Encuentro 2. Diócesis de Alajuela. Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos! Salmo 128

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Diócesis de

Alajuela

E

ncuentro 2

(2)

E

l amor de

D

ios fundamento

del amor familiar”

1. Ambientación

Hacemos un altar con la Biblia.

Y preparamos con anticipación el siguiente material para la actividad:

1. Una cartulina en forma de corazón con la frase: DIOS

ES AMOR.(Signo)

2. Lápiz ó lapiceros.

3. Una planta enterrada en una maceta. 4. Un vaso con agua.

5. Una tarjeta para cada participante con el relato que

encontramos en el anexo.

(3)

3. Oración inicial

1

Oh, Dios, que en la Sagrada Familia nos dejaste un modelo perfecto de vida familiar, vivida en la fe y la obediencia a

Tu voluntad.

Ayúdanos a ser ejemplo de fe y amor a tus mandamientos. Socórrenos en nuestra misión de transmitir la fe a nuestros

hijos.

Abre su corazón para que crezca en ellos la semilla de la fe que recibieron en el bautismo.

Fortalece la fe de nuestros jóvenes para que crezcan en el conocimiento de Jesús.

Aumenta el amor y la fidelidad en todos los matrimonios, especialmente en aquellos que pasan por momentos de

sufrimiento o dificultad.

Unidos a José y María, te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor. Amén.

(4)

4. Actividad inicial

Todas las personas tienen una experiencia de Dios:

1. El animador invita a los participantes a sentarse en círculo. 2. Coloca en el centro del círculo una cartulina y escribe

la Palabra DIOS ES AMOR.

3. Cada participante escribe en torno de la Frase clave

aquello que le sugiere.

5. Signo

Cuando los participantes terminen de escribir en el corazón, un miembro de la familia lo coloca en el altar previamente preparado.

(5)

6. Proclamación de la Palabra

Lectura de la Primera carta de Juan 4, 7-12.

Queridos amémonos unos a otros porque el amor viene de Dios; todo el que ama es hijo de Dios y conoce a Dios. Quién no ama no ha conocido a Dios, ya que Dios es amor. Dios ha demostrado el amor que nos tiene enviando al mundo a su Hijo único para que vivamos gracias a él. En este consiste el amor de Dios: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que el nos amó y envió a su Hijo para que, ofreciéndose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados. Queridos, si Dios nos ha amado tanto, también nosotros debemos amarnos unos a otros. A Dios nunca lo ha visto nadie; si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros.

Palabra del Señor. Nos preguntamos: 1. ¿Cómo nos ama Dios? Meditación:

“Dios es amor, y quién permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (Jn4, 16). Estas palabras de la Primera carta de Juan expresan con claridad meridiana el corazón de la fe cristiana: la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino. Además, en este mismo versículo, Juan nos ofrece, por así decir, una formulación sintética de la existencia cristiana: “Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído

(6)

7. La lección de la planta

Materiales necesarios

1. Una planta enterrada en una maceta. 2. Un vaso con agua.

3. Una tarjeta para cada participante con el siguiente relato:

Había una vez una familia que estaba muy desunida por conflictos entre los padres y los hijos, como familia querían resolverlos pero no encontraban la manera de hacerlo. Sin embargo decidieron buscar quién les ayudara y acudieron a un hombre sabio que vivía en el lugar.

El hombre sabio les dio una pequeña planta y les dijo que la plantasen en el jardín de su casa.

Si la planta vivía, la familia encontraría la solución que buscan y si la planta moría, continuarían con sus dificultades y aún más. El caso es que en aquella región había una gran sequía. Por miedo a que la planta no viviera, los padres se levantaban en la madrugada con la intención de ir a regarla pero para su sorpresa, vieron a sus hijos regando la planta en plena madrugada. Y allí mismo comenzaron a solucionar sus problemas.

Para dialogar:

1. ¿Cuándo fue la

última vez que le dijiste a tu familia que los amas?

2. ¿Crees que puedes

(7)

8. Conclusión

Puestos en pies, proclamamos el Salmo 128 (127). Si hay varias personas puede leer una estrofa por persona.

Ant: ¡Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos!

¡Dichoso el que respeta al Señor Y sigue sus caminos!

Comerás del trabajo de tus manos, ¡Dichoso, tú que te irá bien!

Ant: ¡Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos!

Tu mujer, como una vid fecunda, En la intimidad de tu casa, Tus hijos como brotes de olivo

En torno a tu mesa.

Ant: ¡Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos!

Así bendecirá el Dios fiel Al varón que respeta al Señor, Que el Señor te bendiga desde Sión,

Disfruta del bienestar de Jerusalén, Todos los días de tu vida. Goza de los hijos de tus hijos.

¡Paz a Israel!

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: ¡Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos! Que Dios nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a

(8)

“La lección de la planta”

H

abía una vez una familia que estaba muy desunida

por conflictos entre los padres y los hijos, como

familia querían resolverlos pero no encontraban la

manera de hacerlo.

Sin embargo decidieron buscar quién les ayudara y

acudieron a un hombre sabio que vivía en el lugar.

El hombre sabio les dio una pequeña planta y les dijo que

la plantasen en el jardín de su casa. Si la planta vivía, la

familia encontraría la solución que buscan y si la planta

moría, continuarían con sus dificultades y aún más.

El caso es que en aquella región había una gran sequía.

Por miedo a que la planta no viviera, los padres se

levantaban en la madrugada con la intención de ir a

regarla pero para su sorpresa, vieron a sus hijos regando

la planta en plena madrugada. Y allí mismo comenzaron

a solucionar sus problemas.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :