PLAN DE CENTRO Proyecto Educativo Plan de Convivencia

Texto completo

(1)

9. PLAN DE CONVIVENCIA.

9.1. PRINCIPIOS GENERALES DE LA CONVIVENCIA.

El Plan de Convivencia se convierte en el documento del Proyecto Educativo que debe regular uno de los aspectos más importantes de un centro educativo de Secundaria como es la CONVIVENCIA. En este documento básico se debe establecer, por una parte, un proceso de mejora de la situación y del clima del Centro y, por otra, se deben fijar qué objetivos, instrumentos, mecanismos, recursos y medidas se van a desarrollar en el mismo, partiendo del diagnóstico y análisis de la situación.

Es indudable que todo Plan de Convivencia debe basarse en una serie principios teóricos: libertad y tolerancia para alcanzar una ciudadanía democrática, prevención de conflictos, etc.; pero no es menos cierto que debe tener muy en cuenta realidades sociales y organizativas de los centros que, a veces, chocan en la práctica con aquellos: poca participación de la Comunidad Educativa, falta de recursos humanos y materiales, fracaso de estrategias, rechazo a todo compromiso escolar, etc. Sin duda, el establecer la relación adecuada entre ciertos principios teóricos y la práctica diaria es uno de los retos de todo plan que intente enfrentarse a los problemas de convivencia de un centro educativo.

Los cambios sociales y educativos han ido configurando una realidad muy compleja con una serie de situaciones muy variadas que inciden en el desarrollo de la tarea de los centros. De esta manera, no cabe duda de que la mayor diversidad social y de niveles educativos del alumnado, las diferencias socioculturales y económicas, las muy variadas estructuras familiares, los currículos poco adaptados a realidades y a un alumnado de orígenes e intereses muy diferentes, son motivos de una conflictividad que se manifiesta fundamentalmente de tres formas: mala educación (malas respuestas, desplantes, etc.), rebeldía (rechazo a la institución escolar y sus imposiciones) y agresividad (peleas, enfrentamientos entre alumnos o entre estos y su profesorado, o entre familias y profesores). De estas manifestaciones, queda claro que sólo podemos describir como violencia escolar el último tipo y los demás son consecuencias de la situación social y del sistema educativo de obligatoriedad de la enseñanza, que no va a cambiar, y que, por tanto, tenemos que asumir y corregir en la medida de nuestras posibilidades.

Por otra parte, está muy claro que las cuestiones académicas están íntimamente ligadas a las cuestiones de convivencia en los centros. Así, podemos afirmar que una atención a la diversidad bien organizada y asumida por profesorado y alumnado, una buena organización del horario con la posibilidad de agrupaciones flexibles, la coordinación del profesorado desde el punto de vista académico y de actuación en cuanto a conflictos de convivencia, una buena y planificada acción tutorial, son estrategias que van a redundar en la mejora de la convivencia en los centros al disminuir sus conflictos.

En definitiva, que para plantearse la convivencia de un centro educativo hay que tener en cuenta, por una parte, principios teóricos y la realidad diaria y, por otra, cuestiones sociales y educativas; es decir, no es nada simple, porque, además, necesita del mayor consenso posible dentro de la Comunidad Educativa.

(2)

A. Prevención. El primer objetivo de todo plan de convivencia debe ser evitar conductas contrarias a las Normas de Convivencia del centro. Para ello, se deben prevenir esas posibles conductas tanto desde el centro como desde la familia. De esta forma, las situaciones conflictivas en un centro educativo pueden atajarse y resolverse antes de que evolucionen negativamente y se conviertan en un conflicto mayor sobre el que habría que actuar de manera más enérgica. Para ello, se pondrá en marcha desde principios de cada curso el programa global de resolución positiva de conflictos.

B. Educación. El segundo objetivo es que las medidas que se adopten favorezcan el aprendizaje de toda la Comunidad, especialmente del alumnado, que es el sector más afectado por las medidas que toma el centro en cuestiones de convivencia, pero, lógicamente, también del profesorado y de las familias. Todos debemos aprender que hay conductas que no pueden permitirse y que deben ser corregidas, bien preventivamente, como dijimos anteriormente, o bien con correcciones firmes que demuestren el grado mayor o menor de gravedad de lo realizado. Pero no sólo el hecho de acción/reacción o del aprendizaje por error sirve de aprendizaje, puesto que los conflictos son una forma de enriquecimiento de la Comunidad si se actúa de forma consensuada. Así la mediación, organizada en el Centro y los compromisos firmes de las partes en conflicto, pueden ser una magnífica forma de aprendizaje por el conflicto.

C. Eficacia. El tercer objetivo es claro. Hay que evitar el conflicto y hay que solucionarlo si se plantea, ya sea con mediación, con compromisos o con correcciones; y esta solución debe ser rápida y cercana a los hechos que se quieren corregir. Las correcciones tardías, mal gestionadas y que no “cogen el toro por los cuernos” no son útiles y generan desconfianza y un cierto descontrol en el centro que no facilita la convivencia en el mismo.

9.2. DIAGNÓSTICO DEL ESTADO DE LA CONVIVENCIA EN EL CENTRO.

9.2.1. Diagnóstico del Contexto

Deberíamos distinguir entre el entorno social de la zona de la localidad donde se ubica el edificio del Centro y el del alumnado. Para el primero deberíamos utilizar el calificativo de deprimido, con graves problemas socioeconómicos en un número elevado de familias: falta de recursos, familias desestructuradas, absentismo importante, incluso en Primaria, y, por lo tanto una falta de valoración de la función educativa del Centro. Sin embargo, el contexto social del alumnado es más variado puesto que llegan alumnos de centros de primaria alejados de la zona que hemos descrito anteriormente y en bachillerato también viene un número elevado de alumnos de otro centro de la localidad que sólo tiene Secundaria.

Por lo que respecta al alumnado, nos encontramos con varios tipos de alumnos/as. Por una parte, los alumnos adscritos provienen de dos centros de Primaria distintos, uno pequeño y de alumnado, en general, sin dificultades en el desarrollo de sus capacidades, y otro mayor con alumnado que presenta dos características: un mayor absentismo por el origen sociocultural de sus familias y, en algún caso, mayores dificultades en el desarrollo de sus capacidades por ser un centro tradicionalmente de “atención preferente”.

(3)

Además de estas características, el alumnado plantea una dificultad, no concreta de este centro sino que creemos que está generalizada, como es la falta de esfuerzo y de valoración del estudio. Esta dificultad se hace más obvia, en secundaria obligatoria, con alumnos que tienen problemas de aprendizaje, a los que les cuesta trabajo aprender y no están acostumbrados a esforzarse para ello y, en bachillerato, debido a la dificultad intrínseca de ese tipo de enseñanza postobligatoria que requiere unas mayores dosis de esfuerzo y trabajo continuado y una mayor motivación personal para el estudio.

Junto a todo esto, se plantean, como en todos los centros, casos de indisciplina localizados en determinados alumnos para lo cual, junto a las medidas disciplinarias, se pueden estudiar otras posibles soluciones, como se ha puesto de manifiesto con el Plan de Medidas Preventivas.

En lo que se refiere a las familias, podemos analizar algunos aspectos. El primero de ellos es su participación en la vida del Centro. Sobre este tema podemos decir que es muy escasa, lo cual es una queja generalizada, tanto entre todos los sectores del centro como en otros institutos y centros de primaria. Salvo algunos casos de miembros del AMPA y de algunas familias más preocupadas por el centro, la presencia y participación es nula. Como en casi todos los centros la presencia se produce sólo cuando existe algún conflicto familiar con el centro. Dentro de esa escasa participación, deberíamos también mencionar, que una buena parte de las familias del entorno del Centro no valoran la función educativa del Centro y no tienen entre sus prioridades la participación y la colaboración en el Centro.

Otro aspecto es la relación con el profesorado, tanto a nivel de tutoría como de equipo directivo donde, salvo algunas -escasas- excepciones, las relaciones son cordiales. No significa esto que haya acuerdo en todos los problemas sino que existe un respeto generalizado entre las familias por la tarea docente y se le da una gran importancia a la función educadora de la familia por parte del profesorado.

Sería positivo que en el momento del primer contacto con las familias se pusiesen de manifiesto las expectativas que éstas y el profesorado tienen en cuanto al instituto y al curso que comienza, a través de dinámicas de grupo, con el objetivo de acercar y de encontrar un punto en común, implicando y teniendo en cuenta su opinión.

De esta manera sería más fácil entender la actitud de las familias y que las familias entendiesen el trabajo del profesorado, a la misma vez que se le está implicando en el desarrollo del curso.

Otra medida a poner en práctica para mejorar la relación y la implicación de la familia son los talleres de resolución positiva de conflictos y escuela de padres y madres (recogido en el plan de convivencia), ofreciendo herramientas útiles para dificultades con las que se encuentran cotidianamente).Fomentar los espacios lúdicos de encuentro con las familias facilitaría también la comunicación e implicación de éstas.

9.2.2. Diagnóstico de la Convivencia del Centro

Según el análisis elaborado por jefatura de estudios la convivencia en nuestro centro puede calificarse cualitativamente como ACEPTABLE (regular-buena); se entiende que, a pesar de los conflictos que tienen lugar, el ambiente en el que se desarrollan las actividades lectivas y no lectivas entra dentro de la normalidad, aunque debe mejorar.

El grado de conflictividad se sitúa, en una valoración cuantitativa de 0 (nada) a 10 (máximo), en torno al 4 (3,92). Causantes de este grado de conflictividad, por producirse de forma frecuente en algún nivel o en varios niveles educativos, encontramos las siguientes conductas contrarias a las normas de convivencia:

(4)

ESTAS CONDUCTAS SE OBSERVAN FUNDAMENTALMENTE EN 1º, 2º Y 3º DE ESO, SALVO LAS SEÑALADAS (*) QUE SON HABITUALES EN 4º y Bachillerato

Perturbación del normal desarrollo de las actividades de clase Impedir o dificultar el estudio a sus compañeros

Incumplimiento de las correcciones impuestas

Reiteración en un mismo curso de conductas contrarias a normas de convivencia Impedir el normal desarrollo de las actividades del centro

Juegos violentos en períodos de descanso

Reiterada actitud pública de rechazo a las Normas de convivencia Acumulación de amonestaciones y/o apercibimientos

Estar sentado/a con desidia y responder con indolencia a las indicaciones Faltas injustificadas de puntualidad *

Faltas injustificadas de asistencia a clase * Consumir alimentos y bebidas en clase

Injurias y ofensas contra un miembro de la comunidad educativa, con componentes discriminatorios en algunos casos

Hurto asimilable a conductas levemente perjudiciales en el Centro

Vejaciones o humillaciones contra un miembro de la comunidad educativa Fumar en el centro

Amenazas o coacciones a un miembro de la comunidad educativa

Deterioro grave de instalaciones o documentos del Centro, o pertenencias de un miembro de la comunidad educativa

Al analizar las posibles causas procedentes de los distintos sectores implicados, así como las posibles soluciones, podemos deducir lo siguiente:

a) Desde la Administración educativa:

 Causas:

- Variación constante de la normativa en materia de educación.

- Obligatoriedad de permanecer en un sistema excesivamente académico para un alumnado que no quiere estar en él.

- Excesiva ratio sin el personal adecuado, docente y no docente, para atender las diversas necesidades del alumnado.

 Soluciones:

- Legislación educativa estable a medio o largo plazo.

- Creación de talleres o grupos diversificados para el alumnado que no quiera continuar su formación académica y sí desee una formación profesional. - Reducción de la ratio.

- Personal especializado (no docente) para tratar los problemas de conducta. b) Desde la Administración local:

 Causas:

- Escasa capacidad solucionar el problema del alumnado absentista (continuo y discontinuo).

(5)

 Soluciones:

- Aplicación de las medidas legales y policiales a las familias que consientan el absentismo.

- Personal cualificado y suficiente para la coordinación con el centro. c) Desde la familia:

 Causas:

- Poca implicación en el proceso educativo de sus hijos/as. - Poca valoración del trabajo del profesorado.

- Excesivo proteccionismo o paternalismo.

 Soluciones:

- Mayor implicación en la vida del centro.

- Información continuada del profesorado, asumiendo que la educación es tarea de todos y no sólo de la escuela.

- Formación en “Escuela de Padres”. d) Desde el centro:

 Causas:

- Es receptor de problemas que no se crean en el mismo centro, sino que se producen en los ámbitos familiar y/o social.

- Falta de coordinación en la aplicación de las medidas (diferentes “respuestas” para un mismo “estímulo”), no asumiendo el compromiso general y necesario en este ámbito de la vida educativa.

 Soluciones:

- Insistir en la realización de Programas y Proyectos dirigidos a paliar los problemas sociales y familiares de un sector importante del alumnado: Plan de Acogida, proyectos de voluntariado del AMPA, agrupamientos flexibles, etc.

- Fomentar la “conciencia de comunidad” entre el profesorado: todos somos “responsables” de la mejora de la convivencia, por lo que todos debemos actuar de forma igual ante un mismo hecho o conducta.

e) Desde el alumnado:

 Causas:

- Desinterés por su formación escolar.

- Falta de responsabilidad en sus propios actos. - Falta de respeto por el trabajo de los demás. - Falta de educación básica en su comportamiento.

 Soluciones:

- Otras salidas educativas para el alumnado que no quiera continuar sus estudios: talleres, diversificación,…

- Formación en “habilidades sociales” (responsabilidad, asertividad y respeto al otro) con personal especializado no docente.

- Medidas disciplinarias inmediatas y eficaces para el alumnado reincidente en conductas contrarias a las normas de convivencia.

- Información constante a las familias. f) Por la práctica docente del profesorado:

(6)

- Falta de autoridad.

- Programaciones oficiales alejadas de las necesidades de cierto tipo de alumnado.

- Falta de recursos en la solución de conflictos.

- Descoordinación a la hora de aplicar las medidas oportunas. - Alejamiento de los problemas sociales y/o familiares del alumnado.

 Soluciones:

- Disminución de la ratio para facilitar las adaptaciones y el control y conocimiento del alumnado.

- Formación efectiva en solución de conflictos.

- Programaciones realistas en las que se incida en la adquisición de las competencias básicas, especialmente en las competencias social y ciudadana y para la autonomía e iniciativa personal.

- Unanimidad a la hora de aplicar las medidas.

- Mayor conocimiento de la realidad social del alumnado en las reuniones de los equipos docentes.

- Existencia del coordinador/a del plan de convivencia. 9.3. OBJETIVOS

A partir del análisis expuesto anteriormente, que recoge de la forma más objetiva posible la realidad de la convivencia en nuestro centro, podemos fijar los siguientes objetivos de este Plan de convivencia; estos objetivos están expresados de forma abierta y flexible para poder ser adaptados a las posibles necesidades que surjan.

1. Concienciar y sensibilizar, a toda la comunidad educativa y a las distintas administraciones implicadas, de la importancia de una adecuada convivencia escolar y de los procedimientos para mejorarla.

2. Fomentar la necesidad de coordinación de todo el profesorado en los procedimientos de prevención y corrección de las conductas contrarias a las normas de convivencia.

3. Promover los valores y las actitudes que potencien, en el alumnado, la asunción de las consecuencias de sus actos en la vida del centro, así como el respeto hacia el trabajo del resto de la comunidad educativa. Asimismo, aquellos valores que fomenten el rechazo a cualquier tipo de violencia, con especial atención a las realizadas por razones de género, racistas o xenófobas.

4. Contribuir desde el ámbito de la convivencia a la adquisición de las competencias básicas, particularmente de las competencias social y ciudadana y para la autonomía e iniciativa personal.

9.4. NORMAS DE CONVIVENCIA

(7)

1. Con el fin de garantizar, tanto el ejercicio de los derechos del alumnado como el cumplimiento de sus deberes, el reglamento de organización y funcionamiento de los institutos, a que se refiere el artículo 38 del Reglamento Orgánico de los Centros, incluirá normas de convivencia.

2. En la elaboración de estas normas se tendrán en cuenta los siguientes principios:

a) La convivencia será entendida como meta y condición necesaria para el buen desarrollo del trabajo del alumnado y del profesorado, garantizándose que no se produzca segregación del alumnado por razón de sus creencias, sexo, orientación sexual, etnia o situación económica y social.

b) La promoción de la igualdad efectiva entre alumnos y alumnas.

3. Las normas de convivencia, tanto generales del instituto como particulares del aula, concretarán los deberes y derechos del alumnado, precisarán las medidas preventivas e incluirá la existencia de un sistema que detecte el incumplimiento de dichas normas y las correcciones o medidas disciplinarias que, en su caso, se aplicarían.

B. Incumplimiento de las normas de convivencia.

1. Las correcciones y las medidas disciplinarias que hayan de aplicarse por el incumplimiento de las normas de convivencia habrán de tener un carácter educativo y recuperador, deberán garantizar el respeto a los derechos del resto del alumnado y procurarán la mejora de las relaciones de todos los miembros de la comunidad educativa.

2. En todo caso, en las correcciones y en las medidas disciplinarias por los incumplimientos de las normas de convivencia deberá tenerse en cuenta lo que sigue:

a. El alumnado no podrá ser privado del ejercicio de su derecho a la educación ni, en el caso de la educación obligatoria, de su derecho a la escolaridad.

b. No podrán imponerse correcciones, ni medidas disciplinarias contrarias a la integridad física y a la dignidad personal del alumnado.

c. La imposición de las correcciones y de las medidas disciplinarias previstas en el presente Reglamento respetará la proporcionalidad con la conducta del alumno o alumna y deberá contribuir a la mejora de su proceso educativo.

d. Asimismo, en la imposición de las correcciones y de las medidas disciplinarias deberá tenerse en cuenta la edad del alumnado, así como sus circunstancias personales, familiares o sociales. A estos efectos, se podrán recabar los informes que se estimen necesarios sobre las aludidas circunstancias y recomendar, en su caso, a los padres y madres o a los representantes legales del alumnado, o a las instituciones públicas competentes, la adopción de las medidas necesarias.

C. Gradación de las correcciones y de las medidas disciplinarias.

1. A efectos de la gradación de las correcciones y de las medidas disciplinarias, se consideran circunstancias que atenúan la responsabilidad:

a) El reconocimiento espontáneo de la incorrección de la conducta, así como la reparación espontánea del daño producido.

b) La falta de intencionalidad. c) La petición de excusas.

(8)

b) Cuando la persona contra la que se cometa la infracción sea un profesor o profesora.

c) Los daños, injurias u ofensas causados al personal no docente y a los compañeros y compañeras de menor edad o a los recién incorporados al instituto.

d) Las acciones que impliquen discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, orientación sexual, convicciones ideológicas o religiosas, discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, así como por cualquier otra condición personal o social. e) La incitación o estímulo a la actuación colectiva lesiva de los derechos de demás

miembros de la comunidad educativa.

f) La naturaleza y entidad de los perjuicios causados al instituto o a cualquiera de los integrantes de la comunidad educativa.

g) La difusión, a través de internet o por cualquier otro medio, de imágenes de conductas contrarias o gravemente perjudiciales para la convivencia, particularmente si resultan degradantes u ofensivas para otros miembros de la comunidad educativa.

D. Ámbitos de las conductas a corregir.

1. Se corregirán, de acuerdo con lo dispuesto en el ROF, los actos contrarios a las normas de convivencia realizados por el alumnado en el instituto, tanto en el horario lectivo, como en el dedicado a la realización de las actividades complementarias o extraescolares.

2. Asimismo, podrán corregirse las actuaciones del alumnado que, aunque realizadas por cualquier medio e incluso fuera del recinto y del horario escolar, estén motivadas o directamente relacionadas con el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes como tal.

9.4.2. Conductas contrarias a las normas de convivencia y su corrección.

A. Conductas contrarias a las normas de convivencia y plazo de prescripción.

1. Son conductas contrarias a las normas de convivencia las que, como tales, quedan recogidas en el ROF del centro, además de las siguientes:

a. Los actos que perturben el normal desarrollo de las actividades de la clase. b. La falta de colaboración sistemática del alumnado en la realización de las

actividades orientadas al desarrollo del currículo, así como en el seguimiento de las orientaciones del profesorado respecto a su aprendizaje.

c. Las conductas que puedan impedir o dificultar el ejercicio del derecho o el cumplimiento del deber de estudiar por sus compañeros.

d. Las faltas injustificadas de puntualidad. e. Las faltas injustificadas de asistencia a clase.

f. La incorrección y desconsideración hacia los otros miembros de la comunidad educativa.

g. Causar pequeños daños en las instalaciones, recursos materiales o documentos del centro, o en las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.

h. Permanecer en las aulas o pasillos en los periodos de recreo. i. Marcharse del centro sin permiso.

(9)

k. El incumplimiento de las medidas preventivas.

l. Poner en los tablones de anuncio del aula o del centro cualquier tipo de información que no haya sido autorizada por la dirección.

m. Traer el móvil al centro.

n. Las faltas injustificadas de puntualidad: la impuntualidad reiterada (tres por materia) será objeto de una amonestación oral (parte de incidencia); en el caso de que la impuntualidad tenga el agravante de reiteración y/o duración (más de 10 minutos sistemáticamente) podrá imponerse un apercibimiento escrito, por parte del profesor o profesora de la materia.

o. Las faltas injustificadas de asistencia a clase.: se consideran faltas injustificadas de asistencia a clase de un alumno o alumna, las que no sean excusadas de forma escrita por el alumnado, o sus representantes legales si es menor de edad: en el caso de la ESO, cada 10 horas a clase sin justificar se considerará conducta contraria a las normas; en BTO, el doble de horas semanales que tenga cada materia. La corrección en ambos casos será de un apercibimiento escrito que impondrá el tutor/a, en la ESO, y el profesorado de la materia, en BTO; sin perjuicio de las correcciones que se impongan en el caso de las faltas injustificadas, se seguirán los criterios para la valoración de la asistencia establecidos en el centro curso, área o materia, a efectos de la evaluación y promoción del alumnado.

p. Cualquier otra que incumpla la normativa establecida en el ROF y en este plan de convivencia.

2. Las conductas contrarias a las normas de convivencia recogidas en este artículo prescribirán en el plazo de treinta días naturales contados a partir de la fecha de su comisión, excluyendo los periodos vacacionales establecidos en el correspondiente calendario escolar de la provincia.

B. Correcciones de las conductas contrarias a las normas de convivencia.

1. Por la conducta contemplada en el punto 1.4.2.A.1., se podrá imponer la corrección de suspensión del derecho de asistencia a esa clase de un alumno o alumna. La aplicación de esta medida implicará:

a) El alumno será enviado al Aula de convivencia siguiendo el protocolo establecido en este plan.

b) Deberá informarse a quienes ejerzan la tutoría y la jefatura de estudios en el transcurso de la jornada escolar sobre la medida adoptada y los motivos de la misma. Asimismo, el tutor o tutora deberá informar de ello al padre, a la madre o a los representantes legales del alumno o de la alumna. De la adopción de esta medida quedará constancia escrita en el centro.

2. Por las conductas recogidas en el apartado 1.4.2.A., distintas a la prevista en el apartado anterior, podrán imponerse las siguientes correcciones:

a) Amonestación oral: en el caso de la impuntualidad. En el Centro, la amonestación oral queda registrado mediante un parte de incidencia.

b) Apercibimiento por escrito.

- El apercibimiento por escrito será un parte de disciplina.

- Previo a los apercibimientos por escrito, se podrá corregir al alumnado con partes de incidencia, que se acumularán, de forma que tres partes de incidencia equivaldrán a un parte de disciplina.

(10)

- Los partes no prescriben, a excepción de aquellos casos en los que transcurra un mes entre la conducta contraria, la comunicación a la familia y su corrección.

- Cuando se acumulen partes, ya sea de incidencia o convivencia, el parte que cuenta para este concepto será el último impuesto, no el primero. c) Realización de tareas dentro y fuera del horario lectivo que contribuyan a la

mejora y desarrollo de las actividades del centro, así como a reparar el daño causado en las instalaciones, recursos materiales o documentos de los institutos de educación secundaria.

- Estas tareas deben realizarse en horario lectivo o por la tarde cuando el centro esté abierto oficialmente.

d) Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases por un plazo máximo de tres días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno o alumna deberá realizar las actividades formativas que se determinen para evitar la interrupción de su proceso formativo.

e) Excepcionalmente, y en el caso de lo recogido en el apartado l), la suspensión del derecho de asistencia al centro por un período máximo de tres días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno o alumna deberá realizar las actividades formativas que se determinen para evitar la interrupción de su proceso formativo.

3. Las actividades formativas que se establecen en las letras d) y e) del apartado anterior podrán ser realizadas en el aula de convivencia, de acuerdo con lo que el centro disponga en su plan de conviven

C. Órganos competentes para imponer las correcciones de las conductas contrarias a las normas de convivencia.

1. Será competente para imponer la corrección prevista en el punto 1.4.2.A.1., el profesor o profesora que esté impartiendo la clase.

2. Serán competentes para imponer las correcciones previstas en el artículo 15.2.2.b.2., además de lo ya especificado en algunas de ellas:

a. Para la prevista en la letra a), todos los profesores y profesoras del instituto. b. Para la prevista en la letra b), todo el profesorado a través del tutor o tutora del

alumno o alumna.

c. Para las previstas en las letras c) y d), el jefe o jefa de estudios.

d. Para la prevista en la letra e), el director o directora, que dará cuenta a la comisión de convivencia en las reuniones informativas trimestrales o, si se estima necesario, en reunión extraordianaria.

9.4.3. Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia y su corrección.

A. Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.

1. Se consideran conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el instituto las siguientes:

a) La agresión física contra cualquier miembro de la comunidad educativa. b) Las injurias y ofensas contra cualquier miembro de la comunidad educativa.

(11)

c) El acoso escolar, entendido como el maltrato psicológico, verbal o físico hacia un alumno o alumna producido por uno o más compañeros y compañeras de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. d) Las actuaciones perjudiciales para la salud y la integridad personal de los

miembros de la comunidad educativa del centro, o la incitación a las mismas.

e) Las vejaciones o humillaciones contra cualquier miembro de la comunidad educativa, particularmente si tienen una componente sexual, racial o xenófoba, o se realizan contra alumnos o alumnas con necesidades educativas especiales.

f) Las amenazas o coacciones contra cualquier miembro de la comunidad educativa.

g) La suplantación de la personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos académicos.

h) El deterioro grave de las instalaciones, recursos materiales o documentos del instituto, o en las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa, así como la sustracción de las mismas.

i) La reiteración en un mismo curso escolar de conductas contrarias a las normas de convivencia del instituto.

j) Cualquier acto dirigido directamente a impedir el normal desarrollo de las actividades del centro.

k) El incumplimiento de las correcciones impuestas, salvo que la comisión de convivencia considere que este incumplimiento sea debido a causas justificadas.

2. Las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el instituto prescribirán a los dos meses contados a partir de la fecha de su comisión, excluyendo los periodos vacacionales establecidos en el correspondiente calendario escolar de la provincia. D. Medidas disciplinarias por las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.

1. Por las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia recogidas en el artículo anterior, podrán imponerse las siguientes medidas disciplinarias:

a) Realización de tareas fuera del horario lectivo que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro, así como a reparar el daño causado en las instalaciones, recursos materiales o documentos de los institutos de educación secundaria.

b) Suspensión del derecho a participar en las actividades extraescolares del instituto por un período máximo de un mes. En cualquier caso, esta medida se aplicará, en el viaje final de etapa o actividad final de curso para todo el centro, a todo el alumnado que haya sido expulsado del centro por reiteración de conductas contrarias a las normas o por conducta gravemente perjudicial. Igualmente, será a criterio de los Departamentos didácticos la asistencia a actividades complementarias o extraescolares del alumnado cuya conducta haya sido objeto de corrección con apercibimientos escritos, siempre y cuando la actividad no sea imprescindible para el proceso formativo de la materia, para ello, se preverá una actividad alternativa en el centro.

c) Cambio de grupo.

d) Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases durante un periodo superior a tres días lectivos e inferior a dos semanas. Durante el tiempo que dure la

(12)

suspensión, el alumno o alumna deberá realizar las actividades formativas que se determinen para evitar la interrupción en el proceso formativo.

e) Suspensión del derecho de asistencia al instituto durante un periodo superior a tres días lectivos e inferior a un mes. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno o alumna deberá realizar las actividades formativas que se determinen para evitar la interrupción de su proceso formativo.

f) Cambio de centro docente.

2. Las actividades formativas que se establecen en las letras d) y e) del apartado anterior podrán ser realizadas en el aula de convivencia de acuerdo con lo dispuesto en este plan de convivencia.

3. Cuando se imponga la medida disciplinaria prevista en la letra e) del apartado 1, el director o directora podrá levantar la suspensión de su derecho de asistencia al centro antes del agotamiento del plazo previsto en la corrección, previa constatación de que se ha producido un cambio positivo en la actitud del alumno o alumna.

4. Asimismo, cuando se imponga la medida disciplinaria a que se refiere la letra f) del apartado 1 anterior, la Consejería competente en materia de educación garantizará un puesto escolar en otro centro docente.

E. Órgano competente para imponer las medidas disciplinarias de las conductas gravemente perjudiciales para las normas de convivencia.

Será competencia del director o directora del centro la imposición de las medidas disciplinarias previstas en el artículo anterior, de lo que dará traslado a la comisión de convivencia.

1.1.1. En lo referente al procedimiento para la imposición de las correcciones y de las medidas disciplinarias, las reclamaciones y el procedimiento específico de la medida disciplinaria de cambio de centro, se seguirá lo recogido en el ROF.

9.5. NORMAS DE AULA.

a) Procedimiento de elaboración

Si la PARTICIPACIÓN es un valor y un principio necesario para la convivencia de un centro educativo, lo es mucho más cuando se trata de la elaboración de las normas de funcionamiento de las aulas, puesto que son el ámbito donde se desarrolla por más tiempo la actividad escolar y donde la convivencia entre el alunado del aula y entre éste y el profesorado es más cercana y continuada. Por lo tanto, son los alumnos y las alumnas los que tienen que elaborar y darse sus propias reglas para sentirlas como propias y no como algo impuesto por el profesorado o por el equipo directivo. En ese proceso de elaboración autónoma juega un papel básico y fundamental la labor tutorial que debe guiar el debate y las decisiones de cada grupo.

Por lo anteriormente expuesto, se ha establecido el siguiente procedimiento de elaboración:

 Elaboración en las horas de tutoría de cada grupo un borrador de normas de aula.

 Creación de una Comisión de Normas de Aula formada por tres delegados o delegadas de curso, la Dirección y la Jefatura de Estudios. Esta Comisión

(13)

revisará las distintas normas elaboradas y creará un documento base de dichas normas.

 El documento base se votará por todo el alumnado. Si es aprobado por mayoría simple, se convertirá en el Marco General de las Normas de Aula del Centro. Si no se aprueba, se corregirá, una vez consultado el alumnado por los motivos de su negativa, y se volverá a votar el nuevo documento que será el que se apruebe.

 El Documento definitivo formará parte del Plan de Convivencia del Centro como un anexo (ANEXO 2).

b) Modificaciones a las Normas de Aula

Como es lógico, el ámbito de las normas de los grupos que tienen su propia aula, es muy variable, puesto que cada nuevo curso cambia el alumnado y el aula que puede ocupar. Por esto, cada nuevo curso, el grupo decidirá si mantiene las que tenían el curso anterior durante el mes de octubre y las modificaciones se insertarán como anexos al Plan de Convivencia.

9.6. FUNCIONAMIENTO DE LA COMISIÓN DE CONVIVENCIA.

La Comisión de Convivencia del Consejo Escolar es un órgano fundamental para un centro educativo puesto que representa los intereses de la Comunidad Educativa en relación con un tema tan importante como la convivencia. Dicha Comisión estará formada por: el Director/a del Centro, que la presidirá, e/la Jefe/a de Estudios, que hará las veces de secretario/a, dos profesores/as, dos padres-madres y dos alumnos/as. Todos ellos deben formar parte del Consejo Escolar. A estas reuniones, cuando se produzca el seguimiento y la supervisión del Plan de Convivencia, se podrán incorporarán las personas responsables de la orientación, la coeducación, la convivencia y del proyecto Escuela: espacio de PAZ del Centro

En el IES Virgen del Castillo, la Comisión de Convivencia tiene tres claras FINALIDADES: 1. La prevención de las conductas contrarias a las normas de convivencia del

Centro.

2. El análisis y estudio de las conductas contrarias a las normas de convivencia del Centro.

3. Tener una información rápida y ágil de las correcciones de las conductas muy graves contrarias a las normas de convivencia del Centro.

Siguiendo estas finalidades, la Comisión de Convivencia tendrá los siguientes OBJETIVOS: 1. Colaborar en el buen clima de convivencia del Centro.

2. Ser un elemento clave de la participación de la Comunidad Educativa en la vida del centro.

3. Buscar alternativas y recursos para solucionar problemas graves de convivencia. Teniendo en cuenta dichas finalidades y objetivos, tendrá las siguientes FUNCIONES:

1. Analizar los problemas de convivencia del Centro.

2. Analizar y proponer posibles alternativas a las correcciones. 3. Recibir información de sanciones impuestas por la Dirección.

4. Analizar casos particulares de alumnado del centro que requiera un estudio y análisis más detallado.

(14)

Para ello se realizarán tres TIPOS DE REUNIONES

1.

Informativas: para la comunicación de correcciones. Si se trata de correcciones de expulsión por tres días o por casos de reincidencia que no sean graves, podrá informarse, al menos, una vez al trimestre. Dicha información puede ser la que se exponga en el análisis de las diferentes evaluaciones en Consejo Escolar.

2.

De estudio y análisis, con dos objetivos básicos:

a.

estudio y análisis de los problemas de convivencia en el Centro

b.

estudio, análisis y diseño de estrategias de actuación y alternativas a

las correcciones para las sanciones de suspensión de asistencia a clase en ciertos casos particulares.

3.

Extraordinarias: se convocarán cuando haya un caso urgente y grave del que haya que informar.

9.7. AULA DE CONVIVENCIA

Este recurso existirá siempre que el cupo del profesorado permita su organización y gestión. Ésta será responsabilidad de quien ejerza la dirección del centro, quien decidirá el profesorado de guardia encargado de atender el aula y al alumnado que en ella se encuentre, según lo establecido en este plan. Este profesorado será el encargado de supervisar las medidas y actuaciones propuestas al alumnado, según lo indicado por quien ejerza la jefatura de estudios y el coordinador/a de convivencia.

El Aula de Convivencia debe entenderse como un instrumento de corrección y, a la vez, de prevención de conductas contrarias a las normas de convivencia. En ella será atendido, de forma individualizada, el alumnado que, como consecuencia de la imposición de una corrección o medida disciplinaria por alguna conducta contraria a las normas de convivencia o gravemente perjudicial para la misma, según lo tipificado en los artículos 36 y 37 del Decreto 327/2010 y en los artículos 33 y 36 del Decreto 328/2010, ambos de 13 de julio, sea privado de su derecho a participar en el normal desarrollo de las actividades lectivas.

Como se desprende de lo anterior, la permanencia en esta aula es ya, en sí misma, una medida correctora que, al privar al alumnado de un derecho que le corresponde, debe tener un carácter excepcional. De su adopción, deben ser informados, por el tutor/a del alumno/a, los representantes legales del alumnado. Igualmente, deberá quedar constancia escrita de la medida adoptada, siguiendo el modelo de Parte de Aula de Convivencia que como anexo se incluye.

Independientemente de estos criterios que establece la legislación actual, el Aula de Convivencia, si se tienen los recursos humanos necesarios, debe ser también un ámbito de encuentro y reflexión, no sólo de corrección, que pueda servir para reconducir, con programas y actuaciones personalizadas, las conductas contrarias a las normas de convivencia continuadas o que presenten una progresión que necesite un tratamiento específico a criterio de Orientación, Jefatura o Tutoría, con el visto bueno de la Dirección.

9.7.1. Criterios y condiciones.

A la hora de establecer los criterios que se tendrán en cuenta para aplicar este recurso, hay que diferenciar con qué carácter se aplica: como medida preventiva

(15)

corrección de una conducta a las normas de convivencia (medida disciplinaria por una conducta gravemente perjudicial para la convivencia) .

 Como medida preventiva (corrección a una conducta contraria a las Normas de Convivencia):

- Podrá imponerse al alumnado que realice actos que perturben el normal desarrollo de las actividades de clase, según lo dispuesto en el artículo 34.1.a) del Decreto 327/2010 de 13 de julio.

- Será competente para aplicarla el profesor o la profesora que esté impartiendo la clase.

- Deberá acompañarse de las actividades formativas correspondientes, que el alumnado realizará durante su permanencia en el aula. Estas actividades deberán ser adecuadas al nivel de aprendizaje del alumno o de la alumna, motivadoras y funcionales. En el caso de que no se acompañe de estas tareas, la corrección no tendrá validez y el alumno podrá volver al aula sin que se le pueda aplicar esta medida por error en la forma.

- El profesor o la profesora que aplique la medida tendrá que informar al tutor o a la tutora y a quien ejerza la jefatura de estudios, en el transcurso de la jornada escolar, sobre la medida adoptada y los motivos de la misma. El tutor o la tutora tendrá que informar a los padres o representantes legales del alumno o alumna. De la adopción de esta medida quedará constancia escrita en el centro.

- También podrá imponerse esta medida al alumnado al que se le apliquen las correcciones d) y e) del artículo 35 del Decreto 327/2010 de 13 de julio, según lo dispuesto en dicho artículo.

- Debido al carácter preventivo y excepcional de esta medida, sólo podrá aplicarse en dos ocasiones en un mismo trimestre, considerándose reiteración de conducta contraria a las normas de convivencia (conducta gravemente perjudicial para la convivencia) una tercera vez, por lo que serían de aplicación las medidas disciplinarias correspondientes.

 Como corrección a una conducta gravemente perjudicial para la convivencia. - Podrá imponerse esta medida al alumnado al que se le apliquen las medidas

disciplinarias d) y e) del artículo 38 del Decreto 327/2010 de 13 de julio, según lo dispuesto en dicho artículo.

- Será competente para su aplicación quien ejerza la Dirección del centro en los casos restantes. En cualquier caso, será oído quien ejerza la tutoría del alumno o la alumna; asimismo, se tendrán en cuenta las circunstancias atenuantes recogidas en el Decreto 327/2010 de 13 de julio. Serán informados, en trámite de audiencia, los padres o representantes legales del alumno o alumna.

- Durante el periodo de permanencia en el aula, el alumnado realizará las actividades formativas que determine su equipo docente y aquellas otras, elaboradas por el departamento de orientación, que favorezcan la reflexión sobre su conducta. Las actividades formativas deberán regirse por los criterios aprobados por el ETCP, teniendo como base los de adecuación al alumno o alumna, motivación y funcionalidad. El protocolo sobre estas actividades y el seguimiento de las mismas se recoge en anexo en este plan. - Debido al carácter extraordinario de esta medida, a su valor corrector de

(16)

salvo en aquellos casos que, a criterio de quien ejerza la dirección del centro, una vez oído el tutor o la tutora, se considere necesario.

En lo referente a las condiciones del aula, tendremos en cuenta lo siguiente:

- Será atendida por el profesorado que se determine a principios del curso escolar, según lo establecido anteriormente.

- En la medida de lo posible, se intentará que los tutores y las tutoras correspondientes puedan colaborar en la atención de su alumnado durante parte de su permanencia en la misma. El mismo criterio se tendrá en cuenta para el horario de quien ejerza la orientación en el centro.

- Las condiciones de trabajo en esta aula deben ser las idóneas para la continuidad del proceso formativo del alumnado que esté en ella; asimismo, deben posibilitar la reflexión sobre los motivos de su permanencia en ella por parte del alumno o la alumna.

- El profesor o profesora que aplique esta corrección al alumnado deberá seguir el protocolo de actuación determinado en este Plan de Convivencia - En los casos restantes, la Dirección del centro cumplirá los trámites legales

exigidos para esta medida disciplinaria.

- El alumno o la alumna que sea enviado a esta aula por un profesor o una profesora deberá llevar las tareas formativas que estos determinen; entregará estas tareas al profesorado encargado del aula, quien se ocupará de vigilar su realización.

- En esta aula deberán cumplirse las normas generales de convivencia del centro; al tratarse de una medida disciplinaria, cualquier conducta contraria a estas normas será considerada como incumplimiento de la corrección impuesta, por lo que se aplicará la corrección correspondiente a una conducta gravemente perjudicial para la convivencia.

9.7.2. Protocolo de derivación del alumnado al Aula de Convivencia.

Cuando un miembro del profesorado aplique esta medida correctora, deberá seguir el siguiente protocolo de actuación:

1. Cumplimentar el parte de expulsión al aula de convivencia en todos sus apartados; en cualquier caso, deberá figurar de forma específica y clara el nombre del alumno/a, el del profesor/a, el curso al que pertenece y las tareas que deberá realizar en el tiempo de permanencia en el aula. Igualmente, deberá detallarse lo más posible el motivo de esta corrección.

2. El alumno será acompañado por el delegado/a del grupo, o por aquel otro alumno/a que determine el profesor/a, al Aula de Convivencia, donde el delegado entregará el parte al profesor encargado del aula, quien procederá a cumplimentar el registro correspondiente.

3. El parte de expulsión será recogido por el profesorado encargado del Aula de Convivencia que allí se encuentre, quien realizará copias que entregará a Jefatura de Estudios y al tutor del alumno, dejando el original en el archivo del aula, una vez finalizada la hora de permanencia en la misma, en el transcurso de la misma jornada escolar.

4. El tutor lo comunicará por escrito a la familia a través del modelo que se establece en este Plan de Convivencia.

(17)

5. La persona que ejerza la coordinación de la convivencia será la encargada del control de la asistencia al aula por parte del alumnado, llevando la contabilidad de la misma, bajo la supervisión de la jefatura de estudio.

9.8. MEDIDAS ESPECÍFICAS PARA PROMOVER LA CONVIVENCIA, PREVENIR Y RESOLVER LOS CONFLICTOS.

Para la consecución de los objetivos se adoptarán las siguientes medidas para prevenir y resolver los conflictos, con sus respectivos procedimientos de aplicación:

a) Facilitar la información necesaria a las familias sobre todo lo relacionado con la convivencia en el centro. Esta información se transmitirá de distintas formas y en todo momento:

- Desde la dirección del centro, en las Jornadas de Acogida y en cualquier otro momento en el que sea preciso.

- Desde la tutoría: en las reuniones iniciales, en las sesiones posteriores a las evaluaciones y de los equipos docentes y, en cualquier caso, en el momento en el que se produzca un hecho que haga necesaria esta intervención. - Desde el departamento de Orientación, en cualquier momento en el que sea

requerida por la propia familia, por el tutor/a, por la dirección del centro o a iniciativa propia.

b) Fomentar la participación activa de las familias en el proceso de aprendizaje de sus hijos/as. Para ello:

- La dirección del centro, desde su jefatura de estudios, dispondrá los cauces necesarios para que las familias estén plenamente informadas del desarrollo de las Programaciones didácticas, de las medidas educativas necesarias, de las alternativas académicas del alumnado y de todos aquellos aspectos referentes al proceso de aprendizaje del alumnado.

- Igualmente, podrán realizarse compromisos pedagógicos (educativos y/o de convivencia) con las familias, según lo establecido en anexo.

- El tutor/a dedicará una hora semanal a transmitir todo lo referente a la situación académica del alumnado, así como de las medidas adoptadas o que sean necesarias.

- El departamento de orientación asesorará, según sus funciones, a las familias en todo lo necesario para que el proceso de aprendizaje de sus hijos/as sea el más adecuado.

c) Colaborar con la AMPA en todas aquellas actuaciones encaminadas a la mejora de la convivencia escolar. Estas actividades serán coordinadas por la vicedirección del centro, quien se encargará de su promoción y difusión.

d) Fomentar la participación de la Administración educativa en la mejora de la convivencia del centro. Para ello, desde su dirección, se elaborarán y se elevarán a las autoridades competentes todos aquellos planes, proyectos e informes que faciliten la adopción de medidas y la disponibilidad de recursos para la mejora de la convivencia.

(18)

e) Coordinar las acciones necesarias con la administración local encaminadas a paliar el absentismo escolar, continuo y discontinuo. En este sentido, siempre que la disponibilidad del profesorado lo permita, existirá la tutoría técnica de absentismo que se encargará, al menos en 1º y 2º de ESO, de transmitir la información necesaria a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Lebrija. Su labor será coordinada por la jefatura de estudios, quien fijará sus funciones. Por otra parte, desde la dirección del centro, se llevarán a cabo todas las medidas necesarias para elaborar actuaciones coordinadas entre los sectores implicados: centro, servicios sociales, policía local, etc.

f) Facilitar la integración del alumnado con problemas de aprendizaje y/o disciplina motivados por su situación social desfavorecida. Para ello, desde la dirección del centro se promoverán planes y programas orientados a la obtención de los recursos necesarios. Asimismo, se elaborará el plan de trabajo del educador social, en caso de disponer de esta figura, que mediará y coordinará las actuaciones encaminadas a la mejora de la situación de este alumnado, así como a una mayor implicación de las familias y de la administración local en su proceso formativo.

Desde las tutorías se propondrá, para mejorar la integración del alumnado, la dedicación de la primera semana del curso a actividades de conocimiento mutuo y cuestiones básicas tales como: explicitar expectativas, establecimiento de objetivos de funcionamiento y aprendizaje, revisión y mejora de normas del centro, elaboración de las primeras normas de cada clase, jornadas de convivencia, etc.

g) Redefinición del uso y distribución de espacios, por ejemplo, el recreo como un espacio educativo, con una distribución de espacios y actividades variadas y cooperativas (deportes cooperativos que permitan la participación de todos y todas, actividades musicales, uso de la biblioteca, etc.). Quedando prohibida, por razones de seguridad e higiene la permanencia del alumnado en pasillos y aulas durante los recreos.

h) Coordinar la aplicación de las medidas preventivas, que se especifican en el ANEXO 1 a este documento, y correctoras de las conductas contrarias a las normas de convivencia; igualmente, la unificación de los criterios en los procedimientos que hay que seguir. La dirección del centro, desde la jefatura de estudios, será la encargada de esta labor.

- El claustro de profesores/as será el órgano encargado de debatir y aprobar todas aquellas medidas preventivas que, a propuesta de la dirección del centro y de la suya propia, vayan a ser aplicadas, sin perjuicio de las funciones adjudicadas al Consejo Escolar en este sentido.

- La dirección del centro se encargará de difundir, a través de los cauces adecuados, el Plan de convivencia del centro y el ROF, una vez aprobados por los sectores implicados. En cualquier caso, los apartados relativos a las medidas preventivas y a la tipificación de las conductas contrarias a las normas de convivencia y su correspondiente procedimiento de corrección, serán entregados y explicados, de forma específica, a todos los sectores de la comunidad educativa, en los contextos adecuados: profesorado, familias, alumnado y PAS.

La revisión y continua difusión de estos documentos se realizará, a lo largo del curso, en ETCP, reuniones de tutores, claustros de profesores, consejos

(19)

escolares y todos aquellos ámbitos que se consideren oportunos por parte de la dirección del centro.

i) Mediación en la resolución de conflictos.

Corresponde a la Comisión de Convivencia, según lo establecido en el artículo 6 de la Orden de 20 de junio de 2011, la función de mediar en los conflictos planteados en el centro. En este sentido, en aquellos casos en los que la dirección lo estime oportuno, se acudirá a dicha comisión para que realice esta función. Igualmente, esta orden especifica que el procedimiento general para derivar un caso de conflicto hacia la mediación debe recogerse en el plan de convivencia del centro. Dicho procedimiento general queda establecido en anexo a este plan.

j) Desarrollar actividades lectivas, complementarias y extraescolares que potencien el hábito de trabajo, la superación personal, la asunción de responsabilidades, el respeto hacia las normas y hacia los demás.

- Desde la dirección del centro, se promoverán todas aquellas actividades y planes de trabajo encaminados a este fin, encargándose de su coordinación la vicedirección y la jefatura de estudios.

- Por parte del departamento de orientación, a través del POAT, se plantearán explícitamente las actividades dirigidas a trabajar estos aspectos. En este sentido, la tutoría será el cauce idóneo para proponer, coordinar y desarrollar las actuaciones planteadas. El grupo de alumnado mediador podrá tener un papel importante en este punto. Se plantea desde comienzo de la formación que los aspectos teóricos se intercalen con prácticas de mediación preventiva, la realización y organización de actividades de encuentro es una parte esencial de la mediación preventiva. - Actuaciones que se pondrán en práctica desde el equipo docente:

 Puesta en marcha en el aula de estrategias grupales tales como fomentar el trabajo cooperativo, desarrollar convenios de grupo, tutoría entre compañeros.

 Modos de relación y tratamiento a nuestros alumnos (consensuado por el profesor). Base: pautas de relación asertiva y respetuosa que sirvan de modelado del profesor hacia sus alumnos. Ejemplos: no gritar, saludar, preguntar al que ha faltado por qué lo ha hecho.  Unidades didácticas sobre comportamientos de cortesía y buena

educación.

- Aportaciones que se pondrán en práctica desde tutoría:

 Determinación de las normas de convivencia del aula: simples, pocas y claras (norma - corrección).

 Fomento de responsabilidad compartida. Además del delegado de grupo cada tutoría cuenta con alumnos delegados de deportes, de actividades culturales y alumnos ayudantes.

 Tutorías HHSS: asertividad, empatía, cómo hacer amigos.  Tutorías sobre valores y contravalores de la TV y la publicidad. - A través de la ETCP, se fijarán aquellas actividades formativas que redunden

en la mejora de la convivencia; estas actividades estarán recogidas en las distintas programaciones didácticas de las diferentes áreas y materias, según la normativa vigente.

(20)

- Igualmente, el Departamento de Evaluación y Formación propondrá la formación necesaria del profesorado encaminada a la mejora de su práctica docente y a la resolución de los conflictos surgidos en el aula. Esta propuesta será elevada al CEP por la Dirección del centro.

- Tendrán un tratamiento especial todas las actividades dirigidas a potenciar la igualdad sin diferencias de género, de raza o de cualquier otra circunstancia discriminatoria.

k) Planificar, según la disponibilidad de espacio y horarios de profesores, agrupamientos, adaptaciones y cuantas medidas de atención a la diversidad sean posibles.

- La dirección del centro, a la hora de realizar el agrupamiento del alumnado, tendrá como criterio principal la creación de grupos heterogéneos, evitando los agrupamientos discriminatorios del alumnado conflictivo. Este tipo de agrupamientos sólo se realizará cuando, debido a las características del alumnado implicado, se entienda que es la única opción para su continuidad en el centro y su posibilidad última de formación.

- Se realizarán agrupamientos flexibles, con los desdobles necesarios, para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumnado.

- Asimismo, se pondrán agrupar varas materias en un solo ámbito, que será impartido por un único profesor/a, con el fin de facilitar la adaptación y la atención individualizada al alumnado del centro. En este caso, el profesor/a encargado de impartir este ámbito será también, en la medida de lo posible, el tutor/a del grupo. En cualquier caso, esta medida será aprobada en reunión del ETCP por los departamentos implicados, respetando siempre la normativa vigente.

- Implantación en el centro de cualquier instrumento o recurso que ofrezca la normativa en materia de educación: ciclo inicial, programas de diversificación, etc.

- Tutorías lectivas en el mismo día en los grupos de 1º, 2º, 3º y 4º ESO, para realización de actividades conjuntas.

l) Cualquier otra medida que, desde algún sector de la comunidad educativa, sea propuesta y aprobada por el órgano competente, dentro de la legislación en vigor.

9.9. DELEGADOS/AS DE LOS PADRES Y MADRES.

1. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 24.2 del Decreto 327/2010 y en el artículo 22.2 del Decreto 328/2010, ambos de 13 de julio, el plan de convivencia contemplará la figura del delegado o delegada de los padres y madres del alumnado en cada uno de los grupos.

2. Las personas delegadas de padres y madres del alumnado en cada uno de los grupos serán elegidas para cada curso escolar por los propios padres, madres, o quienes ejerzan la tutela del alumnado en la reunión que el profesorado que ejerza la tutoría debe realizar con las familias antes de finalizar el mes de noviembre, a la que se refiere el artículo 15.2. En la convocatoria de esta reunión deberá hacerse constar, como puntos del orden del día, la elección de delegado o

(21)

funciones que se les atribuye en la presente orden y en el plan de convivencia del centro.

3. Las asociaciones de madres y padres del alumnado legalmente constituidas en el centro podrán colaborar con la dirección y con el profesorado que ejerce la tutoría en la difusión de la convocatoria a que se refiere el apartado anterior y en el impulso de la participación de este sector de la comunidad educativa en el proceso de elección de las personas delegadas de madres y padres del alumnado en cada uno de los grupos.

4. Las personas delegadas de los padres y las madres del alumnado en cada grupo se elegirán por mayoría simple mediante sufragio directo y secreto, de entre las madres y padres del alumnado de cada unidad escolar presentes en la reunión. Previamente a la elección, las madres y los padres interesados podrán dar a conocer y ofrecer su candidatura para esta elección. En este proceso, la segunda y tercera personas con mayor número de votos serán designadas como subdelegadas 1.ª y 2.ª, que sustituirán a la persona delegada en caso de vacante, ausencia o enfermedad y podrán colaborar con ella en el desarrollo de sus funciones. En los casos en que se produzca empate en las votaciones, la elección se dirimirá por sorteo. En este proceso de elección se procurará contar con una representación equilibrada de hombres y mujeres.

5. Funciones de las personas delegadas de los padres y madres en cada grupo. Las personas delegadas de los padres y madres en cada grupo tendrán las siguientes funciones:

a) Representar a las madres y los padres del alumnado del grupo, recogiendo sus inquietudes, intereses y expectativas y dando traslado de los mismos al profesorado tutor por escrito en las reuniones de información a las familias que se realicen durante el curso. No obstante, si se estimase necesario, podrá informar al tutor en cualquier otro momento, previa cita y trasladando la información por escrito. b) Asesorar a las familias del alumnado del grupo en el ejercicio de sus

derechos y obligaciones, siempre que sea solicitado dicho asesoramiento por parte de estas.

c) Implicar a las familias en la mejora de la convivencia y de la actividad docente en el grupo y en el centro e impulsar su participación en las actividades que se organicen. Ello se realizará a través del AMPA quien, en coordinación con la vicedirección del centro, propondrá aquellas actuaciones que se estimen oportunas.

d) Fomentar y facilitar la comunicación de las madres y los padres del alumnado con el tutor o tutora del grupo y con el resto del profesorado que imparte docencia al mismo. Para ello pondrá en conocimiento de las familias que lo soliciten las vías de comunicación establecidas en el centro, canalizadas por el tutor o tutora del grupo.

e) Facilitar la relación entre las familias del alumnado del grupo y el equipo directivo, la asociación de padres y madres del alumnado y los representantes de este sector en el Consejo Escolar, por medio de la difusión del funcionamiento de estos órganos y de los cauces para su participación en ellos.

f) Colaborar en el desarrollo de las actividades programadas por el centro para informar a las familias del alumnado del grupo y para estimular su participación en el proceso educativo de sus hijos e hijas; especialmente

(22)

la detección de la conflictividad, las normas de convivencia y los compromisos pedagógicos (educativos y/o de convivencia), tal como se recoge en el proyecto educativo, el ROF o el plan de convivencia. g) Participar en la mediación de la resolución pacífica de conflictos entre el

propio alumnado del grupo o entre éste y cualquier miembro de la comunidad educativa, de acuerdo con lo establecido en el plan de convivencia.

h) Colaborar en el establecimiento y seguimiento de los compromisos educativos y de convivencia que se suscriban con las familias del alumnado del grupo, según lo establecido en el plan de convivencia. i) Cualesquiera otras que les sean atribuidas en el plan de convivencia del

centro.

9.10. PROGRAMACIÓN DE LA FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

La formación de la Comunidad Educativa es un pilar fundamental para afrontar los problemas de convivencia de un centro educativo y, por lo tanto, es básica su programación y concreción. Sin embargo, y como ya se ha dicho anteriormente, la realidad plantea cuestiones que son difíciles de planificar de antemano porque dependen no tanto de voluntades como de recursos materiales y humanos: profesorado más o menos interesado, grupo de padres y/o madres implicados, alumnado más o menos participativo, etc.

A pesar de estos imponderables, que variarán con el tiempo, no cabe duda de que el Centro debe marcar unas líneas de formación en temas de convivencia porque esta depende en buena medida de las estrategias y medidas escogidas, y estas están íntimamente ligadas a la formación recibida por toda la Comunidad. Por ello, se plantean, de manera genérica, pero firmes, como planteamiento de CENTRO, las siguientes líneas de formación

a. PROFESORADO

 Detección de casos de acoso y maltrato  Mediación en conflictos

 Resolución de conflictos en el aula b. ALUMNADO  Mediación en conflictos  Habilidades sociales c. FAMILIAS  Prevención de conflictos.  Habilidades sociales.

Las actividades del profesorado y del personal de administración y servicios serán propuestas al equipo directivo por el ETCP o por el departamento de formación, evaluación e innovación educativa.

Tendrá una atención prioritaria las necesidades de formación de los miembros de la comisión de convivencia, del equipo directivo, del profesorado que ejerza la tutoría y de las personas que realicen en el centro funciones de mediación en la resolución pacífica de los conflictos, entre estos estaría el profesorado encargado del aula de convivencia.

(23)

Todo proyecto, plan o líneas de actuación, por muy buenos que sean, deben contar con unas estrategias de difusión para ser bien conocidos y que su aplicación no suponga ningún problema para la Comunidad Educativa. Al mismo tiempo, debe hacerse un seguimiento y una evaluación para detectar posibles errores y corregirlos para poder mejorar.

Planteado lo anterior, no cabe duda de que la primera, y más efectiva, estrategia de difusión se sitúa en el proceso de elaboración, puesto que, mientras más participada y consensuada sea, mejor conocido será y menos trabajo costará difundirlo y llevarlo a la práctica. Por ello, partiendo de un borrador elaborado por el Equipo Directivo, se irá ampliando el abanico de participación al Claustro, a través del ETCP y las tutorías, y el Consejo Escolar. Una vez elaborado el Plan de Convivencia se repartirá un resumen a todas las familias del centro y se informará del mismo en todas las reuniones que se tengan con el alumnado y sus familias durante el curso 2011-2012.

Por otra parte, el seguimiento se realizará por la Comisión de Convivencia del Centro, que se reunirá al menos una vez al trimestre para valorar la aplicación del Plan.

Finalmente, la evaluación del Plan se realizará mediante cuestionarios que lo valoren desde todos los sectores y se trabajarán los resultados en la Junta de Delegados, en la Junta Directiva del AMPA Alameda, la Comisión de Convivencia, el Claustro y, finalmente, el Consejo Escolar. Los resultados de estos análisis supondrán unas propuestas de mejora que se añadirán a la Memoria Final de cada curso y que se desarrollarán en el curso siguiente.

9.12. CONSTRUCCIÓN DE COMUNIDADES EDUCATIVAS.

La educación actual requiere la interacción de la educción formal, la informal y la no formal para integrar una serie de conocimientos y valores que permitan crear una verdadera comunidad educativa.

Para ello, la Vicedirección del Centro, de acuerdo con el AMPA, las instituciones y las organizaciones locales establecerán mecanismos de coordinación. Estos serán los siguientes:

 Reuniones quincenales de Vicedirección y AMPA.

 Convenios con organizaciones e instituciones locales.

 Colaboración en actividades puntuales desarrolladas por el centro o las mismas instituciones u organizaciones.

9.13. RECOGIDA DE INCIDENCIAS EN EL SISTEMA SÉNECA

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 13.1d) del Decreto 285/2010, de 11 de mayo, la información referida al seguimiento de las conductas contrarias a la convivencia escolar será facilitada a la Administración educativa por los centros docentes a través del Sistema de Información Séneca.

Para ello, serán grabadas en dicho sistema tanto las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia y aquellas que comporten la imposición de correcciones de expulsión del aula o del centro por parte de la dirección, como la asistencia del alumnado al aula de convivencia.

La persona responsable del seguimiento y de la grabación será la que ejerza la jefatura de estudios y aquella/s en las que esta delegue, principalmente el coordinador/a del plan de convivencia.

La grabación de las incidencias se realizará en un plazo máximo de treinta días hábiles desde que se produzcan; realizándose la valoración de las mismas y el análisis de la

(24)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...