EL AHORRO. Mercados financieros. Introducción. Bloque 1

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Por nuestra experiencia sabemos que el ahorro es uno de los indicadores de la salud de una

economía y que su dimensión tiene notable importancia para las economías particulares,

empresariales o de una nación.

El ahorro es el excedente sobre el consumo pero; ¿sabemos cuál es la razón por la que se ahorra

más o menos y qué motivos lo fundamentan? Igualmente, una vez que se produce un excedente

de riqueza, ¿cómo se canaliza a productos especializados que la sustenten?

En el presente bloque veremos qué se entiende por ahorro, la importancia que el mismo tiene para la sociedad, qué instrumentos existen para conducirlo adecuadamente y cómo llega del ahorrador al punto de destino como medio de inversión.

(2)

La actividad productiva de las personas tiene como principal objeto la obtención de riqueza, entendiéndose como tal el recurso o recursos necesarios para el sostenimiento de la vida.

Estos recursos serán consumidos en su totalidad o bien generarán excedentes, pudiendo optarse en este último caso por aumentar el consumo hasta hacerlo desaparecer o bien por acumular ese exceso. Aquí es donde encontramos el ahorro, el cual puede ser definido como la acumulación de capital generado por los excedentes de renta que se pueden producir temporal o permanentemente, es decir, la situación que se produce cuando en un ámbito existen más ingresos que gastos. La Real Academia Española de la Lengua define al ahorro como la reserva de una parte de los ingresos ordinarios, la acción de guardar dinero como previsión para necesidades futuras o el hecho de evitar un gasto o consumo mayor.

La acumulación de excedentes ha sido tradicionalmente la base de todo sistema de previsión, por rudimentario que fuese, (así, se ha acumulado grano en los silos para los años en que las cosechas fueran deficientes, se han construido embalses para los años de sequía, almacenado pieles para cuando la caza fuera escasa,…) al objeto de que los mismos se utilizasen en el momento en que las necesidades de consumo superasen al producto de la actividad humana.

Desde que el dinero se constituyó en el medio de cambio de toda relación económica apareció la posibilidad de acumularlo, convirtiéndose en el instrumento principal para la canalización del ahorro; el sistema financiero es el medio para lograrlo.

(3)

Dentro de la economía nacional, el sector privado es la fuente principal de ahorro.

A modo de ejemplo para conocer su importancia podemos comentar que la capacidad productiva de una empresa compromete una serie de recursos, los cuales son siempre limitados, con lo que si no cuenta con capacidad financiera para acometer inversiones sufrirá problemas operativos. Por el contrario, si la empresa ha ahorrado previamente tendrá, no únicamente más recursos para aprovechar oportunidades futuras de negocio sino también una mayor capacidad para acceder al crédito.

Lo mismo que ocurre a las empresas se produce con las familias y, desde otra perspectiva, con las naciones (en sentido estricto, las naciones no deberían tener superávit ya que indicaría un exceso de carga fiscal sobre las necesidades del país; lo habitual en muchas de ellas es la existencia de déficit, el cual se cubre con la emisión de Deuda Pública). El ahorro es, en definitiva, un elemento fundamental para el incentivo de la economía y el progreso de un país.

La propensión marginal al ahorro es el porcentaje de cada unidad monetaria que se destina al ahorro (en nuestra economía, de cada euro). Dado que la renta obtenida puede ser consumida o ahorrada, la propensión marginal al ahorro está íntimamente ligada a la propensión marginal al consumo.

(4)

La tasa de ahorro de las familias depende de muchos factores, tales como si la economía se encuentra en una fase expansiva o regresiva, el nivel de endeudamiento, de la propensión al consumo (cuando la economía está en crecimiento, la misma se incrementa), de la tasa de desempleo así como de las expectativas futuras (obviamente vinculadas a la marcha de la economía). Aunque, generalmente, en términos cuantitativos el volumen del ahorro de las familias crece cuando lo hace la economía, el porcentaje de renta disponible dedicado al mismo dependerá de la combinación de los diferentes factores que hemos enumerado.

En España y desde la perspectiva de las familias, ilustramos la evolución de la tasa de ahorro (porcentaje de ahorro sobre la renta disponible) y del PIB mediante los siguientes gráficos…

(5)

Como hemos visto, existen determinadas unidades económicas que disponen de excesos de recursos mientras otras presentan déficit. Para que el dinero fluya de unas a otras se precisa de la existencia tanto de productos que lo sustenten como de espacios donde los mismos puedan intercambiarse; en sentido metafórico, sería como disponer de unos vehículos que puedan transportarlo así como de unas vías sobre las cuales los mismos puedan circular.

Los activos financieros son los “vehículos” donde se transporta el ahorro, entendiéndose como tales a los títulos por los que un comprador, con la entrega de su ahorro, adquiere el derecho a recibir un ingreso futuro de parte del vendedor. Existen diferentes tipo de activos financieros, como por ejemplo los préstamos, las acciones, los bonos o los depósitos bancarios, teniendo cada uno de ellos unas características propias tales como su capacidad para hacerse líquidos con rapidez así como su seguridad.

Los mercados financieros son las “vías” sobre las que circulan los vehículos (los activos financieros) donde se transporta el ahorro. Se trata de aquel entorno en el que se realizan los intercambios de activos financieros, estableciéndose para ello un precio concreto afectado por las fuerzas de oferta y demanda, existiendo unos más rápidos y seguros que otros. A modo de ejemplo, son mercados financieros el mercado monetario, el de capitales o el de divisas.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :