Yugo desigual (2 Cor )

18  12  Download (0)

Full text

(1)

Yugo desigual

(2 Cor 6.14-16)

(2)

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque

¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y

qué comunión la luz con las tinieblas?¿Y qué concordia

Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el

incrédulo?¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios

y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios

viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y

seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.

(2Cor 6,14-16)

(3)

Uno de los mayores desafíos que un

joven enfrenta al hacer una prueba

de ingreso a la universidad es

recordar cómo aplicar las muchas

fórmulas matemáticas. Una fórmula

que no ayudará en nada durante

las pruebas, pero que puede hacer

toda la diferencia en la vida, es la

siguiente:

Yugo desigual

(4)

Muchos principios de la Palabra de Dios caen en el olvido fácilmente. Este texto nos da un buen recordatorio. El matrimonio no es un fin en sí mismo. Existe un propósito mayor, el reino de Dios. Dios usa una figura agrícola, de la zona rural, un “yugo” para

describir el ideal para el

matrimonio.

(5)

El “yugo” era una herramienta que se usaba para unir dos bueyes con un propósito común (cultivar un campo).

(6)

El yugo desigual era un yugo que unía dos animales diferentes e incompatibles, sea de especie, sea de índole.

(7)

El texto se de 2 Corintios 6.14-16 aplica a muchas situaciones en las cuales un cristiano podría tener vínculos fuertes (pactos)

con incrédulos, poniendo

así en riesgo su testimonio

y posiblemente

neutralizando su impacto en el reino de Dios.

(8)

Dos animales unidos por un yugo necesitaban ir en la misma dirección y hacer una misma cosa.

EL YUGO DE JESÚS

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

(Mt 11.28-30 )

EL YUGO DESIGUAL

No ararás con buey y con asno juntamente. (Dt 22.10)

(9)

Incluso sin tratar específicamente del matrimonio, Eclesiastés hace eco del mismo principio:

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto (Ecl 4.9-12).

(10)

En el texto de 2 de Corintios 6.14-16, encaramos una serie de palabras que describen la naturaleza ideal de pactos hechos entre dos o más personas. Notemos las palabras destacadas en el siguiente texto:

No os unáis en

YUGO

desigual con los incrédulos; porque

¿qué

COMPAÑERISMO

tiene la justicia con la injusticia?

¿Y qué

COMUNIÓN

la luz con las tinieblas? ¿Y qué

CONCORDIA

Cristo con Belial? ¿O qué

PARTE

el creyente

con el incrédulo? ¿Y qué

ACUERDO

hay entre el templo

de Dios y los ídolos?

(11)

El pastor Mark Driscoll cita tres prácticas del yugo desigual:

1. El no cristiano no tiene la mínima condición de entender quién es usted porque no conoce a Jesús a quien usted sirve.

2. Por el hecho de que la Palabra de Dios es la máxima autoridad en el matrimonio cristiano, una relación con alguien que no confía en la Biblia crea dos sistemas de valores en el matrimonio que muchas veces se contradicen.

3. En los tiempos difíciles (inevitables), la pareja no tendrá un mecanismo común para lidiar con el pecado que interferirá en la relación.

(12)

Hay muchos otros textos que hablan al respecto del

matrimonio mixto. El trasfondo del Antiguo Testamento en

esta área es extenso y unánime en su condena del yugo

conyugal desigual. A continuación, algunos de los textos

que abordan el asunto:

Génesis 6.13, 24.1-4, 26.34-35; Josué 23.12-13; Jueces 3.5-7,

14.1-4; 1 Reyes 11.1-4; 16.30-31; Esdras 9.12; Nehemías

13.23-27; Salmo 106.23-41; Oseas 7.8.

(13)

1 Corintios 7.39 claramente prohíbe el

matrimonio mixto de cristiano con un no

cristiano:

La mujer casada está ligada por la ley

mientras su marido vive; pero si su marido

muriere, libre es para casarse con quien

quiera, con tal que sea en el Señor.

(14)

Jesús dejó claro en el Sermón del Monte que

todos tienen que escoger a quién servir:

Ninguno puede servir a dos señores; porque o

aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará

al uno y menospreciará al otro. No podéis

servir a Dios y a las riquezas (Mt 6.24)

(15)

La seriedad del asunto se ve en el texto de Esdras 9.1-3.

Acabadas estas cosas, los príncipes vinieron a mí, diciendo: El pueblo de Israel y los sacerdotes y levitas no se han separado de los pueblos de las tierras, de los cananeos, heteos, ferezeos, jebuseos, amonitas, moabitas, egipcios y amorreos, y hacen conforme a sus abominaciones. Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos, y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado. Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo.

(16)

Cuando un cristiano se casa con un incrédulo, una de dos cosas normalmente sucede:

• el cristiano mantiene a su cónyuge en la periferia de su vida, por no compartir su intimidad con Dios por medio de Jesús, o • su relación con Dios queda marginada,

porque la persona coloca a su cónyuge incrédulo en el centro de su vida.

En ambos casos es imposible desarrollar una verdadera intimidad con Dios y con el cónyuge. Está lejos del ideal divino para el matrimonio.

(17)

En la ausencia de cualquier posibilidad de

verdadera comunión entre creyentes y no

creyentes, las relaciones personales íntimas

entre dos personas (especialmente el

matrimonio) deben ser exclusivamente entre

cristianos.

(18)

1. ¿La prohibición contra el yugo desigual se aplica más allá de la cuestión de sociedad entre creyentes y no creyentes? En otras palabras, ¿puede aplicarse para dos creyentes que tienen llamados diferentes o madurez espiritual diferente?

2. ¿Cómo respondería a alguien que afirme que necesita divorciarse de su esposa porque se casaron cuando no eran creyentes, por eso el matrimonio nunca fue la voluntad de Dios? 3. Si un miembro de la iglesia insiste en casarse con un no creyente,

¿es una cuestión para disciplina eclesiástica?

4. ¿Cómo respondería al argumento de un joven que dice que el noviazgo de un no creyente pude ser usado para evangelizar?

Figure

Updating...

References

Related subjects :