1. Condiciones fitosanitarias comunes en el manglar de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Termitero en raíces de R. mangle (a), copa de árboles con señales de herbivorismo (b), ramas quebradas de A. germinans (c) y nido de hormigas en tallo de R. mangle (d). Fotos: Ostin Garcés. ... 10 Figura 3.2. Principales tensores ambientales identificados en áreas de manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. ... 18 Figura 3.3. Tala de árboles del manglar en la ciénaga de Mallorquín. Sector de manglar en la estación La Playa (a, b, c y d), daño con machete en el tronco de árboles para causarle la muerte en pie (d) y tala para la adecuación de predios rurales en la vía que comunica La Playa con Las Flores de Barranquilla. Fotos: Ostin Garcés y Liliana Barreto. ... 19 Figura 3.4. Expansión urbana y rural de la ciénaga de Mallorquín, Atlántico. Viviendas palafitos en el sector del barrio Las Flores (a), casas en zona rural (b, c), con relleno de áreas de manglar (d). Fotos: Liliana Barreto. ... 20 Figura 3.5. Escenarios de contaminación con residuos sólidos en los manglares de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Botaderos satélites en la estación La Playa (a), quema de basuras en la zona de palafitos en el barrio Las Flores (b), montículo de vidrios en el manglar en la vía Puerto Mocho (c), residuos sólidos en el manglar de la zona turística de puerto Mocho al norte de la ciénaga (d), residuos en el manglar de la zona Punta de Félix (e) y escombros y residuos en predios privados en la vía Las Flores-La Playa, Barranquilla (f). Fotos: Liliana Barreto y Ostin Garcés. ... 21 Figura 3.6. Vertimiento de aguas residuales al manglar de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Estación de bombeo (a), agua residual vertida (b), manglar receptor del vertimiento (c). Fotos: Liliana Barreto. ... 21 Figura 3.7. Aguas negras del arroyo León, tributario de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. .... 22 Figura 3.8. Valoración del impacto ambiental de los tensores ambientales en el manglar de la ciénaga de Mallorquín, Atlántico. ... 23

(7)

ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 2.1. Metodologías utilizadas en el LABCAM para el análisis de las muestras de agua y de sedimentos del manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico. ... 4 Tabla 2.2. Valoración cualitativa de las acciones impactantes y de los factores ambientales impactados. Adaptada de Conesa (1993). ... 5 Tabla 2.3. Adaptado del listado de acciones propuestas por el método de Leopold et al. (1971) y los identificados en la ciénaga Mallorquín, que pueden causar impacto ambiental. .. 6 Tabla 2.4. Calificación de la Importancia del impacto (CONESA, 1993). ... 7 Tabla 3.1. Características estructurales del manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico. Número de individuos medidos (N), diámetro a la altura del pecho promedio (DAP prom.), diámetro a la altura del pecho máxima (DAP máx.), altura promedio (h prom.), altura máxima (h máx.), densidad (d), área basal (G), índice de valor de importancia (IVI). Especies Avicennia germinans (Ag), Laguncularia racemosa (Lr) y Rhizophora mangle (Rm). ... 8 Tabla 3.2. Observaciones generales de las condiciones fitosanitaria de A. germinans, L. racemosa y R. mangle encontradas dentro de las parcelas de monitoreo del manglar en la ciénaga de Mallorquín, Atlántico. ... 9 Tabla 3.3. Condiciones fisicoquímicas del agua superficial e intersticial a 50 y 100 cm de profundidad, en el manglar de la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico. La temperatura (Temp) se expresa en grados Celsius (°C). ... 11 Tabla 3.4. Concentraciones de coliformes totales (CTT), coliformes termotolerantes (CTE) y enterococos fecales (EFE) medidos en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga Mallorquín, Atlántico. ... 12 Tabla 3.5. Concentraciones de metales pesados medidos en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, Atlántico, en febrero de 2016. Los valores de referencia para efectos crónicos fueron tomados de la NOAA (Buchman, 2008). 13 Tabla 3.6. Hidrocarburos aromáticos totales (HAT) medidos en el agua superficial de las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín. El valor de referencia para aguas no contaminadas fue tomado de UNESCO (1984). ... 14 Tabla 3.7. Resultados de las mediciones de plaguicidas organoclorados y organofosforados en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. ... 14 Tabla 3.8. Concentraciones de metales pesados totales medidos en sedimentos en las estaciones de muestreo en el manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. Los valores de referencia de efectos probables (PEL) fueron tomados de la NOAA (Buchman, 2008)... 16

(8)

Tabla 3.9. Concentraciones de Hidrocarburos aromáticos totales (HAT) medidos en el agua superficial de las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín. El valor de referencia para aguas no contaminadas fue tomado de NOAA (1990). ... 16 Tabla 3.10. Mediciones de plaguicidas organoclorados y organofosforados en sedimentos en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. ... 17 Tabla 3.11. Matriz de Importancia de las actividades impactantes sobre los factores ambientales, de acuerdo a la escala de calificación de CONESA, 1993. ... 25 Tabla 4.1. Propuesta de acciones estratégicas para la formulación de un plan de manejo ambiental de la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico. ... 26

(9)

1. INTRODUCCIÓN

El departamento del Atlántico cuenta con una variedad de ecosistemas marinos y costeros estratégicos para la región y el país como los manglares, ya que ofrecen a la población costera bienes y servicios ambientales, que influyen en la economía de las familias que aprovechan sus recursos (Invemar, 2007; PNUMA, 2007). Sin embargo, muchas de las actividades socioeconómicas (agropecuaria, turismo, actividad portuaria, industria, entre otros) que se desarrollan, afectan en diferente escala la calidad ambiental marina de estos ecosistemas, causando contaminación y deterioro de la calidad del agua y de sus recursos asociados (Vivas-Aguas et al., 2015). Por ello, es relevante que las autoridades ambientales ejerzan vigilancia y control de los factores causantes del deterioro, para contar con información actualizada que sirva de soporte en el desarrollo de estrategias de mitigación de los daños ocasionados.

Como parte de las acciones de gestión de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) en el año 2015, se suscribió el convenio especial de cooperación No. 027, con el propósito de continuar con el monitoreo de la calidad del agua marino-costera de la REDCAM en el departamento y además evaluar el estado actual de la calidad ambiental de los manglares de la ciénaga Mallorquín, para contar con información útil y actualizada para la mejorar la gestión ambiental de la CRA sobre este ecosistema estratégico.

La ciénaga de Mallorquín es el cuerpo de agua costero de mayor importancia para el departamento del Atlántico, tiene conexión directa con el río Magdalena y con el mar Caribe; y es donde desemboca el arroyo León que recibe las aguas residuales de la ciudad de Barranquilla; en sus riberas se encuentran relictos de manglar, conformados por Rhizophora mangle, Avicennia germinans, Laguncularia racemosa y Conocarpus erectus, asociados con otras especies arbóreas pertenecientes al bosque seco tropical colindante (Sánchez-Páez et al., 1997; Invemar, 2005), donde se desarrollan diferentes especies hidrobiológicas de importancia comercial y ambiental (Arrieta y Muñoz, 2003) que son aprovechadas por los pescadores del sector. No obstante, factores como la expansión urbana del corregimiento La Playa y el barrio Las Flores de Barranquilla, la fragmentación del ecosistema, el desarrollo de actividades socioeconómicas impactantes y la contaminación con residuos líquidos y sólidos, han ocasionado el deterioro del ecosistema, y consigo la pérdida de sus bienes y servicios ambientales.

En el presente informe se describe el estado ambiental actual de los manglares en la ciénaga Mallorquín, los tensores ambientales identificados y la evaluación del impacto ambiental que estos tensores tienen sobre los recursos del ecosistema.

(10)

2. METODOLOGÍA

Para evaluar la calidad ambiental de los manglares en la ciénaga Mallorquín, se seleccionaron tres estaciones de muestreos (La Playa, Punta de Félix y Vía Puerto Mocho), las cuales corresponden a los sectores con mayor cobertura de manglar en la ciénaga (Figura 2.1). En cada estación se instaló una parcela simple de 20 x 20 m (400 m2; Figura 2.1; Figura 2.2a), siguiendo los lineamientos nacionales para el monitoreo de manglares en Colombia (Tavera, 2014).

Figura 2.1. Estaciones de muestreo (círculos de color amarillo) y especificaciones de la dimensión de las parcelas. Los puntos de color amarillo enumerados dentro de las parcelas, corresponden a los sitios de medición in situ de variables fisicoquímicas medidas en aguas superficiales e intersticiales. La estrella azul indica el punto de recolección de muestras de aguas y sedimentos para el análisis de otras variables en el laboratorio.

2.1 ESTRUCTURA DEL MANGLAR Y CONDICIONES FITOSANITARIAS

En cada parcela se identificaron y marcaron las especies de mangles presentes y se midió en cada individuo la altura total y el diámetro a la altura del pecho (DAP) con los cuales se calcularon algunos índices estructurales del bosque como densidad, área basal y el índice de valor de importancia (IVI). Se realizó una clasificación de las categorías diamétricas según los valores propuestos por Falla-Ramírez (1970) (en Sánchez-Páez et al., 1997): Brinzal (≤

(11)

2,5 a 5,0 cm), Latizal (≥ 5,1 a 15,0 cm) y Fustal (> 15,0 cm). Adicionalmente se valoró el estado fitosanitario de los árboles mediante la observación directa del estado en que se encontraba la copa (Follaje), el fuste (troncos y ramas) y raíces de los árboles en las parcelas, clasificándolos según su origen en biológicos y no biológicos.

2.2 CALIDAD DEL AGUA Y SEDIMENTOS DEL MANGLAR

Dentro de cada parcela se seleccionaron tres puntos al azar (puntos de color amarillo dentro del cuadro rojo en la Figura 2.1) en donde se midieron in situ salinidad, pH y temperatura en el agua superficial e intersticial, y nivel freático o de inundación (Figura 2.2c). Adicionalmente se recolectó por parcela una muestra de agua y de sedimento (estrellas color azul dentro del cuatro rojo en la Figura 2.1; Figura 2.2d) para medir hidrocarburos aromáticos totales (HAT), plaguicidas y metales pesados (Cd, Pb, Cr, Cu, Zn, Ni, Fe y Hg en sedimentos), así como también coliformes totales, coliformes termotolerantes y enterococos fecales en agua, y materia orgánica en sedimentos, las cuales fueron transportadas al Laboratorio de calidad ambiental marinas - LABCAM del INVEMAR en la ciudad de Santa Marta, para su posterior análisis, siguiendo las metodologías descritas en la Tabla 2.1. Los resultados se compararon con valores de referencia descritos en la bibliográfica científica y en guías internacionales.

Figura 2.2. Trabajo de campo en los manglares de la ciénaga Mallorquín para evaluar la calidad ambiental. Montaje de parcela (a), medición de estructura (b), extracción de agua intersticial (c) y recolección de muestra de sedimentos (d). Fotos: Paola Obando.

a) b)

(12)

Tabla 2.1. Metodologías utilizadas en el LABCAM para el análisis de las muestras de agua y de sedimentos del manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico.

PARÁMETROS MÉTODOS

Sustrato agua

Coliformes totales (NMP/100 mL) Fermentación en tubos múltiples método de números más probable (Standard Methods 9221-B; APHA et al., 2012). Coliformes termotolerantes (NMP/100

mL) Fermentación en tubos múltiples método de número más

probable (Standard Methods 9221-E, APHA et al., 2012). Enterococos fecales (UFC/100 mL) Filtración por membrana (Standard Methods N° 9230 C,

APHA et al., 2012). Hidrocarburos aromáticos totales

(µg/L)

Extracción líquido-líquido con diclorometano y cuantificación fluorométrica (UNESCO, 1984; Garay et al., 2003).

Plaguicidas organoclorados (ng/L) Extracción líquido – líquido con diclorometano y lectura cromatográfica GC-MSD Modo SIM (PNUMA, 2008). Plaguicidas organofosforados (ng/L) Extracción líquido – líquido con diclorometano y lectura

cromatográfica GC-MSD Modo SIM (PNUMA, 2008). Plomo, Cadmio, Cromo, Cobre, Zinc,

Níquel y Hierro (µg/L)

Extracción APDC-MIBK-HNO3 1N y cuantificación por absorción atómica con llama (Standard Methods N° 3111-C, APHA et al., 2012, Garay et al., 2003)

Sustrato sedimento

Materia Orgánica (µg/g) Digestión en frío con dicromato de potasio, método de Walkley y Black (IGAC, 1990)

Hidrocarburos Aromáticos Totales (µg/g)

Extracción soxhlet con diclorometano: acetona y

cuantificación fluorométrica (UNEP et al., 1992; Garay et al., 2003).

Plaguicidas organoclorados (µg/g)

Extracción soxhlet con diclorometano:acetona,

fraccionamiento en columna de sílica-alúmina y cuantificación por GC-MSD modo SIM (UNEP et al., 1992).

Plaguicidas organofosforados (µg/g)

Extracción soxhlet con diclorometano:acetona,

fraccionamiento en columna de sílica-alúmina y cuantificación por GC-MSD modo SIM (UNEP et al., 1992).

Plomo, Cadmio, Cromo, Cobre, Zinc, Níquel y Hierro (µg/g)

Digestión asistida por microondas (Método EPA 3052, 1996) y cuantificación por espectrometría de absorción atómica con llama (Standard Methods N° 3500, APHA et al., 2012). Hg (μg/g)

Mercurio en sólidos y solución por descomposición térmica, amalgamación y espectrometría de absorción atómica (EPA, 2007).

2.3 IDENTIFICACIÓN DE TENSORES AMBIENTALES

Para identificar los principales tensores ambientales o factores de degradación ambiental presentes en la ciénaga Mallorquín, que afectan la calidad del agua y los recursos hidrobiológicos del manglar se realizaron caminatas para hacer una inspección visual y recolectar información local dentro del manglar (Figura 2.3a) y recorridos en lancha (Figura 2.3b) por la ribera de la ciénaga. La información se registró en formatos de campo, se

(13)

georeferenció con ayuda de un geoposicionador satelital (GPS) y se hizo un registro fotográfico. La información recolectada fue procesada en el laboratorio de Servicios de Información (LABSIS) del INVEMAR, en donde se generaron mapas temáticos con la distribución de los tensores.

Figura 2.3. Actividades de identificación de tensores ambientales del ecosistema de manglar en la ciénaga Mallorquín. Recorrido terrestre (a), foto: Liliana Barreto; y recorrido por lancha, foto: Mary Ríos.

2.4 EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL (EIA)

Para realizar la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) de los diferentes tensores identificados en Mallorquín, se utilizaron varias metodologías de la literatura científica que permiten realizar el EIA y las cuales se describen a continuación:

Matriz de Leopold: este método consiste en una matriz, en el que se disponen en filas 90 factores ambientales que pueden ser afectados por 100 acciones ubicadas en columnas, para detectar su interacción y determinar los posibles impactos. Para su valoración, esta matriz utiliza dos variables: intensidad (grado de afectación) y magnitud (área de afectación en el tiempo: García, 2004).

Método Conesa: en esta metodología, cada cruce en la matriz nos dará una idea del efecto que tiene cada acción impactante sobre cada factor ambiental impactado. Para ello se calcula la importancia o el grado de manifestación cualitativa del impacto a través una fórmula que integra diez (10) variables: intensidad, extensión, momento, persistencia, reversibilidad, sinergia, acumulación, efecto, periodicidad y recuperabilidad (Conesa, 1993; Conesa, 2009; Tabla 2.2 ).

Tabla 2.2. Valoración cualitativa de las acciones impactantes y de los factores ambientales impactados. Adaptada de Conesa (1993).

NATURALEZA INTENSIDAD (IN)

(Grado de Destrucción)*

Impacto beneficioso + Baja o mínima 1

Impacto perjudicial - Media 2

Alta 4

Muy alta 8

(14)

EXTENSION (EX) (Área de influencia)

MOMENTO (MO) (Plazo de manifestación)

Puntual 1 Largo plazo 1

Parcial 2 Medio plazo 2

Amplio o extenso 4 Inmediato 4

Total 8 Crítico (+4)

Crítico (+4)

PERSISTENCIA (PE) (Permanencia del efecto)

REVERSIBILIDAD (RV) (Reconstrucción por medios naturales)

Fugaz o efímero 1 Corto plazo 1

Temporal o transitorio 2 Medio plazo 2

Permanente o constante 4 Irreversible 4

SINERGIA (SI)

(Potenciación de la manifestación)

ACUMULACIÓN (AC) (incremento progresivo)

Sin sinergísmo o simple 1 Simple 1

Sinergísmo moderado 2 Acumulativo 4

Muy sinérgico 4

EFECTO (EF) (Relación causa-efecto)

PERIODICIDAD (PR) (Regularidad de la manifestación)

Indirecto o secundario 1 Irregular (aperiódico y esporádico)***1 1

Directo o primario 4 Periódico o de regularidad intermitente 2

Continuo 4 4

RECUPERABILIAD (MC) (Reconstrucción por medios humanos)

IMPORTANCIA (I)

(grado de manifestación cualitativa del efecto) Recuperable de manera inmediata 1

I = ± (3 IN + 2 EX + MO + PE + RV + SI + AC + EF + PR + MC)

Recuperable a medio plazo 2

Mitigable, sustituible y compensable

4

Irrecuperable 8

En este caso estudio particular de EIA se utilizó como base principal la metodología de Conesa (2009), y se seleccionaron las acciones y los factores que pueden causar impacto ambiental según la matriz propuesta por Leopold et al., (1971; Tabla 2.3), y los tensores identificados en los manglares de la ciénaga de Mallorquín. Las acciones ambientales se definen como las causas identificadas (actividades, operaciones, procedimientos, elementos, aspectos, tareas, etc.; Tabla 2.3) que causan directa o indirectamente cambios sobre el medio ambiente. Los factores ambientales son los elementos, variables, características y parámetros que hacen parte del ambiente, que pueden ser afectados, modificados, deteriorados o transformados, y que permiten identificar y estimar cualitativa o cuantitativamente, los efectos inducidos por una actividad (Arboleda, 2008). Para este caso de escogieron cuatro (4) grupos de factores ambientales: características físicas y químicas de la tierra, el agua y los procesos (A); condiciones biológicas de la fauna y flora (B); factores culturales (C) y por último relaciones ecológicas (D).

Tabla 2.3. Adaptado del listado de acciones propuestas por el método de Leopold et al. (1971) y los identificados en la ciénaga Mallorquín, que pueden causar impacto ambiental.

ACCIONES AMBIENTALES

MODIFICACIÓN DE LA HIDROLOGÍA TRATAMIENTO Y VERTIDO DE RESIDUOS 1. Modificación del hábitat

2. Alteración de la cubierta terrestre 3. Alteración de la hidrología 4. Alteración del drenaje

10. Vertidos en la Ciénaga

11. Vertimientos Aguas Residuales en fuentes hídricas superficiales

(15)

ACCIONES AMBIENTALES 5. Control de arroyo y modificación de caudal

6. Canalización del arroyo León

13. Vertimiento de residuos (aprovechables, no aprovechables y especiales)

14. Residuos de hidrocarburos de lanchas CAMBIO DEL USO DEL SUELO Y EXPANSIÓN

URBANA ACTIVIDAD PECUARIA

7. Extracción de cubierta vegetal 8. Desmonte y rellenos

9. Deforestación de manglares

15. Heces de animal

CAMBIOS EN EL TRÁFICO 16. Transporte fluvial

A partir del cruce de información entre el listado de factores y acciones ambientales se elaboró la matriz de causa y efecto para conocer las interacciones entre ambas columnas. Posteriormente se evaluó y calificó de acuerdo con los rangos que se establecen en la Tabla 2.2 para obtener el grado de manifestación cualitativa del efecto o la importancia (I), aplicando el algoritmo propuesto por Conesa (1993; Tabla 2.2). Para finalizar se hizo la sumatoria total de la columna de importancia indicando cuales son los impactos con mayor grado de manifestación y se clasificaron en una escala de cuatro categorías de calificación (Tabla 2.4). Las cuales se definen a continuación (Conesa, 1993):

Los impactos críticos son aquellos efectos que producen una pérdida permanente de las condiciones ambientales, sin posible recuperación, incluso con la adopción de medidas correctoras o protectoras.

Los impactos severos son aquellos efectos en el que la recuperación de las condiciones del medio exige la aplicación de medidas correctoras o protectoras y en el que aún con esas medidas, se requiere de un largo periodo de tiempo.

Los impactos moderados son aquellos efectos cuya recuperación no precisa prácticas correctoras o protectoras intensivas, y en el que el retorno al estado inicial del medio ambiente no requiere un largo periodo de tiempo.

Los impactos irrelevantes son aquellos compatibles con el medio ambiente.

Tabla 2.4. Calificación de la Importancia del impacto (CONESA, 1993).

IMPORTANCIA VALOR

Irrelevantes <25

Impactos moderado 25-50

Impactos severos 50-75

(16)

3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

3.1 ESTRUCTURA DEL MANGLAR Y CONDICIONES FITOSANITARIAS

Se midieron en total 206 mangles pertenecientes a las especies Avicennia germinans (mangle negro), Laguncularia racemosa (mangle amarillo) y Rhizophora mangle (mangle rojo; Tabla 3.1); las especie Conocarpus erectus (mangle botoncillo) no se encontró dentro de las parcelas de muestreo, pero sí fue observada en áreas colindantes a la zona urbana del corregimiento La Playa y en los márgenes de la vía que comunica el barrio Las Flores de Barranquilla con el corregimiento La Playa. En el área de estudio A. germinans fue la especie dominante, con la mayor densidad, DAP, área basal y frecuencia (Tabla 3.1). Esta especie se encontró en las tres estaciones de muestreo, siendo así la más importante (IVI: 221), seguida por L. racemosa y por R. mangle (Tabla 3.1).

Tabla 3.1. Características estructurales del manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico. Número de individuos medidos (N), diámetro a la altura del pecho promedio (DAP prom.), diámetro a la altura del pecho máxima (DAP máx.), altura promedio (h prom.), altura máxima (h máx.), densidad (d), área basal (G), índice de valor de importancia (IVI). Especies Avicennia germinans (Ag),

Laguncularia racemosa (Lr) y Rhizophora mangle (Rm).

Estación Especie N DAP prom. (cm) DAP máx.

(cm) h prom. (m) h máx. (m) d (Ind 0.1 ha-1) G (m2 0.1 ha-1) IVI La Playa Ag 32 18,54 ± 6,83 39,0 11 ± 2 15 80 2,44 300 Punta de Félix Rm 13 4,28 ± 0,76 5,7 5 ± 1 6 33 0,05 55 Ag 5 31,36 ± 3,25 34,4 14 ± 1 15 13 0,97 62 Lr 31 12,84 ± 7,17 25,7 11 ± 3 15 78 1,31 183

Vía Puerto Mocho

Rm 3 4,47 ± 1,08 5,7 5 ± 2 7 8 0,01 5 Ag 110 8,43 ± 3,84 22,3 8 ± 2 11 275 1,85 269 Lr 12 7,25 ± 1,76 10,0 8 ± 1 10 30 0,13 26 Total Rm 16 4,32 ± 0,79 5,7 5 ± 1 7 40 0,06 16 Ag 147 11,41 ± 7,25 39,0 9 ± 3 15 368 5,27 221 Lr 43 11,28 ± 6,63 25,7 10 ± 3 15 108 1,44 63

En la estación La Playa, solo se encontraron árboles adultos de A. germinans (32 individuos en total), con un DAP promedio de 18,54 ± 6,83 cm, y máximo de 39,0 cm (Tabla 3.1), los cuales corresponden a las categorías fustal (62,5 %) y latizal (37,5 %) respectivamente. Los árboles medidos presentaban marcas de herbivorismo por insectos en sus hojas y presencia de hormigas en su fuste (Tabla 3.2), en una condición que puede considerarse normal en los bosques naturales, debido a que los árboles no mostraban signos graves de deterioro como defoliación total de todos los individuos y muerte. Los mangles por ser los principales productores primarios que sostiene la cadena trófica en el ecosistema sus hojas siempre estarán expuestas al consumo por organismos herbívoros en un estado de equilibrio que es regulado por simbiosis con insectos o por defensas químicas para evitar el herbivorismo en momentos críticos como de baja disponibilidad de recursos para su nutrición (Granados-Sánchez, et al., 2008). Se encontraron árboles con heridas hechas con machetes y

(17)

quemados en la parte baja del tronco de los mangles, con fines de causar la muerte para posteriormente ser aprovechados como leña o deforestación para su apropiación.

En la estación Punta de Félix, los individuos registrados pertenecieron en un 38,8 % a la categoría fustal, 32,7 % a latizal y el 28,6 % restante fueron brinzal. La especie L. racemosa fue dominante, con mayor densidad, área basal e importancia (Tabla 3.1), los árboles en esta estación presentaron estados fitosanitarios adecuados, con algunos daños leves ocasionados por herbivorismo e insectos barrenados como termitas y hormigas (Tabla 3.2). La contaminación por residuos sólidos dentro del manglar, se identificó como un problema sanitario que se debe manejar adecuadamente para la recuperación de este ecosistema, ya que los residuos cubrían en algunos casos los neumatóforos de L. racemosa y A. germinans, pudiendo obstruir el intercambio gaseoso entre la raíz de la planta-atmosfera, lo cual interfiriere en sus procesos metabólicos. También se observaron algunos árboles derribados por fuertes vientos.

El manglar en la estación vía puerto Mocho fue el de mayor densidad y el segundo en cuanto al área basal (Tabla 3.1). Los individuos en esta estación pertenecieron en mayor proporción a la categoría latizal (75,2 %), seguido de brinzal (19,2 %) y fustal (5,6 %). Los mangles presentaron daños por herbivoría, barrenación por termitas y hormigas principalmente (Tabla 3.2).

Tabla 3.2. Observaciones generales de las condiciones fitosanitaria de A. germinans, L. racemosa y R.

mangle encontradas dentro de las parcelas de monitoreo del manglar en la ciénaga de Mallorquín,

Atlántico.

División

del árbol Órgano

tipo de daño Causa Efecto en A. germinans Efecto en L. racemosa Efecto en R. mangle

Copa Hoja Biológico Insectos *+ Herbivoría, perforaciones y cortes + Herbivoría, perforaciones y cortes +herbivoría, perforaciones y cortes Fuste Tallo y ramas Biológico

Insectos *+° Barrenación por termitas y hormigas +° Barrenación por termitas y hormigas +° Barrenación por termitas y hormigas Plantas trepadoras + Sobrepeso y estrangulamiento por lianas + Sobrepeso y estrangulamiento por lianas Sin observaciones No biológico Vientos fuertes + Quebrantamiento de ramas, derribamiento del árbol + Derribamiento del árbol +° Quebrantamiento de ramas

Otro * Cortes con machete ° Cortes con

machete y muerte Sin observaciones

Raíz aérea Raíz

Biológico Insectos *+Anidación de

hormigas Sin observaciones +° Anidación de termitas

No biológico Residuos sólidos *+ Cubrimiento de neumatóforos que podría afectar el intercambio gaseoso + Cubrimiento de neumatóforos que podría afectar el intercambio gaseoso Sin observaciones

 * Daños observados en la estación La Playa.

 + Daños observados en la estación Punta de Félix.

(18)

a) b)

c) d)

Figura 3.1. Condiciones fitosanitarias comunes en el manglar de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Termitero en raíces de R. mangle (a), copa de árboles con señales de herbivorismo (b), ramas quebradas de A. germinans (c) y nido de hormigas en tallo de R. mangle (d). Fotos: Ostin Garcés.

3.2 CALIDAD DEL AGUA EN EL MANGLAR

3.2.1 CALIDAD F ISICOQUÍ MICA DEL AGUA SUPERFI CI AL E INTERSTICI AL

Las condiciones fisicoquímicas del agua en el manglar, influye directa o indirecta sobre el crecimiento, desarrollo, presencia/ausencia y distribución de las especies (mangles) en el bosque (Cintrón y Schaeffer, 1983; Zapata, 2004; Cortés-Castillo y Rangel-Ch, 2011), las cuales tienen adaptaciones morfológicas y fisiológicas que les permiten tolerar diferentes salinidades en el medio y crecer en suelos anegados prolongadamente, anóxicos e inestables (Rey y Rutledge, 2004). De acuerdo a la literatura A. germinans es la especie con mayor tolerancia a valores extremos de salinidad en el Caribe colombiano (valores ≤ 90 partes), seguido de L. racemosa (≤ 70) y R. mangle (≤ 60), sin embargo, los individuos que crecen en condiciones cercanas a los límites máximos presentan crecimiento achaparrado,

(19)

con ramificaciones desde el tallo y deterioro (Cintrón y Schaeffer, 1983; Sánchez-Páez et al., 1997).

El pH del agua tiene influencia indirecta sobre el desarrollo de los mangles, debido a que regula la actividad microbiana, la disponibilidad de nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo de las plantas, y de elementos metálicos potencialmente tóxicos (Zapata, 2004; Piaggesi, 2004). En el suelo de manglares, el pH oscila entre 4,8 y 8,8 (Cintrón y Schaeffer, 1983), y en los manglares del caribe colombiano fluctúa entre 5,0 y 8,2 (Garcés-Ordóñez y Vivas-Aguas, 2014), valores que se relacionan con el contenido de materia orgánica, la composición química del suelo y de las fluctuaciones de la inundación.

La temperatura del agua superior a los 35 °C influye sobre el establecimientos de propágulos (Febles et al., 2007), las tasas de respiración y evapotranspiración (Ulloa-Delgado et al., 1998) y sobre otros parámetros fisicoquímicos del agua.

Los resultados de las condiciones fisicoquímicas del agua superficial e intersticial del manglar en la ciénaga de Mallorquín se presentan en la Tabla 3.3. Las estaciones de monitoreo se encontraron con diferentes niveles de inundación (entre 3 y 15 cm), que pueden relacionarse con la microtopografía en las parcelas de muestreo. El rango de salinidad registrado tanto en el agua superficial (8,6 – 21,9), como en la intersticial a 50 y 100 cm de profundidad (14 – 49,8; Tabla 3.3), son considerados adecuados para el desarrollo de las especies de mangles presentes, debido a que estuvieron por debajo de los valores máximos de tolerancia (Cintrón y Schaeffer, 1983). Estas bajas salinidades se pueden atribuir a la influencia del río Magdalena y del arroyo León, que aportan agua dulce y nutrientes al sistema lagunar (Vivas-Aguas et al., 2015).

El pH se registró en un rango entre 6,37 y 7,68 cercanos a la neutralidad, presentándose los valores más bajos en el agua intersticial y los más altos en la superficial (Tabla 3.3), los cuales se consideran típicos de suelos de manglar inundados (Cintrón y Schaeffer, 1983; Garcés-Ordóñez y Vivas-Aguas, 2014), que obedecen a la presencia de sales disueltas y al aumento de la relación suelo-agua, que causa efecto de dilución (Zapata, 2004). Estas condiciones de pH en el agua superficial e intersticial del manglar, favorece la disponibilidad de nutrientes como el nitrógeno, fósforo y potasio, y de algunos micronutrientes como cobre, zinc, calcio, magnesio, molibdeno y boro (Zapata, 2004; Piaggesi, 2004), los cuales son esenciales para el crecimiento y desarrollo de las plantas del manglar.

Tabla 3.3. Condiciones fisicoquímicas del agua superficial e intersticial a 50 y 100 cm de profundidad, en el manglar de la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico. La temperatura (Temp) se expresa en grados Celsius (°C).

Estación Fecha Hora Puntos muestreo

Superficial Intersticial (50 cm) Intersticial (100 cm) Nivel del agua Sal pH Temp Sal pH Temp Sal pH Temp

La Playa 10/02/16 11:15 1 14,6 7,62 27,0 15,2 7,36 26,4 15,5 7,42 26,6 7 10/02/16 11:35 2 8,6 7,40 26,1 49,8 7,50 26,3 31,4 7,15 26,6 6 10/02/16 11:52 3 14,1 7,57 27,3 19,9 7,01 26,2 14 7,68 26,6 3 Punta de Félix 11/02/16 11:35 1 18,7 7,07 26,6 17,8 6,37 26,7 18,2 6,44 26,8 16 11/02/16 11:50 2 18,4 7,08 26,1 18,6 6,76 26,3 17,6 6,78 26,8 19

(20)

Estación Fecha Hora Puntos muestreo

Superficial Intersticial (50 cm) Intersticial (100 cm) Nivel del agua Sal pH Temp Sal pH Temp Sal pH Temp 11/02/16 12:02 3 18,6 7,08 26,4 23,9 6,45 26,5 20,4 6,55 26,6 11 Vía Puerto Mocho 12/02/16 11:25 1 21,0 7,41 25,8 22,5 7,20 26,1 21,4 7,37 26,1 11 12/02/16 11:42 2 21,9 7,39 25,6 22,9 7,52 25,8 23,4 7,39 26,2 15 12/02/16 11:50 3 21,6 7,52 26,5 30,0 7,20 26,7 26,7 7,23 26,7 12

La temperatura del agua superficial en algunos puntos de muestreo en la estación La Playa fue mayor al agua intersticial, debido a que se encontraron algunos claros del bosque causados por la tala de árboles, por donde ingresa mayor luz solar que calienta el agua en la superficie. En esta y en las demás estaciones los valores de temperatura medidos en horas del mediodía, no superaron los 30 °C (Tabla 3.3), evidenciando que no hay un sobrecalentamiento de las aguas que pueda afectar el desarrollo de propágulos y que pueda provocar estrés a las plantas (Elster y Polanía, 2000; Febles et al., 2007; Ulloa-Delgado et al., 1998).

3.2.2 CONTAMINACI ÓN MICROBI OLÓGICA DEL AGUA SUP ERFICI AL

Como indicadores de contaminación fecal se utilizaron las bacterias coliformes totales (CTT), coliformes termotolerantes (CTE) y enterococos fecales (EFE) y los resultados mostraron concentraciones que dan indicio de contaminación fecal (Tabla 3.4). En las estaciones La Playa y Punta de Félix se registraron los mayores valores de CTE, asociados a los aportes de aguas residuales provenientes del arroyo León que desemboca en la zona noroccidental de la ciénaga, de la población del corregimiento de La Playa y del barrio Las Flores de Barranquilla, los cuales causan contaminación microbiológica de origen fecal y deterioran la calidad del agua de la ciénaga (Garcés-Ordóñez et al., 2016).

El agua de la ciénaga ingresa al manglar con esta alta carga microbiana e inunda el suelo, en donde se encuentran diferentes especies hidrobiológicas en estadios larval y juvenil, las cuales se ven expuestas a otros microorganismos, incluyendo especies patógenas que normalmente pueden llegar al ecosistemas a través de las aguas residuales vertidas y causar algún tipo de afectación (Arcos et al., 2005; Larrea-Murrell et al., 2013).

Tabla 3.4. Concentraciones de coliformes totales (CTT), coliformes termotolerantes (CTE) y enterococos fecales (EFE) medidos en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Estación CTT (NMP/100 mL) CTE (NMP/100 mL) EFE (UFC/100 mL) La Playa 790 230 140 Punta de Félix 1.400 450 430

(21)

En la estación vía Puerto Mocho, aunque se registraron bajas concentraciones de CTE, el valor de EFE obtenido (150 UFC/100 mL) confirma la presencia de contaminación fecal, por la influencia del río Magdalena, en el cual se realizan vertimientos de aguas residuales (Garcés-Ordóñez et al., 2016) y por su cercanía con áreas de expansión urbana como el barrio Las Flores, en donde las viviendas no cuentan con servicios de alcantarillado y los residuos son vertidos de forma directa en la ciénaga. En general se evidenció que la contaminación microbiológica del agua en la ciénaga Mallorquín, afecta también la calidad del agua en los manglares, por su conectividad e interacción.

3.2.3 METALES P ESADOS EN AGUAS SUPE RFI CIALES

En la Tabla 3.5 se presentan los resultados de las mediciones de metales pesados disueltos en el agua superficial de las estaciones de manglar evaluadas. Los metales disueltos plomo (Pb), cadmio (Cd) y cromo (Cr) en todas estaciones se encontraron por debajo del límite de detección del método utilizado en el LABCAM (3,1 µg de Pb/L; 0,42 µg de Cd/L y 0,97 µg de Cr/L), indicando que no representan riesgo de contaminación con estos metales, debido a que se encuentran por debajo del valor de referencia para efectos crónicos de la NOAA (Buchman, 2008; Tabla 3.5). El cobre (Cu) se encontró en valores entre menor al límite de detección del método usado en el LABCAM (0,9 µg de Cu/L) en la estación La Playa, y en las estaciones Punta de Félix y vía Puerto Mocho se registraron valores de 1,16 y 1,82 µg/L respectivamente, los cuales no superan la referencia para efectos crónicos, al igual que las concentraciones determinadas de zinc (Zn) y níquel (Ni; Tabla 3.5).

El hierro (Fe) fue el único metal que se encontró en altas concentraciones en las tres estaciones de muestreo, con valores que superaron la referencia para efectos crónicos en la biota (Tabla 3.5), aunque no sobrepasa la referencia para efectos agudos (300 µg de Fe/L; Buchman, 2008). Estas concentraciones estarían asociadas a los aportes naturales de la roca madre, ya que este metal es uno de los más abundantes en la corteza terrestre, otras posibles fuentes serían las aguas residuales y la inadecuada disposición de residuos sólidos con contenido de este metal (Chamizo y Garritz, 1995). Por lo tanto, se sugiere continuar con el monitoreo para identificar la fuente que está aportando este metal al medio.

Tabla 3.5. Concentraciones de metales pesados medidos en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, Atlántico, en febrero de 2016. Los valores de referencia para efectos crónicos fueron tomados de la NOAA (Buchman, 2008).

Estación Pb (µg/L) Cd (µg/L) Cr (µg/L) Cu (µg/L) Zn (µg/L) Ni (µg/L) Fe (µg/L) La Playa <3,1 <0,42 <0,97 <0,9 15,1 <1,0 143,18 Punta de Félix <3,1 <0,42 <0,97 1,16 9,16 <1,0 46,52 Vía Puerto Mocho <3,1 <0,42 <0,97 1,82 7,98 1,62 124,11

(22)

3.2.4 CONTAMINANTES ORGÁNIC OS EN AGUAS SUPERFICI AL ES

Hidrocarburos aromáticos totales (HAT)

Debido a que en Colombia no existen límites permisibles ni valores de referencia para HAT en aguas superficiales marinas y costeras, se utilizó la referencia de 10 µg/L sugerida por la UNESCO (1984) para aguas no contaminadas. En el agua superficial de las estaciones de manglar se encontró presencia de HAT en concentraciones entre 0,25 y 0,39 µg/L (Tabla 3.6), valores que no superaron la referencia y que no representan un riesgo alto para la biota del manglar. Las fuentes de hidrocarburos en el manglar provienen de los vertimientos de aguas residuales domésticos que llegan a la ciénaga Mallorquín por medio del arroyo León, el barrio Las Flores y los residuos de la actividad portuaria que se desarrolla en el río Magdalena y que ingresan a la ciénaga por el costado oriental, las cuales han sido evidenciadas en el monitoreo REDCAM (Garcés-Ordóñez et al., 2016).

Tabla 3.6. Hidrocarburos aromáticos totales (HAT) medidos en el agua superficial de las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín. El valor de referencia para aguas no contaminadas fue tomado de

UNESCO (1984).

ESTACIÓN HAT

(µg/L)

La Playa 0,39

Punta de Félix 0,25

Vía Puerto Mocho 0,55

Valor de referencia 10,0

Plaguicidas

En las estaciones de manglar en la ciénaga Mallorquín, todos los analitos de plaguicidas organoclorados y organofosforados analizados en las muestras de agua superficial, estuvieron por debajo del límite de detección de la técnica analítica utilizada en el LABCAM (Tabla 3.7). Estos resultados concuerdan con los reportes del monitoreo de la REDCAM, en el cual estos analitos de plaguicidas han sido no detectables desde el año 2010 hasta la actualidad en el agua de las estaciones arroyo León y ciénaga Mallorquín (Vivas-Aguas et al., 2015; Garcés-Ordóñez et al., 2016), el cual es la misma agua que ingresa al manglar e inunda el suelo en las estaciones.

Tabla 3.7. Resultados de las mediciones de plaguicidas organoclorados y organofosforados en el agua superficial en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. Plaguicidas Analitos Estación Límite de detección (LD) La Playa Punta de Félix Vía Puerto Mocho Organoclorados (ng/L) α-HCH <LD <LD <LD 23,3 β-HCH <LD <LD <LD 23,8 γ-HCH <LD <LD <LD 24,3 δ-HCH <LD <LD <LD 24,2 Heptacloro <LD <LD <LD 334,7 Aldrín <LD <LD <LD 25 Heptacloro Epóxido <LD <LD <LD 26,9 γ-Clordano <LD <LD <LD 9,4

(23)

Plaguicidas Analitos Estación Límite de detección (LD) La Playa Punta de Félix Vía Puerto Mocho Endosulfan I <LD <LD <LD 24,8 a-Clordano <LD <LD <LD 10,7 pp-DDE <LD <LD <LD 27,4 Dieldrín <LD <LD <LD 28,2 Endrín <LD <LD <LD 26,3 Endosulfan II <LD <LD <LD 25,3 pp-DDD <LD <LD <LD 25,6 Endrín Aldehído <LD <LD <LD 26,5 Endosulfan Sulfato <LD <LD <LD 26,9 pp-DDT <LD <LD <LD 35,8 Endrín Cetona <LD <LD <LD 29,9 Metoxicloro <LD <LD <LD 27,1 Organofosforados (ng/L) Diclhorvos <LD <LD <LD 18,4 Mevinphos <LD <LD <LD 48,3 Ethoprop <LD <LD <LD 20,7 Sulfotep <LD <LD <LD 21,2 Phorate <LD <LD <LD 20,8 Dimethoate <LD <LD <LD 19,5 Diazinon <LD <LD <LD 21,7 Methyl Parathion <LD <LD <LD 21,3 Ronnel <LD <LD <LD 21,4 Bromacil <LD <LD <LD 18,5 Malathion <LD <LD <LD 44 Clorpirifos/Dursban <LD <LD <LD 18,3 Fenthion <LD <LD <LD 20,7 Parathion <LD <LD <LD 21,2 Trichloronate <LD <LD <LD 20,8 Sthiropos <LD <LD <LD 44,8 Tokuthion <LD <LD <LD 21,4 Bolstar <LD <LD <LD 43,1 Cis-Permetrina <LD <LD <LD 8,5 Trans-Permetrina <LD <LD <LD 13,8

3.3 CALIDAD DE SEDIMENTOS DEL MANGLAR

3.3.1 METALES PESADOS

En la mayoría de las estaciones se encontró presencia de metales pesados (Pb, Cr, Cu, Zn, Ni, Fe y Hg) en concentraciones que no superan los valores de referencia para efectos probables adversos sobre el ambiente y la biota (Tabla 3.8; Buchman, 2008). Estos elementos metálicos generalmente se encuentran naturalmente en el ambiente por la meteorización de la roca madre y por inadecuada disposición de residuos municipales. Algunos de estos metales, como el Zn, Cu y Fe son considerados nutrientes inorgánicos esenciales para las plantas, los cuales participan en la síntesis de clorofila, citocromos y nitrogenasas, y en la activación de ciertos enzimas (Raven et al., 1992).

(24)

Tabla 3.8. Concentraciones de metales pesados totales medidos en sedimentos en las estaciones de muestreo en el manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016. Los valores de referencia de efectos probables (PEL) fueron tomados de la NOAA (Buchman, 2008).

Estación Pb µg/g Cd µg/g Cr µg/g Cu µg/g Zn µg/g Ni µg/g Fe mg/g Hg (µg/g) La Playa 14,21 <LD 51,02 34,06 97,84 20,62 26,55 0,08071 Punta de Félix <LD <LD 33,72 28,74 75,60 17,06 15,16 0,12577 Vía Puerto Mocho 14,15 <LD 69,04 35,26 135,28 34,27 26,57 0,09297

Valor de referencia PEL 112 4,2 160 108 271 42,8 - 700

3.3.2 CONTAMIN ANTES ORGÁNICOS

Hidrocarburos Aromáticos Totales (HAT)

Los resultados de HAT determinados en los sedimentos del manglar en la ciénaga de Mallorquín, mostraron concentraciones relativamente bajas que no superaron el valor de referencia para sedimentos contaminados (3,9 µg/g; NOAA, 1990; Tabla 3.9). Aunque en las estaciones Punta de Félix y Vía Puerto Mocho los niveles fueron bajos, la presencia de HAT se relaciona con la actividad portuaria del río Magdalena y la entrada de vertimientos de aguas residuales del barrio Las flores y La Playa, ya que tienen mayor influencia de estos tensores; mientras que en la estación La Playa, las concentraciones de HAT estuvieron por debajo del límite de detección del método utilizado en el LABCAM (0,07 µg/L).

Tabla 3.9. Concentraciones de Hidrocarburos aromáticos totales (HAT) medidos en el agua superficial de las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín. El valor de referencia para aguas no contaminadas fue tomado de NOAA (1990).

ESTACIÓN HAT

(µg/g)

La Playa <LD

Punta de Félix 0,21

Vía Puerto Mocho 0,29

Valor referencia 3,9

Plaguicidas

En los sedimentos de manglar en las estaciones de muestreo, las concentraciones de los diferentes metabolitos de plaguicidas organoclorados y organofosforados se encontraron por debajo del límite de detección del método utilizado en el LABCAM (Tabla 3.10). Estos resultados se relacionan con los resultados de calidad de agua (Vivas-Aguas et al., 2015; Garcés-Ordoñez et al., 2016), debido a que los aportes de ciertos contaminantes al sedimento del manglar provienen en mayor proporción de las aguas contaminadas que ingresan al manglar y de actividades fuente como agricultura, y la fumigación de plagas en áreas urbanas para el control de insectos vectores de enfermedades (República de Colombia, 1991).

(25)

Tabla 3.10. Mediciones de plaguicidas organoclorados y organofosforados en sedimentos en las estaciones de manglar en la ciénaga de Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016.

Plaguicidas Analitos Estación Límite de detección (LD) La Playa Punta de Félix Vía Puerto Mocho Organoclorados (ng/g) α-HCH <LD <LD <LD 2,0 β-HCH <LD <LD <LD 2,0 γ-HCH <LD <LD <LD 2,0 δ-HCH <LD <LD <LD 2,0 Heptacloro <LD <LD <LD 2,0 Aldrín <LD <LD <LD 2,0 Heptacloro Epóxido <LD <LD <LD 4,0 γ-Clordano <LD <LD <LD 6,0 Endosulfan I <LD <LD <LD 6,0 a-Clordano <LD <LD <LD 6,0 pp-DDE <LD <LD <LD 2,0 Dieldrin <LD <LD <LD 2,0 Endrín <LD <LD <LD 4,0 Endosulfan II <LD <LD <LD 6,0 pp-DDD <LD <LD <LD 2,0 Endrín Aldehído <LD <LD <LD 2,0 Endosulfan Sulfato <LD <LD <LD 6,0 pp-DDT <LD <LD <LD 4,0 Endrín Cetona <LD <LD <LD 2,0 Metoxicloro <LD <LD <LD 6,0 Organofosforados (ng/g) Diclhorvos <LD <LD <LD 10,2 Mevinphos <LD <LD <LD 28,3 Ethoprop <LD <LD <LD 10,2 Sulfotep <LD <LD <LD 25,7 Phorate <LD <LD <LD 10,9 Dimethoate <LD <LD <LD 12,1 Diazinon <LD <LD <LD 11,5 Clorotalonil <LD <LD <LD 24,3 Methyl Parathion <LD <LD <LD 12,9 Ronnel <LD <LD <LD 13,4 Bromacil <LD <LD <LD 13,1 Malathion <LD <LD <LD 27,6 Clorpirifos/Dursban <LD <LD <LD 14,0 Fenthion <LD <LD <LD 13,6 Parathion <LD <LD <LD 13,1 Trichloronate <LD <LD <LD 14,9 Sthiropos <LD <LD <LD 25,3 Fenaminphos <LD <LD <LD 26,4 Tokuthion <LD <LD <LD 13,4 Bolstar <LD <LD <LD 13,3 cis-Permetrina <LD <LD <LD 5,7 trans-Permetrina <LD <LD <LD 7,6

3.4 TENSORES AMBIENTALES

Se identificaron diferentes tipos de tensores ambientales que afectan el ecosistema de manglar de la ciénaga Mallorquín, entre los cuales se destacan los vertimientos de aguas residuales, la expansión urbana, la tala de mangles, contaminación con residuos sólidos, rellenos de suelos de manglar con escombros, entre otros (Figura 3.2) que se describen a continuación.

(26)

Figura 3.2. Principales tensores ambientales identificados en áreas de manglar de la ciénaga Mallorquín, departamento del Atlántico, en febrero de 2016.

3.4.1 TALA DE MANGL ES

Este tensor se vio en mayor intensidad en el manglar del costado noroccidental de la ciénaga, en el sector del corregimiento La Playa. Se observaron durante todo el recorrido árboles talados y algunos individuos con daños en el tronco con el propósito de matarlos en pie, para usarlos posteriormente como leña para el uso doméstico, también se encontraron áreas parcialmente deforestadas para la expansión urbana y adecuación de tierra en predios rurales de la ciénaga principalmente. Esta problemática es común en diferentes manglares del Caribe, como los de las ciénagas de la Virgen y Cholón en Bolívar (Álvarez-León, 2003; Valle et al., 2011), del delta del río Ranchería, en La Guajira (Lema y Polanía, 2007), en el golfo de Urabá, Antioquia (Blanco-Librero et al., 2013), y en diferentes cuerpos de agua costeros donde se desarrollan estos bosques (Sánchez-Páez et al., 1997; Garcés-Ordóñez y Vivas-Aguas, 2014), lo cual afecta la abundancia y distribución de los mangles (Valle et al., 2011), y la biodiversidad y los servicios ecosistémicos (Uribe y Urrego, 2009).

(27)

a) b)

c) d) e)

Figura 3.3. Tala de árboles del manglar en la ciénaga de Mallorquín. Sector de manglar en la estación La Playa (a, b, c y d), daño con machete en el tronco de árboles para causarle la muerte en pie (d) y tala para la adecuación de predios rurales en la vía que comunica La Playa con Las Flores de Barranquilla. Fotos: Ostin Garcés y Liliana Barreto.

3.4.2 EXPANSI ÓN URBANA Y PREDI OS RURALES

La zona más crítica de expansión urbana se sitúa al sureste de la ciénaga, en donde la población en el sector del barrio Las Flores ha construido casas palafíticas sobre la ciénaga (Figura 3.4a), en áreas donde se desarrollaban manglares, con posterior relleno con escombros que afectan el cuerpo de agua, lo cual representa un alto riesgo para el sistema lagunar, y la calidad ambiental de los manglares y de sus recursos hidrobiológicos asociados (Uribe y Urrego, 2009), debido a que estas casas no cuentan con sistemas de alcantarillado y sus residuos son arrollados y vertidos directamente a la ciénaga, generando contaminación. Este tensor también fue evidente en predios rurales privados (Figura 3.4b y c) situados al costado sur y oriental, en donde han talado y rellenado áreas de manglar para construir casas y adecuar el terreno (Figura 3.4c y d), lo cual conlleva a la perdida de cobertura de manglar y deterioro del ecosistema, situación que debe ser controlada por las autoridades ambientales competentes.

(28)

a) b)

c) d)

Figura 3.4. Expansión urbana y rural de la ciénaga de Mallorquín, Atlántico. Viviendas palafitos en el sector del barrio Las Flores (a), casas en zona rural (b, c), con relleno de áreas de manglar (d). Fotos: Liliana Barreto.

3.4.3 RESI DUOS SÓLIDOS Y ES COMBROS

Se encontró una gran cantidad de residuos sólidos en los márgenes del manglar y dentro del bosque. Entre los elementos encontrados se destacan los de material plástico como botellas y bolsas, icopor, montículos de vidrio, restos de electrodomésticos y escombros (Figura 3.5). Estos residuos cubrían el suelo del manglar en algunos sectores, como La Playa (Figura 3.5a), en el costado sur en Las Flores (Figura 3.5b), algunos puntos en el manglar de la vía a Puerto Mocho (Figura 3.5c) al norte de la ciénaga (Figura 3.5d), en Punta de Félix (Figura 3.5e) y en los predios privados en la vía que comunica Las Flores con el corregimiento La Playa (Figura 3.5f). En las estaciones de muestreo se hallaron residuos sólidos formando franjas de un metro de ancho aproximadamente, y posterior a esta los residuos se dispersaban por todo el área de estudio, cubriendo los neumatóforos de los árboles de A. germinans y L. racemosa.

(29)

a) b) c)

d) e) f)

Figura 3.5. Escenarios de contaminación con residuos sólidos en los manglares de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Botaderos satélites en la estación La Playa (a), quema de basuras en la zona de palafitos en el barrio Las Flores (b), montículo de vidrios en el manglar en la vía Puerto Mocho (c), residuos sólidos en el manglar de la zona turística de puerto Mocho al norte de la ciénaga (d), residuos en el manglar de la zona Punta de Félix (e) y escombros y residuos en predios privados en la vía Las Flores-La Playa, Barranquilla (f). Fotos: Liliana Barreto y Ostin Garcés.

3.4.4 VERTI MIENTO DE AGUAS RESI DUALES

En la vía que comunica el corregimiento La Playa con el barrio Las Flores de Barranquilla, se encontró una estación de bombeo de aguas residuales, por donde se realizan vertimientos de aguas residuales de manera directa al manglar de la ciénaga Mallorquín (Figura 3.6), convirtiéndose en una fuente directa de contaminación del agua en el ecosistema que debe tener control, debido a que estos residuos por su naturaleza contienen diferentes tipos de sustancias contaminantes que pueden afectar las condiciones fisicoquímicas del agua deteriorando la calidad para la preservación de especies hidrobiológicas en el cuerpo de agua y del manglar (Vivas-Aguas et al., 2015), que en mayor proporción corresponde a organismos en estadios larval y juvenil.

a) b) c)

Figura 3.6. Vertimiento de aguas residuales al manglar de la ciénaga Mallorquín, Atlántico. Estación de bombeo (a), agua residual vertida (b), manglar receptor del vertimiento (c). Fotos: Liliana Barreto.

(30)

Como otras fuentes de vertimiento de aguas residuales se consideraron el arroyo León (Figura 3.7) por los altos contenidos de nutrientes y microorganismos de origen fecal que se han registrado históricamente a través de la REDCAM (Vivas-Aguas et al., 2015) y descargas directas de la población palafítica del barrio Las Flores de Barranquilla, que afectan la calidad del agua en la ciénaga y en los manglares.

Figura 3.7. Aguas negras del arroyo León, tributario de la ciénaga Mallorquín, Atlántico.

3.5 EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

El objetivo de la evaluación de impacto ambiental fue prevenir situaciones de deterioro ambiental generadas por las actividades humanas, el cual sirve de instrumento para identificar, prevenir y controlar los posibles impactos directos e indirectos en el ambiente (Espinoza, 2001; Toro et al., 2013).

Los resultados de la EIA mostraron que los tensores con impacto ambiental crítico en el manglar de la ciénaga de Mallorquín son la expansión urbana y relleno de áreas de manglar (Figura 3.8; Tabla 3.11), los cuales ocasionan la pérdida de las condiciones ambientales naturales, sin posible recuperación (Conesa, 1993; Conesa, 2009). Las descargas del arroyo León y los vertimientos de aguas residuales clasificaron con impacto severo, debido a que sus aguas con alta carga orgánica y microorganismos de origen fecal, deterioran la calidad del agua de la ciénaga Mallorquín (Vivas-Aguas et al., 2015; Garcés-Ordóñez et al., 2016), la cual ingresa al manglar e inunda el suelo, y en donde se encuentran especies hidrobiológicas de importancia comercial y ambiental (Arrieta y Muñoz, 2003) en estadios larval y juvenil que pueden verse afectadas, sin embargo, el daño ocasionado a la calidad del agua puede ser recuperada con medidas correctoras o protectoras (Conesa, 1993; Conesa, 2009).

Los residuos sólidos (botellas y bolsas plásticas, icopor, vidrios, entre otros) clasificaron con impacto moderado (Figura 3.8; Tabla 3.11), debido a que estos residuos son fácilmente extraídos del ecosistema y este puede recuperarse en un corto periodo de tiempo (Conesa, 1993; Conesa, 2009). La pesca de mejillones (extracción en menor escala), el derribamiento de algunos árboles por fuertes brisas temporales y la apertura de un canal hacia el manglar para arribo de pescadores clasificaron con impacto irrelevante, por el bajo grado de

(31)

afectación que estos tensores causan.

Figura 3.8. Valoración del impacto ambiental de los tensores ambientales en el manglar de la ciénaga de Mallorquín, Atlántico.

Entre los factores ambientales con mayores susceptibilidades de afectación fue el recurso agua por la inadecuada disposición de residuos líquidos y sólidos en la ciénaga, y por la posible producción de lixiviados provenientes del antiguo botadero clausurado ubicado en el costado suroriental de la ciénaga. La flora y fauna por la deforestación para la expansión urbana y adecuación de predios rurales, causando pérdida de hábitats y servicios ecosistémicos. El uso estético y el de interés humano asociados al deterioro del recurso hídrico e hidrobiológicos de la ciénaga. Por último, los servicios e infraestructura relacionados con las deficiencias de las necesidades básicas insatisfechas (NBI) de la población (Tabla 3.11).

(32)

Tabla 3.11. Matriz de Importancia de las actividades impactantes sobre los factores ambientales, de acuerdo a la escala de calificación de CONESA, 1993. PECUARIA CAMBIOS EN EL TRÁFICO Alteración de la hidrología Control del arroyo y modificación del caudal Desmontes y rellenos Deforestacion de manglares Vertidos ARD

en la ciénaga Arroyo León

Emisión de lixiviados del botadero clausurado Residuos sólidos Heces de animal Transporte Fuvial B. Materiales de Construcción 30 30 33 85 57 0 0 0 0 0 C. Suelos 34 34 50 52 0 0 61 76 36 0 D. Geomorfología 17 17 35 45 0 0 0 47 0 0 A. Continental 56 56 28 74 100 100 0 93 0 0 B. Marina 68 68 54 84 0 47 52 65 31 39 D. Calidad 56 56 35 32 92 100 56 47 31 39 A. Mangles 40 40 64 100 0 0 38 45 0 0 B. Otros árboles 44 44 64 100 0 0 38 45 0 0 F. Plantas acuáticas 60 60 0 84 66 96 38 63 0 0 G. Espacios en peligro 51 51 64 52 0 0 0 52 0 0 H. Barreras, ecológicas 43 43 64 100 0 28 38 52 0 0 I. Corredores 22 22 64 88 0 0 0 0 0 0 A. Pájaros (Aves) 38 38 46 45 0 0 0 34 0 40

B. Animales terrestres incluso reptiles 20 20 46 80 0 39 42 39 26 0

C. Peces y crustáceos 17 17 0 92 39 39 39 40 24 35 E. Insectos 20 20 46 52 48 39 34 39 29 0 G. Espacios en peligro 34 34 30 88 0 0 0 0 0 0 H. Barreras 28 28 30 80 0 0 0 0 0 0 A. Manglar 50 50 60 96 0 68 0 39 0 0 B. Zonas húmedas 50 50 36 96 0 80 0 56 0 0 D. Pastos 19 19 36 64 0 80 41 56 14 0 F. Residencial 19 19 19 25 0 88 64 68 24 0 B. Pesca 34 34 34 88 36 68 39 40 0 34 G. Zonas de recreo 16 16 34 36 68 52 89 85 0 23

A. Vistas panorámicas y paisajes 31 31 51 64 70 88 69 85 50 0

B. Naturaleza 55 55 54 100 100 96 80 89 36 23 C. Espacios abiertos 41 41 62 88 0 76 39 39 38 0 D. Paisajes 45 45 51 64 92 84 69 85 50 0 A. Estados de vida 38 38 27 46 88 44 49 47 26 23 C. Empleo 38 38 27 40 0 48 0 0 0 23 D. Densidad de población 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

E. Seguridad (movimientos insurgentes) 30 30 0 0 0 0 0 0 0 0

D. Vertederos de residuos 50 50 41 52 100 92 100 100 42 34

C. Red de Servicios (acued, alcan, energia y aseo) 50 50 41 52 100 100 80 100 42 34

C. Insectos portadores de enfermedades 14 14 0 38 48 39 34 39 29 0

36 36 38 65 32 45 34 48 15 10 A .C A R A C T E R ÍS T IC A S F ÍS IC A S Y Q U ÍM IC A S 1. TIERRA 2. AGUA MODIFICACION DE LA HIDROLOGIA 3. ESTÉTICOS Y DE INTERÉS HUMANO 4. NIVEL CULTURAL 5. SERV E INFRA

CAMBIO DEL USO DEL SUELO Y EXPANSIÓN URBANA D. RELACIONES ECOLÓGICAS PROMEDIO TOTAL RESIDUOS SÓLIDOS VERTIMIENTOS DE AGUAS RESIDUALES B . C O N D IC IO N E S B IO L Ó G IC A S 1. FLORA 2. FAUNA C . F A C T O R E S C U L T U R A L E S 1. USOS DEL TERRITORIO 2. RECREATIVOS

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :