Badiou Alain Y Zizek Slavoj – Filosofia Y Actualidad

44 

Texto completo

(1)

De Alain Badiou en esta colección

De u n d esnsrre o scu ro . S obre el fin d e la v e rd a d d e F-srado H e id e g g e r: el n azism o , las m u jeres, la filosofía

(en co la b o ra ció n co n Barbara Cassin)

N o hay re la c ió n sex u al. D os leccio n es so b re «L’É to u rd it» de Lacan

(en cola b o ra ció n c o n Barbara Cassin) De Slavoj Zizek en esta Editorial

p r ó j i m o . T r e s i n d a g a c i o n e s e n t e o l o g í a p o l í t i c a en colaboración con Eric L. Santncr y Kennetb Rcinbard)

Filosofía y actualidad

El debate

Alain Badiou

Slavoj Zizek

(2)

C o le c c ió n N ó m a d a s

P h ilo s o p h ie u n d A k tu a lita t. F.in S lrc itg c sp rá c h , A lain B a d io u , S lavoj ¿ i£ e k

© P assagcn V erlag C c s, m .b .H ., 20 0 5 T ra d u c c ió n : S ilv in a R o tc m b c rg

O Todos los d e re c h o s d e la e d ic ió n en c a s te lla n o re se rv a d o s p o r A m o r ro r tu e d ito re s E sp añ a S .L ., C /L ó p c z d e H o y o s 1 5 , 3 ° iz q u ie rd a - 2 S 0 0 6 M a d rid

A m o rro rtu e d ito r e s S.A., P araguay 1 2 2 5 , 7 U p is o • C 1 057A A S B uenos Aires

w w u -.a m o rro rtu e d iio rc i.c o m

Q u e d a h e c h o el d e p ó s ito q u e p re v ie n e la ley n ° 1 1.723

In d u stria a rg e n tin a . M a d e in A rg e n tin a

ISBN 9 7 8 -9 5 0 -5 lS -4 0 0 -2 (A rg en tin a) ISB N 9 7 8 -8 -1 -6 1 0 -9 0 4 2 -6 (Esparta)

ISB N 9 7 8 - 3 -8 5 1 6 5 .6 7 3 - 3 , V iena, e d ic ió n o rig in a l

B a d io u , A lain

F ilo s o f ía y a c t u a l i d a d / A la in B a d io u , S la v o j 2 i ¿ e k . - 1J c d . - B u e n o s A ires : A m o rro rtu , 2 0 1 1 .

9 6 p .; 2 0 x 1 2 cm . - (C o le c c ió n N ó m a d a s)

T ra d u c c ió n d e : S ilv in a R o tc m b c rg

ISBN 9 7 8 - 9 5 0 -5 1 8 .4 0 0 - 2 (A rg en tin a) ISBN 9 7 S -8 4 - ííl0 -9 0 4 2 - f í (E sp añ a)

1. F ilo so fía. I . Z i2 e k , S lavoj. I I . R o tc m b c rg , S ilv in a, tra d . III. T ítu lo .

C D D 190

Im p re so e n lo s T alle res G rá fic o s C o lo r E fe, Paso 1 92, A v ellan ed a, p r o ­ v in cia d e B u e n o s A ires, en n o v ie m h re d e 2 0 ! 1.

T ira d a d e e sta e d ic ió n : 2 .0 0 0 eje m p la re s.

índice general

9 Prólogo, Tctcr Engelm ann

13 Pensar el acontecim iento, Alain Badiou

4 7 «La filosofía no es un diálogo», Slavoj Z iíe k

(3)

Prólogo

Peter Engelmann

Bl ex presidente francés Fran^ois M itte r a n d fue fam oso d u ra n te su g o bierno p o r invitar a filósofos al Elíseo para discutir con ellos cuestiones políticas y perspectivas sociales. De ese m o d o se alineaba en una antig ua tra d ició n , en la que el p o d e r ilustrado buscaba la cercanía de filósofos para o bten er así le­ gitimación. N o sabemos si esos e ncuen tros influye­ ro n sobre las decisiones políticas de M itte ra n d , p e ­ ro al m e n o s este q u e d ó en n u e stra m e m o ria co m o un presidente intelectual.

In d e p e n d ien te m e n te de si su consejo es solicita­ d o seriamente o de si sólo son utilizados com o figu­ ras decorativas o com o simple ropaje intelectual, lo cierto es que los intelectuales invitados nunca salen bien p arado s de esas escenificaciones. Sin embargo, se diría que les resulta muy excitante ser convidados a la mesa del poder.

(4)

r e l e v a n d o a los filó sofo s han sid o r e e m p la z a d o s hoy, a su vez, p o r anim adores y modelos, p o r futbo­ listas y boxeadores. Uno se ve tentado, p o r lo tanto, de hablar de una edad de o ro en la que aún parecía c o n t a r la o p i n ió n de los filósofos, p e r o , «fueron realm ente tiempos mejores?

T am po co ha pasado todavía tan to tie m po desde que discutíam os sobre la participación q u e le cupo al filósofo Karl M a r x en el régim en to ta lita r io de Rusia y, p osteriorm ente, de los países del bloque so­ viético. ¿Acaso el g en o c id a Pol Pot n o era un in te ­ lectual fo rm ado en París? ¿Cuántas personas fueron denigradas, desterradas y asesinadas d u ra n te la re­ volución cultural china?

La p re g u n ta q u e se plantea en este libro — si el filósofo debe participar en los sucesos actuales y co­ m en ta rlo s— pon e en cuestión el rol de los intelec­ tuales en nuestra sociedad, y se espera que a ella res­ p o n d a n los filósofos. Ya n o se trata sólo de que los filósofos tienen que in te rp re ta r el m u n d o : también deberían cambiarlo.

La respuesta a esta pregunta debe to m a r en cuen­ ta hoy d os ex trem os. Por un lado, la pa rticipación de los intelectuales en los crímenes del siglo XX p e ­ sa sobre la m anera en que este gru p o social se define a sí m ism o, a m en o s que a c tú e n olvid án do se de la historia. Por otro lado, cabe p regu n tarn o s si consti­ tuye en v erd ad un cambio provechoso perm itir que m odelos, con d u c to res, deportistas y g ru po s simila­ res o c u p e n en la sociedad m ediática actual la p o si­ ción de los intelectuales.

Las respuestas del filósofo parisino Alain Badiou y del filósofo y psicoanalista esloveno Slavoj Zizek, qu e en 2 0 0 4 dialo g a ro n en Viena sobre este tem a, resultan más m odestas y escépticas de lo que cabría e s p e r a r de u n filósofo. En lu g ar de a m p a r a r s e en viejas potestades que la historia volvió obsoletas h a ­ ce tie m p o , p r o c u r a n reflex io n a r sobre las c u a lid a ­ des específicas del pensam iento filosófico y derivar de allí sus respuestas.

Alain Badiou y Slavoj Zizek se conocen y valoran desde m ucho tiem po atrás. Slavoj Zizek prop u so rei­ tera d am e n te que Alain Badiou pasara a form ar p a r­ te del c a tá lo g o de la e d ito ria l Passagen. A su vez, Alain Badiou intercedió para que las obras de Slavoj Zizek fuesen traducidas al francés. Ambos saben, a g r a n d e s ra sg o s, q u é d irá y c ó m o a r g u m e n t a r á el otro. Sin e m bargo, disienten respecto de i m p o r ta n ­ tes ideas y conceptos filosóficos, tal com o lo confir­ m a r o n en aquella ocasión. Esto atañe ta n to al c o n ­ c e p to de a c o n te c im ie n to c o m o al de lo real, p ero tam bién a su m anera de e n te n d e r el rol de lo imagi­ nario y el de la política. C oncuerdan, p o r el c o n tra ­ rio, en que el c om prom iso filosófico debe ser resul­ tad o de lo que es p rop io del pensam iento filosófico y en que tiene que poner allí sus límites.

(5)

n o en Viona. Lo único p ree stab le cid o fue el tem a; to d o lo demás surgió de la discusión, que m o d eró el p eriodista vienes Claus Philipp.

A lo larg o d e su estad ía en V iena, Frangois La- quiéze dio un fuerte impulso al intercam bio entre la cultura francesa y la germ anoparlante, y llevó al Ins­ t it u to C u ltu ra l Francés a u n n u e v o flo recim iento, que se percibe todavía hoy en la ciudad. Sobre todo, no vaciló en c o m p letar el p ro g ra m a habitual de los in s titu to s de c u lt u r a con a p o r t e s su stan ciales del p e n s a m ie n to c o n te m p o r á n e o y de la filosofía. Le estam os muy agradecidos por ello.

D u ra n te la edición del libro renunciam os a pulir los textos. Quisim os conservar su carácter esp o n tá ­ neo y no falsear lo e x p u esto conv irtién d olo en una estructura de pensam iento fund am en tad a sistemáti­ cam ente. N u e s tro p ro p ó sito es, más bien, que el li­ bro estimule a contradecir, pro fu n d izar y continuar leyendo.

Quizá sea correcta la hipótesis de Zizek de que la filosofía n o es un diálogo. Sin embargo, la conversa­ c ión filosófica es siem pre e stim u lan te, tal c o m o lo m o stró el evento y lo muestra hoy el libro.

Pensar el acontecimiento

A la in B a d io u

N o s p r e g u n ta m o s esta n o c h e de q u e m a n e r a la filosofía se inm iscuye en los sucesos de la a c tu a li­ dad, en cuestiones históricas y políticas, etc., y cuál es la naturaleza de esa intromisión. <Por qué el filó­ sofo debería inmiscuirse en cuestiones relativas a los sucesos actuales? Slavoj Zizek y yo vamos a f o rm u ­ lar algunas reflexiones iniciales que d a rá n lugar con p o s te r io r id a d a u n a discusión. Por cierto, estam os de a c u erd o en m ucho s aspectos, p o r lo que n o p o ­ dem os pro m eterles una batalla, pero harem os to do lo posible.

(6)

*-De esto se desprende q u e el filósofo se inmiscuye c u a n d o c o n s id e r a q u e d e te r m i n a d o s a s p e c to s de una situación — sea esta histórica, política, artística, am o ro sa, científica o lo que fuere— son la señal de que hay que inventar un nuevo problem a. Sí, el filó­ sofo se inmiscuye cuando en los sucesos de la actua­ lidad descubre señales sobre la necesidad de un n u e ­ vo prob le m a y de una nueva invención. De este m o ­ d o surge la siguiente pregunta: ¿Bajo qué c o ndicio­ nes en c u en tra el filósofo, en una determ inada situa­ ció n, señales p a ra un n u e v o p r o b le m a y un nuevo p e n sam ien to ? Quisiera em p e z a r nuestra discusión to m a n d o este punto.

In tr o d u z c a m o s p r im e ro el c o n c e p to de «situa­ ción filosófica». En el m u n d o se p ro d u c e n sucesos de to d o tipo sin que p o r ello se trate de situaciones p a ra la filosofía, de situaciones filosóficas. P re g u n ­ té m o n o s e n to n c e s : ¿Q ué cara c te rístic a s p re s e n ta u n a situación que es realmente u n a situación para la filosofía, u n a situación para el p e nsam iento filosófi­ co? Les daré tres ejemplos de situaciones filosóficas para que p u e d a n hacerse una idea al respecto.

El p r im e r e je m p lo ya tie n e , si se me p e rm ite la e x p re s ió n , f o rm a to filosófico. Lo e n c o n tr a m o s en el diálogo Gorgias de Platón, que describe el fuerte c h o q u e e n tr e Sócrates y Calicles. Ese c h o q u e crea u n a situación filosófica que adem ás presenta rasgos casi d ram á tic o s. <Por qué? Porque el p e n s am ien to de Sócrates y el de Calicles n o tienen un p a rá m etro en c o m ú n , son e x tr a ñ o s el u n o al o tro . En su d e s ­ crip c ió n de la discusión e n tr e Calicles y Sócrates,

P la tó n n o s m u e s t r a q u é sign ifica q u e d o s p e n s a ­ m ie n to s sean in co n m e n s u ra b le s c o m o lo son, p o r ejemplo, una diagonal y el lado de un cuadrado. En esa discusión hay do s concepciones que rem iten una a la o tra sin que haya en tre ellas nin g u n a relación. C alicles s o s tie n e que el d e r e c h o es el p o d e r, y el hom b re feliz, el tirano, un hom bre que pasa po r alto a los o t r o s con astucia y violencia. Sócrates o p in a que el v e rd a d e ro hom bre, el ho m bre feliz, es el jus­ to en el sentido filosófico de la palabra. Entre la jus­ ticia c o m o violencia y la justicia com o p e nsam iento no hay u n a simple oposición que p o d a m o s a b o rd a r con a rg u m e n to s basados en u n a n o r m a en co m ún . Ahí falta alguna relación. Por lo tanto, en este caso no se trata de una discusión, sino de una c o n fro n ta ­ ción. Q u ie n lea el diálogo e n te n d e rá que no habrá un in terlocutor que convenza al otro, sino un vence­ d o r y un vencido. Esto explica p o r qué en ese diálo­ go los m étod os de Sócrates son apenas más decentes que los de Calicles. Allí, el fin justifica los medios: lo que im po rta es ganar, sobre to d o ante los ojos de los jóvenes que presencian la escena.

Al final p ierd e Calicles. Si bien n o asum e su d e ­ rrota, calla y se queda en su rincón. Pierde, p o r cier­ to, au nqu e sólo en esta puesta en escena de Platón, p orqu e no suele ser alguien co m o Calicles el que re­ sulta vencido. Pero esos son los placeres que da el t e a t r o . . .

(7)

s a m ie n to . D e b e m o s d e c id ir si esta m os del lado de Sócrates o del de Calidos. En este ejemplo, la filoso­ fía nos m uestra el pen sam iento com o una elección, el p e n s a m ie n to c o m o decisión. Su tare a específica es e x p lic arn o s esa elección. Podem os decir, e n t o n ­ ces, que una situación filosófica es un m o m e n to en el cual se vuelve clara una elección; una elección en la que se tra ta o bien del ser-ahí o bien del p e n s a ­ miento.

La m u e rte del m atem ático Arquímedes nos sirve c o m o s e g u n d o ejem plo. A rqu ím edes es un o de los más grandes pensadores de la historia de la h u m an i­ d a d . Sus t e x to s m a te m á tic o s s o r p r e n d e n to d a v ía hoy. Este genio e x tr a o r d i n a r i o fue capaz de refle ­ x i o n a r so b re el in fin ito e in v e n ta r de tal m o d o el cálculo infinitesimal prácticam ente 2 .0 0 0 años a n ­ tes que New ton.

A r q u í m e d e s era u n g r ie g o n a c id o en Sicilia. C u a n d o los ro m anos invadieron la isla, luchó junto a quienes se les opusieron y desarrolló m áquinas de g u e rra , p e ro esto no logró ev itar la victoria de los rom anos.

A com ienzos de la ocupación rom ana, A rquím e­ des reto m ó sus trabajos matemáticos. Tenía el hábi­ to de d ibu jar figuras geom étricas en la arena. Una vez, m ientras cavilaba a la orilla del mar sobre c o m ­ plicadas figuras dibujadas en la a ren a, se le acercó u n soldado ro m an o , una especie de m ensajero, y le dijo q u e el g e n e ra l r o m a n o M a rc e lo quería verlo. Los rom ano s sentían una gran curiosidad p o r los sa­ bios griegos, similar quizás al interés del presidente

de un consorcio multinacional de cosmética p o r un filósofo de r e n o m b r e . El g eneral M a rc e lo qu e ría , pues, v e r a A rq uím edes. D icho sea de paso: cuesta im aginar que M arcelo supiera m ucho de m atem áti­ ca. Sim ple m e n te, q uería ver — y esa c u rio s id a d lo h o n r a — qué aspecto podía te n e r un o p o s ito r de la talla de Arquímedes. Entonces, le envió a su m ensa­ jero, p e ro aquel no se inmutó. «¡El general M arcelo q u ie re verte!», r e p itió el s o ld a d o , y ta m p o c o esta vez o b tuv o respuesta de Arquímedes. El soldado ro ­ m an o , que no tenía gran interés p o r las m a te m á ti­ cas, no entendía cóm o alguien podía ignorar una o r­ den del general Marcelo.«¡Arquímedes! ¡El general qu iere verte!». A rquím edes levantó de m an e ra im ­ perceptible su m ira d a y le dijo al soldado: «Déjame te rm in a r la demostración»». A lo cual el soldado res­ po n d ió : «¡Me im po rta un rábano tu demostración! ¡M arcelo quiere verte ahora!». A rquímedes reto m ó su c á lc u lo sin res p o n d e r. El s o ld a d o , d e s b o r d a d o p o r la ira, sacó su espada y m ató a Arquímedes, cu­ yo c uerpo, al caer, bo rró la figura en la arena.

(8)

c ión del p o d e r. El tie m p o p r o p io de la d e m o s t r a ­ c ión no p u e d e to m a r en c u e n ta la u r g en c ia d e los ve n c ed o re s militares; la escena culm ina en violen­ cia, lo cual d em u estra que no hay u n p a rá m etro en c o m ú n , nin g u n a m edid a de tie m p o en co m ú n , p a ­ ra el p o d e r, p o r u n lado , y las v e rd a d e s creativas, p o r el otro.

Recordem os a h o ra o tro suceso: D uran te la o c u ­ pación d e los suburbios de Viena p o r el ejército es­ ta d o u n id e n s e , al final de la Segunda G u e rra M u n ­ dial, u n s o ld a d o d isp a ró a m u erte c o n tr a el genio musical más grande de aquella época, el com positor A ntó n Weber, sin saber a quién tenía en frente.

Un accidente, una situación filosófica fallida. E n tre el p o d e r y las v erdades hay una distancia: la distancia que media entre M arcelo y Arquímedes, que no puede ser salvada p o r el mensajero, sin duda u n so ld a d o b r u to p e ro disciplinado. 1.a tarea de la filosofía es aclarar esa distancia. Debe c ap tar a t r a ­ vés del p e n s a m ie n to u n a distancia d e sm e d id a; in ­ cluso, debe inventar prim ero la m edida para esa dis­ tancia.

A la p rim e ra d e finición de situación filosófica, entend ida esta com o la que aclara la elección, la d e ­ cisión, p o d e m o s añ a d ir a h o ra una segunda d e fin i­ ción: es la que aclara la distancia entre el p o d e r y las verdades.

E lijo c o m o t e r c e r e je m p lo u n a p e líc u la : Los a m antes crucificados, del director japonés Kenji Mi- zoguchi. Esta obra maravillosa es, seguram ente, una d e las películas de a m o r más bellas que jamás se h a ­

yan film ad o. El a rg u m e n to es sencillo. La historia transcurre en el J a p ó n de la época clásica, que o fre­ ce u n material inagotable, sobre todo, para las pelí­ culas en blanco y negro. Una joven m ujer está casa­ da con el pro pietario de un p equ e ñ o taller, un h o m ­ bre h o n o r a b le de b ue na posición econ ó m ica, p e ro al que n o am a ni desea. Y he aquí que se enam o ra de u n joven que empieza a trabajar com o em pleado en el taller. Mizoguchi venera en sus películas la desdi­ cha y la tolerancia de las mujeres de la época clásica, en la cual el ad u lte rio era castigado c o n la m uerte. Sobre am b os a m antes se cierne el peligro de m orir crucificados. H u y e n al cam po. Esa h uida es r e p r e ­ sentada en escenas extraordinarias, que nos c o n d u ­ ce n p o r un m u n d o de s e n d e r o s , c a b añ a s, lagos y barcas. El amor, prisionero de su p o d e r sobre la p a ­ reja p erseguida y cansada, se envuelve en esa n a tu ­ raleza tan im pe ne tra ble c o m o poética. E n tre ta n to , el m arido intenta proteger a los fugitivos. Los m ari­ do s están oblig ado s a d e n u n c ia r el a d u lte rio , pues en caso c o n tr a rio se c o n v ie rte n en cóm plices. N o o b s ta n te , p ro c u r a ganar tie m p o — lo cual m u estra c u á n to a m a a su m ujer— s o s te n ie n d o q u e esta ha viajado al c a m po , a casa de sus p a d r e s . . . Un h o m ­ bre realm en te hono rable. Un personaje de película e x tr e m a d a m e n te bello. Los a m antes, sin e m bargo, s o n d e la ta d o s , los a p re s a n y son llevados al lugar d o n d e serán ejecutados.

(9)

c o n tra espalda. La escena nos m uestra a los jóvenes a ta d o s que e n fr e n ta n la v io le n ta m u erte: se los ve c om o en estado de éxtasis pero libre de pa th o s; una sonrisa se insinúa en sus rostros — una «sonrisa» re­ prim ida, p o r decirlo de alguna m anera— , que reve­ lan q u e el a m o r se ha a p o d e ra d o p o r c o m p le to de ellos. Pero la película, q u e se e n tre g a to ta lm e n te a los infinitos m atices del b lan c o y neg ro so b re esos ro s tr o s , no d e b e e x p re s a r la idea ro m á n tic a d e la u n i ó n e n tr e el a m o r y la m u e r te . Los a m a n te s de n ingú n m o d o desean morir. Lo que refleja la escena es, p o r el contrario, que el a m o r es lo que resiste a la m uerte.

En u n a conferencia en la FEMIS,* Deleuze dijo u n a vez, citando a M alrau x, que el arte es lo que re­ siste a la m uerte. Pues bien, en esas imágenes g r a n ­ d io s a s , n o s ó lo el a rte de M iz o g u c h i resiste a la m uerte, sino que ellas nos inducen a creer que tam ­ bién el a m o r resiste a la muerte. De esa forma se ge­ nera aquel acuerdo entre el am or y el arte que d á b a ­ mos ya p o r existente.

La «sonrisa» de los am antes — así me referí a ella, a falta de u n a expresión mejor— es una situación fi­ losófica. ¿Por qué? P o rq u e allí tam b ié n e n c o n t r a ­ m o s lo inco nm ensurab le, la relación que no es una r elació n . N o hay un p a rá m e tr o en c o m ú n e n tr e el a co n te c im ie n to del am or, la subversión del ser-ahí,

* F o n d a rio n E u ro p c c n n c d e s M é tic rs d e l’Im agc e t d u Son (c e n tro e u r o p e o d e fo rm a c ió n de té c n ic o s d e im ag en y s o n i­ d o ). (N. d e la T.)

p o r un lado, y, p o r el otro, las reglas usuales de la vi­ da, las leyes de la c iu d a d y del m a tr im o n io . ¿Q ué tiene para decir al respecto la filosofía? La filosofía dice: «Hay que pensar el acontecimiento». Hay que pe n s a r la excepción. Hay_que estar en condicio nes de enunciar aquello q u e no es usual. Hay que pensar la transform ación de la vida.

A hora p o d e m o s resum ir las tareas de la filosofía según las situaciones filosóficas:

— A clarar las posib ilid ad es de elecció n f u n d a ­ mentales del pensam iento. Esa elección es siempre, en última instancia (como hubiera dicho Althusser), la elección entre lo interesado y lo desinteresado.

— Aclarar la distancia entre el p en sam ien to y el poder, entre las verdades y el Estado; m edir esa dis­ tancia y saber si es o no posible salvarla.

— A clarar el valor de la excep ció n, el v a lo r del a c o n te c im ie n to , el valor de la rup tu ra , resistiendo, p o r cierto, al simple fluir con tinu o de la vida, resis­ tiendo al conservadurism o social.

T ra ta r sobre la elección-} la distancia y la e x c e p ­ ción: tales son las tres grandes tareas de la filosofía, al m enos si se quiere que esta tenga un valor para la vida y sea algo más que una disciplina académica.

(10)

dis-c a n d a y el pro blem a de la exdis-cepdis-ción o del adis-contedis-ci­ miento.

Las ideas filosóficas f u n d a m e n ta le s n os d icen : «Si quieren que sus vidas ten gan sentido, entonces, deben aceptar el acontecim iento, g ua rd a r distancia respecto del p o d e r y to m a r una decisión de m anera im perturbable». Esto es lo que nos dice la filosofía en to d as sus form as: ser u n a excepción tal co m o el a contecim iento es una excepción, g u a rd a r distancia resp e c to del p o d e r y a c e p ta r las c o n s ec u e n c ia s de las decisiones, incluso las últimas y más duras c o i> ' secuencias.

Sólo e n te n d i d a de este m o d o la filosofía es u n m edio con el que po dem o s modificar el ser-ahí.

D esd e R im b a u d se oye d e c ir p o r d o q u ie r : «La v e rd a d e ra vida está en o tra parte». M as la filosofía sólo vale la p e n a si cree que la vida tiene lugar acá. C u a n d o s o m o s c o n f r o n t a d o s c o n lo e x is te n te , la v erdadera vida consiste en la elección, la distancia y el acontecim iento. Em pero, n o hay que olvidar que para pensar la verdadera vida es necesaria una deci­ sión, u n a decisión que presupone, com o hemos vis­ to, la inconmensurabilidad.

N uestros tres ejemplos están unidos p o r el hecho de que en ellos subyace u n a relación en tre c o n c e p ­ tos heterogéneos: Calicles y Sócrates, el soldado r o ­ m a n o y Arquímedes, los am antes y la sociedad.

El acceso filosófico a la situación consiste en la escenificació n de la relación im posible, en n a rr a r una historia. Se n a rra la discusión entre Calicles y Sócrates, la m u e rte de A rquím edes y la historia de

los amantes. Se narra una relación, mas de la propia n arración se d esp re n d e que la relación n o es tal, si­ n o la negación de una relación, u ña ru p tura: la ru p ­ t u r a de u n lazo n a tu r a l y social. P ara n a r r a r u n a ru p tu r a es necesario, por cierto, hablar p rim ero de u n a relación, p e ro en últim a instancia la narració n a p u n ta a la ru p tu ra . Hay que elegir entre Calicles y Sócrates, es decir, hay que r o m p e r definitivam ente c o n u n o d e los d o s . Q u i e n e s tá del l a d o d e A r­ quím edes está en c ontra de M arcelo. Y quien siga a los a m antes hasta el final de su viaje no reto rn ará a la ley del m atrim onio.

La filo sofía im p lica p e n s a r n o a q u e llo q u e es, - sin o aquello que_no es com o es; im plica p e n s a r no

los c o ntra to s, sino las rupturas de los contrató's. La filosofía sólo se interesa p o r relaciones que no son relaciones.

Ya decía Platón que la filosofía es un despertar; y e n te n d í a que el d e s p e r ta r p r e s u p o n e u n a r u p t u r a con el su eñ o. Desde Platón, la filosofía consiste en a barcar m ediante el pensam iento aquello que r o m ­ pe con el ligero sueño del pensam iento.

D o n d e hay u n a relación parad ó jica — una rela ­ ción que no es tal sino más bien una ru p tu ra — p u e ­ de ha be r tam bién filosofía.

(11)

Aclaremos escás circunstancias con ejemplos que no sean leyendas com o la m uerte de Arquímedes, ni co n s tru c c io n e s literarias c o m o la p e rs o n a lid a d de Calicles, ni poesía fílmica co m o la historia japonesa de los amantes. Tom emos ejemplos llanos, c o n te m ­ poráneos, u n o negativo y o tro positivo.

M i ejemplo negativo es muy sencillo: se trata del m otiv o p o r el cual los filósofos n o suelen tener nada interesante para decir sobre las elecciones políticas. M e refiero a la situació n habitual del p a rla m e n ta ­ rism o co rrien te , en q u e n o hay ningún criterio que justifique en v e rd a d la in tro m isió n de la filosofía. N o digo que n o tengamos que interesarnos p o r tales situaciones: sólo digo que no p o d e m o s interesarnos p o r ellas de m a n e r a filosófica. Si el filósofo se e x ­ presa al respecto, lo hace c o m o ciudadano com ún: su o p i n ió n n o a d q u ie re a u to r i d a d filosófica. ¿Por qué? Porque en el parlam entarism o corriente, habi­ tualm ente, la mayoría y la oposición son c onm ensu­ rables. Hay sin d u d a un p a rá m etro en c om ún entre ellas, y p o r esa razón no se da aquí el caso de una r e ­ lación que n o es tal, no se da u n a relación paradóji­ ca. Por supuesto, aquí tenem os también diferencias, pe ro n o constituyen una relación paradójica, sino al c o n t r a r i o : c o n s ti tu y e n u n a r e la c ió n reg ula r, una relació n n o r m a d a . Esto es fácil de e n te n d e r: d a d o q u e la o p o s ic ió n sustituye en algún m o m e n to a la m ay o ría — se trata del m e n ta d o «cambio d e m o c rá ­ tico»— y pasa a ocu par su lugar, tiene que haber e n ­ tre ambas un p arám etro en común. C u a n d o esto no ocurre, una n o puede sustituir a la otra. Los c o n c ep ­

tos so n enton ces conm ensurables, y tan p r o n to c o ­ m o son c o n m e n s u ra b le s su relación no c onstituye una situación excepcional. Además, n o hay allí n in ­ g u n a elección v e rd a d e ra m e n te radical: la decisión está basada en matices, en diferencias sutiles. C o m o es sabido, generalm ente, el pequ eño g ru po de in d e ­ cisos que no tienen una opinión estable preconcebi­ da decide una elección. Las personas que tienen o p i­ niones firmes co nfo rm an bloques. En el m edio está, entonces, el peq u e ñ o grupo que a veces se mueve en u n a dirección y a veces en otra. E m pero, u n a deci­ sión tom ada p o r individuos cuya característica p rin ­ cipal es la indecisión con stituy e u n a decisión m uy particular; n o es u n a decisión de personas resueltas, sino de indecisos e irresolutos qu£_S£ deciden de m a ­ nera o p o r t u n ista y en base a su h u m o r del m o m e n ­ to. N o es una elección en toda su dimensión: la cer­ c a n ía h a o c u p a d o el lugar de la distancia. La elec­ ción n o c o n d u c e a la distancia sino a la no rm a , rea­ liza la norm a. Por último, no estamos ante la h ip ó te ­ sis de u n v e r d a d e r o a c o n te c im ie n t o , n o e s ta m o s ante la sensación de excepción. Al contrario: p r e d o ­ mina aquí la sensación de institución y de un decur­ so sin fricciones, p e ro es evidente que entre la insti­ tución y la excepción existe una tensión fu n d am e n ­ tal. Para el filósofo, el pro blem a de la elección par­ lam en taria n o es más que una cuestión de opinión. Es decir, no tiene nada que ver con la in co n m e n su ­ rabilidad, con la elección radical, con la distancia y la excepción. 1.a cuestión de op in ió n n o invita a in-

(12)

M i ejem p lo positivo se basa en la n ecesidad de u n a in tr o m i s ió n en visca de la g u e r r a d e E stad o s U n id o s c o n t r a Ira k . A q u í e n t r a n en ju eg o t o d o s nuestros criterios.

E n prim er lugar, la inconmensurabilidad está d a ­ da en un sentido llano. N o hay un parám etro en c o ­ m ú n entre el p o d e r n orteam ericano, p o r u n lado, y el Estado iraquí, p o r el otro, sino que ocurre to d o lo c o n tra rio de lo sucedido en la guerra entre Francia y Alemania de 1914 a 1918: el hecho de que hubiera un p a rá m e tro en c o m ú n en tre am bos Estados llevó a que el conflicto se extendiera hasta convertirse en una g u erra mundial. Entre Estados Unidos e Irak no hay un p a rá m etro en com ún, y esto último le otorga sentido al asunto de las «armas de destrucción masi­ va», p orq u e la p rop agan da norteam ericana e inglesa con resp ecto a esas a rm a s está d e s tin a d a a h a c e r ­ nos c re e r que en eso estriba tal p a rá m etro . Si Sad- d am H ussein h ub iera c o n ta d o en efecto con arm as atómicas, químicas y biológicas, la intervención h u ­ biese s id o en c ie r to m o d o legítim a, d a d o que h u ­ biera habido un pa rá m etro en co m ú n entre el p o d e r n o rte a m e ric a n o e Irak. Entonces n o se hubiera tra ­ tado de una gu erra en la que el fuerte ataca al débil, sino de u n a defensa justificada frente a una amenaza im portante. Em pero, el hecho de que n o hubiera ar­ mas de d e strucción masiva d em u estra lo que de to ­ das form as ya se sabía: que en ese asunto no había un pa rá m etro en común.

E n seg un do lugar, t e n e m o s q u e elegir. N o s e n ­ frentam os a q u í a una situación en la que no se p u e ­

de sino e s ta r en favor o en c o n tr a d e la g u e rra . El c o m p ro m is o de decidirse llevó a que se p ro d u je ran m anifestaciones y movilizaciones en c o n tra de una gu erra de semejante dimensión.

E n tercer lugar, la distancia respecto del poder. Las grandes m anifestaciones en co n tra de la guerra c rearon una im po rtan te distancia subjetiva respecto del p o d e r h egem ónico de Estados Unidos. Q uizá la d im e n sió n de esas manifestaciones y las nuevas p o ­ s ib ilid a d e s de u n a alianza y u n p r o c e d i m i e n to en c o n ju n to con Francia y Alemania impliquen que nos e nfrentam o s a un a nueva situación.

En vista de los sucesos m encionados hasta ahora tenem os que preguntarnos: ¿Existe en este caso una relación que no es una relación? ¿Hay elem entos in­ conm ensurables los u n o s r e s p e c to de los otros? Si la respuesta resulta afirmativa, deb em os d e d u c ir de ello que en ese caso hay una elección, u n a distancia y u n a excepción. Por lo tan to ^ se pasa iie_uix3Jtnera c uestió n de o p in ió n a_u.na situación filosófica. Ahí tiene sentido el c om prom iso filosófico, c o m p r o m i­ so que gen era entonces, en el cam po de la filosofía, su propia opinió n con criterios filosóficos.

(13)

te r m in a d o s g ru p o s; la filosofía inven ta p r o b le m a T q u e a fe c ta n a t o d o el m u n d o . Y esa in v e n c ió n de pro blem as filosóficos es un m é to d o totalm ente dis­ tin to y u n a fo rm a to ta lm e n te distinta de juzgar, en com paración con el activismo político.

La filosofía puede, p o r supuesto, p a rtir de situa­ ciones políticas y crear p rob le m as so b re la base de ellas, p e r o eso n o es suficiente p a ra que se la c o n ­ funda con la política. Así, n o es difícil imaginar que en d e te rm in a d o m o m e n to algo puede ser de im por­ tancia decisiva p ara la política sin que lo sea para la filosofía, y a la inversa. Por este motivo, el c o m p r o ­ m iso filosófico resulta a veces m isterioso e incluso incomprensible. El ve rda de ro c om prom iso filosófi­ co — que se m ueve en la in co n m e n su ra b ilid ad , r e ­ q u ie re la elecció n d el p e n s a m ie n to , escenifica las ex c ep c io n es y finalm en te crea tam b ié n distancias, sobre to d o distancias respecto de las formas del p o ­ d e r — , ese c o m p ro m is o , n o pocas veces resulta e x ­ traño.

Un pasaje de Platón — que se puede en contrar en

La República, al final del noveno libro— es particu­ la rm e n te inte resa n te al respecto . C o m o es sabido, Platón imagina en La R epública u n a suerte d e u t o ­ pía política. Por eso, podríam o s vernos tentados de cre e r q u e en ese libro la filosofía y la política son m u y cerc a n as. Al final del n o v e n o lib ro , S ó crates discute — co m o siempre— con jóvenes que le dicen: «Toda esta historia es m uy bella p ero nunca se hará realidad». Ya en aquel entonces se le reprochaba eso a la utopía. Los jóvenes lo cuestionan: «Tu república

nunca se hará realidad». Y Sócrates responde: «Qui­ zá no e x a cta m e n te aquí, en tre nosotros, p e ro posi­ b lem ente en algún otro lugar»1. Por lo tanto, está di­ ciendo: acontecerá en el extranjero, será algo ex tra ­ ño. Un c o m p ro m iso filosófico verdadero, en una si­ t u a c ió n filosófica, p r o d u c e algo e x tr a ñ o y resulta p o r sí m ism o e x tra ñ o — considero sum am ente nece­ sario e n te n d e r esto— A su vez, si algo es m era m e n ­ te habitual y n o pro d uce eso e xtrañ o ni se mueve en el terren o de lo paradójico, entonces es un c o m p r o ­ miso político, u n c o m p ro m iso ideológico o cívico, pero no filosófico. La característica del c o m p r o m i s o 1 filosófico es la ex trañeza inherente a él.

Todo esto me recuerda un p o em a que me agrada m u c h o : A n á b a sis, u n g ran p o e m a épico del p o e ta francés Saint-John Perse. Al final d e su quinta estro­ fa aparece el siguiente verso: «Y el Extranjero, to d o vestido con sus nuevos pensam ientos, gana todavía p a rtidarios en las vías del silencio»*. Una definición del c o m p ro m iso filosófico. El filósofo siempre es un

extranjero, vestido con nu evos pensam ientos', p r o ­ p o n e nuev o s problem as y nuevos p en sam ientos. Y

ga n a p a rtid a rio s en las vías d e l s ile n c io, es decir,

1 En L a R e p ú b lic a , S ó crates d ic e : «Pero q u iz á se e n c u e n tre a r r ib a , en el c ie lo , c o m o m o d e lo p a r a q u ie n q u ie r a v e rla y, v ié n d o la , fu n d a rse a sí m ism o» (P la tó n , D e r S ta a t, en SW , vol. 2 , B erlín , 1 9 4 0 , páj;. 3 6 6 [La R ep ú b lica , M a d rid : A kal, 2 0 0 8 , pág. 5 7 8 )).

(14)

p u e d e hacer que m u c h o s se interesen en esos p r o ­ blemas en la m edida en que los convenza de su u n i­ versalidad. Lo im p ortan te es que aquellos a quienes se dirige el filósofo son atraídos, en principio, en el silencio de la convicción, y no con retórica.

Sin em bargo, ya ven ustedes: la figura del e x tra n ­ jero que con sus nuevos pensam ientos consigue par­ tidarios, a m en u d o silenciosos, presupone la convic­ ción de que hay p r o p u esta s filosóficas: p ro p u esta s que se dirigen a toda la hum anidad, sin excepciones.

Este hallazgo me obliga a c o m p le ta r el tem a del c o m p ro m is o filosófico con u n a teoría de la un iver­ salidad, en c u a n to el filósofo se c o m p ro m e te en la situación p arad ó jica en n o m b re de p rincipios u n i ­ versales. Pero, ¿qué es exactam ente esta universali­ dad? Intentaré form ularlo p o r m edio de ocho tesis, o cho tesis sobre lo universal. Perm ítanm e para ello volverm e u n p o c o más técnico y c o n c ep tu a l. D e s­ p legaré a n te usted es algo así c o m o un resu m en de mi filosofía, y n o se puede esperar que esto sea tan fácil com o un inform e deportiv o ; incluso aunque la filosofía sea, según Kant, una lucha, y en ese sentido tam bién un deporte.

Aquí va entonces, p arte p o r parte, m i definición de lo universal:

P rim e ra tesis: El e le m en to fu n d a m e n ta l de lo u n i­ versal es el pensam iento.

D en o m in am o s al sujeto «pensamiento» en la m e ­ dida en que surge en un proceso que perfora la to ta ­

lidad del saber existente. O, c o m o dice l>acan, en la m edid a en que surge en la perforación del saber.

Observaciones adicionales:

a) Q u e el e le m en to fun dam en tal de lo universal sea el p e n s am ien to significa que aquello que p o rta la fo rm a del o bjeto o de la legalidad objetiva n o es universal. Lo universal es, según su esencia, no-ob- jetivo. Es e x p e r i m e n t a r e sólo en la prod u cció n — o en la rep ro d u c c ió n — de un razonam iento, y ese ra­ zonam iento form a parre sólo del sujeto.

Ejemplos: Lo universal de un teorem a m atem áti­ co es experim entable tan sólo a través del descubri­ m iento o de la reproducción de su dem ostración; lo universal de un enunciado político lo es en la prác­ tica que este lleva a cabo.

b) Q u e el sujeto-pensam iento surja en un p ro c e ­ so significa que lo un iversal n o es el p r o d u c t o de u n a c o n s titu c ió n tra sc e n d e n ta l que p r e s u p o n e un sujeto constituyente, sino al contrario: p o rque exis­ te la posibilidad de lo universal puede haber, en d e ­ t e r m i n a d o lugar, un sujeto-p en sam iento . El sujeto

(15)

Un ejemplo: La universalidad del enunciado «La se rie de n ú m e r o s p r im o s es in finita» c o n s is te en e x h o rta r al pensam iento a repro d u cir o reencontrar la de m o stra c ión singular y, sim u ltán eam en te, en el proceso global en el que se despliega, desde la G re ­ cia an tigu a hasta n u e stro s días, la teo ría de los n ú ­ m ero s con los a xiom as sub y a ce ntes a ella. Asimis­ m o, la universalidad del reclamo de que los trabaja­ dores ilegales de u n país sean reconocidos jurídica­ m en te consiste en to d o tip o de acción militante en la que se constituye un sujeto político y, a la vez, en el p r o c e s o p o lític o g lobal c o n sus p re s c rip c io n e s respecto del Estado, sus decisiones, sus reglas y sus leyes.

c) Q u e el proceso de lo universal o de una verdad — lo cual es lo m ism o— perfora to d o saber existen­ te significa que lo universal es siempre algo que sur­ ge de m anera impredecible, y n o una estructura des- c riptible. Se p o d r ía decir tam b ién q u e una v erd ad n o tiene relación con el saber, e incluso que es esen­ c ia lm e n te no sabida. Esa sería u n a in te r p re ta c ió n posible de su inconsciencia característica.

D e n o m in a m o s pa rticu la r a aqu ello que está in­ serto en el saber a través de conceptos descriptivos. D e n o m in a m o s singu lar a a q u e llo que actúa co m o proceso en u n a situación y se sustrae a toda descrip­ c ión c o n c e p tu a l. En este se ntido, son particulares las características culturales de una determ inada p o ­ blación, p e ro aquello que perfora todas las caracte­ rísticas culturales e invalida todas las descripciones de que d isp on e m o s p ro d u c e al sujeto-pensam iento

com o lo universal; eso es lo singular. De ahí se d e ri­ va la segunda tesis.

Segun d a tesis: Todo lo u niversal es sin g ula r o bien una singularidad.

Observación adicional:

(16)

Lo u n iversal no r e p re s e n ta , e n to n c e s , la regla­ m entació n de lo particular o de las diferencias, sino la s in g u l a r i d a d q u e se s u s tra e a los c o n c e p to s de identidad, a pesar de que actúa en esos conceptos o bien los rom p e . En lugar de enaltecer las particula­ ridades hay que sustraerse de ellas. Em pero, cuando u n a singularidad que se sustrae de ese m od o toca lo universal, el juego de los conceptos de identidad, o bien la lógica del saber descriptivo de las particula­ rid a d e s , no no s b r in d a la p o sib ilid a d d e p re v e r o pensar eso.

De esto se sigue que u n a singularidad universal no p e rte n ec e al o rd e n de lo existen te sino al de lo emergente. De a quí resulta la tercera tesis.

Tercera tesis: Todo lo universal surge en el aconteci­ m ie n to , y el a c o n te c im ie n to es tal sin relación con las particularidades de la situación.

La relación entre lo universal y el acontecim ien­ to es f u n d a m e n t a l . D i c h o de m a n e r a s im p le : la cu e stió n del univ ersalism o p olítico está vinculada con la cuestión de la fidelidad o la infidelidad, y p or cierto n o respecto de tal o cual do ctrina, sino de la Revolución Francesa o de las luchas nacionales por la libertad, de la C o m u n a de París, del M ayo del 6S, etc. En c o n tra p o s ic ió n a esto, la negación del u n i­ v e rs a lis m o p o lític o , la n e g a c ió n del m o tiv o de la e m a n c ip a c i ó n m ism a, re q u ie re algo más q u e u n a simple p ro p ag a n d a reaccionaria. Requiere algo que d e b e r í a d e n o m i n a r s e r e v is io n is m o d e l a c o tite c

i-m ie n to . Piensen, p o r ejemplo, en el intento de Furet de m o s tr a r que la R ev o lu ción Francesa fue inútil, in fructu osa; o en los incontables esfuerzos p o r r e ­ d u c ir el M a y o del 68 a un tum ulto estudiantil en el que se trató ún icam ente de la libertad sexual. El re­ visionismo del acontecim iento a p u n ta a la relación entre la universalidad y la singularidad. Dice que en realidad 110 ha pasado nada. Los conceptos descrip­ tivos bastan p ara com p re n d er lo sucedido, y aquello que en lo s u c ed id o tie n e validez g eneral es e stric ­ tam ente objetivo y tiene forma de objeto, en cuanto se basa, en últim a instancia, en los m ecanism os y el p o d e r del capital y de su m aquinaria estatal.

C o n fo rm e a esta visión, la h u m an id a d se halla a m erced de la com binación de particularidades c o n ­ ceptuales y de u n a generalidad legislativa — un des­ tino animal— .

La idea de q u e u n a c o n te c im ie n to in tr o d u c e el proceso singular de la universalización y, de ese m o ­ do, perm ite que surja su sujeto se o p o n e diam etral­ m en te a esa d u p la positivista de la pa rticu la rid a d y la generalidad.

(17)

conceptual de roles. Para que ello sea así, la singula­ ridad tiene que surgir de u n e n c u en tro o de una e x ­ plicación a la que se vincula un sujeto cuya caracte­ rística estriba, precisamente, en que vive la diferen­ cia en tre los sexos com o algo que se sustrae. Un s u ­ jeto tal surge en el e ncuentro am o ro so a partir de la s ín te s is d is y u n tiv a de las p o s ic io n e s s e x u ale s. El único escenario en el que se p roclam a la universali­ d a d singular de la dualidad de los sexos y, en última instancia, de la diferencia co m o tal es, p o r eso, la re­ lación am o ro sa . Sólo en ella la diferencia absoluta p u e d e ser e x p e rim e n ta d a de m an e ra subjetiva e ín ­ tegra. Adem ás, siem pre y en todas partes, son ú n i­ c a m e n te las historias de a m o r las que insuflan vida al juego de los sexos. Y lo hacen c o m o respuesta a los distintos obstáculos particulares que les in te rp o ­ ne la sociedad. Ahí qu e d a claro que la atracción de lo universal consiste en que se sustrae com o singula­ ridad asocial a los conceptos del saber, o al menos lo intenta.

Lo universal aco n tece entonces c o m o singulari­ d a d , p e ro a nosotros nos queda en principio tan só­ lo u n sustituto precario, cuya fuerza se m uestra ú n i­ cam ente en el hecho de que no puede ser integrado al p o d e r del saber con ninguno de los conceptos dis­ ponibles.

De esto resulta la siguiente pregunta: ¿Cuál es la b a s e m a te ria l q u e es ella m ism a u n efe c to d e esa existencia no clasificable y posibilita en la situación el proceso subjetivante, cuya característica principal es lo universal?

C u a rta tesis: Un universal se m anifiesta al principio com o decisión de un indeciso.

(18)

c la n d e stin 1 designa la falta de claridad del valor, o tam b ién el no-valor del valor. Son personas que es­ tán acá p ero no son realm ente de acá. Y de ese m o ­ d o p u e d e n ser a p a rtad o s, es decir, e xp u estos p o si­ b le m e n te al n o - v a lo r del v a lo r (del trabajo) de su estar-acá.

Un a c o n te c im ie n to es, en esencia, a q u e llo que decide sobre u n espacio de indecidibilidad enciclo­ pédica. M á s precisamente, hay una función implica- tiva del tipo E —> d (?.), que plantea que de toda sub- jetivación real de un acontecim iento, que desapare­ ce cu a n d o se manifiesta, resulta que e — lo indecidi- ble de la situación— ha sido decidido. Un ejem plo de ello es la ocupación de la iglesia de Saint-Bernard p o r t r a b a ja d o r e s ilegales q u e p r o c la m a n p ú b lic a ­ m ente la existencia y el valor del no-valor, deciden que quienes están acá son también de acá y eliminan la palabra clandestin de nuestro vocabulario.

Podem os d e n o m in a r a e el enunciado del a conte­ c im ie n to . C o n f o r m e a la regla lógica del «despren­ dimiento», d u rante la superación del acontecim ien­ to, cuya esencia es desaparecer, queda atrás el e n u n ­ ciado d e l a c o n te c im ie n to z d e riv a d o del a c o n te c i­ m ie nto . Este e n u n c ia d o es algo real en la situación en la m edida en que estaba a h í desde antes, p ero el valor de la situación cambia radicalm ente, p o r q u e era indecidible y ha sido decidida. También p ue de decirse que no tenía valor y ah o ra lo tiene.

1 La e x p re s ió n fra n c e sa c la n d e s tin a lu d e a lo o c u lto , lo no p e rm itid o , lo ilegal. T ie n e ta m b ié n u n a c o n n o ta c ió n p o lític a :

en la cla ndestinidad.

La m a te ria lid a d ya ex istente de la sing u la rid a d u niversal es, e n to n c e s , el e n u n c ia d o del a c o n te c i­ m iento. Este establece el presente del sujeto-pensa­ m iento en el que se entreteje lo universal.

Lo m ism o sucede tam bién en el e n c u e n tro a m o ­ roso, cuyo presente subjetivo es establecido a través del e nu nciado «Te amo» — o co m o quiera llamárse­ lo— , incluso cuan do el encuentro en sí mismo ya ha pasado. De ese m o d o se decide una síntesis disyun­ tiva indecidible y su sujeto y las consecuencias del e n u n c ia d o del acontecimiento.

C o n s ta ta m o s que t o d o e n u n c ia d o del a c o n te c i­ m ie n to — en cualquier form a que a d o p te : p ro p o si­ ción, obra, configuración o axiom a— tiene carácter explicativo. Resulta de la manifestación y desapari­ ción del acontecim iento y plantea que lo indecidible ha sido decidido y aquello sin valor ha recibido un valor. A esta explicación se apega el sujeto surgido, y es tam bién la que crea espacio para lo universal.

Para que se despliegue lo universal, entonces, só­ lo se debe m an ejar de m anera consecuente el e n u n ­ ciado del a c o ntecim iento ; es decir, sacajJas_conse- cuencias de él en la situación.

Q u in ta tesis: L o u niversal tie n e fo n n a d e im p lic a ­ ción.

(19)

particu-lares que son determ inad as p o r distintos intereses y fuerzas. Se postula que de ese m o d o no p uede haber u n a c om p re nsió n universal de la diferencia p orque, p o r eje m p lo , al c o m p r e n d e r la sex u alid ad , u n o se en c u e n tra irrem ed iablem en te o bien en la posición «hombre» o bien en la posición «mujer». Lo mismo sucede c u a n d o d ife re n te s c u ltu ra s a plican el c o n ­ cepto de «actividad artística» a acciones totalm ente • distintas. Incluso u n te o r e m a m ate m á tic o n o sería

en sí universal, d a d o que su validez d e pend e de los axiomas en que se basa.

Ese p e rsp e c c iv ism o h e r m e n é u t i c o n o tie n e en cuenta que to d a singularidad universal se representa com o e n tra m a d o de consecuencias de una decisión del a c o n te c im ie n to . Lo u niversal tie n e siem pre la form a s -+ tt, en la que e es el enunciado del aconte­ c im ie n to , y 7t, la c o n s e c u e n c ia o la fid e lid a d . Por cierto, p ara quien rechaza la decisión que se extien­ de a n, que insiste en la indecidibilidad de e y para el cual aquello que ha a d o p ta d o u n valor debe p e rm a ­ necer sin valor, la form a implicativa no significa de n in g ú n m o d o , desde luego, q u e la con secu en cia n

sea buena. Sin embargo, ten d rá que adm itir que hay u n a un iversalidad de la im plicación misma. Dicho de o t r o m o d o : c u a n d o se s u b jetiv iza el a c o n te c i­ m ie n to a p a rtir del e n u n c ia d o del a c o n te c im ie n to son necesarias las consecuencias que se inventan al

hacerlo.

Esto se ve claram ente en la p arábola del M en ó n

de Platón. Si un esclavo no sabe nada del fu n d am en­ to de a c o n te c im ie n to de la geo m etría, entonces no

p u e d e e x p lic ar la validez de la c o n stru c ció n de un c u a d r a d o c o n superficie doble a p a rtir d e u n c u a ­ drado . Em pero, si se pon en a su disposición algunos c o n o c im ie n to s fu nd am entales y él está dispuesto a subjetivarlos, enton ces subjetiviza a p a rtir de ellos t o d a la c o n s tru c c ió n . La im p licació n q u e inscribe esa c o n s tru c c ió n en el p rese n te en que surge así la geo m etría griega es, pues, universalmente válida.

Se p o d r á p e n s a r que e stoy o b r a n d o a la ligera con la d ed ucció n m atem ática. De ninguna m anera: to d o proceso universalizador es implicativo, p r o d u ­ ce sus c o n s e c u e n c ia s a tra v é s del e n u n c i a d o del acontecim iento en el que se retiene el acontecim ien­ to d e s a p a r e c id o . El p r o to c o l o de la sub jetiv ación puede, si tom a ese enunciado com o p u n to de p a rti­ da, inv en ta r sus p rop ias consecuencias y luego dis­ tanciarse de ellas, en cuanto pueden ser reconocidas universalmente.

La negación reactiva del acontecim iento mismo, el lema: «En realidad no ha pasado nada», es el úni­ co m ed io p ara c o ntra rre s ta r la singularidad univer­ sal. Esa nega ció n d e s a u to r iz a las co n sec u e n c ia s y anula el presente del proceso.

(20)

transferible universalm ente c o m o lo m uestran, p o r e je m p lo , los escritos de Saint-Just. E m p e ro , si n o existe la revolución, entonces ta m p o c o existe la vir­ tu d c o m o disp osició n subjetiva y sólo q ue d a el t e ­ r r o r c o m o h e c h o sin se n tid o sobre el que hay que em itir un juicio m oral. La política ha desaparecido, p e ro n o la u n iv e rs a lid a d de la im p lic a c ió n q u e la fundam enta.

A q u í no hay p osibilid ad de rem itirse a u n c o n ­ flicto de interpretaciones. Esa es nuestra sexta tesis. Sexta tesis: Lo universal es u n ívo co .

En c u a n to la subjetivación se refiere a las c o n se ­ cuencias, hay una lógica unívoca de la fidelidad que fu n d am e n ta una singularidad universal.

D ebem os volver aquí al enunciado del aconteci­ m iento. Este se m ueve en la situación bajo el título de la indecidibilidad. N o hay discusión en cu anto a esa in d ec id ib ilid a d y a su ser-ahí. Visto de m anera ontológica, el e n un ciad o del acontecim iento es una de las p luralid ad es de las que se c o m p o n e la s itu a ­ c ió n . V isto de m a n e r a lógica, le c o r r e s p o n d e un va lo r interm edio: « 110 decidido». Lo que sucede en el a c o n te c im ie n to n o atañe ni al ser de lo afectado p o r él ni al sencido del enunciado, sino únicamente al hec h o de que era indecidible y h a sido d e cidido, de m an e ra correcta. Lo mismo sucede con los ilega­ les que m uestran en Saint-Bernard su existencia.

Dicho de o tr o m odo : aquello a través de lo cual se pro d u ce el enunciado que, al desaparecer el a c o n ­

tecim iento, es afectado p o r la implicación pertenece al o rd en del acto-¡y no al orden del ser o del sentido.

Y ese registro del acto es unívoco. El e n u nciad o fue decidido, Y eso'sé sustrae a-toda interpretación. Está sujeto al sí o al 110, pe ro no a la equívoca multiplici­ dad de las posibilidades de sentido.

Se tra ta en realidad de un acto lógico, de una re­ vuelta lógica, c o m o diría Rim baud. A quello que la lógica a n te rio r m antenía d e n tro de lo indecidible o del no-valor ha decidido el acontecim iento en favor d e su v e rd a d o de su valor e m in e n te . Resulta ev i­ d e n te q u e ello sólo es posible c u a n d o se m odifica poco a poco la lógica íntegra de la situación partien­ do del acto unívoco que modifica el valor de una de las partes de esta última. El ser-múltiple de la situa ­ ción m ism a no está transform ado, p ero su form a de manifestación, el sistema de valoración y de relacio­ nes de las pluralidades, ha sufrido una tra n s fo rm a ­ c ión violenta. La vía de esa m odificación es la d ia ­ gonal unlversalizante de la enciclopedia.

Pensar que lo universal es equívoco coloca la sin­ gu laridad universal bajo el o rd en de las gen eralid a­ des que im p eran sobre las particularidades. La sin ­ g u l a r i d a d c o n ti e n e s o la m e n te el a c to ló gico que modifica de m anera universal y unívoca to d o lo que se manifiesta.

(21)

Esa m odificación, p o r supuesto, nunca está aca­ bada, p o rq u e el acto unívoco inicial, que se halla li­ g ado siem pre a un lugar concreto, m otiva u n a fide­ lidad — la in vención de consecuencias— que es tan in fin ita c o m o la situ ación m ism a. D e esto se d e s ­ p ren d e la séptima tesis.

Séptim a tesis: Toda singularidad universal es inaca­ bable, abierta.

El único com entario que requiere esta tesis atañe al e n c ad e n a m ie n to del sujeto, en c uanto asiento de la singularidad universal, con lo infinito, en cuanto ley ontológica de la pluralidad del ser. Podría m o s­ trarse al respecto que en tre las filosofías de la fini- tud, p o r u n lado, y de la negación de lo universal, el r e la tiv is m o y la d e s a c r e d it a c i ó n del c o n c e p t o de v erdad, p o r el otro, media un acuerdo peculiar. Po­ d e m o s resu m irlo en u n a sola frase: de la violencia sorda, del a lta n ero deseo de inmiscuirse en el c o n ­ cepto im perante de derechos hum anos surge que es­ tos d e re c h o s son, en realidad, d e re c h o s de la fini- tud, y en definitiva, c o m o lo m uestra el tem a re c u ­ rrente de la eutanasia, derechos de la m uerte. C o n ­ f o r m e a la id ea de las s in g u la rid a d e s u n iv ersa le s concebida a p a rtir del acontecim iento, los derechos del h o m b re son los derechos de lo infinito, según lo ha observado Jean-Frangois Lyotard en E l desacuer­ do. Se puede decir tam bién que son los derechos de la afirm ación infinita. Yo diría, con más precisión, que se trata d e los derechos de lo genérico.

Octava tesis: L a universalidad es la construcción fiel de una pluralidad genérica infinita.

<Qué es lo q u e se e n tiend e p o r «una p lu ralidad genérica»? S im p le m e n te, un s u b c o n ju n to de la si­ tuación que no es abarcada p o r ningún concepto del saber enciclopédico, es decir, una pluralidad para la cual p erten ecer n o es la consecuencia de una identi­ dad, do u n a cualidad particular. La inscripción en lo universal es in d e p e n d ie n te de to d a d e te rm in a c ió n p a rticu la r; precisam ente en ese s e n tido es para to ­ dos: u n a reunión política es universal en razón de su indiferencia en lo que atañe a la pertenencia social, n acio nal o sex ual o a diferencias etarias; la pareja am o ro sa es universal en virtud de que en ella surge u n a v e rd a d indivisible sobre la diferencia e n tre las posiciones sexuales; la teoría científica es universal c u a n d o en el despliegue de todas sus características se libera de su o rig e n . Y así, las o b r a s d e a rte son universales c u a n d o se sostienen a sí m ism as c o m o ob jeto y el a u to r — siguiendo a M a lla rm é — es una particularidad suprimida. Esto tiene tal alcance que en los m o d e lo s de con figuraciones originarias, c o ­ m o la ¡liada y la O disea, el n o m bre pro p io al que es­ tán enlazadas, H o m e r o , rem ite en últim a instancias sólo a la ausencia del sujeto.

(22)

de lo q u e n o tiene valor; une a ese acto u n sujeto- pen sam ien to que inventa las consecuencias de eilo, y crea de m anera fiel una pluralidad genérica infini­ ta. Esa pluralidad, sin cierre ni final, es, según Tucí- dides, la ventaja q u e tiene su histo ria de la G u e rra del Pelo p o n eso resp ecto de la g u e rra m ism a com o particularidad histórica: KTr¡jia éc aiéi, es una «pose­ sión p ara siempre».

Esto es to d o . Si to m a n en su c o n ju n to las o cho tesis sobre lo universal y la definición de la situación paradójica, p o d r á n re s p o n d e r cabalm ente a la p r e ­ g u n ta re s p e c to del c o m p r o m is o del filósofo en la actualidad.

«La filosofía no es un diálogo»

S la v o j Z iz e k

D ifícilm en te se p r o d u c ir á un d iálog o e n tre n o ­ so tro s, puesto que en líneas generales o p in am o s lo mismo. Pero, ¿ p o dría ser esto — para e m p e z a r con u n a provocació n— un signo d e verdadera filosofía? O p i n o lo m ism o q u e B adio u c u a n d o s u b ra y a , si­ g u i e n d o a P la tó n , que la filosofía es a x io m á tic a y c u a n d o plantea la pregunta sobre có m o se p uede re­ c o n ocer al ve rda de ro filósofo. Si hay dos individuos ■< sentados frente a frente en un café y uno le pro p o n e al o tro: «¡Vamos, discutamos esto a fondo!», el filó­ sofo d irá ensegu ida que lo lam enta p e ro tiene que irse, e intentará desaparecer lo más rápido posible.

(23)

e n t e n d i d o b ien a K an t, a u n q u e tal vez le h u b ie ra gustado; y, p e o r aún, M a rx ha m alentend id o a He- gel, a u n q u e quizá no le im portara. Y Heidegger, en el fo nd o, ha m alentendido a to do s en todo. N o hay diálogo e n t o n c e s .. . pero continuemos.

Permítanm e ab o rd a r el problem a de una m anera h a b itu a l. Es cie rto : n o s o tro s , los filósofos, s o m o s hoy interpelados; se nos pregunta y se nos exige; se e s p era q u e in te rv en g a m o s, q u e nos m etam o s en la o p i n ió n pú blica e u ro p e a , etc. ¿C ó m o d e b e ríam o s reaccionar ante estas exigencias? Pienso que de una m a n e r a n o m uy d istin ta , a u n q u e n o e x a c ta m e n te igual, a la de un psicoanalista frente a un paciente: p o r q u e este tam bién exige algo. Sólo que, con esas exigencias, pocas veces se resuelve la cuestión. Son falsas exigencias, au nqu e d e n o tan un problem a real q u e al m ism o tie m p o ocultan. R e to m e m o s a q u í el te m a de la i n c o n m e n s u ra b ilid a d m e n c io n a d o p o r Alain Badiou. En su magnífico ensayo sobre el 11 de septiem bre se vale del con c ep to deleuziano de «sín­ tesis disyuntiva». C u a n do se nos pregunta algo a los filósofos, p o r lo general, se trata de m ucho más que una pregu n ta: la o p in ió n pública busca orientación en u n a situación problem ática. Por dar un ejemplo: H o y n o s e n c o n tr a m o s en g u e rra c o n tra el t e r r o r y esto n o s enfrenta a graves problem as. ¿Deberíamos ca m b iar nu e stra libertad p o r la seguridad frente al te r r o r? ¿ D eb eríam os llevar al e x tr e m o la a p e rtu ra liberal — incluso si al hacerlo cortam os nuestras raí­ ces y p erd em os nuestra identidad— , o subrayar más n u e s tr a id en tid a d ? Señalar que estas posibilidades

(24)

q u i e r d a del c e n tro d e m o c rá tic o . La típica c o n c lu ­ sión p rag m á tic a de Rorty es q u e seguirá h a b ie n d o d e m o c r a c ia , incluso u n p o c o m ás q u e a h o ra . Eso m u e s t r a q u e la filosofía es in sig n ifica n te . ¿Lo es realm en te? C onside re m os co m o caso p arad ig m áti­ co las coincidencias políticas entre H aberm as y De- rrida: <no serían u n a señal de que sus posiciones fi­ losóficas tam poco son realmente inconmensurables, de que los puntos en que se o p o n e n constituyen tan sólo una síntesis disyuntiva?

Si u n o o b serva c u id a d o s a m e n te sus e s tru c tu ras de pensam iento, esta suposición queda confirmada. En am bas subyace de igual m anera el problem a de la com unicación; más exactam ente, el de una c o m u n i­ cación q u e se abre al o tro, lo reconoce y le perm ite su o tr e d a d , en lugar de violarla. N o s e n fre n ta m o s aquí, c re o yo, con dos versiones com plem entarias, incluso c u a n d o H a b e rm a s sostiene con el o tr o una com unicación no d e fo rm ad a y en el orden p a rticu ­ lar que este tiene, mientras que D errida destaca jus­ t a m e n te lo c o n tr a rio : que u n o deb ería abrirse a la contingencia radical del otro. Según mi entender, el gran m érito de Badiou frente a estas dos posiciones c o m p le m e n tarias reside en h a b e r m odificado to d o el cam po con su Ética. El problem a no es la otredad, sino lo M is m o . ; Tal es, para mí, el p rim e r gesto del filó s o fo c u a n d o se lo i m p o r t u n a c o n exigencias: m odificar los conceptos mismos del debate. Ahora,

1 Alnin B adiou, E th ik , Viona, 2 0 0 3 , págs. 4 0 y sigs. [La é tica, tra d u c c ió n d e R aúl J. C crd eirn s, M é x ic o : H c rd e r, 2 0 0 4 , p.V s 4 3 -5 5 ].

p o r ejemplo, es un tem a de m o d a la realidad virtual; vivimos en u n universo virtual. Ante esto, surgen las sig u ie n te s p r e g u n ta s : ¿P erd em o s c o n t a c t o c o n la realidad auténtica? ¿Nos hem os alienado p o r c o m ­ pleto? Aquí c h ocam os de nuevo con la síntesis dis­ y u n tiv a : p o d e m o s im a g in a rn o s a p o s m o d e r n is ta s cuya maravillosa subjetividad n ó m ad a po dría pasar de u n a realidad artificial a otra ; o a co n serv a d o re s < nostálgicos y conservadores de izquierda para quie- ■ nes eso sería un h o rro r y que o pin an que en lugar de ello deberíam o s — no im p orta de qué m an era— re­ g re s a r a la e x p e rie n c ia au téntica. T e n d ría m o s que h acer algo distinto: desechar los c o n c ep to s del d e ­ bate y a firm a r que el problem a no es la realidad vir- ' tual, sino la realidad de lo virtual. ¿Cóm o es esto?

Q u ie ro decir que la realidad virtual — Badiou ha escrito esto en algún lugar— es u n a idea b a s ta n te banal. N o nos da nada para pensar. La realidad vir­ tu a l significa lo s ig u ie n te : « M ira c ó m o p o d e m o s p r o d u c i r c o n n u e s tro s jueguitos técnicos u n a a p a ­ rie n c ia q u e al final c o n s id e r a m o s realidad». C re o que la realidad de lo virtual es, en cambio, más d u ­ dosa. Lo virtual es algo, p e ro algo que no es en su to ta lid a d ; es, si así se quiere, el efecto que pro d u ce de hecho lo real. Ahí reside el ve rd a d e ro problem a.

(25)

N ue v a m en te el c am p o se divide en dos frentes: roda p o s tu ra moraL rígida e n c ie rra un acto de violencia —Ju d ith Butler representa esa p o stu ra típicam ente p o s m o d e r n a en su ú l tim o libro, d is p o n ib le ha sta ah o ra sólo en su edición en alemán: Kritik der etbis-chen G ew a lt [Crítica de la violencia ética]— ;2 debe­ m os ser flexibles y otras cosas más, lo cual d e sem b o ­ ca de nuevo en el tem a d e la subjetividad nóm ada; el país necesita valores y obligaciones firmes, es la res­ pu esta q u e llega desde el o tr o frente. O bviam ente, d e b e r í a m o s a b o r d a r el p r o b le m a u n a vez m ás de m a n e r a d ire c ta , c u e stio n a r p rim e ro los c o n c ep to s del d e b a te , a p lic a n d o u n a s u e rte de Verfrerndung

[e x tra ñ a m ie n to ] b r e c h tia n o ; la cosa m ism a se nos volvería entonces extraña: «¡Alto! iDe qué estamos h a b la n d o realm ente?». D e h e d o n is m o , en u n a s o ­ ciedad de c o n s u m o cuya característica principal es la p r o h ib i c ió n radical de d i s f r u ta r de m a n e r a d i­ recta. Se nos dice tod o el tiempo: «Tienes que disfru­ tar, p e ro para p o d e r en v e rd a d d isfru tar debes p ri­ m e r o salir a co rrer, hacer dieta, y tienes pro h ib id o acosar sexualmente». Detrás de esto se halla la abso­ luta disciplina corporal. N o obstante, volvamos a la fe, al cliché de que hoy en día hem o s p erd id o la fe. N o es nada más que un pseudodebate: hoy creemos más q u e n u n c a — y en esto radica el p ro b le m a, tal c o m o lo ha m ostrado Robert Pfaller— . Los c o n c ep ­ tos del d e b a te ya n o son, pues, los m ism os, p e ro,

2 J u d i th B u tler, K ritik d e r c th is c h e n G e w a lt, F ra n c f o rt del M e n o : S u h rk a m p V crlag, 2 0 0 3 .

la m e n ta b le m e n te , la gran m ayo ría de los filósofos no e s tá n a la a lt u r a de l d e s a f ío a ese nivel y n os a bru m an con respuestas falsas.

Las más graves son, sin duda, las respuestas al es­ tilo de las m onstruosidades n e w age, que ya n o m e ­ recen el h o n o r de ser denom inadas «filosofía». A to ­ dos n o so tro s se nos ocurren algunos ejem plos inte­ resantes al respecto. C om párese, p o r caso — si uno es lo bastante viejo, lam entablem ente com o yo y al­ g u n o s de u ste d e s— , u n a librería típica d e d ic a d a a las ciencias sociales y hum anísticas de hoy con una de hace v e in tic in c o años. H o y se h abla tres veces m ás de s a b id u r ía , ilu m in a c ió n y n e w age q u e de filosofía. Lo expuesto hasta aquí concernía a la p r i­ m era falsa respuesta, lo cual ya era casi demasiado. O tr a s dos respuestas falsas me parecen m u c h o más pro b lem áticas. ¿Cuáles? Volveré a rem itirm e a Ba­ dio u, qu ien destaca que la filosofía y la política no deberían entremezclarse. Según mi m o d o de ver, en su t e x t o sob re el final del c o m u n is m o a firm a que, en lo que respecta al totalitarism o, el p roble m a r a ­ d ica e n q u e n o d isp o n e m o s to d avía de u n a te o ría sociopolítica apro piada con la que se p ueda analizar la base co nceptual de esos fenóm enos a todas luces detestables, c o m o el nazismo y el estalinismo, en su c a rá c te r de p r o y e c to s políticos. D ar u n a respuesta filosófica fa st-fo o d que se venda c o m o explicació n' p r o f u n d a , c u a n d o en r e a l id a d es s ó lo u n E r s a tz

(26)

to, pe ro mi respeto p or A d o rn o no me impide decir q u e en esto reside el p r o b le m a d e la D ialéctica del llu m in ism o . En lugar de un análisis co n creto se nos ofrece un eje m p lo p a ra d ig m á tic o de d e sco n c ierto (en el sentido negativo de la palabra) filosófico, una suerte de cortocircuito político-ontológico: la cate­ goría p seu d otrascendental del «proyecto del Ilumi- nismo» debería explicar los fenó m en o s totalitarios de m a n e r a in m e d ia ta . Una versión reciente de ese gesto filosófico sim ulado y falso, cuya filosofía nos

libra de pensar, es el cortocircuito p o s m o d e rn o del totalitarism o político con el co nc ep to filosófico de la totalidad. Allí se conjura la revelación ontológica c o m o una explicación inm ediata casi trascendental de fenó m en os políticos concretos. La filosofía pos- m o d e rn a ofrece la apariencia de p e nsam iento para d e s a c r e d i t a r de a n t e m a n o t o d o a c o n t e c i m i e n t o — en el sentido badiousiano de lo nuevo que p e rf o ­ ra— . Esto es tam b ién lo que desde los últimos diez o quince años está de m o d a respecto del H o lo c a u s­ to y otras form as del mal radical irrepresentable: la p ro hib ició n de analizar esos fen ó m en os —sólo p o ­ d ría m o s ser testigos de ellos, t o d a explicación im ­ plicaría e n gañar a las v íc tim a s .. . — .

En esto su byace, c re o yo, la r e p r e s e n ta c ió n de que d eb e m o s vivir con n u e stro m u n d o imperfecto, ya que toda alternativa radical conduce tarde o t e m ­ p r a n o al Gulag. Se nos advierte sobre el peligro de to d o cam bio radical. ¡Todo el discurso de abrirse a la o tre d a d radical no es sino esa advertencia ante el peligro del cambio radical! Esa es, pues, la ideología

filosófica p o s m o d e r n a . J u n t o a ella e n c o n tr a m o s o tra cuestión, no m enos interesante: una especie de n e o k a n t i s m o . En F ra n c ia e s tá r e p r e s e n t a d o p o r Alain Renault y p o r Luc Ferry, que incluso es actual­ m en te m inistro de Educación; en Alemania lo está p o r H ab erm as, quien, lo quiera o no, actúa hoy, se­ gún se sabe, co m o filósofo del Estado; Aznar confir­ m ó e x presam en te lo que a m en ud o es sólo insinua­ d o , c u a n d o hace dos años pro p uso n o m b ra r oficial­ m e n te a H a b e r m a s filósofo del Estado de España. ¿C óm o es posible esto?

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (44 pages)