LA RESURRECCIÓN CORPORAL 1 Corintios 15:1-19

Texto completo

(1)

LA RESURRECCIÓN CORPORAL

1 Corintios 15:1-19

Sin duda alguna, que este capítulo, junto con Romanos 8 deben considerarse simplemente como uno de los más grandes capítulos de toda la Palabra de Dios. Siendo además, este capítulo, el registro más antiguo de la resurrección de Cristo y de la promesa de la resurrección de los muertos, que encontramos en el Nuevo Testamento.

En esta porción de las Escrituras, el apóstol Pablo inicia la temática más importante de ésta epístola, haciendo una defensa apologética con respecto a la resurrección.

Es importante recordar que desde antes de la resurrección ya se había entretejido la idea de que ésta no sería un hecho fiel y real como vemos en Mateo 27:63-66 cuando los mismos religiosos fueron a Pilato y le dijeron:

“Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré.

Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero”.

De igual manera vemos como el apóstol Pablo advierte a Timoteo sobre Himeneo y Fileto, en 2 Timoteo 2:17, 18 diciendo:

“Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos”.

Así como vemos que ya desde la resurrección Satanás ha querido confundir al mundo con negar y entretejer fábulas en torno a la resurrección, de igual manera a través de la historia vemos como se han creado doctrinas erradas y confusas con respecto al destino del alma y del cuerpo del hombre, como son las doctrinas de la reencarnación, la doctrina del purgatorio y otras que han creado incertidumbre en el corazón del hombre.

Veamos pues, esta porción bajo el bosquejo siguiente: I. LA IMPORTANCIA DE LA RESURRECCIÓN

II. LA PRUEBA DE LA RESURRECCIÓN. III. LA PRIORIDAD DE LA RESURRECCIÓN.

(2)

I. LA IMPORTANCIA DE LA RESURRECCIÓN

(1 Co. 15:1-4)

A.

LA VERDAD DE LA RESURRECCIÓN

1. Como vimos en la introducción, fueron muchos los esfuerzos del diablo para impedir la credibilidad de la resurrección, y todavía en nuestros días vemos personas que niegan la realidad de esta gran promesa del Señor Jesucristo.

2. Esta profecía fue declarada infinidad de veces por el mismo Señor Jesucristo como vemos a través de los evangelios. Mateo 16:21; 17:23; 20:19; 27:63, Marcos 8:31; 9:31; 10:34, Lucas 9:22; 18:33; 24:7. Porque la resurrección es la base de su doctrina.

3. Es por esto que el apóstol Pablo inicia su defensa declarando: (v. 3) “Porque primeramente os he enseñado lo

que así mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las escrituras”. La verdad es que: ¡Él

ha resucitado!

B.

LA RAZÓN DE LA RESURRECCIÓN

1. Jesús mismo la había declarado desde el inicio de su ministerio cuando nos enseñaba que Él había venido a salvar a los pecadores, y hemos de entender que un muerto no puede salvar a otro muerto, por lo que sin la resurrección su doctrina cae por el piso.

2. El apóstol Pablo mismo da la razón de su resurrección en el (v. 3) “Por nuestros pecados”. De esta manera podemos deducir que Cristo no fue un mártir que murió por su fe, si no un salvador que murió por nuestros pecados.

3. Jesús no dijo en la cruz: “Consumado soy”, si no:

“Consumado es” su obra había sido hecha a favor del

pecador como dijo el apóstol Pablo en 2 Corintios 5:21: “Al

(3)

que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”. Sin

resurrección no puede haber salvación ni perdón.

C. EL RESULTADO DE LA RESURRECCIÓN

1. Como podemos ver en 1 Corintios 15:2, los resultados son evidentes, aunque condicionados para aquellos que creen y retienen la palabra predicada. “Por el cual así mismo sois

salvos”

2. Este fue el resultado glorioso de la resurrección, el cual el mismo Jesús profetizó cuando dijo a Marta en Juan 11:25 y 26: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí,

aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que cree en mí, no morirá eternamente”.

3. El apóstol Pablo en esta porción puntualiza el resultado de la resurrección como parte primordial del evangelio predicado.

“Por el cual a sí mismo, si retenéis la palabra predicada, sois salvos”. Luego de plantear la importancia de la resurrección,

mostrando la verdad, razón y resultado de la misma, el apóstol Pablo se dedica a plantear ahora las pruebas de la resurrección.

II. LA PRUEBA DE LA RESURRECCIÓN

(1 Co. 15:5-11)

A.

APARICIONES GENERALES

1. No había una prueba más evidente para mostrar la realidad de la resurrección, que aquellas apariciones que hizo el Señor a todos aquellos que luego testificarían de que Él había resucitado.

2. Encontramos diez apariciones principales en el Nuevo Testamento, de las cuales el apóstol Pablo cita solo cinco como muestra de la veracidad de la resurrección.

Estas son:

A María Magdalena - Juan 20:11-18. A la otra María - Mateo 28:9, 10. A los Discípulos - Lucas 24:13-32. A Simón Pedro - Lucas 24:33-35. A Diez Apóstoles - Lucas 24:36-43.

(4)

Estas cinco apariciones sucedieron el primer día de la resurrección.

3. Las siguientes cinco sucedieron durante el período de los cuarenta días entre la resurrección y la ascensión:

A los once Apóstoles - Juan 20:26-31 - Tomás presente. A siete Apóstoles Juan 21:1-4.

A quinientos discípulos 1 Corintios 15:6.

A Santiago (su medio hermano) 1 Corintios 15:7.

A los once Apóstoles en el monte de los olivos - Lucas 24:44-49; 1 Corintios 15:7.

B.

APARICIONES ESPECÍFICAS

1. Aquí podemos citar las apariciones personales que el apóstol Pablo recibió del Salvador, en por lo menos 5 ocasiones, las cuales también sirven de argumento en su tratado apologético.

2. Estas apariciones sucedieron luego de la ascensión a los cielos y son reveladas de manera general por el apóstol Pablo en 1 Corintios 15:8, 9 cuando dice: “Y al último de

todos, como un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios”.

3. Estas apariciones son las mencionadas por Lucas, el médico amado en el libro de los Hechos, el cual es su segundo tratado que escribe a Teófilo.

En el camino a damasco - Hechos 9:1-9; 22:6-11; 26:12-19. En Corinto - Hechos18:9.

En Jerusalén - Hechos 23:11.

En un barco que se hundía - Hechos 27:23.

En un lugar no señalado (Tal vez en Listra) - 2 Corintios 12:1-4.

C. LA GRACIA DE DIOS MANIFESTADA

1. El apóstol Pablo hace una declaración importante en 1 Corintios 15:10 cuando dice: “Pero por la gracia de Dios soy

lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo”.

(5)

2. Son muchas las personas que creen que es una obligación de Dios darles evidencias de su poder y en este caso de su resurrección, no dándose cuenta de que esto lo hace Dios por su gracia (don inmerecido) la cual Él derrama sobre quien le plazca.

3. En este versículo, el apóstol Pablo testifica que esto lo hizo Dios en su gracia, porque él no era digno de poseer tal privilegio, cosa que testifica de la humildad del apóstol Pablo. Este versículo echa por tierra todos aquellos testimonios de personas histéricas que hoy dicen haber visto a Cristo y exigen su presencia corporal frente a ellos (v. 8). En la continuación de su presentación, el apóstol Pablo nos habla de:

III. LA PRIORIDAD DE LA RESURRECCIÓN

(1 Co. 15:12-19)

A.

TEORÍAS QUE NIEGAN LA RESURRECCIÓN

1. En los días del apóstol Pablo, como en nuestro tiempo había quienes negaban el hecho de la resurrección.

 Los judíos que fueron a Pilato - Mateo 27:62-66

 Himeneo y Fileto, 2 Timoteo 2:17-18 los cuales dijeron que la resurrección de los muertos se había efectuado.

2. A través de la historia han surgido por lo menos 5 teorías con respecto a la negación de la resurrección, estas son:

La Teoría del Fraude: Esta dice que los discípulos inventaron

todo para sustentar su fe.

La Teoría del Desmayo: Esta dice que Cristo no murió en la

cruz, sino que solo se desmayó y luego despertó en la tumba, de la cual fue sacado.

La Teoría de la Visión: Esta teoría dice que todos los que

dijeron ver a Jesús resucitado, se imaginaron lo que vieron.

La Teoría del Espíritu: Dice que solo su Espíritu resucitó y

ascendió al cielo, pero que su cuerpo no. Refutado por Lucas 24:39.

La Teoría del Corazón: La cual dice que solo resucitó en el

(6)

3. Estas teorías tienen como objetivo minimizar y anular el poder de Cristo sobre la muerte, y echar por la borda la fe de los creyentes, cosa que nunca logrará el maligno.

B.

CONCLUSIONES DE UNA FE SIN RESURRECCIÓN

1. A través de esta porción el apóstol Pablo declara muchas verdades que son de suma importancia, con las cuales él hace ver a los Corintios y a todos los creyentes de la prioridad que debe tener la resurrección de Cristo para nosotros.

2. Estudiando los versículos 12 a 19 podemos deducir 9 horribles conclusiones para el creyente que niega la resurrección. Estas son:

 Toda predicación del evangelio ha sido y seguirá siendo inútil.

 Todos los predicadores del evangelio se convierten en notables mentirosos, y tontos.

 Todos los cristianos que ahora viven siguen en pecado.

 Todos los cristianos que han muerto están en el infierno.

 Se destruye toda razón y propósito de la vida.

 El salvador mismo se está pudriendo en alguna tumba del medio Oriente.

 El servicio cristiano se convierte en una farsa sin sentido alguno.

 El sufrir por Cristo fue algo estúpido y sin sentido (1 Co. 15:30, 32).

 El camino de la sensualidad es el camino a seguir.

“Comamos y bebamos porque mañana moriremos” (1 Co.

15:32).

3. El apóstol Pablo mismo deja caer varias conclusiones las cuales hacen evidente la estupidez de algunos corintios de permitir siquiera pensar el hecho de que no hubiera resurrección.

C. PRIORIDAD DE LA RESURRECCIÓN PARA FORTALEZA DE LA

FE

1. Es por esta razón que el apóstol Pablo por medio de la inspiración del Espíritu Santo hace una defensa tan extensa

(7)

con respecto al tema de la resurrección haciendo entender que éste punto es la espina dorsal de la salvación, por lo que sin ella nuestra fe es vana y sin sentido (1 Co. 15:14).

2. Notamos como el apóstol Pablo hace evidente que él no ignora las maquinaciones del diablo, y denuncia las intenciones de aquellos que negaban lo que se había predicado (1 Co. 15:12).

3. Satanás es el engañador, el padre de mentira y el príncipe de las tinieblas, por tanto él buscará la forma siempre de negar los hechos reales que traen sentido y realidad a la fe cristiana.

CONCLUSIÓN Y APLICACIÓN:

 El hecho de la resurrección es la base de nuestra fe.

 Sin el hecho de la resurrección el cristianismo no tuviese sentido y todos sus postulados caerían por el suelo.

 Sin el hecho de la resurrección nuestra fe sería vana.

 Sin el hecho de la resurrección nuestra esperanza de resucitar sería frustrada.

 Pero el apóstol Pablo concluye sus argumentos con la confirmación de éste acontecimiento diciendo: “Más ahora Cristo ha resucitado de los

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...