• No se han encontrado resultados

ÍNDICE. B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n. º 6 6 V e n r e s, 2 1 m a r z o

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2021

Share "ÍNDICE. B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n. º 6 6 V e n r e s, 2 1 m a r z o"

Copied!
386
0
0

Texto completo

(1)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 449

Monterrei

Índice xeral

Estudo do medio rural

Análise do modelo de asentamento poboacional

Memoria xustificativa dos fins, obxectivos e determinacións Volume I: Información urbanística xeral

Volume II: Descrición da ordenación. Xustificación das deter-minacións

Estratexia de actuación Estudo económico

Informe de sostenibilidade económica Normativa Urbanística

Volume I Volume II Volume III

Catálogo de elementos suxeitos a protección Volume I

Volume II Volume III Volume IV

Informe de sostenibilidade ambiental Documento de síntese

Planos de información

Planos de ordenación urbanística do territorio Ayuntamiento de Monterrei

Plan General de Ordenación Municipal del Término Municipal de Monterrei

Documento Refundido Enero 2014

El presente Documento fue elaborado por Territorio y Arquitectura S. E. para el Ayuntamiento de Monterrei, en des-arrollo del contrato de redacción de los trabajos del Plan General de Ordenación Municipal del Término Municipal de Monterrei.

Lo que certifico en A Coruña, a 3 de Enero de 2014. Fdo.: José Carlos Álvarez Moratiel

Estudio del medio rural y análisis del modelo de asentamien-to poblacional

ANÁLISIS DEL MODELO DE ASENTAMIENTO DOCUMENTO REFUNDIDO

ENERO 2014 EQUIPO REDACTOR Director del Plan:

José Carlos Álvarez Moratiel, arquitecto Coordinador del Plan:

Miguel Díaz Varela, biólogo

Información urbanística, síntesis y diagnóstico. Ordenación Urbanística y Memoria justificativa. Estrategia de actuación y Estudio económico financiero. Normas urbanísticas.

José Carlos Álvarez Moratiel, arquitecto Miguel Díaz Varela, biólogo

Vicente Fernández Perles, abogado Adela Oyonarte Castro, técnico urbanista Análisis del modelo de asentamiento: Miguel Díaz Varela, biólogo

Joaquín Saurín Parra, técnico urbanista Adela Oyonarte Castro, técnico urbanista Estudio del medio rural:

Miguel Díaz Varela, biólogo Evaluación Ambiental Estratégica: Miguel Díaz Varela, biólogo Tratamiento gráfico y cartografía: Adela Oyonarte Castro, técnico urbanista Joaquín Saurín Parra, técnico urbanista Catálogo:

Miguel Díaz Varela, biólogo

Adela Oyonarte Castro, técnico urbanista Joaquín Saurín Parra, técnico urbanista Arqueología:

(2)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 450

ÍNDICE 0. INTRODUCCIÓN

1. SITUACIÓN Y ENCUADRE GEOGRÁFICO 1.1. ENCUADRE COMARCAL

1.2. SUPERFICIE Y POBLACIÓN 1.3. COMUNICACIONES

2. INVENTARIO AMBIENTAL. CARACTERIZACIÓN Y VALORACIÓN AMBIENTAL Y PAISAGÍSTICA DEL TERRITORIO

2.1. GEOLOXÍA Y GEOMORFOLOGÍA 2.1.1. CONTEXTO GEOLÓGICO 2.1.1.1. ESTRATIGRAFÍA 2.1.1.2. Rocas ígneas intrusivas 2.1.1.3. TECTÓNICA

2.1.2. RELIEVE

2.1.2.1. ALTITUD, PENDIENTES Y EXPOSICIÓN 2.2. CLIMATOLOGÍA 2.2.1. PRECIPITACIÓN 2.2.2. TEMPERATURA 2.2.3. CARACTERÍSTICAS OMBROTÉRMICAS 2.2.4. HELADAS 2.2.5. CLASIFICACIONES CLIMÁTICAS

2.2.5.1. CLASIFICACIÓN CLIMÁTICA DE PAPADAKIS 2.2.5.2. CLASIFICACIÓN CLIMÁTICA DE ALLUÉ 2.2.6. VARIACIONES MESOCLIMÁTICAS 2.3. HIDROLOGÍA 2.3.1. RECURSOS HÍDRICOS 2.3.2. HIDROLOGÍA SUPERFICIAL 2.3.3. HIDROGEOLOGÍA 2.3.3.1. AGUAS MINERALES 2.4. EDAFOLOXÍA 2.4.1. TIPOS DE SUELOS

2.4.1.1. SUELOS SOBRE MATERIALES GRANÍTICOS 2.4.1.2. SUELOS SOBRE MATERIALES METASEDIMENTARIOS 2.4.1.3. SUELOS SOBRE SEDIMENTOS CUATERNARIOS 2.4.2. CAPACIDAD PRODUCTIVA DE LOS SUELOS 2.5. USOS DEL SUELO

2.5.1. USOS AGROPECUARIOS 2.5.2. USOS FORESTALES

2.5.3. USOS URBANOS E INDUSTRIALES 2.5.3.1. USOS URBANOS

2.5.3.2. USOS INDUSTRIALES, COMERCIALES Y TERCIARIOS 2.5.3.3. EQUIPAMIENTOS, DOTACIONES Y SERVICIOS 2.6. RIESGOS NATURALES Y TECNOLÓGICOS 2.6.1. RIESGO SÍSMICO

2.6.2. RIESGO DE INUNDACIÓN

2.6.3. RIESGO DE INCENDIOS FORESTALES 2.6.4. EROSIÓN DE LOS SUELOS

2.6.4.1. EROSIÓN LAMINAR Y EN REGUEROS 2.6.4.2. MOVIMIENTOS EN MASA

2.6.4.3. EROSIÓN EN CANALES

2.7. PATRIMONIO NATURAL Y BIODIVERSIDAD 2.7.1. FLORA Y VEGETACIÓN

2.7.1.1. FLORA AMENAZADA 2.7.1.2. VEGETACIÓN ACTUAL

Mosaico de cultivos y áreas antropizadas Matorrales

Cultivos Forestales Prados

Bosques autóctonos

Fragas, cerqueirais y carballeiras Bosques pantanosos

Ripisilvas

2.7.2. FAUNA

2.7.3. ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS 2.7.4. ESPACIOS DE INTERÉS NATURAL Valle del río Búbal

2.8. PAISAJE

2.8.1. CARACTERIZACIÓN PAISAJÍSTICA DEL TÉRMINO MUNICIPAL 2.8.1.1 EL PAISAJE URBANO

2.8.2. ESTUDIO DE LAS CUENCAS VISUALES 2.8.3. UNIDADES PAISAGÍSTICAS

UP1. Sierra de Meda UP2. Sierra de Sandín

UP3. Valles de Infesta y Rebordondo UP4. Sierra de San Salvador UP5. Vegas del Támega UP6. Meseta de Medeiros

UP7. Montes de las Fragas, Mazairos y Ladairo UP8. Chaira de Albarellos y Vilaza

UP9. Fortaleza de Monterrei UP10. Valle del Búbal

2.8.4. ESPACIOS DE INTERÉS PAISAJÍSTICO 2.9. UNIDADES AMBIENTALES

2.9.1. DEFINICIÓN Y DELIMITACIÓN DE UNIDADES AMBIENTALES 2.9.2. DESCRIPCIÓN DE LAS UNIDADES AMBIENTALES

UA1. Bosques naturales y seminaturales UA2. Matorrales y caducifolias UA3. Matorrales y medios rocosos UA4. Ríos y humedales

UA5. Mosaico rural con sebes UA6. Áreas de intensificación agraria UA7. Matorrales y especies madereras UA8. Piñeirales y eucaliptales UA9. Masas de acacias UA10. Matorrales degradados UA11. Áreas urbanas e industriales UA12. Redes de infraestructuras

2.9.3. VALORACIÓN DE LAS UNIDADES AMBIENTALES

2.10. RECURSOS NATURALES Y POTENCIALIDADES DEL TERRITORIO 2.10.1. RECURSOS MINEROS E HIDROGEOLÓXICOS

2.10.1.1. RECURSOS MINEROS

2.10.1.1. RECURSOS HIDROGEOLÓGICOS 2.10.2. RECURSOS ENERGÉTICOS 2.10.3. POTENCIALIDADES AGRARIAS 2.11. RECURSOS TURÍSTICOS

3. DIAGNOSIS AMBIENTAL Y TERRITORIAL 3.1. CARACTERÍSTICAS TERRITORIALES 3.2. RECURSOS NATURALES Y PAISAGÍSTICOS 3.3. PROBLEMÁTICA AMBIENTAL

4. MATRIZ DAFO LISTADO DE TABLAS

(3)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 451

0. INTRODUCCIÓN

De acuerdo con el artículo 61.2 de la Ley 9/2002 modificada por la Ley 2/2010, el Estudio del Medio Rural es un documento informativo y de diagnóstico que sirve de base para establecer las medidas tendentes a la conservación y mejora de las potencialidades intrínsecas del medio rural y, en particular, para la protección de sus valores ecológicos, ambientales, paisajísticos, históricos, etnográficos, culturales, o con potencialidad productiva (agropecuaria, forestal, minera, energética, turística, etcétera).

Para estos efectos, el Estudio del Medio Rural debe referirse, por lo menos, a los siguientes aspectos: Características naturales del territorio: geología, topografía, climatología, hidrología, etcétera. Potencialidades agraria, forestal, ganadera, minera, hidrológica, etcétera.

Zonas afectadas por incendios y zonas sometidas a concentración parcelaria. Montes vecinales en mano común y montes públicos.

Aptitud de los terrenos para su transformación urbanística: pendientes, orientación, capacidad portante, contaminación, riesgos naturales o tecnológicos, etcétera.

Usos actuales del suelo: masas forestales, superficies cultivadas, terrenos incultos, terrenos ocupados por edificaciones o instalaciones, etcétera.

Valores ambientales existentes en el territorio: espacios naturales, conformaciones o elementos naturales de interés (arbolados, vegetación autóctona, cursos de agua, zonas húmedas), refugios o enclaves de fauna a proteger, etcétera.

Elementos que conforman el paisaje rural y sus características principales: características de las zonas de cultivo y de monte; relación entre las áreas edificadas, las zonas de cultivo y las de monte; orientación y tamaño de las parcelas; características de la edificación tradicional; tipo de cierres rústicos, lindes y otros elementos de topografía humana; textura, trazado e integración y relación del viario menudillo con las superficies productivas, etcétera. Definición de los espacios de interés paisajístico.

En este contexto, en el Estudio del Medio Rural del PGOM del Ayuntamiento de Monterrei, tras el encuadramiento geográfico del término municipal, tanto a nivel regional como comarcal, se realiza un Inventario ambiental del territorio, caracterizándolo y valorándolo ambiental y de forma paisajística, procurando su concreción a partir de la definición de unidades ambientales y paisajísticas.

El inventario territorial consiste, ya que luego, en la recopilación de una amplia información sobre el funcionamiento de cada una de las variables del medio físico y humano que inciden en el sistema territorial. El inventario ambiental facilita el conocimiento de la estructura y organización del territorio, etapa previa imprescindible para abordar el diagnóstico ambiental posterior. Este cometido se ve facilitado además por la expresión cartográfica de los principales característicos ambientales. En el inventario ambiental se recogen, entre otras, las siguientes informaciones:

Características geológicas y geomorfológicas del territorio.

Características climáticas, con especial referencia a los factores del clima que tengan mayor incidencia sobre la asignación de usos al suelo.

Características hidrológicas e hidrogeológicas. Riesgos naturales, antrópicos y tecnológicos.

Características edáficas, señalando los tipos de suelos y su capacidad productiva.

Usos actuales del suelo, agropecuarios, forestales, urbanos e industriales, y equipamientos y dotaciones. Caracterización del patrimonio natural y de la biodiversidad; características de la vegetación, señalando la

formación vegetal dominante, con especial referencia a los hábitats o especies incluidas en alguna categoría de protección, su estado de conservación, fragilidad, capacidad de regeneración y singularidad. Características de la fauna, con especial referencia a la presencia de especies incluidas en alguna categoría de protección y a su interés desde el punto de vista de la conservación. Categorías de protección, relativas a los espacios naturales protegidos y áreas de sensibilidad ecológica definidos por la normativa sectorial o el planeamiento de ámbito superior. Espacios naturales que presentan interés para su conservación en el término municipal, etcétera.

Análisis paisajístico, con la determinación de las características estructurales y la calidad visual del paisaje, estableciendo unidades paisajísticas y señalando los espacios de interés paisajístico y las rotas panorámicas. Identificación, delimitación, descripción y valoración de unidades ambientales.

Análisis de los recursos naturales y de las potencialidades productivas.

El Estudio del Medio Rural concluye con la Diagnosis Ambiental y Territorial, en la que, en función de las características ambientales y territoriales existentes en la etapa previa de redacción del plan y de su previsible evolución, se realiza una síntesis diagnóstica y se analizan las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (MATRIZ DAFO) del término municipal, que orienten el posterior proceso de planificación.

1. SITUACIÓN Y ENCUADRE GEOGRÁFICO

El municipio de Monterrei está situado al sur de Galicia y, asimismo, de la provincia de Ourense, a la que pertenece administrativamente. Limita al norte con los ayuntamientos de Laza y de Cualedro; sus lindes por el este son con los municipios de Colina del Valle y de Verín; por el oeste linda con el municipio de Cualedro; por el sur deslinda con Oímbra. Su capital es a villa de Albarellos, en la parroquia homónima, situada a 41º 56' de latitud Norte, y 7º 27' de longitud Oeste, siendo su altitud de 395 m sobre el nivel del mar. Las hojas del mapa topográfico nacional escala 1:50.000, en las que figura el municipio a efectos de localización, son las números: 264, 265, 302 e 303.

Monterrei está integrado en la Comarca de Verín, compuesta además por los municipios de Laza, Colina del Valle, Cualedro, Oímbra, Riós, Verín y Vilardevós. La cabecera comarcal está situada en la capital del municipio de Verín que se configura como el principal centro urbano del conjunto comarcal. El término municipal está adscrito, además, al Partido Judicial de Verín y a la Diócesis de Ourense.

(4)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 452

1.1. ENCUADRE COMARCAL

La comarca fronteriza de Monterrei - Verín tiene una extensión superficial de 1.007,1 kilómetros cuadrados en los que acoge una población de 28.261 habitantes (IGE, 2012), y presenta una contrastada geografía compuesta por la Depresión de Monterrei y un conjunto montañoso que la rodea con alturas que oscilan entre los 1.000 y los 1.500 m sobre el nivel del mar. La considerable altitud de esta orla montañosa confiere a las tierras altas un clima frío, con precipitaciones en forma de nieve en algunos casos, mientras que en el fondo del valle aparecen rasgos mediterráneos con veranos cálidos y menor volumen de precipitaciones.

La comarca de Monterrei linda por el sur con Portugal, por el este con la comarca de Viana, por el norte con la Tierra de Trives y con la Tierra de Caldelas, y por el oeste con la Limia. El territorio comarcal, regido por el núcleo urbano de Verín, se caracteriza por un acusado ruralismo y baja densidad de población. La cabeza comarcal, emplazada en el fondo de la depresión, acoge casi que a la mitad de la población de la comarca, los servicios públicos y el comercio, presentando gran dinamismo, favorecida por su situación central y accesibilidad. Los usos forestales son los que ocupan la mayor superficie consiguiendo casi que el 70% de la superficie comarcal.

La comarca presenta una evolución demográfica que mantiene un balance negativo, con una muy significativa pérdida de efectivos en las tres últimas décadas. Por otra parte, refleja una estructura de la población muy envejecida, con una alta tasa de envejecimiento (252,3, IGE 2011), que es ligeramente superior a la provincial (217,9, IGE 2011) y que duplica a la gallega (143,1, IGE 2011).

1.2. SUPERFICIE Y POBLACIÓN

El término municipal de Monterrei abarca una superficie de 119 km! en los que acoge una población de 2.924 habitantes (IGE, 2012).

El ayuntamiento de Monterrei tiene, según el Nomenclátor (IGE), un total de 17 entidades singulares de población agrupadas en 11 parroquias: Albarellos (Santiago), Estevesiños (Sano Mamede), Flariz (Sano Pedro), Infesta (Sano Vicenzo), A Madanela (Santa María), Medeiros (Santa María), Monterrei (Santa María), Rebordondo (Sano Martiño), Sano Cristovo (Sano Cristovo), Vences (Santa Baia) y Vilaza (San Salvador).

En las siguientes tablas se reflejan los datos básicos de las parroquias y de los núcleos de población del municipio: Tabla 1: DATOS BÁSICOS DE LAS PARROQUIAS

Parroquia Población 2012 Superficie (Km2) Densidad (hab./Km2)

Albarellos (Santiago) 518 8,1 63,95

Estevesiños (S. Mamede) 211 8,2 25,73

Flariz (San Pedro) 353 18,8 18,78

Infesta (San Vicenzo) 266 12,5 21,28

A Madanela (Santa María) 175 8,1 21,60

Medeiros (Santa María) 378 13,1 28,86

Monterrei (Santa María) 84 2,5 33,60

Rebordondo (S. Martiño) 0 11,5 0

San Cristovo (S. Cristovo) 148 6,3 23,49

Vences (Santa Baia) 252 11,2 22,50

Vilaza (San Salvador) 539 14,4 37,43

Total 2.924 114,7 25,49

FUENTE: INSTITUTO GALLEGO DE ESTATÍSTICA (IGE, 2012). Tabla 2: NÚCLEOS DE POBLACIÓN

Parroquias Núcleos Población

Albarellos (Santiago) Albarellos 517

Estevesiños (S. Mamede) Estevesiños 133

Mixós 87

Flariz (San Pedro)

A Caridade 79

Flariz 160

Sandín 122

Infesta (San Vicenzo) Infesta Guimarei 170 93

A Madanela (Santa María) A Madanela 184

Medeiros (Santa María) Medeiros 381

Monterrei (Santa María) Monterrei A Pousa 87 0

Rebordondo (S. Martiño) A Paradiña 0

San Cristovo (S. Cristovo) S. Cristovo 152

Vences (Santa Baia) Vences 256

(5)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 453

FUENTE: NOMENCLATOR (IGE, 2011). 1.3. COMUNICACIONES

Monterrei se sitúa a 163 km de Santiago de Compostela y a 61 km de la capital provincial, Ourense. Las vías de comunicación más importantes son a A-52 y a N-525, que atraviesan el municipio con dirección EN EL-SL. La Autovía A-52 tiene accesos hacia la capital provincial en el propio ayuntamiento, en la parroquia de Vilaza. Las comunicaciones son boas tanto con la capital de la provincia como con la cabecera de comarca, Verín, situada a 3 km de Albarellos, a la que se accede a través de la N-525.

Las carreteras provinciales más importantes son las que se relacionan a continuación: OU-1021 Verín-OU-113 (Monterrei, Estevesiños e Vences)

OU-1015 Albarellos-Medeiros OU-1016 Medeiros-San Martiño OU-1012 Albarellos-O Rosal OU-1014 N-525 (Pazos)-Requeixo

Además, una densa red de carreteras locales enlaza las distintas entidades de población entre ellas y con la cabeza municipal, Albarellos.

2. INVENTARIO AMBIENTAL. CARACTERIZACIÓN Y VALORACIÓN AMBIENTAL Y PAISAGÍSTICA DEL TERRITORIO 2.1. GEOLOXÍA Y GEOMORFOLOGÍA

El territorio municipal está situado, desde el punto de vistas de las grandes unidades del relevo gallego, en la Depresión de Monterrei. La composición topográfica de la depresión es consistente con la de una cuenca tectónica terciaria flanqueada por bloques erguidos y aplanados, y caracterizada por una actividad tectónica de consecuencias diferenciadas según los bloques individualizados.

2.1.1. CONTEXTO GEOLÓGICO

El reconocimiento de la constitución geológica del territorio es básico para su comprensión, ya que influye en su desarrollo geomorfológico y, junto con las peculiaridades climáticas, fundamenta el tejido paisajístico. La comarca se emplaza dentro del Macizo Hésperico, constituido por materiales precámbricos y paleozoicos que sufrieron una intensa deformación durante la Orogenia Hercínica. La división establecida por Julivert en 1972, la encuadra en la llamada Zona Centroibérica. Posteriormente, Farias estableció una nueva zona, denominada Zona de Galicia-Tras-Os-Montes.

La geología del ayuntamiento presenta, según las hojas en º 265 Laza, en º 302 Baltar y en º 303 Verín, del Mapa Geológico de España, la escala 1:50.000 (IGME), una composición heterogénea, estando representadas las zonas de Galicia Tras-Os-Montes (ZGTM) y las Rocas Graníticas Hercínicas. Las formas del relevo pasan de ásperas a suaves, según avanzamos de norte a sur y están formadas por materiales que van desde el Ordovícico al Cuaternario. Desde el punto de vista tectónico, la comarca se caracteriza por la Depresión de Monterrei o Verín y el Sinclinal de Verín, situado, este último, en la prolongación del Macizo de Braganza, al sur de la comarca. Los materiales predominantes en el ayuntamiento son las rocas ígneas, que ocupan la meseta occidental y los rebordes orientales de la Sierra de San Salvador correspondientes a las parroquias de Estevesiños y Monterrei, seguidos por los materiales metasedimentarios. Los materiales cuaternarios se extienden por el fondo del valle, constituidos por sedimentos coluviais, llanuras de inundación y sedimentos aluviales recientes.

En el sector septentrional del término municipal, los tipos de roca predominantes son las metasedimentarias con un notable abanico de litologías, tanto desde el punto de vista de la composición mineralógica de los depósitos como de su grado de metamorfismo. En el sector occidental, dominan las rocas graníticas, granitoides de dos micas con tendencia alcalina.

2.1.1.1. ESTRATIGRAFÍA

Las sucesiones que afloran en el área de estudio pertenecen al Dominio Xistoso de Galicia Tras-Os-Montes (DEGTM). Este dominio agrupa un conjunto de áreas metasedimentarias, cuyo principal característico, desde los puntos de vista estructural y paleoxeográfico, es su posición en el contexto de la Cadena Hercínica, constituyendo el alóctono relativo del encabalgamiento de la ZGTM (Farias, 1990).

Las unidades litológicas de la Región de Verín, pertenecientes a los sectores del DEGTM, con representación en el territorio municipal, son las Filitas y Esquistos, las Areniscas y Filitas, y los Esquistos.

Filitas y Esquistos

Sucesión compuesta por filitas y esquistos negros y grises, en ocasiones algo grafitosos, entre los cuales se intercalan niveles de metasilita. Estas rocas afloran en ambos flancos del Anticlinal de Carraxó y ocupando el núcleo del Sinclinal de Baldriz. Mineralógicamente, están constituidas por moscovita, andalucita, cuarzo, biotita, clorita, sericita y minerales opacos, conteniendo como accesorios principales turmalina y circón.

Areniscas y Filitas

En la parte inferior presentan filitas y esquistos negros con abundante andalucita de contacto cuyo grosor es máximo e inferior a los 20 m. A techo de estos niveles ella se dispone en una sucesión de naturaleza predominantemente arenácea compuestas por metaareniscas, filitas, cuarzofilitas, metasilita de tonalidades parda, blanca o amarilla, todas ellas dispuestas de modo alternante y en capas de orden decimétrica o centimétrica. Las rocas que componen esta formación mineralógicamente están constituidas principalmente por cuarzo y filosilicatos en proporciones variables, andalucita en las áreas próximas a los granitoides, minerales opacos y circón y turmalina como accesorios. Cuaternario

La Depresión de Monterrei constituye una cuenca alargada en dirección N-S, limitada por fallas, instalada sobre un substrato paleozoico, y rellena por sedimentos cuaternarios bajo los cuales probablemente existan, en profundidad, materiales terciarios. En el municipio, está compuesta por materiales pertenecientes al cuaternario, como son las coluviones, las llanuras de inundación y los materiales aluviales recientes depositados en el contorno de los ríos. Las

(6)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 454

coluviones, formadas al pie de las crestas cuarcíticas silúricas o sobre alternancias cuarcíticas del Ordovícico, están constituidos por gravas, cuarcitas mal gradadas y finos limosos procedentes de la alteración de las losas.

La llanura de inundación ocupa la parte central del Valle de Monterrei. Su principal característico es su contenido en arenas más o menos gruesas, que proceden de la erosión de los macizos graníticos. A lo largo del valle, como consecuencia de la diversa composición de los materiales que afloran en las laderas, es frecuente encontrar materiales de diferentes litologías, caso de las arcillas procedentes del lavado de los coluviones.

2.1.1.2. Rocas ígneas intrusivas

Los metasedimentos de la Región de Verín se encuentran delimitados por el oeste por importantes batolitos graníticos. La práctica totalidad están incluidos en la alineación granítica Baltar-Allariz-Chantada, definidos como granitoides de dos micas con tendencia alcalina; granito de grado fino a medio, granito inequigranular-porfídico y granito de grado grueso a medio. Se trata en el primer caso de rocas leucocráticas, graosas, con tamaño de grado fino a medio, sí bien, en ocasiones presentan facies porfídicas. Están compuestas principalmente por cuarzo, feldespato potásico, plagioclasa, biotita y moscovita, presentando como accesorios apatito, circón, minerales opacos, silimanita y turmalina entre otros. El segundo es un conjunto de rocas de texturas de grado grueso a medio, claramente porfídicas, con presencia de biotita y moscovita en análogas proporciones. Sus composiciones las sitúan dentro del campo de los monzo-granitos y/o granitos adamellíticos. De forma litológica están formados, de mayor la menor proporción, por cuarzo, feldespato potásico, plagioclasa, biotita, moscovita y accesorios. Por último, los granitos de grado grueso a medio aparecen formando grandes apófisis subredondeadas, muy homogéneas, estando constituida básicamente por cuarzo-granitos esencialmente moscovíticos, con algunas diferenciaciones básicas, tipo leuco-granodioritas o granodioritas. De forma litológica están formados, de mayor la menor proporción, por cuarzo, feldespato potásico, plagioclasa, moscovita y biotita.

2.1.1.3. TECTÓNICA

Las rocas representadas en la región del Sinforme de Verín muestran varias generaciones de estructuras sobrecubiertas acompañadas de metamorfismo y formadas en el transcurso de la Orogenia Herciniana.

Una primera lectura del mapa geológico de la región estudiada muestra en apariencia una estructura relativamente simple en la que destaca la presencia de uno grande ruegue, sinformal denominado como "Sinclinal de Verín". Este aparece flanqueado en el borde occidental de la región por dos ruegues de parecidas características, aunque menor extensión cartográfica, "Anticlinal de Carraxó" y "Sinclinal de Baldriz".

En la comarca, existe un conjunto de fracturas de edad posterior a las fases hercínicas principales, fallas de dirección aproximada EN EL-SL, de largo trazado, posición subvertical y deslizamiento vertical. En el territorio municipal, la Falla de las Estibadas pone en contacto los metasedimentos con los granitoides. En las áreas graníticas se manifiesta una fracturación principal NL-SO, claramente morfoestrutural, concordante con el eje mayor de la Depresión de la Limia.

2.1.2. RELIEVE

El relevo municipal responde a su condición geográfica de transición entre el fondo de la Depresión de Llaves-Monterrei y la cenefa montañosa noroccidental. Esta particular configuración permite diferenciar tres grandes unidades: la montaña, la meseta y el valle.

La zona montañosa está representada en el norte por la Sierra de San Salvador y por la Sierra de Hacina que con sus contrafuertes forma a linde municipal con los ayuntamientos de Laza y Cualedro y, junto con los Montes de la Requijada, pone en relación al Macizo Central Orensano con el macizo meridional. La meseta, formado por el nivel de aplanamiento correspondiente a 700 m, se extiende por el oeste del término a modo de primer escalón con el que se resuelve la transición entre la margen de la Depresión de Monterrei y la Sierra del Larouco.

En la meseta se desarrollan unos sistemas hidrográficos de escaso caudal que limitan su poder erosivo, formando vales abiertos y conformando una fisonomía alombada más suave sobre los materiales metasedimentarios, que sólo si reactiva en su caída hacia el fondo de la depresión. En cuanto al valle, que forma parte de la Depresión de Monterrei de carácter tectónico y con continuidad en Llaves (Portugal), se trata de un territorio hundido que se encuentra rodeado por sierras y ásperas escarpas. El fondo del valle es una planicie aluvial con una importante acumulación de depósitos cuaternarios.

En cuanto a la dinámica actual de las vertientes, existe un factor de especial incidencia en el territorio como es la ocupación humana desde muy antiguo que las modeló de una forma diferencial. En las quebradas y en las zonas bajas de las laderas favoreció la edafogénesis con su secular labrado y al construir muros y pequeños socalcos, con el consiguiente freno a la erosión, y favoreció el proceso contrario en las laderas altas y en las escarpas, dando paso a la morfogénesis tan acusada que hoy en día se puede observar en diversos lugares; morfogénesis activada por la acción reiterada del fuego.

La profunda trama de fracturas menores y diaclasas han favorecido los procesos de edafogénesis al mismo tiempo que la dinámica tectónica generaba la amplia red de fracturas favorecedoras de la puesta en marcha de bloques diferenciados. Así, es posible ver en los sectores occidental y meridional del término, zonas en las que los granitos están altamente meteorizados con capas de alteritas de varios metros y otras en las que posteriores procesos morfogenéticos degradaron la capa de alteración dejando un conjunto de formas graníticas de exhumación muy diferentes. En este contexto, en las cumbres emergen espectaculares paisajes graníticos con bloques de rocas pinaculares (tors y castillos), resultado de la diaclasación, y en las vertientes más acusadas destacan grandes bollos y rocas graníticas, así como una morrena de cantos y cantales. La predominancia de afloramientos rocosos de grandes dimensiones es, en las grandes escarpas y en los relevos residuales, tan acusada, que componen su imagen característica.

2.1.2.1. ALTITUD, PENDIENTES Y EXPOSICIÓN

El territorio municipal presenta una apreciable variación de altitud que va desde los 374 m sobre el nivel del mar, que se consiguen en la confluencia de los ríos Támega y Búbal, en el límite sudeste del municipio, hasta los 1.094 m que se consiguen en el Pico de Hacina, en el extremo norte. Buena parte del territorio se sitúa por encima de los 600

(7)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 455

m, por lo que el municipio es considerado como de montaña a causa de las altitudes y su relevo accidentado, en ocasiones con pendientes fuertes.

Existe una notable dicotomía en la configuración del territorio entre las bajas pendientes de amplios sectores del término, desarrollados en el fondo de la Depresión de Monterrei y en el meseta occidental, y las pendientes de las escarpas con las que se resuelven las transiciones entre los distintos escalones y, fundamentalmente, en las grandes escarpas occidentales de la Depresión de Monterrei y en las Sierras de Hacina y San Salvador. Alrededor del 40% del territorio presenta pendientes menores de 15%, de manera que estas áreas apenas presentan limitaciones para el desarrollo de la agricultura. Amplias zonas del municipio presentan un relevo suave, siendo especialmente significativo el aplanamiento en el valle de Monterrei y en las amplias plazas del complejo agrario tradicional situadas en el meseta. Las pendientes son generalmente inferiores al 5% en estas zonas. En los contrafuertes de las sierras y en las escarpas de transición hacia el fondo de la Depresión de Monterrei, así como en las laderas de los ríos cuando discurren relativamente encajados, las pendientes ya se hacen más acusadas, siendo las pendientes por lo general superiores al 20%. El predominio de los terrenos llanos en el fondo de la depresión y en el meseta, junto con las orientaciones principales de las estructuras territoriales, N-S y NL-SO, posibilitan un muy buen soleamiento, siendo este muy importante en los amplios sectores achaiados y en las laderas cuyas orientaciones características son E y SL. En el fondo del valle, amplias superficies están orientadas a todos los vientos, por lo que reciben una alta energía radiante. Las áreas con una exposición menos favorable quedan restringidas a las umbrías del valle del Río Búbal y de sus tributarios, con unas orientaciones N y NL.

2.2. CLIMATOLOGÍA

La distribución territorial de los tipos climáticos de la comarca es coherente con la manifestada en todo el sudeste gallego. Su análisis es básico para obtener una aproximación a la productividad potencial de los recursos y adecuarlos a una planificación futura.

En la caracterización climática de la comarca de Monterrei inciden de manera especial su situación en el interior de Galicia y, por lo tanto, su alejamiento respecto al océano, y su estructuración morfológica. Estas circunstancias establecen condiciones climáticas muy marcadas, con una mayor continentalidad que los sectores que la rodean que viene plasmada en una mayor amplitud térmica, frecuentes fenómenos de nieblas derivados de las fuertes pérdidas por irradiación nocturna y existencia de unos volúmenes de precipitación sensiblemente inferiores a los que se registran en su contorno a causa de la protección de su perímetro elevado.

La climatología de Monterrei está condicionada por la configuración del relevo, en el que la existencia de una amplia fosita rodeada de vigorosos relevos da como resultado la contraposición entre las tierras bajas de la depresión y las áreas circundantes, lo que se refleja tanto en el gradiente térmico como pluviométrico. La contrastada orografía comarcal, con una diferencia de altitud que va desde menos de 400 m hasta más de los 1.500 m de altitud sobre el nivel del mar, origina diferentes situaciones climáticas, como se refleja en los mapas comarcales de temperatura y precipitaciones medias anuales, propiciando que su clima tenga una amplia variedad. Así, el Ayuntamiento de Monterrei está repartido entre los dominios climáticos oceánico de montaña y oceánico continental que se pueden caracterizar como muy seco y cálido en la Depresión de Monterrei, y húmedo fresco en los contrafuertes de las sierras. Las menores precipitaciones y las mayores temperaturas del conjunto comarcal se consiguen en los sectores meridionales del fondo de la depresión.

El estudio climático se realizó mediante la descripción y análisis de los distintos regímenes climáticos y para esto se tomaron los datos de la estación meteorológica más próxima, situada en el borde oriental de la comarca, en Castillo de la Pena, a 740 m de altitud.

Tabla 3: CARACTERÍSTICAS DE LA ESTACIÓN METEOROLÓGICA

Estación meteorológica Tipo de estación Altitud

CASTELO DA PENA Términopluviométrica 740 m

FUENTE: ATLAS CLIMÁTICO DE GALICIA. XUNTA DE GALICIA.

La inexistencia de datos locales y la cercanía a dicha estación (cuyas coordenadas UTM son 638217,2514 X y 4641560,9020 Y), hacen de esta a más representativa. Como complemento, se empleó información extraída del "Atlas Climático de Galicia" publicado por la Consejería de Medio Ambiente.

Los valores medios mensuales y anuales de precipitación y temperatura registrados en la estación meteorológica de Castillo de la Pena, son los siguientes.

Tabla 4: VALORES MEDIOS MENSUALES Y ANUALES DE PRECIPITACIÓN Y TEMPERATURA

ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SET OCT NOV DIC ANUAL

T 4,9 6,6 8,6 8,6 12,7 14,5 19,6 19,1 18,1 13,5 8,8 5,9 11,8

P 123,9 85,8 73,2 77,3 67,4 33,4 14,4 19,5 39,1 86,2 93,8 80,2 794

FUENTE: ATLAS CLIMÁTICO DE GALICIA. XUNTA DE GALICIA. 2.2.1. PRECIPITACIÓN

Monterrei está en una zona con un clima más seco que en el resto de Galicia. Las precipitaciones anuales son escasas, registrándose en la estación de referencia 794 mm de agua al año, valores muy inferiores a las precipitaciones medias registradas en Galicia (1.180 mm).

La estacionalidad pluviométrica es muy fuerte, tan solamente el 9% de las precipitaciones se registran en el verano como se observa en la tabla siguiente, provocando una importante sequía estival. Los meses de otoño y primavera se

(8)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 456

reparten más de la mitad de las precipitaciones anuales, siendo, sin embargo, los meses de invierno los que presentan una mayor precipitación.

Tabla 5: PRECIPITACIÓN MEDIA ESTACIONAL (mm)

Invierno Primavera Verano Otoño

283 178 73 260

FUENTE: ATLAS CLIMÁTICO DE GALICIA. XUNTA DE GALICIA.

El período con un descenso acusado de las precipitaciones es lo comprendido entre junio y septiembre, registrándose las máximas precipitaciones en diciembre.

La estructura geomorfológica provoca la existencia de un nítido gradiente pluviométrico. Así, en el fondo de la depresión, coincidiendo con la menor altitud, se registrarán los valores más reducidos de precipitación (600-800 mm) y el período de sequía más amplio. Por el contrario, en las áreas periféricas, como consecuencia de su superior altitud y mayor exposición a los vientos dominantes del oeste, las precipitaciones superarán con claridad estos valores al registran precipitaciones nivosos en el invierno y fenómenos tormentosos en el verano.

2.2.2. TEMPERATURA

En lo que respecta al régimen térmico, la temperatura media anual en la estación de referencia es de 11,8ºC, notablemente por debajo de la temperatura media de Galicia (13,3ºC). El mes más cálido es julio con una temperatura media de 19,6ºC, registrándose 4,9ºC en el mes de enero, por el que la amplia amplitud térmica se sitúa alrededor de los 15ºC.

Igual que en la precipitación, se formulan una serie de gradientes que relacionan la situación de cada punto con su temperatura. El gradiente está marcado principalmente por la altitud, aunque influye también la latitud. Para la zona, se estima que la temperatura varía con la altitud en una relación de - 0,50ºC/100 m. Así, la temperatura media anual ponderada está en el rango de 14-15 ºC en la fosita de Monterrei, bajando al rango de 11-12 ºC en las sierras septentrionales, donde se consiguen alturas superiores a los 1.000 m.

En Monterrei, la temperatura media de los meses de verano supera los 19ºC, registrándose temperaturas máximas en el verano de 35 ºC y mínima en el invierno de -5ºC. En los espacios montañosos, la oscilación térmica es más moderada, al no se consiguen las temperaturas tan elevadas registradas en el verano en el fondo de la depresión. 2.2.3. CARACTERÍSTICAS OMBROTÉRMICAS

El grado en que son cubiertas las necesidades hídricas de la vegetación se pone de manifiesto por medio del estudio de las relaciones entre la temperatura y la precipitación, obteniéndose una información de gran valor ecológico. Para expresar estas relaciones se emplean los Diagramas de Gaussen, en el que se considera seco aquel mes en que las precipitaciones tienen valor más menor que el doble de la temperatura media mensual.

En el diagrama de Gaussen, se aprecia que existe un claro período de sequía estival que abarca los meses de julio y agosto, meses en los que las temperaturas medias consiguen su máximo anual, mientras las precipitaciones caídas apenas son significativas.

2.2.4. HELADAS

La probabilidad de escarchas constituye uno de los principales condicionantes para el desarrollo de la agricultura. Las temperaturas medias superiores a 7 ºC son las que permiten a las plantas actividad vegetativa plena, Además, en el territorio montederrense se registran, a menudo, temperaturas inferiores a los 0ºC. Así, en las zonas más altas del término, la probabilidad de escarchas es de 7 meses el año, reduciéndose la probabilidad de escarchas a 5 meses en las tierras situadas por bajo de los 700 m de altitud.

En la estación de referencia, emplazada a 740 m de altitud, se consiguen los 123 días disponibles sin escarcha. Los días libres de escarcha media o real, 0 ºC, se elevan a 163, comenzando el riesgo de escarchas a mediados de octubre y desapareciendo a mediados de primavera.

2.2.5. CLASIFICACIONES CLIMÁTICAS

Las clasificaciones climáticas se utilizan para caracterizar la meteorología ecológica pues vienen definidas en función de los diferentes parámetros y variables meteorológicas.

2.2.5.1. CLASIFICACIÓN CLIMÁTICA DE PAPADAKIS

Su clasificación ven dada exclusivamente en términos de parámetros meteorológicos y basara en los siguientes datos: temperatura media de las máximas, temperatura media de las mínima, temperatura media de las mínima absolutas, precipitación mensual e índices hídricos anual y mensual.

Según Papadakis, las características de un clima, consideradas desde el punto de vista de la ecología de los cultivos, son las siguientes:

Rigor invernal (tipo de invierno) y calor estival (tipo de verano), que definen el régimen térmico. Aridez y su variación estival (basada en el balance hídrico) que define el régimen de humedad.

El término municipal, según la clasificación climática de Papadakis, está encuadrado en la unidad climática "Mediterráneo templado", excepto en las cumbres de Hacina que se corresponden con el "Mediterráneo marítimo fresco".

2.2.5.2. CLASIFICACIÓN CLIMÁTICA DE ALLUÉ

Allué define una región climática determinada por el estudio directo de la magnitud de sus valores sintéticos, para el cual elabora una clave dicotómica con los factores que, dentro de estos, tienen una significación diferencial. Estos son la temperatura media del mes más frío, la precipitación media del mes más frío, la precipitación anual, la altitud, la precipitación estival, el índice de aridez segundo Gaussen y la intensidad de la sequía. En función de estos valores la estación meteorológica de referencia se encuadraría dentro de la subregión fitoclimática IV (VI) Mediterráneo subhúmedo de tendencia centroeuropea.

Según este autor, la vegetación potencial es de tipo Aestilignosa, representada por la alianza Quercion robori-petraea, cuya asociación característica es la Quercetum roboris gallaecicum; bosques de robles, con presencia de Betula celtiberica y, en algunas zonas, de Castanea sativa, acompañados por Daboecia cantabrica y Ulex gallii.

(9)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 457

2.2.6. VARIACIONES MESOCLIMÁTICAS

La mayor parte del municipio está bajo el dominio climático oceánico continental con tendencia mediterránea; tan sólo las zonas más altas en los sectores más septentrionales están dentro de lo oceánico de montaña. La zona N del área a estudio es, por contraposición a la Depresión de Monterrei, más lluviosa debido al efecto de barrera topográfica que constituyen los contrafuertes de la sierra que obligación a elevarse a las frentes que penetran, sin oposición por el fondo de la depresión, de orientación coincidente con la entrada de las frentes del SO. Esto trae como efecto un aumento de precipitaciones en forma de lluvia una vez superada esta barrera.

En las depresiones, la presencia del agua en gran cantidad, en la estación invernal, aumenta la humedad relativa del aire en toda el área, y su evaporación comporta el enfriamiento del aire; también se produce en estas un estancamiento notable de las nieblas, con el consiguiente incremento del riesgo y persistencia de las escarchas. La favorable orientación del territorio va a repercutir en la radiación incidente y en la insolación con un calentamiento del aire mayor, dando lugar a las mayores temperaturas del área así como a la menor humedad relativa con relación a las otras áreas vecinas, hecho que se pudo corroborar por medio de observaciones fenológicas. 2.3. HIDROLOGÍA

2.3.1. RECURSOS HÍDRICOS

Los recursos hídricos son renovables (excepto cierto aguas subterráneas), mas presentan enormes diferencias de disponibilidad y amplias variaciones de precipitación estacional y anual en diferentes partes del mundo. El agua aprovechable para su uso es muy limitada y se encuentra en un mayor porcentaje en las aguas subterráneas.

El agua constituye una parte esencial del todo ecosistema. Una disminución del agua disponible, tanto en cantidad, en calidad, o en ambas, comporta efectos negativos graves sobre los ecosistemas. El agua es esencial para la supervivencia de los seres vivos, pero hace una relativamente pequeña cantidad de agua que tenemos que compartir todos, y eso la convierte en algo muy preciado.

El grado de calidad del agua de los ríos viene determinado por la degradación debida a las actividades realizadas en los trechos superiores. La calidad del agua del río Támega es distinta en las cercanías de su nacimiento que luego de haber atravesado varios núcleos de población. En efecto, conforme a los objetivos de calidad marcados por el Plan Hidrológico del Duero, el río Támega presenta, en general, un buen estado, soportando en todos sus trechos vida de salmónidos. Desde las fuentes hasta las cercanías de Souteliño, las aguas se clasifican como A1S, y como de tipo A2S hasta la frontera con Portugal. Además, durante el período de sequía también presenta una buena calidad de las aguas, tipo A2.

En el río Támega, en Verín, existe una zona de baño regulada al amparo del Decreto 240/2000, de 13 de abril (DOGA 16-10-2000), por el que se regula la declaración de zonas de baño habilitadas en la Comunidad Autónoma de Galicia. En el término municipal, los sistemas de abastecimiento de agua potable son independientes para cada núcleo, disponiendo en la mayoría de los casos de infraestructuras de propiedad vecinal. Los sistemas de abastecimiento de agua potable se suministran principalmente de fuentes y manantiales situados en los montes. Además, existe una captación de agua en el río Búbal que abastece a la parroquia de Medeiros y acaban de construirse pozos de barrena para el abastecimiento de los núcleos de Albarellos, A Madanela, A Pousa y Sandín.

El Ayuntamiento de Monterrei, de la misma manera que acontece en los demás municipios de la comarca, se muestra muy vulnerable a la sequía, presentando reiterados problemas de abastecimiento en el verano, especialmente significativos en los núcleos del valle.

En la época estival, muchas de las fuentes y captaciones tradicionales presentan una discreta capacidad de suministro. Por otra parte, los núcleos incrementan notablemente su población en períodos de vacaciones, provocando aumentos estacionales de la demanda de agua, muy superiores a la media del resto del año, a los que en determinadas ocasiones no puede hacer frente correctamente al carecer de infraestructuras adecuadas. De esta manera, el agua potable, a pesar de las obras realizadas en diferentes parroquias para la dotación de nuevas captaciones y depósitos, sigue siendo un recurso escaso en el municipio.

Para dar solución a esta problemática, la administración municipal acaba de redactar diversos proyectos de mejora de los sistemas de abastecimiento local, entre otros en los núcleos de población de Albarellos, Estevesiños, A Madanela, Medeiros, Mixós y Vilaza; proyectos recientemente ejecutados o que se encuentran hoy en día en distinto grado de desarrollo.

En lo que respecta a la calidad de las aguas potables de uso domiciliario, según la información disponible en el "Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo" del Ministerio de Sanidad y Política Social, los sistemas de abastecimiento objeto de control periódico en el término presentan generalmente aguas aptas para el consumo, registrándose puntualmente problemas por exceso en algún parámetro de control. En el sistema de abastecimiento de Medeiros se ha registrado un análisis que dio resultados no aptos para el consumo por exceso de trihalometanos (compuestos químicos que suelen producirse en los sistemas de abastecimiento de agua potable por exceso de cloro empleado en los procesos de potabilidad).

Las captaciones destinadas al consumo humano están, conforme a la Directiva Marco del Agua, incluidas en el registro de zonas protegidas por la CHD.

2.3.2. HIDROLOGÍA SUPERFICIAL

La red hidrográfica del municipio pertenece íntegramente a la cuenca hidrográfica del río Támega, encuadrada en la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). La cuenca del río Támega pertenece, según clasificación de la CHD, al sistema de explotación del río Tera (Demarcación Hidrográfica del Duero).

La principal arteria fluvial del territorio municipal es el río Támega, cuyo curso sirve de linde por el este con los ayuntamientos de Colina del Valle y Verín. El río Támega, que es afluente por la margen derecha del río Duero, discurre por tierras orensanas y portuguesas hasta desembocar en este río. El Támega nace en la Sierra de Sano Mamede a 900 m, y luego de drenar las tierras de Laza y Castillo del Valle, discurre por el fondo de la depresión de

(10)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 458

Monterrei adaptándose a su superficie llana. Aguas abajo del núcleo urbano de Verín, recibe por la derecha el río Búbal o Vilaza, río que drena el sector occidental de la comarca.

El sistema hidrográfico del Támega está constituido, en el término municipal de Monterrei, por el río Támega y por sus afluentes por la margen derecha, entre los cuales destaca el sistema fluvial Búbal-Albarellos, ya que sus cuencas abarcan la mayor superficie del término, siendo los demás tributarios arroyos con acusado estiaje.

El río Rubín o Albarellos, afluente del Búbal por la margen izquierda, drena una amplia zona del noroeste del municipio que incluye las Sierras de Hacina y San Salvador, con una red tributaria muy ramificada.

A continuación se hace una relación sistemática de todos los cursos fluviales del municipio, distinguiendo aquellos que drenan al sistema fluvial Búbal-Albarellos:

RÍO TÁMEGA

Reguero da Tapada Rego das Covas Reguero Morogueiras Rego das Presas Regato das Tapias Regato da Poula da Misa RÍO BÚBAL

Río Porto do Rei-Búbal Río Pichos o dos Muíños Río de San Cristovo o Montes Rego de Carzoá o de Barroca Rego de Bocas o do Muíño Rego do Carregal o da Madanela Río do Biduedo

Regato do Manguelo

o Regato de Fuentefría Regato da Castiñeira

Río Albarellos o Rubín

Río do Muíño Vello o Rebordondo o Rego de Lamas

o Rego de Lobishome das Lamas Reguero de Lamelas

Rego da Revolta Grande Rego de Picoto

Rego de FUENTE Míllara Rego da Portela da Bouza Rego do Agrelo

o Rego da Cal Rego de San Salvador Regato da Silva Arroyo de Menores Regato da Broña

Regato de Fontar De Sapos Reguero Pendurelas Barranco de Torres Reguero das Cruces Regato Marmaños Regato das Tres Augas

La hidrología del área de estudio está condicionada por las características fisiográficas y climáticas del territorio. De esta manera, Monterrei posee una red hidrográfica densa, formada sobre todo por ríos de cabecera y de orden media. Las zonas altas de las cuencas del sistema fluvial Támega-Búbal se caracterizan por unos paisajes ásperos, discurriendo los ríos encajados. Esto condiciona su sección y propicia un aumento de la velocidad de la corriente de agua, dominando de esta forma los procesos de erosión sobre los de sedimentación. La existencia de diferentes escalones resueltos con fuertes desniveles, determina la formación de un buen número de cursos cortos y energéticos que drenan las aguas de resbalada de los relevos superiores por estrechas quebradas, con unos regímenes que están condicionados directamente por la pluviometría. En los torrentes y en los trechos de mayor pendiente de los ríos principales, suelen aparecer áreas encajadas con formación de marmitas de gigante, pías y grandes bloques en los álveo, así como roturas del perfil de equilibrio de los riegos que originan notables cascadas. En los mesetas, por el contrario, la red hidrográfica municipal presenta corrientes fluviales de escaso caudal y bajo potencial erosivo que forman valles abiertos y configuran una fisonomía, en general, alombada, reproduciendo algunas de las características fundamentales de la red fluvial gallega como es la de ser cursos seniles en sus trechos altos y tener una notable acomodación tectónica. En las zona bajas, en las que los ríos principales alargan sus lechos y disminuye su velocidad, presenta una amplia zona de vega o valle en la que se desarrollan cultivos y barrizales.

En el fondo de la Depresión de Monterrei, los ríos Támega y Búbal presentan unos trazados meandriformes, observándose en el municipio diversos meandros abandonados o desconectados temporalmente y sistemas de charcas temporales y lagunas asociadas por los que suele circular el agua en las crecidas y épocas de inundación, así como paleolechos.

(11)

B o l e t í n O f i c i a l P r o v i n c i a d e O u r e n s e n . º 6 6 · V e n r e s , 2 1 m a r z o 2 0 1 4 459

El régimen de estos ríos es pluvial, pudiendo presentar ocasionalmente dos máximos, uno en el período otoño-invierno y otro secundario en la primavera, de mucha menor importancia, como consecuencia de las aguas de deshielo. Su irregularidad es muy acusada, pudiendo sufrir una fuerte sequía en el estío que permite apreciar los rasgos de mediterraneidade. Esta es especialmente acusada en los cursos secundarios que tienen su origen en la Sierra de San Salvador, tanto en los afluentes del río Albarellos o Rubín como en los pequeños tributarios del río Támega, que presentan, de suyo, un caudal escaso y estacional. Al cruzar el fondo de la Depresión de Monterrei y las llanuras de inundación de los ríos principales pierden la suya escasa resbalada superficial, singularmente en el período estival, penetrando en los depósitos sedimentarios y discurriendo de manera subálvea.

El ecotipo de las corrientes fluviales montederrenses corresponde a "Ríos de montaña húmeda silícea", con un interés ecológico muy elevado. Por lo general, presentan aguas de buena calidad desde el punto de vista químico, y no están alterados por el hombre de una manera significativa, manteniendo una dinámica natural o casi natural. Las alteraciones hidromorfolóxicas y los vertidos puntuales son las principales presiones y origen del deterioro de los espacios fluviales peor conservados. En este sentido, hay que destacar que los ríos Albarellos y Búbal están canalizados en los trechos que discurren por los núcleos urbanos de Albarellos y Vilaza (la CHD realizó el acondicionamiento de diversos trechos, mediante la construcción de canales de hormigón y/o piedra). Los trechos urbanos del río Albarellos o Rubín se consideran muy alterados, en contraste con los trechos altos o de cabecera que se encuentran en muy buen estado de conservación. Además, en las áreas con un alto grado de intensificación de las actividades agrícolas, el río Albarellos y sus tributarios presentan una intensa degradación de su lecho y riberas. En los ríos de mayor caudal son habituales transformaciones hidromorfolóxicas de poca entidad, con presas, canales y canales para facilitar su aprovechamiento hidráulico tradicional en los molinos y aceñas, y pequeñas regulaciones del caudal para facilitar el aprovechamiento de las aguas para riega y/o para establecer captaciones de abastecimiento de agua potable. Por el contrario, el río Búbal se encuentra regulado en la Presa de las Chas para su aprovechamiento hidroeléctrico en la Minicentral Hidráulica de Requeixo (Oímbra), emplazada aguas arriba del arruinado Balneario de Requeixo. La Minicentral Hidráulica de Requeixo, de 3.080 KW, es explotada por Navarro Generación, S.A. desde su puesta en funcionamiento en 2001.

En el término existen, además de este humedal artificial, otros humedales naturales de pequeño tamaño asociados a los complejos aluviales del sistema fluvial Támega-Búbal. Entre estos destaca el humedal de Vilela, incluido en el Inventario de los Humedales de Galicia (IHG). Por otra parte, en la margen izquierda del río Búbal en Vilaza, existen diversas charcas surgidas como consecuencia de la extracción de áridos aluviales; charcas que se fue naturalizando espontáneamente al quedan inactivas las explotaciones.

2.3.3. HIDROGEOLOGÍA

Se denominan como aguas subterráneas todas las aguas que se encuentran bajo la superficie del suelo en la zona de saturación y en contacto directo con el suelo o el subsuelo. Las aguas subterráneas llenan los espacios existentes entre las partículas de los suelos, las grietas, las arenas y las fracturas de las rocas, en la zona denominada saturada. Las aguas subterráneas constituyen un recurso natural cuya protección reviste especial interés para el mantenimiento de los ecosistemas acuáticos de ellas dependientes y para el abastecimiento de agua potable. Su importancia económica es muy elevada, pues constituyen una fuente alternativa de abastecimiento de agua potable en los asentamientos de población, así como para el riego en la agricultura.

Los materiales litológicos existentes en el término presentan características claramente diferenciables desde el punto de vista hidrogeológico. El Mapa Hidrogeológico de Galicia (Junta de Galicia, 1991) refleja un claro predominio de los materiales de permeabilidad media-baja (granitos alcalinos muy alterados) y de los materiales prácticamente impermeables (esquistos, cuarcitas y losas). Por el contrario, los depósitos detríticos cuaternarios (aluviales, terrazas y coluviones) son materiales poco consolidados en los cuales existe una elevada porosidad intergranular que permite la infiltración del agua y, por lo tanto, presentan una alta permeabilidad.

En los terrenos metasedimentarios que afloran en los sectores oriental y septentrional del municipio, el grado de permeabilidad en estado fresco es prácticamente nulo y, en estado alterado, muy bajo. En los granitos alcalinos de dos micas, la permeabilidad es, cuando existen zonas de alteración importantes, media-baja, y es baja en las zonas poco alteradas. Por su parte, los sedimentos cuaternarios del fondo de la Depresión de Monterrei presentan unas condiciones favorables para la infiltración y almacenamiento de agua subterránea.

La Confederación Hidrográfica del Duero identifica dos masas de agua subterránea en la comarca: Masa subterránea 400028-Verín

Masa subterránea 400023-Vilardevós-Laza

La Masa subterránea 400023- Vilardevós-Laza constituye la masa situada más al noroeste de la Cuenca Hidrográfica del Duero. Los límites norte y oeste son los de la propia Cuenca y el sur son la frontera portuguesa y la fosita cuaternaria de Verín, al este el límite es el de las comunidades autónomas de Galicia y Castilla y León. La masa está formada por materiales metamórficos paleozoicos del Ordovícico, Silúrico y Devónico y abundantes afloramientos graníticos, sobre todo en las partes occidental y oriental. A pesar de la distorsión inducida por el emplazamiento de masas graníticas se observa un intenso plegamiento de los sedimentos en direcciones EN EL-SL, mientras que las familias de fracturas tienen orientaciones diversas, las más extendidas son de componente NL-SO.

La Masa subterránea 400028-Verín se extiende a ambas márgenes del río Támega, desde las cercanías del núcleo de Laza hasta la frontera con Portugal, al Sur, con una superficie total de 72,02 Km2, aprovechando la fosita tectónica de Monterrei, llena por depósitos detríticos de abanicos aluviales (arenas, arcillas y cuantos), y sedimentos aluviales (arenas y arcillas) de los ríos Támega y Búbal.

En su interior se encuentran las poblaciones de Colina del Valle, al NL, Verín, Albarellos y Vilaza en la zona central, y Oímbra, al SO. En la parte oriental de la masa, en la margen izquierda del río Támega se emplaza la falla de Chaves - Verín, de polilla general norte -sur. En lo que respecta a los límites hidrogeológicos, la masa subterránea de Verín se encuentra totalmente enmarcada por los materiales graníticos y metamórficos de la masa Vilardevós - Laza y por el sur tiene conexión con materiales más permeables en la frontera con Portugal.

Referencias

Documento similar

Ma´alo´ob ka ts´aabak u jobonilo´ob xunáan kaab naats´ tu´ux yaan xíiwo´ob ku ts´áako´ob kaab yéetel u yiik´el nikte´, ku ts´o´okole´ ka ts´aabak ti´ junp´éel

h)  contaminantes  del  medio  ambiente  laboral:  son  todas  las  sustancias  químicas  y  mezclas  capaces  de  modificar  las  condiciones  del  medio 

primordial, porque hemos sido arrancados de nuestra condición, como bien intuía Spinoza. Es notable que los distintos asentamientos indoeuropeos y sus lejanas migraciones

En esta primera asociación, podemos notar como el sol con el 33% conforma al núcleo central de la representación social del sitio arqueológico, y que los elementos periféricos

Por este motivo, lo que hace la filosofía no es meramente describir y analizar una realidad, sino incluirla dentro de la misma vida filosófica; en otros

Derivado del proceso de mejora administrativa en el procedimiento para integrar la Lista de personas que pueden fungir como peritos ante los órganos del Poder Judicial de

III. Deberán estar impermeabilizadas en su interior y en los muros colindantes con las fachadas y pasillos de circulación atendiendo lo que para tal efecto determine la

Establecer las disposiciones operativas, administrativas y disciplinarias a las que deberá sujetarse el personal de la Secretaría, de acuerdo a lo establecido en la Ley General del