El ser ideal en la metafísica del conocimiento de N. Hartmann

26 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

EL SER IDEAL EN LA METAFíSICA

DEL CONOCIMIENTO

DE N. HARTMANN

l. El problema del conocimiento

Las notas que siguen constituyen un breve capítulo de una investiga-ción de mayores alcances, que intenta reconstruir la trayectoria del pro-blema del ser ideal en el pensamiento contemporáneo de lengua alemana. Viejo asunto que encontró nuevos tratamientos en Brentano y Meinong, así como amplios desarrollos dentro del neokantismo y dentro del movi-miento fenomenológico

y

que, por fin, entró en aguda crisis con la apari-ción de los trabajos de Heidegger. El tema no permaneció, por supuesto, limitado exclusivamente a las corrientes del pensamiento de lengua ale-mana, ni siquiera a las de otras lenguas que constituyen sus derivaciones o que presentan algunas afinidades con ellas. La filosofía de lengua in-glesa, por ejemplo, ha abordado el asunto teniendo en cuenta el desarrollo de ciertos motivos de su propia tradición. Pero es indudable que la tra-yectoria del tema del ser ideal en el pensamiento de lengua alemana ofrece momentos de entusiasmo y plenitud, que parecen más aleccionadores den-tro de una reconstrucción histórica orientada a fijar las bases de una

dis-cusión a fondo del problema. .

Uno de esos momentos de plenitud y de entusiasmo por el tema del

ser ideal puede registrarse, sin duda alguna, en la obra de Nicolai Hart-mann. Las notas que presentamos ahora, por limitaciones de espacio, se reducen exclusivamente al tratamiento de una sola obra de este pensador:

Grundzüge einer MetaPhysik der Erkenntnis, cuya primera edición es de

1921, pero que en su segunda edición, cuatro años después, sufrió algunos cambios y adiciones, entre ellas, la adición de la

quinta parte

del volumen, relativa precisamente al conocimiento de los objetos ideales.

Ni la parte añadida ni el resto del tratado se reducen a plantear puras cuestiones del conocimiento del ser ideal, sino que presentan también afir-maciones de orden ontológico que constituyen un avance de las doctrinas que Hartmann desarrolló en obras posteriores. Esta presencia de la onto-logía es explicable por razones de fondo que el mismo autor aduce en su libro. Una buena parte de la tradición filosófica estaría de acuerdo con él en aceptar que, en un cierto momento, el problema del conocimiento se convierte en un problema ontológico. La cuestión que muchos clásicos trataron como la relación entre la lógica y la ontología -que para Han-mann no puede ser una mera relación de identidad-, y que suele conducir

[79)

(2)

80 FERNANDO SALMERóN

a la completa separación de dos dominios desligados, un mundo real y un mundo ideal, impone como/tarea inevitable la delimitación de estos domi-nios que, según Hartmanrr sólo se cubren parcialmente. Lo anterior no quiere decir que la teoría! del conocimiento deba entregarnos un sistema de ontología, siquiera en forma abreviada; simplemente queda obligada a una primera orientación y a algunas indicaciones en la medida. en que los pro-blemas gnoseológicos vayan presentando la oportunidad de hacerlo, sin la menor preocupación -según lo declara expresamente el autor- por la po-sible sistematización de esas afirmaciones ocasionales.t

Pero una teoría del conocimiento no ;ólo entra en relación con la ontología, tema del cual hablaremos más adelante, sino con la metafísica misma, como lo anuncia con firmeza el título de la obra. Porque la obra supone una cierta idea de la metafísica, que permite afirmar, desde las primeras páginas, que en el fondo el problema del conocimiento no es lógico, ni psicológico, sino problema metafísico. Por esto mismo, la teoría del conocimiento no puede evitar convertirse en una metafísica del cono-cimiento.s Después de todo, a los ojos de Hartmann, lo mismo le acontece a la filosofía en general: todos los problemas filosóficos son, en su último fondo, problemas metafísicos

y,

en general, no pueden tratarse sino sobre la base de una conciencia crítico-aporética de su contenido 'metafísico, Pero sobre estas ideas no podemos detenernos ahora.

En su más amplio significado, el problema del conocimiento presenta, además de un aspecto psicológico y de un aspecto lógico, otro de indiscu-tible naturaleza ontológica, que se plantea en relación con el objeto de co-nocimiento, y cuyo centro de gravedad está precisamente en el carácter de ser que como tal corresponde a dicho objeto. Como quiera que se conciba este "ser" del objeto, la conciencia cognoscitiva lo sabe distinguir de la ima-gen que de él se forma.

Al lado del ontológico se da otro aspecto de la cuestión que es el gno-seológico propiamente dicho: se refiere precisamente a la aprehensión del objeto y se distingue con claridad de ·los otros tres aspectos. Hasta qué punto es posible separar unos de otros puede discutirse en algún caso, pero hay algo que con seguridad no tiene duda: la imposibilidad de separar la cuestión ontológica, relativa al modo de ser del objeto, de la gnoseológica, porque la dificultad en el concepto de "aprehender" radica justamente en el concepto del "ser" que debe ser aprehendido.s Esta inseparabilidad, que es'un asunto básico en todo el tratado de Hartmann, determina, además, el

1Nicolai Hartmann: Grundziige einer MetaPhysik der Erkenntnis, Vierte Auflage. Walter de Gruyter 8: Co. Berlín 1949,págs.9-10. Esta edición, como la tercera, reproduce sin cambios la de 1925. Todas las citas que siguen se refieren a las páginas de esta edición.

2 Hartmann,op. cit.,págs. 3-4. "3 Hartrnann,op. cit.,págs. 15-16.

(3)

EL SER IDEAL

carácter metafísico del problema del conocimiento, a diferencia de los otros dos aspectos --el lógico y el psicológico-c-, que constituyen el lado no me-taíísico del mismo problema.

A partir de Bolzano, señala Hartmann, la lógica se asentó sobre sí mis-ma, emancipada definitivamente de toda subjetividad y de toda referencia a la realidad, pasando a tener el carácter de una esfera de ser en sí, pura-mente objetiva, en un sentido lógico ideal: de tal manera que las leyes ló-gicas son únicamente leyes del ser ideal y de las relaciones en él contenidas, a las cuales queda

li~~~

_pensar, pero ese pensar no afecta para nada al ser ideal mismo ni a sus relaciones+

Con la autonomía de lo lógico va pareja otra

tesis:

la de la ampliación de la esfera lógica, promovida por las investigaciones fenomenológicas y por la teoría del objeto. En principio, todo contenido puede entrar en la esfera lógica, cualquiera que sea la región de donde proceda, con tal que se destaque en él lo que tiene puramente de estructural. De aquí se sigue una consecuencia de extraordinaria importancia para

el

problema del co-nocimiento: que todo contenido posee una estructura lógica, es decir, ideal, independiente por completo de la manera y el grado en que pueda ser conocida. De hecho, la esencia de la estructura lógica existe como un ele-mento en la idea del contenido de que se trata, no sólo como algo gnoseo-lógicamente actual.

Las estructuras ideales y las relaciones de la esfera lógica son obliga-torias para todos los grados del conocimiento. Todo conocimiento está

pe-netrado de este elemento lógico.

y

esto explica la tendencia a conocer el objeto puramente en sus estructuras ideales, tendencia que se manifiesta con claridad en las ciencias y en el fundamento de sus aspiraciones de racio-nalidad y exactitud. Todo ello, prueba del inseparable influjo de la lógica sobre el fenómeno del

conocimiento.s

Entre las estructuras de carácter lógico, en el contenido del conoci-· I miento se da otra correlación puramente objetiva, la de la dependencia de lo concreto respecto de principios

a priori.

Desde Kant, esta cuestión, que no es ni puramente lógica ni puramente gnoseológica, se plantea como pro- ' blema de las _categorías. Es verdad que las formaciones categoriales son parte de la esfera lógica por su carácter de universalidad, necesidad, intem-poralidad y aprioridad, y también es verdad que poseen por sí mismas una estructura puramente lógica, pero es importante acentuar que no se pueden reducir a ella.

La relación de subsunción que rige la dependencia de lo concreto res-pecto de las formas categoriales, impregna de un carácter lógico todo el campo en que se aplica. En tal sentido puede hablarse de una primacía

4Hartrnann,op cit. págs.25-26.

(4)

FERNANDO SALMERÓN

metódica de lo lógico en este tema, porque en cuanto al contenido, las

categorías-las

del ser, las del conocer,las lógicas mismas=-,no son

abso-lutamentelógicas

y

pres~tan, a pesar de su.§,

estructuraslógicas, multitud

de aspectosalógicosque~acen a las categoríassalir de la esferalógica para

entrar a otra irracional completamentedistiñt'a.

6

Mas la indicada ampliación de la esfera lógica apunta a otra tesis:

la de que esa esferano es sino un miembro de un conjunto mucho más

amplio de estructuras

y

conexionespuras,que se puede llamar la esferadel

~al.

.

Hartmann se refiere -probablemente alude una vez más a Meinong y

a la fenomenología-

a

los intentosrecientesde reflexionar sobreel carácter

de ser de las formaciones-de la esferadel ser ideal en general. Afirma que

toda teoría de esta esfera es en el fondo ontología, pero que no parece

convenientecalificarla de "formal", porque aunque esto pudiera ser

ade-cuado en el terreno estrictamentelógico, no vale como característicadel

modo de ser específicode la más vasta esferadel ser ideal y contribuye a

decidir de antemanouna serie de puntos muy discutibles.

Lo que realmenteimporta de todo esto es separar la esferaideal de la

esferade lo real, que patentementetiene otra manera de ser. Esto quiere

decir que la diferencia no puede reducirsea la relació/n de forma

y

materia

y, por lo mismo,debe ser distinta de la oposición entre ontología formal

y

ontología

material."

Puestoque la esferalógica es solamenteuna parte

del

ser ideal en

ge-neral, es fácil concluir que son también ontológicoslos fundamentosde la

lógica, es decir, sus leyes, estructuras

y

relacionesde dependencia. Esto no

significa que en la esferadel ser ideal se forman los conceptos

y

se formulan

los juicios y las conclusiones;ello quiere decir, con toda precisión, que estas

operacionesdel pensar,11evadas

a cabo en

la

otra esfera,estánsujetasa

de-terminadasleyes que son leyes del ser, puras e ideales. Lo propiamente

lógico en toda afirmación y en todo conjunto de afirmacioneses la pura

estructuraideal, la pura legalidad de un estado de cosas ideal como tal.

Esta legalidad ontológica ideal ~sla gue domina al i!ensamientoy, en parte,

al

ser real, pero aunque el

ser

dominado

es esencial

al p~sañiiento

y

con-dicio sine qua non

de todo esfuerzocognoscitivo,a la legalidad misma le

es indiferente dominar sobre pensamiento

y

realidad.

Este doble dominio -sobre pensamiento

y

realidad-

es lo que hace

posible la comprensióndelas relacionesreales: se dael caso de que en la

sucesiónde pensamientosconformea la legalidad ideal puedan descubrirse

circunstanciasrealesignoradas,porque la estructuralógica es, por lo menos

en parte, estructurareal. De otro modo, todas

nuestrasconclusionesrela-GHartmann, op. cit.,págs.28-29.

(5)

EL SER IDEAL

tivas a objetos reales serían simplemente erróneas, aunque en sí mismas fue-ran del todo consecuentes,«

Pero con esto tocamos los límites del problema del conocimiento en sentido estricto y precisamente en un punto que aquí nos interesa destacar. Para restablecer la relación entre sujeto y objeto, es decir, restablecer el carácter trascendente del conocimiento, Hartmann propone hacer a un lado el punto de vista lógico -y cualquier otro punto de vista- para des-cribir el fenómeno del conocimiento considerado como un hecho y' tratar de abarcar el mayor número de datos, sin someterlos a previa selección y sin distinguir su rango, tan sólo para ordenarlos bajo conceptos puramente des-criptivos, El método para semejante empresa es la

fenomenología,

a la que va unida la

aporética,

como un segundo paso indispensable de la investiga-ción que se hace cargo del análisis de los problemas, descubre sus elementos metafísicos, establece el rango de cada cuestión y hace resaltar las dificul-tades. Ambas preparan el camino a la

teoría,

a la que corresponde la inter-pretación del fenómerio descrito y la solución de las dificultades puestas de relieve.

En la descripción del fenómeno del conocimiento -que nosotros no podemos repetir aquí, ni siquiera en resumen-, Hartmann insiste en el hecho de que el sujeto saje de sí para aprehender al objeto, pero esta ope-ración deja al objeto como tal intacto. Ni se hace inmanente el objeto, ni cambian en nada sus determinaciones, aunque sean aprehendidas por el su-jeto y reproducidas en su interior como una "imagen". En el objeto no ha nacido nada nuevo con el conocimiento, pero en el sujeto nace la concien-cia del objeto, cuyo contenido es precisamente la imagen del

objero.?

La misma relación, vista desde el objeto, se presenta invertida: es el objeto el que entra en la esfera del sujeto, el que transfiere al sujeto sus propias determinaciones. En realidad, se trata de dos aspectos de un mismo momento de contacto o determinación. Sólo que al que corresponde en verdad el papel de determinante es al objeto; el sujeto es lo determinado. Aunque determinado, no quiere decir pasivo en absoluto: el sujeto puede dar prueba de espontaneidad y participar creadoramente en la construcción de la imagen que es su propio contenido, pero el surgimiento de la imagen no alcanza al objeto como tal.

Lo decisivo de todo esto es que la trascendencia del objeto de oonoci-miento se registra como propia del fenómeno, y además, está el hecho de que el carácter trascendente de la determinación del sujeto por el objeto vale no sólo para el conocimiento de las cosas concretas, sino en forma absoluta para todo conocimiento de objetos.

Desde el punto de vista deIos rasgos esenciales de la relación de

cono-8 Hartmann,

op.

cit.,págs. 33-34. 9 Hartmann,

op.

cit.,pág. 45.

(6)

FERNANDO SALMERóN

cimiento a que se alude en los párrafos anteriores,no se estableceninguna

diferencia entre el conocimiento

a priori

y

el

a posteriori.

Esta diferencia

surge en el aprehendermismo.

Las dos manerasde conocer

-a priori

y

a posteriori-,

apuntan a

obje-tos trascendentes,

lo mismo a objetos internos que a externos. La diferencia

esencialestriba en que solamentehay conocimiento

a posteriori

de objetos

reales;por el contrario, conocimiento¿_j>rio_ri

10_ h_aL~_e

o_bj~?~

_r~al~y_~e

objetos ideales. Esta diferencia, según Hartmann, está condicionada

onto-~

-lógicamente:el ser ideal no tiene casosindividuales, a sus estructurasles

falta el ser individual aquí y ahora; al contrario del ser real que es

preci-samenteel caso individual en su aquí y ahora.

lo

Se ve la importancia que tiene para nuestro tema

el

estudio del

cono-cimiento

a priori.

A propósito de este conocimiento

y

de las condiciones

ontológicasque lo hacen posible surgirá el problema del ser ideal.

La aporía general del conocimientoresulta de la contradicción entre la

esenciadel conocer,que exige a la concienciasalir de sí,

y

el principio de

la conciencia,que la define como ser para sí, prisionera en la esferade sus

contenidos. Vista desdeel objeto, la misma contradicción aparece entre la

esenciadel objeto, que se define como trascendencia,y el hecho de

trans-ferir sus rasgos al sujeto en la imagen que se origina en el conocimiento.

Esta aporía general se matiza de cierta manera en el conocimiento empírico

o

a posteriori,

pero se hace más grave todavía en el

a priori.

En el conocimiento

a priori

lógico o matemáticono se ve la gravedad.

Una estructuralógica que es objeto de conocimientotiene un ser en sí ideal

y

trasciendea la conciencia tanto como el objeto real, pero es inmanentea

la esferalógica.

y

entre la esferalógica

y

la conciencia se da una~ecie

de proximidad,_9ue.-lle!m!)~t:.

a,~lª-~-~tructuras

ñiás

generaies-de-~a esfeE!.,

repetirsecomo estructurasdel pensar. En cambio, la aporía hace-sentir todo

su peso--en'

el conocimiento

a priori

de los objetosreales. Sin duda no son

éstosmás trascendentesque los ideales, pero la envergadurade su

trascen-dencia es otra

y

su distancia respectoa la conciencia es diferente. Aquí el

sujeto afirma algo sobre el objeto real con anterioridad a toda experiencia

y queda persuadido de que lo que afirma está de acuerdo con el objeto.

En este punto la aporía alcanza su forma más rotunda: ¿cómo lo

aprehen-dido en la contemplación del ser ideal puede valer para el ser real? Ni

siquiera la intuición

a priori

de los objetos ideales serviría para explicar

esto,porque de lo que se trata aquí es del conocimiento

a priori

de lo real.H

Pero ni esta ni las otras cuestionesque plantea el fenómenodel

cono-cimiento pueden ser respondidas,si antesno se da solución a un problema,

que se encuentra en el fondo de todas ellas: el que se refiere, en términos

10Hartmann, op. cit.,págs. 39-4°.

(7)

EL SER IDEAL

ontológicos,a la esenciade la cosa,del sujetoexistentey de la relación

fun-damental que los une. Las cuestionesmedularesdel conocimientose

redu-cen a una de carácterontológico: esta es la aporía del ser.

u

2.

Ontología

y

gnoseología

La ontología de que aquí se trata es distinta de la VIeja ontología

constructiva,deductiva

y

racionalista, que pretendía ser una lógica de lo

existente

y,

en realidad, lo que hada era transferir estructuraslógicas a la

esferadel ser, sin dejar sitio alguno para lo irracional. Pasar de la esencia

a la existencia era solamentela consecuencianormal de un proceder que

consistíaesencialmenteen hipostasiarla esferalógica. En rigor, esto no era

una ontología, sino una lógica del ser ideal cuyas estructuraseran

confun-didas con las del ser real. La confusiónse apoyaba,es verdad,en dos tesis:

una, la que identificaba la forma lógica con la forma de ser de las cosas,o

dicho más exactamente,la forma del ser ideal con la del ser real; otra, la

que identificaba la forma

ideal

de ser con el pensamientopuro.

Precisamente,lo que según Hartmann puede reemplazaresa vieja

on-tología, es una analítica del ser fundada estrictamentesobre los

fenóme-nos. La nueva ontología tiene que distinguir, en primer lugar, el carácter

de ser de la posibilidad de su conocimiento.Y frente al realismo ingenuo

y a la ontología especulativadebe elegir un camino intermedió cuyas tesis

son éstas:existeun entereal fuera de la conciencia,fuera de la esferalógíca

y

de los límites de la razón;

el

conocimientodel objeto se relaciona con lo

ente y reproduce en imagen una parte de él, pero la imagen del

conoci-miento ni es perfectamenteadecuada ni de la misma naturaleza que lo

existente.

13

En verdad, la antigua ontología tomaba como idénticas tres esferasde

estructuraesencialmentediferente:la ·esferadel ser real, la del ser ideal y la

del pensamiento.Y lo cierto es que no le faltaban razones,porque si no se

die~guna

identidad, el conocimiento

a priori

de lo real sería imposible.

Ahora bien, el apriorismo en

el

conocimientode lo real es un hecho del

que no cabe dudar, pero que no exige una absoluta identidad de las

esfe-ras, sino que puedeser explicado por una identidad parcial. Por otra parte,

tampoco debemosolvidar otro hecho: ese conocimiento

a priori

tiene sus

límites

y

la experiencianos da pruebas incesantesde que la razón se

en-cuentra con realidadesimpenetrables.Esto significa que las esferasno son

absolutamenteidénticas,pero exige una identidad parcial de sus

estructu-ras. Establecer las fronteras de esta identidad no es tarea fácil, pero lo

12Hartmann,

op.

cit.,pág. 76. 13Hartmann,

op.

cit.,págs. 187.190.

(8)

86 FERNANDO SALMERóN

menos que, según Hartmann, debe quedar abierto en el panorama ontoló-gico, es la posibili_dad~~1!I?-lrracign~!.

De Ía-misma manera que la lógica ya no puede ser tratada como una mera doctrina del pensar, las otras esferas del ser ideal en general tienen que considerarse como algo autónomo, que no debe ser deformado en su relación con el pensamiento u otros actos de la conciencia. En qué medida las estructuras lógicas y las otras esferas del ser ideal en general se encuen-tran en el pensamiento, es algo que queda para ser discutido, como queda también por determinar hasta qué punto se reproducen en el ser real. De-jarlo en claro es tarea que no corresponde a la teoría del conocimiento, sino a la ontología y, específicamente, a una posterior teoría general de las categorías que se encargue de la determinación positiva de las esferas del ser que están parcialmente en oposición. Pero lo dicho basta para saber que tal doctrina es posible como parte de una ontología crftica.t+

A pesar de su posición central, el sujeto es, entre todas las estructuras de ser, la más condicionada y compleja, la más frágil y efímera. Si sus' con-tenidos se consideran en su carácter subjetivo, es decir, desde un punto de vista psicológico, son todavía más débiles, cambiantes y perecederos que el sujeto mismo. Pero, aunque esto parezca sorprendente, cuando esas mismas estructuras de contenido se consideran en su carácter objetivo, adquieren una independencia particular que va más allá del sujeto y constituyen otra esfera supraindividual y metaempírica, cuyas leyes internas no son ni las del sujeto, IJi las del conocimiento, ni menos las de los objetos reales, sino que son leyes ideales supratemporales: un mundo

sub specie aeternitatis,

que es en sí objetivamente, pero no realmente. Ésta es la esfera lógica ideal a que ya nos referimos al comienzo. Como ente en sí, es la contraesfera con relación al sujeto; como ideal, lo es con respecto a lo real.

Cabría caracterizar esta esfera lógica diciendo, además, que no depende del conocimiento, sino que son éstey el sujeto mismo quienes dependen de ella, bien que esta dependencia no es ónticamente real, sino solamente lógi-ca ideal. El sujeto no puede remover las estructuras lógicas, sólo puede aprehenderlas. El ser ideal en sí de las formaciones lógicas no está ligado, en absoluto, a ninguna conciencia real y, sin embargo, puede significar para el sujeto el contenido ideal de la conciencia de la Cosa. De este ser en sí lógico, se distingue el ser en sí óntico real de las cosas, tanto como la re-presentación empírica del objeto se distingue de este mismo. Se podría in-terpretar este ser en sí lógico,

como si

se tratara de la toma de conciencia de las cosas por un

sujeto en general.

Pero si se olvida la significación del

como si

y se hipostasía

el sujeto en general,

resulta que también se hipos-tasía la esfera del ser, se idealiza y racionaliza, con lo cual se pierde la cues-tión fundamental: hasta qué punto el ser real es racional y lógico, es decir,

(9)

EL SER IDEAL 87

hasta qué punto las estructuras de la esfera lógica ideal corresponden a las de la óntica real.

Frente a la conciencia, la esfera lógica ideal y la óntica real tienen idéntica

autonomía

y,

al

menos en apariencia,

igual valor:

ambas muestran un ser en sí situado más allá del sujeto, al cual aspira todo conocimiento. De ahí que la lógica tienda a confundirlas --el punto de vista ontológico, al contrario, las distingue con precisión y señala su diferente valor. Desde el punto de vista ontológico, el sujeto es una realidad que existe y

perte-nece

a

la

esfera

del

ser; de

igual

manera,

la

esfera

lógica en

su

totalidad,

considerada desde el mismo punto de vista, es un ente. Si lo lógico no que-dara incluido dentro de la totalidad de la esfera de los entes, no habría manera de explicar su coincidencia parcial con las esferas ontológicas, ni su coincidencia con las representaciones del sujeto, también enraizado en lo real. De cómo esto

último

ocurre, sabemos muy poc'o; pero sabemos al me-nos que entre las esencias y los principios de orden ideal, por una parte, y los principios ontológicos generales, por' otra, se da una relación. Sabemos que los principios del orden ideal enraízan de alguna manera en

el

ser. 10 cual explica que formen, por decirlo así, el módulo lógico del ser. La esfera lógica es una especie de contra imagen de lo existente, aun cuando limitada en forma exclusiva a esencias y, desde luego, no enlazada a ningún sopor-te real.

El sujeto, con su mundo interior de representaciones, queda absorbido entre los entes como un elemento homogéneo, pero en derredor del sujeto se disponen concéntricamente las esferas de objetos según relaciones de obje-tivación. La esfera lógica cae por completo fuera de este esquema y se in-serta en el ser de una manera distinta. Lo lógico añade, por decirlo así, una nueva dimensión a lo existente, poniéndose sobre él. sin que sus con-tenidos coincidan totalmente.w

Dentro de la esfera del ser ideal en general se encuentran, a su vez, otras particulares, que la constituyen: la lógica ideal. la ética ideal y la más amplia de las tres, la esfera estética ideal. El conjunto tiene la forma de un sistema complejo de esferas cuya multiplicidad no cerrada se adapta a la común estructura ontulógica fundamental de Io real.

El único sector del ser directamente accesible al conocimiento, junto con su disposición en zonas y en esferas ideales superpuestas, es lo que Hartmann llama "aureola de los objetos". A este sector de ser está ligado el conocimiento y en él se hace actual; allí se encuentra la más amplia base de datos, tanto empíricos como

a priori

y reflexivos. Es el sector de los fenómenos en el sentido primario y más estricto del término, puesto que es la esfera de los objetos, y todos los datos inmediatos son inherentes al objeto, no al sujeto ni al ser.

(10)

88 FERNANDO SALMERÓN

También las esferas ideales solamente son accesibles en su integridad en la medida en que estén superpuestas a la aureola de los objetos o que la

rebasen muy poco.l6

3. Conocimiento

a priori y

conocimiento

a posteriori

El problema del conocimiento

a priori

no se limita a la explicación de las condiciones de posibilidad de ciertos juicios; tampoco es una cosa específica del pensar, sino que puede encontrarse en todos los gradosy'tipos de conocimiento como un momento constante de la intuición, común a la percepción y al pensamiento.t? En su forma más aguda, la cuestión se plan-tea como necesidad de explicar el hecho de que el conocimiento

a priori,

que es un aprehender interno de un estado de cosas con certidumbre inme-diata y pretensión de universalidad

y

necesidad, pueda dar cuenta, a veces completamente exacta, de rasgos esenciales de la realidad --como en el cono-cimiento matemático de la naturaleza. El sujeto, según Hartmann, no con-sidera las leyes matemáticas como leyes de la naturaleza, sino que más bien las intuye en forma de estructuras lógicas ideales, y esta contemplación se mueve dentro de la esfera lógica. La aplicación de esas leyes a los objetos reales es para el entendimiento un acto secundario

y

claramente separable de la contemplación. Con esto el problema se desplaza: no será necesario explicar que determinados principios sobrepasan la esfera del sujeto y valen también para los objetos, sino que habrá que mostrar cómo esas leyes de la esfera lógica ideal valen también para la óntica real.

La esfera lógica forma un 'miembro intermedio entre las estructuras del conocimiento y las estructuras de los objetos reales,· puesto que comparte con las primeras. la irrealidad y con las segundas el ser en sí. Pero de esto no se sigue que constituya un puente entre las dos esferas, el cual resuelva de golpe el problema del conocimiento

a priori:

el hecho indiscutible de que hay estructuras lógicas ideales que coinciden con otras del mundo exis-tente real, no quiere decir que todas las estructuras del mundo real sean también ideales, ni lo contrarío.w

Por otra parte, es indispensable aceptar, según Hartmann, en términos generales, que las categorías del ser son a un tiempo categorías del conocí-miento y, por esa razón, valen lo mismo para los sujetos que para los obje-tos. Aceptar que las categorías del ser constituyen la tercera instancia que determina a la vez al objeto y a la representación, permite comprender aun los casos más agudos sin tener que suponer que el entendimiento prescribe leyes a los objetos, ni menos suponer una identidad total de las esferas. Las

16Hartmann,

op.

cit.,págs.222·223.

17 Hartmann, op. cit.,pág.340.

(11)

EL SER IDEAL

mismas leyes categoriales del ser valen para la naturaleza y para el enten-dimiento; cuando éste obedece a su propia legalidad, al mismo tiempo sigue la de la naturaleza.w

Pero aun esto debe ser limitado. No todas las categorías del ser coin-ciden con las del conocimiento; si así fuera, todo lo existente sería cognos-cible, y cognoscible

a p,.iori.

Lo cual entraría en contradicción de manera manifiesta con

el

fenómeno del conocimiento, por 10 menos en dos puntos: con respecto a la irracionalidad parcial del objeto y con relación-sal saber

empírico,

porque no se puede substituir con el conocimiento de leyes el dato empírico del hecho particular. A esta cognoscibilidad parcial

a

priori

de los objetos, que deja margen para una aprehensión empírica de los he-chos

y

encuentra su límite en la irracionalidad de los objetos, corresponde necesariamente una identidad parcial de las categorías del ser y del cono-cimiento.w Insistimos en que se trata de identidad parcial, porque hay ca-tegorías del ser que el entendimiento no es capaz de aprehender y, por otra parte, el conocimiento tiene categorías que le corresponden a él en cuanto tal y no se encuentran en el objeto real: principios regulativos que señalan el camino para la elaboración del conocimiento, así como principios propia-mente metodológicos distintos de cualquier determinación de validez ob-jetiva.

En el fenómeno del conocimiento de

objetos

reales se encuentran dos fuentes heterogéneas e independientes: el conocimiento

a posteriori

y el conocimiento

a

priori.

El primero, entendido simplemente como la sensibi-lidad, como los datos últimos de los sentidos que proceden de la intuición de cada objeto. El segundo, entendido como un elemento implícito en todo conocimiento de objetos, independiente de que pueda o no presentarse ais-ladamente, como sucede en las fases tardías de la investigación científiCa: en forma de intelección de principios puros a

priori.

Ambas fuentes tienen su propia legalidad y son fundamentalmente autónomas, por más que halle-mos siempre mezclados sus elementos y sólo artificialmente sean separables. La heterogeneidad se manifiesta en la diferencia de contenido: el cono-cimiento

a priori

en sus elementos últimos significa la intuición de una ley general, por eso tiene carácter de universalidad y necesidad, y

es

susceptible de una formulación en juicios y conceptos. El conocimiento

a posteriori,

al

contrario,

permanece ligado siempre a un caso particular y este rasgo de sin-gularidad en su objeto se resiste a ser expresado en juicios

y

conceptos. Me-nos patentes son otras formas de distinción. En cuanto a la legalidad, por ejemplo, la condición de posibilidad del conocimiento a

priori

reside en una relación fundamental de categorías: la identidad parcial entre los prin-cipios del ser y los del conocimiento; y el objeto concreto se presenta

indi-19 Hartmann,

op.

cit.,págs, 349-351. 20 Hartmann,op. cit., págs.363'364.

(12)

90 FERNANDO SALMERóN

rectamente a base de las leyes que lo rigen. En el conocimiento

a posteriori,

la condición general de posibilidad estriba en una relación fundamental completamente irracional, que no es una relación de principios; aquí el objeto se representa directamente, con las determinaciones que lo definen como objeto individual. La dignidad de esta fuente de conocimiento como testimonio de la realidad, deriva de este aprehender directamente deter-minaciones de lo concreto.

En ~l conocimiento concreto de los objetos, las dos fuentes concurren con una distinta función: los sentidos suministran algo dado, acabado e inmodificable, una "materia" de conocimiento; el conocimiento

a priori

proporciona formas, relaciones, dependencias en las cuales aquellos datos son interpretados y ordenados. Ambas instancias se corrigen mutuamente, los datos no pueden suprimirse nunca, pero sólo adquieren sentido en la ordenación orientada por el conocimiento a

priori.

Este mutuo corregirse y concordar, que puede comprobarse en la conciencia, permite construir el . conjunto de relaciones que intervienen en el criterio de la verdad. La ~ .fQ!.dan<;.iainmanente adquiere valor gnoseológico, porque es una

coinci-dencia de contenidos heterogéneos, un criterio de verdad trascendente y

además positivo, seguramente no absoluto, pero relativamente de elevada

certídumbre.éi .

El engranaje que acabamos de describir y, sobre todo, la función del

a priori

en el conocimiento de los objetos reales, permiten a Harrmann enfrentarse a otra cuestión de rasgos aparentemente paradójicos: la concien-cia del problema. En principio, es posible mostrar en el objeto mismo cone-xiones entre la parte objetivada por el conocimiento y la transobjetiva, dado lo que se ha dicho sobre la estructura continua de ser del objeto

y

sobre su ser en sí. Por otra parte, este "saber del no saber" que está implícito en la conciencia del problema, debe tener necesariamente la forma de un pre-saber, de una anticipación, que es precisamente la forma que puede tener el conocimiento

a priori.

Por sus rasgos de universalidad y necesidad este conocimiento sobrepasa los límites de lo que es conocido como real: anti-cipa una serie, en principio infinita, de casos posibles. Por lo tanto, el co-nocimiento

a priori

puede fijar relaciones cuyo alcance no requiere la base de la experiencia, antes bien, la falta de esa base de experiencia basta para que las relaciones establecidas se presenten a la conciencia como problema. Este saber del no saber referido a un objeto determinado no es otra cosa que la toma de conciencia de las relaciones

a priori

implicadas en todo enfrentarse a un objeto trascendente. Y el límite de la racionalidad del ob-jeto está indicado por el límite de identidad de los dos grupos de categorías, es decir, que el objeto sólo puede ser conocido

a priori,

exactamente en la medida en que sus categorías propias coinciden con las categorías del

(13)

EL SER IDEAL 91

cimiento. Pero si las categorías del objeto, que coinciden con las del co-nocimiento, fueran ontológicamente aisladas y no estuvieran implicadas con otras categorías del objeto; no habría posibilidad de aprehender en ninguna medida lo irracional. Como tal imposición es absurda, porque significaría que la parte irracional de un objeto está ontológicamente separada de la racional, hay que aceptar que en la aprehensión

a priori,

del objeto apa-recen miembros de la relación, cuyos términos correlativos no solamente son desconocidos sino incognoscibles, y este aprehender algo como exr~tente en el objeto, sin saber propiamente qué es ni cómo está constituido. es lo que Hartmann llama conciencia de lo irracional.w

Pero lo anterior es solamente uno de los lados de la conciencia del problema. Así como el conocimiento a

priori

muestra una especie de lan-zarse más allá de lo

a posteriori,

así, por otro lado, el conocimiento

a

pos-teriori

se presenta rebasando al primero. En la vida práctica, como en sectores enteros de las ciencias empíricas, hay multitud de conocimientos de hechos, de material de observación de toda índole, para cuya interpretación desde el punto de vista teórico no basta el conocimiento de leyes. Aquí hay un ser dado que demanda ser comprendido, y es también un saber del no saber.

El encabalgamiento mutuo de ambas instancias del conocimiento es algo que no se da una sola vez, sino que se repite constantemente. A cada paso las dos instancias vuelven a revelarse heterogéneas y nuevamente tienden a coincidir. El conocimiento propiamente dicho, el conocimiento pleno de valor, se da justo en aquel sector en que ambas esferas coinciden, en tanto que las porciones no coincidentes cuyo contenido es lo no comprendido o desconocido, integran el núcleo de problemas.w

En este sistema de dos instancias, el progreso del conocimiento no de-pende sólo de la tendencia a sobrepasar, que se da en cada una de ellas en forma independiente y de acuerdo con su propia ley de desarrollo. El avan-ce de cada instancia' por separado no es todavía progreso propiamente di-cho: sólo cuando en el avance vuelven a coincidir las dos esferas existe ver-dadero progreso del conocimíento.e+

En resumen, la verdad con su criterio, la conciencia del problema y el progreso del conocimiento, constituyen para Hartmann un grupo cerrado de problemas que se han de resolver sobre las mismas bases.

Sabemos del cqnocimiento de lo ideal de varias maneras. La más co-mún es el conocimiento matemático, aunque no sea la. de mayor actualidad vital. Menos conocido, pero de mayor significación para nuestro problema, es el hecho ya señalado, de que el conocimiento de lo ideal penetra en el

22 Hartmann, op. cit.,págs. 447-452. 23 Hartmann, op. cit.,págs. 453'454. 24 Hartrnann, op. cit.,págs. 463-467.

(14)

FERNANDO SALMERÓN

de los objetos reales

-y

no sólo en el conocimiento científico de ellos-,

como las estructurasdel ser ideal atraviesan

y

determinan las del ser real.

De allí deriva la dificultad de aislar la ontología de lo ideal'de la de lo real,

como.la de desarrollar por separadouna teoría del conocimiento

y

una

me-tafísica de cada uno de ellos. Mas esto no disuelve la diferencia entre la

aprioridad ideal

y

la real, que debe ser en el fondo

necesariamenteontoló-gica. Pero como esta diferencia no se encuentra en la estructura de la

re-lación de conocimiento ni en el ser en sí del objeto, tiene qué hallarse, al

menosgeneral y primordialmente,en la modalidad, es decir, en el modo de

ser específicodel objeto.

25

4. El ser real y el ser ideal

Los objetosideales tienen un ser en si como los objetosreales,pero, por

lo demás,su ser es en general distinto. Esta diferencia es muy conocida

y~

al menos en sus aspectosexteriores,nadie la discute. El ser real es el ser

de las cosas,de los acontecimientos,las personas,los hechos; es

espacio-temporal, individual, tiene efectividad

y

la específica inserción de lo

efec-tivo en el contexto de la existencia universal,

y

tiene un ser dado empírico

que puede ser experimentado.Al ser real se refieren a la vez las dos formas

de conocer,

a priori

y

a posteriori.

El ser ideal, por el contrario, está

des-provisto de temporalidad,de efectividady no puedeser

experimentado;nun-ca tiene el experimentado;nun-carácter de experimentado;nun-caso particular, es

estrictamentepersistente,"siem-pre ente" y sólo

a

priori

puede ser aprehendido.

Pero todo esto,añade Hartmann, no es una característicaontológica,

y

es cuestionabletodavía si sería completamenteconfirmado en el caso de que

pudiera realmenteversea fondo el carácter de ser como tal. Pero nada hay

más inaccesible que las particularidades de los modos de ser; ellos son

su-puestosen todo, son lo más conocido-y lo más corriente y, sin embargo,son

profundamenteirracionales. En ellos sólo puede caracterizarselo

secunda-rio, sus manerasde darse o las estructuras que les pertenecen. Pero el ser

mismo que hay detrás del fenómeno queda intacto; no obstante,se puede

tener certezade

él

por el lenguaje de los fen6menos.

26

A pesar de lo anterior~un-

iuicío popular muy arraigado tiende a

considerar lo ideal como purament irreal, una especiede ser menguado e

incierto que no alcanza plenamente el carácter de ser. Hay otro error que

consisteen parangonar

el

ser ideal con lo que la fenomenologíadenomina

objeto intencional. Pero esteobje\tono tiene independenciacon respectoal

acto intencional mismo, sino que se funda totalmente en él, mientras que

el ser ideal es en sí

y

por completo independiente de toda intención. En"

25Hartmann, op. cit.,págs. 474-477. 26 Hartmann, op. cit.,págs. 477'478.

(15)

EL SER IDEAL 93

cuanto el ser ideal es conocido,es evidenteque la intención se dirige

tam-bién a él, pe..:_o

esto no lo reduce a objet<L!ntencional.

Lo que realmenteprovoca un efecto desonentaaoren este punto es el

rasgo de inmediatez en la manera de darse el ser ideal, su peculiar

proxi-~ad

a la conciencia, es decir, la apariencia de que pertenecea

}~-(:()n-c;i~~9-a.

Ahora bien, esta apariencia-nünca-püedesuprimirse del todo, como

tampocose puede suprimir la apariencia de trascendenciaen ciertas

ilusio-nes de los sentidos,pero en ambos casosse trata de algo superficial que se

disipa con la reflexión filosófica. Las metáforasque suelen utilizarse para

reducir a una fórmula la oposición entre la trascendenciadel ser ideal y su

proximidad a la conciencia,no logran otra cosa que acentuarla antinomia.

Ante esta incapacidad, Hartmann aconsejaatenerseal sentido exacto del

fenómeno,aunque este mismo no pueda ofrecemosexplicacionesde la

ma-nera de ser de lo ideal.

El conocimiento

a priori

de lo ideal incluye en su esencia,de manera

incontestable,el estar dirigido a un ser en sí. Sólo en este sentido puede

hablarsede visión,·inteleccióno conocimientode estructurasideales,lo

mis-mo si se trata de estructurasde la esferalógica, o de la más amplia esfera

del sermatemático,o de la mucho másvastaaún del ser ideal en general.Este

rasgo esencialdel conocimientode lo ideal, como su carácterde proximidad

a la conciencia,da al ser ideal una posición fluctuante que es

necesarioacep-tar sin discusión -mientras nuevas investigacionesontológicasno nos

per-mitan ver las cosascon más claridad.

Pero sabemossuficiente para considerarlos problemasdel conocimiento

del ser ideal, sobre todo en este punto decisivo:tenemosuna trascendencia

ideal de pleno valor que se hace patente al lado de la real y, al parecer,

con independenciade ella.

27

No todo lo irreal es ser en sí ideal., Inversamente:tampoco todo ser

en_sj_

ideal es..irreal.,Y sin embargo,el ser en sí ide;;tl_cQmo

_tales

necesar!~-mente

i~~g.l.

Pero paralílayor claridad es preciso estableceralgunas

distin-ciones:-El auténtico ser en sí ideal aparecebajo dos formas: la primera es

la idealidad libt:e:-Estenombre-sign.ificaquelo ideal no aparececomo anejo

a otra cosa,por lo menosnecesariamente,es decir, no como esenciade algo

real. Los objetosde esta clase,aun siendo irreales,son existentesen sí y en

su esferason completamenteindependientes;pertenecena esta idealidad

li-bre todaslas estructurasde contenido de la lógica pura y de la matemática,

el derechoideal

y

el mundo entero de los valores. Lo común a

estasestruc-turas ideales,por esencialesque pudieran ser sus diferencias,es que pueden

ser estructurasde objetos reales

y

tal vez lo sean en una amplia medida,

pero nunca lo son de una manera necesaria.Aunque las estructuraslógicas

y matemáticaspenetren como legalidades dominantes ciertos estratos del

(16)

94 FERNANDO SALMERóN

mundo real, y por decisivo que esto pueda ser para el mundo real, resulta no esencial y extrínseco para lo ideal en sí. La relación de los valores a lo real es la misma exactamente, aunque es muy distinto el comportamiento de lo real con respecto a los valores.w

La otra forma bajo la cual aparece el auténtico ser ideal, opuesta a la idealidad libre, es la que Hartmann llama idealidad dependiente. Su nom-bre indica que sólo se presenta como esencia de algo real, como adherida a él, aunque la teoría pueda separarla y "ponerla entre paréntesis". En una obra sobre el problema del conocimiento no puede decidirse si esta distin-ción en la manera de darse lo ideal oculta una diferencia en el modo de ser. Ontológicamente habrá que considerarlos por igual. A esta idealidad dependiente, cuyas estructuras no pueden aparecer separadas de algo real, pertenecen todas las esencias, leyesy conexiones esenciales de cualquier ín-dole que la fenomenología puede separar, sin distinción de contenidos y sin atender a las realidades de que dependan. Pertenece también a la idealidad dependiente el estrato de los objetos estéticos.

Estos dos grupos de idealidad -libre y dependiente-, que en lo onto-lógico tal vez sean uno sólo, se distinguen fundamentalmente de todas las demás clases de 10_irre'!1.que participan sin duda de la misma objetividad, pero que no tienen existencia independiente del acto intencional, es decir, no tienen ser en sí. Y como el ser en sí pertenece a la esencia de lo ideal, puede decirse con todo rigor que aquí se trata de irrealidad sin idealidad. Cabe anotar como ejemplos de irrealidad, irrealidad sin idealidad, los si-guientes: en primer lugar la esfera del pensamiento, que es algo intermedio entre los actos de pensar y la esfera lógica propiamente dicha; lo mismo puede decirse de un sistema de pensamiento, como las concepciones del mun-do de los filósofos. Otros ejemplos de la misma clase son las estructuras de la fantasía, el mundo de las fábulas; las estructuras oníricas y las alucinaciones; los ideales y las utopías; las ideas mitológicas y religiosas; las concepciones artísticas y los fines de toda índole antes de realizarse en objetos reales.29

A todas las especies de irreal, lo mismo a lo irreal puro que a lo que tiene una existencia ideal en sí, corresponde una misma manera de repre-sentación: la

a priori.

Pero el mero acto intencional que "produce" su ob-jeto es

a priori,

mas no es conocimiento. El conocimiento no produce nada, sólo aprehende un ser en SÍ. La diferencia no está en la aprioridad sino en la trascendencia.

Hartmann .insiste en

el

carácter fundamental de esta distinción y ase-gura que no se puede hablar de conocimiento a

priori

más que con respecto a aquellos objetos que poseen un ser en sí; lo irreal sustentado por

el

acto intencional no es conocido, aunque seaa

priori.

28 Hartmann, op.cit.,págs. 481-48)1. 29 Hartmann, op. cit.,págs. 482-486.

(17)

EL SER IDEAL 95

5. El conocimiento de los objetos ideales

A pesar de todas las apariencias, el aprehender un objeto ideal es un auténtico acto de aprehender, y con él se repiten todas las cuestiones plan-teadas por el conocimiento de lo real: se reproduce exactamente la misma disposición de esferas con todas sus consecuencias, la aureola de los objetos ideales, el límite de objetivación en

el

ser ideal, lo transobjetivo ideal, lo irracional, etc. A estas fronteras gnoseológicas van unidos también los fe-nómenos de la conciencia de los problemas y del progreso del conocimiento referidos al ser ideal, sin que se dé diferencia alguna respecto de lo real.

La distinción no hay que buscarla en el conocimiento

a priori

mismo sino en la relación de éste con su· opuesto:

el

conocimiento

a posteriori,

La aprioridad real tiene esta contrapartida que juega un papel en todo co-nocimiento positivo, de tal manera que cuando se presenta aisladamente o cuando anticipándose se aleja de la experiencia, pierde el terreno firme bajo sus pies. Para la aprioridad ideal no existe esta contrapartida, ella se encuen-tra sola frente a su objeto sin nada que la controle y la complete. La ausen-cia se explica fácilmente por razones ontológicas: porque e~ el dominio del ser ideal sólo existe lo universal, es una esfera de puras esencias en la que no podría darse un aprehender casos particulares. Y todo conocimiento real-mente universal es por necesidad conocimiento

a priori.

Las estructuras ideales permanecen universales en principio. Aquí no hay ningún principio de individuación propiamente dicho, ni materia que constituya casos particu-lares, ni espacio ni tiempo, ni substancias individuales. Tampoco puede ha-ber una sujeción de lo ideal como tal a la singulariadd de un caso dado, porque lo que constituye el caso como tal no se encuentra en lo ideal.so

De lo anterior se puede concluir que

el

conocimiento de lo ideal es un conocimiento puro,

a priori,

que se basta a sí mismo, autárquico. Pero esta autarquía tiene sus inconvenientes porque excluye, al menos, el criterio de la verdad que tratándose del conocimiento de lo real se puede dar gracias al juego de las dos instancias:

a priori

y

a posteriori.

Pero, en primer lugar, hay que tener en cuenta que en el conocimiento de lo ideal es posible llegar

a una situación de

evidencia:

al menos en la matemática y en la lógica,

la

evidencia inmediata de lo contemplado constituye criterio suficiente de ver-dad. Y si observamos bien, esta evidencia no está completamente sin apoyo. En realidad no se contenta con la intuición particular, con la visión aislada de esencias particulares, sino que además establece conexiones entre las esen-cias contempladas.y con esto supone que entre esas esenesen-cias se dan enlaces objetivos. De esta manera, solamente lo que se confirma en estas conexiones vale como seguro. No es sólo intuición estigmática -visión dirigida a rasgos esenciales aislados-, sino que al mismo tiempo es intuición conspectiva

(18)

96 FERNANDO SALMERÓN

sión relacional, inserción en un orden de conexiones de lo ya intuido, es decir, verificación de la intelección particular en el conjunto.et

Para dar a esto mayor precisión, Hartmann plantea una serie de cues-tiones cuya respuesta le lleva a distinciones y análisis de detalle en que no podemos detenernos aquí. La consideración más cercana de los problemas del conocimiento de lo ideal, permite insistir en algunas cosas: por ejem-plo, en que la trascendencia sigue siendo la misma que en el conocimiento de lo real; en que el papel del principio de contradicción es también el mis-mo que en el conocimiento de lo real: vale comis-mo criterio de rectitud, pero nunca como criterio de verdad. Pero, sobre todo, Hartmann se detiene en mostrar que puede hallarse un criterio de dos instancias, que no salga del marco de lo

a priori,

acudiendo a la distinción entre la intuición estigmática y la conspectiva.

La independencia de estas dos formas de intuición se hace patente, por-que, en el estudio de la estigmática, Hartmann muestra -además de sus analogías con la percepción- que esta intuición está limitada a una estruc-tura particular y posee un cierto carácter absoluto en el sentido de que sus datos no pueden ser suprímídos.es Por otra parte, en el estudio de la cons-pectiva, el mismo autor señala 'que no se trata de una simple deducción, sino que abarca métodos analiticos y sintéticos, combina la deducción con la inducción -entendida en el sentido lato-, y reflexiona según la situación de lo dado y lo desconocido. Más aún, es también una visión dialéctica de los conjuntos y contempla relaciones entre cosas yuxtapuestas y al parecer sin enlace, con lo cual se amplían considerablemente sus alcances. Frente a ella, la intuición estigmática es un mero punto de partida cuya función no llega nunca a la comprehensión del objeto. Comprender es más que intuir: es ver a través y por encima conexiones, condiciones, necesidades y posibili-dades. Y comprender es exclusivamente asunto de la intuición conspectiva.w

Esta instancia conspectiva se encuentra dominada y ordenada por un sistema de legalidades cuya parte más conocida se reúne en la lógica formal. De ella forman parte todas las llamadas leyes del pensamiento, las 'leyes del juicio y del raciocinio con el principio de contradicción en la cúspide. Pero además, existen otras muchas leyes aún no investigadas; entre ellas se pue-den presentar como ejemplo las de la dialéctica, que, como las lógicas, son leyes ideales del ser

y,

como tales, indiferentes respecto h.l pensar. Para el pensamiento es fundamental el estar sometido a las leyes ideales porque de eso depende su competencia como conocimiento. Este sometimiento expresa la condición suprema a fin de que nuestra lógica del pensamiento en general

y

la ulterior legalidad del pensar, puedan tener verdadera significación para el

31 Hartmann, op, cit. págs. 498-501. 32 Hartmann, ap. cit.,págs. 513-519. 33 Hartmann,

op.

cit.,págs. 519-521.

(19)

EL SER IDEAL· 97

conocimientodel ser ideal

-e

indirectamentetambiénpara el real. Es la

con-dición -de

identidad entre las leyes del pensamientoy las del ser ideal-,

que debe cumplirse para que la intuición conspectivapueda tener validez

objetiva.

Así, la relación categorialfundamentalque antesencontramosen el

co-nocimiento de lo real reaparececomo condición de posibilidad del

conoci-miento

a priori

de los objetosidealesen sí. Al menosuna parte de las cate-.

gorfasdel ser ideal en sí debe ser idéntica a una parte de las categoríasdel

pensamientopuro, es decir, de la intuición conspectiva:éstaes la condición

que haceposible la legalidad del pensamiento,con 10cual éstealcanzarango

de conocimiento.La lógica, comola dialéctica,no son sólo del pensamiento,

sino, al menosparcialmente,son lógica y dialéctica del ser ideal. Se trata

de una identidad trascendente,

comola del serreal, sólo distinta por la

idea-lidad del objeto.

Tampoco aquí, tratándosedel ser ideal, existe diferencia de principio

en cuanto al carácterparcial de la identidad: es idéntico un

sectorinterme-dio, pero hay categoríasde

10

ideal que no son del pensamientoy viceversa

-aunque, tratándosedel ser ideal, la proximidad a la concienciaintroduce

una distinción cuantitativa, puesto que el margen de irracionalidad es

mu-cho menor. Sin embargo,el limite de coJgnoscibilidadsubsistey corresponde

precisamenteal límite de identidad de~~scategorías.El límite

de.objetiva-ción, como en el ser real, se modifica con el progresodel conocimiento

y

encuentrasu frontera irrebasableen el límite anterior.

84

La intuición estigmáticatiene un fundamentodistinto, es decir, puede

estarcondicionadatambién por la relación categorialfundamental,pero no

exclusivamentepor ella. El carácterde inmediatezque la distingue supone

otra relación, una relación de conexión directa entre estructurasespeciales

del ser ideal

y

estructurasde contenido de la intuición ideal. Cómo puede

funcionar tal conexión,cómo es posible como acto trascendente,

es otro

pro-blema que no debeponer en duda su

existencia.ss

Con las dos instanciasse resuelven todas las aporías del conocimiento

ideal de modo análogo a como se han resuelto las del conocimientode lo

real. Mientras la intuición estigmáticase presentaanáloga a la percepción,

la conspectivamuestralos mismoscaracteresque el factor

a priori

del

cono-cimiento real. Tiene el carácter de legalidad o universalidadque abarca y

anticipa una gran multitud de casos,tiene la capacidadde.comprender,de

penetrar,de distinguir. No aprehendeel mero estar presentede algo, sino

que esinteleccióndel "porqué", aprehensiónde la posibilidad

y

la necesidad.

La heterogeneidadexiste, por tanto, la eficacia del criterio -aunque

menor que en el conocimientode lo real-

puede llegar a ser positiva

me-3. Hartmann,

op.

cit., págs.522-526.

(20)

FERNANDO SALMERÓN

diante la ampliación de la visión. de conjunto. Pero si el criterio es aquí menos eficaz, también hay que tener en cuenta que el conocimiento de lo ideal está expuesto a peligros de error distintos de los del conocimiento real. Además, aunque la trascendencia del objeto es la misma en los dos casos, el alcancede la trascendenciaes mucho mayor en el conocimiento de lo real, dada la afinidad de las. estructuras de la esfera ideal con la conciencia -o la proximidad, si se quiere seguir usando esta metáfora cuantitativa.w

No podemos detenernos en los ejemplos con que Hartmann ilustra

el

juego de las dos instancias, aunque sería interesante marcar las diferencias para el conocimiento matemático, para la intuición de esencias y, sobre todo, para la intuición de valores, donde la función del criterio se encuentra no-tablemente alterada. Hartmann asegura que aun en el caso de que el sector de los valores tuviera que ser una excepción eneste punto -lo cual no

puede

inferirse de lo dicho--, no disminuiría la importancia del criterio relacional en el conocimiento de lo ideal; cuándo más, señalarla un límite a su aplica-bilidad.

Y

no sería un límite de principio, sino que estaría sujeto a la even-tual suspensión de la intuición

conspectiva

y,

en esta medida, una excepción confirmadora de la ley del criterio

yi

por lo tanto, de la validez de la

evi-dencia

que se apoya en él. .

Pero como la eficacia del criterio en el conocimiento de lo ideal es siem-pre más débil que la del real, el conocimiento de lo ideal busca un apoyo fuera de su propia esfera mediante la referencia al conocimiento de lo real: no porque la certidumbre de éste sea mayor, sino simplemente porque es dis-tinta, porque la intelección

a posteriori

es la instancia contraria a lo

a priori

en general. Así, la matemática, la lógica y, a su manera, la contemplación pura de valores buscan en el conocimiento de la realidad oportunidad de verificación.

De todo esto resulta que en el conocimiento de lo ideal se aplican dos criterios: primero, el criterio propio, que consiste en la confrontación de la intuición estigmática y la

conspectiva

dentro de la aprioridad ideal; y segundo, el criterio

que

sale de la propia esfera para confrontarse con lo real, apoyándose así en otra dualidad de instancias, la del conocimiento a

priori

en su totalidad, quees conocimiento de lo real y de 10 ideal, y la del

a posteriori,

que es autónomo frente a él. Este doble seguro encuentra su límite -límite inalterable porque es ontológico y nada tiene que ver con la relación de conocimiento--, en que el ser ideal y el ser real no coinciden totalmen te.37

Ahora bien, la relación entre

el

conocimiento a

priori'

de l~ real y el

conocimiento a

priori

de lo ideal, cuyos fundamentos han quedado expues-tos, es para Hartmann una relación de dependencia. Si no hubiera

coíncí-36Hartmann,

op.

cit.,págs. 536-54°.

(21)

EL SER IDEAL 99

dencia de estructuras entre lo real y lo ideal, podría haber indiferencia recípro-ca; pero no es así, porque en gran medida tienen un objeto idéntico por su contenido, al menos dentro del conocimiento teórico. Esto significa que debe darse un conocimiento

a priori

único, dirigido a un objeto corno tal, indepen-dientemente de que se trate de un contenido puramente ideal o también real. La relación podría explicarse así: la esfera del ser ideal se halla más cerca del sujeto cognoscente en el sentido de la proximidad de que hemos hablado, y el alcance de su trascendencia es menor en relación con la esfera del ser real. Esto quiere decir que en la línea que va del sujeto cognoscente al ser real, el ser ideal ocupa un punto intermedio y, por decirlo así, de paso obligado para el conocimiento a

priori

de lo real. La unidad de las dos aprioridades en el sentido de la metafísica del conocimiento debe en-tenderse de esta manera: solamente a través de la esfera ideal se conoce a

priori

lo real, en la medida en que las estructuras de esta esfera coinciden con las estructuras de lo ideal.

Pero además, como el ser ideal sólo es cognoscible en la medida en que sus estructuras coincidan también con las del conocimiento, se produce aquí una nueva relación de identidad. Para el conocimiento

a priori

de lo ideal basta esta nueva identidad; pero para el conocimiento a

priori

de lo real de-ben cumplirse sucesivamente dos identidades: dede-ben coincidir las categorías del conocimiento con las del ser ideal y, además, las categorías del ser ideal con las del real.

. La esfera ideal juega efectiV¡mente el papel de mediadora en el cono-cimiento a

priori

de lo real, no e 'el sentido de que las categorías de lo ideal intermediarias sean ellas mismas objeto de conocimiento, sino en el sentido de que todo conocimiento a

priori

de lo real es al propio tiempo conoci-miento de lo ideal, aun cuando no se presente así conscientemente. Pero los términos de esta proposición no pueden invertirse.

Todo lo anterior proyecta cierta luz sobre el papel del conocimiento de lo ideal en

el

conjunto del conocimiento en general. En primer lugar, la aprioridad ideal aparece como una instancia intermediaria entre la aprio-ridad puramente intersubjetiva y la real, puesto que el acuerdo' de los su-jetos depende del conocimiento del ser ideal. En segundo lugar, 10 real no es cognosciblea

priori

más que en la medida en que su estructura categorial coincide con la del ser ideal. Y en tercer lugar, el conocimiento de los va-lores es un conocimiento de lo ideal al que no corresponde en absoluto un conocimiento de lo real, o dicho más exactamente, un conocimiento inde-pendiente del hecho de que un conocimiento de lo real marche o no a su lado. El ser ideal no tiene la misma frontera de cognoscibilidad, rigurosa-mente trazada, que lo real: hay mucho aprehensible en el ser ideal que en general no se manifiesta como real.<lS

(22)

100 FERNANDO SALMERóN

Lo dicho hastaaquí resuelvela cuestiónde las relacionesentre la

aprio-ridad real y la ideal en la medida en que ésta puede reducirse con

certi-dumbre a la relación fundamentalcategorial,es decir, a la intuición

cons-pectiva;pero es indispensableañadir algo. Podría pensarseque la intuición

estigmáticase aplica solamentea aquellas estructurasideales que no son

al mismo tiempo reales,mientras que toda aprioridad real es conspectiva.

Pero tal suposiciónes errónea,como

10

prueba,en primer lugar, la intuición

esencialfenomenológica;y ademásla matemática,que es conocimientode

lo real en la matemáticaaplicada.

Por

lo menos en forma indirecta es

in-dudable que se da la intuición estigmáticaen el conocimiento de lo real.

Ya hemosvisto que el conocimiento

a priori

de lo ideal desempeñaun

papel de mediador. Vimos también que en la intuición conspectíva se da

una doble relación de identidad parcial: entre las categoríasdel

conocimien-to

y las de 10 ideal, y entre éstas

y

las de lo real. Pero estasrelacionesno

aparecenen la conciencia,son solamentecondiciones. Si falta una de ellas,

esa falta tampoco apareceen la conciencia,es decir, ni la concienciade 10

a priori

ni la concienciade la cosacomo tal se alteran por esto. Pues bien,

esta falta es la que se da en la intuición estigmáticacuando es al mismo

tiempo conocimientode lo real.

Aunque la intuición estigmáticapenetra de hecho su objeto en forma

directa, penetra solamenteen el ideal, no en el real. No obstante,tiene

va-lidez para el ser real gracias a un segundofactor que se da en la segunda

relación de identidad de categorías.La intuición estigmáticaque penetra

hasta el objeto ideal salta solamentela primera relación: la identidad entre

las categoríasdel conocimiento.

y las categoríasdel ser ideal; pero la segunda

conservatoda su fuerza.

Se podría expresartambién de esta manera: en el conocimiento

cons-pectivo

a priori

de lo real se salva por completola distancia de la

trascen-dencia -del

sujeto al objeto real-

mediantela relación categorial

funda-mental;en el estigmático,sólo una parte,aunquela mayorparte. Por tanto,no

hay diferencia entre la intuición estigmática

y

la conspectivaen lo referente

a la superaciónde la trascendenciade lo real.

A fin de tener en cuenta los alcancesde la intuición estigmáticasobre

lo real, la fórmula de la identidad en la aprioridad ideal podría modificarse

de la siguientemanera: para el conocimiento

a priori

de objetos reales se

requiere:

19

que al' menosuna parte de las categoríasde lo real coincida

con las categoríasde lo ideal; y

29

que-estascategoríasde lo ideal coincidan

a su vez con categoríasdel conocimiento,o bien que los objetos idealesque

caenbajo esascategoríaspuedanser intuidos en forma directa

y

penerrante.w

(23)

EL SER IDEAL 101

6. Consideraciones críticas

Los problemasdel conocimiento

a priori

nos han descubiertolos rasgos

del ser ideal que Hartmann se ha visto obligado a exponer dentro de su

teoría del conocimiento,no como una ontología abreviadade lo ideal, sino,

de acuerdo con su advertencia/comouna mera orientación y como un

con-junto de indicacionestraídas a cuento,en la medida en que los problemas

gnoseológicoshan ido presentandola ocasión y, además,sin preocuparseen

absoluto por su posible sistematización.

Sin embargo,independientementedel alcance de la advertencia,la

sis-tematizaciónes perfectamenteposible. Si las limitaciones de espaciono lo

impidieran, sería interesanteofreceral lector una clasificaciónde los objetos

que Hartmann hace intervenir en su exposición,separandoclaramentelos

objetosideales

y

despuéslas especiesde éstoscon sus

característicasdiferen-ciales. La presentaciónsistemáticade los rasgos ontológicosdel ser ideal

haría más fácil una discusiónsobresu congruenciainterna

y

sobre sus

fun-damentos;pero semejantetarea no es indispensableen este momento,en

que, además,debemosprescindir del estudio de las obras posterioresde

Hartmann y, desdeluego, de la confrontacióncon las doctrinas que le han

servido como antecedentes

y

a las cualesél mismo ha venido

haciendorefe-rencia a lo largo de sus investigacionessobre teoría del

conocimiento.Deje-mos esta tarea para otra ocasión

y

tratemosde centrar nuestra atención en

lo siguiente.

Desdeel punto de vista de la teoría del conocimientode Hartmann, el

papel del ser ideal parecereducirsea su función en el conocimiento

a priori,

y

a la función de éste dentro del conocimientoen general. Si no hubiera

entesideales,no sería posible el conocimiento

a priori,

ni siquiera el cono-:

cimiento

a priori

de lo real,

y

quedaríansin explicación todoslos problemas

a que hemoshecho alusión más arriba, que dependendel juego de las dos

instanciascognoscitivas.Pero como el conocimiento

a priori

de 10 real es

un hecho comprobado,no parecequedar otro camino que admitir los entes

ideales con las característicasdescritasy aceptar las solucionesque derivan

de estascircunstancias.Tal es el argumentoprincipal. En rigor es el único

argumentoexpuestoen toda la obra, a menos que estuviéramosdispuestos

a considerarcomo tales los que empleanotros autoresen sus propias obras,

y

que en las referenciasde Hartmann aparecenaludidos más como

ante-cedentesde sus reflexiones que como citas de autoridad. Porque, por otra

parte, tampoco la nueva fenomenologíase puede considerar en general

como prueba suficiente, prescindiendode que resulten o no discutibles los

términosde cada descripción.

Lo decisivo en este momentono es la caracterizacióndel ser ideal en

todas sus partes

y

detalles,sino la razón para sostenerlo.Porque sucedeque

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :