La encrucijada del desarrollo colombiano

12 

Texto completo

(1)LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO Esperanza Gómez Hernández*. RESUMEN Más de medio siglo en que Colombia transita por la ruta del Desarrollo, como una búsqueda incesante, caracterizada inicialmente por el predominio del crecimiento económico, perspectiva que hizo crisis y dio cabida a nuevos discursos desde lo social, humano, sostenible y endógeno. Nos encontramos ante una encrucijada en la que la estrategia del Crecimiento Económico hacia Adentro y hacia Afuera sigue vigente, la búsqueda del principio unificador en el desarrollo continúa y el déficit en el cumplimiento de las metas de éste persiste. La encrucijada frente al Desarrollo en Colombia consiste, en que más, que un asunto de indecisión frente a múltiples caminos, lo que se percibe es un alto margen de incertidumbre, toda vez que los diversos esfuerzos, se muestran insuficientes y con cada discurso del Desarrollo se abre un nuevo camino, sin que ello signifique un punto de llegada o de encuentro, frente al embate de las realidades económicas, culturales, políticas y sociales que vivimos en nuestro país. El propósito de este artículo, más que enfatizar en los efectos del Desarrollo o quizá puntualizar en algún modelo específico, será, presentar algunas constantes en este devenir del Desarrollo Colombiano y a partir de allí, generar algunas inquietudes acerca del por qué persistimos en la búsqueda del Desarrollo y cómo para el Trabajo Social se hace necesario repensar los lugares de la profesión en estos procesos. Los dejo entonces con la Encrucijada del Desarrollo Colombiano, con una idea esperanzadora de que desde adentro, es decir, desde los procesos de desarrollo en que estamos, podemos encontrar otros referentes que nos permitan representarnos en forma diferente a la condición geopolítica de subdesarrollados.. Palabras claves: desarrollo, crecimiento, desarrollo alternativo, trabajo social.. Trabajadora Social Universidad de Antioquia, Especialista en Gerencia de Desarrollo Social Universidad EAFIT, Magíster en Investigación, Gestión y Desarrollo Local, Universidad Complutense, Doctorante en Educación: Línea Estudios Interculturales, Universidad de Antioquia. Docente/Investigadora vinculada, Departamento de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia. Correo electrónico: rubyesperanza@gmail.com *. 83.

(2) ABSTRACT After more than half a century, Colombia has been going through the road towards development, an unceasing search initially characterized by the predominance of economic growth, perspective that has caused many crises and generated new discourses about social, humane, sustainable and endogenous affairs; we are facing a crossroad in which the strategy of outside and inside in the economic growth is still in force, the search for the unified principle in development continues, and the deficit in the pursuit of development goals persists. And the crossroads as opposed to the Development in Colombia consist, which more, than a subject of indecision in front of multiple ways, the perception is that of a high level margin of uncertainties, given that every different effort seems inefficient, and with every discourse of development a new way is open, not meaning an arriving or agreeable point, but never getting to a common arriving point, about the pounding economical, cultural, political and social realities of our country. The purpose of this article, more than emphasizing on the effects of Development or perhaps giving account of any specific model, will be to present some constant in this evolving Colombian development and from this point, to generate some inquiries about why we persist in pursuing development and how as for the Social Work it becomes necessary to rethink the places of the profession in these processes. Here you have the Crossroads of Development in Colombia, whit a hopeful idea of which from inside, meaning, from the development process taking place in our country, we could find other referents that allow us to be presented in a different way to that geopolitical condition of underdeveloped.. Key words: develop, growth, alternative development, work social.. 1. MOMENTOS HISTÓRICOS EN EL DESARROLLO COLOMBIANO. E. n la literatura del Desarrollo, pareciera existir un cierto consenso cuando se menciona que éste, se instituyó como Paradigma mundial a partir de la posguerra (1945) bajo el liderazgo de los Estados Unidos y que para América Latina, Asia y África, les correspondió el lugar de continentes “subdesarrollados”, debido a su situación de pobreza y a sus condiciones de atraso científico, tecnológico y social, lo cual significaba un gran freno no sólo para sus propios países, sino que se constituía igualmente, en una amenaza para los países considerados desarrollados como Europa Occidental, por cuanto su preocupación era como reconstruirse, luego de la guerra, y para Estados Unidos, que ya potencia económica, su interés estaba en como contrarrestar el avance del comunismo soviético. Colombia que hasta la década de los años 30 del siglo XX, era un país predominantemente rural en su distribución sociogeográfica, con una economía basada en la producción agrícola y en la exportación de materias primas, escasos centros urbanos y una organización social basada en la jerarquía que genera la alternancia en el poder, de los militares, la iglesia y los partidos liberal y conservador, fue ajena en su mayoría, según (Corredor, Consuelo, 1992), a todo el proceso anterior de independencia y formación de la república, del Estado- nación, que se operaban desde 84. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(3) el siglo XIX y comienzos del XX, debido a que sus referentes no iban más allá del entorno inmediato en el cual las autoridades civiles y la iglesia, eran las que otorgaban un sentido de pertenencia, de solidaridad y de cohesión entre las comunidades. El Discurso del Desarrollo que emergió en la posguerra, implicó para Colombia, adentrarse en la ruta de la modernización social mediante el cambio del Crecimiento Económico hacia Adentro CDD por el que se traía de crecimiento económico hacia fuera CDA, el cual consistía en depender de estímulos provenientes del comercio exterior, cifrar los niveles de ocupación y de ingreso a partir de la elasticidad en la demanda y de los precios de los productos primarios de exportación en el exterior, tales como (Uricoechea, Fernando, 1986): ganado, especies marinas, cueros, quesos, huevos, flores, hongos comestibles, bananos, café sin tostar, caña de azúcar, panela, miel y minerales, elevar el ingreso del sector exportador y permitir que emergiese un sistema de comunicaciones y una red de centros urbanos, en cuyo seno de daría una diferenciación en el nivel de ingreso que los distanciaría de los grupos periféricos y rurales. La nueva estrategia de CDD significó una modificación de la estructura de importaciones, cuyo incentivo estaba en la necesidad de sustituir, bienes de capital, generar una industria propia y superar las dificultades del comercio exterior, así como contar con un mercado interno suficiente, que permitiese alterar la balanza de precios, la rigidez de los mercados externos etc. Tal modernización implicaba, no sólo la transformación de las estructuras económicas, sino que requería de tres estrategias básicas: elevar el alfabetismo, la escolaridad media y la urbanización para superar el atraso, contando con el apoyo de Estados Unidos, y el beneplácito de los gobernantes como lo expresaba en 1950 el presidente Laureano Gómez Castro quien decía sentía “admiración y reconocimiento por el heroico esfuerzo que {hacia} para salvar la civilización...todos estamos convencidos de que pertenecemos a una nación en atraso considerable en muchos aspectos de la organización civil y económica” (Restrepo, Juan Carlos, 2004:33). Aunque para el país el CDD no había logrado las expectativas previstas, puesto que se presentaban amplias disparidades en lo económico, ya que hasta 1964, mientras el 1er lugar era para Atlántico con un valor agregado de $817.867 miles de pesos, Chocó ocupaba el último lugar, entre quince Departamentos, con un valor agregado de $1.289 miles de pesos. En modernización para este mismo año, mientras en alfabetismo Cundinamarca cubría un 80.59%, escolaridad media un 19.79% y Atlántico tenía un 76.79%, en urbanización, Chocó se ubicaba en el último lugar, con alfabetización del 40.72%, escolaridad media con un 3.69% y urbanización con 0.0% (Uricoechea, 1968: 83-97). El CDD se quiso fortalecer y continuar con la promulgación de la Carta de Punta del Este- Uruguay, que dio origen a la Alianza para el Progreso de América Latina, en el marco de la Operación Panamericana, con la cual Latinoamérica asumió su condición de subdesarrollada, tal como lo expresaba Hernando Agudelo Villa, Ministro de Hacienda de entonces, quien frente a los interrogantes acerca de la capacidad de este continente para asumir los nuevos retos, afirmaba: “nosotros quisiéramos responder afirmativa y categóricamente a tales interrogantes y expresar la voluntad de llevar a cabo los cambios institucionales necesarios, no LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO-ESPERANZA GÓMEZ HERNÁNDEZ. 85.

(4) porque ellos sean condición para recibir ayuda externa, sino porque entendamos que debemos hacerlo, con ayuda externa o sin ella, si queremos superar las etapas del subdesarrollo” (Consejo Interamericano Ministerial, 1961: 63). Luego del agotamiento rápido y fracaso del modelo de sustitución de importaciones, a partir de los años 70, se afianza nuevamente la agricultura comercial con destino a las exportaciones, se establecen medidas de choque a la insuficiencia alimentaria para la demanda interna, pretendiéndola subsanar con el pequeño y mediano campesino a través del Programa de Desarrollo Rural Integrado; se entierra la idea de reforma agraria con la ley 4 de 1973 y se continúa el afianzamiento de la urbanización mediante la generación de empleos en la construcción y la incipiente industria. En este mismo contexto se va desenvolviendo un nuevo modelo de desarrollo económico, cuya base es la economía global, abierta, transnacional que busca crear una serie de economías locales que permitan acceder a los mercados internacionales y a su vez abastecer el mercado interno, ya no con la perspectiva industrial, sino con la orientación hacia los servicios como fuente de ocupación laboral e ingresos, ante un auge imparable de urbanización, producto de la expulsión campesina por la crisis política, pero también de la necesidad de encontrar nuevas fuentes de materia prima exportable, como por ejemplo el Uranio y afianzar la agricultura netamente comercial de exportación. Esta crisis económica de los años 60 y 70, fue también social y política, expresada en marchas campesinas, protestas obreras, estudiantiles, así como el auge de movimientos sociales, lo que hizo que emergieran nuevos enfoques a nivel mundial del Desarrollo como Humano, Sostenible, Participativo y Endógeno. Así mismo la legitimidad que los Estados Unidos traía desde los años 40, fue cuestionada, razón por la cual, éste reacomoda su poder a través de los Organismos Internacionales quienes continuarán con las directrices para los países en vía de desarrollo y las sugerencias a los desarrollados. A partir de los 90 se afianza la estrategia de Libre Mercado, la cual continúa basando sus expectativas de crecimiento económico y desarrollo, en las exportaciones y en el mercado interno de servicios. Se produce igualmente la búsqueda de Alianzas con bloques económicos y de forma individualizada, como el Plan Colombia y el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, entre otros. El Desarrollo emerge como derecho, esto es, como demanda general, y necesidad incuestionable para atacar los problemas de pobreza, desigualdad, desplazamiento, desempleo y déficit de bienestar, contando para ello con el afianzamiento del Estado Social de Derecho que la nueva constitución consagra.. 2. CONSTANTES EN EL DESARROLLO COLOMBIANO 2.1 Crecimiento y Desarrollo hacia fuera y Hacia Adentro En el esbozo histórico anterior, la alternancia entre el Desarrollo como CDA y CDD, encuentro que no es tan alterna como parece, sino que lo que ha existido es una constante de pervivencia 86. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(5) temporal de los dos modelos económicos como una confluencia simultánea del Crecimiento y Desarrollo hacia afuera (CDA) y la de Desarrollo y Crecimiento hacia dentro (CDD); sostengo esto, porque esa delimitación que históricamente se ha hecho de ubicar hasta los años 30 como de CDA, luego hasta los años 70 CDD, y actualmente CDA, supondría una homogeneidad en el comportamiento económico de nuestro país, pero las dinámicas internas del país, las estructuras del poder económico y político, favoreciendo principalmente a una clase agrícola exportadora y burgués, la subordinación de todas aquellas formas de economía que no encajan en esta estructura de acumulación, me refiero a las economías populares, solidarias, comunitarias, relegadas a formas de sobreviviencia o de resistencia, el no contar con un modelo propio de desarrollo nacional; hace que Colombia sea vulnerable, frente a los avatares del mundo económico internacional, del comercio exterior, las Misiones de expertos, los Tratados y en general, a todo lo que significa el clima de crisis interna política y social en que se mantiene el país; generándose permanentes cambios y contradicciones que se expresan en sus planes de desarrollo, en el acontecer económico nacional y en la lucha incesante con los mercados, con los precios, la inflación, el empleo, el ingreso y la tributación entre otras. 2.2 El principio unificador del Desarrollo La segunda constante en el Desarrollo Colombiano, consiste en una búsqueda incesante del principio unificador del Desarrollo (Gustavo Esteva,1996), ligado al Desarrollo como Responsabilidad Social (Agudelo, Villa, Hernando, 1966), es decir, como asunto que se determina por las tendencias en el Desarrollo a nivel mundial, por las directrices de los Estados Unidos y las Organizaciones Internacionales como la Comisión Interamericana de Desarrollo (1940), El Banco de Reconstrucción y Fomento, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (1944), Organización de las Naciones Unidas (1945),la Comisión Económica y Social para América Latina (1948), la Organización de Estados Americanos (1948), entre otras, y es asumido en Colombia en los planes de desarrollo. Con cada nuevo informe, conferencia y comunicado, se observa que esta búsqueda incesante del Desarrollo, pareciera no encontrar la integralidad esperada. En los años 50 lo social se recogió en el Informe sobre la Situación Social Mundial en 1952 de las Naciones Unidas en donde “la expresión desarrollo social, fue lentamente introducida como contraparte del desarrollo económico y como un sustituto de la noción estática de la situación social” (Esteva, Gustavo, 1996: 60), en 1962, en la recomendación del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y se continuó con la Estrategia para el Desarrollo Internacional proclamado el 24 de octubre de 1970, recogidos a su vez en Colombia, en el Plan General de Desarrollo Económico y Social propuesto por la CEPAL (1962-1971), elaborado en 1961, durante el gobierno de Alberto Lleras Camargo ( 1958-1962). En 1974 el tema de las necesidades básicas como relacionadas con el cambio o mejora definitiva a que debe llevar su satisfacción; como echar raíces, tener algo en común con la comunidad o la sociedad en cuestión, tener sentido LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO-ESPERANZA GÓMEZ HERNÁNDEZ. 87.

(6) para las personas y estar en línea con sus valores y su capacidad, un desarrollo “apropiado desde el punto de vista cultural, social, económico, tecnológico y medioambiental” (Slim, Hugo, S.F: 2). pasa a ocupar la Declaración de Cocoyoc México, luego la Asamblea de la Naciones Unidas en 1975, la Organización Internacional del Trabajo OIT y “son aprovechados por el Banco Mundial para concentrar su acción en los pobres rurales y en los pequeños productores” (Esteva, Gustavo, 1996: 63). En Colombia inspiró los procesos de Desarrollo comunitario, de Investigación Acción participativa y se recogieron en los Planes de Desarrollo de Desarrollo para Cerrar la Brecha (1975 – 1978), el Plan de Integración Nacional (1979 –1982), Desarrollo con equidad (1983 – 1986) y Plan de Economía Social (1987 –1990).En esta misma década los 70, se critica el modelo Rostowiano y se promueve una corriente cuyo énfasis estaba en la consideración de las particularidades culturales y los sistemas propios, para hacerse, más que a una propuesta, a diversas propuestas de Desarrollo, que fue acogida por la UNESCO como Desarrollo Endógeno, en permanente tensión con el neoliberalismo global que promueve lo local y endógeno con criterio expresamente competitivo, tirantez evidenciada en los Planes de Integración Nacional PIN (1979 –1982), Revolución Pacífica (1990 – 1994) y Hacia un Estado Comunitario (2002.2006). Igualmente, la crisis ambiental por el excesivo uso de recursos no renovables y el abuso en la ciencia y la tecnología. como amenaza a la vida humana y planetaria se concreta en las Conferencias de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (1972), en las proclamas de la carta Mundial de la Naturaleza en (1928), el Informe de la Comisión Brundtland (1987), en Nuestra Propia Agenda (1989), la Cumbre de la agenda de Río y la Agenda 21 (1992), la Declaración de Nairobi (1997), la Declaración de Ministerial de Malmo (2000) y En Colombia se incorporó en el Plan de Desarrollo El Salto Social (1994 –1998) Finalmente en la década del noventa, el enfoque del Desarrollo Humano se universaliza en indicadores, informes anuales globales y por país, y se instaura muy rápidamente en la Planeación del Desarrollo en los ámbitos público y privado. Tal diversidad de enfoques no ha significado integralidad ni el discurso ni en las prácticas del Desarrollo, pero sí nuevas formas de ingerencia en los asuntos del Desarrollo en Colombia, que supeditan la ayuda internacional y el manejo de las relaciones políticas a nivel nacional y mundial. 2.3 El cumplimiento de metas en el Desarrollo La tercera constante en el Desarrollo Colombiano consiste en la persistencia del déficit en el cumplimiento de las metas del desarrollo, que lleva a considerar, que la utopía sobre la que se cifró el discurso del desarrollo en los años 40, superación de la pobreza y acceso a los adelantos de la ciencia, la tecnología y en general a la vida moderna, parecieran imposibles de alcanzar, En cada diagnóstico de las misiones externas e internas, en cada informe mundial específico por país y en los discursos de nuestros gobernantes, se percibe un enconado empeño por cumplir con las 88. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(7) orientaciones, pero a su vez, una queja constante de que los problemas se enfrentan pero cada vez se complejizan, y se agudizan. En 1950 la Comisión de Lauchlin Currié, enviada por el Banco Mundial, enfatizaba que el 66,1% de la población vivía en el campo en condiciones atrasadas y produciendo únicamente café y con grandes extensiones dedicadas a la ganadería; también, que el sistema vial era prácticamente inexistente, que el analfabetismo era 44% y que si bien en 1961 muchas cosas habían mejorado, como por ejemplo, que el 60% de la población ya vivía en las ciudades, que la producción agrícola ya contaba con sistemas de cultivo de algodón, arroz, cebada, trigo, que se tenía un tramo de 2.500 de carreteras, que el país tenía un sistema estadístico nacional, así como cambios en la industria de la construcción, las manufacturas y se disfrutaba de sistemas de crédito, se continuaba con muy baja capacidad en la mano de obra producto de la baja oferta de la industria, además era poca la capacidad de ahorro e inversión y se sustentaba la necesidad de seguir con el modelo de crecimiento del Producto Interno bruto (Saavedra, Guzmán, Ruth, Castro Zea, Luis Eduardo, Restrepo Quintero, Olga y Rojas Rojas, Alberto, 2003: 156158). En 1961, en la reunión extraordinaria del Consejo Interamericano Económico y Social a Nivel Ministerial de la OEA, en el marco del establecimiento de la Alianza para el Progreso, el entonces Ministro de hacienda Hernando Agudelo Villa se refería a la profunda revolución que se llevaría a cabo en esta década, mencionaba, que Latinoamérica había visto disminuir sus ingresos en dólares, que valían en 1951 US$ 4.311.000.000 a US$3.268.000.000 en 1959, es decir, que el producto bruto por habitante, apenas crecía algo más que la población y en algunos países, a tasa inferior, se habían acentuado las diferencias entre los nuestros países y las potencias industrializadas y entre los grupos bajos y altos de Latinoamérica, 15.000.000 niños no tenían escuela primaria y 48.000.000 millones eran analfabetos, y que tales cifras se podrían multiplicar por los problemas de vivienda, salud, empleo, falta de servicios y baja productividad, lo cual urgía la necesidad de recursos para elevar la tasa de capitalización y acelerar el desarrollo (Alianza para el Progreso, 1961:56).En el Plan Colombia en 1999, se menciona que Colombia a pesar de haber logrado 40 años de crecimiento continuo, la economía colombiana no había podido canalizar los beneficios de su prosperidad hacia el pueblo en general y que tampoco había logrado disminuir sus niveles de pobreza en forma significativa, ya que la violencia y la corrupción, alimentados por el narcotráfico, habían generado desconfianza entre los inversionistas extranjeros, hecho que había sido uno de los mayores obstáculos en el camino hacia la modernización y por lo tanto, la inversión extranjera era un elemento esencial en la generación de empleo y en el logro de una posición estable y próspera para Colombia, en un mundo ahora globalizado, así que, para llevar a cabo todas las estrategias económicas, fiscal, financiera, defensa nacional, judicial y derechos humanos, antinarcóticos, Desarrollo Alternativo, participación social y Desarrollo Humano, se hacía necesario fortalecer su economía y generar empleo, para lo cual, Colombia necesitaba un mejor y más justo acceso a los mercados internacionales, la colaboración de los Estados Unidos, de la Comunidad Europea y del resto de la comunidad internacional para el desarrollo económico LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO-ESPERANZA GÓMEZ HERNÁNDEZ. 89.

(8) del país, ya que ese desarrollo serviría como una fuerza para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.(Plan Colombia, 1999). La Misión para el Diseño de una estrategia para la reducción de la pobreza y la desigualdad en Colombia, (Departamento Nacional de Planeación, 2006), viene siendo un esfuerzo conjunto entre un equipo de expertos colombianos y delegados en calidad de asesores, del BID, Banco Mundial y Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano. con miras a trabajar en el cumplimiento de las metas u objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Así mismo en la posesión del presidente Álvaro Uribe Vélez en el 2006 cuando se refería a la situación del país y al papel de la comunidad internacional decía que “llegan ustedes a una nación con pobreza, violencia, inequidad...una nación que quiere y necesita de la comunidad internacional como contribución esencial para la paz, el desarrollo y la igualdad” (Casa de Nariño, 2006). Se encuentra aún no se logra estar al día con las metas esperadas, pero que siempre se va a persistir porque se cree en el ideario del desarrollo, la democracia y todos los pilares de la modernidad.. 3. LA PERSISTENCIA EN EL DESARROLLO 3.1 La transversalidad de lo económico Una de las posibles respuestas al por qué Colombia persiste en la búsqueda del Desarrollo, puede estar en que el Crecimiento Económico como Desarrollo sigue vigente y transversaliza, es decir, condiciona las metas en los ámbitos de los social, humano, sostenible, participativo, etc. Esto es debido a que estamos insertos en la economía capitalista, cuyas lógicas de acumulación y expansión son procesos inherentes a su propia sobrevivencia como sistema, y en tal sentido, la estructura de cada país, se modifica y ajusta de tal manera, que por ejemplo, la producción agrícola comercial, la urbanización, serán fenómenos inevitables con todo lo que ello implica a nivel de reacomodamiento de la mano de obra, producción de capital y distribución del ingreso, y aún más, la lógica del dinero, es la que en última instancia permitirá definir el contexto de la riqueza y la pobreza, la abundancia y la escasez, por lo cual todos los otros escenarios del desarrollo quedan subsumidos o supeditados ante estas lógicas aplastantes; “el déficit de bienes, junto con la inequidad conforman la única explicación para la continua reproducción de la demanda económica” (Krmpotic, Claudia Sandra; 1999:20). Esta incidencia se encuentra en el Informe de la Comisión Mundial del medio Ambiente y del Desarrollo (1987), en el que se propone revitalizar el crecimiento, cambiar la calidad del crecimiento, el conservar y acrecentar la base de los recursos y el tomar en cuenta el medio ambiente y la economía en la toma de decisiones...mayor crecimiento económico con el uso de menos recursos (Gómez Rubby Esperanza y Vásquez Gerardo, 2004, Agosto: 21 -22). En los primeros Informes del Desarrollo Humano se enfatiza en una permanente búsqueda de equilibrio entre países pobres y ricos, catalogados así en función del producto interno bruto 90. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(9) y del ingreso per pery si bien se van ampliando los indicadores, esa permanente categoría de la pobreza, sigue estando sostenida como indicador fundamental en el tema del ingreso y las posibilidades que de ello deviene. Por otra parte el desarrollo endógeno surgió como teoría económica que proponía básicamente “la capacidad de los actores locales para liderar el propio proceso de desarrollo económico unido a la movilización de los recursos disponibles en el área de su potencial endógeno (Vázquez Barquero, Antonio, 1998:26). 3.2 La Geopolítica del Desarrollo En la geopolítica del Desarrollo, el lugar de América Latina, Asia y África, corresponde con una ubicación en condición subdesarrollada. Esto sugiere, que, en tanto el Desarrollo sea concebido como un estado alcanzado por las sociedades avanzadas en cuanto a “altos niveles de industrialización y urbanización, tecnificación de la agricultura, rápido crecimiento de la producción material y los niveles de vida, y adopción generalizada de la educación y los valores culturales modernos” (Escobar, Arturo, 1999: 34), todos aquellos países y sociedad que no cumplan con estos parámetros estarán en déficit o atraso. Tal ubicación se corresponde con el predominio de unas sociedades frente a las otras y no corresponde con el desenvolvimiento histórico social de cada país, por ejemplo, la teoría Rostowiana fue retomada de experiencias europeas e impuesta como modernización. Ahora bien la condición de subdesarrollado fue impuesta igualmente, ya que en las sociedades denominadas avanzadas, nunca hubo un estado de subdesarrollo “puesto que el desarrollo industrial y la modernización institucional consiguiente, fueron el resultado acorde a la transformación total de sus basamentos preindustriales” (Uricoechea, et,al: 27). Finalmente la configuración del Desarrollo ha estado enmarcada en la lucha por la hegemonía en el poder mundial de los Estados Unidos y de los bloques económicos, en los que América Latina y Colombia están en permanente situación de desventaja, tómese como ilustración lo ocurrido en 1950, que mientras Europa Occidental había recibido US$ 37.000.000 millones, las Repúblicas Americanas apenas habían recibido US$ 1.700.000 millones en préstamos (Agudelo, et, al: 52). No obstante como lo menciona Osvaldo Sunkel (2006), todavía se busca el desarrollo perdido, para unos mediante el neoliberalismo y para otros, se trata según él, ya no de una aspiración modernizadora, sino como el producto del conjunto de demandas de las sociedad que se pueden articular en un nuevo contrato social mediante las políticas públicas, la sociedad movilizando al Estado y al mercado con un enfoque sociocéntrico. 3.3. La permanencia en la colonialidad La colonialidad es concebida como “categorías, conceptos y perspectivas (economía, Estado, sociedad civil, mercado, clases, etc)...universales para el análisis de cualquier realidad... y posiciones normativas que definen el deber ser para todos los pueblos del planeta (Lander, Edgardo, 2003: 23).La LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO-ESPERANZA GÓMEZ HERNÁNDEZ. 91.

(10) permanencia de Colombia en un estado de colonialidad, se encuentra directamente relacionado con una historia en común con América Latina y con muchos pueblos que han estado sujetos a la colonización, luego se han independizado, pero persisten en la dependencia de otros poderes foráneos que actúan como otras formas de colonialismo sin que necesariamente recurran a la fuerza, sino que son sutiles formas de interiorización que hacen del colonizado un convencido de que sus concepciones de la realidad y sus prácticas de transformación son propias. Tal interiorización se produce, según Peter Berger, mediante el proceso de socialización por el cual los individuos son iniciados en los significados de su cultura y aprenden a aceptar las tareas, roles e identidades que conforman su estructura social (citado por Bonete, Enrique, 1995:100). En ese proceso de interiorización, llegar a ser civilizado, significó en el medioevo la asunción del poder supremo y omnipresente de un Dios con toda una serie de mandatos, posibles de ser entendidos de manera diferente, pero imposibles de ser puestos en duda sobre su existencia, los modales propios de la sociedad cortesana en todos los ámbitos de la vida cotidiana, así mismo, en la modernidad, tal civilización se configura como valores de las sociedades alemana, francesa e inglesa, de las cuales deviene la alta valoración por las producciones artísticas, la producción intelectual, la literatura y los sistemas filosóficos, la democracia como forma de organización política para todos los pueblos, que se combinan con la habilidad en los negocios propios del mundo del mercado económico del mundo inglés, ( Elías, Norbert, 1987, 1989). De esta manera se trasladan valores, prácticas y simbología de lo que significa ser pagano, infiel, bárbaro y subdesarrollado como aplopejías que apenas nos permiten reaccionar, con la perspectiva de algún día ser merecedores de un nuevo lugar en esta permanente colonialidad, Basta revisar los programas de ayuda, los planes de desarrollo, los modelos de desarrollo y toda la gama que constituye el Discurso y práctica del Desarrollo para encontrar allí la idea de progreso, de sociedad, de sujeto y de naturaleza, expuesta en el caso Colombiano a una permanente condición de subalterno en el panorama mundial.. 4. LOS LUGARES DEL TRABAJO SOCIAL Para lograr procesos de desarrollo, generalmente se emplean cuatro estrategias: el crecimiento económico; la ayuda internacional financiera y técnica; los planes, programas y proyectos; y el cambio cultural entendido como: la configuración de sujetos (mujer, hombre, niño, campesino, pobre, negro, indígena, entre otros), como necesitados de ayuda; la prevalencia del conocimiento escolar frente al conocimiento ancestral y cotidiano, considerado como referente empírico y poco científico; y la transformación de prácticas sociales, comunitarias y locales que aparecen como atrasadas, folclóricas, poco productivas, despojadas de ese principio feminizador de la vida, creador de vida y solidario (Shivá Vandana,1991 ) sino como parte de una cultura estática, o formas de vida anterior que no lograron mayor progreso. El trabajo Social ha tenido su actuación 92. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(11) principalmente en esta cuarta estrategia, el cambio cultural, y este en este escenario del Desarrollo a partir del cual sería conveniente reflexionar acerca de lo siguiente:. • ¿Qué tanto la búsqueda del Desarrollo ha significado dimensionar a los sujetos y a las •. •. comunidades siempre en condición deficitaria, necesitadas de ayuda y carentes de posibilidades para crear sus propios modos de vida? ¿Será posible superar la tríada del diagnóstico – intervención – evaluación, relacionados con la lógica problema – solución, por otros referentes de realidad mucho más ligados a la comprensión de los modos de vida y a interacciones en calidad de aprendices del mundo social? ¿En qué medida lo que decimos y hacemos reproduce un discurso del Desarrollo que se vuelve colonial y posiblemente arrastra con otras dimensiones y cosmovisiones del mundo y de la vida de quienes nos acogen como expertos y expertas de la cuestión social?. Indudablemente significaría que nos arriesgásemos a descolonizarnos desde dentro, es decir, a replantear nuestros procesos de formación, y nuestra praxis social, además de asumir rupturas epistemológicas con asuntos que desde siempre hemos considerado inalterables y que en gran medida nos han constituido como sujetos, hombres y mujeres, en un país como Colombia.. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS AGUDELO VILLA, Hernando. (1966). La revolución del Desarrollo., primera edición, México D.F. Editorial Roble. BONETE PERALES, Enrique (1995), La faz oculta de la modernidad: entre la teoría sociológica y la ética política, Madrid. Tecnos. CORREDOR MARTÍNEZ, Consuelo. (1992). Los límites de la modernización, Bogotá. Colombia. Cinep. Universidad Nacional. DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN (2006). Misión para el diseño de una estrategia para la reducción de la pobreza y la desigualdad. http:/www.dap.gov.co/páginas_detalle.aspx?idp=623 CASA DE NARIÑO (2006). Discurso de Alvaro Uribe Vélez en su posesión como presidente de la República de Colombia 2006-2010. http://www.presidencia.gov.co/prensa_new/sne/2006/agosto/ 07/08072006.htm EL PLAN MARSHALL (2006). Extraido el 18 de septiembre 2006, http:/sepiensa.org,mx/contenidos/ historia_mundosigloXX/eua/plan_marshall/plan_1.htm ELIAS, Norbert. (1987). La sociedad de los individuos. Barcelona, España. Ediciones península. ELIAS, Norbert. (1989). El proceso de la civilización: investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas. (2º ed). México, Fondo de Cultura Económica. ESCOBAR, Arturo. (1999). El final del salvaje. Tercer volumen, Santa fé de Bogotá. Colombia. ICAN, CEREC. ESTEVA, Gustavo. (1995). Desarrollo. En : Wolfgang Sachs Diccionario del Desarrollo.(pp. 52 –79), Lima. Perú. PRATEC. GÓMEZ, Rubby Esperanza y VÁSQUEZ Gerardo (2004). Aproximación deconstructiva del concepto de Desarrollo Sostenible y/o sustentable. En: revista de la Escuela Nacional de Trabajo Social, (10),Junio LA ENCRUCIJADA DEL DESARROLLO COLOMBIANO-ESPERANZA GÓMEZ HERNÁNDEZ. 93.

(12) - Agosto, 18 – 26. México D.F. UNAM. KRMPOTIC, Claudia Sandra. (1999). El concepto de Necesidad y Políticas de Bienestar. Buenos Aires, Argentina. Espacio Editorial. LANDER, Edgardo. (2003). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas. Argentina. CLACSO PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Documento oficial del Gobierno Colombiano sobre Plan Colombia. (1999). Extraido el 24 de septiembre de 2006. http:/www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/ planof.html RESTREPO VELÁSQUEZ, Juan Carlos. (2004). El Desarrollo en Colombia: historia de una hegemonía discursiva. En: Revista Lasallista de Investigación, (1), Enero–Julio, 27–36, Medellín, Colombia. La Salle. URUGUAY, Consejo Interamericano Económico y Social a Nivel Ministerial (1961). Alianza para el Progreso dentro del marco de la Operación Panamericana: declaración a los pueblos de América: carta de punta del Este Montevideo. SAAVEDRA, GUZMÁN, Ruth, CASTRO ZEA, Luis Eduardo, RESTREPO QUINTERO, Olga y ROJAS ROJAS, Alberto, (2003). Planificación del Desarrollo. Bogotá, Colombia. Universidad Jorge Tadeo Lozano. SLIM, Hugo. ¿Qué es el Desar rollo?. Extraído el 24 de septiembre de 2006. http:// www.developmentinpractice.org/readers/spanish-readers/yDiversidadSocial/slim.htm SHIVA, Vandana. 1995. El desarrollo, la ecología y la mujer. En: Abrazar la vida: Mujer, ecología y Supervivencia., Madrid, España. Traducción Instituto del tercer Mundo, Montevideo, Uruguay. Horas y horas SUNKEL, Osvaldo (2006). En busca del Desarrollo Perdido. En: De Sousa Santos Boaventura y Otros. Desarrollo, Eurocentrismo y economía Popular: más allá del paradigma neoliberal. Caracas, República Bolivariana de Venezuela, Editor Reinaldo Iturriza, URICOECHEA, Fernando (1968). Modernización y Desarrollo en Colombia 1951 –1964. Bogotá, Colombia, Universidad Nacional, VÁSQUEZ BARQUERO, Antonio. (1998), Desarrollo local: una estrategia de creación de empleo. Madrid, España. Ediciones Pirámide, S.A. Recibido: Septiembre 5 de 2006 Aprobado: Septiembre 29 de 2006. 94. REVISTA PROSPECTIVA / UNIVERSIDAD DEL VALLE / 2006 / Nº11.

(13)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (12 página)