Construcciones de identidades de género en el niño y la niña inserto (a) en contexto rural de la comuna de Olmué – Revista El Topo - Sociología Cultural y Urbana ISSN: 0719-3335

28 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)
(2)

Revista Eltopo. No.7. 2016 ISSN:0719-3335

123

:(pp.122 - 149 )

(1) |Mariella Terrezza Pérez - Olea.

Psicóloga de la Universidad Diego Porta-les, Magíster en Psicología Clínica de Uni-versidad de Valparaíso, Acreditada como Psicóloga Clínica por la Comisión Nacional de Psicólogos Clínicos de Chile. Con expe-riencia Clínica desde hace cinco años en consulta particular y programas sociales de Infancia de mediana y alta complejidad. Actualmente terapeuta ONG Paicabí, pro-grama especializado en Maltrato Infantil Grave y Abuso Sexual Infantil.

Esta investigación estudia las identidades de género presente en los discursos de los niños y las niñas insertos en zonas rurales de la comuna de Olmué. Se sustenta en una metodología cualitativa, desde un paradigma constructivista, siendo el enfoque de tipo exploratorio mediante grupos focales con niños y niñas de nueve y once años. El análisis de información se realiza mediante análisis narrativo temático del modelo de Johan McLeod. Los resultados dan cuenta de interesantes mixturas en las identidades de género presentes en los discursos de los niños y las niñas, que van desde discursos sobre identidades de género dominantes y hegemónicos que sa-turan las posibilidades del ser masculino y/ o femenino, hasta construcciones identitarias de género a partir de excepciones a dichos discursos, que amplían las posibilidades del ser. La ruralidad aparece fuertemente en las costumbres y prácticas propias del campo, así también respecto a la identidad nacional.

Palabras Claves:

Infancia, lo rural, identidades de género, femenino y masculino.

Abstract

This research examines gender identities present in the speeches of boys and girls in rural areas inserts the commune of Olmué. It is based on a qualitative methodology, from a constructivist paradigm, being the exploratory approach through focus groups with children aged nine and eleven. Data analysis is performed using thematic narra-tive analysis model Johan McLeod. The results show interesting concoctions in gender identities present in the speeches of the children, ranging from discourses on identi-ties dominant gender and hegemonic cluttering the chances of being male and / or fe-male, to identity constructions genre from exceptions to these speeches, which expand the possibilities of being. Rurality appears strongly in the customs and practices of the field and also about national identity.

Keywords:

(3)

INTRODUCCION

Esta investigación se centra en el estudio de los niños y las niñas, quienes han sido significados desde diversas connotaciones sociales a lo largo de la historia de la humanidad. Emergiendo una importante carga social e histórica que ha subestimado a la infancia concibiéndose como seres inacabados en función de su etapa de desarrollo.

Diversos autores, dentro de estos, Burman (1998), presentan una mirada crí-tica al respecto, entendiendo dichas significaciones desde el marco social y político que viene a definir a la infancia en determinada cultura, entendiéndose desde allí a los niños y las niñas como una construcción social, cultural e his-tórica situada.

A partir de lo anterior, cobra relevancia el contextualizar y situar a la infancia desde condiciones culturales, sociales y políticas actuales, tales como las impli-cancias sociales que ha traído aparejado la implementación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), siendo éste un marco jurídico institucional que viene a regular las relaciones que establecemos con la infan-cia en los distintos Estados Partes que componen dicha CIDN (Oyarzún, Dávila, Ghiardo & Hatibovic, 2008) en función de velar por el respeto de sus derechos consensuados a nivel internacional (Avila, Amengual, Machain, 2009). Lo ante-rior, genera un importante vuelco respecto al paradigma desde donde concep-tualizamos y nos relacionamos con la infancia, pasando desde el paradigma del Patronato, en el cual el niño y la niña ocupa el lugar de objeto al cuidado del adulto, al de Protección Integral, donde deja de conceptualizarse como objetos para ser consideramos socialmente sujetos de derechos.

(4)

a dar respuesta a los actuales obstáculos que atraviesan los distintos órganos del Estado, entendiéndose por éstos el Poder Judicial, el Legislativo y el Ejecu-tivo, buscando aunar criterios que permitan el pleno goce de los derechos de los niños, niñas y adolescentes chilenos (UNICEF, 2014).

A su vez, se aprecian carencias en Latinoamérica y en Chile en torno a la im-plementación de una política nacional articulada que se centre como eje trans-versal en la interculturalidad, como política de cada Ministerio, que permita dialogar y validar grupos culturalmente diferentes, entre estos aquellos que se insertan en los contextos rurales. En este sentido, actualmente nos encontra-mos en término de políticas públicas con implementación de programas que ignoran las características y particularidades culturales de los supuestos bene-ficiarios (Urrutia, 2012).

A partir de lo anterior, surge como relevante reflexionar en torno a la población rural en Chile, puesto que el 35% de la población total de nuestro país reside en contexto rural, sin embargo, se aprecia una tendencia a subestimar el por-centaje de dicha población, aspecto que ha sido reforzado por diversas investi-gaciones (PNUD, 2008).

(5)

marco de los procesos de globalización.

Específicamente esta investigación se centra en la comuna de Olmué, ubica -do en la quinta región de Chile, compuesta por 347 mil habitantes. En cuanto al PLADECO de Olmué correspondiente a los años 2011 y 2015, señala que es una comuna con características rurales, sin embargo la distribución de sus habitantes corresponde a uno de cada cuatro habitantes reside en sectores rurales (PLADECO, s/f).

En relación al territorio específico en el cual nos situemos, Pezzi, Chavéz & Min -da (1996) señalan que es importante conceptualizar en un primer momento el espacio físico e histórico en el que se desenvuelven las comunidades, y en este caso, la comunidad específica de Olmué, ya que desde la Antropología se en -tiende que las fronteras territoriales forman parte del proceso de construcción de identidad. En este sentido, surge entonces como relevante el reconocer la influencia que puede tener el territorio en la construcción de identidad de los sujetos, al conceptualizarlos como ‘’sujetos situados’’, lo que, al mismo tiempo, permite desterritorializar la identidad y de esta manera entender el dinamismo desde la influencia que ejercen otros actores sociales (Pezzi, Chávez & Min -da, 1996) .Surge entonces como relevante plantearnos la siguiente pregunta de investigación ¿cuáles son las significaciones en torno a las identidades de género presentes en los niños y las niñas insertos (as) en contexto rural en la comuna de Olmué? .

Para ello, se efectuó una investigación cualitativa, con enfoque de tipo explora-torio, mediante dos Focus Group con niños y niñas de nueve y once años. El análisis de la información recopilada se efectuó mediante Análisis Narrativo Temático del modelo de Johan McLeod. Se plantearon diversos objetivos, como el de construir las significaciones de los niños y las niñas insertos (as) en con -texto rural en la comuna de Olmué en torno a las identidades de género

presen-(2)| Al respecto, entenderemos desde la Psico-logía Clínica Constructivista que la identidad fluctúa constantemente, transformándose en la interacción con los otros y las otras. A su vez, Tarragona (2006) refiere que el ser masculino y femenino no remite a algo fijo, sino más bien, se encuentra en constante creación y revisión, lo que conlleva a que la identidad de género se vuelva inacabada.

(3)| Esta investigación se sustenta desde una epistemología constructivista, siendo por tan-to de relevancia clínica desde el aporte que otorga ésta al conocimiento y comprensión del fenómeno, en el entendido de que la compren-sión influye en el cómo miramos, concebimos, nos aproximamos e intervenimos en la práctica Clínica.

2

(6)

tes en sus discursos, profundizando tanto en sus significaciones construidas de género entre niño y niña, así como en la incidencia del contexto rural.

Construcción de significados asociados a la infancia

desde una perspectiva socio-histórica

El concepto de infancia históricamente ha conllevado a diversas significacio -nes, el cual es entendido como una construcción social que surge y desaparece en el transcurso de la historia (Duarte, 2012). Por su parte, la Real Academia de la Lengua Española (RAE), señala que ‘’infancia’’ deriva del latín ‘’infant a’’, lo que remite a la incapacidad de estos para hablar, definiéndolos por tanto como aquellos que no tienen voz en nuestra sociedad (Pavéz, 2012). A su vez, Durkheim lo menciona como un periodo del ciclo vital, en donde el crecimiento físico y moral, se encuentra preparando a la persona para entrar a la verdade-ra vida social, la cual corresponde a la adultez (Pavéz, 2012). Burman (1998) dice que la infancia se encuentra inserta en un marco de significados sociales y políticos, donde la posición de un adulto, viene a permitir la existencia de la categoría social niño y niña. Esta investigación se centra justamente en dicha línea teórica, focalizado en la mirada crítica y reflexiva en la comprensión de la infancia.

(7)

por la protección de los niños y las niñas (Avila, Amengual, Machain, 2009). Dentro de los compromisos pendientes desde que Chile se adscribió a la CIDN, actualmente se encuentra en deuda la creación e implementación del Proyecto de Ley de Protección Integral para niños, niñas y adolescentes, por lo que se interpone una demanda al Estado de Chile de manera Internacional y Nacional (Muñoz, 2013). Dicha ley tiene por finalidad superar los actuales obstáculos que atraviesan los distintos órganos del Estado, entendiéndose por éstos, el Po-der Judicial, el Congreso y el PoPo-der Ejecutivo. Dicha reforma legislativa vendría a obligar al Estado a fijar ciertos principios rectores, reglas y obligaciones que determinen el marco de acción en la elaboración de Políticas Públicas sobre la Infancia (reformas legales, interpretación judicial, prioridades presupuestarias, diseño e implementación de políticas de infancia comunales y locales) y la coordinación entre los diversos órganos de Estado que intervienen en materias de Infancia en Chile (UNICEF, 2014). Actualmente nos encontramos con lógicas discrepantes en determinadas temáticas, realidades y aspectos que impactan en el cómo estamos aproximándonos a los niños y las niñas y a los adolescen-tes e interviniendo muchas veces en decisiones fundamentales sobre su futu-ro, produciendo en ocasiones un efecto antagónico en quienes debiésen verse beneficiados con estas políticas .

La normativa chilena se ha ceñido a la protección especial de aquellos niños, niñas y adolescentes que han sido vulnerados en sus derechos (Muñoz, 2013). Es decir, actualmente se trabaja en la línea de restituir derechos, en el enten-dido de que estos ya fueron vulnerados, y nos encontramos con la gran deuda como país de establecer un trabajo dirigido a la prevención y promoción.

Ruralidad e Infancia

(8)

económicos(PNUD, 2008). Generándose por tanto en los análisis en esta ma-teria una aproximación en torno a la población rural en Chile, que remite al 35% de la población total, cifra significativamente mayor a las estimadas por el Instituto Nacional de Estadísticas respecto a la definición oficial de ruralidad (PNUD, 2008).

En relación a los estudios existentes en Chile sobre infancia y ruralidad, Castro, Saavedra y Saavedra (2010), indican que existe una escasez de estudios en esta línea. Lo anterior, se relaciona con investigación liderada por la Fundación Superación de la Pobreza (2016) respecto a la región de Valparaíso, en donde se constata escasos estudios con niños en contexto de vulnerabilidad social (FSP, 2015). Al respecto, es importante cuestionarnos en torno a qué es lo que se intenta invisibilizar en lo rural, puesto que tal como plantea Arriaga-da (1995), existe escasa información sobre los sujetos rurales, se destinan escaso recurso presupuestario e interés en el estudio investigativo en este segmento de la población, lo cual da cuenta de una clara tendencia a negar, subestimar, y por tanto de olvidar, posiblemente en miras a implementar un sis-tema económico y de vida que promueve actualmente la urbe y que conlleva a determinadas prácticas sociales en beneficio de una clase dominante. En este sentido, nos encontraríamos en presencia de una sobrevaloración cultural de aspectos meramente económicos, subestimando la riqueza intrínseca de lo ru-ral, sus costumbres y de todo aquello que ha forjado históricamente el sentido de identidad del chileno.

(9)
(10)

Dentro de las diversas transformaciones que ha cursado lo rural en América Latina, varios autores hacen mención al concepto de reestructuración para de-nominar los cambios que ha cursado lo rural en los últimos 30 años, puesto que se aprecia una mayor interdependencia rural / urbano en las relaciones sociales y económicas a escala internacional en el marco de los procesos de globalización (Romero, 2012). Lo rural deja de centrarse meramente de labores agrícolas, ampliando la ocupación de sus integrantes.

Lo anterior, se relaciona con el concepto de Interculturalidad, el cual refiere a la convivencia social dialogante de grupos culturalmente diferentes, es decir en función de las características de cada país, región, y lugar en el cual nos situe-mos, puesto que dentro de la inter (entre – relación) culturalidad se incorpora la democracia de los grupos culturales que habitan dicho territorio, implicando una redistribución del poder y rediseño del modelo de Estado – Nación (Urrutia, 2012).

Entre las carencias de los países Latinoamericanos en torno a la ruralidad se destaca la generación e implementación de Políticas Nacionales poco articu-ladas que se centren en la interculturalidad, debiendo por tanto incorporarla como un eje transversal en la política de cada Ministerio. Esto queda en eviden-cia en la implementación de proyectos y programas públicos que ignoran las características y particularidades culturales de los supuestos ‘’beneficiados’’ (Urrutia, 2012). Por lo cual, surge relevante fomentar la realización estudios investigativos centrado en realidades locales, revalorando la interculturalidad y riqueza de nuestro país.

(11)

territo-rio, puesto que nos encontramos constantemente expuestos a cambios en los procesos identitarios, siendo desde allí necesario la emergencia de mayores investigaciones asociadas a la temática situadas en contextos sociohistóricos particulares.

Procesos de construcción de identidad en los niños y

las niñas rurales

Un estudio chileno de Castro, Saavedra & Saavedra (2010) desmitifica el tra -dicional símil: pobreza – ruralidad – factores de riesgo, relevando la lectura de recursos, asociado a diferentes figuras de familiares y vecinos asentadas en territorios rurales que promueven y facilitan la socialización de los niños y niñas insertos en dicho contexto.

La identidad desde el paradigma Constructivista es entendida como un núcleo variable, debido a que la identidad fluctúa, cambiando constantemente en la interacción con los otros y las otras, por tanto, no es visto como un centro de identidad aislado, sino más bien construido intersubjetivamente incorporando una historicidad del sujeto (López, s/f).

(12)

esta manera entender el dinamismo desde la influencia que ejercen los medios de comunicación, instituciones, etc. en los procesos de construcción de identi-dad (Pezzi, Chávez & Minda, 1996).

Identidad de género y lo social

En relación a la identidad de género de los niños y las niñas, la literatura refiere que la infancia se encuentra constantemente expuesta a modelos de conducta aceptadas y validadas en función de expectativas sociales y culturales asocia-das a determinado género, aspecto que no solo se genera en sus hogares, sino también en la escuela, en los juegos permitidos y previamente seleccionados para cada género, libros de cuentos, películas, televisión, entre otros. Entre di-chos modelos e imágenes de género trasmitidos socialmente por parte de los adultos a los niños y las niñas, nos encontramos con una tendencia a represen-tar al género masculino como atrevidos, aventureros, seres activos, mientras que el género femenino es identificado con roles pasivos y subordinados, con tendencia a la emotividad más que a la inteligencia, y de inferior estatus social (Jayme & Sau, 2004).

(13)

sociabilización en creciente valoración, se promoverían relaciones centradas en la igualdad de género, pautas democráticas en la resolución de conflictos, entre otros aspectos (Castro, 2012).

A partir de lo anterior, estudios mencionan que en América Latina el modelo patriarcal de familia se encontraría en retroceso, debido a los diversos cambios que han experimentado las familias en lo que respecta a su composición, pro-cesos económicos, demográficos, sociales y culturales que datan desde el siglo pasado (Ortega, 2012).

En cuanto a la identidad de género que refiere al estar siendo femenino y mas -culino, diversos autores Fernández, 1996, Galambos, Almeida, & Petersen, 1990, Ussger, 1991 (Rocha, 2009) señalan que este concepto y significación debe revisarse con especial detención, puesto que existen aspectos asociados a la etapa evolutiva y ciclo vital que vienen a influir en los roles y estereotipos de género que portamos, los que atraviesan importantes modificaciones en la historia de vida de la persona, existiendo una relación en torno a la identidad de género y la edad de la persona, puesto que los estudios demuestran a que a medida que aumenta la edad de la persona estas tienden a volverse más flexi -ble en término de los roles sociales que juegan, así como las convicciones es-tereotipadas que portan los hombres y las mujeres (Rocha, 2009). Lo anterior es explicado por las implicancias sociales y procesos biológicos naturales que viven las personas en función de su ciclo vital, tal como los cambios biológicos, proceso de independencia de los hijos, lo que puede implicar una transforma-ción en su rol social, lo que conlleva a una revaloratransforma-ción y resignificatransforma-ción de su identidad (Rocha, 2009).

(14)

múlti-ples, cambiantes e infinitas en torno a masculinidades y feminidades presentes en una persona (Cabral & García, s/f).

Metodología

La metodología empleada en esta investigación es cualitativa, bajo paradigma crítico y constructivista, el cual se caracteriza por presentar una ontología rela-tivista, puesto la realidad es conceptualizada y comprendida como construccio-nes múltiples y diversas, locales, específicas, sociales, dependiendo por tanto de las prácticas continuas de aquellas personas que las mantienen (Krause, 1995). Este paradigma inductivo, interpretativo o naturalista busca el por qué y para qué de las relaciones y centra su interés en la estructura interna vista desde los propios sujetos en estudio. Es un método especialmente respetuoso de las experiencias y significaciones de los sujetos involucrados.

El enfoque teórico metodológico es de tipo exploratorio, puesto que la temáti-ca de investigación de sujetos rurales ha sido poco estudiada, y los estudios existentes hasta el momento, señalan una tendencia a reproducir mitos y este-reotipos urbanos producto de la escasa información disponible (Castro, 2012) generándose por tanto una inclinación a uniformar lo rural desde la mirada urbana (Castro, 2012).

(15)

El primer grupo estuvo compuesto por once niños y niñas, distribuido en ocho niños y tres niñas, aspecto que se determinó por la proporción de niños y niñas que asisten a dicho grupo curso. El segundo grupo compuesto por un total de quince niños y niñas, distribuido en seis niñas y nueve niños, de un mismo cur-so pertenecientes a otra escuela rural, en la cual se consideró la selección del género de acuerdo al mismo criterio anterior.

En ambos grupos se aplicó la técnica del Focus Group, basada en entrevistas semi-estructuradas y referidas a la concepción y significación de la masculini -dad y feminei-dad desde las experiencias de vida y relaciones con otros y otras (Escobar & Bonilla, s/f). Al respecto se ahondó específicamente en colores y juegos por género, lo propio y lo que diferencia a los géneros, ser niño y ser niña en el mundo de hoy, ser niño y ser niña en el mundo rural. Para ello, se empleó entrevista narrativa descrita por Garfinkel, donde la persona cuenta historias que vive de manera individual y colectiva, revelándose a través de las acciones, los procedimientos y formas que empleamos para construir nuestra vida (Vargas, 2012). Participantes y entrevistador asumen entonces un rol acti-vo, permitiendo generar narrativas detalladas que enriquezcan la comprensión de la experiencia del otro y otra (Farías, Fernández, Morales & Ojeda, 2012). Específicamente la presente investigación se basó en el modelo de Análisis Narrativo propuesto por John McLeod (2000).

Resultados

(16)

comenta-rios devaluativos que surgen del otro género en relación al propio, no obstante, se aprecia que las significaciones hacia su género y el otro género, tienden a centrarse en discursos dominantes que se fundan en estereotipos sociales, lo cual se relaciona con los planteamientos de Jayme & Sau (2004) respecto a modelos e imágenes que son transmitidos socialmente por los adultos a los niños (as).En relación a como significan su propio género, se aprecia que en el caso de los niños, éstos aluden a comportamientos que validan como propios del género masculino: la agresividad, la competencia, el concebirse como re-yes de una manada, observándose concepciones patriarcales, donde el género masculino compite y el más fuerte físicamente asume el lugar de líder y de dominación de los ‘’menos fuertes’’, formando parte de este grupo el género femenino, tomando por ende un lugar de sumisión respecto a la voluntad del género masculino, lo que se relaciona con concepciones patriarcales.

Por otro lado, los niños se conciben a sí mismos fuertes físicamente, siendo el dolor físico una experiencia y vivencia propia de lo femenino y el género feme-nino por su parte, en ciertas ocasiones valida dichos significados, no obstante, en otros casos se revelan y señalan su descontento con ciertas visiones que emergen del otro género sobre ellas que saturan su identidad.

Las significaciones construidas por los niños y las niñas en torno a las identi -dades de género son concebidas en un primer momento desde estereotipos de género que sellan la identidad de lo masculino y lo femenino en función de ciertos comportamientos esperables y esperados socialmente, tales como la idea de la femineidad asociado a lo tranquilo, a juegos y gustos de contenido amoroso, juegos exclusivos del género relacionados con el ejercicio la mater-nidad y lo masculino relacionado con aspectos agresivos, destructivos, fuerza física, competencia, superioridad, reyes de la manada, etc.

(17)

en los respectivos Focus a través de los diversos intercambios comunicativos que se dan entre los niños, las niñas y la entrevistadora, estas identidades de género estereotipadas comienzan a de – construirse, desde lo que implica re-flexionar y cuestionar ideas fijas y esencialistas del género que tienen su origen en discursos dominantes opresivos que restringen las posibilidades de acción en función de lo que social y culturalmente se entiende que debiese hacer y ser un sujeto por el hecho de pertenecer a determinado género. De esta manera emergen en los discursos de los niños y las niñas una variedad excepciones a dichos discursos dominantes que hacen desvanecer dichas historias únicas y absolutas del género.

A partir de lo anterior, surgen significaciones que abren alternativas distintas para concebir las identidades de género, emergiendo el cuestionamientos so-bre: el largo del pelo asociado al género del sujeto, juegos posibles, colores per-mitidos en la vestimenta, algunos comportamientos considerados exclusivos para cierto género, gustos e intereses, vivencia del dolor emocional y físico, la

(18)

idea de fuerza / delicadeza, surgiendo a partir de sus discursos ciertas excep-ciones, mediante la noción de que algunas niñas o algunos niños vendrían a ilustrar la excepción a la regla y normatividad social y cultural en función de lo esperado socialmente, siendo por tanto posible ampliar dichas visiones dicotó-micas, binarias y exclusivas en función del género de los sujetos.

Si bien emergen importantes matices en relación a las significaciones atribui -das por estos niños y estas niñas a las identidades de género, surge como relevante referir que de todas formas en estas de – construcciones de género se mantienen presentes ciertos elementos en sus discursos que dan cuenta de resistencias propias de la sociedad y cultura en la cual hemos sido criados (as) y retroalimentados(as) en las relaciones con otros y otras que conllevan a estereotipos de género y discursos dominantes hegemónicos, pero no por ello se invisibilizan las excepciones, surgiendo desde allí, la posibilidad de diálogos diversos, múltiples, con innumerables matices en torno a las identidades de género.

(19)

En relación a aspectos que se encuentran presenten en el discurso de los niños y las niñas en torno al territorio rural y la vida en el campo, es posible decir que los niños y las niñas refieren vivir cerca el uno del otro, y conocer en su gran mayoría donde vive el compañero y compañera, ya que algunos y algunas se reúnen en la casa del otro y otra luego de la escuela, juegan juntos, comparten, y conocen a ciertos integrantes de la familia de éstos y éstas.

Además, se encuentra presente el hecho de que los niños y las niñas tienen relaciones de parentesco, existiendo claridad de quienes son familia con quien. Siendo posible apreciar cómo emergen elementos propios del mundo rural y su sentido de comunidad asociado a lo familiar y lazos de parentesco entre una familia y otra, lo que cobra especial sentido en las formas de relacionarse de los sujetos insertos en contexto rural, así como también permite visualizar sus par-ticularidades, adentrándonos en la riqueza de la vida en la cultura local y rural.

Entre las prácticas que emergen en el discurso de los niños y las niñas como propias del mundo rural y que ellos y ellas realizan, se destaca el andar en ca-ballo y vivir a caca-ballo aventuras en el campo junto a primos, familiares y amigos del mismo sector.

Además, otro elemento propio del mundo rural, es ir al rodeo, en donde sur-ge en un primer momento del discurso masculino, para luego aparecer en el discurso femenino, como una de las tantas cosas que se resaltan y disfrutan del vivir en el campo, siendo esta una práctica habitual, al igual que el andar en caballo, lo que también se realiza una vez a la semana, siendo un día a la semana destinado para ello, configurándose como una práctica familiar, lo cual da cuenta de toda una organización familiar en función del rodeo, donde asis-ten los niños y las niñas en compañía de sus padres.

(20)

del medio urbano (la delincuencia). Cabe destacar, a partir del discurso de los niños y las niñas aparece que la justicia en la ruralidad de la comuna de Olmué tiene sus propios códigos y reglas de convivencia reguladas por parte de la propia comunidad, no emergiendo mayormente la figura de las instituciones sociales creadas para ello, tales como Carabinero, Policía de Investigaciones, Fiscalía, etc. Sino más bien, son los propios vecinos que mancomunadamente se organizan y actúan para tomar medidas contra ellos. Por tanto, la cohesión de la comunidad local rural de la comuna de Olmué permite que los propios ve-cinos busquen medidas que consideren justas ante quebrantamiento de sus normas y códigos sociales, aspecto que de alguna manera se relaciona con su propia forma de organizarse y entender la justicia.

Otro aspecto de considerar es que el propio discurso de los niños y las niñas permite desmitificar ciertas concepciones sociales y discursos dominantes he -gemónicos en torno a la ruralidad y sus prácticas, derribando asociaciones tales como rural – atrasado, rural – al margen de la tecnología y en contraposi-ción con avances del medio urbano. Aquella desmitificacontraposi-ción queda en eviden -cia cuando los niños y las niñas refieren jugar con ciertos elementos tecnológi -cos, tales como tablet, video juegos, etc., siendo ello parte de su cotidianidad y de sus prácticas lúdicas, al igual que el jugar al aire libre, el subir los cerros, andar en bicicleta, etc.

(21)

A su vez, se considera importante referir que en un primer momento, los niños señalan que en dicho Club solo jugarían niños, lo cual da cuenta de la presen-cia de identidades de género que se sustentan en discursos hegemónicos y dominantes, no obstante al transcurrir la conversación, surge que también par-ticipa el género femenino en dicho Club de fútbol, lo cual aparece a partir del discurso femenino, mediante la participación de figuras femeninas de manera permanente y transitoria, aspecto que permite otorgar lecturas en torno las mixturas presentes en las identidades de género que construyen estos niños y estas niñas, siendo en un primer momento una identidad de género estereo-tipada la que surge, basada en discursos dominantes y hegemónicos, ello se vincula a lo que indica Castro (2012) sobre los mensajes discordantes en torno a la perspectiva de género a los que son expuestos los niños y niñas que resi-den en sectores rurales en Chile. En vista de ello, luego emergen naturalmente en la conversación discursos subyugados, que amplían las posibilidades de ser niño y niñas, lo que se asocia al concepto de identidades de género propuesto por Cabral y García (s/f), existiendo un repertorio diverso a partir de sus expe-riencias de vida.Cabe destacar, que dicho Club de fútbol remite a un sentido de identidad asociada al territorio rural de la comuna, ya que La Dormida, es un sector de Olmué en el cual residen los niños y niñas de dicha escuela, sintién-dose por tanto parte de dicho territorio, honrándolo al pertenecer a dicho club, el cual lleva por nombre el nombre de su querida tierra, tierra en la cual sus familiares y ellos y ellas han crecido, jugado, compartido y les provee de un es-pacio físico natural que les permite realizar sus aventuras, junto con brindarles paisajes rurales con los cuales disfrutan día a día.

(22)

fue elegido en representación de la bandera y de la sangre, aspecto que da cuenta de elementos de identidad nacional, valorándose al país de origen, en el cual residen, y sintiéndose parte de este (soy chileno), y desde el importante sentido de identidad personal y social que implica el nombre ( yo soy … ) , es decir yo soy dentro de muchas cosas chileno y me siento por tanto como tal. Ello emerge como relevante, ya que existe un sentido de identidad asociada al país y específicamente a la cultura local, puesto que en Olmué se releva y refuerza todo el año el valor del ser chileno y parte del pueblo.

A su vez, otro aspecto que surge como importante, es que otro de los niños hace mención a que eligió el color negro, el cual alude según él al Colo Colo, equipo de fútbol chileno. Cabe mencionar que una lectura posible a ello es que el Colo Colo representa socialmente en Chile al pueblo, compuesto mayoritaria-mente por la clase obrera, siendo asociado a atributos tales como el esfuerzo, el empuje, y representado por la figura del indio, haciendo alusión a nuestros orígenes étnicos, los cuales son valorados y honrados dentro de dicho equipo de fútbol.

Territorio, práctica en la comuna y ruralidad

CONCLUSIONES

(23)

tal como señala Cabral & García (s/f).

Respecto a aspectos que refieren al territorio, prácticas de la comuna y rurali -dad, se identifica un fuerte sentido de identidad asociado al territorio, lo que coincide con los planteamientos de Pezzi, Chávez y Minda (1996). Así también, una alta valoración sobre el vivir en el medio rural, apreciándose prácticas es-pecíficas, tales como vivir aventuras arriba de un caballo y participar activa -mente de panoramas familiares, tales como el rodeo. Además, de forjar un sentido de comunidad y apoyo mutuo con los vecinos, existiendo relaciones de parentesco entre los compañeros y compañeras y junto a una fuerte valoración del medio rural y la cultura local.

En cuanto a las limitaciones del presente estudio, se considera importante to-mar en consideración el que la distribución por género de los y las participantes de ambos Focus Group no fue equitativa, siendo en el primer Focus una propor-ción de 8 niños y 3 niñas, y en el segundo Focus Group de 9 niños y 6 niñas, di-cho criterio no se consideró al momento de llevar a cabo el Focus, lo que puede inclinar las respuestas hacia construcciones mayoritariamente otorgadas por el género masculino, no obstante, ello surge a partir de la cantidad de niñas y niños presentes en los cursos en las escuelas rurales donde se llevó a cabo la investigación, aspecto que desde otra lectura posible se considera relevante de analizar.

(24)

iden-tidad a partir de otros actores sociales que participan en estos procesos (Pezzi, Chavés & Minda, 1996), los cuales eventualmente pueden estar presentes en la subcultura rural y urbana, para desde allí poder ampliar miradas, permitir la visibilización de discursos y excepciones que el día de hoy no tienen lugar en las líneas investigativas, existiendo por tanto a la base una mirada crítica, social y política que cuestione las verdades únicas e inamovibles del conocimiento científico actual.

BIBLIOGRAFÍA

- Arriagada, L. 1995. La constitución de las familias rurales. Santiago: CEDEM Avila, M, Amengual, M & Machain, J 2009. 20 aniversario de la ‘’Convención Internacional de Derechos del Niño’’: ‘’Políticas públicas de infancia y el fortale-cimiento familiar en la restitución de derechos’’ (Documento en Línea). Revista Genéve, volumen s/n, (número s/n): Págs: 1-9. Buenos Aires, Argentina. Con-sultado el 4 Abril 2015. Disponible en: https://www.crin.org/en/docs/FileMa-nager/cav.pdf

- Bengoa, J 1996. Pobreza Campesina y Desarrollo Social. (Documento en Línea). Revista CEME- Centro de Estudios Miguel Enriquez, Vol s/n, (número s/n): Págs 1- 12. Chile: Editorial: Archivo Chile. Consultado el 12 Marzo del 2015. Disponible en: http://www.archivochile.com/Ideas_Autores/bengoaj/ bengoa0003.pdf

(25)

fongdcam.org/manuales/genero/datos/docs/1_ARTICULOS_Y_DOCUMEN-TOS_DE_REFERENCIA/A_CONCEPTOS_BASICOS/Masculino_femenino_y_yo_ Identidad_o_identidades_de_genero.pdf

- Castro, A 2012. Familias rurales y sus procesos de transformación: Estudio de casos de un escenario de ruralidad en tensión. (Documento en línea) Re-vista Psicoperspectivas individuo y sociedad, Volumen 11, (número 1), pags 180 – 203. Maule: Universidad Católica del Maule, Chile. Consultado el 15 de Enero del 2015. Disponible en: http://www.psicoperspectivas.cl/index.php/ psicoperspectivas/article/viewFile/172/188.

- Castro, A, Saavedra, E & Saavedra, P. 2010. Niños de familias rurales y urbanas y desarrollo de la resiliencia. (Documento en línea). Revista Iberoamericana de Psicología: ciencia y tecnología, volumen 1, (número 3), pags 109- 119, Maule, Universidad Católica del Maule, Chile. Consultado el 12 de Febrero del 2015. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4905164.pdf

- Duarte, C 2010 Sociedades adultocéntricas: sobre sus orígenes y repro-ducción. (Documento en línea). Revista Scielo, volumen 20 (número 36), pags 99- 125. Santiago: Última Década.Consultado el 6 de Febrero del 2015. Disponible en:http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid =S0718-22362012000100005

- Escobar, J & Bonilla, I (s/f). Grupos Focales: una guía conceptual y metodológi-ca. ( Documento en línea) Revista Cuadernos HispanoAmericanos de Psicología, Volumen 9, (número1), pags 51- 67. Bogotá, Colombia: Universidad el Bosque. Consultado el 18 de Febrero del 2015. Disponible en: http://www.uelbosque. edu.co/sites/default/files/publicaciones/revistas/cuadernos_hispanoameri -canos_psicologia/volumen9_numero1/articulo_5.pdf

(26)

- Fundación Superación de la Pobreza 2015. Jugando entre riesgos: representa-ciones, sentimientos e imágenes de niños y niñas afectadas por tres siniestros socioambientales en la región de Valparaíso. (Documento en Línea), Revista Servicio País,Volumen (s/n),pags 1- 86. Valparaíso. EditorialFundación Supe-ración de la Pobreza. Consultado el 3 de Julio del 2016, disponible en: http:// www.superacionpobreza.cl/wp-content/uploads/2016/04/Valparaiso.pdf

- Jayme, M & Sau, V. 2004. Psicología diferencial del sexo y el género. Editorial Icaria, Barcelona.

- Krause, M 1995 La investigación cualitativa: un campo de posibilidades y de-safíos. (Documento en línea). Revista Temas de Educación, Volumen s/n, (nú-mero 7), pags 19-39. La Serena, Chile. Universidad de la Serena. Consultado el 3 de Septiembre del 2015. Disponible en: https://investiga-aprende-2.wikispa-ces.com/file/view/Inv-cualitat-Krause.pdf

- Larraín, J. 2001. Identidad Chilena, Santiago, Ed LOM.

- McLeod, J. 2000. A method for qualitative narrative analysis of psychotherapy transcripts. EEUU. SAGE Publications.

- Ortega, L 2012. Las relaciones de género entre la población rural de Ecuador, Guatemala y México. (Documento en línea). Revista Serie Mujer y Desarrollo. Volumen s/n, (número 121), pags 1-55, Santiago de Chile, Naciones Unidas. Consultado el 2 de Marzo del 2015. Disponible en: http://repositorio.cepal.org/ bitstream/handle/11362/5848/S1200873_es.pdf?sequence=1

(27)

http://www.terapia-ocupacio-nal.cl/documentos/miscelaneo/2008_SENAME_2008.pdf

- Pavez, I 2012. Sociología de la infancia: las niñas y los niños como actores sociales. (Documento en línea). Revista de Sociología, Volumen s/n, (número 27), pags 81-102. Chile. Universidad de Chile. Consultado el 2 de Mayo del 2015. Disponible en: http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/sociologia/ articulos/27/2704-Pavez.pdf

- Pezzi, J, Chávez, G & Minda, P 1996. Identidades en construcción. (Documen-to en línea) Revista Colección Antropología Aplicada, Volumen 1, ( número 10). Quito, Ecuador. Ediciones Abya – Yale. Consultado el 8 de Mayo del 2015. Dis-ponible en: http://dspace.unm.edu/bitstream/handle/1928/11765/Identida-des%20en%20construcci%C3%B3n.pdf?sequence=1

- PNUD (2008). Desarrollo humano en Chile rural. (Documento en línea). Pro-grama de las Naciones Unidas para el Desarrollo, volumen s/n (número s/n). pags 1- 252.Santiago de Chile. Consultado el 3 Diciembre del 2015. Disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/files/indh_chile_2008_rural.pdf

- PLADECO (s/f). Actualización plan de desarrollo comunal de Olmué 2011 – 2015. (Documento en línea). Ilustre Municipalidad de Olmué,volumen s/n (nú-mero s/n), pags 1- 608. Olmué: Municipalidad de Olmué. Consultado el 3 Di-ciembre del 2015. Disponible en: http://www.muniolmue.cl/descargasMuni/ doc/InformePladecoOlmue2011-2015.pdf

- Rocha, T 2009. Desarrollo de la identidad de género desde una perspectiva psico – socio – cultural: un recorrido conceptual. (Documento en línea). Revis-ta Interamerican Journal of Psychology. Volumen 43, (número 2), pags. 250-259. Porto Alegre, México. Sociedad Interamericana de Psicología. Consulta-do el 10 de Enero del 2015 . Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo. oa?id=28412891006

(28)

concep-tuales en debate. (Documento en línea). Revista psicoperspectivas. Individuo y sociedad. Volumen 11, (número 1). Uruguay. Universidad de la República, Uru-guay. Consultado el 3 Febrero del 2015.Disponible en: http://www.psicopers-pectivas.cl/index.php/psicoperspectivas/article/view/176/197

- Tarragona, M 2006. Las terapias posmodernas: una breve introducción a la terapia colaborativa, la terapia narrativa y la terapia centrada en soluciones. (Documento en línea). Revista Psicología conductual, Volumn 14, (numero 3), pags 511-532, México. Consultado el 5 Octubre del 2015. Disponible en: http://www.academia.edu/8288807/LAS_TERAPIAS_POSMODERNAS_UNA_ BREVE_INTRODUCCI%C3%93N_A_LA_TERAPIA_COLABORATIVA_LA_TERAPIA_ NARRATIVA_Y_LA_TERAPIA_CENTRADA_EN_SOLUCIONES

- Espejo, N 2014. Hacia una reforma integral del sistema penal de adolescentes en Chile: El desafío de la especialización. (Documento en línea). Revista Serie reflexiones: infancia y adolescencia. Volumen s/n, (número 18). Pags 1- 32. Chile. UNICEF. Consultado el 5 Agosto del 2015. Disponible en: http://unicef.cl/ web/wp-content/uploads/2015/01/WD-18-Especializacion-Ley-WEB.pdf

- Urrutia, J 2012. Desarrollo rural e interculturalidad, (Documento en línea). La revista Agraria, Volumen s/n, (número s/n ) pags 16-17. Peru, CEPES, Con-sultado el 15 Agosto del 2015. Disponible en: http://www2.congreso.gob.pe/ sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/023615D0D78ABCE605257B80006CF318/$ FILE/Desarrollo_rur_interculturalidad.pdf

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...