Giron de Velasco, Jose Antonio - Si La Memoria No Me Falla

255  Descargar (0)

Texto completo

(1)José Antonio Girón de Velasco. Si la memoria no me falla El testimonio sincero y sin componendas de una de las personalidades políticas más importantes —y también más controvertidas— de los últimos cincuenta años..

(2) 01234567869 64761 5

(3) 564766767716 4763

(4) 7 1618723165

(5) 6 535636476 781

(6) 2562

(7) 6772567681

(8) 6 3!7

(9) 34147

(10) 6476 1881458346"6#181$1216832723%45

(11) 7676&9'6 61(561 7

(12) 6332316

(13) 6!3416)58* 32167681

(14) 6 1

(15) 6 +1

(16) 78811

(17) 64762 12363

(18) )%3216,4141

(19) 6)56 -

(20) 3$56.745456"6)5

(21) 735$7 767681

(22) 6-0#6 "676/181 760

(23) )1(581647681

(24) 6-0#'67,76 )5!323186476$383231

(25) 676188145834618633231

(26) 76786 1811$37 56$383 16 !5647

(27) 1214163 7!7236256 81

(28) 627 31

(29) 627682156767868 564786376 )56856276876,76252743416816474188164383 16 543!34186"6,76)5)7

(30) 56)56786 771865 76 )1168163171416476#16/7145'6+5

(31) 76756 1235186"621)3 %65513564765,1 7*16 76&67

(32) 65$714564787 14561235186476086 25$71 37 7

(33) 6"67696$33

(34) 56476:17165621 56 3;7647

(35) 7$)7(61

(36) 16<='676

(37) 6)1

(38) 56)56786 $33

(39) 735647

(40) 12168162712364786#7 56476 0,7$741469967868

(41) 6476+1 1

(42) 6/1$38317

(43) 6 9>681627123647865

(44) 3  5647647432316 &63 3776"6#7 341464786:171656996786 7

(45) 178723$37 56476816 1 3,3212361!347(16256 21%2 765783 1 53569<68162712364786#7!32356 387645 7)*5

(46) 6"64 1834147

(47) 63175187

(48) 69>6 586#7

(49) 343564765!18347169=6816271236 ?87685

(50) 66145

(51) 64767$)7

(52) 169=6"681647681

(53) 6 3!7

(54) 34147

(55) 68175187

(56) 6<@'6/76)521456 A6$6+5 7

(57) 676 541

(58) 681

(59) 687 3

(60) 81 1

(61) 676

(62) 62543236 ?87625

(63) 767561235186478645!3$37 56)56 ?87

(64) 3 12364372 16476/123

(65) 256/1256"6 )5

(66) 735$7 7625

(67) 767564786.735'6.

(68)

(69) 0123456734839.

(70) 3

(71) 23483 4 345263 1133 !"#$%! &3 ' 3842(

(72) 3)*+),3)3)*+-.3/ 03483521

(73) 3243)2262 83+8

(74) 46 .33464

(75) 243. 36 35438 / 2(

(76) .3

(77) 33392456 394

(78) 53242222 .3 8349382924

(79) 632434

(80) 3 6 4 3544.334543 3

(81) 6 3

(82) 36

(83) 65334424

(84) 64532845645.326 36 5326 354347224

(85) 2 3 939753414

(86) 6433

(87) 445 2 83483458 42924

(88) 632438 5393840 534 822 2453 34

(89) 2

(90) 548 45324362 36

(91) 2843 949

(92) 5.39256(2 5.338662 5.3528(12 5.3 4

(93) (92 5 35443

(94) 53

(95) :9

(96) 32

(97) 227224 83384627 94

(98) 64.3.3

(99) 334:44

(100) 2 .3 243 54488 53243 4354431 726

(101) 35/4393

(102) 222

(103)

(104) 234839.

(105) 3 ;3 )56 3 36 2(

(106) .3 38 354432439

(107) 4 394345342 832

(108) 726 953 38 / 3 3853 45264532438 5322745 5384

(109) 14 5392537

(110) 2 5.3543 6248 32

(111) 22 894

(112) 6434

(113) 35246435424583 3 853453 8453 3 /21 :6 5339492 53 3 972924

(114) 653386625.352 845334

(115) (9253 <3 8 392562 3727 3 <3 8 3144 327283 <3 8 3)53. 32438 335144 3 <3 645621532483:4643 

(116) 3488 5.33

(117) 38 5354434

(118) 38354452735434 3364

(119) 32

(120) 3 .3 532 953 3 6 24234

(121) 34 822 245348333(52635443

(122) 53

(123) 29 3 =3 >44

(124) 3547.352

(125) 349/ 1.3 274623 3445635443

(126) 35433464

(127) 2434

(128) 1. 3 3

(129) 224 3 54435953

(130) 524

(131) 64532434

(132) 6 5324

(133) 56

(134) 2 53

(135) 5382926

(136) 356.333404938.34

(137) 3543 245432435438234

(138) 3/21 :6 32

(139) 4?2564

(140) 643949 537445.35443 /43

(141) :2 345642253 35642453938464

(142) 334

(143) 2544@

(144) .3)*+),3)3)*+-34

(145) 3 814

(146) 53 5535(83 32732

(147) 64

(148) 6 .ABCD3AE!%AF34

(149) 3 3?29 2(

(150) 3 52

(151) 3: 854 924

(152) 6.333245

(153) 6 2.3243 4

(154) 635434?382544332

(155) 643464 3 3853649 533344565.334334966 54

(156) 5334

(157) 5 .3. 3:443243352/28256 5.354436 8374@38538153:46453543:4

(158) 2 94

(159) 6

(160) 3 34

(161) 38 53 64

(162) 6 627 533454

(163) 645352

(164) 35842(

(165) 3243

(166) 62

(167) 422 23 G38364?63243853 4645354434

(168) 3 2 3 5354348214

(169) 33354322

(170) 422 239

(171) 2:2456 3 3  34836 6 924

(172) 63243853649 5354842

(173) 25.38 3842(

(174) 32

(175) 3 34

(176) 3943. /4

(177) 2

(178) 6439 642 8317:2.3

(179) .3/72 94

(180) 64.333 @

(181) 453456H62 5.352

(182) 34

(183) 3:4

(184) 2(

(185) 3 2435432

(186) 64H532494

(187) 6 8.3.34

(188) 238 3/ 383454244.36 /8 53

(189) 8(12 5.34 253 52

(190) (3625336253 544885348494

(191) 653544334424

(192) 3938494

(193) 6 834:2 @94

(194) 643*43 6 6 .34

(195) 324:2

(196) 2627 .32435443 2 34

(197) 3243853666485.34

(198) 35434

(199) 22 2364?6I29 14

(200) .3 453

(201) 2 3 38 3784

(202) 6 23243645629

(203) 23544334522438 5322745 53542453 J3*46 32

(204) 14

(205) 43245

(206) 4.34934.3544345643)*+),3544.3 1223 38 324:2

(207) 22(

(208) 3 5443*64

(209) 29 83 382  3 38 3

(210) 748 .33464

(211) 249533 54 3 3838 132483 92

(212) .3541K

(213) 3543 34643 35432@54242 33 35432449 34147.352

(214) 3242 .35/4385392595399/45.3 5/438539259539495335/438 539259 53L24 5.329714

(215) 45322745 5339 56 3 

(216) 6 34456 531 2 39753

(217) 64 8332454 /843' 3842(

(218) 32

(219) 641 .352

(220) 354434883 34543

(221) 1 3224

(222) 62:2 2(

(223) 3

(224) 34

(225) 3436 364

(226) 24

(227) 2 .3/ 533 46453243384 83 224816 .3

(228) 5444

(229) 643

(230) 348332

(231) 2323243544354382/4 8334543

(232) 43456 35249343 225344563 3 292623544$!M%!334424364

(233) 43 @(

(234) 3532 953 34 34

(235) 371 324382/43. 45.34 2 .3K

(236) 2 34?432(

(237) .33  35424

(238) 453:4

(239) 643 38 322 8H62 32438 33 8 / 3 34

(240) 24

(241) .3 4

(242) 54435(8354 3334526.38 322 8H62 32438 332568 3 N3O35234

(243) 3 814

(244) 53 52

(245) 4538 3456 93 35443)*+),3)3)*+-3

(246) 53:4@ 392443

(247) 4456 354

(248) 52/2822 233

(249) 64/ 3

(250) 4456 37252(

(251) 3

(252) 74

(253) 2

(254) 8.34

(255) 953

(256) 4456 3 784

(257) 6 232434:9 3 38 3784

(258) 6 23243645629

(259) 23

(260) 6453 84222 334249538 3 7214

(261) 2 324383229333P447428300 38 3  32936 .35443483453403

(262) 39 3 2435443Q3 RS)'3>RR*3>)RT3 2463 UV$W#%$$XYZ[\.

(263) 8 4   4 . 1. 8  4 614 44. 012345671681498 64

(264) 4 214. . !.

(265) 01203456050127875 69

(266)

(267) 9 5 5. 5  95 1 9 59 55  95 5357959 5 5! 

(268) "5#$$%5 50 9 952 "51&57&"5#$$%5 '

(269) "5()*+()$"5,-,,-5

(270) 5.0/015 69 05

(271) 

(272)

(273) 9 5 5253 5 4 

(274) 9 5

(275) 39 5 9 "55

(276) 5965 "5/ 9 "557

(277) 5965 0 9 952 5 2 

(278) 

(279) 95 559 

(280) 9 57"5

(281) 5965 "57

(282) 59650 9 952 "5 ' 52 78 "5'/9"5'. "50:0"50 /52 "5: 

(283) 

(284) 5;&5+ "57:552 "5 

(285) 5 "5495<9

(286) 9/5 =29 9"5>  "5 ? "5<78 554 39+:5. 2 9 5 9

(287) 9 5

(288) 3 5 5#$$%5 1  5 9

(289) 9 569 3 5 5#$$%5 6 / 95? 5&5*$&-@$+#$$%5 41A5-%+,-+,#(#@+$5 '/9

(290) 9 5:54 B9

(291) "51&57&5 2/ 54 5A/ "5 5>  "51&57&5 4/ 9 569/ C"51&57&5 0

(292)  

(293) 9 50

(294)  

(295) 9 5< "51&57&5 2 9 5951/95+54/ 5 50/05.

(296) 0120345 67898

(297) 7 78

(298) 7. 7. 767677 !67 #7 7$6#6%7#7 77 (676 7)67*)$+7 *-6$%7.-76$6)7 7-6)67 *17(6766 7)67627(63747667)6767 *1#7 7#666.7 *)67 *1+76)%767167-6)61#67 *#7 76%7#7 7667 8.76) 6 174716617 867*1#67 76)697*67 6#7 7+7 867-6)67 **6737.*7 817 7$:)$)7 8*)*767**7 8*7)671)#7 7* 67 8*67)37 7-< 7 8*)67-6)67(67#%7=**67)67-6)6>7 8*7*6))6 ) %7$67 716!67 8*  7# 717$)$67 88)717 776)67. "7 &'7 ',7 /07 57 ,"7 07 77 '7 '7 /"7 "7,7 507 ;"7 0,7 &7,7 &"7 &&,7 &',7. 67?

(299)

(300) 7 7@9

(301) A

(302) 7 &/'7 BCDEFGHICIJKLMEFI7 &/07.

(303)

(304) 01234356782942 681 7

(305) 52 681 5 242 342556282

(306) 87

(307) 8 712942 515 46282 823

(308) 2968 2651 8 241465

(309) 82427147 4142688294268889564

(310) 25

(311) 2371465

(312) 2 942

(313) 678

(314) 2 5127414

(315) 28628282 51 7

(316) 829421829435 68 782

(317) 5 78 276422 88 74 242974682825

(318) 24

(319) 854

(320) 2 8 678 2 8122!

(321) 7 78"2 !#$%2&'#&(#2)(*+&2,02-0.$/#2.

(322)

(323) 0123245617819 2 674

(324)

(325) 9 1.  !"#$% &!'!&!$()* +!",$*&!-!./&% '$'&$0.+!" ,1,2!"$+!!/$1!/$$&! !$2&!!&!!$$( 3 !"','-!4! --5&$ !+60,!2$+*,$$&$,1 /-'!/-'!1$-!$&$7 8!--!!$-!$$( 97:&!'!!-'!-!+1 $!+$&!&,$$2% !$+!+-0:$+/.+$!*!!% $&(;&!-!-&!",!'2$ -'!$$12'$1$+-*2!(<!:$ 1$$!+1$!$($ -'!&!/&!1$!! ,$-2,-+0&.-!0 !&!$+1$/&!-(=!% +-!'()2!71+!71!!+ $-&!'!2*$/1$,$% !$&$'$1$-$*$&$-! *(/!$!% &/,&+$&!'!( >-'!$,!!$& &!$&!&!!2!!( )+:/&!!1'!(?/7/$ $*!&$'!1*&,!% +$$!0$!*:$/!* -$0$,-2'!% --&7!&!!$+@-((( $-'!,&!-!+$/ AAB.

(326) 0123425678093259 5289 078289

(327) 932512 078096 9083 3679 6 105329  976679090826790 9074 9 1652909289525429 4759090 68329529 0290679097086 679289768289059 9  561056 089 56905072846908276509

(328) 9 590 0 6!84 129325302909 69614869" 0969105 29 09 0 659698079 69 7236947109059" 0980962

(329) 6591 3289086 405289 #4 0905612762972 569

(330) 98070561050909 289406 089 6 6548689$ 0876927 28298 976290703296 6293259 0 9

(331) 29

(332) 9 689 03689" 0961459 0 690590 9327659 4689 69 07690940 469%57098 89406 0890 90703290 921 709698 9454697070805696769 9 569280845932586509 %59 69005869090809 6 2798!98091 0876945765840509&09 6 6769

(333) 9090329&09086945" 40 9809074 698 96'59279 1027679 6893254342508909 46909 2891052896 2703428(9

(334) 9 " 4'9325803 053469090869634 94576584050982598 89 2 728982346 089 )69406909083744798 89101274689529696742909 9*279 0 932576742984017098096912876297063429696307 296  3405290 90836829450789" 092

(335) 9 00598 8346798 89703 07 289#212891 3289 289" 0980 7289098 9450789

(336) 9325 05 342890 9 6 2794874329" 097070805698 908412542901289 45848429059" 094340769706 4690809 4729+9279459 012890 9 708 629090809010,29  9 836790598 896734 28923 105289" 097644" 059 689 647163425089" 09325405059 68984 405089'45689092429 6307109 56940691'890-636909" 459698429

(337) 9 29" 0969 70708056292895254294759059%86,69)691654 909 8 9276952910969827705429# 980534 09078256 90769

(338) 69. 596 6 9098 9765069 # 916

(339) 279124 2909864863345909 29" 098!98090527  03096407610509089 693706345909 689 54 07846089 6 276 08969 689" 093253449321290 9102794587 105296769 697658271634590 976662793212921709

(340) 93212976 66279 %59 695 107286932770825053469" 09 6769474469279 2 !4328909 691'-416970 0 653469059 68940705089066890 9 765" 48129109 6169 6960534590 90521456279321.59" 09 05905076 9809690590 689103 69096147634596 63459

(341) 9 708029)29" 09109 0 6969325866790 92079" 0969325234 29/ 6529 0962908692807 63459

(342) 9 09429" 091093 0509 6869509 06698 945 05346970366529 29" 09 069 0576,67909 654282929453 82974 2 2908690434596 6909 012.

(343) 012345617483928. 2

(344) 7 9 374929 928 40713 21726928161 925170729 3 43 2726 02 999 7028. 2762 73 2753892 9 92012637 98342  28 43492 783374 289 9029 90272  7 027 0  49020342 767948392 78 4 8392172031742 9435704 672012  9312 270203421927072 78 4 83 374 26 2172 02672

(345) 98723 9 2 !72097217 3 2270 7839 2 20972172012  928 4  872692 30 92017 7"2 78 4 83 374 2270 7033 2 #3 429621723 934$24 0638 272379026 3902

(346) 2372 8 427627409 374 23 33 292%3 02 28 4257203425301 902 7 9 92012 7 27  7092172%3 02672748174 7234 272012 6 392 &'(&)*+),-*.-*+-,+/0)1.+-,+2,3&45*+. 67+.

(347)

(348) I/Mi guerra empieza en Orduña. Siempre admiré la serena elegancia de José Antonio cuando, recluido en la celda de la Prisión Provincial de Alicante, al redactar el preámbulo de su testamento, manifestaba el escrúpulo de si sería vanidad y exceso de apego a las cosas de la tierra el querer dejar en aquella c o y u n t u r a —dice, sólo horas antes de ser fusilado— «cuentas sobre alguno de mis actos». Nunca fui partidario de las autobiografías, que suelen tener el mismo valor que tendría el monumento erigido por el propio destinatario del homenaje. Hago en este punto una pequeña i n f l e x i ó n para subrayar que no toda autobiografía puede ser contemplada a través de la óptica descrita. En ocasiones, una autobiografía ha sido el ú l t i m o modo de defensa para quien no ha tenido otro foro u oportunidad anterior de defender su honor, sus actos, o su vida, en suma; pero en la mayoría de las ocasiones suele ser producto de humanas vanidades y no otra cosa. Queda pues, acaso, que si alguien entiende que el conjunto de estos textos tiende a formar ilación de mi vida privada o pública, puede dejarlo en este instante. Estos retazos, inconexos, si bien tendrán el soporte de un tiempo pasado, tienden a subrayar lo que pudieron tener de curiosidad algunos acontecimientos vividos por mí. Nada tengo que ocultar ni defender. Todas mis responsabilidades públicas están en el Boletín Oficial del Estado, en las interpretaciones certeras o caprichosas de muchos políticos, de muchos escritores y de muchos periodistas, y, en ú l t i m a instancia, en la historia de nuestro pueblo. Quienes me conocen, acaso con más precisión que la precisión que yo pudiera aportar al autorretrato, saben que he nacido y vivido en un siglo que ya culmina su vibrante cronología y que registra en la crónica de la humanidad un tiempo nada desdeñable a la hora de su valoración y estudio. He visto de cerca el declinar de 15.

(349) muchas formas de vida y el nacimiento de otras. Sobre los niños de mi tiempo gravitaban los desastres del 98 y la guerra de África, que solían traducirse en cancioncillas de corro infantil. El siglo XX ha escrito en su cuaderno de bitácora un tiempo trágico y formidable: dos guerras universales, el triunfo de la Revolución socialista, el nacimiento y muerte del fascismo, la volatilización del Imperio británico, la descolonización de Africa, el Concilio Vaticano I I , el nacimiento de dos eras —la nuclear y la espacial— y, según cuentan los más enterados, el fin de la guerra fría. O lo que es igual, el agotamiento del reparto universal de Yalta. Vivimos en la plenitud de la ((revolución del ordenador», que ha reducido el m u n d o a la condición de «aldea global». Tengo que añadir, sin énfasis alguno, que, por lo que a mí respecta, viví intensamente el dilatado capítulo de la historia de España que abarca desde el advenimiento de la Segunda República hasta la muerte, en la cama, de Francisco Franco, Caudillo de España. Mi vida pública está unida a dos adscripciones irrenunciables: el movimiento falangista desde su más remoto albor: Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, La Conquista del Estado y las JONS, la Falange Española, fundada y dirigida por José Antonio Primo de Rivera (1933-1936), y el régimen del 18 de Julio, surgido como consecuencia del alzamiento de 1936. Este segundo periodo, que, para el análisis político, parte del Decreto de Unificación (19 de a b r i l de 1937), tras los conocidos incidentes de Salamanca, culminaría cuarenta años después en la histórica sesión de las Cortes Españolas que aprobaron la ley para la Reforma Política (18 de noviembre de 1976). Ese día se suicidó aquel régimen. Le sirvió la pistola en bandeja de plata don Adolfo Suárez, del que tendré ocasión de hablar más adelante. Y como un símbolo, ciertamente significativo y doloroso, el mismo día que caía abatido el Movimiento Nacional en el palacio de la carrera de San Jerónimo, en un pueblecito del norte rendía su vida, abatida por el pistolerismo de ETA, el ú l t i m o jefe local de ese Movimiento. Su sangre puso la rúbrica de la lealtad frente a tanta deserción.. Pero ¡nada de reproches solemnes! Si la memoria no me falla, quiero expresar con estos retazos lo trágico y lo cómico, lo edificante y lo demoledor, lo incógnito y lo curioso. Sin 16.

(350) ir más lejos, cuando oigo hablar de O V N I S o de cualquier otro t i p o de fenomenología desconocida, recuerdo que, en 1947, el Consejo de Ministros, presidido por el Generalísimo, tuvo amplia noticia, a través del titular del Aire, creo, del avistamiento de algunos de estos artefactos en cielo español. ¡Como se ve, nada nuevo! Recuerdo, aunque la verdad es que el tema me preocupó poco, que hubo tesis para todos los gustos y que incluso se atribuyó a estas presuntas ((naves» orígenes y efectos más terrenos que galácticos: la peste porcina y otros ensayos de calamidades geofísicas se anotaron en el haber de aquellos ingenios de los que se han escrito millares de libros... En cualquier caso, el Caudillo hizo lo que solía cuando algún remoto o cercano riesgo podía inquietar la hermosa paz de los españoles, su laboriosidad innegable e incluso la alegría de aquellos años en que se acumulaban los indultos y se cerraba la cuenta del enfrentamiento fraterno con una reconciliación práctica como jamás se produjo otra: el Jefe del Estado se l i m i t ó a declarar el asunto «materia reservada» para despacharlo, cuando fuera preciso, con las autoridades de Defensa y de la Seguridad del Estado. Pero, ciertamente, el informe era exhaustivo, denso y, por lo que yo pude advertir, no se trataba de ninguna novela de ciencia ficción. Decía que mi vida política quedó prendida en dos instancias irrenunciables: el sueño de rehacer a España desde sus cimientos, según la propuesta joseantoniana, y la inmediata tarea de no permanecer indiferente al toque de guerra que se avecinaba. De todo ello hablaré con calma. De hecho, la guerra civil se inició en el golpe socialista de octubre de 1934. Derrotada en las elecciones la izquierda, por unas derechas titubeantes e incapaces de entender el dolor de los humildes ni la generosa ambición de quienes buscábamos por los caminos del tiempo las raíces exactas de una España que había soportado dos siglos de humillaciones y derrotas, la izquierda, digo, provocó lo que históricamente se conoce como «guerra de los Quince Días» y, en el recuerdo de los que vivimos aquellas jornadas, la c e r t i d u m b r e de que había sonado la hora del enfrentamiento. En eso no me engañé nunca. He aquí una anécdota menor pero reveladora de que la paz se hizo imposible. Coincidiendo con el final de mi carrera de Derecho (1931), se produjo el primer indicativo de lo que podía avecinarse: la quema de iglesias y conventos en M a d r i d y en diversas capitales de provincia, todas ellas al unísono, tal y como si obedeciesen a un 17.

(351) plan previamente trazado. La explicación más significativa fue la facilitada en El Sol por don José Ortega y Gasset, don Gregorio Marañón y don Ramón Pérez de Ayala, eminentes ciudadanos y cualificadísimos profesores que encabezaban la Agrupación de Intelectuales al Servicio de la República. Y que poco después verían con horror hasta dónde llegaría aquel primer acto de exaltación de las hordas. La nota decía así: «En M a d r i d , Málaga, Alicante y Granada humean los edificios donde vivían gentes que, es cierto, han causado durante centurias daños enormes a la nación española; pero que hoy, precisamente hoy, cuando ya no tienen el poder público en la mano, son por completo inocuas, porque eso, la detentación y el manejo del poder público, era la única fuerza nociva de que gozaban. Extirpados sus privilegios y mano a mano con los otros grupos sociales, las órdenes religiosas significan poco más que nada...» Ellos mismos, como digo, pudieron comprobar después que su juicio no podría figurar en la antología profética de la historia. La contienda civil, elevada a categoría de Cruzada de Liberación por la Carta Pastoral Conjunta del Episcopado Español, recabaría la atención del mundo para la desigual contienda que se iniciaba en el sofocante j u l i o de 1936 entre quienes creíamos en la eterna metafísica de España y los que suponían que la patria como el Evangelio eran una pócima engañosa para destruir a los menestrales que ya se llamaban proletarios. La transcripción sumaria de ese inicial período histórico provocó a lo largo de los años una lluvia editorial no siempre honrada ni veraz. Entre la legítima pasión de unos, la deformación rencorosa de otros y el vociferante coro de los ex (que aquí se manifestó con tanto entusiasmo a partir de 1975) se originó una confusión tan interesada como propia de toda inflación informativa, difícil de reducir a sus justos términos si ha sido promovida con el afán de hacer inviable la reducción a sus naturales límites. Ésta, y no otra, es la razón de que en tantas y tantas ocasiones me haya resistido a entrar en ese juego y la única que, en esta instancia, me mueve al relato de esos retazos a que antes aludía: precisar, sin ánimo de polémica y cuando ya nadie puede, evidentemente, a t r i b u i r al empeño beligerancia alguna, un puñado de cuestiones que también pertenecen al patrimonio de mis vivencias y recuerdos. Me agrada dejarlas aquí, en estas páginas; transcritas a unas cuartillas que no son —¡líbreme Dios del intento!— ni autobiografía ni estricta memoria política lanzada a la arena 18.

(352) "W. Viví intensamente el dilatado capítulo de la historia de España que abarca desde el advenimiento de la Segunda República (en la foto superior, el comité revolucionario que se hizo cargo del Ministerio de Gobernación tras las elecciones de abril de 1931) hasta la muerte, en la cama, de Francisco Franco, Caudillo de España..

(353) pública para participar en una esgrima que tantas veces terminó a navajazos y que no reportó al común de los conocimientos populares ni un ápice de verdad.. Después de ser asesinado don Antonio Cánovas del Castillo y de la llegada al poder de McKinley, se produjo el inevitable «noventa y ocho». Veinte años después, es decir, en 1918, este que os habla tenía siete años. Pues bien, con siete años decidió mi padre, Justo Girón, abogado, natural de Carrión de los Condes, trasladarme desde mi pueblo natal, Herrera de Pisuerga, al Colegio de los Padres Jesuítas de Orduña, Bilbao. Mi madre, Clementina María de Velasco, de Herrera de Pisuerga, había hecho, años atrás, cuando yo era un bebé, la proeza de trasladarme a Lourdes para bañarme en las aguas benditas del manantial de la gruta y procurar mi curación ante nuestra Señora, porque, según parece, yo estaba aquejado de una grave dolencia que los médicos «resolvieron» declarando mi desahucio de este mundo. Mi madre, que gozaba de un recio temperamento, accedió a la voluntad paterna de que iniciase mis estudios con los citados padres jesuítas de la localidad vizcaína. Lo que probablemente no calcularon ninguno de los dos es que en los patios de aquel venerable centro educativo sostuve, como si de una premonición se tratase, mi primera guerra. Guerra unipersonal, por lo que a mi bando se refería: mis compañeros eran vascos; yo, castellano; y el fervor separatista que surgió tras la derrota de España en Cuba y Filipinas estuvo a punto de ponerme la cara hecha un Cristo. Resulta curioso que del mismo modo como el movimiento independentista de los pueblos de nuestra estirpe en América surge incontenible, tras la invasión francesa de 1808, Sabino Arana lanza sus cantazos dialécticos contra la sagrada unidad de España, cuando España sufre los golpes postreros de su poderío en los continentes americano y asiático: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Desde el instante de mi llegada a la citada institución colegial ya advertí que cuando mis compañeros hablaban en mi presencia lo hacían de f o r m a que yo no me enteraba de una sola palabra de lo que decían y que el eco del entusiasmo localista, incentivado por el PNV de la época (el colegio naturalmente era de derechas), iba a estrellarse contra mi cabeza. Eran peleas increíbles, cinco o seis contra uno, y aun así procuraba mantenerme en pie y sacudir cuanto podía... Pero a 20.

(354) ludas luces era una guerra perdida. Fui apartándome de mis compañeros y sólo conseguí hacer dos amigos. El hermano Robles y un perro mastín, castellano-leonés, j u n t o al que me sentaba para recibir su afecto, traducido en tremendos lengüetazos que de alguna manera calmaban mis magulladuras. Tengo que decir en este punto dos cosas: mi gratitud para los padres jesuítas de Orduña. Y mi gratitud para mis condiscípulos. Los malos tratos que yo recibí me dejaron una profunda huella y empezaron a moldear mi carácter. Para completar la verdad diré: los compañeros de mi clase eran mayores que yo. Los más pequeños estarían en los diez años, yo en los siete. Todos eran vascos, como he dicho, de donde se deduce que, pese a todo, las bofetadas fueron para mí. De poco valían mis puños en solitario. El curso se hizo largo, tenso. Terminado el periodo escolar y hecha la primera comunión, los padres jesuítas aconsejaron a mis progenitores que me sacaran de allí y me llevaran a Valladolid, donde la Compañía tenía otra magnífica institución escolar. También lo pasé mal en el colegio de Valladolid, pero por razones distintas. Éramos un pequeño grupo de amigos a quienes se nos cruzó un hermano estrafalario y perverso que molía nuestras espaldas a estacazos. Lo recuerdo sin terror, e incluso extraigo de aquel suplicio cierto endurecimiento de mi propio carácter. Cuando advirtieron los padres jesuítas el enloquecimiento de aquel individuo, nos lo q u i t a r o n de en medio y jamás volvimos a verlo. Después mi vida escolar transcurrió dentro de la normalidad de aquellos años; luego mi juventud, que bordea el espinoso camino que para España suponen los brotes de la agitación subyacente después de tanta desdicha.. 21.

(355)

(356) Il/Tiempo de cantar, tiempo de morir. Ni siquiera la caída de la monarquía milenaria aceleró el pulso de una buena parte de aquella España, resignada a dormir eternamente bajo la candente sombra de una encina. Poco a poco se desvanecía el sonido de un tiempo: las romanzas y los dúos de las zarzuelas daban paso al cuplé, que desfila por ese tiempo paralelamente al tango y que mantienen la sonoridad identificadora de unos años que pronto tornarían los compases de aquellas melodías, subproductos del romanticismo, por la música épica y de combate. Carlos Gardel y Raquel Meller eran los nombres en boga. El cinematógrafo despegaba no sólo en su definitiva versión artística, sino como un elemento de comunicación prodigioso para acercar a la inmediatez de nuestros contornos la información servida por noticiarios de procedencia extranjera. El fútbol no había alcanzado todavía la dimensión multitudinaria de este tiempo, pero ya se hacía notar, con paso recio, en las constantes que determinan a las sociedades de cada época. Para los remotos historiadores del siglo XX los campeonatos mundiales de fútbol serán tan importantes como las confrontaciones bélicas que conoció el mundo en esta etapa. Yo retrotraigo la acción a aquel tiempo del que os hablaba: el de la plenitud de mi juventud. Fueron, por lo que a España se refiere, años inquietos y decisivos que nacían bajo el sortilegio de los fenómenos ruso, italiano, alemán... Sólo la juventud tiene, acaso, la intuición suficiente para advertir el cambio. Nosotros sabíamos que algo profundo se desmoronaba y algo nuevo nacía. Existe en aquel azaroso periodo de mi vida un hecho que de alguna manera relata la cobarde resistencia de las clases rectoras al impulso joven. Y lo que es más importante, a la pérdida por esas mismas clases rectoras del sentido de autodefensa. En diciembre de 1931 cursaba Derecho en la facultad. Mis actividades como miembro de las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, fundadas por Onésimo Redondo, me 23.

(357) valieron la expulsión de la facultad. En abril de 1932 hubo algunos disturbios estudiantiles. En aquel momento me enteré, por información de toda solvencia, que pensaban matar al rector de la universidad, señor Torres Ruiz. También pensaban liquidar a don Amadeo Melón, decano de Historia. La izquierda universitaria se adueñaba por momentos de los recintos docentes, Entonces busqué algunos amigos de confianza y les dije: «Vamos a evitar que estos individuos entren y cometan tamaña felonía.» Un exaltado, pistola en mano, conminaba: «¡Son las doce menos cinco! ¡Si a las doce no entregan los expedientes de los alumnos sancionados, os matamos a los dos!» No me fue difícil contener la intimidación y despejar a bofetadas el acceso. Tres días después me llamó el rector, me recibió y me dijo: «Le debo a usted la vida, pero si sigue organizando desórdenes, le expulsaré de la universidad, aunque, además de mi salvador, fuese usted mi propio padre.» Convocado el claustro unos días más tarde, me sancionaron con prohibición de estudiar durante un año en todas las universidades de España y tres en la Universidad de Valladolid. Fue tal mi indignación que me presenté otra vez a ver a don Andrés Torres, rector, como digo, de la universidad. Me vio y se puso a temblar como un niño: «¡Máteme; máteme si quiere! Pero no he podido hacer otra cosa.» En esto apareció una hermana suya, llorando y angustiada. La escena me produjo un asco profundo. Di un portazo y me marché. Creo que si en alguna ocasión pensé con firmeza en irme de España, fue ese día. Sin embargo, algo me decía que España iba a necesitar de muchos contestatarios como yo. Tampoco sé con exactitud, al cabo de los años, si no solicité el pasaporte por esta o por otras razones. Tampoco me preocupa demasiado: todos los españoles han pensado alguna vez en «hacer las Américas». Ahora tiene menos emoción porque el mundo, por la velocidad de las comunicaciones y la sutil red etérea de la información vía satélite, se ha convertido —dicen— en una aldea global. Es posible. A mí me parece más bien un villorrio.. Después de la fusión de las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, de Onésimo Redondo, con La Conquista del Estado, de Ramiro Ledesma Ramos, quedaron constituidas las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). Y poco después se celebraría en Madrid, independiente de estos grupos 24.

(358) De hecho, la guerra civil se inició en el golpe socialista de octubre de 1934.. Mis actividades como miembro de las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, lundadas por Onésimo Redondo (en la foto), me valieron la expulsión de la Facultad.. La Conquista del Estado de Ramiro Ledesma Ramos (arriba)..

(359) iniciales, lo que por antonomasia se ha conocido con el nombre de Acto Fundacional. En el teatro romántico de la Comedia, de la calle del Príncipe, se anunció un m i t i n de «afirmación nacional» en el que intervinieron tres oradores: Alfonso García Valdecasas, Julio Ruiz de Alda y José Antonio Primo de Rivera, que pronunciaría un memorable discurso que quedó convertido en la primera piedra del edificio ideológico del movimiento falangista. De las otras intervenciones quedó el recuerdo de la frase del bravo Ruiz de Alda, el legendario aviador héroe del Plus Ultra, al definir la permanente espina del acoso europeo a nuestra patria con una frase tan rotunda como impecable: «¡España limita al sur con la vergüenza de Gibraltar!» Pero de aquel acto quedó el discurso de José Antonio como el trazado, todavía impreciso pero rebosante de intuiciones, que agruparía y pondría en pie de ilusión y en pie de guerra a la juventud española. Nadie pudo calcular la trascendencia que aquel acto político del teatrillo de la calle del Príncipe alcanzaría en la vida española. Ninguno de nosotros pudo predecir, tampoco, la influencia que en nuestra personal aventura tendría al correr del tiempo, aquella fecha. Yo era entonces un joven más dado a la acción que a la retórica, más atento a la hosca circunstancia de cada día que a las voces que empezaban a clamar, aquí y allá, para poner remedio a la erosión nacional que se advertía. El eco del m i t i n no tuvo en el ámbito nacional grandes resonancias. Muchos de los que años adelante, en las épocas posteriores al triunfo, cantaron hasta la saciedad el trémolo vibrante de aquel día, no estuvieron allí. Ni creo yo que se enterasen. Si la gente que, durante los años cuarenta y cincuenta, escribía en los periódicos o recordaba en conferencias oficializadas las excelencias de aquella mañana otoñal de 1933 hubiera asistido al teatro de La Comedia, el foro romano hubiera resultado insuficiente. No. El teatro estuvo lleno, el eco fue exiguo, pero profundo y contradictorio. Por ejemplo, muchos viejos seguidores del dictador muerto (me refiero, claro está, a don Miguel Primo de Rivera) sufrieron un profundo desencanto. El hijo de don Miguel había mirado con avidez escrutadora el futuro de España y no el pasado. No había dicho cosas terribles, sino verdades antiguas, como, por ejemplo, que a los pueblos sólo los mueven los poetas... No venía a restaurar nada del cuadro típico de la España decadente y ensimismada a la que don Miguel Primo de Rivera intentó 26.

(360) salvar en 1923 con el golpe de Barcelona. Pero que un aristócrata, grande de España, marqués y abogado eminente, con una juventud insultante, dijese que el socialismo había sido justo en su nacimiento, puso al borde del infarto de miocardio a muchos de los caballeros —«¡y otras calvas en otras calaveras brillaran venerables y católicas!»— que acudieron a escucharle con la esperanza de encontrar un remedio mozo, fuerte y prestigioso a tantos y tantos egoísmos inconfesables... Le entendimos otros. Le entendió José Ruiz de la Hermosa, un joven obrero del campo manchego que cayó asesinado ese mismo día tras haberle escuchado en Madrid. Dolorosa paradoja del destino. A José Ruiz de la Hermosa, le asesinó un marxista llamado José Ruiz de la Hermosa. Dos años después, cuando José Antonio revisaba la confección de un libro sobre los caídos, le dijo a los periodistas que lo realizaban: «No olvidéis a José Ruiz de la Hermosa.» No había vestido la camisa azul. No había cantado el Cara al sol para hacer más alegre su muerte... Vino, oyó, creyó y murió. Tenía la manera de ser de los mejores!». En aquella época yo deseaba venirme a Madrid para preparar judicatura. Antes de aquello, probablemente por la vehemencia de mi juventud, choqué con Onésimo Redondo. José Antonio, que advirtió esa tirantez, me hizo acompañarle un día a Peñafiel y allí terminó la desavenencia con Onésimo, a quien por mi parte nunca había dejado de admirar. Onésimo Redondo, que era como un capitán de la Conquista, como un césar..., quiso que me quedara otra vez en Valladolid, de jefe de milicias. Tuve que convencerle de que me era imposible aceptar por mi dedicación en Madrid a las oposiciones a judicatura. Le sugerí que nombrase jefe provincial de Valladolid, en mi lugar, a Alfonso Suárez Granda. Así lo hizo y yo ya viví entre Madrid y Valladolid, viendo que la marcha de los acontecimientos podía dar al traste con mis aspiraciones estudiantiles. Falange Española y de las JONS se habían unido en un solo Movimiento. La rápida gestación de ese lógico entendimiento culminó con el acto celebrado en el teatro Calderón de Valladolid el 4 de marzo de 1934. Ese mismo año, en octubre, se celebró el primer Consejo Nacional, en el palacete de Marqués de Riscal, esquina al paseo de la Castellana. Coincidió con el golpe socialista de Asturias, que marca, quiérase o no, la certidumbre de que la 27.

(361) tensión que vivía España se ventilaría en última instancia con las armas. Cataluña, que secundó la revolución de Asturias, en busca de su independencia, se rendiría después que los cañones emplazados frente a la Generalidad bombardearan, sin grandes reparos, el intento secesionista. En Asturias, las cosas fueron más duras y, como he dicho antes, la cuenca minera aguantó frente a las tropas regulares. Se saldó con la cifra de dos m i l muertos. Oviedo apareció destruido ante las fuerzas del ejército de la República enviadas por orden de Francisco Franco, que permaneció en el despacho del palacio de Buenavista en comunicación directa con los jefes de las unidades hasta que terminó el conflicto. Después de Asturias, la paz —pensábamos los jóvenes falangistas— sería imposible.. La rendición de la Generalidad coincidió con la clausura del Consejo Nacional de Falange Española de las JONS. Consejo que fue decisivo para el futuro del partido, donde, entre otras cuestiones de importancia, se adoptó el acuerdo del mando único y fue elegido jefe nacional José Antonio Primo de Rivera, que, a su vez, tomó el mando de la Jefatura de la Primera Línea. Después de reanudarse la sesión resolvería, frente a distintas propuestas, el color de nuestro distintivo: la camisa azul mahón, «color —dijo José Antonio— austero, neto y proletario». La bandera roja y negra y el yugo y las flechas de Isabel y Fernando fueron aceptados como bandera y emblema del joven movimiento a propuesta de las JONS. José Antonio sabía que faltaba algo: una canción, un himno capaz de movilizar muchedumbres y de hacernos la muerte más racional y poética... El Cara al sol no nació allí; sus versos aún tardarían en ser compuestos, como su música. Pero de allí partió, sin embargo, la primera comparecencia de la Falange Española en la calle. M a d r i d vivía bajo el estado de guerra impuesto por el Gobierno de la República tras los acontecimientos de Asturias y Cataluña. Se improvisó un escueto cartel que decía: «¡Viva la unidad de España!» Salimos del edificio de Marqués de Riscal. Éramos pocos: unos centenares contados los escuadristas que aguardaban en la calle. José Antonio se puso a la cabeza e inició la manifestación que desfilaba, sin algarabía, austera y decidida, hacia la plaza de Cibeles. Desfilábamos ante las ametralladoras emplazadas en la calle y bajo un bando estricto que prohibía caminar a más de tres personas juntas. Cuando desembocábamos en la citada plaza de Cibeles, un cornetín 28.

(362) Alfonso García Valdecasas, Julio Ruiz de Alda y José Antonio Primo de Rivera.. En el Consejo Nacional de Falange Española de las JONS fue elegido jefe nacional José Antonio Primo de Rivera. El joven jefe nacional de la Falange se subió a unos andamiajes de las obras del Metro de la Puerta del Sol y desde allí pronunció un breve discurso de gratitud a los poderes públicos..

(363) militar de órdenes advirtió a los soldados de nuestra presencia. El segundo toque sonó y las ametralladoras quedaron montadas, en disposición de abrir fuego. José Antonio no vaciló: no movió un solo músculo en su cara, no alteró el paso y, con él, toda la Junta Política. El tercer toque no sonó. La manifestación inició la subida hacia la Puerta del Sol. Los indecisos que nos vieron desfilar por el paseo de la Castellana y la plaza de Cibeles se sumaron. Ya no éramos unos centenares. Millares de personas, una muchedumbre, inundaron el centro de M a d r i d con el nombre de España en los labios. El joven jefe nacional de la Falange se subió a unos andamiajes de las obras del metro de la Puerta del Sol y desde allí pronunció un breve discurso de gratitud a los poderes públicos: «Gobierno de España: en un 7 de octubre se ganó la batalla de Lepanto, que aseguró la unidad de Europa. En este otro 7 de octubre nos habéis devuelto la unidad de España. ¿Qué importa el estado de guerra? Nosotros, primero un grupo de muchachos y luego esta muchedumbre que veis, teníamos que venir, aunque nos ametrallaran, a daros las gracias. ¡Viva España! ¡Viva la unidad nacional!» Una ovación cerrada, unánime, jubilosa, subrayó las palabras de José Antonio. Ese día tuve la certeza, quizá por vez primera, de que nuestro paso ya era firme y de que por muy difícil y lejano que estuviera, el triunfo sería nuestro. Es decir, de España.. No quiero perderme en la evocación fácil de unos hechos que, por otra parte, están en la historia, aunque me temo que a estas alturas resulten inéditos para millones de compatriotas. El régimen que surgió del alzamiento civil y militar del 18 de julio de 1936 tuvo tantas cosas en que ocuparse, amorosamente, incansablemente, tenazmente, que apenas si atendió a la difusión de su propia historia. Desaparecido, después, aquel sistema que otorgó a España cuarenta años de libertad, paz, justicia y progreso, los más conspicuos restauradores del sistema partitocrático se cuidaron de reescribir la historia con el chafarrinón y la falsedad. Dos décadas han bastado para borrar de nuestros contornos las referencias más entrañables y exactas, tanto de las motivaciones de aquellos hechos como de la gigantesca obra realizada y del esfuerzo realizado por el propio pueblo para la apertura de un tiempo que fue infinitamente mejor que cualquier otro pasado. 30.

(364) La Falange fue creciendo con rapidez. Llegó el Cara al sol. Y con el Cara al sol y la camisa azul una mística, una forma de ser, un estilo, que se transmitirían después de generación en generación, pero que en aquel tiempo inicial se desbordaban por la espiral de destrucción que conmovía a toda España. En ocasiones pienso que aquel proceso, con mayor lentitud, con más sosiego, pudo haber evitado incluso la guerra civil, pero no se nos dio cuartel. Fuimos una generación, lo digo con una vieja frase de José Antonio, a la que le tocó dejarse la piel por los campos de España. Desde el propio planteamiento ideológico, pensábamos más con el corazón que con el cerebro, que era exactamente lo contrario que se proponía nuestro jefe nacional, cuando decía que el cerebro tenía también sus formas de amar... Y añadía: «Acaso como no sabe hacerlo el corazón.» José Antonio peregrinó en aquel tiempo por todos los caminos de España. Parece imposible que una predicación tan corta alcanzase tanta profundidad en el pensamiento, y que su magnetismo prendiera de unas almas en otras, hasta entrañarse en la vida de nuestras gentes de forma indeleble. En este punto rompo un instante el hilo del relato para hacer una consideración, no sé si oportuna o inoportuna, pero sí desconocida por muchos. Hoy día la figura y obra de Federico García Lorca parecen ser patrimonio de la izquierda. Si García Lorca no hubiera sido asesinado, probablemente habría sido el poeta de la Falange. No le conocí personalmente, pero camaradas cercanos a él me hablaron de su admiración, admiración con mayúsculas y en el sentido más amplio que pueda entrañar la palabra, del poeta hacia el jefe nacional. José Antonio, dotado de una excepcional capacidad de mando, aquel hombre joven, elegante, duro, serio y valiente, recorrió los eternos caminos de la patria hasta sacarla de sus casillas y ponerla en pie de esperanza. Muchos años después, le oí contar a José Finat y Escrivá de Romaní, conde de Mayalde, una conversación mantenida por él con José Antonio, cuando la Falange no había alcanzado todavía un año de vida. Le encontró Mayalde bajo de forma, deprimido o melancólico; y cuando le preguntó por las causas de aquel estado de ánimo, le respondió: «La política me da asco; en estos tiempos es una tarea infame...» El conde de Mayalde le respondió con toda sencillez, aunque bien es cierto que sin pensarlo demasiado: «¡Pues déjalo!» José Antonio le miró a los ojos con firmeza y le dijo: «No puedo. Me sujetan los muertos.» De 31.

(365) José Antonio hablaré en muchos de estos retazos interdependientes, porque fueron su palabra y su ejemplo de vida y de muerte los que cautivaron a nuestra generación. Y los que cautivarían después a otras generaciones de jóvenes españoles: José Antonio, como el buen Rodrigo, también ganó batallas después de muerto. Recuerdo que la última vez que vi al fundador de la Falange fue en Madrid, a la salida del cine de la Ópera. Le saludé brazo en alto y en posición de firmes, como correspondía a nuestro estilo. Las personas que salían del popular cinematógrafo o que transitaban por la plaza nos miraban de reojo y aligeraban el paso. No hay que olvidar que José Antonio había tenido ya cuatro atentados. Estaba avanzado el otoño de 1935. Le pregunté que cómo iban las cosas. «Todo está muy precipitado —me respondió y, sin expresarse con más claridad, me dijo—: Pronto tendremos que soportar acciones duras.» Al poco tiempo tuve que marcharme a Valladolid. En realidad no fue la marcha de los acontecimientos lo que interrumpió mis estudios de opositor, sino un motivo muy distinto. Mi padre me anunció que estaba en la ruina. Los vientos de la República habían generalizado la idea de que las tierras serían expropiadas y mi padre se apresuró a vender las suyas, buenas fincas de regadío que poseía en el término de Herrera de Pisuerga. Aquello le reportó un capital bastante considerable que invirtió íntegro en una azucarera de Zaragoza que, al parecer, se vino abajo. Digo «al parecer» porque años más tarde se produjo un hecho que me llevó a dudar de que mi padre no hubiera sido víctima de una estafa. Al poco tiempo de nombrarme ministro, los antiguos «socios» le devolvieron la mitad del dinero que había perdido, arguyendo que la empresa se había remontado. Pudo ser cierto, no lo sé pero siempre he pensado que la casualidad y la coincidencia de mi nombramiento con aquella satisfacción eran un tanto sospechosas. ¡Pero, en fin, no nos perdamos en lucubraciones! En aquella época anterior a la guerra, cuando vi truncada mi aspiración estudiantil, me puse a trabajar como temporero en la Diputación Provincial de Valladolid. Después de aquel empleo, en el periodo inmediatamente anterior al levantamiento, conseguí otro como profesor particular de un muchacho, hijo del conde de la Patilla, en Mojados. Josina, el chaval, me prestaba su bicicleta para ir los fines de semana a 32.

(366) Si García Lorca no hubiera sido asesinado, probablemente habría sido el poeta de la Falange.. En abril de 1936 fui detenido en la capital guipuzcoana. Me imputaron tres delitos conexos de tenencia ilícita de armas y colocación de explosivos. Me aplicaron la ley Maura de 1909 y el fiscal solicitó para mí cuarenta y dos años de prisión..

(367) Valladolid. La ciudad estaba en plena efervescencia y yo no quería perderme los acontecimientos. En una de aquellas ocasiones, Onésimo me confió una misión que me llevó a San Sebastián. Fue cuando empezaron las detenciones masivas de falangistas y la del propio José Antonio. Yo fui detenido en la capital guipuzcoana. Me cogieron con Luis Nieto Calvo, llamado el Malo, y con Tobalina. En un momento me separé de ellos para comprar tabaco y cuando volví estaban junto a un coche. Me acerqué al grupo: — ¿Qué pasa? Y los individuos que estaban en el automóvil me dijeron: — Que estáis detenidos. A mí me imputaron tres delitos conexos de tenencia ilícita de armas y colocación de explosivos. Me aplicaron la ley Maura de 1909 y el fiscal solicitó para mí cuarenta y dos años de prisión. Los otros camaradas salieron libres y yo me quedé en San Sebastián. Entre los falangistas que habían detenido, quedó en la cárcel un chico asturiano que se apellidaba Amor. Yo estaba reclamado por otros juzgados. Pero él, al enterarse de que se me imputaba el delito de tenencia ilícita de armas, sin pensarlo más, se presentó y dijo que la pistola era suya. Fue pasando el tiempo y todo seguía igual, pero como yo debía tener una ficha poco recomendable, decidieron mi traslado a Valladolid. Amor quedó en la cárcel de San Sebastián junto con los hermanos Iturrino, falangistas de esta localidad con los que yo había estado compartiendo la celda, y allí fueron asesinados al iniciarse la guerra civil. El 27 de junio se hizo cargo de mí la Guardia Civil, que, en conducción ordinaria, me llevó de San Sebastián a Burgos. Mientras fuimos andando me pusieron las esposas en las manos. En el tren me colocaron los grilletes en los pies. Intenté tirar por la ventanilla una bolsa con el resto del «viático» que nos daban para la conducción. Lo tiré en el momento que pasábamos un puente. Rebotó aquello y me partí un brazo. En Vitoria se hizo cargo de mí otra pareja del benemérito instituto. Fue un turno mejor. Me quitaron las esposas y me llevaron suelto. Un tercer turno me llevó hasta Valladolid. Al bajar en la estación me volvieron a esposar. Me echaron una gabardina encima hasta llegar a la cárcel. La prisión rebosaba de falangistas, en su mayoría estudiantes que hicieron una huelga de hambre porque querían que me vieran la fractura del codo en la Facultad de Medicina. Se negó la autoridad de la prisión y los falangistas ar34.

(368) marón un cisco importante, de forma que al final resolvieron llevarme. Me quedó un poco mal el brazo, pero después, seguramente del peso del fusil, él solo se fue estirando hasta alcanzar su posición normal. En aquellos días, Falange Española había sido declarada fuera de la ley. Sus jefes, encarcelados, y los centros, sellados, cuando no saqueados y destruidos, por la autoridad del Frente Popular. Gran parte de los escuadristas de Valladolid, con Onésimo Redondo a la cabeza fueron trasladados a la cárcel de Ávila, y un telón pesado, amargo después de tanta lucha, fue poniendo lentamente fin a la primera parte de aquella gran esperanza de ver a España unida y libre, dueña de sus destinos... Y a los españoles encarados a un futuro de libertad, paz y trabajo. En cualquier caso, nadie desfalleció y mantuvo tenso el brazo —a pesar de la fractura en mi caso— y bien dispuesto el ánimo. José Antonio había insistido siempre en que la alegría era el primer mandamiento de la juventud y de alguna manera cumplíamos su consigna. Estábamos escasos de enlaces, de comunicación con el exterior, y eso era desesperante. ¡Qué gran papel de limpias heroínas jugaron las mujeres de la Falange aquellos días! Novias, madres jóvenes o simplemente afiliadas a la balbuciente Sección Femenina se multiplicaban jugándose el tipo por las calles de una España dominada por la horda, por el odio y el rencor. En Valladolid, Chelo, la novia entonces de mi entrañable Francisco Carrascal, alcanzó méritos de Laureada, con un valor y una dignidad humanos propios del más bravo capitán de los Tercios.... 35.

(369)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :