Viudedad, amor y vejez

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Seminario “Los cuidados informales en el entorno familiar y social de las personas mayores. Oportunidades y Retos”, IMSERSO, Madrid, 18 de noviembre de 2015

Viudedad, amor y vejez

Pedro Sánchez Vera, Catedrático de Sociología, Universidad de Murcia

Índice:

1. Introducción

2. Tesis sobre los mercados matrimoniales y sentimentales de los mayores 3. Características del envejecimiento demográfico

4. Características del mercado matrimonial y sentimental

5. De la homogamia de estados civiles (viudas-os) a una creciente heterogeneidad (separadas-os)

6. Factores inhibidores del inicio de una relación sentimental y/o matrimonial 7. Conclusiones

1. Introducción

La viudez es un acontecimiento trágico, complejo y generalmente inesperado, máxime cuando sobreviene en personas mayores. Es uno de los grandes seísmos vitales a los que se ve sometido el sujeto teniendo efectos en muchos casos traumáticos, pues se trata de afrontar la muerte de un ser querido fuertemente entreverado en la personalidad individual. Cuando este acontecimiento deviene en la vejez la situación se torna especialmente disruptiva.

• La vejez está asociada a un periodo de la vida donde la soledad es uno de los grandes problemas, justamente cuando apoyos y compañía, más se hacen necesarios.

• La soledad es, con diferencia, el principal problema que afecta a las personas mayores al quedarse viudas.

Crecimiento de la soledad residencial y de la intimidad “a distancia”.

• El grupo más numeroso de mayores que forman parte de la vejez solitaria está compuesto por las personas viudas

(2)

• Un tercer y último grupo, de menor, pero creciente alcance entre los mayores de España que en otros países europeos, lo constituyen los separados y divorciados que llegan a los 65 años residiendo solos.

2. Tesis sobre los mercados matrimoniales y sentimentales de los mayores

Abordamos en nuestra ponencia la importancia de indagar en los mercados matrimoniales y sentimentales de los mayores, tomando en consideración la existencia de una presión cultural sobre los sentimientos amorosos, que incluso motiva a parejas maduras a evitar sus sentimientos para no apartarse de la unión estereotipada que marcan los cánones socioculturales represivos (Talbot 1.988).

El refranero como expresión de las construcciones sociales

• Vejez con amor, no hay cosa peor.

• Viejo que se enamora, cerca tiene su última hora. • Viejo que bodas hace, requiescat in pace.

• Al viejo recién casado, rezarle por finado.

• Amor es gala en el mancebo, y crimen en el viejo. • Viejo amador, invierno en flor.

• Mujeres y malas noches matan a los varones.

• Veinte con sesenta, o tumba o cornamenta.

3. Características del envejecimiento demográfico

Si tomamos en consideración el envejecimiento demográfico, el universo de población (los mayores de 65 años solteros, viudos y divorciados sin discapacidades físicas o mentales manifiestas), con una esperanza de vida alta, con buena salud y con una vida por delante, nos encontramos con una población con una potencialidad de matrimonios importante y en donde distintas construcciones sociales inhiben y privan al sujeto mayor de establecer nuevas relaciones y de tomar la decisión de rehacer su vida.

De flexibilizare estas percepciones sociales (algo que está sucediendo), habría un creciente número de mayores dispuestos a tener nuevas relaciones de amistad, de amor, de noviazgo, de vida en pareja y de matrimonio.

(3)

4. Características del mercado matrimonial y sentimental

• Vejez Activa: Más parejas. Crecimiento del LAT

• Nupcialidad:

Creciente potencialidad: (envejecimiento demográfico-vs: longevidad) Visibilidad-Vejez Activa:

- Separados y divorciados de 65 y + - Escasez de varones

• el déficit de varones mayores disponibles para el matrimonio; • la mejor situación económica del varón;

• la dificultad instrumental del varón adulto para afrontar la vida en soledad;

• el cambio de valores que lleva a la mujer en general, y a la mujer mayor en

particular, a adoptar posiciones más activas en las relaciones de género

5. De la homogamia de estados civiles (viudas-os) a una creciente heterogeneidad (separadas-os)

Nos encontramos ante diferentes perfiles:

1. Matrimonios entre mayores: varón cuyo estado civil anterior es el de viudo, que está jubilado y que vuelve a contraer matrimonio con una mujer soltera y laboralmente activa.

2. Matrimonio de mayores, se trata de un varón con sesenta o más años, viudo, jubilado, que vuelve a contraer matrimonio en segundas nupcias con una mujer menor de 50 años.

Según nuestras investigaciones (Sánchez Vera, Bote Díaz, 2.007, 2012) los mayores, en general, muestran una actitud favorable hacia sus coetáneos que mantienen relaciones de noviazgo o que se han casado; sin embargo, se muestran más reticentes a esta práctica por parte de ellos mismos, principalmente con respecto al matrimonio, haciendo una valoración diferente del hecho de mantener ellos mismos relaciones de noviazgo y la institucionalización de éstas a través del matrimonio

En cuanto al motivo por el que los mayores piensan que se forman las parejas, la inmensa mayoría opina que éstas se forman por necesidad de compañía, muy por encima de otras motivaciones, como pueden ser el interés económico, el amor o el sexo, relegando a un último lugar estos dos últimos motivos.

(4)

Los mayores son altamente permisivos respecto al hecho de que su cónyuge inicie una nueva relación sentimental (noviazgo y/o matrimonio) en el caso de que cese la convivencia entre ellos.

Los mayores encuentran atractivas a las personas de su edad, posibilitando una imagen positiva de la vejez, la cual se corresponde con una actitud favorable ante las relaciones de amor, noviazgo y matrimonio.

6. Factores inhibidores del inicio de una relación sentimental y/o matrimonial

Como factores inhibidores del inicio de una relación sentimental y/o matrimonial, según orden de cita las siguientes:

a) supondría un enfrentamiento con los hijos;

b) acarrearía ser objeto de críticas por parte de amigos, vecinos y familiares; c) implicaría una pérdida de independencia personal y económica

Las relaciones sentimentales y/o matrimoniales están escasamente arraigadas entre las personas mayores. Los mayores perciben desigualmente el fenómeno, siendo el género –junto a la edad y el nivel de instrucción– el más relevante de los sesgos, hábitat y situación económica (varones, más jóvenes, con estudios y urbanos y con mejor situación económica)

7. Conclusiones

Las consecuencias del envejecimiento demográfico y los límites del Estado de Bienestar para hacer frente a los costes del mismo, permiten afrontar políticas para incentivar una vida autónoma de los mayores, favoreciendo todo tipo de actitudes positivas que se encaminen a una mayor independencia en esta etapa de la vida y donde el tener una nueva pareja es u na opción nada descartable, que por otra parte, contribuye a la longevidad, a la calidad de vida y al bienestar de los mayores.

El noviazgo, el amor y el matrimonio de las parejas entre mayores, "rehaciendo" o prolongando su vida autónoma, puede ser una forma de cambiar la imagen negativa de la vejez, una forma de mutuo apoyo, de independencia y de felicidad, con efectos favorecedores para la salud, el bienestar y la calidad de vida de estos. Pero también

(5)

favorece a la familia y al propio Estado (y por tanto a los contribuyentes) en la medida que estos verán reducidos los gastos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :