Los tumores neuroendocrinos del tubo digestivo

Texto completo

(1)

Tumores neuroendocrinos del aparato gastrointestinal y el páncreas

Isabel Alvarado Cabrero*

RESUMEN

Esta revisión proporciona los conceptos más actuales relacionados con la patogénesis y diagnóstico histopatológico de los tumores neuroendocrinos del aparato gastrointestinal y del páncreas. Los tumores del sistema difuso de células neuroendocrinas comprenden XQJUXSRGHQHRSODVLDVFRQPRUIRORJtDVLPLODUSHURGL¿HUHQHQVXVFDUDFWHUtVWLFDVELROyJLFDVSURQyVWLFDV\DVSHFWRVPROHFXODUHV(QHO FRPSDUWLPLHQWRJDVWURHQWHURSDQFUHiWLFRVHFODVL¿FDQFRPRWXPRUHVQHXURHQGRFULQRVELHQGLIHUHQFLDGRVFDUFLQRPDVGHEDMRJUDGRR FDUFLQRPDVSRFRGLIHUHQFLDGRV/RVWXPRUHVHQGRFULQRVSDQFUHiWLFRVVRQUHODWLYDPHQWHUDURVUHSUHVHQWDQDGHWRGDVODVQHRSODVLDV de este órgano y la mayor parte son bien diferenciados.

Palabras clave: aparato gastrointestinal, páncreas, tumores neuroendocrinos.

ABSTRACT

This review provides an update on the pathogenesis and histopathological diagnosis of neuroendocrine tumors of the gastrointestinal tract. The tumors of the diffuse neuroendocrine system are a group of neoplasms sharing uniformly appearing cells which differ from each other LQWKHLUELRORJ\SURJQRVLVDQGJHQHWLFV,QWKHJDVWURLQWHVWLQDOFRPSDUWPHQWWKH\DUHFODVVL¿HGDVZHOOGLIIHUHQWLDWHGQHXURHQGRFULQHWXPRUV or carcinomas and poorly differentiated neuroendocrine carcinomas. On the other hand, pancreatic endocrine tumors are relatively rare, FRPSULVLQJRQO\DERXWRISDQFUHDWLFWXPRUVDQGWKHYDVWPDMRULW\RIWKHPDUHZHOOGLIIHUHQWLDWHGWXPRUV

Key words: gastrointestinal tract, pancreas, neuroendocrine tumors.

Revista latinoamericana

Artículo de revisión

* Jefa del Servicio de Patología, Hospital de Oncología, Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS.

Correspondencia: Dra. Isabel Alvarado Cabrero. Servicio de Pato-logía, Hospital de OncoPato-logía, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Avenida Cuauhtémoc 330, colonia Doctores, CP 06720, México, DF. Correo electrónico: isa98@prodigy.net.mx

Recibido: abril, 2009. Aceptado: mayo, 2009.

Este artículo debe citarse como: Alvarado-Cabrero I. Tumores neu-roendocrinos del aparato gastrointestinal y el páncreas. Patología Rev Latinoam 2009;47(3):213-9.

La versión completa (y a color) de este artículo también está dis-ponible en: www.nietoeditores.com.mx

L

os tumores neuroendocrinos del tubo digestivo UHSUHVHQWDQ PHQRV GH  GH WRGDV ODV QHR-plasias del aparato gastrointestinal y derivan de las células del sistema endocrino difuso gastrointestinal.1,2

El sistema endocrino difuso gastrointestinal es el más extenso de toda la economía y produce más de 30 hormonas. Las células producen péptidos y aminas que regulan la motilidad y digestión, además de ayudar a la vigilancia inmunológica. A pesar de la amplia gama de

tipos celulares, sólo unos cuantos dan lugar a la formación de neoplasias.3

La mayor parte de estas neoplasias son bien diferen-ciadas y su diagnóstico se establece con relativa facilidad, mediante microscopia de luz e inmunohistoquímica, pero una pequeña proporción puede representar un problema de diagnóstico.

CARACTERÍSTICAS DE LAS CÉLULAS NEUROENDOCRINAS

Las células neuroendocrinas tienen función endocrina, paracrina y de neurotrasmisores, por ello es mejor deno-minarlas neuroendocrinas en vez de endocrinas.4 Dichas

células constituyen un sistema complejo que regula di-versas funciones, como la actividad hormonal (gastrina, secretina y colecistoquinina), y son secretadas a la sangre para alcanzar sus blancos de acción (estómago, páncreas y vesícula biliar). Las neuronas interactúan con las células endocrinas; estas últimas intervienen en la función de las primeras. La respuesta inmunitaria altera la función QHXUDO\HQGRFULQD\DVXYH]pVWDVPRGL¿FDQODIXQFLyQ inmunológica.

(2)

PATOGÉNESIS DE LOS TUMORES NEUROENDOCRINOS DEL APARATO GASTROINTESTINAL

Los tumores neuroendocrinos del aparato gastrointestinal VRQQHRSODVLDVFX\RVSDWURQHVGHGLIHUHQFLDFLyQUHÀHMDQ la distribución de células neuroendocrinas localizadas, normalmente, en determinada topografía. Cuando se originan de células endocrinas diferenciadas, de células precursoras destinadas a la diferenciación endocrina o de células madre epiteliales, la expresión de citoqueratinas y CDX2, en la mayor parte de estas neoplasias, sugiere su origen a partir de una célula epitelial precursora.5

La mayor parte de los tumores neuroendocrinos del intestino delgado y grueso son esporádicos, pero algunos, principalmente los de células similares a las enterocroma-¿QHVGHOHVWyPDJRVHRULJLQDQHQXQIRQGRGHKLSHUSODVLD de células endocrinas, mientras que otros, como los duo-denales de células G y D (productores de gastrina y somatostatina, respectivamente), pueden originarse de algún “síndrome de neoplasia endocrina múltiple” o de XQDQHXUR¿EURPDWRVLVWLSR6

La multifocalidad tumoral es el factor más importante cuando existe un fondo de hiperplasia de células endo-crinas, como en los tumores gástricos que ocurren por un cuadro de hipergastrinemia, o en los duodenales de células G que aparecen en el síndrome de neoplasia endocrina múltiple. Sin embargo, la multifocalidad también puede RFXUULU HQ ORV WXPRUHV GH FpOXODV HQWHURFURPD¿QHV GHO intestino delgado, cuando no existe algún antecedente de importancia. Las neoplasias ileales multifocales se expre-san en pacientes más jóvenes que los tumores solitarios y tienen un peor pronóstico.7

Existen diferentes tipos de células endocrinas, cuya frecuencia varía de acuerdo con cada órgano:

‡ &pOXODVHQWHURFURPD¿QHV

‡ &pOXODVVLPLODUHVDODVHQWHURFURPD¿QHV ‡ &pOXODV/RSURGXFWRUDVGHHQWHURJOXFDJyQ ‡ &pOXODV*RSURGXFWRUDVGHJDVWULQD ‡ &pOXODV'RSURGXFWRUDVGHVRPDWRVWDWLQD

Según la topografía u órgano es el tipo de células en-docrinas que predominan (cuadro 1).8

HIPERPLASIA DE CÉLULAS NEUROENDOCRINAS

/DKLSHUSODVLDGHFpOXODVQHXURHQGRFULQDVVHUH¿HUHDOD proliferación no neoplásica de las mismas (más de dos

YHFHVHOQ~PHURQRUPDO 6HRULJLQDHQFRQGLFLRQHVLQÀD-PDWRULDVFUyQLFDVFRPRJDVWULWLVFUyQLFDDWUy¿FDJDVWULWLV porHelicobacter

pyloriHQIHUPHGDGFHOtDFDHLQÀDPDWR-ria crónica; también es una complicación secundapyloriHQIHUPHGDGFHOtDFDHLQÀDPDWR-ria al tratamiento con supresores del ácido gástrico, los cuales producen hipergastrinemia crónica.9

La hiperplasia simple o difusa (fase más temprana) se distingue por incremento difuso en las células neuroendo-crinas, distribuidas en forma individual o en acumulaciones de dos a tres células por glándula; las células pueden estar aumentadas de tamaño, particularmente en el tercio infe-rior de la mucosa.10

La hiperplasia micronodular consiste en un nido sólido de células neuroendocrinas, de 100 a 150 μm de diámetro mayor (diámetro de una glándula gástrica).

La hiperplasia adenomatoide se trata de un agregado de cinco o más lesiones micronodulares interglandulares; cada una contiene una membrana basal intacta. Conforme aumenta de tamaño cada micronódulo, rompe la membrana basal y las células desarrollan atipia citológica, con aumen-to de la relación núcleo-ciaumen-toplasma, por lo que adquieren un aspecto displásico.

La displasia establece el límite entre la hiperplasia y la neoplasia.

El estadio de “carcinoide” se distingue por crecimien-WRV QRGXODUHV LQ¿OWUDQWHV TXH PLGHQ PiV GH  PP GH diámetro.11

Por lo general, la hiperplasia de células neuroendocri-nas no se sospecha ni es aparente desde el punto de vista endoscópico o macroscópico.

MORFOLOGÍA12

Las células neuroendocrinas son típicamente poligonales, con cromatina más gruesa que la de células neuroendo-Cuadro 1. Tipo de células neuroendocrinas y topografía

Órgano Tipo de Célula

Estómago Células enterocromafines, células si-PLODUHV D ODV HQWHURFURPD¿QHV FpOXODV productoras de gastrina

Duodeno &pOXODVHQWHURFURPD¿QHVFpOXODVSURGXF-toras de somatostatina

Yeyuno e íleon &pOXODVHQWHURFURPD¿QHV Intestino grueso &pOXODVHQWHURFURPD¿QHV

(3)

crinas benignas. Las características citológicas de los tumores neuroendocrinos no tienen variación de acuerdo con la célula de origen.

Es imposible distinguir la célula de origen de los tumo-res neuroendocrinos por microscopia de luz.

/DVPLWRVLV\HOSOHRPRU¿VPRFHOXODUVRQUDURVHQHVWH tipo de tumores. Sus aspectos morfológicos característicos VRQ PRQRPRU¿VPR XQLIRUPLGDG HQ HO WDPDxR GH ODV células y núcleos sin atipia. Así mismo, algunos de sus patrones de crecimiento pueden ser particulares.

PATRONES DE CRECIMIENTO13

Tipo A: insular o en nidos

Las células crecen en islas o nidos grandes o pequeños, DOJXQDV YHFHV FRQ HPSDOL]DGDV SHULIpULFDV ¿JXUD   Este patrón es común en los tumores de células entero-FURPD¿QHV

Figura 1. (A) Tumor neuroendocrino con patrón insular. (B) Células homogéneas sin atipia nuclear.

A B

Tipo B: patrón de crecimiento trabecular

Las células crecen en cordones largos, con el espesor de XQDFpOXOD\HQRFDVLRQHVIRUPDQ³IHVWRQHV´ ¿JXUD  Algunas veces los cordones pueden ser cortos y remedar XQFDUFLQRPDLQ¿OWUDQWHGHODPDPD

Las células no muestran atipia, las mitosis son raras y la necrosis está ausente o es mínima. La cantidad de estroma es variable.

Tipo C: patrón de crecimiento acinar

Incluyen células poligonales que forman estructuras sólidas, con pseudoluces que contienen secreción o cal-FL¿FDFLRQHV(VWHSDWUyQGHFUHFLPLHQWRHVFDUDFWHUtVWLFR de las células D.

Tipo D: patrón de crecimiento poco diferenciado

Este patrón muestra las características nucleares de un tumor neuroendocrino, pero sin un patrón de crecimiento

(4)

organizado. Por lo general, muestran una relación núcleo-citoplasma de 1:1. En esta categoría son malignos los tumores (carcinoma neuroendocrino).

NOMENCLATURA DE LOS TUMORES

NEUROENDOCRINOS14

Los tumores funcionantes (secretan cantidades medibles GHKRUPRQDVDFWLYDV VHFODVL¿FDQVHJ~QHOWLSRHVSHFt¿FR de célula que produce la hormona (por ejemplo, gastrino-ma, somatostatinoma). De manera contraria, los tumores no funcionantes se denominan tumores neuroendocrinos. Cuando una neoplasia muestra intensa expresión de gas-trina por inmunohistoquímica, pero no es clínicamente funcionante, no se considera gastrinoma.

Los tumores neuroendocrinos varían desde un tumor carcinoide hasta un carcinoma de células pequeñas. Se FODVL¿FDQ GH DFXHUGR FRQ VX ORFDOL]DFLyQ FRQWUDSDUWH celular normal y conducta biológica. Los tumores mixtos HQGRFULQRV\JODQGXODUHV VHFODVL¿FDQHQIRUPDVHSDUDGD y no se consideran en esta revisión.

El término “tumor carcinoide”

El término tumor carcinoide, como lo utiliza por lo general el patólogo, comprende un amplio espectro de neoplasias que se originan a partir de diversos tipos de células neuroendocrinas; sin embargo, es claro que no todos los tumores carcinoides gastrointestinales son los PLVPRV VLQR TXH FDGD XQR UHÀHMD ORV SURGXFWRV TXH secretan y las células de las cuales se originan. Así, los Figura 2. Tumor neuroendocrino con patrón de crecimiento tra-becular.

³FDUFLQRLGHV´JiVWULFRVGL¿HUHQGHORVLOHDOHV\pVWRVDVX vez, de los apendiculares. Se ha sugerido agrupar a estas neoplasias bajo el rubro de tumores neuroendocrinos bien diferenciados.

DESCRIPCIÓN DE LOS TUMORES

NEUROENDOCRINOS15,16

Tumores neuroendocrinos bien diferenciados *UDGR, FRQGXFWDELROyJLFDEHQLJQD

Son neoplasias no funcionantes, con núcleos no atípicos, PHQRUHVGHFP\FRQ¿QDGRVDODPXFRVDVXEPXFRVD sin angioinvasión. Aparecen en cualquier sitio del apa-rato gastrointestinal, pero son muy raros en el esófago y el ano.

Algunos ejemplos de estas neoplasias son los tumores GHFpOXODVHQWHURFURPD¿QHVXELFDGDVHQHOFXHUSRRIRQGR gástrico, que por lo general son múltiples y se asocian FRQ JDVWULWLV FUyQLFD DWUy¿FD R VtQGURPH GH QHRSODVLD endocrina múltiple.

*UDGR,, SRWHQFLDOPDOLJQRLQFLHUWR

Son tumores no funcionantes, sin atipia, que miden de 1 DFP\HVWiQFRQ¿QDGRVDODPXFRVDVXEPXFRVD3XHGH haber angioinvasión (no permitida en yeyuno-íleon). En este grupo se encuentran los tumores de células enterocro-PD¿QHVDVRFLDGRVFRQJDVWULWLVFUyQLFDDWUy¿FDVtQGURPH de neoplasia endocrina múltiple o tumores productores de serotonina.

Carcinoma neuroendocrino bien diferenciado *UDGR,,, EDMRJUDGRGHPDOLJQLGDG 

Son neoplasias no funcionantes, sin atipia citológica, ma-yores de 2 cm de diámetro mayor, con o sin angioinvasión \H[WHQVLyQPiVDOOiGHODVXEPXFRVD ¿JXUD 7RGRV los tumores funcionales bien diferenciados de cualquier tamaño se incluyen en esta categoría. Por lo general, son esporádicos, no funcionantes y en algunas ocasiones se DVRFLDQFRQJDVWULWLVFUyQLFDDWUy¿FD

Carcinoma neuroendocrino poco diferenciado *UDGR,9 DOWRJUDGR 

Son neoplasias poco diferenciadas, funcionantes o no, de células de tamaño intermedio a pequeñas. Otros nombres SDUD FODVL¿FDU HVWRV WXPRUHV VRQ FDUFLQRPD GH FpOXODV pequeñas o carcinoma de células avenulares.

(5)

Figura 4. Tumor neuroendocrino gástrico (A y B) con intensa po-sitividad a la cromogranina.

Carcinomas mixtos exocrino-endocrino

Esta categoría incluye todos los tumores combinados.

MARCADORES DE INMUNOHISTOQUÍMICA17,18

Los marcadores de diferenciación endocrina ampliamente distribuidos en los laboratorios de patología son:

1) Marcadores citoplásmicos o de membrana celular:

LQFOX\HQODHQRODVDQHXURQDOHVSHFt¿FD (1( HO3*3 9.5, el CD56, entre otros. Estos marcadores tienen alta VHQVLELOLGDG SHUR UHODWLYDPHQWH EDMD HVSHFL¿FLGDG porque además de expresarse en tumores endocrinos, también lo hacen en otras neoplasias de diferenciación neural o melanocítica, y en otro tipo de neoplasias no endocrinas.

2) Marcadores asociados con vesículas pequeñas:

in-FOX\HODVLQDSWR¿VLQDODFXDOHVPiVHVSHFt¿FDTXH los marcadores del grupo previo; también muestra alta sensibilidad. Debido a que se expresan en forma independiente a la coexistencia de gránulos neurose-cretores, resultan útiles en los tumores poco diferen-ciados.

3) Marcadores asociados con gránulos secretores:

comprenden a la cromogranina A, B, C y CD57 (Leu-7); tienen alta especificidad y baja sensibi-lidad, pues su expresión varía entre los diferentes tipos de células endocrinas y también depende de la cantidad de gránulos secretores; por tanto, no siempre son positivos en los tumores poco diferen-ciados (figura 4).

Figura 3. Carcinoma neuroendocrino de colon con invasión hacia la capa muscular propia.

A

(6)

4) 0DUFDGRUHVKRUPRQDOHVSpSWLGRHVSHFt¿FRVLQFOX\HQ

la serotonina, somatostatina y gastrina. Estos marca-GRUHVSXHGHQVHUEDVWDQWHHVSHFt¿FRVVyORFXDQGRODV células evaluadas los producen.

TUMORES ENDOCRINOS PANCREÁTICOS19,20

Las neoplasias endocrinas pancreáticas constituyen un grupo de tumores con características histológicas y clíni-cas distintivas, que incluyen gran variedad de síndromes SDUDQHRSOiVLFRVPHGLDGRVSRUSpSWLGRV(QWUH\GH los tumores pancreáticos con relevancia clínica son de tipo endocrino; sin embargo, en el estudio microscópico, los microadenomas son, por lo general, hallazgos de autop-sia. La mayor parte de las neoplasias endocrinas, en esta topografía, son tumores de grado bajo a intermedio. Esta categoría se denomina, en ocasiones, “neoplasia endocrina diferenciada”. Sólo en algunas ocasiones se originan car-cinomas endocrinos poco diferenciados en el páncreas.

Los tumores endocrinos pancreáticos son relativamente UDURVFRPSUHQGHQDOUHGHGRUGHDGHWRGRVORVWX-mores pancreáticos, con incidencia de 1 a 5 por año, por cada millón de habitantes.

Los tumores endocrinos pancreáticos se clasifican de diferentes formas según su grado, tamaño y estado funcional. La mayor parte corresponde a la categoría de neoplasias bien diferenciadas; sólo en algunas oca-siones se expresan en el páncreas tumores agresivos y poco diferenciados (carcinoma de células pequeñas o grandes).

Dentro de la categoría de tumores bien diferenciados, la mayor parte de los tumores endocrinos pancreáticos son malignos y sólo el grupo de neoplasias que mide menos de 0.5 cm, como los “microadenomas endocrinos”, tiene comportamiento benigno.

Los tumores endocrinos pancreáticos bien diferenciados VH VXEFODVL¿FDQ FRQ EDVH HQ OD SUHVHQFLD R DXVHQFLD GH algún síndrome clínico paraneoplásico endocrino asociado con grupos funcionantes y no funcionantes. Los tumores endocrinos pancreáticos funcionantes incluyen los insu-linomas, glucagonomas, somatostatinomas, gastrinomas, VIPomas (vasoactive intestinal peptide), etc. El tumor

endocrino pancreático no asociado con algún síndrome clínico se denomina tumor endocrino pancreático no funcionante (cuadro 2).

Características patológicas

0LFURDGHQRPDVHQGRFULQRVSDQFUHiWLFRV

Son lesiones que miden menos de 0.5 cm y por lo general son un hallazgo de autopsia. Desde el punto de vista histo-lógico, son similares a los tumores endocrinos pancreáticos de mayor tamaño, con nidos y trabéculas constituidos por células homogéneas entre sí, sin atipia ni mitosis.

1HRSODVLDVHQGRFULQDVSDQFUHiWLFDVELHQ GLIHUHQFLDGDV

Se distinguen por proliferación de células redondas, uni-formes, con cantidad moderada de citoplasma y núcleo con cromatina en “sal y pimienta”. Estas células suelen disponerse en nidos separados por vasos pequeños y pue-den formar trabéculas o pseudorrosetas. El estroma puede ser escaso o abundante, pero rara vez desmoplásico. Las ¿JXUDV PLWyVLFDV VRQ SRFR IUHFXHQWHV SHUR FXDQGR VH encuentran con relativa facilidad, debe iniciarse su conteo cuidadoso, porque dichas neoplasias no deben tener más GHGLH]¿JXUDVPLWyVLFDVSRUGLH]FDPSRVDVHFRIXHUWH/D necrosis es rara y por lo general es de tipo isquémico.

&DUFLQRPDVQHXURHQGRFULQRVGHDOWRJUDGR

Los carcinomas neuroendocrinos pancreáticos de alto JUDGRVRQSRFRIUHFXHQWHVSXHVUHSUHVHQWDQPHQRVGH de las neoplasias endocrinas que afectan a este órgano. En el estudio microscópico se observan células con núcleos JUDQGHV\SOHRPyU¿FRV FDUFLQRPDQHXURHQGRFULQRGHFp-lulas grandes), pero en algunas ocasiones muestran céJUDQGHV\SOHRPyU¿FRV FDUFLQRPDQHXURHQGRFULQRGHFp-lulas Cuadro 2 &ODVL¿FDFLyQ GH ODV QHRSODVLDV HQGRFULQDV GHO SiQ-creas

Microadenoma endocrino

Neoplasia endocrina pancreática bien diferenciada Insulinoma

Glucagonoma Somatostatinoma Gastrinoma VIPoma

Neoplasias endocrinas pancreáticas no funcionantes Carcinoma endocrino poco diferenciado

&DUFLQRPDGHFpOXODVSHTXHxDV

Carcinoma de células grandes poco diferenciado Carcinomas endocrinos mixtos

Carcinoma mixto ductal-endocrino Carcinoma mixto acinar-endocrino Carcinoma mixto acinar-ductal-endocrino

(7)

pequeñas; su morfología es similar a la de los carcinomas de este tipo que aparecen en el pulmón.

6RQ QHRSODVLDV LQ¿OWUDQWHV TXH FRQWLHQHQ QXPHURVDV ¿JXUDV PLWyVLFDV PiV GH GLH] SRU GLH] FDPSRV D VHFR fuerte). Son muy agresivos, con amplia diseminación y curso clínico mortal.

REFERENCIAS

1. Modlin IM, Lye KD, Kidd M. A 5-decade analysis of 13,715 carcinoid tumors. Cancer 2003;97:934-59.

2. Maggard MA, O´Connell JB, Ko CY. Updated population based review of carcinoid tumors. Ann Surg 2004;240:117-22. 3. Creutzfeldt W. Historical background and natural history of

carcinoids. Digestion 1994:55(Suppl. 3):3-10.

4. Kloppel G. Pathology and nomenclature of human gastroin-testinal neuroendocrine (carcinoid) tumors and related lesions. World J Surg 1996;20:132-41.

5. Barbareschi M, Roldo C, Zamboni G, et al. CDX-2 homeobox gene product expression in neuroendocrine tumors: its role as a marker of intestinal neuroendocrine tumors: Its role as a marker of intestinal neuroendocrine tumors. Am J Surg Pathol 2004;28:1169-76.

6. van Eeden S, Offerhaus GJA. Historical, current and future perspectives on gastrointestinal and pancreatic endocrine tumors. Virchows Arch 2006;448:1-6.

7. Anlauf M, Perren A, Meyer CL, Schmid S, et al. Precursor lesions in patients with multiple endocrine neoplasia type 1-associated duodenal gastrinomas. Gastroenterology 2005;128:1187-98.

8. Prinz C, Zanner R, Gratzl M. Physiology of gastric enterochro-PDI¿QOLNHFHOOV$QQX5HY3K\VLRO

9. Hage E, Hendel L, Gustafsen J, Hendel J. Histopathology of the gastric oxyntic mucosa in two different patients groups during long-term treatment with omeprazole. Eur J Gastroenterol Hepatol 2003;15:781-9.

10. Muller J, Kirchner T, Muller-Hemerlink HK. Gastric endocrine cell hyperplasia and carcinoid tumors in atrophic gastritis type A. Am J Surg Pathol 1987;11:909-17.

11. Abraham SC, Carney JA, Ooi A, Choti MA, Argani P. Aclor-hydria, parietal cell hyperplasia, and multiple gastric carcinoids: a new disorder. Am J Surg Pathol 2005;29:969-75.

12. Kloppel G. Tumor biology and histopathology of neuroen-docrine tumours. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2007;21:15-31.

13. Kloppel G, Clemens A. The biological relevance of gastric neuroendocrine tumors. Yale J Biol Med 1996;69:69-74. 14. Solcia E, Kloppel G, Sobin LH, Capella C, et al.

Histopatholo-gical typing of endocrine tumors. World Health Organisation LQWHUQDWLRQDOKLVWRORJLFDOFODVVL¿FDWLRQRIWXPRUV%HUOLQst ed.

Heidelberg: Springer-Verlag, 2000;pp:61-68.

15. William GT. Endocrine tumours of the gastrointestinal tract- selected topic. Histopathology 2007;50:30-41.

16. Stephenson TJ. Prognostic and predictive factors in endocrine tumours. Histopathology 2000;48:629-43.

 &DSHOOD&+HLW]38+RÀHU+6ROFLD(.ORSSHO*5HYLVHG FODVVL¿FDWLRQRIQHXURHQGRFULQHWXPRXUVRIWKHOXQJSDQFUHDV and gut. Virchows Arch 1995;425:547-60.

18. Jakobsen AM, Ahlman H, Wangberg B, Kolby L, et al. Expres-sion of synaptic vesicle protein 2 (SV2) in neuroendocrine tumours of the gastrointestinal tract and pancreas. J Pathol 2002;196:44-50.

19. Heitz PU. Pancreatic endocrine tumors. In: Kloppel G, Heitz, editors. Pancreatic pathology. 1st ed. Edinburgh: Churchill

Livingstone, 1984;p:206.

20. Rindi G; Capella C, Solcia E. Cell biology, clinicopathological SUR¿OHDQGFODVVL¿FDWLRQRIJDVWURHQWHURSDQFUHDWLFHQGRFULQH tumors. J Mol Med 1998;76:413-20.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...