Turismo Accesible : análisis de los recursos humanos del sector turístico de la ciudad de Tandil para la atención de turistas con discapacidad.

117  Descargar (0)

Texto completo

(1)

Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires

Facultad de Ciencias Humanas

Licenciatura en Turismo

Tesis de grado

Turismo Accesible. Análisis de los recursos

humanos del sector turístico de la ciudad de Tandil

para la atención de turistas con discapacidad.

Alumnas: Gini Fabiana Soledad Nuessle Samantha Josefina

(2)

Agradecimientos

A nuestras familias y amigos, por respetar nuestros tiempos y nunca dejar de creer en

nosotras.

A Ana, por la dedicación y el compromiso para ayudarnos a completar esta etapa de

nuestras carreras desde el día uno.

A nuestros colegas, gran parte de ellos amigos, a Valeria Capristo y Valeria

(3)

Índice

INTRODUCCIÓN 6

1.1. El problema a investigar 6

1.2. Objetivos 8

1.2.1. Objetivos específicos 8

1.3. Metodología 9

1.4. La estructura de la tesis 11

CAPÍTULO I Fundamentos teóricos 12

2.1. Evolución histórica del concepto “discapacidad” 13

2.2. Conceptualización y abordaje legal del Turismo 18

2.3. Conjunción de “Turismo” y “Discapacidad”. El Turismo Accesible y su

abordaje en los diversos ámbitos 20

2.3.1. Turismo accesible en el ámbito internacional 20

2.3.2. Turismo accesible en el ámbito nacional 23

2.3.3. Turismo accesible en el ámbito local: Tandil 28

2.4. Capacitación de los recursos humanos 32

CAPÍTULO II Diagnóstico del Partido de Tandil 35

3.1. Caracterización del Partido de Tandil 36

3.2. Avance turístico del Partido en el contexto histórico 38

CAPÍTULO III Estado de situación: empleados de alojamientos hoteleros

del destino Tandil 42

4.1. Análisis de las encuestas: empleados en alojamientos hoteleros 43

CAPÍTULO IV Estado de situación: guías de turismo del destino Tandil 61

5.1. Análisis de las encuestas: guías turísticos 62

CAPÍTULO V Informantes Clave 78

CAPÍTULO VI Reflexiones Finales 86

7.1. Reflexiones y nuevos puntos de partida 94

BIBLIOGRAFÍA 97

ANEXO 103

Cuadro N° 2: Encuestas hoteleros 104

Tabla N° 2: Sensaciones vivenciadas en la atención a personas con movilidad

reducida 105

Tabla N° 4. Facilidades edilicias en hoteles 106

Encuesta para el personal hotelero de la ciudad de Tandil 107

(4)

Encuesta para guías de turismo de la ciudad de Tandil 112 Formulario entrevista Directora de la Carrera de Turismo, Dra. Valeria Palavecino 116 Formulario entrevista Director de Turismo, Ing. Alejandro Bonadeo 116 Formulario entrevista presidentes Asociación Guías de Turismo Tandil y

(5)

Índice de figuras

CUADROS Y TABLAS

Cuadro N° 1: Normativas en materia de Turismo Accesible 31

Tabla N° 1: Nivel máximo de estudio alcanzado 45

Tabla N° 3: Aptitudes 53

Cuadro N° 3: Resumen de accesibilidad en hoteles 57

Tabla N° 5: Actividades desarrolladas por Guías 68

GRÁFICOS

Gráfico N° 1: Sexo 43

Gráfico N° 2: Edad 44

Gráfico N° 3: Tiempo de permanencia laboral en el sector 46

Gráfico N° 4: Tiempo de permanencia laboral en el hotel 46

Gráfico N° 5: Área laboral dentro del hotel 47

Gráfico N° 6: Participación en cursos, seminarios, charlas congresos sobre turismo 48

Gráfico N° 7: Conocimiento sobre Turismo Accesible 48

Gráfico N° 8: Atención a turistas con movilidad reducida 49

Gráfico N° 9: Sexo 63

Gráfico N° 10: Edad 63

Gráfico N° 11: Máximo nivel de estudio alcanzado 64

Gráfico N° 12: Periodo de inscripción en el Registro Municipal Único 66 Gráfico N° 13: Periodo de incorporación a la Asociación de Guías 66

Gráfico N° 14: Participación en seminarios, congresos o charlas sobre turismo 69

Gráfico N° 15: Modalidad de participación 69

Gráfico N° 16: Atención a personas con movilidad reducida 73 Gráfico N° 17: Sensaciones percibidas en la atención a personas con

movilidad reducida 74

Gráfico N° 18: Aptitudes 76

IMÁGENES

Imagen N° 1 - Ubicación del Partido de Tandil en la Provincia de Buenos Aires 36 Imagen N° 2 - Imagen satelital del área de la ciudad de Tandil delimitada por la

“poligonal 37

(6)

INTRODUCCIÓN

1.1. El problema a investigar

Con el paso del tiempo, el tema de la accesibilidad -entendida como el “conjunto de

características que debe disponer un entorno, producto o servicio para ser utilizable en

condiciones de confort, seguridad e igualdad por todas las personas” (IMSERSO, 2003:22)-,

ha sido tratado por diversos autores y organismos públicos y privados, tanto nacionales como

internacionales, a fin de lograr la inclusión de personas con discapacidad, quienes han

reclamado a lo largo del tiempo su participación plena en la actividad turística.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2011), el 15% de la

población mundial se encuentra en situación de discapacidad y es una cifra en constante

crecimiento. Esto se debe, principalmente, a la disminución en la mortalidad por

enfermedades o accidentes y al desgaste del organismo durante el transcurso de la vejez

(directamente vinculado al aumento de la esperanza de vida). En base al Censo Nacional de

Población, Hogares y Viviendas (INDEC, 2010), el 12,9% de la población argentina tiene

alguna dificultad o limitación permanente , es decir, cerca de 5 millones de habitantes, de las 1 cuales 613.703 personas viven en la provincia de Buenos Aires, representando el 12% del

total.

Dado que la discapacidad es un concepto que se materializa a través de la existencia de

barreras entre las personas y la sociedad (ONU, 2006), la accesibilidad permite que las

personas puedan hacer ejercicio pleno de sus derechos. La ausencia de accesibilidad pone en

1 Personas que declaran tener “limitación en las actividades diarias y restricciones en la participación, que se originan en una

(7)

evidencia las barreras frente a las que se encuentran las personas con discapacidad tanto en la

vida cotidiana como en la realización de actividades turísticas. En este sentido, adultos

mayores, madres que cargan niños, entre otros, también requieren accesibilidad y esa cifra

supera la arrojada por la OMS (2011), realidad que se acentúa aún más dado que por cada

viaje realizado por una persona con discapacidad se atrae a 1,5 acompañantes -debido a la

ausencia de autonomía e independencia por parte de las personas con discapacidad-

(Comisión Europea, 1991).

Asimismo, este segmento de turistas constituye un factor económico importante para la

actividad turística ya que las personas con discapacidad “tienden a ser leales a un destino,

permanecer más tiempo y gastar más dinero” (ITB World Travel Trends Report, 2012/2013).

Por este motivo, aquellos destinos turísticos que incorporen la accesibilidad en la prestación

de sus servicios, no sólo estarán respetando el derecho a un turismo para todos sino también

podrían diversificar su oferta a dicho segmento del mercado. En otras palabras, según la

Organización Mundial del Turismo (OMT, 2014) el turismo accesible contribuye al

desarrollo de la economía de un destino, aumenta la competitividad y el crecimiento de

destinos y empresas turísticas, por lo cual también facilita la experiencia turística y mejora la

calidad de vida de todos sus ciudadanos y visitantes.

Es importante remarcar que la accesibilidad en la prestación de servicios va más allá

de las barreras arquitectónicas que se puedan encontrar ya que, dentro de las principales

barreras que encuentran en el turismo las personas con discapacidad, podemos mencionar las

barreras estructurales o sociales (Amengual, 1995), lo que requiere de conocer el recurso

humano y capacitarlo para brindar un turismo de calidad y así evitar la creación de nuevas

barreras.

(8)

Con el propósito de realizar un diagnóstico de la situación de la ciudad de Tandil

respecto a la formación para la atención de personas con movilidad reducida con la que

cuentan hoteleros y guías de turismo, la investigación realizada en esa tesis y sus resultados

podrían ser tenidos en cuenta para futuras propuestas que se lleven a cabo en el municipio de

Tandil en lo referente a accesibilidad. Asimismo podría servir de insumo para evaluar la

situación actual de los trabajadores hoteleros y guías de turismo en la prestación de servicios

a personas con movilidad reducida.

1.2. Objetivos

Teniendo en cuenta lo expresado anteriormente, se plantea como objetivo general de

la investigación:“realizar un diagnóstico sobre la situación actual de la ciudad de Tandil respecto a la formación de hoteleros y guías de turismo para la atención de personas con movilidad reducida”.

1.2.1. Objetivos específicos

1. Identificar si existen programas de capacitaciones destinadas a los guías de turismo y

los recursos humanos del sector hotelero, por quiénes son dictados, y si éstas incluyen

temas de accesibilidad.

2. Identificar la presencia de barreras estructurales o sociales en los guías de turismo y

en los recursos humanos hoteleros en la atención a personas con movilidad reducida.

3. Indagar sobre la experiencia de los guías de turismo y los recursos humanos del sector

hotelero ante la atención de turistas con movilidad reducida.

4. Sintetizar las aptitudes con las que cuentan los recursos humanos hoteleros y los guías

(9)

5. Determinar la participación del Municipio de Tandil en lo referente a la capacitación

del personal hotelero y guías de turismo de la ciudad.

6. Realizar propuestas de mejora que favorezcan la atención de turistas con movilidad

reducida.

1.3. Metodología

En función de los objetivos planteados, se propone un análisis de enfoque

cuanti-cualitativo, a partir de una investigación de tipo exploratoria-descriptiva. De esta

forma, se estudia la existencia de formación en los guías de turismo y los recursos humanos

de los hoteles de la ciudad de Tandil en el período comprendido entre el mes de febrero de

2013 y febrero de 2018, como así también se determina el rol que se le otorga a la formación

de recursos humanos en el destino, con respecto al servicio brindado a personas con

movilidad reducida que visitan dicha ciudad.

Es importante precisar el porqué de la elección de un enfoque mixto de investigación.

En principio, la investigación cuantitativa nos ofrece la posibilidad de generalizar los

resultados y nos otorga control sobre los fenómenos, además de facilitar la comparación entre

estudios similares. Por otra parte, la investigación cualitativa proporciona profundidad a los

datos, dispersión y riqueza interpretativa (Hernández Sampieri, 2006).

En lo que respecta al tipo de investigación, Hernández Sampieri (2006) expone que los

estudios exploratorios tienen por objetivo examinar un tema o problema de investigación

poco estudiado, del cual se tienen muchas dudas o no ha sido abordado con anterioridad,

mientras que los estudios descriptivos pretenden medir o recoger información de manera

independiente o conjunta sobre los conceptos o las variables a las que se refieren.

(10)

En cuanto al instrumento de recolección de datos, se diseñaron encuestas estructuradas

destinadas a los recursos humanos de los 13 hoteles habilitados y categorizados por la

Dirección de Turismo de Tandil y a los 34 guías de turismo agrupados en la Asociación de 2 Guías de Tandil. La recolección de datos fue complementada con entrevistas realizadas

personalmente a informantes claves pertenecientes al Municipio de la ciudad, seleccionados

por medio de un muestreo no probabilístico conformado por cuatro casos, de los cuales fue

necesaria su opinión por ser expertos en el tema, aportando profundidad y calidad en la

información.

En cuanto al método de análisis de datos, se realizó por medio de una matriz de datos,

utilizando programa tipo SPSS (Paquete Estadístico para las Ciencias Sociales,por sus siglas en inglés), siendo el mismo un software de análisis estadístico que proporciona las

herramientas básicas necesarias para realizar el proceso analítico de principio a fin.

En base a lo expuesto previamente surgieron preguntas como: ¿los guías de turismo y

recursos humanos del sector hotelero, poseen algún tipo de capacitación sobre atención a

turistas con movilidad reducida?, en caso afirmativo, ¿qué capacitación poseen, quién las

dicta y cuál es su contenido?, de lo contrario, ¿estarían deseosos de capacitarse en el tema?;

¿cuál es la situación actual de la ciudad de Tandil en relación a la capacitación de los recursos

humanos para la atención de personas con tales características?; ¿los guías o los recursos

humanos del sector hotelero han experimentado la atención a turistas con movilidad

reducida? y, en caso afirmativo, ¿cómo ha sido su desempeño ante esta situación?, entre

otras.

(11)

1.4. La estructura de la tesis

La presente tesis se encuentra estructurada en cuatro capítulos donde se desarrolla el

tema presentado anteriormente y las conclusiones finales.

El primer capítulo está destinado a los fundamentos teóricos donde se introduce el

marco referencial para entender conceptos y normativa referentes a la temática. El segundo

capítulo está centrado en la caracterización del destino Tandil como área de estudio de la

investigación en cuanto a su ubicación, situación geográfica, evolución como destino

turístico, entre otros.

Los capítulos III y IV presentan el estudio de caso junto con el análisis de los

resultados obtenidos durante la recolección de datos respecto del personal hotelero y de los

guías de la ciudad, respectivamente.

En el capítulo V se realiza un análisis detallado de las respuestas brindadas por los

informantes clave en las entrevistas realizadas.

Finalmente, en el capítulo VI se encuentran las reflexiones finales donde se expresan

las conclusiones del trabajo y el análisis final del mismo.

(12)

CAPÍTULO I

(13)

2.1. Evolución histórica del concepto “discapacidad”

En su libro “El Modelo Social de Discapacidad: orígenes, caracterización y plasmación

en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”,

Palacios (2008) plantea la existencia de tres modelos que explican el abordaje del término

“discapacidad”. El primero de ellos, denominado de Prescindencia, plantea que las causas que dan origen a la discapacidad tienen un motivo religioso y que la persona con

discapacidad no tiene nada que aportar a la comunidad. Desde esta filosofía, se entiende que

las personas nacieron con discapacidad por consecuencia del enojo de los dioses, por un

pecado cometido por los padres y, debido a esto, son seres improductivos o una carga para la

sociedad. En este sentido, la población puede prescindir de las personas con discapacidad a

través del empleo de dos submodelos. Por un lado, la aplicación de políticas eugenésicas, por

las cuales se considera que dicha vida no merece la pena ser vivida y los niños afectados son

sometidos a infanticidio. Por otro lado, se las sitúa “en el espacio destinado para los

anormales y las clases pobres”, marginación que parte de aquella condición de innecesariedad

para la sociedad (Palacios, 2008:26). El segundo modelo, desarrollado en los inicios del Siglo

XX, se denomina Rehabilitador. Establece que las causas que originan la discapacidad no son religiosas, sino científicas, derivadas en limitaciones individuales de las personas. Las

personas con discapacidad ya no son consideradas “inútiles” sino que se entiende que podrían

tener algo que aportar, aunque en la medida en que puedan ser normalizadas/ rehabilitadas, ya

sea psíquica, física, mental o sensorialmente. En este modelo “la educación especial se

convierte en una herramienta ineludible en dicho camino de recuperación o rehabilitación”

(Palacios, 2008:67). Finalmente, el denominado modelo Social nace en la década del 80, y considera que las causas que originan la discapacidad son, en gran medida, sociales. Desde

este modelo se plantea que las personas con discapacidad pueden realizar aportes a la

(14)

sociedad en relación a la inclusión y a la aceptación de la diferencia. El eje de este paradigma

se centra en las capacidades humanas, en lugar de acentuar las discapacidades. Esta filosofía

busca la inclusión a través de la igualdad de oportunidades y se encuentra íntimamente

relacionada al modelo de vida independiente, entendido como el control que una persona

tiene sobre su propia vida. El modelo social ambiciona potenciar el respeto por la dignidad

humana, la igualdad y la libertad personal, propiciando la inclusión social en base a

determinados principios como autonomía, no discriminación, accesibilidad universal,

normalización del entorno.

Esencialmente, este enfoque sostiene que la discapacidad se materializa en las barreras

sociales, arquitectónicas, actitudinales, entre otras, y no en las personas.

Clotilde Amengual (1995), define a las barreras como: “(..) cualquier impedimento,

traba u obstáculo que limite o impida el acceso, la libertad de movimiento, la estancia, la

circulación, y la comunicación sensorial de las personas con movilidad reducida o cualquier

otra limitación” (p. 42). La autora distingue dos tipos de barreras:

1. Barreras estructurales o sociales: refiriéndose a la actitud de los individuos frente a

las personas con discapacidad. De allí surgen términos como marginación, burla, compasión,

ocultamiento, prejuicios y mitos, que influyen fuertemente en la relaciones entre personas con

y sin discapacidad. Estas barreras son establecidas por la propia sociedad con una

connotación negativa hacia la discapacidad, y esto conlleva a la creación de barreras físicas.

2. Barreras físicas: todo impedimento del espacio que encuentran las personas con o sin

discapacidad para desenvolverse de manera independiente. Estas barreras dejarían de existir

si el entorno no presentase:

2.1. Barreras arquitectónicas en edificaciones públicas o privadas y que se pueden

(15)

2.2. Barreras urbanísticas en la estructura y mobiliario urbano, y espacios no edificados

de dominio público o privado. Se las clasifica en: a) Permanentes: entre las cuales se puede

mencionar calles con demasiada pendiente, pavimentos rotos o calles sin pavimentar,

cordones altos, árboles con ramas bajas, elementos que por su mala ubicación impiden o

dificultan el paso y uso por parte de los peatones, entre otros, y; b) Temporales: tales como

obras públicas o privadas sin la delimitación correspondiente, zanjas y pozos sin cerrar,

motos y coches mal estacionados, entre otros.

2.3. Barreras en el transporte generadas en todos los medios de transporte sin importar

su campo de acción, ya sean aéreos, terrestres, fluviales o marítimos.

2.4. Barreras en la comunicación: se refieren a los impedimentos en el proceso de

comunicación, cualquiera sea su canal.

Por su parte, López (2017) amplía la clasificación realizada por Amengual (1995),

expone que la presencia de barreras u obstáculos en un destino turístico es la principal causa

de exclusión y propone la siguiente categorización de barreras que afectan a las personas con

discapacidad:

1. Barreras sociales, dentro de las cuales encontramos barreras actitudinales, políticas y

educacionales;

2. Barreras arquitectónicas;

3. Barreras urbanísticas;

4. Barreras en el transporte;

5. Barreras de comunicación; y,

6. Barreras naturales.

(16)

A los fines de la presente tesis, es importante remarcar la importancia de las barreras

educacionales, las cuales podrían definirse como “aquellas que no contemplan la

accesibilidad en los procesos de formación, y donde se forman profesionales sin conceptos

claves de diseño universal, aplicados a los conocimientos técnicos y específicos de cada

disciplina” (López, 2017:72).

Como se ha podido observar, la concepción del término “discapacidad” ha ido

evolucionando paralelamente a estos tres modelos y, con ellos, las sociedades. La transición

del modelo rehabilitador al social provocó que, por ejemplo, la Unión de Discapacitados

Físicos contra la Segregación (UPIAS) del Reino Unido, elaborara en el año 1976 un

manifiesto que contenía la afirmación de que la sociedad “discapacita” a las personas con

discapacidad. Según dicho documento, la discapacidad es algo que se coloca sobre las

deficiencias por el modo en que las personas con discapacidad son innecesariamente aisladas

y excluidas de una participación plena en la sociedad.

Para lograr una clara comprensión del término discapacidad debemos hacer alusión a

los términos deficiencia y minusvalía. Por un lado, la deficiencia debe entenderse como “toda

pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, anatómica o fisiológica de la

persona” (Real Patronato sobre Discapacidad, 2004:14). Por otro lado, la minusvalía se

define como:

Una situación de desventaja en la que alguien se encuentra como

consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad, que limita o impide su

desarrollo personal en condiciones de igualdad de oportunidades respecto del

resto de personas de la comunidad en que vive. (Real Patronato sobre

(17)

En esta línea, la Organización de las Naciones Unidas (2006) en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad define a las personas con discapacidad, como “aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo

plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y

efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás” (Art.1). De esta forma, se

advierte un “cambio paradigmático” de las actitudes y enfoques respecto de las personas con

discapacidad y reafirma que todas las personas, con todos los tipos de discapacidad, deben

poder gozar de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, incluyendo el

derecho a la participación a la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el

deporte.

La Convención se basó en el modelo social, visto anteriormente, en el cual el

impedimento no depende de la discapacidad sino de la sociedad. Esto significa que la actitud

social tiene componentes que actúan desfavorablemente sobre la persona, siendo éstas

conductas de discriminación, marginación, burla, prejuicios, etc, o incluso que la sociedad no

está preparada para la inserción de las personas con discapacidad. Estas barreras se establecen

cuando la sociedad valora negativamente a las personas “al no corresponder con el modelo

humano antropométrica, mental y funcionalmente perfecto que ha sido usado y se usa como

patrón de evaluación y módulo dimensional para conformar el entorno material” (Amengual,

1995:42).

De esta forma Rucci (2016), en concordancia con Savedoff (2006) y Mujica y Calle

(2006), expone que no solo ha aumentado el interés hacia este sector de la población, sino

que también se han advertido cambios significativos en su conceptualización, la cual ha

evolucionado hacia una mirada que concibe a las personas con discapacidad como sujetos de

(18)

derechos participantes y actores, reconociendo su contribución a la sociedad y reclamando su

integración.

2.2. Conceptualización y abordaje legal del Turismo

Aún considerando que la actividad turística se desarrolla hace varias décadas, no se ha

podido arribar a una definición absoluta del término Turismo, dado que engloba a una gran variedad de sectores económicos y disciplinas académicas, pudiendo ser explicado de

acuerdo al área desde la que se lo aborde. Entre las principales definiciones, podemos

mencionar la de la OMT (1995), la cual comprende “las actividades que realizan las personas

durante sus viajes y estancias en lugares distintos a su entorno habitual por un período de

tiempo consecutivo inferior a un año, con fines de ocio, negocios u otros”. Sin embargo, tal

como expone Jafari (2005), las definiciones iniciales del turismo que tenían en cuenta el

kilometraje viajado, los motivos de viaje y gasto realizado durante el mismo, han

evolucionado. Este cambio “ha favorecido definiciones más totalizadoras que deberían

incluir, entre otras cosas, referencias a los sistemas generadores y receptores, su

interdependencia y el texto y contexto totales que aseguran su vitalidad” (Jafari, 2005:43).

La actividad turística se genera a través de la interacción de un espacio/atractivo

turístico, un turista y la prestación de un servicio. De aquí, la importancia de la interacción

entre las partes. El turismo tiene características propias como son su intangibilidad,

heterogeneidad, simultaneidad entre la prestación y la consumición, y la no perdurabilidad de

la prestación del servicio (OMT, 2006).

Según Rucci (2016), entender el turismo como un bien social y/o como factor de

integración al que han de tener acceso todos los ciudadanos, es entenderlo como un derecho y

(19)

La accesibilidad debe ser un elemento central en cualquier política turística

responsable y sostenible, sin olvidar que constituye un tema ineludible en el campo de los

derechos humanos (Turismo Accesible para Todos, 2013). Se debe trabajar arduamente desde

la gestión de Gobierno sobre la planificación del Municipio, en conjunto con los privados y la

sociedad, ya que “entendemos que aunque no tengamos ninguna discapacidad en toda nuestra

vida, seguramente en algún momento de ella, necesitaremos de condiciones de accesibilidad

para tener una vida mucho más plena” (López, 2017:88).

Recientemente, Rucci (2018), realizó una investigación en la que mide la voluntad

política en accesibilidad turística de los países para el período 1990-2016 en Argentina,

Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Dicha metodología consistió en considerar, a partir

del porcentaje de población con discapacidad en los países y la importancia del turismo

internacional en dichos países, qué hacían éstos para garantizar sus derechos, es decir, si

ratificaron la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ONU, 2006),

si tienen normativa sobre discapacidad, turismo y turismo accesible y qué rango jurídico, si

contienen organismos de discapacidad, turismo y turismo accesible y qué jerarquía

institucional, condiciones de accesibilidad en los Sitios Patrimonios de la Humanidad

(UNESCO), entre otros. Esta investigación arrojó que Brasil es el país que ha presentado

mayor crecimiento, seguido de Argentina, y que algunas de dichas causas se deben a la

normativa con rango de ley y ley específica de turismo accesible (Argentina), áreas de

turismo accesible dependientes de los organismos de turismo y las condiciones de

accesibilidad de los sitios patrimoniales.

(20)

2.3. Conjunción de “Turismo” y “Discapacidad”. El Turismo Accesible y su

abordaje en los diversos ámbitos

2.3.1. Turismo accesible en el ámbito internacional

La OMT, en el marco de la Declaración de Manila del año 1980, asocia por primera vez el término de turismo al de accesibilidad, reconociéndolo como un derecho fundamental

y clave para el desarrollo humano.

El año siguiente, 1981, fue declarado “Año Internacional de la Discapacidad” por las

Naciones Unidas, en el cual se produjo un importante y significativo cambio de actitud hacia

esta temática, dando lugar a lo que se denominó “la década de las personas con discapacidad”

en el período de 1983-1992.

Por su parte, el concepto de Turismo Accesibleadquiere una relevancia importante en 1989, cuando un grupo de expertos británicos en turismo y discapacidad publican el informe

titulado Turismo para Todos, donde se lo define como “aquella forma de turismo que planea, diseña y desarrolla actividades turísticas de ocio y tiempo libre de manera que puedan ser

disfrutadas por todas las personas independientemente de sus condiciones físicas, sociales o

culturales” (OMT, 2014:23).

Consecuentemente, en 1991, los ideales y recomendaciones de la Declaración de

Manila de la OMT quedaron reflejados en el documento Para un turismo accesible a los minusválidos en los años 90. Aquí se define el concepto de persona con discapacidad, así como también se plantea el problema de las barreras al turismo, ofreciendo las primeras

pautas de actuación para el sector turístico en materia de información y publicidad turística,

(21)

distintas instalaciones turísticas para ser accesibles a personas con movilidad reducida (OMT,

2014:24).

Cabe destacar que la XVI sesión de la Asamblea General de la OMT, en el año 2005,

derivó en el documento Hacia un Turismo Accesible para Todos, el cual es una versión revisada y actualizada del publicado por este organismo en 1991. El mismo explica los

requisitos de accesibilidad que debería tener cada elemento que forma el servicio turístico, a

saber:

A) Entornos urbanísticos y arquitectónicos: zonas de estacionamiento, comunicación,

señalización, desplazamiento horizontal (corredores y pasillos deberán estar libres de

obstáculos físicos y visuales), desplazamiento vertical (disponer de ascensores y

rampas), servicios higienicos publicos y precios (los costos de los servicios e

instalaciones accesibles deberán estar incluidos en los presupuestos de mantenimiento

o realización de obras, y no supondrán un incremento en las tarifas para el cliente).

B) Medios de Transporte, estaciones, terminales de pasajeros, instalaciones afines y

carreteras principales: deberán diseñarse de modo que permitan el transporte seguro,

cómodo y equitativo, permitiendo el fácil acceso para todos.

C) Alojamiento (instalaciones plenamente accesibles), establecimiento de servicios de

comidas (infraestructura adaptada a necesidades especiales y configuración de menús

que contemplen opciones adicionales para personas con intolerancias alimentarias y

con caracteres de fácil lectura) e instalaciones para congresos (equipamientos acordes

para propiciar el pleno disfrute de todos los espectadores).

D) Actividades culturales (museos, teatros, cines y otros): se deberán adoptar todas las

medidas pertinentes para garantizar que las personas con discapacidad tengan acceso a

(22)

material y actividades culturales en formatos accesibles, como así también participar,

desarrollar y utilizar su potencial creativo, artístico e intelectual.

E) Otras actividades y eventos turísticos (excursiones, deportes, zonas verdes y entornos

naturales, y playas): se deberá disponer de instalaciones adecuadas, itinerarios

accesibles, elementos supletorios para el pleno desarrollo de cualquier actividad y

contar con la asistencia de un equipo de profesionales de apoyo.

Como se ha podido observar, a través del tiempo se han llevado a cabo diversos eventos

y actividades a nivel internacional en relación a esta temática. Tal es así, que durante los

festejos por el Día Internacional del Turismo en el año 2016 (cada 27 de septiembre), la OMT

colocó en la agenda pública al Turismo Accesible, bajo el lema “Promover la Accesibilidad

Universal”, a fin de reconocer la necesidad de la accesibilidad en turismo y dar lugar a todos

los usuarios en los destinos turísticos.

Esta acción de la OMT se vincula con la celebración de los 10 años del surgimiento de

la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, realizada el 13 de diciembre de 2006 en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Particularmente, los

artículos 9 y 30 establecen que los Estados Partes deben velar no solo para que los servicios

tanto de información, de transporte y de infraestructura en general sean diseñados y erigidos

para ser utilizados y disfrutados por personas con discapacidad, sino que también deben velar

por la participación de éstos en actividades de tipo culturales, recreativas, de esparcimiento,

deportivas, etc. Por tanto, los Estados Parte deben tomar todas las medidas pertinentes para

(23)

En el año 2012, se firmó un acuerdo de colaboración tripartito entre la OMT,

Fundación ONCE para la cooperación e inclusión social de las personas con discapacidad y la

Red Europea de Turismo Accesible (ENAT). El primer resultado de este acuerdo llega con la

actualización de la resolución de la OMT del año 2005, creando un breve documento de

recomendaciones generales sobre el Turismo Accesible, aprobado por la Asamblea General

en agosto de 2013.

Actualmente, la OMT, junto a Fundación ONCE de España y a la Asociación

Española de Normalización, ha impulsado el desarrollo de una norma internacional de

estandarización sobre Turismo Accesible. Dicha norma ISO, será publicada en el año 2019

bajo la nomenclatura 21902 Turismo y servicios relacionados. Turismo accesible para todos e incluirá criterios técnicos de diseño universal, recomendaciones y requisitos que ya existen

en la actualidad sobre el Turismo Accesible, brindando cierta garantía para el segmento, ya

que está previsto que la nueva norma ofrezca directrices claras para la planificación del

turismo y la gestión integral del destino turístico. Es un avance importante para generar un

compromiso aún mayor en los destinos turísticos que deseen mejorar la calidad de sus

servicios, pero también será una ventaja competitiva para aquellas empresas que apliquen la

norma.

2.3.2. Turismo accesible en el ámbito nacional

La República Argentina ha trazado una línea de acción paralela a la política

internacional en lo referente al Turismo Accesible. En primera instancia, se debe considerar

la Constitución Nacional (1994), la cual en su Art. 75 Inc. 23, expresa que “corresponde al

Congreso: legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de

las oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta

(24)

Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en

particular, respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad”.

De esta manera, el inicio de un largo camino se refleja en la sanción en 1981 de la Ley

Nacional N 22.431 donde se crea e l Sistema de protección integral de los discapacitados . En resumen, esta Ley introduce los conceptos de accesibilidad al medio físico y supresión de

barreras urbanísticas, arquitectónicas y en el transporte, estableciendo:

Un sistema de protección integral de las personas discapacitadas,

tendiente a asegurar a éstas su atención médica, su educación y su seguridad

social, así como a concederles las franquicias y estímulos que permitan en lo

posible neutralizar la desventaja que la discapacidad les provoca y les den

oportunidad, mediante su esfuerzo, de desempeñar en la comunidad un rol

equivalente al que ejercen las personas normales. (Art. 1)

Dicha Ley fue reglamentada por el Decreto 762/97, a partir del cual se crea el Sistema

Único de Prestaciones Básicas para Personas con Discapacidad. Sin embargo, en Marzo de

1994 se sanciona la Ley 24.314 sobre Accesibilidad de personas con movilidad reducida al medio físico, modificando los artículos 20, 21 y 22 de la anteriormente citada Ley 22.431. De

esta forma, el Art. 20 pone el acento en las barreras urbanísticas, es decir, en los obstáculos

que presenta una ciudad en caminos peatonales, circulaciones vehiculares, mobiliario urbano

e infraestructura (señalización, iluminación). A su vez, el Art. 21 se refiere a la eliminación

de barreras arquitectónicas, que son los obstáculos que presentan los edificios públicos y

privados para la accesibilidad, el uso y el desplazamiento. Finalmente, el Art. 22 trata la

(25)

En septiembre de 2002 se sanciona y promulga de hecho la Ley Nacional de Turismo

Accesible, bajo la nomenclatura 25.643. La misma establece que las prestaciones de servicios

turísticos deben adecuarse a los criterios universales de la Ley N° 24.314 y el Decreto Nº

914/97. Dicha ley define al turismo accesible como:

El complejo de actividades originadas durante el tiempo libre,

orientado al turismo y la recreación, que posibilitan la plena integración desde

la óptica funcional y psicológica de las personas con movilidad y/o

comunicación reducidas, obteniendo durante las mismas la satisfacción

individual y social del visitante y una mejor calidad de vida. (Art.1)

De esta manera, como hemos visto detallado por ambas leyes, se pretende adaptar la

oferta para permitir “ser turista” al máximo número de personas posible, más allá de

cualquier circunstancia personal que afecte a su capacidad de comunicación o de movilidad.

Si se consigue la inclusión de este sector de la población, se estaría cumpliendo con uno de

los principales derechos que el Estado debe contemplar para la obtención de mejoras en la

calidad de vida de dicho grupo poblacional (Secretaría de Turismo de la Nación, 2008).

Por otra parte, la Ley N° 25.643 define como personas con movilidad reducida a: Personas con discapacidad y/o que padecen alteraciones funcionales

por circunstancias transitorias (el embarazo, cargar bultos pesados, llevar

niños en los brazos o en coches de bebe), cronológicas (los ancianos y los

niños menores de nueve años) y/o antropométricas (la obesidad, el enanismo,

el gigantismo). (Art. 2)

Posteriorme, se sanciona la Ley Nacional de Turismo N° 25.997/05, la cual contiene como uno de sus principios rectores el “propender a la eliminación de las barreras que

(26)

impidan el uso y disfrute de la actividad turística por todos los sectores de la sociedad,

incentivando la equiparación de oportunidades”. La mencionada Ley también hace referencia

al Plan Federal Estratégico, el cual da muestra de la voluntad de cambio, exponiendo entre

sus fundamentos la accesibilidad, sumado al desarrollo sustentable, la calidad, la

competitividad y al desarrollo social, económico y cultural.

El 2008 representa para la Argentina un año de importantes avances en materia de

discapacidad, siendo uno de estos grandes acontecimientos la promulgación de la Ley Nacional N° 26.378, bajo la cual la República adhiere a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su protocolo facultativo, aprobados por la Asamblea General

de las Naciones Unidas en 2006. En conformidad con dicha ley, se promulga en diciembre de

2014 la Ley Nacional N° 27.044, la cual le otorga jerarquía constitucional a dicha Convención.

Por su parte, la Secretaria de Turismo de la Nación, redactó las Directrices de accesibilidad en alojamientos turísticos (2008) y las Directrices de accesibilidad en servicios turísticos (2010). Bajo estas directrices, la Nación puso en marcha el programa de Turismo

Accesible, a través del cual se plantean acciones concretas con el propósito de que las

personas con discapacidad puedan acceder a alojamientos turísticos que tengan adecuados

estándares de calidad, considerando el confort, el bienestar, la seguridad y la accesibilidad.

En este sentido, cabe destacar la Ley Nacional N° 26.858 sobre Derecho de Acceso, Deambulación y Permanencia , sancionada en Mayo de 2013, la cual tiene como principal beneficiario a toda persona con discapacidad, acompañada por un perro guía o de asistencia.

(27)

En esta dirección, se puede mencionar la creación en 2010 de la Red de Turismo

Accesible (RTA), fundada por Alejandro López y Rodrigo Arias, la cual es un espacio

comprometido con el crecimiento y desarrollo del Turismo Accesible en el país y a la

difusión de lugares accesibles mediante sus estrategias de comunicación 2.0. Su accionar se

centra en recopilar y difundir información legítima y calificada sobre el turismo accesible en

Argentina a través de diversas plataformas online. La RTA tiene entre sus principales

objetivos el de “formar, especializar y promocionar a profesionales en el ámbito del turismo

para el desarrollo pleno de un Turismo Accesible para todos” (López, 2017:223). A fin de

cumplir con tal objetivo, la RTA inauguró el primer Centro de Formación Profesional sobre

Turismo Accesible en forma online a través de su campus virtual.

En los últimos años han surgido numerosas iniciativas, tanto desde el ámbito público

como privado y/o académico, relacionadas directamente con el Turismo Accesible.

Especialmente en la Provincia de Buenos Aires, un ejemplo de ello es el Manual de Accesibilidad Turística, elaborado por la Dirección Provincial de Turismo Social y Comunitario de la Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires (2011), con el fin

de establecer los parámetros generales de accesibilidad arquitectónica, comunicacional,

iluminación, señalización, protección, evacuación y capacitación de los alojamientos y

restaurantes. Por otra parte, en el mismo año, en la ciudad de Mar del Plata la EMTur

presentó su página accesible junto con una Audioguía Turística para ciegos y disminuidos

visuales. En el ámbito privado, el Bioparque Temaikén, declaró el mes de octubre de 2011

como “Mes de la Inclusión para las personas con discapacidad”, a modo de crear conciencia

colectiva sobre dicha temática, y lo celebra año a año.

(28)

Por otra parte, en el plano provincial, cabe mencionar como antecedente la Ley N

10.592 sancionada en Diciembre de 1987, la cual crea un Régimen jurídico básico e integral

para las personas discapacitadas. La mencionada Ley define en su Artículo 2 el concepto de

discapacidad como “toda restricción o ausencia -debida a una deficiencia- de la capacidad de

realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para el ser

humano”.

Por último, tal como plantea López (2017) en su libro Turismo Accesible, todas las acciones deben apuntar hacia un mismo sentido: el de brindar espacios, entornos, productos y

servicios accesibles para que todas las personas, sin importar su condición, puedan utilizarlos

en igualdad de condiciones, en un marco de seguridad, comodidad, igualdad y autonomía, a

fin de “lograr la plena integración física, social y funcional de las personas con discapacidad

y aquellas con movilidad reducida, con la misma calidad de prestación de servicios que el

resto de los turistas” (p. 22).

2.3.3. Turismo accesible en el ámbito local: Tandil

En lo que respecta al plano local, en el año 2009, en la ciudad de Tandil se conformó la

“Mesa de trabajo por un Tandil Accesible”, integrada por el Consejo Consultivo y Asesor de

Discapacidad, el Área de Integración de la Municipalidad, Inspección General, Tránsito,

Concejo Deliberante, Consejo Escolar y Cámara Empresaria. Dicha mesa se constituyó por

un convenio firmado por el Municipio y la Comisión Nacional Asesora para la Integración de

las Personas con Discapacidad (CONADIS - actualmente Agencia Nacional de Discapacidad

desde el año 2017) y se aboca a tareas relacionadas a la accesibilidad, para garantizar el

(29)

Enmarcadas en las directrices de accesibilidad, en mayo de 2011, se llevaron a cabo dos

jornadas de Turismo Accesible dictadas por la Dirección de Turismo Social y Comunitario de

la Secretaría de Turismo de la provincia de Buenos Aires, conjuntamente con el entonces

Ministerio de Turismo de la Nación y el Servicio Nacional de Rehabilitación, con el objetivo

de sensibilizar a los establecimientos turísticos sobre ciertos aspectos, a fin de mejorar la

calidad de los servicios y satisfacer las necesidades del usuario.

Fue gracias a ellos que en septiembre de ese año funcionarios provinciales y nacionales

se reunieron, junto a empresarios de la ciudad de Tandil, para trabajar en los programas de

accesibilidad a personas con discapacidad del Plan Estratégico de Turismo Local. Este

encuentro formó parte de la primera etapa de un programa de siete meses de duración, para la

“implementación de las directrices de accesibilidad en alojamientos turísticos con taller de

capacitación” destinada a los prestadores turísticos, comprendiendo el plazo para hacer

reformas y conseguir la distinción nacional otorgada por la Dirección Nacional de Gestión de

Calidad Turística dependiente del entonces Ministerio de Turismo.

Finalmente, en el año 2014, como resultado de las tareas realizadas por la “Mesa de

trabajo por un Tandil accesible” se sancionó la Ordenanza Municipal N°13.633, estableciendo el marco regulatorio para el uso y ocupación de la vía pública.

Se pone de manifiesto que para el desarrollo del Turismo Accesible, es necesario contar

con servicios y productos vinculados al transporte, la hotelería, la gastronomía, el entorno

urbano y natural, sin dejar de lado la preparación y profesionalización de los recursos

humanos (López, 2017). En este sentido, podemos destacar la situación de la ciudad de

Tandil respecto del gran número de establecimientos que cuentan con el aval de la

Asociación Celíaca Argentina para brindar alimentos aptos para el consumo de personas con

dicha intolerancia alimenticia -si bien la celiaquía no se considera una discapacidad, se toma

(30)

el antecedente como una iniciativa sensible e inclusiva por parte del sector turístico. Diversas

fuentes afirman que se ha logrado una ciudad apta para celíacos, no solo en sus restaurantes

sino también en productos regionales, dietéticas y otro tipo de prestaciones, con una elevada

calidad de atención y de productos . Entre las opciones actualmente disponibles se encuentran 3 6 hoteles habilitados, de los cuales 4 pertenecen a nuestro universo de estudio.

(31)
(32)

2.4. Capacitación de los recursos humanos

El personal de los servicios turísticos desempeña un papel importante en la reducción

de las posibles deficiencias de acceso o la solución de las dificultades imprevistas, y su

formación en la conciencia de la discapacidad y la atención al cliente puede minimizar las

barreras que encuentran las personas con discapacidad.

De esta manera, se considera necesario definir el término recursos humanos, los cuales Barquero Corrales (2005) define como el conjunto de trabajadores o empleados que forman

parte de una empresa o institución y que se caracterizan por desempeñar una variada lista de

tareas específicas en cada sector. Estos son, según las teorías de administración de empresas,

una de las fuentes de riqueza más importantes, debido a que son los responsables de la

ejecución y desarrollo de todas las tareas y actividades que se necesitan para el buen

funcionamiento de la organización.

En base a lo anteriormente expuesto, Gelaf (2013) se refiere al concepto de capacitar como la acción por la cual la empresa u organización ofrece a los empleados la posibilidad de

ampliar su competencia, en favor de los intereses de ambos. De esta manera, se define a la

capacitación como el medio que permite mejorar la eficiencia del trabajo de la organización, convirtiendo el esfuerzo humano en tareas de alta calidad y trascendencia. Además,

proporciona a los empleados la oportunidad de adquirir actitudes, conocimientos y

habilidades que aumentan su competencia, comprensión de la misión y funciones de la

organización.

Por último, personal hotelero según Menna (2012) es aquel que tiene las funciones principales de brindar información específica y atender las necesidades de los huéspedes

(33)

los servicios correspondientes a su función dentro del hotel, sea recepcionista, personal de

limpieza, camarero, entre otros.

Y porguías de turismo se entiende a “toda persona que se encuentra capacitada para informar, asistir, orientar al visitante en lo concerniente al patrimonio socio-económico,

cultural, folklórico, histórico, geográfico y turístico del distrito y la región y se encuentre

incluido en el registro municipal” (Ordenanza Nº 8713/02 de la ciudad de Tandil, Art.2).

Los recursos humanos deberían estar preparados para conocer, entender y tratar las

necesidades que planteen los clientes con discapacidad, ya que de nada sirve invertir en

accesibilidad física y que el servicio brindado sea deficiente por la falta de capacitación del

personal (López, 2017).

No debemos olvidar que el capital humano en turismo forma parte del producto y

experiencia turística final, por lo cual es importante considerar ciertos aspectos de

colaboración por parte de los destinos. En el ámbito público, el Estado es responsable de

“brindar talleres y capacitaciones sobre Diseño Universal y atención a la demanda del

Turismo Accesible, a los prestadores turísticos y a la comunidad en general”. Por su parte, el

sector privado debe “formar a sus empleados con una mirada profesional sobre la

accesibilidad, no discriminar a sus clientes y potenciales clientes y brindar información

calificada y fidedigna sobre la accesibilidad” (López, 2017:71).

Según lo expresado en la Convención de las Naciones Unidas del año 2006 -y ratificada

por Argentina en el año 2008-, el personal debería recibir una formación adecuada respecto a

los derechos de las personas con discapacidad, a fin de prestar mejor asistencia, supervisar y

prestar los servicios necesarios. Además, debería estar formado para tratarlas con cortesía,

(34)

amabilidad y eficacia, ofrecer información completa sobre los servicios e instalaciones de que

disponen y facilitarles el acceso a los servicios.

Si se tiene en cuenta que las acciones del turismo deben enmarcarse tanto en el

desarrollo sostenible, como en acciones que prevean la integración de personas con

discapacidad, es necesario incorporar esta temática entre las prioridades para la formulación

de políticas turísticas con el fin de asegurar el mejoramiento de las condiciones de vida de

este sector de la población. Sin embargo, ello no será posible si no se contempla la

importancia y la influencia de los recursos humanos en el sector, teniendo en cuenta

principalmente la capacitación recibida para el trato con este creciente segmento de la

demanda. Es por ello que los resultados de esta tesis podrán ser tenidos en cuenta para futuras

propuestas que se lleven a cabo en el municipio de Tandil en lo referente a accesibilidad, y

servirá de insumo para evaluar la situación actual de los trabajadores hoteleros y guías de

(35)

CAPÍTULO II

Diagnóstico del Partido de

Tandil

(36)

3.1. Caracterización del Partido de Tandil

La ciudad de Tandil fue fundada el 4 de abril de 1823 por el entonces Gobernador de

la Provincia de Buenos Aires, Brigadier General Martín Rodríguez. Es cabecera del Partido

homónimo, el cual presenta una superficie total de 4.935 km2 y está situado en el área

sudeste de la provincia de Buenos Aires, a los 37°19'00 de latitud Sur y 59°08'60 de longitud

Oeste. Limita al Norte con los partidos de Rauch y Azul; por el Este, con Ayacucho y

Balcarce; al Sur con Lobería, Necochea y Benito Juárez; y por el Oeste con Azul y Benito

Juárez.

Imagen N° 1 - Ubicación del Partido de Tandil en la Provincia de Buenos Aires.

(37)

La zona urbana de la ciudad se encuentra emplazada entre el área denominada

“poligonal”, la cual queda delimitada por la intersección de la Ruta Nacional 226, la Ruta

Provincial 74 y la Ruta Provincial 30, a través de la cual se conecta con su principal centro

emisor de turistas, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Imagen N° 2 - Imagen satelital del área de la ciudad de Tandil delimitada por la “poligonal”.

Fuente: Google Maps. Año 2018

Su ubicación se presenta en la Pampa Húmeda y, más precisamente, en el sistema

serrano de Tandilia , que lo atraviesa a manera de columna vertebral en sentido NO-SE. Este 4 sistema se caracteriza por un conjunto de serranías bajas y con formas romas de

4La formación geológica de este macizo tuvo lugar hace aproximadamente 2.500 millones de años. Posee una longitud de unos 300 km. de largo –desde Olavarría hasta Mar del Plata, donde concluyen en el Cabo Corrientes y terminan dentro de la plataforma marítima–. Su ancho va variando a lo largo de su extensión, y sus afloramientos rocosos van marcando los distintos valles interserranos. Son el afloramiento precámbrico más austral del continente americano y son las sierras más antiguas de la República Argentina.

(38)

terminaciones obtusas en el Centro y Norte del Partido, mientras que van tomando formas

tabulares a medida que se acercan al Oeste y Sur. Los cerros más altos de todo el Partido son

los denominados Las Ánimas y La Blanca, alcanzando este último los 502 mts. de altura.

En relación a la hidrografía, numerosos arroyos de distinto caudal surcan el partido,

tales como el Blanco y Del Fuerte que cruzan la ciudad. Las lagunas son escasas y de poca

consideración, destacándose el lago producido por el dique regulador sobre el arroyo Del

Fuerte.

El clima se clasifica como subhúmedo serrano, debido al ambiente geomorfológico

dominante en la zona. Esto conduce a un leve aumento de las precipitaciones en los faldeos

orientales de las sierras, y al incremento de las heladas producidas durante el invierno. La

temperatura promedio anual es de 14°C, y se presentan máximas promedio de 20°C (con

mayores registros en Enero) y mínimas promedio cercanas a los 8°C (los meses más fríos son

Junio, Julio y Agosto). Las precipitaciones medias anuales rondan los 800 mm., aunque se

vuelven un poco más intensas durante el verano. Al presentar bajas elevaciones, aumenta la

frecuencia con que se presentan las nieblas, debido al rápido enfriamiento de las rocas.

3.2. Avance turístico del Partido en el contexto histórico

En el plano histórico, la llegada del ferrocarril, en 1883, representó un gran impacto

para la ciudad de Tandil. Por un lado, le permitía estar conectada a mayor velocidad y

frecuencia con otros poblados y centros urbanos. Por el otro, se aceleraba no sólo la

colocación de los productos agrarios locales en mercados más amplios, sino también la

llegada de contingentes migratorios que iban a dar, en poco tiempo, un nuevo perfil a la

(39)

Asimismo, la expansión del tendido ferroviario a diferentes puntos del país, dio lugar

a la construcción de hoteles, lo que impulsó el desarrollo de nuevos centros turísticos. Esto,

sumado a la belleza natural y a las características de ciudad intermedia que Tandil presenta, 5

la misma se ha convertido en un destino turístico por excelencia, con una dinámica propia

que le otorga preponderancia en el centro de la Provincia de Buenos Aires.

De esta forma, con una arraigada tradición en la explotación de la piedra, —la cual

actualmente está siendo cuestionada por organizaciones ecologistas locales en contra del

deterioro del paisaje serrano original — sumada a la agro-ganadera y a la actividad industrial6 en diversas ramas (principalmente la metalúrgica), la ciudad se ha ido posicionando en el

mercado nacional e internacional, y mantiene vivas sus producciones más allá de los vaivenes

de la economía.

Alrededor de la década del ´90 se ubica el surgimiento del turismo alternativo en la

escena mundial, que tiene como principal característica la revalorización del ambiente y la

sociedad (Wallingre, 2004). Así, Tandil se fue adaptando a los cambios en las preferencias de

la demanda, innovando en un abanico de productos y servicios, apoyados principalmente en

las sierras, en tanto sustento de recursos naturales, y en la ciudad, en tanto sustento de

recursos culturales. Al presente, el área de uso turístico del partido se inscribe en el centro

urbano y su entorno inmediato. Si bien se identifican algunas iniciativas de uso turístico

recreativo en el área rural, éstas no llegan a constituir una oferta en la actualidad, por lo que

se considera área de uso potencial.

En relación al sector terciario, el crecimiento del turismo —especialmente en el

periodo invernal de vacaciones y a la celebración de la Semana Santa, donde se desarrolla la

5 Llop Torné,J. M. (1999). Ciudades intermedias y urbanización mundial. UNESCO, UIA, Ministerio de Asuntos Exteriores. 6La Ley Provincial N° 14.126 declara

Paisaje Protegido de Interés Provincial ​al área del Partido de Tandil denominada “la poligonal”, conformada por la intersección de las actuales Rutas Nacional N° 226 y Provinciales N° 74 y N° 30, determinada en el Plan de Desarrollo Territorial de Tandil, por Ordenanza N° 9.865 (Art. 1)

(40)

liturgia alusiva a tal fecha— ha provocado el incremento de la oferta en la planta turística, es

decir, se han asentado múltiples complejos de cabañas y alojamientos hoteleros, se han

desarrollado actividades recreativas y de aventura, además de un gran número de comercios

relacionados a la restauración y a la producción/venta de productos regionales.

Reflejo de la relevancia alcanzada por el turismo en Tandil, en 1934 se crea la

Dirección Municipal de Turismo. Es a partir de este hecho que el desarrollo de este sector fue

modificando su posicionamiento dentro de la estructura administrativa municipal. En el año

2001, se produjo el traspaso de Secretaría de Cultura, Turismo y Deporte al de Dirección de

Turismo. Desde la asunción del gobierno del Dr. Miguel Angel Lunghi en 2003, que

permanece hasta la actualidad, el área de turismo fue reubicada en la Secretaría de Desarrollo

Local, “identificando al turismo como un sector de relevancia para el desarrollo económico y

social del Partido” (Blas, 2017:37).

En relación a la conformación de la demanda y, según datos recabados mensualmente

por la Dirección de Turismo, prevalecen los grupos familiares o de amigos y parejas, los

cuales promedian una estancia de 2 o 3 noches, limitándose fundamentalmente a los fines de

semana o fines de semana largos. Se observa que el principal centro emisor de visitantes lo

constituyen Capital Federal y Gran Buenos Aires, escoltados por las ciudades de Mar del

Plata y La Plata. Dichos pernoctantes son atraídos principalmente por las características

geográficas y el contacto con la naturaleza. Otros factores influyentes en la elección del

destino son la ubicación estratégica de la ciudad y la cercanía con la Capital Federal; la

percepción de ser una ciudad segura, ordenada y limpia; y la amplia propuesta de paseos

(41)

En cuanto al alojamiento en la ciudad de Tandil, si bien se ofrece variedad de

establecimientos hoteleros de diversa categoría, en el destino prevalece el alojamiento

parahotelero, representado mayoritariamente en complejos de cabañas. Según la Encuesta

Nacional de Ocupación Hotelera 2017, la ciudad contaba con 99 establecimientos habilitados

al mes de diciembre de dicho año, de los cuales 26 correspondían a la oferta hotelera y los 73

restantes a la oferta parahotelera . Entre ambas categorías promediaron las 124.704 plazas 7

disponibles por mes , siendo el 41,29% el representante de las plazas disponibles en los8 establecimientos hoteleros (INDEC, 2018).

Por su parte, los guías matriculados por el Municipio para desarrollar sus actividades

en el partido superan las 40 personas, aunque no todas ellas se encuentran agrupadas en la

Asociación de Guías de Tandil dado que sólo 32 de ellos pertenecían a dicha asociación al 28

de febrero de 2018. Los guías pueden desempeñar sus tareas en base a diferentes servicios los

cuales se ven categorizados por la Dirección de Turismo de la ciudad en actividades aéreas,

de cuerdas, deportivas, cabalgatas, canotaje, circuitos guiados, cuatriciclos, mountain bike/

cicloturismo y trekking serrano. Es importante destacar que los guías cuentan con más de una

de las actividades anteriormente mencionadas asociadas a su nombre personal y/o empresa

conformada.

7 Los establecimientos hoteleros son aquellos categorizados como hoteles 1, 2, 3, 4 y 5 estrellas y apart-hoteles. Los establecimientos para-hoteleros incluyen: hoteles sindicales, albergues, cabañas, bungalows, hospedajes, bed & breakfast, hosterías, residenciales, etc. (INDEC, 2018)

8Las plazas disponibles son el número total de camas fijas y supletoria, contabilizando una cama matrimonial como 2 plazas, multiplicadas por la cantidad de días que se encontraban abiertos los establecimientos durante cada mes (INDEC, 2018).

(42)

CAPÍTULO III

(43)

4.1. Análisis de las encuestas: empleados en alojamientos hoteleros

Se realizaron 30 encuestas durante un período de 10 días desde el jueves 1 al sábado

10 de febrero del año 2018, en los 13 hoteles habilitados y categorizados entre 1 y 4 estrellas

superior, al día 1 de febrero del mismo año, por la Dirección de Turismo de Tandil . Cabe 9

destacar que el número final de encuestados fue determinado según la predisposición, el

tiempo y la cantidad de personal disponible, como así también la carga laboral del

establecimiento al momento de realizar la visita. Es importante mencionar que, algunos

establecimientos fueron visitados en reiteradas ocasiones y en diversos horarios aún así, no

siendo posible conseguir un mayor número de encuestados.

De esta manera, el primer resultado arrojado de las 30 encuestas realizadas es que

predomina el personal de sexo femenino trabajando en las instalaciones de los hoteles,

representando un 60% del total, por sobre el masculino.

Gráfico N° 1: Sexo

Fuente: Elaboración propia.

9 Ver Anexo. Cuadro nro. 2

(44)

Por otra parte, cuando fueron consultados por el rango etario en el cual se

encontraban, se pudo determinar que el 43,3% (13 encuestados) se ubica entre los 36 y 45

años, seguidos por el 30% entre los 26 y 35 años de edad, el 23,3% con más de 46 años y por

último el 3,3% ubicado en la franja de los 18 a los 25 años. Esto da cuenta del bajo nivel de

empleo joven en el sector, lo cual se relaciona al gran porcentaje de empleados de

continuidad prolongada en el área, como se verá más adelante.

Gráfico N° 2: Edad

Fuente: Elaboración propia.

En relación al máximo nivel de estudio alcanzado por los encuestados, se observa el

faltante de una categoría de respuesta al momento de realizar las encuestas, siendo la primera

opción “secundario incompleto”, dado que se perdieron dos resultados producto de que su

máximo nivel de estudio alcanzado fuese el primario. De los 28 empleados restantes, un

23,3% de ellos cuenta con nivel secundario completo, seguido por un 20% con terciario

incompleto e igual número de trabajadores con nivel universitario incompleto. De los seis

encuestados que respondieron contar con nivel terciario o universitario completo (20% del

Figure

Actualización...