En la ruta del té rojo de Fujian, entre Xiamei y Wuyishan Mayo, 2015

Download (0)

Full text

(1)

1

En la ruta del té rojo de Fujian, entre Xiamei y

Wuyishan

Mayo, 2015

ANGEL LÁZARO

El té forma parte de las señas de identidad de China. No es sólo, desde antiguo, un producto para el comercio, impulsor de las grandes rutas comerciales de Asia oriental (junto con la porcelana y la seda), sino que su cultivo, su producción, su venta y su consumo están fuertemente asociados con la historia, el arte, la cultura, la medicina tradicional y las relaciones sociales del "reino del centro". En su cuidada elaboración puede resumirse la sabiduría tradicional del país, su consumo, en particular, su

(2)

2

ceremonial de preparación, simboliza la salud y la hospitalidad, y facilita el establecimiento de vínculos sociales o empresariales. Por esa razón, las ciudades chinas disponen de gran cantidad de establecimientos para su degustación y venta, y los mejores tés alcanzan altos precios (desde 200 a 800 RMB el "jin" -斤- o medio kilo, según variedad y cosecha), por lo que suelen ofrecerse como regalo elegante y de lujo en muchas ocasiones. En nuestras visitas empresariales por el sur, en la zona de Xiamen y Quanzhou (Fujian), los propios empresarios nos preparan sus mejores especialidades en sus elegantes mesas de madera o piedra,

Estatuas y ofrendas en el parque conmemorativo dedicado a la cultura del té, al sur de Wuyishan

calentando el agua y limpiando las tazas de acuerdo con el ceremonial clásico, y explicando su procedencia y su valor a los ignorantes occidentales, como el que esto escribe. Fujian produce desde hace milenios, en las montañas del interior, una de las variantes más populares y mejor valoradas del té chino, el TE ROJO (junto con el te "pu'er" -普洱- de Yunnan y el té verde Long Jing -龙井- de Hangzhou, Zhejiang).

(3)

3

Es una bebida de aroma vegetal característico, sabor intenso, un punto amargo, y suave textura que, no obstante, se "agarra" durante segundos al paladar, y no hay que alarmarse por su colorido nombre:

las hojas del arbusto son verdes, pero las hojas ya tratadas adquieren un punto rojizo, y también la bebida, en su dosis justa, posee una cierta tonalidad del mismo color que le da su señal de identidad

Xiamei, viaje en el tiempo por la ruta del té rojo

Por todas estas razones, nos hizo especial ilusión que nuestra visita al parque Wuyishan (mayo 2015) coincidiera con la recolección de té, feliz coincidencia que aún mejoró tras el descubrimiento del pequeño y cercano pueblo de Xiamei, Xia Mei Cun (下梅村), antiguo lugar de salida de una ruta del té hacia Moscú y el este de Europa.

(4)

4

Aún más sorprendente, el lugar, que conserva toda una calle y varias mansiones bicentenarias de comerciantes enriquecidos, de estilos qing tradicional y minnan (propio de Fujian y algunas zonas de Taiwan), en piedra y madera, ha logrado evitar las agresivas y no siempre respetuosas restauraciones de otras lugares, debido a que (todavía más increíble) los grandes grupos de turistas apenas la visitan (al menos en temporada "baja").

La visita es de pago (60 RMB, a 20' en taxi desde Wuyishan), pero incluye los servicios de un guía prácticamente para uno sólo, con lo que se pueden conocer detalles interesantes de su historia.

La calle principal, con pasarelas y puentes de madera y piedra, y porches a ambos lados de un pequeño riachuelo canalizado, está ocupada por tiendas, templos y alguna mansión.

Sigue habitada, por lo que no deben sorprender las partidas de cartas y mahjong en las calles y la ropa colgada en las vigas. Los lugares más interesantes de la visita (que se puede hacer en un par de horas) son las grandes mansiones de los comerciantes de té que (nuevo milagro) sobrevivieron a las confiscaciones y las acciones de propaganda de la Revolución Cultural sin apenas daños.

(5)

5

Algunas vuelven a estar ocupadas por sus antiguos propietarios, como la bellísima mansión de la familia Zou, con 30 generaciones dedicadas al té, una de cuyas integrantes (están localizados hasta 400 miembros del clan) nos explicó muy amablemente las cualidades saludables de las diferentes variedades, entre las que sobresalen el Zheng Shan Xiao Zhong (正山小种), más suave, y el Da Hong Pao, al que me referiré luego

Recogiendo té entre los riscos de Wuyishan

A la salida de Xiamei pudimos observar las labores de secado de la hoja del té, momento en el que fuimos informados de que las labores de recolección en las plantaciones, en su mayor parte dentro del parque de Wuyishan, estaban en pleno apogeo. De esta manera, ya estábamos avisados cuando iniciamos la visita al parque

(6)

6

Comprobamos la constante presencia de grupos de recolectores (en su mayoría mujeres) y porteadores (en su mayoría hombres), casi todos trabajadores temporales de otras provincias. Divertidas y con muy buen espíritu de trabajo, las recolectoras, algunas de las cuales se hacían "selfies" con los pocos "laowais" disponibles (en su mayoría, salvo servidor, rusos), recolectaban manualmente con gran habilidad las hojas de té, arrancándolas o cortándolas con una pequeña hoz, o dejando en su lugar las estropeadas o las más pequeñas, discerniendo el estado de cada una con una rapidez y agilidad asombrosas. La mecanización es parcial y muy limitada, y consiste en el uso de grandes sierras mecánicas con saco recolector que deben ser manejadas en grupo.

No parece el método más adecuado para respetar la integridad de la hoja, por lo que sólo se usa en arbustos de hojas y tallos grandes. Las plantaciones están repartidas por todo el parque, y en su mayoría son propiedad de empresas locales, aunque también hay un número significativo de inversores de otras partes de China.

Una parte de los terrenos cultivados se encuentra entre barrancos y en las laderas de las montañas, por lo que el trabajo de los porteadores, cargando en sus hombros 2 sacas de entre 50 kg y 80 kg en total (de 100 a 160 "jin") con sus sólidas perchas de bambú, es fundamental. Pudimos observar que algunos superan los 60 años, pero conservan una gran agilidad y son capaces incluso de bajar corriendo las estrechas escaleras.

(7)

7

En los puntos de recogida, los habituales "duche" (堵车) o atascos de vehículos de recogida, con el acostumbrado "guirigay" de discusiones y gritos "amistosos" entre conductores, porteadores, capataces y recolectores (y curiosamente, ningún policía o "jingcha" -警察- en las proximidades, diría que con gran astucia o gran sentido común, según se mire).

El lugar de plantación de té más conocido dentro del parque es, precisamente, DA HONG PAO (literalmente "gran vestido rojo"), el sitio donde el terreno es más apto para obtener hojas de la misma, y en el que se encuentran (según dicen) árboles centenarios de esta magnífica y prestigiosa variedad de té rojo.

En el lugar, situado entre estrechos y altos peñascos se encuentra, además, un pequeño salón de té, parada habitual en las visitas de los VIP's, en el que se puede beber la especialidad cultivada a pocos pasos, y preparada, además, con el agua mineral del mismo riachuelo, una de las claves de su destilado sabor final.

Figure

Updating...

References

Related subjects :