PARLAMENTO EUROPEO. Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios PROYECTO DE INFORME. Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

Texto completo

(1)

PR\487876ES.doc PE 323.138

ES ES

PARLAMENTO EUROPEO

1999

«

«««

««

««

««

« «

2004

Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

PROVISIONAL 2259/2002(INI) 19 de marzo de 2003

PROYECTO DE INFORME

sobre la función internacional de la zona euro y la primera evaluación sobre la introducción de los billetes y monedas

(2259/2002(INI))

Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

Ponente: Carles-Alfred Gasòliba i Böhm

(2)

PE 323.138 2/15 PR\487876ES.doc

ES

(3)

PR\487876ES.doc 3/15 PE 323.138

ES

ÍNDICE

Página

PÁGINA REGLAMENTARIA...4

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN...5

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS ... 9

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN B5-0640/2002... 14

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN B5-0016/2003... 15

(4)

PE 323.138 4/15 PR\487876ES.doc

ES

PÁGINA REGLAMENTARIA

En la sesión del 19 de noviembre de 2002, el Presidente del Parlamento anunció que se había autorizado a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios a elaborar un informe de propia iniciativa, de conformidad con el artículo 163 del Reglamento, sobre la función internacional de la zona euro y la primera evaluación sobre la introducción de los billetes y monedas.

En la reunión del 1 de octubre de 2002, la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios había designado ponente a Carles-Alfred Gasòliba i Böhm.

En la reunión del 17 de febrero de 2003, la comisión decidió incluir en su informe la siguiente propuesta de resolución:

– B5-0640/2002, de Ilda Figueiredo, sobre los efectos de la introducción del euro, remitida el 13 de enero de 2003 a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, para examen del fondo.

En la reunión del 17 de marzo de 2003, la comisión decidió incluir en su informe la siguiente propuesta de resolución:

– B5-0016/2003, de Franz Turchi, sobre los billetes de 1 y 2 euros, remitida el 10 de febrero de 2003 a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, para examen del fondo.

En las reuniones de los días 20 de enero de 2003 y …, la comisión examinó el proyecto de informe.

En esta última reunión/En la última de estas reuniones, la comisión aprobó la propuesta de resolución por ... votos a favor, ... voto(s) en contra y ... abstención(es)/por unanimidad.

Estuvieron presentes en la votación: ... (presidente(a)/presidente(a) en funciones), ...

(vicepresidente(a)), ... (vicepresidente(a), ... (ponente), ..., ... (suplente de ...), ... (suplente de ..., de conformidad con el apartado 2 del artículo 153 del Reglamento), ... y ... .

El informe se presentó el ....

(5)

PR\487876ES.doc 5/15 PE 323.138

ES

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

Resolución del Parlamento Europeo sobre la función internacional de la zona euro y la primera evaluación sobre la introducción de los billetes y monedas (2259/2002(INI)) El Parlamento Europeo,

– Vista la propuesta de resolución presentada por Ilda Figueiredo sobre los efectos de la introducción del euro (B5-0640/2002),

_ Vista la propuesta de resolución presentada por Franz Turchi sobre los billetes de 1 y 2 euros (B5-0016/2003),

– Vista la Comunicación de la Comisión “La zona del euro en la economía mundial – balance de los tres primeros años” (COM(2002) 332),

– Vista la Comunicación de la Comisión “Introducción de los billetes y monedas en euros - un año después” (COM(2002) 747)1,

– Visto el informe del Banco Central Europeo “Análisis del papel internacional del euro”, de diciembre de 20022,

– Vista su Resolución, de 4 de julio de 2001, sobre los medios para ayudar a los agentes económicos en el paso al euro3,

– Vista su Resolución, de 12 de marzo de 2003, sobre la situación de la economía europea - Informe preparatorio para la recomendación de la Comisión sobre las orientaciones generales de las políticas económicas4,

– Visto el informe final, de 21 de octubre de 2002, del Grupo VI "Gobernanza económica"

de la Convención Europea5,

– Visto el artículo 163 de su Reglamento,

– Visto el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (A5-…./2003), A. Considerando que la introducción del euro constituye un importante éxito histórico de la

integración europea, que aportará más prosperidad, y que los beneficios de la moneda única compensan claramente las desventajas,

B. Considerando que la recuperación de la zona euro a partir de la mala situación económica es lenta, y que las perspectivas de crecimiento siguen sin estar claras en un clima de inseguridad geopolítica,

C. Considerando que la credibilidad de la zona euro se basa en un sólido marco institucional,

1 DO C 36 E de 15.2.2003, p. 2.

2 ISSN 1725-2210

3 DO C 65 E de 14.3.2003, p. 162.

4 P5_TA-PROV(2003)0089.

5 CONV 357/2002.

(6)

PE 323.138 6/15 PR\487876ES.doc

ES

constituido por una autoridad monetaria independiente y la coordinación de las políticas macroeconómicas por parte de los Estados miembros participantes, y que, no obstante, la creciente interdependencia de la zona euro y los desafíos globales que se plantean a su economía han puesto de manifiesto las deficiencias de los actuales mecanismos de coordinación,

D. Considerando que la actual representación internacional de la zona euro, así como su representación en las instituciones políticas internacionales, es insuficiente teniendo en cuenta que esta zona es la segunda zona económica más grande del mundo,

E. Considerando que la plena ejecución del Plan de Acción sobre Servicios Financieros potenciará significativamente el atractivo de la zona euro para los inversores, y que este efecto se ampliará a medio plazo cuando los países candidatos se adhieran a la UE y, en su caso, adopten el euro,

F. Considerando que el éxito de la introducción física de los billetes y monedas en euros en 2002 ha desempeñado una función crucial con vistas a proporcionar a los ciudadanos y a las empresas confianza en el uso de la nueva moneda,

G. Considerando que el cambio al euro causó un incremento limitado en los precios medios, si bien menor del psicológicamente percibido por los consumidores, que se vio agravado por otras circunstancias simultáneas, y que los consumidores han planteado otras quejas menores, a saber, incrementos desmesurados de los precios de algunos productos básicos, la cuestión de las monedas de céntimo de euro y la necesidad de billetes de menos valor, La función internacional de la zona euro

1. Pide una mayor representación de la zona euro en las instituciones políticas

internacionales, justificada por la importancia de la zona euro en el mundo, el hecho de ser el primer donante de ayuda al desarrollo y la participación de la UE en iniciativas

financieras y económicas internacionales;

2. Pide que se elija a un único y poderoso "Alto representante de la zona euro" en la economía mundial; insta a que se celebre un debate sobre la mejor definición de esta función institucional, que debería ser incorporada al futuro Tratado constitucional;

3. Considera que dicho Alto representante debería tener un mandato firme para hablar y actuar en nombre de los países de la zona euro en todos los foros financieros y

económicos multilaterales importantes, en particular, en el Grupo de Ministros de Asuntos Económicos del G 7, el FMI y el Banco Mundial; pide a estas instituciones que, si

procede, den a dicho representante competencias adecuadas para la toma de decisiones;

considera que, en tal caso, una sola voz defendería mejor los intereses de los Estados miembros de la zona euro que ya están representados;

4. Destaca la importancia de que se controle el tipo de cambio del euro como uno de los componentes de la política económica; opina que la existencia de un Alto representante del euro facilitaría la política de tipos de cambio del BCE mediante la adopción de una posición común con el Consejo y la supervisión del tipo de cambio del euro con respecto a otras divisas mundiales;

(7)

PR\487876ES.doc 7/15 PE 323.138

ES

5. Considera que el BCE, a pesar de su política de neutralidad con relación al uso

internacional del euro, debería controlar atentamente la evolución en este ámbito y adoptar las medidas necesarias en caso de que se viera amenazada la estabilidad de la zona euro;

opina, en particular, que se debe prestar particular atención al uso oficial del euro por parte de los sectores públicos de los países no pertenecientes a la zona euro;

6. Pide que se realice un estudio de viabilidad a fin de evaluar si la facturación de los suministros de bienes y energía en euros, destinada a evitar la volatilidad causada por la duplicación de precios/tipos de cambio, es beneficiosa para la zona euro y, en caso afirmativo, que se adopten medidas para promoverla; pide, por lo tanto, medidas activas destinadas a incrementar la facturación en euros en el comercio internacional, con objeto de beneficiar a los exportadores e importadores de la zona euro, proporcionándoles más seguridad en las transacciones comerciales y simplificando los procedimientos

administrativos;

7. Subraya la necesidad de controlar el uso de euros en efectivo como moneda paralela en algunas regiones, particularmente en la Europa Oriental, los Balcanes, Turquía, Rusia y otros países del Mediterráneo meridional; considera que esto es necesario, dado que el uso de euros en efectivo fuera de su zona podría afectar al valor de la moneda y dar lugar a señales estadísticas erróneas con respecto al crecimiento de los agregados monetarios;

8. Pide a los países candidatos que cumplan sus compromisos con la zona euro y que prosigan sus esfuerzos para controlar sus economías;

La economía de la zona euro

9. Pide una gobernanza económica para la zona euro y una mayor coordinación de las políticas económicas y de empleo en esta zona; se congratula por el proceso de racionalización iniciado por la Comisión;

10. Pide disciplina presupuestaria para reforzar la credibilidad de la zona euro y de su

moneda; destaca el compromiso del Parlamento con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y apoya su aplicación inteligente y flexible, en el modo propuesto por la Comisión; pide un mayor compromiso en materia de política económica con la zona euro y un proceso de revisión paritaria eficaz en las instituciones de la UE;

11. Pide que se aceleren las reformas estructurales y que se liberalice el sector servicios y el de las industrias de red, a fin de combatir las rigideces de la economía de la zona euro;

pide más inversiones privadas y públicas destinadas a incrementar los niveles de productividad, en particular en ámbitos tales como el capital humano e I&D; hace

hincapié en la necesidad de que se alcancen los objetivos en materia de competitividad de la Estrategia de Lisboa y de que se promueva la cultura empresarial; insiste en la

importancia de las PYME para la economía de la zona euro;

12. Pide que se emprendan reformas en los mercados laborales con objeto de aumentar las tasas de empleo y potenciar la movilidad laboral; insiste en que se vincule incremento salarial con productividad, como base para una inflación controlada y un euro estable;

pide que se reformen los sistemas de pensiones, a fin de hacer frente al creciente número y necesidades de los pensionistas y trabajadores comunitarios transfronterizos;

(8)

PE 323.138 8/15 PR\487876ES.doc

ES

13. Subraya la necesidad de que se vigile la inflación en la zona euro; considera que la liberalización de los mercados y las reformas estructurales reducirán las presiones inflacionistas; pide que se celebre un debate sobre las causas de las importantes diferencias en materia de inflación entre los Estados miembros de la zona euro;

14. Pide que se concluyan el Plan de Acción sobre Servicios Financieros (PASF) y el Plan de acción sobre capital-riesgo;

Primera evaluación sobre la introducción de los billetes y monedas

15. Felicita a los Estados miembros por el éxito de la introducción física de los billetes y monedas en euros; manifiesta, no obstante, su decepción por las presiones inflacionistas producidas por el cambio y por los problemas causados a los consumidores de la zona euro, en particular en el sector de los servicios; pide que se investiguen estos casos de malas prácticas y que se emprendan las acciones legales pertinentes si se demuestra que se han producido abusos;

16. Considera que son necesarios más billetes en denominaciones pequeñas (5 y10 euros) para los cajeros automáticos; manifiesta sus dudas con respecto a la necesidad de billetes de 1 euro; pide que se realice una investigación sobre la cuestión de los billetes de 500 euros y su posible vinculación con el blanqueo de dinero; pide que se reconsidere el uso de las monedas de un céntimo de euro, ya que, al parecer, los consumidores y minoristas opinan que son un trastorno; pide finalmente la eliminación progresiva, tan pronto como sea posible, de la doble indicación de precios, a fin de acelerar el cambio mental de los ciudadanos con respecto al euro;

17. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión así como a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros.

(9)

PR\487876ES.doc 9/15 PE 323.138

ES

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Introducción

Desde su aparición, hace más de cuatro años, el euro se ha convertido en la segunda moneda a escala mundial. Esto se debe, en primer lugar, a la dimensión de la economía de la zona euro, que representa aproximadamente el 16 % del PIB mundial: ligeramente por debajo de los Estados Unidos (21%), pero muy por encima del Japón (8%). Las cifras relativas a la participación total en el comercio mundial de bienes y servicios son similares. En segundo lugar, se debe a la orientación hacia la estabilidad y el crecimiento que respalda fuertemente a la UEM. Por consiguiente, desde una perspectiva macroeconómica mundial, es necesaria una sólida economía de la zona euro.

En comparación con las monedas nacionales precedentes, el euro ha creado una situación de mayor estabilidad y ha atenuado la intensidad de las perturbaciones asimétricas a las que han tenido que hacer frente la economía global y la zona euro. El euro también ha incrementado su participación de mercado en el comercio interior y exterior de bienes y servicios, aunque en lo referente a los mercados financieros, la situación es prácticamente la misma a la existente antes de 1999 -a pesar del éxito evidente de los mercados internacionales de eurobonos (cuya demanda se concentra principalmente en la zona euro). Los mercados financieros de la zona euro fueron los primeros en adoptar la moneda única fijando todos los precios en euros. La conversión física al euro tan sólo puso de manifiesto lo que ya se había logrado desde la introducción del euro. En este contexto, es de vital importancia completar el Plan de Acción sobre Servicios Financieros y el Plan de acción sobre capital-riesgo, además de otras medidas relativas a los mercados de valores.

En relación con el papel internacional del euro y de cualquier moneda, parece tratarse de una cuestión de elecciones a largo plazo por parte de los agentes económicos de comercio y que el euro se encuentra aún en una fase inicial de este proceso, concentrado a nivel regional en los Estados limítrofes, principalmente en aquéllos candidatos a la adhesión, otros países cercanos y antiguas colonias.

La conversión física

Un éxito importante del euro ha sido la aceptación del uso de la nueva moneda física, lo que ha suprimido los obstáculos precedentes y las barreras psicológicas al comercio y a los viajes transfronterizos en la zona euro. Los ciudadanos de la zona euro identifican la introducción del euro con la realización del mercado interior de bienes, servicios y mano de obra. Por esta razón, muchos consideran inaceptable pagar comisiones transfronterizas más elevadas por las transacciones bancarias entre Estados miembros. Aunque parece que el aumento de los precios como resultado de la introducción del euro ha sido moderado, es lamentable que hayan surgido ciertas preocupaciones tras el primer año del euro físico. Algunas empresas se han aprovechado de la poca familiaridad con las equivalencias exactas del euro. Esta situación ha sido peor aún en aquellos Estados miembros en los que era más difícil calcular el tipo de conversión entre la moneda de curso legal y el euro.

También se ha debatido acerca de la necesidad de introducir billetes de menor valor a fin de eliminar el reflejo psicológico que asocia las monedas con un poder adquisitivo inferior. Del

(10)

PE 323.138 10/15 PR\487876ES.doc

ES

mismo modo, ya se está debatiendo acerca de la necesidad de introducir un billete de 500 euros. También existe descontento con las monedas de 1 y 2 céntimos de euro.

Una moneda internacional

Tras su introducción en 1999, el euro se depreció más del 20% frente al dólar estadounidense, pérdida que casi ha recuperado, encontrándose actualmente por encima de la paridad

monetaria. Puede decirse que el tipo de cambio del euro, en particular el existente entre el euro y el dólar, no debería ser objeto de una atención desproporcionada. Asimismo, el BCE aún considera que la apreciación actual se encuentra por debajo del valor correcto que indican los parámetros económicos de la zona euro, lo que significa que podría registrarse una nueva apreciación del euro. Cabría desaconsejar el vínculo simbólico con una política del euro fuerte: en cualquier caso, una moneda se refuerza gracias a una economía estable con bases sólidas.

La introducción del euro no ha originado aún ninguna redistribución importante de las reservas de divisas oficiales por parte de los bancos centrales. Los países candidatos a la adhesión efectúan ya la mayor parte de sus operaciones comerciales en euros y están utilizando el euro al igual que en el pasado utilizaron el marco alemán. La mayor parte del contante en euros fuera de la zona euro se concentra en los países candidatos, en los Balcanes y en Rusia. En el momento de la adhesión, los nuevos países participarán en la UEM en calidad de Estados miembros con una excepción. Para adoptar el euro, el Tratado exige a los nuevos Estados miembros un elevado nivel de convergencia sostenible. Mientras tanto, esto les proporcionará tiempo para disciplinar sus economías y adaptarlas al nivel económico europeo, manteniendo al mismo tiempo la flexibilidad de una moneda parcialmente fluctuante.

El BCE “no incentiva, ni desalienta” la internacionalización del euro. Este papel está

principalmente determinado por las decisiones de los actores económicos mundiales públicos y privados. No obstante, el euro físico conlleva implicaciones en lo que concierne a su uso exterior. Los países de la Europa Central y Oriental, los Balcanes, Turquía, Rusia y el Mediterráneo meridional dependerán, cada vez más, de la política monetaria del BCE y del valor del euro. Por consiguiente, es necesario considerar tanto los beneficios como los costes derivados de tener una moneda verdaderamente internacional.

El euro representa el 20% de las operaciones mundiales en divisas (al igual que el marco alemán en 1998). En lo que se refiere a la facturación del comercio internacional, el dólar sigue siendo la moneda dominante y el aumento en la facturación en euros no ha sido sobresaliente desde 1999. En términos de comercio en la zona euro, la mitad de las operaciones de comercio exterior en esta zona se realiza en euros. No obstante, un año después de la introducción de billetes y monedas en euros, es probable que el euro aumente progresivamente su importancia como moneda de facturación. Aunque en Europa los precios de algunos contratos de futuros sobre mercancías se fijan en euros, su número sigue siendo limitado.

En lo que se refiere a la utilización del euro en el sector público, más de 50 países disponen actualmente de un sistema cambiario que toma como referencia al euro, ya sea

individualmente o junto con otras monedas. Es discutible si la zona euro debe promover el euro como moneda vehicular de intervención oficial. Mientras que, por una parte, se dice que

(11)

PR\487876ES.doc 11/15 PE 323.138

ES

el impacto en la zona euro será limitado, cabe señalar que esto podría ocurrir efectivamente en los países más pequeños que utilizan el euro, pero no si los países más grandes adoptasen una política semejante.

La zona euro podría beneficiarse del uso oficial del euro por parte de terceros países de dos formas. Por una parte, los exportadores de la zona euro se beneficiarían de costes de

transacción más bajos y de un crecimiento y un número de importaciones más elevado de terceros países. Por otra parte, la zona euro gozaría de mayores ingresos por señoreaje. En cuanto a los inconvenientes, cabría señalar que se ejercería más presión sobre el BCE a fin de tener en cuenta estas zonas a la hora de tomar decisiones en materia de política monetaria o, en caso de crisis bancaria en dichas zonas, actuando como un prestamista de última instancia para no alterar peligrosamente el abastecimiento monetario. Asimismo, el aumento de billetes de euro en circulación fuera de la zona euro podría repercutir sobre la estabilidad de la

demanda monetaria y reducir el contenido informativo de los agregados monetarios utilizados por el BCE. La utilización del euro por parte de países no pertenecientes a la UE también podría conducir a un aumento de la volatilidad del tipo de cambio euro, dado que los

mercados financieros podrían juzgar desfavorablemente un vínculo con economías inestables.

Por último, otra cuestión interesante es el debate sobre la posibilidad de fijar los precios de la energía en euros. Debería tenerse en cuenta que los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) constituyen el quinto mayor mercado de exportaciones europeas. Debido a la falta de inversión en las energías alternativas a los combustibles fósiles, la dependencia energética europea del CCG aumentará con toda probabilidad a medio plazo. El balance bilateral de la zona euro estará vinculado en gran medida al precio del petróleo, dado que la demanda es extremamente rígida con respecto a las alteraciones de los precios. Es imposible realizar una evaluación definitiva sin disponer de suficientes datos prácticos. Una disparidad creciente entre los ingresos del Golfo derivados de la exportación (denominados en dólares estadounidenses) y los pagos de sus importaciones (en euros) podría empujar a los países del Golfo a adoptar la denominación en euros. En ese caso, habría que examinar si dicha

denominación en euros resulta ventajosa para la economía de la zona euro.

Una representación adecuada1 de la zona euro en las organizaciones internacionales podría mejorar, de forma significativa, la cooperación multilateral en un mundo financiero

globalizado. Este desafío tiene carácter urgente y está plenamente justificado por la creciente importancia de la zona euro y de sus mercados financieros, así como por la mera dimensión de la zona euro en la economía mundial. Existe consenso acerca de la necesidad de que un representante de la zona euro que coordine las políticas fiscales y presupuestarias esté

presente en los principales foros internacionales: el FMI, el G7, el Banco Mundial y la OCDE.

Este informe pretende destacar que la credibilidad exterior y el papel de la zona euro estarán mejor gestionados si las economías de la zona euro dejan de actuar de forma individualista para instaurar, de alguna forma, un mecanismo que les permita armonizar mejor sus

decisiones de combinación de políticas, lo que repercutiría positivamente en otras economías de la zona euro.

1 El aspecto de la toma de posiciones y la representación de la Comunidad a nivel internacional en la tercera fase de la UEM están estipulados en el apartado 4 del artículo 111 del Tratado. En virtud del Tratado de Amsterdam y con el Tratado de Niza actualmente en vigor, las principales implicaciones de este hecho están relacionadas con el FMI y el Grupo del G7.

(12)

PE 323.138 12/15 PR\487876ES.doc

ES

Hacia un mayor compromiso en materia de política económica en la zona euro

El éxito de la introducción física del euro y los costes y beneficios a corto plazo derivados de la misma no deberían desviar el análisis de las verdaderas implicaciones a largo plazo de la UEM y del futuro de la zona euro. La zona euro atrae a inversores extranjeros debido a las sólidas bases económicas respaldadas por un marco de política económica orientada a la estabilidad, es decir, disciplina monetaria y presupuestaria orientada a un crecimiento no inflacionista. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento aumenta la credibilidad de la zona euro a los ojos de los participantes en el mercado, reforzando así la economía de la zona euro.

No obstante, debido al reciente estancamiento de la actividad económica es necesario un mayor compromiso por parte de las economías de la zona euro a corto plazo. Los mecanismos de revisión paritaria acordados se han revelado ineficaces cuando las reformas implican costes políticos o financieros significativos para los gobiernos, por lo que se requiere una mayor implicación de la Comisión en el control de conformidad. Así por ejemplo, un gobierno que haya recibido una advertencia podría ser excluido de la votación.

El debate sobre la subsidiariedad exige una mayor claridad y son necesarios mecanismos económicos adecuados para paliar los problemas económicos de las diferentes regiones: no solamente problemas relativos a las regiones de los Estados miembros, sino también a aquellas regiones que comprenden zonas de diversos Estados miembros con características comunes.

Las variaciones de los gastos fiscales sobre la base de factores regionales cíclicos y su respectivo nivel de gasto público deben ir acompañados de una movilidad real de mano de obra entre las regiones europeas a fin de adecuarse al ya elevado nivel de movilidad de capital. Para que esto ocurra, es evidente que tarde o temprano habrá que adoptar un presupuesto europeo conforme a los principios federales a fin de alcanzar el grado de adaptabilidad a las crisis regionales demostrado por los Estados Unidos. Sin embargo, cabe destacar las condiciones previas necesarias para lograrlo: un nivel de flexibilidad en los mercados de bienes europeos, de servicios y de mano de obra que hagan más eficaces la política regional monetaria y fiscal para afrontar de forma más adecuada las perturbaciones asimétricas regionales, aspecto que se verá reforzado por un mercado interior más integrado.

En términos generales, los tipos de interés de la zona euro se han equilibrado desde que se introdujo la moneda en 1999. La política actual del tipo de interés del BCE se centra en el control de la inflación, aunque es necesario tener en cuenta las implicaciones de la inversión.

El vínculo existente entre los aumentos de salario y la productividad también se ha

beneficiado de los niveles de inflación durante los últimos años. No obstante, la política del BCE a nivel europeo tan sólo tiene en cuenta la zona euro en su conjunto. Actualmente, las autoridades competentes nacionales y subnacionales son las únicas que se ocupan de los problemas derivados de los diferenciales de inflación entre las regiones económicas hasta instaurar otros mecanismos. La preocupación debería centrarse en aquellas regiones en las que la inflación excesiva es resultado de las inexistentes ganancias de productividad en lo que respecta al capital y la mano de obra.

Con las estructuras existentes actualmente, los elevados índices de desempleo impedirán a la UE alcanzar el objetivo acordado en Barcelona en materia de empleo y los objetivos

acordados en Lisboa en materia de competitividad. La disciplina presupuestaria es igualmente

(13)

PR\487876ES.doc 13/15 PE 323.138

ES

una condición necesaria, si bien insuficiente, para el éxito de la UEM: son necesarias reformas estructurales a largo plazo, tal y como se estipula en anteriores resoluciones del Parlamento Europeo relativas a las Orientaciones Generales de Política Económica (OGPE), al Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), a las Directrices para el empleo (EES) y a otros documentos conexos. Las profundas reformas estructurales conllevan costes de transición y, por esta razón, se requiere una fuerte voluntad política para convencer a los actores sociales reticentes y a la opinión pública acerca de dichas reformas y para explicar, al mismo tiempo, los cambios en los sistemas de pensiones y sanitarios como consecuencia del envejecimiento de la población.

Conclusión

Después de más de 4 años de UEM y tras su primer año de visibilidad física, el proceso puede considerarse uno de los eventos monetarios más importantes de la historia del continente europeo. Muchas preguntas acerca de cómo afrontar los desafíos mencionados en este informe quedan abiertas. Una vez resueltas estas cuestiones de forma satisfactoria, el euro podría tener un peso internacional semejante al del dólar estadounidense en los mercados mundiales aunque, de ser así, ciertamente no será a corto plazo. No obstante, conviene aclarar en primer lugar si beneficia a la UE el hecho de tener actualmente una moneda internacionalizada que sustituya al dólar estadounidense o cohabite con él. Es muy probable que los responsables políticos den prioridad a otras preocupaciones importantes, tales como las relativas a la solidez y la fuerza de la economía de la zona euro y a su coherencia interna y externa.

(14)

PE 323.138 14/15 PR\487876ES.doc

ES

Documento de sesión

19 de diciembre de 2002 B5-0640/2002

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

presentada de conformidad con el artículo 48 del Reglamento por Ilda Figueiredo

sobre los efectos de la introducción del euro

B5-0640/2002

Propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre los efectos de la introducción del euro

El Parlamento Europeo,

A. Considerando las presiones inflacionistas de la puesta en circulación del euro, debidas a redondeos abusivos y aumentos encubiertos, así como los aumentos indebidos de los precios denunciados por numerosas organizaciones de consumidores, lo cual condujo a la convocatoria, el día 12 de septiembre de 2002, de una "huelga de compras" en la UE, B. Considerando que la Comisión calcula que el impacto en la inflación será del 0,20%,

superando las previsiones iniciales del 0,16%, si bien reconoce que algunos sectores de actividad han registrado aumentos de precios poco corrientes,

C. Considerando que las organizaciones de consumidores han denunciado aumentos excesivos en el pago de servicios y comisiones bancarias y que, a pesar de la aplicación del Reglamento relativo a los pagos transfronterizos, se han denunciado cobros ilegales de tasas y un aumento de las tasas aplicadas a los pagos internos,

D. Considerando la falta de fiscalización y de medios para corregir semejantes situaciones, E. Considerando que esta situación replantea el tan coreado beneficio de la moneda única, en

particular la reducción de costes de las transacciones, afectando tanto a los consumidores como a las microempresas y pequeñas empresas,

1. Insta a la Comisión a que adelante la evaluación completa del impacto del euro en la inflación y la evolución de las comisiones y otras tasas aplicadas a los servicios bancarios en la zona euro, en particular a los pagos internos y transfronterizos;

2. Insta a los Estados miembros a que adopten las medidas necesarias en materia de fiscalización y de sanciones.

(15)

PR\487876ES.doc 15/15 PE 323.138

ES

Documento de sesión

4 de febrero de 2003 B5-0016/2003

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

presentada de conformidad con el artículo 48 del Reglamento por Franz Turchi

sobre los billetes de 1 y 2 euros

B5-0016/2003

Propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre los billetes de 1 y 2 euros

El Parlamento Europeo,

A. Considerando que casi todos los días la prensa europea refleja la sensación general de que la introducción del euro en monedas y billetes ha provocado un aumento de la inflación, B. Considerando que tal impresión, a pesar de que las estadísticas de Eurostat la desmienten,

puede hacer que los efectos beneficiosos del euro no parezcan justamente distribuidos a los ojos del gran público,

C. Considerando que todas las antiguas monedas europeas tuvieron en su pasado su propia unidad de moneda expresada en forma de billete,

D. Considerando que la analogía con el billete de un dólar serviría para transmitir la consigna de que, al margen de las fluctuaciones del tipo de cambio, el euro es una moneda

igualmente importante,

E. Considerando que, salvo dos excepciones, en todos los Estados miembros, antes de la introducción de la moneda única, el billete fraccionario mínimo tenía un valor inferior a 5 euros,

1. Pide a la Comisión y al Banco Central Europeo que preparen un estudio sobre la viabilidad de la introducción de billetes de 1 y 2 euros, y que estudien la realización de una campaña de información tendente a sensibilizar al gran público sobre el asunto.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :