Tesis Pregrado Gus

36 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA

Departamento de Ciencias Pecuarias Departamento de Ciencias Pecuarias

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DETACHYMENIS CHILENSIS TACHYMENIS CHILENSIS 

(SCHLEGEL, 1837) Y

(SCHLEGEL, 1837) Y PHILODRYAS CHAMISSONIS PHILODRYAS CHAMISSONIS (WIEGMANN, 1835)(WIEGMANN, 1835)

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL BIOBÍO, CHILE.BIOBÍO, CHILE.

MEMORIA DE TÍTULO PRESENTADA MEMORIA DE TÍTULO PRESENTADA  A

 A LA LA FACULTAD FACULTAD DE DE MEDICINAMEDICINA VETERINARIA DE LA UNIVERSIDAD VETERINARIA DE LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN PARA OPTAR AL DE CONCEPCIÓN PARA OPTAR AL TÍTULO DE MÉDICO VETERINARIO TÍTULO DE MÉDICO VETERINARIO

GUSTAVO ANDRÉ VALENZUELA DELLAROSSA GUSTAVO ANDRÉ VALENZUELA DELLAROSSA

CHILLÁN – CHILE CHILLÁN – CHILE

2006 2006

(2)

PÁGINA DE FIRMAS PÁGINA DE FIRMAS

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE TACHYMENIS TACHYMENIS CHILENSIS CHILENSIS 

(SCHLEGEL, 1837) Y

(SCHLEGEL, 1837) Y PHILODRYAS CHAMISSONIS PHILODRYAS CHAMISSONIS  (WIEGMANN, 1835)(WIEGMANN, 1835)

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL BIOBÍO, CHILE.BIOBÍO, CHILE.

Profesor Patrocinante Profesor Patrocinante

Profesor Guía Profesor Guía

Director Departamento de Ciencias Director Departamento de Ciencias Pecuarias

Pecuarias

 ______________________________   ______________________________ 

Daniel González Acuña Daniel González Acuña

Profesor Asistente Profesor Asistente Médico Veterinario Médico Veterinario

Doctor en Medicina Veterinaria Doctor en Medicina Veterinaria

 ______________________________   ______________________________ 

Fidelina González Muñoz Fidelina González Muñoz

Profesor Asistente Profesor Asistente

Biólogo Marino Biólogo Marino

Doctor en Ciencias Ambientales Doctor en Ciencias Ambientales

 ______________________________   ______________________________ 

Óscar Skewes Ramm Óscar Skewes Ramm

Profesor Asociado Profesor Asociado Médico Veterinario Médico Veterinario

Doctor en Ciencias Forestales Doctor en Ciencias Forestales

(3)

PÁGINA DE FIRMAS PÁGINA DE FIRMAS

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE TACHYMENIS TACHYMENIS CHILENSIS CHILENSIS 

(SCHLEGEL, 1837) Y

(SCHLEGEL, 1837) Y PHILODRYAS CHAMISSONIS PHILODRYAS CHAMISSONIS  (WIEGMANN, 1835)(WIEGMANN, 1835)

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL BIOBÍO, CHILE.BIOBÍO, CHILE.

Profesor Patrocinante Profesor Patrocinante

Profesor Guía Profesor Guía

Director Departamento de Ciencias Director Departamento de Ciencias Pecuarias

Pecuarias

 ______________________________   ______________________________ 

Daniel González Acuña Daniel González Acuña

Profesor Asistente Profesor Asistente Médico Veterinario Médico Veterinario

Doctor en Medicina Veterinaria Doctor en Medicina Veterinaria

 ______________________________   ______________________________ 

Fidelina González Muñoz Fidelina González Muñoz

Profesor Asistente Profesor Asistente

Biólogo Marino Biólogo Marino

Doctor en Ciencias Ambientales Doctor en Ciencias Ambientales

 ______________________________   ______________________________ 

Óscar Skewes Ramm Óscar Skewes Ramm

Profesor Asociado Profesor Asociado Médico Veterinario Médico Veterinario

Doctor en Ciencias Forestales Doctor en Ciencias Forestales

(4)

RECONOCIMIENTOS RECONOCIMIENTOS

Primero que nada, deseo dedicar esta Tesis a mi madre, Sylvanna Dellarossa P., Primero que nada, deseo dedicar esta Tesis a mi madre, Sylvanna Dellarossa P., quien siempre depositó su confianza en mí y me apoyó incondicionalmente en quien siempre depositó su confianza en mí y me apoyó incondicionalmente en todo momento durante mi carrera.

todo momento durante mi carrera.

Quiero agradecer a mi familia – mamá, hermanos, abuelos, tías – y a mis amigos Quiero agradecer a mi familia – mamá, hermanos, abuelos, tías – y a mis amigos por toda la ayuda y paciencia que me tuvieron durante este tiempo. También por toda la ayuda y paciencia que me tuvieron durante este tiempo. También quiero extenderlo a mi Profesor Patrocinante, Dr. Daniel González Acuña, y a mi quiero extenderlo a mi Profesor Patrocinante, Dr. Daniel González Acuña, y a mi Profesor Guía, Dra. Fidelina González Muñoz, quienes acogieron mis ideas y se Profesor Guía, Dra. Fidelina González Muñoz, quienes acogieron mis ideas y se mantuvieron en todo momento a mi lado.

mantuvieron en todo momento a mi lado.  Además,

 Además, quiero quiero agradecer agradecer a a la la profesora profesora Fabiola Fabiola Cerda Cerda (Fac. (Fac. MedicinaMedicina Veterinaria) por indicarme cómo y con quiénes recurrir para ayudar con mi Tesis. Veterinaria) por indicarme cómo y con quiénes recurrir para ayudar con mi Tesis.  Al doctor Pedro Ur

 Al doctor Pedro Urrutia (Fac. Medicina Veterinaria) rutia (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme el Halotano parapor facilitarme el Halotano para el mejor manejo de las culebras del estudio. Al doctor René Ortega (Fac. Medicina el mejor manejo de las culebras del estudio. Al doctor René Ortega (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme el refrigerador del Laboratorio de Virología para Veterinaria) por facilitarme el refrigerador del Laboratorio de Virología para congelar las muestras extraídas antes de enviarlas a Concepción y los congelar las muestras extraídas antes de enviarlas a Concepción y los marcadores para rotular los microtubos Eppendorf ®. A la doctora Juanita López marcadores para rotular los microtubos Eppendorf ®. A la doctora Juanita López (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme las micropipetas para hacer las (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme las micropipetas para hacer las extracciones de veneno. Al doctor Armando Islas (Fac. Medicina Veterinaria) por  extracciones de veneno. Al doctor Armando Islas (Fac. Medicina Veterinaria) por  facilitarme los microtubos Eppendorf ® y la puntas de micropipetas utilizadas. A la facilitarme los microtubos Eppendorf ® y la puntas de micropipetas utilizadas. A la profesora Victoria Merino (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme “

profesora Victoria Merino (Fac. Medicina Veterinaria) por facilitarme “Ice-Pack Ice-Pack ” ” yy

cajas de plumavit para el envío en frío de las muestras a Concepción. A Andrés cajas de plumavit para el envío en frío de las muestras a Concepción. A Andrés Rodríguez, auxiliar del Departamento de Patología y Medicina Preventiva, quien Rodríguez, auxiliar del Departamento de Patología y Medicina Preventiva, quien siempre tuvo la buena disponibilidad de facilitarme a cualquier hora la entrada al siempre tuvo la buena disponibilidad de facilitarme a cualquier hora la entrada al Laboratorio de Virología para guardar las muestras obtenidas.

Laboratorio de Virología para guardar las muestras obtenidas.  Al

 Al doctor doctor Manuel Manuel de de Orúe Orúe por por su su indicación indicación sobre sobre la la parte parte estadística estadística del del estudioestudio realizado. A las doctoras Florence Hugues y Lucila Moreno, con quienes siempre realizado. A las doctoras Florence Hugues y Lucila Moreno, con quienes siempre

(5)

pude contar para hacer los trámites de mi Tesis en Chillán cuando me era imposible estar ahí.

 Al doctor Waldo Venegas (Fac. Ciencias Biológicas), que fue quien me presentó con la doctora Fidelina González, mi Profesor Guía, para trabajar en mi Tesis. Al doctor Juan Francisco Gavilán (Fac. Ciencias Biológicas) por permitirme ocupar el Laboratorio de Genética para mis experimentos. Al doctor Giancarlo de Ferrari (Fac. Ciencias Biológicas) por los papers que me entregó para mi Tesis. Al doctor 

 Ángel Oñate (Fac. Ciencias Biológicas) por sus comentarios que aportaron a mejorar el escrito de mi Tesis. A la doctora Amparo Uribe (Fac. Ciencias Biológicas) por su ayuda con la parte de Espectrofotometría. Al doctor Silvio Pantoja (Fac. Ciencias Naturales y Oceanográficas) por su ayuda con la parte del HPLC. A la señora Ruth Chávez y al profesor José Cabello por su gran apoyo y buenas intenciones durante mi trabajo en el Laboratorio de Genética. A Cecilia Oñate por su ayuda con el SDS-PAGE en el Laboratorio de Genética. A los proyectos DIC-UDEC 200.031.085-1.0 y 203.031.095-1.0, Grupo de Investigación 03.C1.01, que me entregaron material y reactivos.

 A José Fernández, bibliotecario de la sección Hemeroteca de la Facultad de Medicina (Universidad de Chile, Campus Medicina Norte) por su enorme gentileza cuando fui a buscar referencias bibliográficas a aquella biblioteca. A Andrea Caiozzi por su información sobre bioterios y biblioteca de la Pontificia Universidad Católica.

 Al doctor Charif Tala por su gestión para la autorización del SAG al estudio realizado en esta Tesis. Al doctor Óscar Skewes por su gestión para la autorización del Comité de Ética del campus Chillán de la Universidad de Concepción al estudio realizado en esta Tesis. A la doctora Rosemarie Wilckens por sus comentarios sobre la representación del SDS-PAGE de la Tesis.

(6)

 A Javier Martinović, quien me autorizó amablemente a ausentarme de mi trabajo

para realizar trámites en Chillán. Y a la señorita Mª Gabriela Ávila y a la señora Teresa Moreira, quienes me ayudaron con la obtención de las becas y poder  estudiar exitosamente la carrera que siempre quise, sin cuya ayuda, probablemente jamás hubiese podido cumplir este sueño; así como también a Rebeca Cares.

 A todos ustedes, MUCHAS GRACIAS.

También quiero aprovechar de pedir disculpas por si acaso se me ha olvidado mencionar a alguien que haya tenido una importante significancia en el desarrollo de esta Tesis, pero tengan por seguro que se los agradezco desde lo más profundo de mi corazón.

(7)

TABLA DE CONTENIDOS

Capítulo Página

I. RESUMEN: 1

II. SUMMARY: 2

III. INTRODUCCIÓN: 3

IV. MATERIALES Y MÉTODOS: 14

V. RESULTADOS: 17

VI. DISCUSIÓN: 19

VII. CONCLUSIONES: 21

VIII. REFERENCIAS: 22

(8)

ÍNDICE DE FIGURAS

Nombre Página

Fig. 1. Tachymenis chilensis yPhilodryas chamissonis :

Fig. 2. Esquema de SDS-PAGE:

9 17

(9)

ÍNDICE DE TABLAS

Nombre Página

Tabla 1. Pesos moleculares (kDa) de las proteínas encontradas en los venenos de culebras chilenas analizadas según SDS-PAGE: Tabla 2. Resultado del análisis porcentual de los aminoácidos obtenidos de las proteínas de los venenos analizados:

 Apéndice 1. Planilla de identificación de los ejemplares colectados:

17

18 28

(10)

I. RESUMEN

ESTUDIO PRELIMINAR DEL VENENO DE TACHYMENIS CHILENSIS 

(SCHLEGEL, 1837) Y PHILODRYAS CHAMISSONIS  (WIEGMANN, 1835)

CAPTURADAS EN LA OCTAVA REGIÓN DEL BIOBÍO, CHILE.

PRELIMINARY STUDY OF TACHYMENIS CHILENSIS (SCHLEGEL, 1837) AND PHILODRYAS CHAMISSONIS  (WIEGMANN, 1835) VENOM CAPTURED IN

BIOBÍO’S EIGHTH REGION, CHILE.

Las culebras de mayor distribución en Chile son la culebra de cola corta,

Tachymenis chilensis  (Squamata: Colubridae) y la culebra de cola larga, Philodryas chamissonis (Squamata: Colubridae). La toxicidad de un veneno es

directamente proporcional a la cantidad de proteínas que éste posee y el veneno de T. chilensis es más tóxico que el de P. chamissonis . Sobre esta base, se

intentó identificar las proteínas del veneno de T. chilensis y de P. chamissonis , a

través del uso de electroforesis en geles de poliacrilamida con dodecil sulfato de sodio (SDS-PAGE), así como también identificar y comparar el número de proteínas en ambos venenos, determinar y comparar la concentración de proteínas en ambos venenos, y determinar la composición de aminoácidos en bandas de proteínas del veneno de P. chamissonis . Para el estudio se utilizaron

20 individuos de P. chamissonis y 7 de T. chilensis . El veneno se extrajo mediante

la técnica de Ferlan et al . (1983). Para el análisis se utilizó SDS-PAGE,

espectrofotometría y cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) reversa. Los resultados demostraron que ambos venenos poseen proteínas evidenciables con el uso de SDS-PAGE y sin diferencias entre la cantidad de bandas electroforéticas. La concentración de proteínas del veneno de P. chamissonis fue

mayor que la del veneno de T. chilensis . El veneno de P. chamissonis es rico en

alanina, histidina y treonina, pero pobre en leucina y lisina.

(11)

II. SUMMARY

The snakes of widest distribution in Chile are the short-tailed snake, Tachymenis  chilensis  (Squamata: Colubridae) and the long-tailed snake, Philodryas  chamissonis (Squamata: Colubridae). The toxicity of venom is directly proportional

to the quantity of proteins that it possesses and the T. chilensis venom is more

toxic than that of  P. chamissonis . On this base, it was attempted to identify the

proteins of T. chilensis venom and P. chamissonis venom, through sodium dodecyl

sulphate-polyacrylamide gel electrophoresis (SDS-PAGE), as well as to identify and compare the number of proteins in both venoms, to determine and to compare the concentration of proteins in both venoms, and to determine the composition of  amino acids in protein bands of  P. chamissonis  venom. For the study 20

individuals of P. chamissonis and 7 of T. chilensis were used. The venom was

extracted by means of the technique of Ferlan et al . (1983). The venoms were

analyzed with SDS-PAGE, spectrophotometry and reverse high performance liquid chromatography (HPLC). The results demonstrated that both venoms possess proteins that can be proved through the use of SDS-PAGE and in a same range and without differences among the quantity of electrophoretic bands. The concentration of proteins of  P. chamissonis  venom was bigger of  T. chilensis 

venom. The P. chamissonis venom is rich in alanine, hystidine and threonine but

poor in leucine and lysine.

(12)

III. INTRODUCCIÓN Ofidios.

Los ofidios son un grupo monofilético originado de ancestros lagartos, pertenecen al suborden Ophidia (= Serpentes), incluido en el orden Squamata de la clase Reptilia (Kochva, 1987). Los ofidios actuales están representados por unas 2400 especies, incluidas en unas 15 familias, de las cuales, las genuinamente venenosas son 3 (infraorden Alethinophidia; superfamilia Colubroidea): Colubridae, Elapidae y Viperidae (Rabb & Marx, 1973; Kochva, 1987).

La familia Colubridae contiene alrededor del 75% de todas las especies vivas de ofidios (unas 1800) y está compuesta de, por lo menos, 6 subfamilias. Aún cuando éstas son consideradas inofensivas, alrededor de un tercio de ellas poseen colmillos capaces de inocular veneno, pudiendo algunas llegar a ser mortales para el hombre (McKinstry, 1978; Kochva, 1987; Weinstein & Kardong, 1994).

Aparato venenoso de las serpientes.

Según la disposición y la forma del aparato inoculador del veneno, las serpientes se dividen en 4 grupos: aglifas, opistoglifas, proteroglifas y solenoglifas. Las aglifas poseen dientes lisos y macizos (algunos géneros de Colubridae). Las opistoglifas poseen un par de colmillos en la extremidad posterior del maxilar con un surco para vaciar el veneno (algunos géneros de Colubridae). Las proteroglifas poseen un par de colmillos fijos en la extremidad anterior del maxilar con un surco-conducto para inyectar veneno (Elapidae). Las solenoglifas poseen un par de colmillos en la extremidad anterior del maxilar con una curvatura antero-posterior y un conducto central que lo atraviesa en toda su longitud, en reposo están en posición horizontal y en agresión se enderezan y se hacen verticales (Viperidae) (Gajardo-Tobar, 1947; 1958; Donoso-Barros, 1965; Kochva, 1987).

El aparato venenoso de las serpientes está constituido por 6 estructuras: la glándula secretora de veneno, semejante a la parótida por su posición anatómica y estructura histológica; el músculo masetero, que funciona como aparato compresor automático de dicha glándula; los colmillos o dientes inoculadores; los

(13)

dientes de repuesto, para reemplazar al colmillo cuando se inutiliza; un repliegue membranoso, que cubre los colmillos en reposo; y el hueso basilar, en solenoglifas, un huesecillo que pone al colmillo en posición vertical u horizontal automáticamente (Gajardo-Tobar, 1947; 1958).

La glándula venenosa es acinar con epitelio cilíndrico y células altas, con núcleo basal y citoplasma con granulaciones, y secreción de tipo mixta (Gajardo-Tobar, 1947; 1958). El veneno es almacenado en el lumen de la glándula (extracelular) y no intracelular, a diferencia de las glándulas salivales (Oron & Bdolah, 1973).

La glándula del veneno en Colubridae se llama glándula de Duvernoy, en honor al morfologista francés George Louis Duvernoy (1777-1855) (Kochva, 1987; Weinstein & Kardong, 1994). Está localizada sobre los dientes maxilares posteriores, por donde se vacía a la cavidad oral mediante un conducto sencillo (McKinstry, 1983; Kochva, 1987; Weinstein & Kardong, 1994). En la glándula de Duvernoy no hay grandes reservas de veneno y, en la mayoría de las especies, la glándula no recibe conexión muscular directa, a diferencia de Elapidae y Viperidae (Sakai et al ., 1984; Weinstein & Kardong, 1994). Esta glándula está presente en la

mayoría de las especies de Colubridae (opistoglifas y algunas aglifas) (McKinstry, 1978; McKinstry, 1983; Weinstein & Kardong, 1994). El ducto de la glándula de Duvernoy no forma un sello hermético con los colmillos, abriéndose a un reflejo del epitelio oral que rodea al colmillo. Los colmillos pueden estar o no acanalados, pero nunca forman un canal cerrado. Restringida a Colubridae, la glándula de Duvernoy es homóloga a las verdaderas glándulas venenosas de proteroglifas y solenoglifas. Diferencias en inervación y embriología confirman que la glándula de Duvernoy no es homóloga a la glándula parótida de los mamíferos (Weinstein & Kardong, 1994).

Muchos Colubridae usan una secreción oral producida por la glándula de Duvernoy para capturar a su presa (Rosenberg, 1992). Envenenamientos producidos por opistoglifas y aglifas nublan la separación entre serpientes venenosas y no venenosas; ocasionalmente, el envenenamiento en humanos produce sintomatología clínica, fluctuando desde asintomáticos hasta fatales, entre estos envenenamientos, se pueden citar Alsophis portorricensis (Heatwole &

(14)

Banuchi, 1966), Hypsiglena ochrorhyncha  (Goodman, 1953), Heterodon  platyrhinos (Grogan, 1974), H. nasicus (Kapus, 1964), Thamnophis couchi (Vest,

1981), T. elegans (Vest, 1981), Philodryas baroni (Kuch & Jesberger, 1993), P. olfersii (Nickerson & Henderson, 1976; Silva & Buononato, 1983/84); Rhabdophis  tigrinus (Mittleman & Goris, 1974), R. subminatus (Mather et al ., 1978), Thelotornis  kirtlandii (FitzSimons & Smith, 1958). En total, se han señalado 50 especies de

Colubridae implicados en envenenamientos humanos que hasta hace poco eran consideradas inocuas o sólo remotamente peligrosas, de éstas, 3 especies han resultado letales para el hombre, Dispholidus typus  (opistoglifa de África), Thelotornis kirtlandii (opistoglifa de África) y Rhabdophis tigrinus (aglifa de Japón)

(McKinstry, 1978; Rosenberg, 1992; Weinstein & Kardong, 1994). Así, aunque los envenenamientos humanos por opistoglifas son raros, el efecto potencial es similar al observado en algunas serpientes proteroglifas y solenoglifas. Estas observaciones enfatizan la necesidad para aumentar el estudio de la potencial toxicidad y farmacología de las secreciones de la glándula de Duvernoy (McKinstry, 1978; Rosenberg, 1992; Weinstein & Kardong, 1994).

Las funciones de las secreciones de la glándula de Duvernoy son subyugar y lubricar a la presa para facilitar la alimentación y ayudar en su digestión, y también pueden neutralizar toxinas de los anfibios; siendo así parecidas a los venenos de Viperidae y Elapidae. En humanos, la mordedura puede o no producir reacciones de significancia médica (Weinstein & Kardong, 1994). En Colubridae, el indicador  morfológico primario de toxicidad es la presencia de la glándula de Duvernoy y el indicador morfológico secundario de toxicidad es la presencia de colmillos (McKinstry, 1983).

Culebras chilenas.

La herpetofauna chilena, considerablemente variada en lagartos, es muy pobre en lo que respecta a culebras (Donoso-Barros, 1962). Es así que, en Chile continental, sólo existe 1 familia (Colubridae) con 2 géneros (Tachymenis  y Philodryas ) y con un total de 5 especies (T. chilensis , T. peruviana , P. chamissonis , P. tachymenoides y P. elegans ) que, comparado con las más de 80

(15)

especies de lagartos, la fauna ofídica es totalmente exigua (Donoso-Barros, 1962; SAG, 2000). De éstas, las 2 especies que destacan en importancia, debido a su abundancia y distribución, siendo las únicas que habitan en el centro y sur de Chile, son la culebra de cola corta, T. chilensis (Schlegel, 1837) y la culebra de

cola larga, P. chamissonis (Wiegmann, 1835) (Gajardo-Tobar, 1947; Schenone et  al ., 1954; Gajardo-Tobar, 1958; Donoso-Barros & Cárdenas, 1962; Schenone &

Reyes, 1965; Strozzi, 1966; SAG, 2000).

Todas las especies continentales son opistoglifas (Gajardo-Tobar, 1947; 1958; Donoso-Barros, 1962; Donoso-Barros & Cárdenas, 1962); sus glándulas de Duvernoy son de color blanquecino con pequeñas lobulaciones, de las cuales, parte un conducto que las comunica con los dientes posteriores, que presentan un ligero canal, muy poco pronunciado en Philodryas y proporcionalmente de mayor 

tamaño en Tachymenis . La secreción es de tipo serosa (McKinstry, 1983) y de

color blanco-lechosa (Donoso-Barros & Cárdenas, 1962). Dada su característica de ser opistoglifas, no inyectan su veneno sino que éste fluye por encima del último diente de la maxila, por lo cual, pocas veces lo inoculan en el hombre, puesto que necesitan morder con toda la arcada dentaria. Por este motivo, muchas personas que han sido mordidas por estas culebras solamente presentan lesiones traumáticas ocasionadas por sus dientes (Schenone et al ., 1954;

Schenone & Reyes, 1965).

Hasta 1938 se consideraban completamente inofensivas para el hombre por no existir antecedentes de ofidismo (Gajardo-Tobar, 1947; Schenone & Reyes, 1965). Debido a que los casos de ofidismo por estas especies son escasos y con efectos moderados, se han realizado pocas investigaciones sobre la estructura de sus glándulas de Duvernoy (Strozzi, 1966). No obstante, la literatura médica chilena ha registrado variados casos de ofidismo. Los sujetos intoxicados muestran dolor  intenso, edema frío y cianosis en el sitio de la mordedura, inflamación de los linfonódulos regionales, equimosis, sed, fiebre, fatiga o hipotermia, bradicardia, cefalea y astenia, pero con lucidez. Los enfermos se reponen en un plazo de 5 a 15 días, sin registrarse casos mortales (Johow, 1938; Rayo et al ., 1938; Schenone et al ., 1954; Gajardo-Tobar, 1947; 1958; Schenone et al ., 1954; Donoso-Barros,

(16)

1962; Schenone & Reyes, 1965). Sin embargo, pese a lo señalado, este tipo de accidentes puede evitarse al no tomarlas ni dejarse morder por ellas, porque solamente en estas condiciones logran abrir lo suficiente la boca para alcanzar la piel con los colmillos y poder inyectar su veneno (Donoso-Barros, 1962).

T. chilensis (Fig. 1a) se distribuye desde la III hasta la X Región (incluida la isla de

Chiloé) desde el nivel del mar hasta los 4000 msnm, prefiriendo hábitats más fríos y húmedos que P. chamissonis (Hellmich, 1937; Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et  al ., 1994). No sobrepasa los 60 cm de longitud, correspondiendo su cola a

alrededor de un 15% del largo total (de ahí su nombre vulgar de “cola corta”) (Schenone & Reyes, 1965; Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et al ., 1994). Tiene una

cabeza con contorno alargado, tonos café y 2 líneas negras a ambos lados de una banda occipital clara (Hellmich, 1937; Donoso-Barros, 1962). Tiene pupilas verticales y hemipenes en forma de maza con numerosas espinas cortas (Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et al ., 1994). Las escamas dorsales forman 19 corridas al

medio del cuerpo, siendo lisas, romboidales, subimbricadas y con sus vértices redondeados; las placas ventrales fluctúan entre 140 y 164; la placa anal está dividida y las placas subcaudales varían entre 35 y 54. La coloración de fondo puede variar desde un café grisáceo metálico oscuro hasta rojizo, sobre el cual hay, en la parte dorsal, una banda vertical angosta clara sobre un fondo café o gris, ribeteada por 2 cintas negras paravertebrales que se extienden hasta la cola; las partes laterales están recorridas por una cinta oscura, algo clara en el borde superior; la parte ventral está bordeada por una banda negra en su borde posterior, la cual, se puede prolongar hacia delante en la porción media (Hellmich, 1937; Schenone & Reyes, 1965; Ortiz et al ., 1994). Es una serpiente ágil que mata

a sus presas mediante una mordida persistente en la que actúan secreciones venenosas. Posee dientes opistoglifos proporcionalmente alargados y grandes, que presentan un canal externo por donde inyecta el veneno; tiene un buen desarrollo de la glándula de Duvernoy. Se alimenta preferentemente de anfibios (Pleurodema , Eupsophus , etc.), aunque también de lagartijas (Liolaemus ); sin

mostrar un cambio ontogénico en dieta. Su reproducción es vivípara; el desarrollo embrionario se inicia a la salida de su letargo invernal y los nacimientos se pueden

(17)

observar a partir de fines de octubre. La cantidad de crías varía de 6 a 10 (Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et al ., 1994). Es más agresiva que P. chamissonis (Greene &

Jaksić, 1992). T. chilensis  es considerada especie vulnerable para toda su

distribución en el territorio nacional (Ortiz et al ., 1994; SAG, 2000).

P. chamissonis (Fig. 1b) se distribuye desde la III hasta la IX Región desde el nivel

del mar hasta los 1730 msnm, prefiriendo hábitats más cálidos y secos que T. chilensis , y ocasionalmente cercanos a las inmediaciones humanas (Hellmich,

1937; Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et al ., 1994). Los adultos pueden alcanzar un

tamaño de 150 a 200 cm de longitud, correspondiendo su cola a alrededor de un 30% del largo total (de ahí su nombre vulgar de “cola larga”) (Schenone & Reyes, 1965; Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et al ., 1994). La cabeza es alargada

(Donoso-Barros, 1962). Tiene pupilas redondeadas y hemipenes considerablemente grandes con una doble hilera de espinas laterales (Greene & Jaksić, 1992; Ortiz et  al ., 1994). El cuerpo es robusto, con escamas dorsales que forman 19 corridas al

medio del cuerpo, siendo lisas, hexagonales, imbricadas y alargadas; las escamas ventrales forman placas únicas en número de 180 a 190 a lo largo del cuerpo, desde la cabeza hasta la placa anal, que está dividida; las escamas del dorso de la cola son hexagonales y redondeadas; las placas subcaudales varían de 90 a 110. El diseño dorsal está formado por una banda ancha café oscuro; a los lados está bordeada de negro y, por fuera, por una faja blanco-amarillenta que se diluye con el color amarillo-ocre de los lados del cuerpo; en el vientre son blanco-grisáceas bordeadas de negro. En algunos ejemplares se presentan caracteres melánicos, lo que hace que el dorso puede estar salpicado de negro, al igual que el vientre (Hellmich, 1937; Schenone & Reyes, 1965; Ortiz et al ., 1994). Es una

especie que mata a sus presas fundamentalmente por constricción. Sus dientes, opistoglifos, son ligeramente acanalados o carecen de canal de veneno; tiene un buen desarrollo de la glándula de Duvernoy. Su alimentación consiste principalmente de lagartijas (Liolaemus ) y sapos (Pleurodema ), pero también

forman parte de su dieta algunos roedores (Octodon ) e incluso gazapos y

polluelos; existe un cambio ontogénico en la dieta, depredando los individuos  jóvenes sólo presas ectotérmicas. Su reproducción es ovípara; las hembras

(18)

depositan desde 6 hasta 18 huevos elipsoidales de cubierta pergaminosa, que miden de 3 a 4 cm y no requieren atención parental (Greene & Jaksić, 1992; Ortiz

et al ., 1994). Es un especie poco agresiva y los síntomas de su mordida son más

atenuados que los producidos por  T. chilensis  (Greene & Jaksić, 1992). Es

considerada especie rara para su distribución en la Zona Norte y especie vulnerable para las Zonas Central y Sur (Ortiz et al ., 1994; SAG, 2000).

Otra especie que, si bien no pertenece estrictamente al territorio chileno continental, se señala en el área del Pacífico que incluye a la polinésica Isla de Pascua, es la serpiente marina Pelamis platurus  (Elapidae: Hydrophiinae),

ictiófaga, vivípara y de costumbres pelágicas. Sin embargo, jamás se ha registrado en las aguas de la costa de Chile continental (Donoso-Barros, 1962).

b a

Fig. 1. Tachymenis chilensis (a) y Philodryas chamissonis (b).

 Autores: Dr. Daniel González A. (a) y Dra. Fidelina González M. (b). Estudios en venenos ofídicos.

El veneno secretado por las glándulas de las serpientes tiene efectos variados. Los toxicólogos reconocen acciones como la digestión de los tejidos en el sitio de la mordedura, pudiendo llegar a quedar los huesos a la vista o producirse amputaciones completas por proteólisis. En otros casos, el veneno actúa sobre la sangre, con efectos coagulantes, anticoagulantes o hemolíticos. Sobre el sistema nervioso se pueden producir lesiones que determinan parálisis, muchas veces mortales, porque detienen los mecanismos respiratorios o de control sanguíneo.

(19)

 Algunas serpientes africanas son capaces de arrojar el veneno con excepcional puntería sobre los ojos, que al absorberse a través de la conjuntiva ocular origina severas intoxicaciones (Donoso-Barros, 1965).

El estudio de la biosíntesis de los componentes del veneno a nivel molecular se inició a comienzos de la década del 1970 (Kochva, 1987). Los venenos de las serpientes son mezclas complejas de sustancias biológicamente activas, primariamente proteínas, las cuales, les permiten someter y digerir a su presa eficazmente, y reforzar la defensa contra potenciales depredadores. La farmacología, toxicología, bioquímica y otras propiedades de los venenos de Viperidae y Elapidae han sido estudiadas extensivamente; pero las características y propiedades de las secreciones producidas por la glándula de Duvernoy han recibido menor atención (Weinstein & Kardong, 1994). Según la especie, los venenos poseen distintos compuestos, principalmente fosfolipasas A, también proteasas, hemorraginas, citotoxinas, cardiotoxinas y neurotoxinas (Kochva, 1987). Los efectos in vivo e in vitro son similares (Mackay et al ., 1969).

Cuando la glándula del veneno se vacía, tarda unas 2 semanas en reponerse, cambiando su composición al disminuir el porcentaje de agua y aumentar la concentración de las proteínas (Oron & Bdolah, 1973). La cantidad de veneno acumulado en la glándula es variable tanto a niveles intra- como interespecíficos; más bien parece haber una correlación entre el tamaño de la serpiente y la cantidad de veneno que produce (Kochva, 1987). Algunas muestras pueden contener una alta proporción de componentes no proteicos y pocos niveles de proteína, que pueden ser relativamente simples. La toxicidad de las secreciones de la glándula de Duvernoy es directamente proporcional al contenido proteico (Weinstein & Kardong, 1994).

El veneno de proteroglifas y solenoglifas se ha estudiado bastante porque es fácil de obtener y tiene una clara significancia clínica. En cambio, obtener la secreción de la glándula de Duvernoy en cantidad suficiente es un proceso complejo y su importancia clínica es menor (Rosenberg, 1992; Hill & Mackessy, 1997). Caracterizar las propiedades y componentes de estas secreciones es difícil por la baja cantidad extraída, por la pobre recuperación de las fracciones proteicas y por 

(20)

el escaso apoyo económico para su investigación, las cuales, tienen una leve importancia médica y en salud pública (McKinstry, 1978; Weinstein & Kardong, 1994). Por lo tanto, el estudio del veneno de estas serpientes representaría una potencial fuente de nuevos compuestos a descubrir (Weinstein & Kardong, 1994; Hill & Mackessy, 1997).

En serpientes proteroglifas y solenoglifas, la extracción se acompaña de una presión en los colmillos con el borde de un frasco y extracción manual y/o estimulación eléctrica de la glándula del veneno. Sin embargo, esta técnica no es apropiada en Colubridae, porque el ducto de la glándula de Duvernoy no forma un sello hermético con el colmillo y la musculatura estriada rara vez establece una inserción directa sobre la glándula. Tampoco hay una gran reserva extracelular en Colubridae, por lo que hay menos secreción lista para extraer. La obtención de muestras de la glándula de Duvernoy que sean significativamente grandes es compleja y es el principal obstáculo para la caracterización de la actividad biológica de estas secreciones. Por ello, para colectar secreciones de la glándula de Duvernoy se han descrito 4 métodos: (1) Lavado de las membranas orales, usando una micropipeta conectada a un frasco Erlenmeyer y éste a una fuente de vacío, la muestra se colecta en un tubo Eppendorf®, se congela y se liofiliza; (2) Directamente desde los colmillos, usando una micropipeta sobre el colmillo y la secreción se comienza a colectar lentamente en la pipeta, la secreción colectada se centrifugada y se filtrada, entonces se congela y se liofiliza; (3) Pipeta y estimulación parasimpaticomimética (Pilocarpina) combinadas con anestesia (Halotano o Isofluorano + Ketamina-HCl), posteriormente se une al sistema de la pipeta descrito anteriormente y (4) Maceración de la glándula posterior al sacrificio del animal, una vez removidas las glándulas deben mantenerse cuidadosamente en hielo y deben macerarse hasta homogenizarse en un frasco frío con hielo, entonces el macerado se extrae con suero fisiológico y se coloca en una solución tampón, luego se centrifuga, se filtra y se congela entre -30 y -70°C (Weinstein & Kardong, 1994).

(21)

En Colubridae, el principal componente que muestra toxicidad y actividad enzimática es la fosfolipasa A2, además existen compuestos con propiedades

coagulantes y neurotóxicos (Rosenberg et al ., 1985; Kochva, 1987).

Entre las propiedades inmunológicas de la secreción de la glándula de Duvernoy está la obtención de sueros antiofídicos monovalentes. Hay una significativa inmunorreacción cruzada entre los venenos de Viperidae y Elapidae y algunas secreciones de Colubridae (Weinstein & Kardong, 1994).

La mayoría de los estudios farmacológicos han investigado los efectos hemodinámicos de las secreciones coagulopáticas (Dispholidus , Thelotornis , Rhabdophis ); pero casi no hay datos con respecto a la neurofarmacología de la

glándula de Duvernoy, salvo pocos estudios en Boiga . Aunque se le ha dado

relativamente poca atención al estudio de sus secreciones, hay un gran potencial de identificar nuevas toxinas y herramientas farmacológicas para estudiar  coagulopatías (Weinstein & Kardong, 1994).

 Además, algunos compuestos de la secreción pueden ayudar, mediante filogenia, a la organización taxonómica, al entregar una importante fuente de información con respecto a la evolución de la glándula del veneno (Strydom, 1973; Weinstein & Kardong, 1994).

En las especies chilenas, el veneno es viscoso, lechoso y con granulaciones. Las temperaturas altas lo destruyen y el frío lo mantiene. Se produce con mucha lentitud, desde 15 días en verano hasta 1 mes en invierno (Gajardo-Tobar, 1947; 1958). Está demostrado que el veneno de T. chilensis es mucho más potente que

el de P. chamissonis , ocasionando la muerte en una totalidad de ratones una dosis

intraperitoneal de 0.5 mg en la primera versus 2.5 mg en la segunda (<3 horas). Para ambas especies, la sintomatología es similar, con disnea, decaimiento, ataxia y, finalmente, muerte. La histopatología demuestra lesiones hemorrágicas, congestivas e infiltrativas en diversos órganos y degeneración turbia en hígado.  Además, en inoculación subcutánea hay mucho edema y hemorragia local. In 

vitro , el veneno de T. chilensis revela propiedades proteolíticas, coagulantes y

hemolíticas y el de P. chamissonis  resulta ser proteolítico, pero sin efectos

(22)

Hipótesis.

El veneno de la culebra de cola corta (Tachymenis chilensis ) posee mayor número

de proteínas que el veneno de la culebra de cola larga (Philodryas chamissonis ).

Objetivos.

Objetivo General. Identificar las proteínas del veneno de T. chilensis y del veneno

de P. chamissonis a través del uso de electroforesis en geles de poliacrilamida con

dodecil sulfato de sodio.

Objetivos Específicos. Identificar y comparar el número de proteínas del veneno de T. chilensis y P. chamissonis en geles de poliacrilamida con dodecil sulfato de

sodio.

Determinar y comparar la concentración de proteínas del veneno de T. chilensis y P. chamissonis mediante espectrofotometría.

Determinar la composición de aminoácidos en bandas de proteínas del veneno de

(23)

IV. MATERIALES Y MÉTODOS Material Biológico.

Para la investigación, se utilizaron 27 individuos, 7 T. chilensis y 20 P. chamissonis 

(Apéndice 1), los cuales, se atraparon mediante captura manual desde el 01 de Septiembre de 2004 hasta el 27 de Febrero de 2005 y se transportaron en recipientes plásticos con respiraderos hasta el Laboratorio de Zoología (Departamento de Ciencias Pecuarias, Facultad de Medicina Veterinaria, Universidad de Concepción, Campus Chillán), donde se mantuvieron dentro de terrarios colectivos (40x35x25 cm) en condiciones de luz, temperatura y humedad igual para todas, similar a las existentes en el exterior (condiciones ambientales) y agua ad libitum .

Se midió la temperatura dentro y fuera del laboratorio a distintos horarios y en distintas estaciones, no existiendo diferencias de más de 5ºC entre éste y el exterior ([ 13ºC en primavera y [ 19.5ºC en verano). Se determinó la especie y

cada individuo se identificó con un número y una letra. Se sexaron, pesaron y midieron (longitud total y longitud de la cola) antes de depositarlas en los terrarios; también se registró la procedencia y fecha de captura (Apéndice 1). Todas se colectaron desde la Región del Biobío, Chile.

 Al momento de dejar a las culebras al laboratorio, se alimentaron con un macerado de hámsters (Mesocricetus auratus ) lactantes con sonda orogástrica

hasta el llenado del estómago, tiempo desde el cual, se comenzó a contar 15 días de ayuno para el completo llenado de la glándula de Duvernoy (Oron & Bdolah, 1973; Jansen & Foehring, 1983; Rosenberg et al ., 1985). El veneno se extrajo una

sola vez mediante la técnica descrita por Ferlan et al . (1983). Luego, el contenido

extraído se depositó en microtubos (Eppendorf®) y se almacenó a -20°C. A continuación, los individuos se liberaron en su lugar de origen.

Éste es un estudio descriptivo, donde la cantidad de proteínas es constante y característica en cada especie (Oron & Bdolah, 1973; Kochva, 1987; Weinstein & Kardong, 1994), por lo tanto, no se puede utilizar estadística inferencial, dado que se carece de varianza.

(24)

La investigación contó con la autorización del SAG (Resolución Nº 2073 de 2003) y del Comité de Ética de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Concepción, Campus Chillán.

Electroforesis en geles de poliacrilamida.

Para el análisis de las proteínas de los venenos se realizó electroforesis en geles de poliacrilamida en presencia de dodecil sulfato de sodio (SDS-PAGE) en el Laboratorio de Genética (Departamento de Biología Molecular, Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad de Concepción, Campus Concepción). Se utilizó el protocolo descrito por Laemmli (1970) y modificado por Sambrook et al . (1989),

previa homogenización en solución salina al 0.9% y centrifugación a 2500 rpm durante 3 minutos. Antes de ser colocadas las muestras en el gel (10 μL de cada

muestra con 4.7 μg de veneno de T. chilensis  y 32 μg de veneno de P. chamissonis , aproximadamente), se le agregaron 60 µL de una mezcla con

dodecil sulfato de sodio (SDS) al 10%, glicerol al 5%, Tris-HCl 2M pH 6.8, fenilmetilsulfonil fluórido (PMSF) al 1%, pepstatina al 0.1% y “Protease Inhibitor  Cocktail Tablet” (Roche Diagnostics), además de azul de bromofenol al 0.25% como indicador para observar la migración de las proteínas. El gel concentrador  de poliacrilamida al 15% contenía Tris 2M pH 8.8, SDS 10%, persulfato de amonio (PSA) al 10% y N-N,N’,N’ tetrametiletilendiamina (TEMED). El gel separador de poliacrilamida al 5% contenía Tris 2M pH 6.8, SDS 10%, PSA 10% y TEMED. La electroforesis se realizó en un tampón glicina 191 mM, Tris-HCl 24.7 mM pH 8.3 y SDS 0.13% a 15 mA, 100 V y 10 W durante 4 a 5 horas, usando como referencia de la migración que el indicador llegara a la base del gel. El proceso se realizó en un equipo Mini Protean II Slab Cell de la marca BIO-RAD (Bio-Rad Laboratories), con una fuente de poder LKB modelo 2197. Posteriormente, los geles se lavaron con agua destilada, se fijaron en una solución de ácido acético y metanol durante 30 minutos y se tiñeron con azul de Coomasie coloidal G-250 (sensibilidad de 0.1 μg de proteína) al 0.1% preparado

(25)

la noche bajo agitación constante. Finalmente, los geles se destiñeron con agua estéril durante 1 semana.

Una vez desteñidos los geles, se procedió a identificar las bandas electroforéticas de proteínas de ambas especies. Como marcador de pesos moleculares se utilizó un estándar de la marca Bench Mack (Invitrogen Laboratories). También se utilizó veneno liofilizado de serpiente de cascabel diamantina del Oeste (Crotalus atrox )

de la marca V7000 (Sigma Laboratories) y sangre entera humana, para descartar  contaminación por sangre en la muestra.

Determinación de proteínas.

Se estimó la cantidad de proteínas de ambos venenos por espectrofotometría en el Laboratorio de Enzimología (Departamento de Biología Molecular, Facultad de Ciencias Biológicas, Universidad de Concepción, Campus Concepción). Se utilizó un equipo Smart Super 3000 de la marca BIO-RAD, se llegó a una absorbancia de 280 nm y se utilizó albúmina sérica bovina como estándar.

Análisis de aminoácidos.

Se escogieron 4 proteínas al azar desde los geles de SDS-PAGE de los venenos analizados, que se enviaron al Laboratorio de Geoquímica Orgánica Marina (Departamento de Oceanografía, Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, Universidad de Concepción, Campus Concepción) para el análisis de aminoácidos, mediante cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) reversa en un detector de fluorescencia Shimadzu. Se trabajó con material de vidrio muflado y material de plástico lavado con HCl 10% y enjuagado con agua Milli-Q. Se utilizó acetato de sodio 50 mM pH 5.7 con tetrahidrofurano al 5% como solución tampón de corrida, o-ftaldialdehído (reactivo OPA) para derivación y HCl 7% con fenol al 0.1% y ácido trifluoroacético al 10% como solución de hidrólisis. La columna utilizada fue una Alltima C18 5 μm de 250 x 4.6 mm. El programa de la

(26)

V. RESULTADOS

En ambas especies de culebras estudiadas, P. chamissonis  y T. chilensis , se

obtuvieron de 2 a 7 proteínas con pesos moleculares, cuyos rangos variaron de 21 a 184.5 kDa (Tabla 1). Las proteínas estuvieron principalmente asociadas al rango entre 52.5 y 85.9 kDa (85.9 y 68.8 kDa en ambas, 82.4 kDa en P. chamissonis y

52.5 kDa en T. chilensis ) (Fig. 2). Hubo una proteína menor, de 21 kDa, y dos

mayores, de 121.3 y 184.5 kDa. No hubo diferencias en cuanto al número de proteínas de los venenos entre ambas especies, pero sí fue evidente la mayor  intensidad de la tinción en P. chamissonis que en T. chilensis .

Tabla 1. Pesos moleculares (kDa) de las proteínas encontradas en los venenos de culebras chilenas analizadas (P. chamissonis y T. chilensis ) según SDS-PAGE.

Nº Banda P. chamissonis (n=20) Nº Banda T. chilensis (n=7)

1 184.5 1 184.5 2 121.3 2 121.3 3 85.9 3 85.9 4 82.4 5 68.8 5 68.8 6 52.5 7 28.4 8 24.2 9 21 9 21 184.5kDa 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 121.3 68.8 52.5 40.0 28.4 21.0

Fig. 2. Esquema de SDS-PAGE (carril 1: marcador de pesos moleculares, carril 2:

(27)

La concentración de proteínas del total de veneno recolectado se estimó en 0.23 mg/mL de proteína para el veneno de T. chilensis y de 1.62 mg/mL de proteína

para el veneno de P. chamissonis .

El resultado obtenido del análisis de aminoácidos se muestra en la Tabla 2.

Tabla 2. Resultado del análisis porcentual de los aminoácidos obtenidos de las proteínas de los venenos analizados (el número de la banda corresponde con el de la Tabla 1 y Fig. 2).

 Aminoácido (%) Banda Nº1 Banda Nº3 Banda Nº4 Banda Nº5

 Ácido aspártico 7 8 4 7  Ácido glutámico 2 2 3 2 Serina 4 4 3 4 Histidina 32 33 27 33 Glicina 2 2 3 3 Treonina 19 18 16 19  Arginina 6 6 5 6  Alanina 11 11 10 12 Tirosina 4 3 6 3 Metionina 5 1 5 2 Valina 1 6 5 1 Fenilalanina 3 1 5 3 Isoleucina 3 3 1 3 Leucina 1 1 4 1 Lisina 2 1 4 2

(28)

VI. DISCUSIÓN

En trabajos similares (SDS-PAGE) realizados con P. olfersii y P. patagoniensis 

(Colubridae: Xenodontinae) se encontraron 6 proteínas de pesos moleculares de 10 a 70 kDa (Assakura et al ., 1992; Peichoto et al ., 2003), similar a lo encontrado

en este estudio. Según Donoso-Barros & Cárdenas (1962), quienes encontraron que el veneno de T. chilensis es más tóxico que el de P. chamissonis , se esperaba

que el de T. chilensis  presentara más número de proteínas que el de P. chamissonis , sin embargo, se encontró que ambos venenos presentan igual

número de proteínas. Lo que, también, resulta contrario a la proporcionalidad entre la toxicidad del veneno y su número de proteínas (Weinstein & Kardong, 1994). En otros estudios, Assakura et al . (1992; 1994) encontraron 1.0 mg/mL de proteína

en el veneno de P. olfersii y Peichoto et al . (2003) encontraron 1.183 mg/mL de

proteína en el veneno de P. patagoniensis . Similar a los resultados encontrados en

este estudio para P. chamissonis .

 Analizar las proteínas del veneno de los ofidios es un proceso complejo que se ha estudiado muy poco, usando para este proceso sólo las fracciones del veneno que resultan más letales. Entre éstos, los venenos mejor estudiados corresponden a las neurotoxinas de la familia Elapidae (6-7 kDa), donde el aminoácido más abundante es treonina y los más escasos son alanina, metionina y fenilalanina (Botes & Strydom, 1969; Yang et al ., 1970; Botes, 1971; Mebs et al ., 1971; Nakai et al ., 1971; Strydom & Botes, 1971; Tu & Hong, 1971; Botes, 1972; Bon &

Changeux, 1977; Halpert & Eaker, 1976). En la familia Viperidae, se ha hecho con enzimas coagulantes (36-79 kDa), donde predominan el ácido aspártico y el ácido glutámico y escasean histidina, metionina y fenilalanina (Kisiel et al ., 1976; Kirby et  al ., 1979; Mandelbaum et al ., 1982), y también con proteasas (24 kDa), donde

predominan leucina, ácido glutámico y ácido aspártico por sobre los otros aminoácidos (Takahashi & Ohsaka, 1970; Kurecki et al ., 1978). En la familia

Colubridae, la especie más estudiada es Dispholidus typus , de la cual, se conoce

la composición de una enzima coagulante de 67 kDa (fracción C), siendo los aminoácidos más abundantes los ácidos aspártico y glutámico, y los más escasos

(29)

metionina, fenilalanina e histidina (Hiestand & Hiestand, 1979). Por lo tanto, parece que, en los venenos ofídicos, los aminoácidos más abundantes son los ácidos aspártico y glutámico y los menos representativos son metionina y fenilalanina; sin embargo, en el análisis realizado en esta investigación, los más abundantes fueron alanina, histidina y treonina, y los más pobremente encontrados leucina y lisina. Es probable que esto haya ocurrido porque las muestras analizadas no correspondan a las fracciones tóxicas o porque la composición del veneno sea distinta a las de las especies descritas en la literatura. Para comparar realmente los resultados encontrados con los citados se deberían analizar sólo las proteínas que resulten ser tóxicas in vivo y/o in vitro .

 A pesar de los diferentes experimentos realizados con el veneno de T. chilensis y P. chamissonis  (SDS-PAGE, HPLC y espectrofotometría), aún faltan pruebas,

como isoelectroenfoque, actividades proteolítica, amidolítica, coagulante, hemorrágica, fibrinolítica, fibrinogenolítica, edematizante y fosfolipasa A, DL50,

tiempo de coagulación de la trombina, seroneutralización, agregación plaquetaria, y purificación de las proteínas del veneno (Assakura et al ., 1992; Peichoto et al .,

2003), además de depurar las técnicas utilizadas para una mejor caracterización. Recientemente, se ha caracterizado el veneno de P. olfersii y P. patagoniensis ,

pudiendo determinarse que el veneno de P. olfersii presenta metaloproteasas con

actividad hemorrágica, edematogénica, fibrinogenolítica y fibrinolítica, pero sin enzimas coagulantes, procoagulantes, fosfolipasa A ni de agregación plaquetaria (Assakura et al ., 1992). Lo mismo sucede con P. patagoniensis , aunque no se

comprobó la presencia de enzimas coagulantes, procoagulantes, fosfolipasa A ni de agregación plaquetaria (Peichoto et al ., 2003). Es probable que las especies

estudiadas en esta investigación compartan aquellas características, al menos las proteínas con pesos moleculares de 30 a 60 kDa (metaloproteasas en P. olfersii y P. patagoniensis ). Sin embargo, esto seguirá siendo una interrogante hasta que se

(30)

VII. CONCLUSIONES

1. El veneno de T. chilensis y el veneno de P. chamissonis están constituidos de

diferentes proteínas que se evidencian a través del uso de electroforesis en SDS-PAGE.

2. No hay diferencia entre la cantidad de bandas electroforéticas entre el veneno de P. chamissonis y el veneno de T. chilensis en SDS-PAGE.

3. Las bandas electroforéticas de P. chamissonis y T. chilensis en SDS-PAGE

corresponden a proteínas que se encuentran en el mismo rango de pesos moleculares (21-184.5 kDa).

4. La concentración de proteínas del veneno de T. chilensis es menor que la del

veneno de P. chamissonis .

5. Los principales aminoácidos encontrados en proteínas del veneno de P. chamissonis son alanina, histidina y treonina, y los más escasos son leucina y

(31)

VIII. REFERENCIAS

1. Assakura, M., A. Reichl and F. Mandelbaum. 1994. Isolation and characterization of five fibrin(ogen)olytic enzymes from the venom of 

Philodryas olfersii (green snake). Toxicon. 32(7): 819-831.

2. Assakura, M., M. Salomão, G. Puorto and F. Mandelbaum. 1992. Hemorrhagic, fibrinogenolytic and edema-forming activities of the venom of  the colubrid snake Philodryas olfersii (green snake). Toxicon. 30(4):

427-438.

3. Bon, C., J. Changeux. 1977. Chemical and pharmacological characterization of toxic polypeptides from the venom of  Bungarus caeruleus . Eur. J.

Biochem. 74: 31-42.

4. Botes, D. 1971. Snake venom toxins. The amino acid sequences of toxins α

and β from Naja nivea venom and the disulfide bonds of toxin α. J. Biol.

Chem. 246(23): 7383-7391.

5. Botes, D. 1972. Snake venom toxins. The amino acid sequences of toxins b and d from Naja melanoleuca venom. J. Biol. Chem. 247(9): 2866-2871.

6. Botes, D., D. Strydom. 1969. A neurotoxin, toxin α, from Egyptian cobra

(Naja haje haje ) venom. I. Purification, properties, and complete amino acid

sequence. J. Biol. Chem. 244(15): 4147-4157.

7. Donoso-Barros, R. 1962. Los ofidios chilenos. Mus. Nac. Hist. Nat. Not. Mens. (Santiago). 6(66): 3-8.

8. Donoso-Barros, R. 1965. Las serpientes. Mus. Nac. Hist. Nat. Not. Mens. (Santiago). 9(108): 1-8.

9. Donoso-Barros, R., S. Cárdenas. 1962. Ofidismo en Chile. Mus. Nac. Hist. Nat. Not. Mens. (Santiago). 7(74): 2-4.

10. Ferlan, I., A. Ferlan, T. King and F. Russell. 1983. Preliminary studies on the venom of the colubrid snake Rhabdophis subminatus  (red-nacked

keelback). Toxicon. 21(4): 570-574.

11. FitzSimons, D., H. Smith. 1958. Another rear-fanged South African snake lethal to humans. Herpetologica. 14(4): 198-202.

(32)

12. Gajardo-Tobar, R. 1947. ¿Los ofidios chilenos son capaces de envenenar? Bol. Hosp. Viña del Mar (Chile). 3(2): 43-51.

13. Gajardo-Tobar, R. 1958. Cinco casos de ofidismo. Bol. Hosp. Viña del Mar  (Chile). 14(4): 172-184.

14. Glade, A. (Ed.). 1993. Libro rojo de los vertebrados terrestres de Chile. (2ª ed.). Corporación Nacional Forestal. Santiago, Chile.

15. Goodman, J. 1953. Further evidence of the venomous nature of the saliva of 

Hypsiglena ochrorhyncha . Herpetologica. 9(2): 174-176.

16. Greene, H., F. Jaksić. 1992. The feeding behavior and natural history of two

Chilean snakes, Philodryas chamissonis  and Tachymenis chilensis 

(Colubridae). Rev. Chil. Hist. Nat. 65(4): 485-493.

17. Grogan, W. 1974. Effects of accidental envenomation from the saliva of the eastern hognose snake, Heterodon platyrhinos . Herpetologica. 30(3):

248-249.

18. Halpert, J., D. Eaker. 1976. Isolation and amino acid sequence of a neurotoxic phospholipase A from the venom of the Australian tiger snake,

Notechis scutatus scutatus . J. Biol. Chem. 251(23): 7343-7347.

19. Hellmich, W. 1937. Anotaciones para el conocimiento de las culebras de Chile. (Colecciones Goetsch-Hellmich, Schroeder, Kuhlmann, Pflaumer). Rev. Chil. Hist. Nat. 41: 107-110.

20. Heatwole, H., I. Banuchi. 1966. Envenomation by the colubrid snake,

Alsophis portoricensis . Herpetologica. 22(2): 132-134.

21. Hiestand, P., R. Hiestand. 1979. Dispholidus typus  (boomslang) snake

venom: purification and properties of the coagulant principle. Toxicon. 17: 489-498.

22. Hill, R., S. Mackessy. 1997. Venom yields from several species of colubrid snakes and differential effects of ketamine. Toxicon. 35(5): 671-678.

23. Jansen, D., R. Foehring. 1983. The mechanism of venom secretion from Duvernoy’s gland of the snake Thamnophis sirtalis . J. Morphol. 175(3):

(33)

24. Johow, A. 1938. Mordedura de culebra. Bol Soc. Cir. (Rev. Méd. Chile). 66(7): 661-663.

25. Kapus, E. 1964. Anatomical evidence for  Heterodon  being poisonous.

Herpetologica. 20(2): 137-138.

26. Kirby, E., S. Niewiaroski, K. Stocker, C. Kettner, E. Shaw and T. Brudzynski. 1979. Thrombocytin, a serine protease from Bothrps atrox  venom. 1.

Purification and characterization of the enzyme. Biochemistry. 18(16): 3564-3570.

27. Kisiel, W., M. Hermodson and E. Davie. 1976. Factor X activating enzyme from Russell’s viper venom: isolation and characterization. Biochemistry. 15(22): 4901-4906.

28. Kochva, E. 1987. The origin of snakes and evolution of the venom apparatus. Toxicon. 25(1): 65-106.

29. Kuch, U., U. Jesberger. 1993. Human envenomation from the bite of the South American colubrid snake species Philodryas baroni  Berg, 1895.

Snake, 25: 63-65.

30. Kurecki, T., M. Laskowski and L. Kress. 1978. Purification and some properties of two proteinases from Crotalus adamanteus  venom that

inactivate human α1-proteinase inhibitor. J. Biol. Chem. 253(22): 8340-8345.

31. Laemmli, U. 1970. Cleavage of structural proteins during the assembly of  the head of bacteriophage T4. Nature (London). 227(5259): 680-685.

32. Mackay, N., J. Ferguson, J. Ashe, A. Bagshawe, A. Forrester and G. McNicol. 1969. The venom of the boomslang (Dispholidus typus ): in vivo 

and in vitro studies. Thromb. Diath. Haemorrh. 21: 234-244.

33. Mandelbaum, F., A. Reichel and M. Assakura. 1982. Isolation and characterization of a proteolytic enzyme from the venom of the snake

Bothrops jararaca (jararaca). Toxicon. 20(6): 955-972.

34. Mather, H., S. Mayne and T. McMonagle. 1978. Severe envenomation from “harmless” pet snake. Br. Med. J. 1: 1324-1325.

35. McKinstry, D. 1978. Evidence of toxic saliva in some colubrid snakes of the United States. Toxicon. 16(6): 523-534.

(34)

36. McKinstry, D. 1983. Morphologic evidence of toxic saliva in colubrid snakes: a checklist of world genera. Herp. Review. 14(1): 12-15.

37. Mebs, D., K. Narita, S. Iwanaga, Y. Samejima and C. Lee. 1971. Amino acid sequence of  α-bungarotoxin from the venom of  Bungarus multicinctus .

Biochem. Biophys. Res. Commun. 44(3): 711-716.

38. Mittleman, M., R. Goris. 1974. Envenomation from the bite of the Japanese colubrid snake Rhabdophis tigrinus (Boie). Herpetologica. 30(2): 113-119.

39. Nakai, K., T. Sasaki and K. Hayashi. 1971. Amino acid sequence of toxin A from the venom of the Indian cobra (Naja naja ). Biochem. Biophys. Res.

Commun. 44(4): 893-897.

40. Nickerson, M., R. Henderson. 1976. A case of envenomation by the South  American colubrid, Philodryas olfersi . Herpetologica. 32(2): 197-198.

41. Oron, U., A. Bdolah. 1973. Regulation of protein synthesis in the venom gland of viperid snakes. J. Cell. Biol. 56: 177-190.

42. Ortiz, C., V. Quintana y H. Ibarra-Vidal. 1994. Vertebrados terrestres con problemas de conservación en la cuenca del Biobío y mar adyacente. Ediciones Universidad de Concepción. Concepción, Chile

43. Peichoto, M., L. Leiva, O. Acosta, S. Maruñak, R. Ruiz y P. Teibler. 2003. Caracterización del veneno de Philodryas patagoniensis del nordeste de

 Argentina [en línea]. Universidad Nacional del Nordeste. Comunicaciones Científicas y Tecnológicas. Resumen: E-068. <www.unne.edu.ar/cyt/2003/comunicaciones/08-Exactas/E-068.pdf>

[consulta: 15 de Febrero de 2004]

44. Rabb, G., H. Marx. 1973. Major ecological and geographic patterns in the evolution of colubroid snakes. Evolution. 27(1): 69-83.

45. Rayo, F., R. Covarrubias y M. Ruiz. 1938. Mordedura de serpiente. Bol. Soc. Cir. (Rev. Méd. Chile). 66(8): 773-779.

46. Rosenberg, H. 1992. An improved method for collecting secretion from Duvernoy’s gland of colubrid snakes. Copeia. 1: 244-246.

(35)

47. Rosenberg, H., A. Bdolah and E. Kochva. 1985. Lethal factors and enzymes in the secretion from Duvernoy’s gland of three colubrid snakes. J. Exp. Zool. 233(1): 5-14.

48. SAG (Chile). 2000. Cartilla de caza. (3ª ed.). Servicio Agrícola y Ganadero. Santiago, Chile.

49. Sakai, A., M. Honma and Y. Sawai. 1984. Study on the toxicity of venoms extracted from Duvernoy’s gland of certain Asian colubrid snakes. Snake. 16: 16-20.

50. Sambrook, J., E. Fritsch and T. Maniatis. 1989. Molecular cloning. A laboratory manual. (2nded.). Cold Spring Harbor Laboratory Press. USA. 51. Schenone, H., V. Bertín y G. Mann. 1954. Un nuevo caso de ofidismo. Bol.

Chile. Parasitol. 9(3): 88-89.

52. Schenone, H., H. Reyes. 1965. Animales ponzoñosos de Chile. Bol. Chile. Parasitol. 20: 104-109.

53. Silva, M., M. Buononato. 1983-1984. Relato clínico de envenenamento humano por Philodryas olfersii . Mem. Inst. Butantan. 47/48: 121-126.

54. Strozzi, L. 1966. Estudio sobre la morfología de la glándula de veneno de

Tachymenis peruviana assimilis  (Jan) (Ophidia). Bol. Chile. Parasitol. 20:

98-103.

55. Strydom, A., D. Botes. 1971. Snake venom toxins. Purification, properties and complete amino acid sequence of two toxins from Ringhals (Hemachatus haemachatus ) venom. J. Biol. Chem. 246(5): 1341-1349.

56. Strydom, D. 1973. Snake venom toxins. Structure–function relationships and phylogenetics. Comp. Biochem. Physiol. 44B: 269-281.

57. Takahashi, T., A. Ohsaka. 1970. Purification and characterization of a proteinase in the venom of Trimeresurus flavoviridis . Complete separation of 

the enzyme from hemorrhagic activity. Biochim. Biophys. Acta. 198: 293-307.

58. Tu, A., B. Hong. 1971. Purification and chemical studies of a toxin from the venom of Lapemis hardwickii (Hardwick’s sea snake). J. Biol. Chem. 246(9):

(36)

59. Vest, D. 1981. The toxic Duvernoy’s secretion of the wandering garter snake

Thamnophis elegans vagrans . Toxicon. 19(6): 831-839.

60. Weinstein, S., K. Kardong. 1994. Properties of Duvernoy’s secretion from opisthoglyphous and aglyphous colubrid snakes. Toxicon. 32(10): 1161-1185.

61. Yang, C., H. Yang and R. Chiu. 1970. The position of disulfide bonds in cobrotoxin. Biochim. Biophys. Acta. 214: 355-363.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :