SECGIÓK PROFESIOHAL LA D E C E NA. Por una jefatura. Primer tropezón.

12 

Texto completo

(1)

ASo I X L A F A R M A C I A MODERNA N Ú M . 3.°

SECGIÓK PROFESIOHAL

L A D E C E N A

Por una jefatura.— Primer tropezón.

Por si llegamos á tiempo de evitar que se consume la mayor polacada del pa-sado, del presente y del porvenir, vamos á volver sobre u n asunto, que y a creíamos solucionado, por entender que no merecía tanta tinta en informes gas, tada, tal removido de influencias como las puestas en juego, n i tales idas y ve-nidas y tantas vueltas y revueltas, que sabe Dios y, con E l , un Sr. Masíp y al-g ú n otro compadre, en qué p a r a r á n .

Es tradicional, en nuestro Ayuntamiento, que las vacantes de Jefes farma-céuticos de los distritos se provean en un periquete, pues son tan previsores mu-chos del gremio, que a ú n no ha acabado de dar las boqueadas el paciente, cuan. do ya anda revolviendo á Roma con Santiago para que se les proclame sucesores del difunto probable.

Y siendo esto así, ¿á quién no ha de llamar la atención que la Jefatura del distrito de Buenavista esté sin proveer hace u n a ñ o , y que su provisión t r a i . ga revueltos á concejales, juntas informadoras y á todo ese elemento neutro que siempre anda revoloteando en rededor de los candidatos, por lo que ellos saben y nosotros no ignoramos? ¿Qüé pasa, pues, en ese distrito y en ese asunto?

Sino mienten nuestros informes, lo que ocurre es que se han despertado con tal carácter de agravación los apetitos de figurar y el delirio de las grandezas de cierto profesor muy dado al secretismo farmacológico, que no contento con solicitar una subdelegación que está al caer, pero que no ha caido a ú n , se empe ña en obtener la Jefatura de referencia, aunque haya que tacharse la reglamen-tación vigente y escribir unas nuevas tablas de la ley.

Y vamos con el caso.

Nada menos que en 5 de Julio del año pasado se cerró el concurso á dicha Jefatura. Los solicitantes eran dos: el Doctor D. Enrique Ortiz, que la venía des-empeñando interinamente y que cuenta diez años de servicios en el cuerpo de la Beneficencia, y otro señor, que solamente es Licenciado y cuenta con solo cin-co años de esos mismos servicios.

El caso, pues, no era dudoso para la Junta consultiva municipal, y , en efecto, ésta, en sesión celebrada en 27 de Septiembre último, emitió dictamen, propo-niendo en primer lugar, por unanimidad, al referido Sr. Ortiz, puesto que el Re. glamento no ofrecía duda alguna, y á él hubieron de someterse todos los que constituyen dicha Junta y que son, como es sabido, personas peritas, esto es, mé-dicos y farmacéuticos.

Después de informe y propuesta tan autorizados, cualquiera supondría que todo lo demás sería coser y cantar; pero se equivocaría de medio á medio, pues-to que la comisión municipal de Beneficencia, vamos, el peritaje lego, en vez de aprobar el veredicto de la Junta Consultiva, ¿que hace?, reforma el reglamento

(2)

dos meses después de cerrado el concurso, y devuelve el expediente á ésta para que haga nueva propuesta de conformidad con dicha reforma. Y no asi como se quiere, sino con las formas suavísimas de «lo mando yo y cuidadito con no dar-me g u s t o

Todo ello, por supuesto, para que el médico, concejal y no sabemos cuantas cosas más, Sr. Masip, saque á flote á su candidato, con quien está á partir pro-fesionalmente un piñón, y se quede con su doctorado dentro del cuerpo el ben-dito y pacientísimo Sr. Ortiz.

Pues bien, por si, como decimos antes, llegamos á tiempo de evitar este de-saguisado concejil, no á la Comisión de Beneficencia, perpetradora de todas estas anormalidades, sino á la Junta Consultiva, que siempre tuvo conciencia perfec-ta de sus deberes, le pregunperfec-tamos: ¿tienen efecto retroactivo las leyes? L a pro» puesta que formuló en su día, ¿no estaba ajustada al espíritu y letra del Segla-í mentó vigente? Cerrado el concurso y emitido su informe;.¿puede, volver sobre este, porque el Ayuntamiento haya apelado á recurso tan rematadamente torpe

como la reforma de ese reglamento?

La contestación á estas preguntas la esperamos, en la resolución que tome la Junta Consultiva, y esperamos que sea esa resoluciónj ajustada' al deber y á la conciencia de todos sus individuos.

No olviden éstos, que los cuerpos consultivos tienen esfera propia y que nunca deben servir de instrumento á las Corporaciones á que asesoran.

Esperemos, pues; porque estamos dispuestos á que esta jugada de compa-dres no quede en tablas.

Nuestra opinión sobre la nueva Junta que eligió nuestro Colegio en íos últi-mos días del pasado Diciembre y a la diúlti-mos en tiempo oportuno. Y no debía'estar muy distanciada de la realidad, cuando fresca todavía la tinta con que consigna-mos aquélla, nos encontraconsigna-mos con que dos individuos de esa Junta, nada menos que el Presidente y el Contador, declinan honra tan preciada.

N i el Sr. Olmedilla, n i el Sr. Borrallo quieren embarcarse en el esquife fletádo por alguno que siempre marineó en aguasjprofesionales no muy bien deslinda» das. Y entendemos que han obrado'muy ^cuerdamente, porque se iban derechos al naufragio.

¿Que hacer ahora? Pues salir en busca de un Presidente, como años atrás lo hicieron nuestros políticos en busca de u n rey, para que ocupe aquel augusto sitial, que, en días de m á s lucidez, tan- codiciado fué, y que, actualmente tan pocos apetecen.

Verdad es que para dirigir discusiones de la altura en que algunos genios se comprometen, preferible es estarse^quietos en casa, y que arreglen aquello los innovadores—que alguno anda por ahi suelto—de la industrialización profe-sional.

En esa Junta, créannos muchos y m u y queridos amigos nuestros que en ella figuran, sobre algo. Y si se quiere que el Colegio de Madrid vuelva á sus anti-guos esplendores, se impone la supresión de ese algo que sobra y se faciliten me-dios hábiles de retorno á aquellos elementos que viven en el retraimiento por no hacerse solidarios de ciertos errores .

Y todo esto, alguno lo ha de hacer.

(3)

LA FARMACIA MODERNA 35

SECCIÓI CIENTÍFICA

FAR M A C O T É C N I A

.laralie de lúpolosfitos compuesto.—iVb¡ta del D r . Giuseppe Sihoni.

Auti cuando están en el apogeo de su prestigio terapéutico los modernos g l i -cerofosfatos y sus diversas asociaciones farmacéuticas, todavía son muchos los médicos que prefieren los hipofosíitos como neurasténicos, y el jarabe de Fellows, figura entre las especialidades extranjeras que m á s frecuente se demandan.

Su preparación, sin embargo, no es u n secreto, y he aquí la fórmula y proce-dimiento consignado en el Formulario nacional de los Estados Unidos:

Hipofosfitos de eáleio gramos 35 » » potasio. » 17,5 « » sódio » 17,5 » » hierro ^ » 2,25 » » manganeso.,... » 2,25 Citrato de potasio . » 5 Acido cítrico . . . i » 2 Clorhidrato de q u i n i n a . . . » 1,125 T i n t u r a de nuez v ó m i c a ce 22 A z ú c a r gramos 775 [ A g u a destilada c. s. p a r a 03 1000

Se trituran el hipofosfito de hierro y manganeso con el citrato potásico y el ácido cítrico en polvo, se agregan 60 centigramos de agua y se calienta la mez-cla durante algunos minutos hasta que resulte una solución mez-clara de color ver-doso. Los demás hipofosfitos, previamente triturados con el hidroclorato de qui-nina, se colocan en un frasco ó campana graduados, para a ñ a d i r enseguida el a z ú c a r y verter encima la solución del hierro y el manganeso con la tintura de nuez vómica. Se agrega cierta cantidad de agua y cuando el a z ú c a r está y a deshecha, la necesaria para completar los 1000 centímetros cúbicos de jarabe.

Después de haber estudiado esta fórmula con detenimiento, el Dr. Siboni, re-cordando que el hipofosfito de cal se obtiene por la acción directa del fósforo so-bre la lechada de cal, y que todos los demás se preparan por doble descompo-sición entre este hipofosfito y los respectivos sulfates, propone modificar la fór-mula sobre la base de esta substitución y , desarrollando cuantitativamente cada una de las reacciones, después de haber calculado la cantidad de hipofosfito cál-cico que d e b e r á ' p e r m a n e c e r indescompuesta en el jarabe, deduce la siguiente:

Hipofosfito de cálcico cristalizado gramos 67,75 Sulfato p o t á s i c o » 14,64 • sódico » 26,64 » m a n g a n o s o . . . > 2,71 » férrico » 6,23 Citrato potásico » 5 » Acido cítrico » 2 » Clorhidrato de q u i n i n a » l ,125 T i n t u r a de nuez v ó m i c a » 22 » A z ú c a r . . . » 775 A g u a destilada c. s. p a r a „ ce 1000

Se disuelven, por separado, el hipofosfito y los sulfates en la menor cantidad de agua posible y se mezclan las dos soluciones: el sulfato cálcico producido por

(4)

la doble descomposición se precipita pronto, mas para que l a reacción se com-plete, conviene dejar la mezcla durante algunos días en un sitio caliente. Trans-rridos éstos, se ñltra, recogiendo el líquido en una botella de á litro, que con-tenga la tintura de nuez vómica y el clorhidrato de quinina. Cuando y a se ha disuelto esta sal, se adiciona el azúcar, se lava el filtro, primero con el citpato po-tásico, y después con el ácido cítrico, disueltos en cantidad de agua proporcio-nada, para agregar después toda la necesaria, hasta completar un litro de jarabe.

Correspende éste cualitativa y cuantitativamente á la fórmula américn; pero el autor de la presente nota cree que todavía convendría modificarla algo: por de pronto, siendo preferibles las sales ferrosas como reconstituyentes, debiera contener el hipofosíito ferroso y no q\ férrico y para justificar en absoluto su tí-tulo, los alcaloides debieran estar igualmente al estado de hipofosfitos.

Ha estudiado al efecto las correspondientes reacciones, clasificándolas y regu-larizando al propio tiempo la posología, adopta como definitiva esta tercera

fórmula: . . . .

Hipofosflto cálcico cristalizado i gramos 40,19 Sulfato potásico^ > 8,36 » sódico » 15,21 » ferroso i . . » 3,73 > manganeso , . . . » 1,20 » de q u i n i n a neutro, cristalizado, » 3,40 » de estricnina ( l ) - . » . . . . 0,053 A z ú c a r . » 775 A g u a ce. 1000

Disueltos todos los sulfates, se mezclan con la solución del hipofosfito, se deja completar la reacción, se filtra recogiendo el líquido sobre el azúcar y se lava el filtro con agua destilada, hasta que resulte el volumen d^ un litro.

La dosificación que resulta para cada diez centímetros cúbicos de este jarabees:

Hlpofosfito c á l c i c o centigramos éO » p o t á s i c o » 10 y> sódico » 10 » ferroso » 2,50 » manganeso • . . » 1 » de quinina » 2 » de estricnina m i l i g r a m o medio

Queda perfectamente limpio é incoloro y puede prescindirse del citrato potási-co y el ácido cítripotási-co, que en el producto americano sólo tiene por objeto favore-cer la sol ación del hipofosflto de hierro y manganeso, desarrollando la colora-ción verdosa.

Bollet. Chix-farm—Milano 1897.

Caseína. —€oml>iiiacioiies iodadas. —Liebrech afirma que ha

conse-guido tres combinaciones del iodo con la caseína diversamente dosificadas, ope-rando conforme al siguiente procedimiento :

P a r a l a 1.a, mezcla íntimamente 80 gramos de caseína con 20 de iodo y calienta al baño maría con agifaoióh continua, resultando un polvo pardo, que trata después por el éter, en un aparato de Soxhlet. A l cabo de algunas horas, si el éter estaba completamente exento de alcohól, pasa incoloro, y el residuo de

(5)

LA FAÍIMACIA MODERNA 37 estos tratamientos constituye la primera combinación, á la que ha dado el

nom-bre de Per^iodocaseina: a f é c t a l a forma de u n polvo graso, amarillo, sonom-bre el cual apenas ejerce acción el agua; en el álcohól hidratado é hirviendo se disuelve, pero al enfriarse precipita formando copos de color pardo. Por esto, puede tam-bién obtenerse la misma combinación, hirviendo durante el tiempo necesario u u alcohól de 70° en el cual se hayan puesto la caseína y el iodo; disuelto con rapidez el metaloide, l a caseína v a disolviéndose poco á poco, y l a combinación perio-dada se deposita después por enfriamiento.

2. a Tratando el anterior producto periodado por un hipostilfito alcalino, y l a -vando el residuo, primero con el agua, después con el alcohól y el éter, como e l iodo estaba en combinación poco estable, se separa gran parte, pierde su color y , después de seco,resulta una caseína iodada m á s pobre, pero en la cual él iodo! está m á s íntimamente unido con la materia orgánica. E l autor le diferencia con el título de DUodo-caseína y es un polvo blanco, insoluble en los disolventes or-dinarios, que, como la caseína, se disuelve en los álcalis diluidos, precipitando de nuevo cuando se acidifican las soluciones; contiene fósforo y azufre y se dife-rencia de la caseína por su insolubilidad en el sulflto de sosa; la proporción me-dia de iodo es de 5,7 por 100.

3. a Aplicando á la periodo-caseína los mismos tratamientos empleados por Baumann para obtener la iodo tirina de l a g l á n d u l a tiroide, Liebrecht ha conse-guido u n producto muy semejante, por todas sus propiedades. H a calentado a l b a ñ o m a r í a durante dos horas Í 0 0 gramos de periodo caseína con 2 litros de ácido sulfúrico diluido al 10 por 100 y , en estas condiciones, la periodo-caseína se ha transformado en u n polvo rojo pardo, que se ha purificado disolviéndole en u n álcali diluido, precipitándole después por u n ácido y t r a t á n d o l e por e l alcohól de 70° hirviendo; a l enfriarse, se ha depositado bajo la forma de copos blancos un tercer compuesto á que ha dado el nombre de Caseoiodina, cuya r i -queza media en iodo es de 8,7 por 100. Se disuelve en el alcohól diluido hirvien-do, pero es insoluble en los disolventes ordinarios; calentado en u n tubo con e l ácido sulfúrico ordinario, desprende vapores de iodo, y da también la reacción del biurct.

E l iodo está en este compuesto tan íntimamente combinado como en la iodo-tirina y los ensayos terapéuticos que se han practicado responden á las mismas indicaciones.

Vannalbinat Su preparación y reconoeimiento (1).—Schmidt la

pre-para mezclando á 10 partes de una solución de albúmina a l 10 por 100, 6 y 1/2 de otra solución de tanino en las mismas proporciones; el precipitado se recoge so-bre un lienzo, se exprime y se le deseca á 30°, pulverizando acto seguido y pa-sando el polvo por un tamiz fino; después, extendido cuidadosamente en capas delgadas, se calienta durante seis horas á una temperatura de 120°.

Se presenta bajo la forma de un polvo parduzco inodoro é insípido, del q u é solo se disuelven ligerísimos indicios en el agua y en el alcohól fríos. Cuando el contacto se sostiene a l g ú n tiempo con agitación, el líquido filtrado responde á las reacciones del tanino, coloreándose en azul intenso por la adición de unas

(6)

gotas de perclomro de hierro; si se hierve, el líquido hervido y filtrado, después de frío, coagula las soluciones de albumioa. Digerida con una solución de car-bonato de sosa al 1 por 100 durante dos á tres horas, entre 37° y 40°, deja de 23 á 40 partes de residuo. Agitada con legía de sosa, se gelatiniza y^si la masa ge-latiniforme se calienta hasta la ebullición y se satura después con el ácido clor-hídrico, se desprende hidrógeno sulfurado reconocible por su olor.

Demuestran todas estas propiedades que la tannalbina dista mucho de cons» constituír, como se dijo al presentarla, una combinación definida y estable, sino m á s bien una forma especial para la administración del ta niño, precisamente utilizable por su casi absoluta insolubilidad en los líquidos bucales y los jugos de el estómago, insolubilidad que desaparece en el intestino, donde se desdobla, poniendo en libertad el tanino y obrando á l a manera del tannigeno y el tanno-formo. . . , r . *¿ - - . ; • < '

Asi, por ejemplo, digerida artificialmente en 150 gramos do agua con 1 de pepsina y 2 y medio de ácido clorhídrico, á las 2 ó 8 horas, entre 37° y 40°, deja de 35 á 51 por 100 de residuo, mientras-que en el jugo intestinal se disuelve casi del todo. , -'^ i '•'

En esta particularidad se funda la razón de sus indicaciones, especiales, cuando se desea utilizar en el tramo intestinal el 5J por 100 del tanino que p r ó x i m a -mente contiene. Su posología, de medio á 2 gramos por dosis, pudiendo llegar hasta 10 gramos diarios para los adultos: los niños, desde medio á 2 y 3 gramos-.

7?econocímien¿o.—Tambach, utilizando la acción de la pepsina, antes indica-da, digiere durante 3 horas á una temperatura de 40°, 2 gramos de tannalbina con 25 centigramos de pepsina en 100 gramos de agua acidulada con 20 gotas del clorhídrico. Después de esta digestión, recoge la parte no disuelta sobre un filtro tarado, la lava por tres veces consecutivas pon lO03'^ agua destilada y la deseca á 100°. El peso no debe resultar menos de 1 gramo: os decir, que no debe contar menos de un 50 por 100 de tanino.—/dar. de Pharm et Ch. ext.

NUESTRO GOHSULTORIÜ

9 , A l preparar el barniz muñeca, con el alcohol y la goma laca del comer-cio, queda sin disolverse la mayor parte de la goma: ¿cómo podría aumentarse su solubilidad? A. L .

Suponiendo que haya V . empleado una buena suerte comercial y habiendo nosotros tropezado con la misma dificultad en casos análogos, creemos que debe V . ensayar la alcalinización de los líquidos con el amoniaco y mejor ailn con po-tasa y sosa, a ú n cuando resulte preciso hidratar algo el barniz, disminuyendo su fuerza alcohólica.

Tratando.una mezcla de benzol y benzina del petróleo, por una p e q u e ñ a can-tidad de alcohól,se separa un precipitado de aspecto aleoso ó resinoso y si á e s t e líquido claro se le mezcla otra cantidad de alcohól metílico ó etílico, resulta un líquido incoloro que disuelve muy bien la resina laca y otras semejantes. Esta nota, que puele V. utilizar con ua ensayo previo, la tenemos registrada con re-ferencia á una revista norte-americana.

(7)

LA FARMACIA MODERNA 39

ID, ¿Cuándo al preparar el Jarabe de ioduro ferroso, se hace incolora la

so-lución verde oliva, debe desecharse el producto? 1. A .

Para evitarnos la necesidad de escribir algunas cuartillas, le remitimos á las siguientes notas que sobre esta preparación tenemos publicadas en nuestra

re-vista:

1. a Consulta 34, en la p á g . , 106 del año 1893.

2. * Jarabe de ioduro de hierro; estudio de A. Bouquerlot, Í895, p á g i n a 132-33 y 34.

3.a Jarabe de ioduro ferroso: 1897, p á g i n a 83 y 84.

t i . ¿Una mujer que posee el título de farmacéutico, puede tener farmacia abierta? P. E.

Aún cuando nada se haya legislado todavía sobre el particular, es indudable que, autorizando los títulos académicos para ejercer la profesión respectiva, con-forme á las leyes, la mujer que posee el de farmacéutico puede ejercer la farma-cia de la forma que las leyes determinan. Si no hubiese llegado á la mayor edad ó estuviere casada, creemos que para adquirir la propiedad de u ñ a botica y ad-ministrarla á su nombre, necesitará la autorización de los padres, los tutores ó el esposo.

1». ¿Cuando se prescribe por un facultativo el]Jabón de brea, debe

despa-charse el de la brea vegetal ó la mineral?

He creído que debiera ser el primero; pero habiéndole pedido á una importan-te casa de Londres y habiéndome remitido el de Coaltar, como además algunos compañeros despachan este mismo en todos los casos, me cabe la d u d i que mo-tiva esta consulta, y desearía conocer la opinión de ustedes. F . B .

Los laboratorios dedicados á la fabricación de jabones antisépticos emplean para el de brea la mineral, que se prefiere como tópico por su mayor e n e r g í a . Pero se nos ocurre que si el producto remitido de Londres y el que en esa población despachan algunos compañeros fuere el coaltar saponinado, la subs" titución no está bien hecha; puesto que al prescribirse Jabón de brea en la receta, se" trata de un j a b ó n grasos, m á s ó meaos neutro, que se diferencia esencialmen-te de la emulsión de brea mineral saponinada ó coaltar.

1» ¿Como puede privarse de su olor al petróleo? M. C.

No hemos ensayado el procedimiento; pero en una revista de tecnología vemos recomendado el siguiente:

Se mezclan 100 gramos de hipoolorito de cal con 4 y medio litros de petróleo, que se agita fuertemente, a ñ a d i e n d o u n poco de ácido clorhídrico, para que el cloro desprendido se distribuya por todo el líquido. Se trasvasa después éste á otro recipiente que contenga algo de cal viva y se agita de nuevo Con ella, para que se separen los indicios de cloro. Se deja en reposo y el petróleo asi decan-tado resulta sin olor.

(8)

14 ¿Que es el Gelatól? T . T .

Con este nombre se han designado varias preparaciones secretas de proce* deacia norte americana, que se recomendaban como excipientes y han resultado mezclas de grasas y gelatina, m á s ó menos propias para la p r e p a r a c i ó n de

po-madas y emulsiones, pero sin ninguna otra propiedad especial.

15 ¿Que es la Ipeva? F . F .

Es un sinónimo del Tecoma speciosa End. bignoniacca del Brasil, sin uso en-tre nosotros; pero utilizada en aquel país bajo la forma de infusión, como

amar-go y diurético.

Y A R I E D A M S

EXPOSICION QUE, EN REPARACION DE DAÑOS, DIRIGEN AL REY, EN EL AÑO 1 7 6 0 LOS BOTICARIOS D E MADRID

(Continuación )

23 Es el Arte , y Profefsion de la Pharmacia de la mayor conveniencia en la R e p ú b l i c a , como inftrumento precifo , y parte principa]^, y aun la primera de toda la Medicina , la qual , entre todas las Artes , tiene la preeminencia de que fiempre , y á todos los mortales es neceffaria, quando las demás folo conviénen á algunos, y en algunas ocaflones ^ y tiempos; y por conflgaiente debe fer la mas atendida , y privilegiada , procurando fu confervacion , y aumento , y con-cediendo la mayor eftimacion, utilidad , y ventajas á, fas Profeffores ; por Cuyo motivo ha merecido en todos tiempos , y por todas Leyes los honores , y pree-minencias que goza , y V . Mag. fe flrvio de confirmarle por fu Real Privilegio dado en Madrid k 3 de Noviembre de 1701. las exempciones , y prerrogativas, que por las de eftos Rey.nos , y por efpeciales mercedes de vueftros Anteceffo-ires le correfpondén.

24 Oy fe halla efta Profefsion en Efpaña en la mayor decadencia , y una de las principales caufas , 6 , por mejor decir , la única de fu total ruina , es la permiffion , y tolerancia de las Boticas de los Eclefiafticos, y Religiofos , los quales configuen el lucro , y beneficio que cedía en otro tiempo , y debía ceder k favor de los Seculares , reduciéndolos k la eftrechéz , y pobreza que es notoria, y común en los mas Individuos de la referida Arte. Efte perjuicio han reconocí-, do aun los mífmos Tribunales Eclafiafticos. Efte fue el principal fundamento de prohibir en Roma las Boticas de los Religiofos ; y efte folo era fuficiente , para que quando cefsáran tantos motivos como concurren, quando no fuera el empleo tan contrarío al inftituto , y fe trataffe de qualquiera otro oficio , pudiera , y

debiera V . Mag. prohibir fu ufo , y exercicío k los Eclefiafticos , y Religiofos. 25 Y fi el dicho perjuicio es muy confiderable en qualefquiera Vaffallos de V. Mag. contra quienes refultaffe , lo es mucho mas en los Individuos del Arte ,

(9)

LA FARMACIA MODERNA 41 y Profefsión Pharmaceutica , pües para fu minifterio necefsitan de gran caudal;

y fin é l , n i pueden , por mucha habilidad que tengan , fervir bien al Pablico , y tener fartidas las Boticas de todo lo neceffario', n i defempeñar fu obligación en fus coftofas operaciones , por lo que la abundancia de caudal es uno de los i n -difpenfables requifitos que encargan los AA., y previenen los Eftatutos de las mas bien governadas Repúblicas. Y de lo contrario, quantos perjuicios fe pueden feguir al Común de la falta de Ampies preciofos, y de compueftos difíciles , y tal vez de fuponer , y fubminiftrar unos por otros?

26 Y aunque el caudal que falta por lo común k los Seculares], fobra á los Ecleflafticos , y Religiofos , que voluntariamente ponen Boticas , y Oficinas pu-blicas , no por effo experimenta el Común beneficio alguno , porque regularmen* te no tienen furtidas las Tiendas , fine de lo mas u f u a l , y corriente , y no de lo raro , dificil, y coftofo ; pues el fin , y defeo único de las Comunidades es ¡la uti-lidad , y ganancia en el defpacho , y venta de las Medicinas comunes , y demás lucro , y beneficio : flendo hecho conftante , y notorio , que emplean muy corto caudal en abrirj, y^en mantener una Botica ; porque fi no les furte el efecto á'que afpiran , que es la ganancia , y utilidad , quieren aventurar muy poco ; y fi l o -gran que fe acredite la Botica , y configuen buen defpacho , no [por effo la f urten abundantemente ; porque , 5 el beneficio cede k favor de la Comunidad , 5 del Religiofo Adminiftrador : fi lo primero , quiere toda la utilidad para si la dicha Comunidad , y fubminiftra con fuma efcaséz'para el fnrtimiento : fi lo fegundo, como no tiene el Religiofo feguridad en la permanencia de fu empleo],¡porque la Comunidad le quitará , y p o n d r á otro en fu lugar fiempre-que le parezca , cuida mucho de fu interés propio , y de aumentar fu peculio , que es el que Le ha de fufragar fiempre que fe le fepare del minifterio , y no quiero gaftarlo , n i confu-mirlo en el abundante furtimiento de la Botica , que ha de quedar á l a Comuni-dad , á quien pertenece.

27 Los inconrenientes , y perjuicios que fe originan de efta caufa fon impon-derables , y folo pueden dexarfo á la prudente reflexión de quien los confidere atentamente , y lea los fatales efectos de la avaricia de los Boticarios : fiendo mas corriente , y dificil de evitar efte d a ñ o en las Comunidades ; cuyos Superio-res miran al fin del intereffe , y aumento del caudal que adminiftran , é ignoran los

dichas

perjuicios , e inconvenientes de la falta del furtimiento de fus Boticas.

(Continuará )

SUELTOS Y HOTIGIAS

Publicaciones recibidas:

«SETAS Ú HONGOS DEL PAÍS VASCO: Guía para la distinción de los comestibles y ^venenosos, los parásitos de las plantas cultivadas, y enumeración sistemática de los •»indiferentes, por Telesforo de Aranzadi, Catedrático en la Facultad de Farmacia »de la Universidad de Granada y dibujante científico que fué en el Museo de His-»toria Natural de Madrid.—170 p á g i n a s en 4.° mayor y un Atlas con 41 láminas, «tamaño y color naturales, cromo-litografiadas aparte.—Obra premiada con «mención honorífica perla Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales» «de Madrid.»

(10)

Algo, bastante, mucho mayor galardón merecía, á nuestrd humilde juicio, este notable cuanto pacientísímo trabajo del Dr. Aranzadi; pero, al fin, si la penuria financiera de nuestras Sociedades sabias no las consiente otra suerte de coope-raciones m á s eficaces, conténtese el autor con saber que es merecida y véanlo así confirmado los lectores con sólo leer el siguiente sumario que del Indice ge-neral extractamos:

I Adverténcias á los lectores: Calendario y colores de las setas comestibles más comunes.—Vocabulario de los términos técuicos.

I I ' Introducción: las setas como alimento, abstención absoluta, valor -nutriti-vo, determinación botánica, medios de hacer inofensivas las setas, s í n t o m a s del envenenamiento, medios de combatirle, recolección, objeto del presente estudio, orden adoptado y modo de utilizar los cuadros para el manejo y consulta del

l i b r o . - v í.. ' . • • • ^ i . '. ' ' ' !•-••; • • : ' -•• — I I I Generalidades sobre el modo de ser de los hongos,—Cuadro de Wausche,

para distinguir los de cierto t a m a ñ o por sus caracteres exteriores.

V I Grupos primordiales d é l o s hongos.-—-Grupos, familias, géneros y-espe-cies.—Indice de los géneros que contienen las especies estudiadas ó citadas,— índice de los nombres vulgares.

Sé e n u m é r a n en el texto hasta 276 especies, con su característica correspon-dientej se estudian y diferencian las setas comestibles y venenosas y , aleccio-nado el lector en la interpretación de los cuadros, puede consultar el libro, sin necesidad de especiales conocimientos botánicos, resolviendo p r á c t i c a m e n t e los problemas de diferenciación y reconocimientos que puedan presentársele en su localidad, para lo cual se servirá eficacísimamente de las 41 l á m i n a s del Atlas, dibujadas y pintadas por el mismo autor, con la precisión y el esmero del

artis-ta más consumado. * Se trata, pues, de una obra terminada á conciencia, en la cual todo está

dis-cernido científicamente y prácticamente comprobado por el autor mismo: de preciadísima contribución al conocimiento general de la flora ibérica, y particu-lar de ia euskara; de fácil cuanto provechosa aplicación á la higiene bromato-Todo'el que algo e s t í m e l o s estudios botánicos y conceda alguna considera-ción á los preceptos de la higiene, h a r á cumplida justicia á este nuevo mereci-miento contraído por el Dr. Aranzadi, ya tan conocido como hombre de estu-dio. Por nuestra parte, al enviarle esta humilde felicitación, temiendo, como tememos, que los resultados materiales no sean, n i con mucho, tan satisfacto-rios, se nos ocurre preguntar: ¿No debería recomendarse la adquisición de esta Obra á los Ayuntamiontos, para que el médico, el farmacéutico y el veterinario vigilaran el consumo de las setas? ¿O es que en este país, tratándose de los hom-bres de estudios bastan las recompensan retóricas?

Se vende la obra con su Atlas al precio de 15 pesetas en la Librería editorial de Romo y Fissel, calle de Alcalá, n ü m . 5.

NOZIONI DI ANALISI CHIMICA.—Un grueso folleto de p á g . en 4.° mayor á dos co-lumnas.—Torino, 1897. —ünione tipografico-editrice.—Precio 1 liras.

Su autor, D r . Icilio Guareschi, es el mismo que tan asiduamente y con tanto acierto dirige los x Comentarios á la Farmacopea italiana» que viene publicando • la misma casa.

(11)

far-LA FARMACIA MODERNA 43. macéutioa y le ha resultado un precioso libro que, á no dudarlo, a d e m á s del

más nuevo, es el m á s completo y mejor ordenado de los compendios de esta clase. Después de un conciso, cuanto interesante prefacio histórico, dedica como i n -troducción las 30 p á g s . primeras á las nociones preliminares indispensables en la práctica analítica, cuáles son el conocimiento de Reacciones y reacíioos, las ope. raciones generales y Aparatos y utensilios. Toda la Parte 1.a (pág. 35-84.) estudia las reacciones especiales de los diversos elementos y sus compuestos. E n la se-gunda se desarrolla el Método sistemático^ ( p á g . 85 118), facilitado con el manejo de X V I I cuadros perfectamente arreglados. E n un capítulo especial que ocupa más de 12 págs., se exponen nociones nuevas y útilísimas de análisis micro-quí-mica, otro está destinado: al d é l a s aguas potables y en u n extenso apéndice se ocupa de todo lo concerniente al análisis volumétrico.:

l i n el texto se intercalan 146 grabados, muchos de ellos nuevos y todos tan detallados y limpios como los demás que enriquecen la obra ya tan conocida de nuestros lectores, por las anotaciones bibliográficas de, LA FARMACIA^ MODERNA.

¿Qué ocurre?—Cuando todos esperábamos que en la sesión celebradá el día

21 del actual por nuestro Colegio serían elegidos nuevos Presidente y Contador, se tomó el incomprensible é inesperado acuerdo de convocar á sesión extraor-dinaria para llenar dicha formalidad reglamentaria.

Pero ¿por qué? ; : . . ; ;

Congreso 9.° de Higiene y Demografía.—Las compañías de loa ferro1

carriles de E s p a ñ a y la T r a s a t l á n t i c a en sus líneas, han concedido una rebaja del 50 por 100 en el importe de ,los billetes de ida y vuelta á todos los Congresis-tas que acudan al Internacional de Higiene que se c e l e b r a r á en Madrid en el mes de A b r i l próximo, y á los individuos dg sus familias que les acompañen^ esperándose conseguir igaal beneficio d é los ferrocarriles extranjeros.

Para optar á esta ventaja, b a s t a r á exhibir en los despachos de billetes una cédula de identificación, que remitirá l a Secretaría General del Congreso á los interesados que hayan satisfecho préviatnente en la misma la cuota .de veinticin-co pesetas. ••.,•* •

Los efectos destinados á la Exposición de Higiene s e r á n transportados tam-bién con un 50 por 100 de rebaja, quedando exentos del pago de derechos en las aduanas y de consumo en Madrid.

Solemnidad Académica.—A la sesión pública inaugural celebrada por el

Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, el 8 de Enero asistieron el Gobernador c i v i l D. Ramón Larroca; el doctor D. Gil Saltor, en representación del Rector de la Universidad; D. Juan F a r r é , por delegación del señor alcalde-, el doctor don Eduardo B e r t r á n , presidente de l a Real Academia de Medicina y Cirugía-, el doc-tor D. Miguel A. Fargas, presidente de la Academia y Laboradoc-torio de Ciencias Médicas de Cataluña, otros muchos representantes de diversas sociedades científicas y literarias de esta capital y una numerosa concarrencia de señores colegiados.

Abierta la sesión por el presidente D, Florentino Jimeno, el secretario 1.°, D. Sebastián Vintró, leyó una interesante y bien redactada Memoria r e s e ñ a n d o los actos en que s« había ocupado el Colegio durante el a ñ o anterior, que

(12)

mere-ció el aplauso de la concurrencia alterminar su lectura. Después, el socio de nú-mero y director de l a Sección científica, D . Ramón Codina L a n g l í n , desarrolló la tesis inaugural que tenía por título: «Orígenes y bases en que se apoya la profesióa farmacéutica, en el momento histórico actual», cuyo trabajo fué escu-chado con interés y calurosamente aplaudido.

Abiertos los pliegos de los trabajos presentados al Certamen de 1897, resultó premiado con medalla de plata el doctor Codina Langlin, por su Memoria que tenía por objeto el estudio de «Los extractos fluidos, crítica de esta forma far-macéutica y métodos de su preparación», cuyo trabajo obtuvo los m á s calurosos elogios.

T a m b i é n obtuvieron premios los señores siguientes:

Con medalla de bronce: D. Pedro Lluch y Ballera, de Barcelona, y D . Gus-tavo Galcerán, de Villanueva y Geltrú, por sus trabajos sobre vinos medicina-les-, D . Fibicio Hierro y Rojo, de Santillana de Campos (Falencia), por su Me-moria sobre el tema de Botánica.

Con mención honorífica: D . Honorio Pons y Zabala, de Mahón, por un estu-dio sobre la ú r e a . . ,

üf uevas Junta».—La elegida por el Colegio de F a r m a c é u t i c o s , de

Zarago-za^ la forman los señores D. Luis Iturralde, presidente; D . Antonio C a s a ñ a , v i cepresidente; D . Carlos Navarro, secretario; D. Pablo Colón, vicesecretario; don B. Armisen, Tesorero; D . Miguel Faci, contador y D . Rafael Esteban, biblio-tecario.

Por el de Barcelona lo han sido: Presidente, D. Florentino Jimeno; Vicepre-sidente, D. Ensebio Bofill; Contador, D. J o s é Canudas; Depositario, D . Felipe Guasch; Bibliotecario, D. José Rostoll; Secretario 1.°, DARamón Aramburo; Se-cretario 2.°, D. Antonio Carbó; Vocal Director de la primera Sección, D . R a m ó n Codina Langlin; Vocal Director d é l a segunda Sección, fD. Francisco Poquet; Vocal Director de la tercera Sección, D, Gaspar Font.

Nueva publicación.—Hemos recibido el primer número de E l Criterio

Ca-tólico en las Oiencias 'médicas, revista de medicina y farmacia, que se publica en Barcelona. Bien venido jea el colega.

UTecrología.—El día 30 del pasado Diciembre falleció en Santa Gadea del

Cid el laborioso profesor D. Isidoro Molinuevo, á los cuarenta y siete años de edad. Nuestro bien sentido pésame á su inconsolable esposa y demás familia.

Fallecidos.—-En Espejo, el niño J o s é del Castillo, hijo de nuestro estimado

compañero D. J o s é , á cuyo pesar nos asociamos.

En Mahón, la joven esposa de nuestro querido amigo, D . Pedro Gavilán. Y en Arciniega, una preciosa niña de nuestro buen compañero, D . Luis Blanco del Amo.

Reciban igualmente l a expresión sincera de nuestro dolor las atribuladas familias de las finadas.

Figure

Actualización...

Referencias

  1. cuota .d
  2. e veinticin
Related subjects :