Asegurarnos de que se. y los procedimientos

Texto completo

(1)

C

APÍTULO

2.2

A

A

s

s

egur

egur

arnos de que se

arnos de que se

res

res

p

p

etan las norm

etan las norm

a

a

s

s

los

los

procedimien

procedimien

t

t

os

os

de se

de se

g

g

uridad

uridad

Objetivo:

Pensar sobre qué es lo que hace que las organizaciones y sus miembros no puedan o no quieran seguir planes y procedimientos de seguridad, y buscar

soluciones adecuadas para cada caso.

La seguridad es asunto de todo el mundo

La cuestión de si la gente y las organizaciones siguen de verdad las normas y los procedimientos de seguridad es un tema complicado: podemos disponer de un buen plan de seguridad, con sus normas preventivas y sus procedimientos de emergencia, tener el tema como uno de los puntos principales de nuestras reuniones más importantes, etc., y sin embargo vivir la situación de que la gente no está cumpliendo con las normas de seguridad de la organización.

Parece increíble, pues las y los defensores de derechos humanos están siempre bajo presión y amenazas, pero ocurre.

Si alguien quiere averiguar algo sobre nuestro trabajo, no lo hará acercándose a la persona más cuidadosa de la organización; preferirá recurrir a quien se suele emborrachar los sábados por la noche. De manera parecida, si alguien quiere darle un susto a nuestra organización, probablemente no atacarán a quien haya tomado todas las precauciones necesarias; irán a por quien descuide a menudo su propia seguridad, aunque también podrían atacar a una persona cuidadosa que ha sido víctima del descuido de la no cuidadosa, que dejó la puerta abier-ta... La cuestión es que los descuidos de una persona pueden poner en más peli-gro a todo el mundo. El nivel de seguridad vendrá determinado por el elemento más débil, en este caso, la negligencia de una persona.

Por esta razón el tema de la seguridad debería ser asunto de toda la organización al completo, y también de las personas a quienes implica. Si sólo 3 de 12 sonas siguen las normas de seguridad, toda la organización, incluidas las per-sonas que sí siguen las normas, corre peligro. Si la situación mejora y 9 perper-sonas empiezan a seguir los procedimientos de seguridad, el riesgo se reduce, pero sería menor aún si las 12 personas siguieran las normas.

El tema de la seguridad debería ser asunto de toda la organización al completo, y también de las personas a quienes implica.

Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos

y

y

m

m

o

o

(2)

Tener un buen plan de seguridad no sirve de nada si no se respeta. Seamos rea-listas: mucha gente no sigue las normas o procedimientos. Esta falta de cumplimiento viene a ser la diferencia entre las buenas intenciones y las prácti-cas reales. Sea cual sea el prácti-caso, es mucho más fácil enfrentarse a este proble-ma que a sus posibles consecuencias.

¿Por qué la gente no cumple con las normas de seguridad y cómo podemos evitarlo?

En primer lugar, la palabra "cumplimiento" es a menudo asociada a las ideas de sumisión y docilidad, por lo que deberíamos evitarla. La gente sólo sigue las nor-mas que entiende y acepta porque las ha hecho suyas. Así, la mejor manera de expresar esta cuestión sería hablando del 'nivel de compromiso con el cumpli-miento de las normas'.

Para que un procedimiento de seguridad sea seguido, todo el mundo en la orga-nización tiene que hacerlo suyo. Esto no ocurre de manera automática. Para que las y los miembros del grupo hagan suyo un procedimiento de seguridad deben haber podido participar en su diseño y puesta en práctica. La formación, com-prender y asumir el procedimiento, es otro de los aspectos cruciales.

Tabla 1:

La relación entre individuos y organizaciones en términos de seguridad

Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos CONCEPTO ENFOQUE:

"¡TENÉIS QUE OBEDECER LAS NORMAS!"

ENFOQUE:

"TODAS Y TODOS HEMOS CREADO ESTAS NORMAS PARA NUESTRA

ORGANIZACIÓN."

ENFOQUE Normativista

Basado en las necesidades en materia de seguridad de las personas y de la organización TIPO DE RELACIÓN ENTRE EL

INDIVIDUO Y LA ORGANIZACIÓN Normativa o "paternalista" Basada en el diálogo

¿POR QUÉ SEGUIMOS LAS NORMAS?

Por obligación, para evitar la expulsión o la sanción

Para observar un acuerdo, que podamos ir criticando y mejoran-do(el nivel de compromiso con el cumplimiento de las normas y la persuasión se consiguen cuando estamos convencidas/os de que la norma se ajusta a nuestras necesidades, que disminuirá la viabilidad y las consecuencias de un riesgo y que contribuirá a pro-tegernos, tanto a las personas de la organización como a aquellas con o por quienes trabajamos) COMPROMISO

(3)

El nivel de compromiso con el cumplimiento de las normas no significa sólo que se "cumpla con las normas": significa establecer un acuerdo sobre las normas que hará que todas y cada una de las personas las respeten porque las entien-den, las consideren adecuadas y eficaces y sientan que tienen un interés perso-nal en su cumplimiento. Por esta razón, además de sus necesidades básicas, las normas deben tener en cuenta también los criterios éticos y morales de cada persona (evitando exclusividades y siempre según las normas de los derechos humanos).

El nivel de compromiso con el cumplimiento

de las normas no significa sólo "cumplir con las normas": nos habla de la capacidad de respetar un acuerdo sobre seguridad

entre la organización y sus miembros.

Con objeto de mantener el acuerdo entre la organización y sus miembros, es importante que cada persona que esté a cargo de alguna tarea relativa a

la seguridad trabaje por mantener implicadas e implicados a los demás,

con sesiones informativas, recordándoles aspectos del acuerdo y preguntándoles qué opinan sobre la eficacia de las normas en la práctica.

No obstante, dicha implicación tendrá poco valor si no existe una cultura de

seguridad en la organización, la cual sostenga procedimientos y programas de

trabajo formales e informales.

En resumen, la base necesaria para que la gente observe las normas y procedimientos de seguridad se puede conseguir siguiendo los siguien-tes pasos:

ŠConseguir comprender en profundidad que la protección de víctimas, testigos, familiares, compañeras y compañeros de trabajo es un tema importante de seguridad del que depende que podamos seguir adelante con lo fundamental de nuestro trabajo.

ŠDesarrollar una cultura de seguridad de la organización y aprender a

valorarla.

ŠGenerar un nivel de compromiso con el cumplimiento de las normas y los procedimientos de seguridad.

ŠHacer posible que todo el grupo participe en el diseño y en la mejora de

las normas y los procedimientos de seguridad.

ŠOfrecer formación en materia de seguridad.

ŠComprobar si todo el grupo está convencido de que las normas y

pro-cedimientos de seguridad adoptadas son adecuadas y eficaces.

ŠRedactar y suscribir un acuerdo entre la organización y sus miembros sobre las normas y procedimientos de seguridad.

ŠImplicar a quienes tienen responsabilidades en el tema de la seguridad

en que ofrezcan sesiones informativas y de formación, le recuerden al grupo el acuerdo suscrito si procede, y recojan sus opiniones sobre si las normas son adecuadas o eficaces en la práctica.

Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos

(4)

¿Por qué no se respetan las normas y los procedimientos de seguridad? No existe un prototipo de defensor o defensora de derechos humanos que no respeta las normas. Lo que suele ocurrir es que la mayoría de la gente de una organización respeta unas normas y otras no, o bien, que se siguen las normas en determinadas ocasiones.

Existen muchas razones posibles que expliquen estos hechos. Para poder trans-formar la situación y así conseguir el nivel de compromiso con el cumplimiento de las normas que necesitamos es importante determinar por qué ocurre esto y buscar soluciones con las personas implicadas. Asimismo, será conveniente escuchar las razones que pueda tener cada cual para no respetar las reglas, porque varían.

Algunas razones posibles para no observar las normas y procedimientos de seguridad:

No intencionadas:

El defensor o la defensora...

Š No sabe que existe esa norma;

Š No sabe aplicar las normas. Intencionadas:

Problemas generales:

Š Las normas son demasiado complicadas y difíciles de seguir.

Š La descripción de los procedimientos no está a la mano en la oficina, o se explican de una manera que los hace difíciles de usar en el día a día.

Problemas individuales:

Š Las normas son contrarias a las necesidades o intereses del individuo y este conflicto no ha sido resuelto.

Š La persona no está de acuerdo con todas o algunas de las normas, y las considera innecesarias, inadecuadas o ineficaces en función de su expe-riencia personal, información previa o formación, o por sus creencias.

Problemas de grupo:

Š La mayoría de las personas del grupo no sigue las normas o las o los "líderes" del grupo no lo hacen, o no lo hacen lo suficiente, porque no existe una cultura de la seguridad en la organización;

Š Una falta general de motivación en el trabajo puede llevar a la gente a ignorar las normas de seguridad.

Problemas de la organización:

Š No existen suficientes recursos económicos o técnicos para facilitar a las y los miembros del grupo que sigan las normas.

Š Existe una contradicción entre las normas y las áreas concretas del tra-bajo. Por ejemplo, quienes se encargan de coordinar los temas de

seguri-Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos

(5)

dad han establecido normas que están siendo ignoradas o mal aplicadas por las personas que trabajan en los programas o recogida de testimonios / informes. Unas normas pueden valer para un área de trabajo y no valer para otra.

Š Las y los miembros del grupo tienen mucho trabajo y poco tiempo, por lo que no consideran prioritario cumplir con las normas, o al menos con algunas de ellas.

Š Una falta general de motivación, que surge del estrés, de las peleas en de la organización, etc.

La cultura de la organización es tanto formal como informal, y debe ser desa-rrollada no sólo en la organización en su conjunto, sino también en sus equipos. Cuando existe una buena cultura de organización se nota: surgen las conversa-ciones espontáneas, las bromas, las fiestas, etc.

Cómo supervisar la observancia de las normas y procedimientos de seguridad

Supervisión directa:

Se puede tener una lista con las normas y procedimientos de seguridad y mar-car las que se han seguido en tal o cual tema de trabajo; también pueden usarse en las reuniones de antes y después de las misiones de campo, en nuestros informes, en las agendas de nuestras reuniones, etc.

Con el equipo, se podrían hacer repasos periódicos sobre temas como la seguri-dad de los archivos de información confidencial, las copias y los manuales de seguridad; los protocolos de seguridad para visitas a la sede de la organización; la preparación de las misiones de campo, y demás.

Supervisión indirecta:

Para saber si la gente conoce las normas, si las acepta o si existe algún área de desacuerdo que deberíamos tratar, podemos preguntar qué opina cada cual de las normas y procedimientos, si les parecen adecuadas o fáciles de seguir. También podríamos comprobar si las y los miembros del grupo están usando el manual de seguridad o los materiales que recogen los protocolos y normas exis-tentes.

Merece la pena reunir y analizar, con la gente o los equipos en cuestión, los comentarios y valoraciones que hacen todas esas personas sobre las normas y los procedimientos de seguridad. Esto también podemos hacerlo sin dejar cons-tancia escrita de ello o con la ayuda de una tercera parte.

Revisión a posteriori:

Podemos repasar los temas de seguridad analizando los incidentes de seguridad según vayan surgiendo. Esto hay que hacerlo con especial cuidado en caso de que quienes hayan estado involucradas o involucrados en el incidente puedan estar pasándolo mal al pensar que se produjo por su culpa, y/o al pensar que se les va a sancionar por ello. Eso les podría llevar a no dar ciertos datos impor-tantes que nos permitan usar el incidente para mejorar los temas de seguridad.

Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos

(6)

¿Quién supervisa?

Dependiendo de cómo funcione la organización, puede ser:

Š Quien sea responsable de organizar el tema de la seguridad o áreas

con-cretas del trabajo dentro de la seguridad.

Š O quien tenga funciones directivas en la organización (y supervisa la seguridad además de otros aspectos del trabajo).

¿Qué podemos hacer si las normas y procedimientos de seguridad no están siendo respetados?

1 Š Determinar las causas de por qué es así, buscar las soluciones y ponerlas en práctica. Podemos usar la lista de opciones del Tabla 1 anterior como guía. 2 Š Si el problema es intencionado y de un individuo, debemos intentar:

a • Entablar un diálogo con esa persona para determinar la causa o motivos.

b • Trabajar con todo el equipo de esa persona (en ocasiones esto puede ser una mala opción, por lo que habrá que considerar si procede).

c •Utilizar un sistema de avisos o apercibimientos, para que la persona se dé cuenta de que existe un problema.

d • Utilizar un sistema de sanciones que podría culminar en expulsión o despido.

3 Š Debemos incluir una cláusula sobre observancia de las normas y procedi-mientos de seguridad en todos los contratos de trabajo, con objeto de que todas las personas que trabajen en la organización sean plenamente conscientes de lo importante que es este tema.

En conclusión,

Existen personas que piensan que discutir las razones por las que la gente no respeta las normas de seguridad es perder el tiempo, al haber asuntos más importantes o urgentes que tratar. Quienes así piensan, creen, por regla general, que las normas están ahí para ser obedecidas, punto. Otras personas son conscientes de que el mundo no siempre funciona así. Al margen de lo que creamos individualmente, os invitamos a que os detengáis un momento y analicéis el grado en que las normas y proce-dimientos de seguridad son respetados en la organización u organizaciones donde trabajáis. Quizá os sorprendan los resultados de esa investigación, y podría merecer mucho la pena con vistas a evitar problemas en el futuro... Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos

(7)

Nuevo manual de protección para los defensores de derechos humanos Resumen

La seguridad es asunto de todo el mundo. La seguridad es un tema de la organización y también de cada

persona que trabaja en la organización. Tenemos que ser conscientes de por qué la gente no sigue las

normas de seguridad. Entre las razones posibles están:

No intencionadas (problema individual). Intencionadas (problemas general, individual, de grupo o de organización).

Saber cuáles son nos ayudará a saber cómo lidiar con ellas.

No obstante, se recomienda disponer también de un órgano que supervise el tema (supervisión directa, indirecta y retrospectiva).

Es fundamental desarrollar una cultura de seguridad en la organización.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :