Evaluación de las condiciones ambientales de la Ciénaga Grande de Santa Marta en el marco del Plan de Acción para la atención de la Calamidad Pública

64 

Texto completo

(1)

Evaluación de las condiciones ambientales de la

Ciénaga Grande de Santa Marta en el marco del

Plan de Acción para la atención de la Calamidad

Pública

PRY-CAM-017-16

Convenio 131 de 2016 INVEMAR –- CORPAMAG

Santa Marta, marzo de 2017

(2)
(3)

Preparado por:

Programa de Calidad Ambiental Marina - CAM Mónica Bayona Arenas

Natalia Arbeláez Julián Franco César Bernal

Programa Valoración y Aprovechamiento de Recursos - VAR Efraín Viloria Maestre

Fabián Escobar Toledo José Alexander Romero A.

Apoyo Técnico:

Unidad de Laboratorios de Calidad Ambiental Marina - LABCAM

Kelvin Varela José Vega Julián Franco Sistemas de Información Paola Obando Revisión Técnica:

Luisa Fernanda Espinosa Mario Enrique Rueda

Supervisores Convenio

Janet Vivas – INVEMAR Eliana Álvarez - CORPAMAG

Marzo de 2017 - Santa Marta - Colombia

INVEMAR

Calle 25 No. 2-55, Playa Salguero Santa Marta – Colombia CUERPO DIRECTIVO

Director

Francisco A. Arias Isaza Subdirector

Coordinación Científica Jesús Antonio Garay Tinoco Coordinador

Programa Biodiversidad y Ecosistemas Marinos (BEM)

David Alonso Carvajal Coordinador

Programa Valoración y Aprovechamiento de Recursos Marinos y Costeros (VAR) Mario Rueda Hernández

Coordinadora

Programa Calidad Ambiental Marina (CAM)

Luisa Fernanda Espinosa Coordinadora

Coordinación de Investigación e

Información para Gestión Marina y Costera (GEZ)

Paula Cristina Sierra Correa Coordinadora

Programa de Geociencias Marinas y Costeras (GEO)

Constanza Ricaurte Coordinador

Coordinación de Servicios Científicos (CSC)

Julián Mauricio Betancourt Subdirectora Administrativa (SRA) Sandra Rincón Cabal

Imagen portada: Ciénaga Las Piedras, Medición de transparencia, Mortandad de peces en Ciénaga Alfandoque y Ciénaga Alfandoque., por Kelvin Varela, 2017

Cítese como: INVEMAR, 2017. Evaluación de las condiciones ambientales de la Ciénaga Grande de Santa Marta en el marco del Plan de Acción para la atención de la Calamidad Pública. Informe Técnico Final. Convenio 131 de 2016 INVEMAR - CORPAMAG. PRY-CAM-017-16. Santa Marta. 63 p

(4)
(5)

TABLA DE CONTENIDO

1 INTRODUCCIÓN ... 9

2 ÁREA DE ESTUDIO ...10

3 METODOLOGÍA ...14

3.1 CALIDAD DE AGUAS Y FITOPLANCTON ...14

3.2 VARIABLES DE DESEMPEÑO EN RECURSOS PESQUEROS ...20

4 RESULTADOS Y DISCUSIÓN ...21

4.1 EVALUACIÓN DE CALIDAD DE AGUAS Y ENSAMBLE DE FITOPLANCTON ...21

4.2 VARIABLES DE DESEMPEÑO EN RECURSOS PESQUEROS ...39

5 CONCLUSIONES ...49

6 RECOMENDACIONES ...50

7 BIBLIOGRAFÍA ...51

(6)

LISTA DE TABLAS

Tabla 1. Nombre y coordenada de puntos de muestreo Componente Calidad de Aguas y Fitoplancton . 14 Tabla 2. Plan de muestreo de calidad de agua y densidad fitoplanctónica en las estaciones de monitoreo

para atención de la calamidad pública. SST: Sólidos suspendidos totales, NUT: Nutrientes

inorgánicos disueltos, TB: turbidez; CLa: Clorofila a; DBO5: Demanda bioquímica de oxígeno.

Frecuencia del muestreo: semanal (S), quincenal (Q) y mensual (M). ... 17 Tabla 3. Densidades fitoplanctónicas máximas obtenidas en eventos de mortandades de peces, en el

monitoreo histórico de la CGSM y en el presente informe ... 33

LISTA DE FIGURAS

Figura 1. Sistema deltaico lagunar Ciénaga Grande de Santa Marta ... 10 Figura 2. Mapa del área de estudio en la Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM), donde se representan

las estaciones de monitoreo de los componentes calidad del agua y desempeño pesquero .. 13 Figura 3. Fotografías Ciénagas del sur del Complejo CGSM, a) Las Piedras (E1), b) Conchal (E2), c)

Alfandoque (E3). Fotos: Kelvin Varela ... 15 Figura 4. Fotografías Estaciones Ciénaga de Pajarales, a) Boca Caño. Aguas negras (E4), b) Pajarales

Frente Nueva Venecia (E5) y c) Sector Machete (E6). Fotos: Kelvin Varela ... 16 Figura 5. Toma de datos in situ en las ciénagas Alfandoque y Las Piedras. ... 17

Figura 6. A la izquierda, se muestra la instalación de los sensores HOBO® de nivel, oxígeno disuelto y

salinidad/temperatura en la estación de muestreo de 24 horas; a la derecha, se muestran los

sensores HOBO® oxígeno disuelto, salinidad/temperatura. Fotos tomadas por César Garcia. 19

Figura 7. Salinidad del agua superficial de las estaciones del monitoreo para atender la Calamidad Pública. ... 21 Figura 8. Oxígeno Disuelto (OD) medido en el agua superficial de las estaciones del monitoreo para

atender la Calamidad Pública. La línea punteada representa la mínima concentración de oxígeno disuelto permisible para preservación de flora y fauna, establecido por el Decreto 1594 de 1984 (MinSalud, 1984) ... 22

Figura 9. Demanda bioquímica de Oxígeno (DBO5) medida en el agua superficial de las estaciones del

monitoreo para atender la Calamidad Pública. ... 23 Figura 10. pH del agua superficial en las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública. Las

líneas punteadas representan los valores límites establecidos por el Decreto 1594 de 1984 para preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984). ... 24

(7)

Figura 12. Concentraciones de a) nitritos (N-NO2-), b) nitratos (N-NO3-) (a) y c) amonio(N-NH4+) (b) en el

agua superficial de las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública. ... 26

Figura 13. Concentraciones de Fosfatos (P-PO43-) en el agua superficial de las estaciones de monitoreo

para atender la calamidad pública. ... 27 Figura 14. Sólidos suspendidos totales (SST) medidos en el agua superficial en las estaciones de

monitoreo para atender la calamidad pública. ... 28 Figura 15. Turbiedad medida en el agua superficial en las estaciones de monitoreo para atender la

calamidad pública. ... 28 Figura 16. Densidades fitoplanctónicas (cél-fil-col/L) registradas en las seis estaciones del monitoreo para

atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 y enero de 2017. ... 30 Figura 17. Abundancia relativa fitoplanctónica (%) registrada en las seis estaciones del monitoreo para

atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 (-D) y enero de 2017 (-E). ... 31

Figura 18. Grafica de tendencia entre las densidades fitoplanctónicas totales y los valores de DBO5

obtenidos en las estaciones del monitoreo para atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 (-D) y enero de 2017 (-E). ... 32 Figura 19. Concentraciones de oxígeno disuelto y salinidad, registrados con los sensores HOBO®

durante el monitoreo de 24 horas realizado en la estación E5 (Pajarales – Frente Nueva Venecia). La línea roja horizontal muestra el valor mínimo de concentración de oxígeno para la preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984). ... 34 Figura 20. Concentración de oxígeno disuelto a tres profundidades en un periodo de 24 horas, en la

estación 24 horas E5 complejo Pajarales. La línea roja horizontal muestra el valor mínimo para la preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984). ... 35 Figura 21. Densidades fitoplanctónicas registradas en el punto de muestreo, durante el monitoreo de 24

horas realizado entre el 18 y 19 de enero de 2017. ... 37 Figura 22. Densidades registradas durante el monitoreo de 24 horas realizado en la CGSM el 12 de

septiembre de 2016 y 18 de enero de 2017. ... 38 Figura 23. Captura semanal total y por grupos de especies registrada entre el 1 de diciembre de 2016 y

el 1 de febrero de 2017. ... 39 Figura 24. Captura total semanal y por arte y/o método de pesca registrada entre el 1 diciembre de 2016

y el 1 de febrero de 2017. ... 40 Figura 25. Abundancia relativa (CPUE) de recursos pesqueros con atarraya por sitio de desembarco,

registrada entre el 1 diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017. ... 41 Figura 26. Comporación de la CPUE media interanual con Atarrayas en la pesquería de la CGSM en el

período 1994-2016. ... 43 Figura 27. Comparación de la CPUE media intra-anual con Atarrayas en la pesquería de la CGSM en el

(8)

Figura 29. Ingresos económicos semanales, entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017.47 Figura 30. Renta económica por pescador por arte y/ o método de pesca, entre el 1 de diciembre de

(9)

1 INTRODUCCIÓN

Durante el año 2016 se presentaron mortandades de peces en la CGSM que por su frecuencia y densidad generaron una alerta local, regional y nacional sobre las condiciones ambientales del complejo lagunar y las pérdidas de sus recursos y servicios ecosistémicos. En vista de esta problemática y como estrategia para lograr mayor efectividad de las acciones adelantadas para su recuperación, se declaró este complejo lagunar en calamidad pública.

En este contexto, el INVEMAR ofreció su apoyo técnico para obtener información más detallada del comportamiento de variables de calidad de agua y fitoplancton, y establecer el posible impacto de estos eventos sobre la dinámica pesqueras en el complejo lagunar. Con este fin, se evaluó semanalmente durante un período de dos meses, las condiciones ambientales de la ciénaga de Pajarales y tres ciénagas ubicadas al sur del complejo lagunar, y se recopiló con la misma frecuencia, información referente a variables de desempeño pesquero en los principales sitios de desembarco en el complejo lagunar.

Por razones administrativas esta actividad inició fuera del período de la calamidad. No obstante, la información recolectada permite responder al objeto de estudio y son un insumo técnico para la gestión de las autoridades ambientales competentes.

(10)

2 ÁREA DE ESTUDIO

La Ecorregión Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM) se localiza en el departamento del Magdalena, Caribe Colombiano, entre las coordenadas 10°44´ latitud Norte y los 74°30´longitud Oeste. Es el sistema deltaico lagunar con mayor extensión en Colombia y cuenta con un área costera emergida de 214.785 ha. (Figura 1).

Figura 1. Sistema deltaico lagunar Ciénaga Grande de Santa Marta

La ecorregión CGSM se encuentra en una zona tropical árida, presenta un déficit de agua de aproximadamente 1.031 mm/año, debido a la alta evapotranspiración (1.431 mm/año), en comparación con su baja precipitación de tan solo 400

(11)

definido para el municipio de Santa Marta, con altas precipitaciones entre abril y noviembre y un período de sequía entre diciembre y marzo, con zonas diferenciadas en cuanto a intensidad de precipitación a lo largo del complejo lagunar (Ricaurte-Villota et al., 2016).

Los ciclos de El Niño y La Niña resultan ser determinantes en la dinámica del sistema estuarino (Blanco et al., 2006 y Rodríguez-Rodríguez, 2016). El Niño y La Niña son los componentes oceánicos de Ciclo de oscilación del Sur (ENOS) y corresponden a la variabilidad interanual de la temperatura de aguas superficiales del océano Pacífico central y oriental, aguas más cálidas (El Niño) o aguas más frías (La Niña) (Montealegre, 2007). En Colombia, estos eventos ocasionan alteración en el régimen de precipitaciones, disminuyendo cantidad y frecuencia durante eventos El Niño, y generando el efecto contrario en el caso de La Niña (IDEAM, 2016a; IDEAM, 2016b). Según Blanco et al. (2006), los fenómenos de El Niño y La Niña influyen en la calidad del agua de la CGSM, al modificar el volumen de agua que descargan los tributarios en el complejo lagunar, alterando el régimen hidrológico y generando afectaciones en parámetros como la salinidad. En el caso del fenómeno de El Niño 2015 – 2016, los indicadores Temperatura Superficial del Mar – TSM y el Índice Multivariado de El Niño Oscilación del Sur - ENSO (por sus siglas en inglés), mostraron que fue uno de los más intensos y fuertes de la historia, comparándose con los ocurridos en 1997-1998 y en 1982-1983 (NOAA, 2016, En: IDEAM, 2016a).

El monitoreo se realizó en los meses de diciembre 2016 y enero 2017, durante el período pluviométrico que corresponde a la transición de lluvias a período seco. No obstante, durante el mes de diciembre 2016, las precipitaciones en el sur del complejo CGSM y la ciénaga de Pajarales se encontraron por debajo de los promedios históricos (Anomalía 40 % - 80 %; IDEAM, 2017), reflejándose en días muy soleados. En el mes de enero, los valores de precipitación alcanzaron la normalidad (Anomalía 80 % - 120 %; IDEAM, 2017) y se evidenció la presencia de fuertes brisas, consecuencia de la llegada de los vientos Alisios.

De acuerdo a Kjerfve (1986, En Rodríguez-Rodríguez et al., 2016), el sistema lagunar CGSM puede definirse como una laguna cerrada o restringida, debido a la geomorfología del canal de entrada que actúa como filtro y a la mezcla vertical del agua por los vientos. Las condiciones hidrológicas de la CGSM están altamente relacionadas con la descarga de los ríos Aracataca, Fundación y Sevilla, provenientes de la Sierra Nevada de Santa Marta SNSM) que tienen su mayor

(12)

influencia en el cuerpo principal del complejo lagunar y del río Magdalena que alimenta el Complejo Pajarales (Blanco et al., 2006). Los aportes generados por el río Magdalena son altamente dependientes de los períodos pluviométricos, mientras que los de los tributarios provenientes de la SNSM son más constantes

(Rodríguez-Rodríguez et al, 2016). El caudal promedio anual de descarga por parte

de los afluentes mencionados es de ̴90 m3/s. Cabe resaltar que el uso del suelo por el que transcurren estos afluentes es agrícola, por lo que se consideran a estas descargas relevantes en la contribución de nutrientes al sistema. Finalmente, los patrones de circulación de la laguna son el resultado de la interacción entre los vientos Alisios y las descargas de tributarios. Durante la época lluviosa, los incrementos de agua dulce ocasionan una salida de aguas de la Ciénaga al mar, mientras que en época seca, las aguas marinas entran al sistema a través de la Boca de la Barra (Kaufman y Hevert, 1973, En:

Rodríguez-Rodríguez et al, 2016).

La conjugación de las características geomorfológicas e hidrográficas, promueven una alta y única biodiversidad en la CGSM que le confieren a este sistema deltaico lagunar cinco categorías de protección y manejo: Vía Parque Isla de Salamanca (1964), Santuario de Fauna y Flora CGSM (1977), Sitio RAMSAR (1998), Reserva de Biosfera (2000), y Área de importancia para la conservación de las Aves – AICA (2001).

El monitoreo diseñado para atender la Calamidad Pública, tuvo como área este estudio para los componentes calidad de aguas y fitoplancton, las ciénagas de Pajarales, las Piedras, Conchal y Alfandoque, las tres últimas ubicadas al sur del sistema lagunar (Figura 2). Para el monitoreo pesquero, se registró información de la pesca comercial en los principales sitios de desembarco (Tasajera, Isla del Rosario, Caño Clarín, Torno y Nueva Venecia) que faenan en el espejo de agua principal de la CGSM, el complejo de Pajarales, Salamanca Occidental, e indirectamente el Santuario de Fauna y Flora CGSM.

(13)

Figura 2. Mapa del área de estudio en la Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM), donde se representan las estaciones de monitoreo de los componentes calidad del agua y desempeño pesquero

(14)

3 METODOLOGÍA

3.1 CALIDADDEAGUASYFITOPLANCTON

3.1.1 Estaciones de monitoreo

Para determinar la calidad de las aguas en el área de estudio se establecieron seis (6) estaciones de monitoreo ubicadas en las ciénagas Las Piedras, Conchal y Alfandoque en la zona sur del complejo CGSM, en la Ciénaga de Pajarales y los caños Grande y Aguas negras (Figura 2; Tabla 1).

Tabla 1. Nombre y coordenada de puntos de muestreo Componente Calidad de Aguas y Fitoplancton

Estación Nombre Latitud Longitud

E1 Ciénaga Las Piedras 10°43'23,88'' 74°33'08,86''

E2 Ciénaga Conchal 10°45'07,83'' 74°31'17,60''

E3 Ciénaga Alfandoque 10°47'03,97'' 74°29'52,19''

E4 Boca del caño Aguas Negras 10° 48' 51,41" 74° 36' 1,22"

E5 Pajarales – Frente Nueva Venecia 10°49'10,19'' 74°34'12,60''

E6 Pajarales - Sector Machete 10°49'30,30'' 74°32'24,14''

A excepción de la Ciénaga El Conchal, los sistemas lagunares ubicados en el sur del Complejo CGSM hacen parte de las 26.810 ha protegidas bajo la figura de Santuario de Fauna y Flora Ciénaga Grande de Santa Marta (SFF CGSM; PNN, 2017). Son espejos de agua de poca profundidad (<1 m), débilmente interconectados mediante canales estrechos y de corriente nula, por los cuales sólo se puede navegar en embarcaciones pequeñas. En sus orillas hay bosques de mangle, en algunos casos en estado de alto deterioro (Figura 3a y c). Sus aguas mantuvieron una coloración verduzca en el período de monitoreo (Figura 3b y c) y se resaltó la alta abundancia de aves, especialmente en la ciénaga El Conchal.

(15)

Figura 3. Fotografías Ciénagas del sur del Complejo CGSM, a) Las Piedras (E1), b) Conchal (E2), c) Alfandoque (E3). Fotos: Kelvin Varela

En Pajarales, las estaciones se encuentran distribuidas a lo ancho de la ciénaga, considerando la entradas al cuerpo de agua: Boca del Caño Aguas Negras (Figura 2, Figura 4a) y dos estaciones localizadas frente de Nueva Venecia (Figura 2, Figura 4b) y en el sector como conocido como “Machete” (Figura 4c), en donde se han realizado seguimientos a mortandades de peces. La profundidad en las estaciones fue variable, entre 0,45 m en la Boca Caño Aguas negras a 1,2 m en Frente Nueva Venecia. La coloración del agua fue verduzca en todas la estaciones de monitoreo, con excepción de Boca Caño Aguas Negras.

(16)

Figura 4. Fotografías Estaciones Ciénaga de Pajarales, a) Boca Caño. Aguas negras (E4), b) Pajarales Frente Nueva Venecia (E5) y c) Sector Machete (E6). Fotos: Kelvin Varela

3.1.2 Fase de campo y laboratorio

La fase de campo comprendió ocho (8) salidas de campo con periodicidad semanal, con fecha de inicio el 6 de diciembre de 2016. En cada salida se realizaron mediciones in situ de temperatura, transparencia, pH, oxígeno disuelto (OD), porcentaje de saturación de oxígeno, conductividad y salinidad en el agua superficial (Figura 5), se tomaron muestras de agua para el análisis de los nutrientes inorgánicos disueltos nitratos (N-NO3-), nitritos (N-NO2-), amonio (N-NH4+) y ortofosfatos (P-PO43); turbidez, sólidos suspendidos totales (SST), clorofila a (Cla) y demanda bioquímica de oxígeno (DBO5), acorde al plan de muestreo propuesto (Tabla 2). Las muestras se recolectaron y preservaron siguiendo las indicaciones del manual de técnicas analíticas del INVEMAR (Garay et al., 2003) y

a) b)

(17)

se transportaron a la Unidad de Laboratorios de Calidad Ambiental Marina - LABCAM. Los análisis se efectuaron acorde a las metodologías descritas en el Anexo 1.

Figura 5. Toma de datos in situ en las ciénagas Alfandoque y Las Piedras.

Tabla 2. Plan de muestreo de calidad de agua y densidad fitoplanctónica en las estaciones de monitoreo para atención de la calamidad pública. SST: Sólidos suspendidos totales, NUT: Nutrientes inorgánicos

disueltos, TB: turbidez; CLa: Clorofila a; DBO5: Demanda bioquímica de oxígeno. Frecuencia del

muestreo: semanal (S), quincenal (Q) y mensual (M).

Estación Calidad de Aguas Fitoplancton Densidad

In situ SST NUT TB CLa DBO5

E1 S Q Q Q Q Q M E2 S Q Q Q Q Q M E3 S Q Q Q Q Q M E4 S Q Q Q Q Q M E5 S Q Q Q Q Q M E6 S Q Q Q Q Q M

(18)

Las muestras de agua para el análisis de fitoplancton se tomaron teniendo en cuenta la profundidad de cada estación. En los sitios que presentaron una profundidad superior a 0,5 m, las muestras se recolectaron con un tubo de PVC de dos pulgadas de diámetro provisto con una válvula de pie (Franks y Keafer, 2004) y en aquellas con profundidades inferiores a 0,5 m se colectaron introduciendo el frasco directamente en el cuerpo de agua. Las muestras se almacenaron en frascos plásticos oscuros de 0,5 L y se fijaron con lugol en relación 1:100 (Elder y Elbrächter, 2010).

Para el análisis cualitativo y cuantitativo de la comunidad fitoplanctónica, se utilizó el método por sedimentación Utermöhl, observando las muestras mediante un microscopio invertido. La identificación se realizó hasta el nivel taxonómico más alto mediante caracteres morfológicos empleando las descripciones y claves taxonómicas presentadas por Round et al. (1990), Vidal (1995), Tomas (1997),

Cronberg y Annodotter (2006) y Vidal (2010). Las densidades se expresaron en

términos de células, filamentos y colonias por litro (cél-fil-col/L).

3.1.3 Análisis de información

Los datos obtenidos en el monitoreo semanal fueron organizados en matrices, y graficados por parámetro. Los resultados de las variables pH y OD, se compararon con los criterios de calidad admisibles en el decreto 1594 de 1984, para preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984). Para las variables DBO5 y sólidos suspendidos totales – SST, se tomó como referencia la escala de clasificación de CONAGUA (2015) que establece como agua no contaminada los valores de DBO5 <3, agua con bajo contenido de materia orgánica biodegradable los valores entre >3 - ≤6, agua con indicio de contaminación, los valores entre >6 - ≤30, agua contaminada los valores entre >30 - ≤120, y agua fuertemente contaminada los los valores de DBO5 >120 y concentraciones de SST menores a 25 como de excelente calidad, entre 25 - <75 buena calidad, entre 75-<150 calidad aceptable, entre 150 -<400 contaminada y > 400 como fuertemente contaminada.

Con los datos biológicos se elaboraron matrices primarias de densidad por género, teniendo en cuenta las estaciones muestreadas en cada época.

(19)

3.1.4 Seguimiento a Variables Fisicoquímicas y Ensamble Fitoplancton 24 horas.

El monitoreo 24 horas inició sobre las 11:20 horas del 18 de enero hasta 10:31 horas del 19 de enero de 2017, en una estación ubicada cerca de Nueva Venecia (E5), pueblo palafito ubicado en la ciénaga de Pajarales (CGSM) (Figura 2). Durante el monitoreo cada media hora se hicieron mediciones in situ de temperatura, profundidad, conductividad, salinidad, pH, oxígeno disuelto y porcentaje de saturación de oxígeno, utilizando los métodos descritos en el Anexo 1. Cada una de las mediciones fue realizada a profundidades de 20 cm, 50 cm y 90 cm. Adicionalmente, se instalaron dos sondas HOBO® (U26 oxígeno disuelto y U24-002-C conductividad/salinidad) programadas para realizar mediciones cada minuto de oxígeno disuelto, salinidad y temperatura (Figura 6).

Figura 6. A la izquierda, se muestra la instalación de los sensores HOBO® de nivel, oxígeno disuelto y

salinidad/temperatura en la estación de muestreo de 24 horas; a la derecha, se muestran los sensores

HOBO® oxígeno disuelto, salinidad/temperatura. Fotos tomadas por César Garcia.

Para el análisis de nutrientes inorgánicos (nitritos, nitratos, amonio y fosfatos), sólidos suspendidos totales (SST), sólidos suspendidos volátiles, clorofila “a” y DBO, se recolectaron muestras de agua superficial a diferentes horas (11:20, 16:00 y 19:04 del 18 de enero, y a las 00:03, 05:01 y 10:04 del 19 de enero). Para verificar las mediciones de oxígeno disuelto mediante el método de Winkler, se colectaron muestras de agua superficial.

(20)

Para el análisis de fitoplancton, se recolectaron muestras integradas de la columna de agua a diferentes horas (a las 11:44 y 19:04 del 18 de enero, y a las 00:03, 5:01 y 10:04 del 19 de enero), utilizando la metodología para sitios con una profundidad superior a 0,5 m (Franks y Keafer, 2004). Las densidades fitoplanctónicas se reportaron en células/L (cél/L) y la identificación taxonómica se realizó hasta género según los caracteres morfológicos.

3.2 VARIABLESDEDESEMPEÑOENRECURSOSPESQUEROS

Las variables de desempeño de la pesquería artesanal de la ecorregión CGSM, se monitorearon aplicando la metodología del Sistema de Información Pesquera del INVEMAR-SIPEIN (Narváez, et al., 2005, INVEMAR, 2016a). Específicamente, se usó un diseño de muestreo aleatorio simple en los principales sitios de desembarco (Isla del Rosario, Tasajera, Nueva Venecia, K15-Caño Clarín y Torno; Figura 2), durante nueve semanas entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017. Los registros obtenidos por auxiliares de campo con experiencia en monitoreos pesqueros, fueron consignados en los formularios diseñados para tal fin y digitados en el SIPEIN. Las variables muestreadas fueron captura, esfuerzo de pesca, costos e ingresos económicos por faena.

3.2.1 Análisis de información

El análisis se fundamentó a partir de la revisión de los datos registrados en campo y de la depuración de los mismos digitados en el SIPEIN, considerándose las estimaciones del acumulado semanal desde la primera hasta la novena semana del periodo de muestreo. La información analizada condujo a estimar la captura total discriminada por grupo de especies, arte y/o método de pesca; así como a nivel de indicadores la abundancia relativa en términos de captura por unidad de esfuerzo (CPUE) por arte de pesca y sitio de desembarco, la composición de la captura por especies, el ingreso producto de la producción semanal registrada y la renta o utilidad económica por pescador de los principales artes y/o métodos de pesca.

(21)

4 RESULTADOS Y DISCUSIÓN

4.1 EVALUACIÓN DE CALIDAD DE AGUAS Y ENSAMBLE DE FITOPLANCTON

La Figura 7 muestra el comportamiento de la salinidad en las estaciones monitoreadas. Se observó una diferencia marcada entre la salinidad del agua superficial en las ciénagas del sur (Las Piedras, Conchal y Alfandoque) y en las estaciones de la ciénaga de Pajarales y caño Aguas Negras. Mientras que en las ciénagas del sur, la salinidad osciló entre 5,1 (Conchal- semana 1) y 15,5 (Conchal – semana 6), en Pajarales y caños se la salinidad osciló entre 0 (Caño Aguas Negras – semanas 1 – 8) y 5,7 (Pajarales-Sector Machete- semana 1). Así mismo, el comportamiento temporal fue diferencial, con tendencia al aumento en las ciénagas del sur de la semana 1 a 6, y disminución en las estaciones de Pajarales entre las semanas 1 a 7. Estos resultados indican que a través de los caños del norte hubo aportes significativos y constantes de agua dulce, cuyo efecto no alcanzó las ciénagas del sur, por lo cual éstas son más vulnerables a eventos de hipersalinización, a medida que avanza el período seco en la región.

Figura 7. Salinidad del agua superficial de las estaciones del monitoreo para atender la Calamidad Pública. 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18

Semana 1 Semana 2 Semana 3 Semana 4 Semana 5 Semana 6 Semana 7 Semana 8

Sali

n

ida

d

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(22)

Por otra parte, cabe resaltar que las mediciones realizadas en Pajarales en este monitoreo, en comparación con valores reportados en los muestreos mensuales de diciembre 2015 y enero 2016 (>30, INVEMAR, 2017a), son considerablemente bajos, lo cual está relacionado con el fin del fenómeno de El Niño y la normalización de las tasas de precipitación en la zona (IDEAM, 2017).

El oxígeno disuelto en las ciénagas del sector sur (Las Piedras, Conchal y Alfandoque), estuvo por debajo del valor mínimo permisible por el Decreto 1594 de 1984, para la preservación de flora y fauna (4 mg/L; MinSalud, 1984;

Figura 8). Este resultado está relacionado con los altos contenido de materia orgánica, representada en los elevados valores de DBO5 (>20 mg O2/L; Figura 9) y con la hora del muestreo (5:00 am), cuando aún no están activos los organismos del fitoplancton. En horas de la noche hay un aumento del consumo de oxígeno para degradar la materia orgánica, por lo cual disminuye la concentración de oxígeno disuelto, el cual se reemplaza con los aportes del fitoplancton, a través de la fotosíntesis (Mancera y Vidal, 1994). Estas condiciones hipóxicas están relacionadas con dos mortandades de peces, conocidos como “Bocona” por los pescadores, quienes afirmaron que estos episodios son comunes en esta época del año.

Figura 8. Oxígeno Disuelto (OD) medido en el agua superficial de las estaciones del monitoreo para atender la Calamidad Pública. La línea punteada representa la mínima concentración de oxígeno disuelto permisible para preservación de flora y fauna, establecido por el Decreto 1594 de 1984 (MinSalud, 1984) 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18

Semana 1 Semana 2 Semana 3 Semana 4 Semana 5 Semana 6 Semana 7 Semana 8

O xí gen o Disue lt o (m g O 2/ L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(23)

En las estaciones E4 (caño Aguas Negras), E5 (ciénaga de Pajarales-Frente Nueva Venecia) y E6 (Pajarales – Sector Machete), las concentraciones de oxígeno disuelto estuvieron por encima del valor permisible para la preservación de flora y fauna (

Figura 8). Durante la primera, segunda y tercera semanas de diciembre del 2016, se evidenciaron concentraciones de oxígeno disuelto superiores a 9 mg/L en las estación E6 (Sector Machete), indicando altas tasas de eutrofización, que pueden llevar a posibles disminuciones del oxígeno en horas de la noche (Ramírez y Viña,

1998; Roldán y Ramírez, 2008; INVEMAR, 2017b). Por otra parte, se nota una

disminución paulatina del oxígeno a medida que avanzaron las semanas en el monitoreo.

Al igual que la salinidad, la demanda bioquímica de oxígeno en las ciénagas del sur (Las Piedras, Conchal y Alfandoque) tuvo una tendencia al aumento, entre la semana 2 y la semana 6 (Figura 9), indicando un incremento de la materia orgánica. En la semana 8, se presentó una disminución de hasta 40 mg O2/L, evidenciando que los sistemas son altamente variables en corto tiempo.

Figura 9. Demanda bioquímica de Oxígeno (DBO5) medida en el agua superficial de las estaciones del

monitoreo para atender la Calamidad Pública.

0 10 20 30 40 50 60

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

DB O 5 (m g O 2/ L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(24)

La DBO5 en las estaciones de la ciénaga de Pajarales fue menor a la de las ciénagas del sur, con valores entre el 0,8 y 11,2 mg O2/L. En comparación con diciembre 2015 y enero 2016 (>20 mg O2/L, INVEMAR, 2017a), los valores obtenidos en este monitoreo son bajos, evidenciando mayores aportes de aguas dulces en este período que favorecen el recambio en la columna de agua. Así mismo, se observó el aumento de la DBO5 entre las semanas 2 a 6, específicamente en la estación Pajarales – Sector Machete, lo que puede estar asociado a aumento en los tiempos de residencia del agua. En la semana 8, se presenta una disminución drástica de la DBO5, evidenciando alta variabilidad en este sistema.

En la mayoría de las estaciones, el pH osciló entre 8,42 y 9,09, con excepción de la estación E4 (boca del caño Aguas Negras), en la cual el pH osciló entre 6,98 y 7,68 (Figura 10). Los valores de pH de las estaciones E1, E2, E3, E5 y E6 que sobrepasaron el máximo permisible, establecido por el Decreto 1594 de 1984, para la preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984), están asociados a una alta productividad primaria, medida indirectamente como la concentración de clorofila a (Cole y Cloern, 1987; En: Rivera-Monroy et al., 2011), debido al consumo de dióxido de carbono (CO2) del medio (Ohrel y Register, 2006; Roldán y Ramírez,

2008).

Figura 10. pH del agua superficial en las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública. Las líneas punteadas representan los valores límites establecidos por el Decreto 1594 de 1984 para preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984).

4 5 6 7 8 9 10

Semana 1 Semana 2 Semana 3 Semana 4 Semana 5 Semana 6 Semana 7 Semana 8

Unid ad es d e p H

(25)

La clorofila a presentó una tendencia al incremento entre la semana 2- 6, especialmente en la ciénaga Alfandoque, alcanzando valores de hasta 478 µg/L, seguida de Pajarales – Sector Machete (E6), con una concentración de 196 µg/L calificando a estos sistemas como “ultraproductivos” (Figura 11; Cloern y Jassby, 2010). Las concentraciones altas de clorofila en las ciénagas del sur están asociadas con el aumento del tiempo de residencia de las aguas debido a los bajos aportes de caños circundantes.

Figura 11. Concentraciones de Clorofila a en el agua superficial de las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública.

Las mayores concentraciones de nutrientes inorgánicos disueltos, principalmente las formas nitrogenadas, se registraron en las estaciones E4 (Boca del caño Aguas Negras), E5 (Pajarales – Frente Nueva Venecia) y E6 (Pajarales - Sector Machete) (Figura 12), las cuales están relacionadas con los aportes del Caño Aguas Negras (E4) y las aguas residuales producidas por los asentamientos Nueva Venecia y Buenavista que son vertidas directamente al cuerpo de agua. En relación al comportamiento temporal, se nota un incremento sustancial en las estaciones de Nueva Venecia (E5) y Sector Machete (E6) tanto en nitritos como amonio, lo que indica un incremento en los vertimientos de aguas residuales en los asentamientos humanos del sector.

0 100 200 300 400 500 600

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

Clor o fila a µg /L

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(26)

Figura 12. Concentraciones de a) nitritos (N-NO2-), b) nitratos (N-NO3-) (a) y c) amonio(N-NH4+) (b) en el

agua superficial de las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública.

0 5 10 15 20 25 30 35

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

N -N O2 -(µg /L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3) C. Aguas Negras (E4) Pajarales-Nueva Venecia (E5) Pajarales-Machete (E6)

0 50 100 150 200 250 300

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

N -N O3 -(µg /L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3) C. Aguas Negras (E4) Pajarales-Nueva Venecia (E5) Pajarales-Machete (E6)

0 50 100 150 200 250 300 350

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

N -N H 4+ ( µg /L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3) C. Aguas Negras (E4) Pajarales-Nueva Venecia (E5) Pajarales-Machete (E6)

a)

b)

(27)

En las estaciones E3 (Ciénaga Alfandoque), E4 (caño Aguas Negras) y E5 (Pajarales –Nueva Venecia), los ortofosfatos alcanzaron las mayores concentraciones (Figura 13), probablemente como resultado de la degradación de la materia orgánica

(Sánchez y Zea, 2000), en el caso de E3 (Ver DBO5; Figura 9) o por aportes de

aguas residuales domésticas en el caso de la ciénaga de Pajarales. Por otra parte, en el período de monitoreo se presentó alta variabilidad entre mediciones, lo que refleja una alta dinámica en el reciclaje de nutrientes por parte de organismos autótrofos (Sánchez y Zea, 2000).

Figura 13. Concentraciones de Fosfatos (P-PO43-) en el agua superficial de las estaciones de monitoreo

para atender la calamidad pública.

Cabe resaltar que la elevada concentración de nutrientes inorgánicos disueltos, promueve un aumento en la tasa de productividad primaria en la CGSM (Sánchez

y Zea, 2000). Si bien las condiciones de eutrofización y alta productividad primaria

son intrínsecas del complejo lagunar y soportan la productividad secundaria del sistema (Sánchez y Zea, 2000; Rivera-Monroy et al., 2011), el aumento paulatino de estos compuestos por los aportes antropogénicos en la CGSM, está generando condiciones poco favorables para la biota acuática.

Los sólidos suspendidos y la turbiedad, alcanzaron los mayores valores en la estación E4 (boca caño Aguas Negras) (Figura 14, Figura 15), asociado a los aportes provenientes del río Magdalena, seguidos de las ciénagas del sur, estaciones E1 (Ciénaga Las Piedras), E2 (Ciénaga Conchal) y E3 (Ciénaga

0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

P -PO4 3 -(µg /L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(28)

Alfandoque), debido a las bajas profundidades que favorecen la resuspensión de sólidos y las altas densidades de fitoplancton que se comportan como partículas en el agua (Roldán y Ramírez, 2008). La ciénaga de Pajarales presentó valores similares a los reportados en años anteriores (60 – 90 mg/L; INVEMAR, 2017a), asociados a los aportes del caño Aguas Negras. Teniendo en cuenta los valores de referencia de CONAGUA (2015), altas concentraciones de sólidos suspendidos (>75 mg/L), indican mayor vulnerabilidad a este tipo de sucesos.

Figura 14. Sólidos suspendidos totales (SST) medidos en el agua superficial en las estaciones de monitoreo para atender la calamidad pública.

Figura 15. Turbiedad medida en el agua superficial en las estaciones de monitoreo para atender la

0 50 100 150 200 250 300 350

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

SS T ( m g /L)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

C. Aguas Negras (E4) Pajarales-Nueva Venecia (E5) Pajarales-Machete (E6)

4 54 104 154 204 254 304 354 404

Semana 2 Semana 4 Semana 6 Semana 8

Tíu rb ied ad ( N TU)

Las Piedras (E1) Conchal (E2) Alfandoque (E3)

(29)

Durante el período del monitoreo (diciembre 2016 – enero 2017), se presentaron mortandades de peces, aunque menores en comparación con los sucesos ocurridos entre julio y septiembre del año 2016 (INVEMAR, 2016a, INVEMAR,

2016b, INVEMAR, 2016c, INVEMAR, 2016d) que generaron la necesidad de

declarar el período de calamidad pública. En comparación con reportes históricos de los años 2010 -2014 (INVEMAR, 2017a), los meses julio – septiembre de 2016 se caracterizaron por presentar altas concentraciones de oxígeno disuelto, así como altas concentraciones de clorofila a y nutrientes. Esto evidencia fuertes procesos de eutrofización en el sistema que sumado al bajo recambio de la columna del agua en la CGSM por el fenómeno de El Niño 2015-2016, uno de los más fuertes de la historia (IDEAM, 2016b), ocasionó condiciones hipóxicas y anóxicas en horas de la noche, causa principal para la mortandad de peces, argumentada durante los conceptos técnicos elaborados por el INVEMAR

(INVEMAR, 2016b, INVEMAR, 2016c), y que se corrobora con el monitoreo de las

variables de calidad de agua durante el ciclo diario que se explica más adelante. En la mayoría de estaciones monitoreadas, las densidades fitoplanctónicas fueron más altas el muestreo realizado el 14 de diciembre de 2016, a excepción de la ciénaga Alfandoque (E3). En las seis estaciones, se registraron densidades totales que oscilaron entre 575’705.060 y 2.075’769.184 cél-fil-col/L. El valor más alto se registró en la ciénaga Las Piedras (E1). En el muestreo del 12 de enero de 2017, las densidades fueron más bajas (222.096.986 col/L y 1’331.000.194 cél-fil-col/L), el máximo valor se registró también en la estación E1 (Figura 16). Las altas densidades registradas en diciembre, pueden atribuirse a que el sistema aún se encontraba bajo la influencia de la época de lluvias, lo cual se reflejó en las bajas salinidades. Esta condición de altas densidades fitoplanctónicas, particularmente de cianobacterias, durante la época de lluvias, se ha observado con anterioridad en la CGSM (Mancera y Vidal 1994; Ibarra et al., 2014 b; 2016).

(30)

Figura 16. Densidades fitoplanctónicas (cél-fil-col/L) registradas en las seis estaciones del monitoreo para atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 y enero de 2017.

En los dos muestreos (diciembre 2016 y enero 2017), particularmente en las estaciones ubicadas al sur (E1, E2, y E3), las cianobacterias representaron más del 95 % de la abundancia relativa total fitoplanctónica en las seis estaciones, siendo las cianobacterias solitarias más representativas, tanto en abundancia como en densidad, seguidas por las filamentosas (Figura 17). Esta característica es común en la CGSM, en diversos estudios se han registrado las cianobacterias como las mayores contribuyentes de la comunidad fitoplanctónica en este cuerpo de agua

(Mancera y Vidal 1994; INVEMAR, 2004; 2006; 2007; 2008; Bautista et al., 2010;

Cadavid et al., 2011; Ibarra et al., 2012; 2014a; 2016).

0,0E+00 5,0E+08 1,0E+09 1,5E+09 2,0E+09 2,5E+09 E1 E2 E3 E4 E5 E6 D en si da de s (cél -f il-col /L) Dic Ene

(31)

Figura 17. Abundancia relativa fitoplanctónica (%) registrada en las seis estaciones del monitoreo para atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 (-D) y enero de 2017 (-E).

Durante la época de lluvias, las altas densidades que pueden alcanzar las cianobacterias se han relacionado en diversas ocasiones con la mortandad de peces en este sistema, principalmente por asfixia, al agotarse el oxígeno en la columna de agua durante las horas de la noche y la madrugada (INVEMAR, 2015

a; 2016 b; 2016 c), debido a que al morir el fitoplancton se deposita en el fondo

incrementando la acumulación de materia orgánica, lo cual permite la aparición de bacterias aerobias que consumen grandes cantidades de oxígeno, generando

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

E1-E E2-E E3-E E4-E E5-E E6-E

Ab u n d an cia rela tiv a

Bacilariofita Miozoa Cianobacterias filamentosas

Cianobacterias colonias Otras cianobacterias Clorofitas

Otros 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

E1-D E2-D E3-D E4-D E5-D E6-D

Ab u n d an cia rela tiv a

(32)

condiciones anaerobias al realizar el proceso de descomposición (Álvarez, 2005). Esta relación se pudo evidenciar durante el periodo monitoreado, donde a excepción de E4 en diciembre de 2016 y E2 en enero de 2017, el aumento de densidades de microalgas está relacionado con el aumento de los valores de DBO5 (Figura 18).

Figura 18. Grafica de tendencia entre las densidades fitoplanctónicas totales y los valores de DBO5

obtenidos en las estaciones del monitoreo para atender la calamidad pública, en diciembre de 2016 (-D) y enero de 2017 (-E).

Las máximas densidades fitoplanctónicas alcanzadas durante el muestreo realizado en diciembre de 2016, se encontraron dentro del rango de densidades máximas observadas en eventos de mortandades de peces en la CGSM (Tabla 3) y fueron un poco superiores a las reportadas en el monitoreo histórico, lo cual

0 10 20 30 40 50 60 1,0E+04 4,0E+08 8,0E+08 1,2E+09 1,6E+09

E1-E E2-E E3-E E4-E E5-E E6-E

D BO 5 m g (O2 /L ) D en si da de s Densidad DBO 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1,0E+04 5,0E+08 1,0E+09 1,5E+09 2,0E+09 2,5E+09

E1-D E2-D E3-D E4-D E5-D E6-D

D B O5 mg (O2 /L) D en si da de s Densidad DBO

(33)

Tabla 3. Densidades fitoplanctónicas máximas obtenidas en eventos de mortandades de peces, en el monitoreo histórico de la CGSM y en el presente informe

Evento/Fecha Densidades máximas

(cél-fil-col/L) Referencia

Monitoreo CGSM/mayo 2013 1’291.864.834 Ibarra et al., 2014 a

Monitoreo CGSM/mayo 2014 170.142.507 Ibarra et al., 2014 b

Monitoreo CGSM/abril 2015 1’585.214.629 Ibarra et al., 2015

Mortandad de peces / 27 de julio de

2015 3’536.264.326 INVEMAR. 2015 a

Mortandad de peces/12 de

noviembre de 2015 1’810’734.707 INVEMAR. 2015 b.

Mortandad de peces/ 11 de julio de

2016 1’529.171.715 INVEMAR. 2016 b.

Mortandad de peces/5 de agosto de

2016 2’642.224.551 INVEMAR. 2016 c.

Monitoreo Calamidad / 14 de

diciembre de 2016 2’075.769.184 Presente Informe

Los géneros de cianobacterias más frecuentes en las seis estaciones monitoreadas, fueron Synechocystis, el mayor contribuyente en las altas densidades registradas; el género Anabaenopsis que hace parte del grupo de cianobacterias filamentosas frecuentes y abundantes en las estaciones ubicadas en el sur (E1, E2 y E3); y el género Microcystis que presentó densidades superiores a 58’000.000 col/L en la estación E3 (Ciénaga Alfandoque) en diciembre de 2016. Estos géneros se consideran relevantes en el sistema, Synechocystis suele ser común en la CGSM y debido a las altas densidades que puede alcanzar (>2’000.000.000 cél/L), se ha asociado con la mortandad de peces por agotamiento de oxígeno (INVEMAR, 2015 a; 2016 b; 2016 c). Por otra parte, diversos estudios mencionan la capacidad que tienen algunas especies pertenecientes a los géneros Anabaenopsis y Microcystis para producir toxinas particularmente en cuerpos de agua dulce y salobre (Sar et al., 2002; Hallegraeff et

al., 2004; Rinta-Kanto et al., 2005; Jakubowska et al., 2013), por esto, se considera

relevante realizar análisis de toxinas en este cuerpo de agua, para confirmar o descartar el efecto de estos organismos sobre las mortandades de organismos.

(34)

4.1.1 Seguimiento de Variables Fisicoquímicas y Ensamble Fitoplancton en un período de 24 horas.

La Figura 19 muestra que las concentraciones de oxígeno disuelto en el punto de monitoreo E5 (Pajarales – Frente Nueva Venecia) registrados por los sensores HOBO® a una profundidad cercana a 0,5 m fluctuaron durante las 24 horas, con unas variaciones marcadas durante las horas del día donde se presentaron las brisas más fuertes. Si bien durante la noche la concentración de oxígeno disuelto disminuyó, los valores registrados estuvieron por encima de mínimo permisible por el Decreto 1594 de 1984 para la preservación de flora y fauna (4,0 mg O2/L,

MinSalud, 1984). El HOBO® de nivel de agua, registró durante las 24 horas el nivel

cambios de nivel entre 0,86 cm y 0,80 cm. Esta variación se puede asociar principalmente a los fuertes vientos que agitan el agua y a un bajo aporte de aguas.

Figura 19. Concentraciones de oxígeno disuelto y salinidad, registrados con los sensores HOBO® durante el monitoreo de 24 horas realizado en la estación E5 (Pajarales – Frente Nueva Venecia). La línea roja horizontal muestra el valor mínimo de concentración de oxígeno para la preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984). 4,13 8,7 5,71 3,58 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 :1 0 11 :5 0 12 :3 0 13 :1 0 13 :5 0 14 :3 0 15 :1 0 15 :5 0 16 :3 0 17 :1 0 17 :5 0 18 :3 0 19 :1 0 19 :5 0 20 :3 0 21 :1 0 21 :5 0 22 :3 0 23 :1 0 23 :5 0 00 :3 0 01 :1 0 01 :5 0 02 :3 0 03 :1 0 03 :5 0 04 :3 0 05 :1 0 05 :5 0 06 :3 0 07 :1 0 07 :5 0 08 :3 0 09 :1 0 09 :5 0 10 :3 0 O xí ge n o d is u el to m g O2 /L Horario

Oxígeno disuelto Salinidad

Sa

lin

id

(35)

En la Figura 20 se muestra el comportamiento de la concentración de oxígeno disuelto a nivel de superficie (0,2 m), medio (0,5 m) y fondo (0,9 m). El valor máximo se registró en el nivel de superficie (O,2 m de profundidad) a las 14:32 horas del 18 de enero. Entre las 12:01 y las 15:05 del 18 de enero 2017 se observó una variación aleatoria de 0,61 a 4,48 mg O2/L entre superficie y fondo, causada principalmente por los fuertes vientos que logran oxigenar y mezclar la columna de agua (Mancera y Vidal, 1994), con un valor máximo de oxígeno disuelto a las 14:32 horas de 10,16 mg O2/L en la superficie y un valor mínimo de 5,01 mg O2/L en el fondo, a partir de las 15:05 del 18 de enero y las 08:30 del 19 de enero. La mayor variación entre superficie y fondo fue de 0,43 mg O2/L, evidenciando la homogenización de la columna de agua. Después de las 09:00 del 19 de enero, la variación entre superficie y fondo aumentó hasta 3,16 mg O2/L, debido principalmente a la mezcla de la columna de agua influenciada por los fuertes vientos.

Figura 20. Concentración de oxígeno disuelto a tres profundidades en un periodo de 24 horas, en la estación 24 horas E5 complejo Pajarales. La línea roja horizontal muestra el valor mínimo para la preservación de flora y fauna (MinSalud, 1984).

5,01 4,46 10,16 8,03 0,00 2,00 4,00 6,00 8,00 10,00 12,00 12 :0 1 13 :0 1 1 4 :0 1 1 5 :0 5 16 :0 5 17 :0 5 1 7 :5 8 1 9 :0 0 20 :0 0 21 :0 2 2 2 :0 0 2 3 :0 0 00 :0 1 01 :0 0 0 2 :0 0 03 :0 2 04 :0 0 0 5 :0 0 0 6 :0 1 07 :0 0 08 :0 0 0 8 :5 9 1 0 :0 3 10 :5 9 O xí ge n o d is u el to m g O2 /L Hora 0,9 m 0,2 m 0,5 m

(36)

Durante el monitoreo de 24 horas realizado en enero del 2017, no se presentaron condiciones anóxicas en la noche, como sucedió en el monitoreo de 24 horas realizado en septiembre de 2016 en la misma estación, en el cual se registraron valores inferiores a 1,0 mg O2/L en horas de la noche (INVEMAR- Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras “José Benito Andreis de Vives”. 2016 c. Concepto técnico sobre la mortandad de peces en el sector Ciénaga Grande de Santa Marta CGSM – Complejo Pajarales. CPT-CAM-026-16. 12p.

. La variación del comportamiento del oxígeno disuelto entre los dos monitoreos, se debió a las variaciones en el recambio de la masa de agua entre los meses de septiembre y enero por aportes de agua dulce, evidenciado con la disminución de la salinidad desde 32,4 en septiembre 2016 a < 2,0 en enero de 2017 (Figura 19), la disminución de la materia orgánica, evaluada mediante la Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO5) que corresponde al consumo de oxígeno disuelto por parte de microorganismos (en este caso propios del sistema) capaces de degradar materia orgánica durante cinco días de incubación y los sólidos suspendidos volátiles (SSV). Los valores de DBO5, disminuyeron con respecto al monitoreo de 24 horas del 2016 de 24,5 ± 2,10 mg O2/L (n=6) a 10,2 ± 0,61 mg O2/L (n=6); y los sólidos suspendidos volátiles disminuyeron de 98,8 ± 15,78 mg/L (n=6) en septiembre del 2016 a 68,7 ± 9,21 mg/L (n=6) en enero del 2017.

Las densidades de fitoplancton fluctuaron entre 1’822.364.668 cél/L, en la muestra colectada a las 11:44 del 18 de enero y 1’237.049.302 en la muestra recolectada a las 5:01 del 19 de enero (Figura 21), valores que estuvieron dentro del rango reportado para este cuerpo de agua (Ibarra et al., 2014a; 2016).

(37)

Figura 21. Densidades fitoplanctónicas registradas en el punto de muestreo, durante el monitoreo de 24 horas realizado entre el 18 y 19 de enero de 2017.

En cuanto a la composición, las cianobacterias fueron el grupo predominante, con abundancias relativas superiores al 99 % en todas las muestras analizadas. El género Synechocystis fue el mayor contribuyente en las densidades y abundancias reportadas, el cual suele ser frecuente en grandes concentraciones en la CGSM. Esta cianobacteria tiene altas tasas de crecimiento, además de amplios rangos de tolerancia a los cambios en las condiciones ambientales, principalmente de salinidad (Richardson et al., 1983; Marín et al., 2006).

Al contrastar las densidades fitoplanctónicas con el muestreo de 24 horas realizado en septiembre de 2016, se evidenciaron fluctuaciones entre las densidades reportadas, siendo los valores registrados en enero del 2017 mayores que en septiembre (Figura 22). Este resultado puede explicarse por las concentraciones de nitrógeno inorgánico disuelto (nitrito, nitrato y amonio) mayores en el muestreo de enero del 2017 (Anexo 2) que favorecen la tasa de crecimiento de las microalgas. Durante la época lluviosa, hay mayor circulación de la masa de agua que puede empujar los nutrientes y el plancton a otros sectores, a diferencia de la época seca, en la cual la masa de agua puede permanecer más tiempo en un sector determinado.

0,0E+00 4,0E+08 8,0E+08 1,2E+09 1,6E+09 2,0E+09 11:44 19:04 00:03 05:01 10:04 D ensi dad (cél /L) Hora

(38)

Durante los dos muestreos de 24 horas (septiembre 2016 y enero 2017), las densidades fitoplanctónicas tendieron a disminuir entre la media noche y la madrugada, coincidiendo con el comportamiento de las concentraciones de clorofila a, las cuales también registraron sus mínimos valores en la madrugada (Anexo 2). Lo anterior puede atribuirse a que durante el día las cioanobacterias, así como otros grupos de microalgas, presentan una alta tasa de división celular y en la noche ésta tiende a disminuir; adicionalmente se debe considerar el pastoreo por parte de otros organismos, principalmente zooplanctónicos, los cuales pueden contribuir a la disminución de las densidades en la noche (Mori y

Johnson, 2000).

Figura 22. Densidades registradas durante el monitoreo de 24 horas realizado en la CGSM el 12 de septiembre de 2016 y 18 de enero de 2017.

En el muestreo de 24 horas realizado en enero de 2017, se evidenció la presencia de géneros de microalgas potencialmente nocivas como Synechocystis,

Gyrodinium y Nitzschia. Si bien estas especies se han reportado como potenciales

productoras de toxinas (Magalhães et al., 2003; Martins et al., 2005), no hay registros de que su presencia haya sido causante de intoxicaciones en las poblaciones de CGSM. Las especies de estos géneros han sido frecuentes y abundante en el sistema lagunar y sus altas densidades se han asociado en algunas ocasiones con la mortandad de peces, las cuales se atribuyen

0,0E+00 4,0E+08 8,0E+08 1,2E+09 1,6E+09 2,0E+09

Mañana Noche Media Noche Madrugada

D ens idad (C él /L) Hora sep-16 ene-17

(39)

principalmente al agotamiento de oxígeno en la noche y la madrugada (INVEMAR,

2015 a; 2016 b; 2016 c)

4.2 VARIABLESDEDESEMPEÑOENRECURSOSPESQUEROS

4.2.1 Captura semanal total y por grupo de especies

La captura total estimada para el período muestreado de 9 semanas fue 805 t, destacando las semanas III y VIII, con mayor producción marginal (). Los desembarcos por semana fueron relativamente constantes, con una rango entre 80, 8 t y 108, 5 t; a diferencia de la V semana (53,4 t), cuya disminución en las capturas estuvo asociada a la reducción del esfuerzo de pesca propio de las festividades de fin y comienzo de año (Anexo 3).

A nivel de los tres grupos de especies registrados, los peces contribuyeron en mayor porcentaje a las capturas totales (79% con 635,5 t), seguido de los crustáceos con el 15,5% (124,8 t) y en menor valor los moluscos con el 5,6% (44,7 t). A lo largo del periodo evaluado estos grupos siguieron el mismo comportamiento estable del total capturado.

Figura 23. Captura semanal total y por grupos de especies registrada entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017. 0 20.000 40.000 60.000 80.000 100.000 120.000 Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX Cap tu ra (k g ) Semanas

(40)

4.2.2 Captura total semanal por arte y/o método de pesca

La mayor incidencia en las capturas por arte la tiene la atarraya con el 22,3% del total capturado en las nueve semanas evaluadas (Figura 24). La atarraya es considerada el arte de pesca más usado históricamente en la ecorregión y en este estudio fue seguido por las redes de enmalle bolicheras y fijas o trasmallos, las nasas, las redes de enmalle con el método del zangarreo (ilícitas), la chinchorra, las redes camaroneras (método releo) y el buceo. La incidencia de los artes de pesca estuvo asociada al patrón de producción pesquera antes mencionado, encabezado por los peces y seguido por los crustáceos y moluscos. Se presentaron variaciones entre semanas más fuertes en la atarraya, el buceo, la chinchorra y las nasas, mientras que la tendencia de los otros artes y/o métodos fue de poca variación.

0 20.000 40.000 60.000 80.000 100.000 120.000 0 5.000 10.000 15.000 20.000 25.000 30.000

Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX

C a p tu ra t o ta l g e n e ra l (k g ) C a p tu r a p o r a r te y /o m é to d o d e p e s c a (k g ) Semanas

Captura por arte y/o método de pesca

AROS ATARRAYA BUCEO (ALMEJA) CHINCHORRA

CHINCHORRO NASAS PALANGRE RED CAMARONERA (GARCEO)

RED CAMARONERA (RELEO) RED DE ENMALLE (BOLICHEO) RED DE ENMALLE (FIJA) RED DE ENMALLE (ZANGARREO) CAPTURA TOTAL GENERAL

Figura 24. Captura total semanal y por arte y/o método de pesca registrada entre el 1 diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017.

4.2.3 Relación de captura, esfuerzo y abundancia relativa (CPUE)

La mayor participación en la producción pesquera ocurrió en Nueva Venecia con el 48,9% del total capturado, seguido por lo desembarcado en Tasajera con 22,1%, lo obtenido en Isla del Rosario con 19,6% y en menor proporción el Torno y Caño Clarín-km15, con el 7% y 2,5%, respectivamente (Figura 25; Anexo 3). La

(41)

incidencia en las capturas de cada uno por sitio; registrándose la mayor proporción para la atarraya y el zangarreo en Nueva Venecia, para Tasajera el boliche, la atarraya y el trasmallo, para Isla del Rosario las nasas y las redes camaroneras, para el Torno el buceo (almeja) y para el Caño Clarín la red de enmalle fija (trasmallo). El mayor nivel del esfuerzo de pesca se determinó en Isla del Rosario con el 33,7% en el número de faenas, incidiendo en mayor valor las nasas y las redes camaroneras (releo), siguiendo en el orden Tasajera con el 30.3%, con mayor uso de redes de enmalle fijas (trasmallos); Nueva Venecia con el 29,7% de faenas con atarrayas y el Torno y Caño Clarín con esfuerzos del 2,7% y 3,5%, respectivamente con mayor aplicación de las redes de enmalle fijas en ambos sitios (Anexo X). Tomando como patrón de comparación la atarraya, considerado como el arte tradicionalmente más utilizado, la abundancia relativa del recurso pesquero a excepción de lo registrado en Nueva Venecia, tuvo poca variación entre semanas para cada sitio; sin embargo, la abundancia entre sitios mostró a Nueva Venecia, el Torno y Tasajera como aquellos con valores más altos (Figura 25).

Figura 25. Abundancia relativa (CPUE) de recursos pesqueros con atarraya por sitio de desembarco, registrada entre el 1 diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017.

Para evaluar la trascendencia de las disminuciones en la producción pesquera de los tres últimos años y más específicamente la de 2016, con ocurrencia de eventos de mortandades de peces, que contribuyeron a la declaratoria de

0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50

Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX

CPU E (kg /f ae n a) Semanas CAÑO CLARIN EL TORNO ISLA DEL ROSARIO NUEVA VENECIA TASAJERA SITIOS DE DESEMBARCO

(42)

calamidad pública, se muestra en la Figura 26, los valores medios mensuales entre 1994-2016 de la abundancia relativa de la atarraya. El análisis muestra que la tendencia intra-anual de la abundancia de recursos difirió estadísticamente entre años (F20,4.747=42,7; p<0,01); no obstante, el declive de los valores de abundancia de 2016, se ubica entre los valores históricos registrados (Figura 26, Figura 27). Del análisis conviene destacar lo ocurrido entre 1999-2000, período inmediatamente posterior de las obras hidráulicas desarrolladas en el proyecto de rehabilitación de la CGSM (PROCIÉNAGA), en la que la producción aumentó, registrándose para atarrayas valores de CPUE alrededor de 45 kg/faena, por encima de los registros del resto de años que osciló entre 21 y 27 kg/faenas. En tal sentido, si bien, los eventos de mortandades en 2016 incidieron de alguna forma en el descenso de la abundancia de recursos pesqueros, influyendo en la crisis ambiental y social, el comportamiento observado de la serie histórica, no excedió los impactos de otros años con eventos de mayor incidencia. Inclusive las abundancias de 2016 fueron iguales o por arriba de lo encontrado en otros años donde se registraron mortandades, tales como en 1994, 1995 y 2002 (Mancera y

Vidal, 1994; INVEMAR, 2002, 2016a).

Los eventos de mortandades más notorios registrados en los años 1994, 1995, 2002 (Mancera y Vidal, 1994; INVEMAR, 2002) y recientemente en 2015 y 2016, han ocurrido en años relativos al fenómeno de El Niño, en condiciones típicas de altas salinidades (INVEMAR, 2016a; 2017b). En las nueve semanas monitoreadas, no se evidenciaron eventos de muerte de organismos de la dimensión de julio y agosto al interior del complejo lagunar. El único hecho tuvo que ver con una mortandad de juveniles de lisa el 12 de febrero de 2017 en el área marina adyacente a la CGSM (área que hace parte del ciclo de vida de la especie (Blanco, 1980), por causas diferentes a las evaluadas al interior del complejo lagunar.

(43)
(44)
(45)

Figura 27. Comparación de la CPUE media intra-anual con Atarrayas en la pesquería de la CGSM en el período 1994-2016.

4.2.4 Composición de la captura por especies

Se registraron entre 38 y 47 especies semanales en las capturas comerciales (Figura 28). Las especies con mayor captura fueron la lisa (Mugil incilis), mapalé (Cathorops mapale) y sábalo (Megalops atlanticus), con el 21,5%; 14,9% y 12,9%, respectivamente de la captura total. Las especies secundarias en las capturas fueron la jaiba roja (Callinectes bocourti) con el 12,3%; macabí (Elops smithi, 7,3%) y almeja (Polymesoda solida, 5,6%), seguidas de un grupo de especies con porcentajes entre 2,4% y el 5%, a saber: chivo cabezon-Ariopsis sp.; mojarra rayada- Eugerres plumieri; bocona- Anchovia clupeoides – Cetengraulis edentulus y mojarra lora - Oreochromis niloticus). Finalmente se encontró un grupo misceláneo de otras especies entre 28 y 37, pero con valores menores en peso. La representación de cada especie en las capturas por semana fue relativamente constante con algunas reducciones en las últimas semanas de la mojarra lora y el sábalo.

(46)

Figura 28. Composición semanal de la captura por especie registrada entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017.

4.2.5 Ingresos económicos de la pesquería

Se determinó como ingreso de la pesquería, el valor monetario de las capturas totales desembarcadas por especie, lo cual se realiza con el propósito de presentar una aproximación que contribuya a determinar el desempeño económico de la pesquería. Para las nueve semanas se estimó un ingreso total de COP $ 1.514.831.851. Los ingresos semanales tuvieron poca variabilidad y oscilaron entre el 10,1% y el 13,7% del total del período, a diferencia de la V semana que disminuyó al 6,9%. Como ocurrió con las capturas semanales, los mayores ingresos ocurrieron en la III y VIII semana (Figura 29).

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX

C a p tu ra ( kg) Semanas

Composición de la captura por especies

OTRAS MOJARRA LORA BOCONA MOJARRA RAYADA CHIVO CABEZON ALMEJA MACABI JAIBA ROJA SABALO MAPALE LISA 81 84 104 Captura (t) No. Especies 91 53 96 41 43 42 40 40 41 90 108 92 40 38 47

(47)

Figura 29. Ingresos económicos semanales, entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017.

4.2.6 Renta económica por pescador para los principales artes y/o métodos de pesca

La renta fue definida como la utilidad económica generada por unidad de pesca, una vez del ingreso bruto producto de la pesca se han descontado los costos de operación o variables. Este indicador se puede determinar por unidad de pesca y/o pescador, como se presenta en esta oportunidad, lo cual permite comparar la renta con un punto de referencia como lo es el salario mínimo semanal legal vigente (SMSLV) para el periodo de estudio.

En este orden de ideas, se determinó la utilidad semanal por pescador para cada uno de los principales artes y/o métodos de pesca (Figura 30). El arte de pesca de red de enmalle, representado por tres métodos fue el que superó en mayor número de semanas el umbral de referencia. Por ejemplo, el bolicheo mostró rentas superiores al SMSLV en ocho de las nueve semanas evaluadas, quedando por debajo solo en la V; las redes fijas-trasmallo, mostraron rentas por arriba en siete semanas y el zangarreo estuvo por encima en las primeras cuatro semanas (Figura 30). La atarraya, la chinchorra y el buceo, estuvieron alrededor del SMSLV, sin embargo, la utilidad del buceo (almeja) se incrementó solo en las últimas tres semanas, producto del aumento en los precios del producto. Los demás artes de pesca presentaron una variabilidad mayor, evidenciándose para los aros, las nasas y las redes camaroneras rentas por debajo del punto de referencia. En lo relativo al palangre de baja actividad en el área, presentó variación por debajo (II,

0 50.000.000 100.000.000 150.000.000 200.000.000 250.000.000

Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX

In gr e so s ($ ) Semanas INGRESOS DE LA PESQUERIA

(48)

III, IV, V y IX semana) y por encima del umbral (I, VI, VII y VIII), destacando por último al chinchorro, que siempre estuvo por encima de la referencia en las cuatro semanas que se utilizó (de la III a la VI) y como el único que estuvo por arriba de este punto en la V semana de este seguimiento.

Figura 30. Renta económica por pescador por arte y/ o método de pesca, entre el 1 de diciembre de 2016 y el 1 de febrero de 2017. $50.000 $100.000 $150.000 $200.000 $250.000 $300.000 $350.000 $400.000 $450.000

Semana I Semana II Semana III Semana IV Semana V Semana VI Semana VII Semana VIII Semana IX

Ren ta ( $ ) Semanas

AROS ATARRAYA BUCEO (ALMEJA)

CHINCHORRA CHINCHORRO NASAS

PALANGRE RED CAMARONERA (GARCEO) RED CAMARONERA (RELEO)

RED DE ENMALLE (BOLICHEO) RED DE ENMALLE (FIJA) RED DE ENMALLE (ZANGARREO)

Figure

Actualización...

Related subjects :