Jacob se convierte en Israel

Texto completo

(1)

11

Jacob se convierte en Israel

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Génesis 29-33.

LOS VEINTE AÑOS DE SERVICIO EN MESOPOTAMIAse caracteri-zaron por celos, engaños e intrigas. Una hermana procuró ganar a la otra en el número de hijos e hijas, pues ambas deseaban tener el afecto del es-poso de ellas. Yerno y suegro brillaron en sus intentos de engañar al otro, y Labán solo manifestó interés en su propio progreso. El relato bíblico no-ta más fe en las pociones y las estrategias humanas que en Dios. Otra vez, ¡cuán poco han cambiado los seres humanos en miles de años!

No obstante, aunque esos mismos capítulos revelan el escaso funda-mento que tiene la confianza en el poder humano, muestran cuán certera es la realidad de las promesas divinas de misericordia, perdón y acepta-ción (cuán afortunado para nosotros es que tampoco eso cambie). De he-cho, aun en medio de todas estas tristes historias de incredulidad, engaño, celos e intrigas humanos, podemos ver la misericordia divina en opera-ción; un legado asombroso y poderoso de la gracia de Dios en favor de los seres humanos caídos.

Tal vez esto se comprenda más vívidamente en la noche de la lucha de Jacob. Aquí, otra vez, podemos ver cuán cerca está Dios de los que con verdadera fe y arrepentimiento lo buscan. A orillas del Jaboc, el arrepenti-do Jacob llegó a ser Israel, y el plan de Dios triunfó a pesar del material humano que, aparentemente, no era prometedor, con el cual Dios tuvo que trabajar.

✲ Sábado

9 de diciembre

Lección

11

Para el 16 de diciembre de 2006

“No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido” (Gén. 32:28).

PARA MEMORIZAR:

(2)

MALES DE FAMILIA

En la historia de Jacob, Raquel y Lea (Génesis 29), encontramos más engaño; solo que ahora Jacob es la víctima en vez de quien lo realiza. Tal vez aprendió algunas lecciones en cuanto al engaño después de haber sido embaucado él mismo.

El casamiento de Jacob con dos hermanas, que más tarde la ley mosai-ca prohibió mientras viviera la primera hermana (Lev. 18:18), fue arruina-do por muchas intrigas, celos, altercaarruina-dos y tristeza. Dios permitió esta práctica; también permitió las consecuencias amargas que siempre parecie-ron seguirla.

En una sociedad en la que los niños representaban el favor de Dios y atraían el amor del esposo, Dios bendijo a Lea con varios hijos. Los nom-bres dados a los hijos de las esposas y de las criadas reflejan los sentimien-tos de Lea y de Raquel al nacer esos infantes, y testifican de la lucha que existía entre ambas. Los nombres son derivados del sonido de los verbos hebreos asociados con los nombres, o se parecen mucho a esos sonidos.

Lee Génesis 30:1 al 4. ¿Dónde hemos visto esta práctica anterior-mente? ¿Qué significa que los hijos repitan los pecados de sus padres? __________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Lee Génesis 30:5 al 13. ¿Qué fuerza pecaminosa estaba impulsando esas acciones?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Al terminar esta sección, veremos que Jacob engendró hijos de cuatro mujeres, algunas amadas más que otras, algunas en una “situación” su-perior a las otras y, sin embargo, todas son las madres de los doce hijos del patriarca. ¿Quieren más contención, celos e intrigas? Todo esto daría, más tarde, frutos amargos, especialmente en la vida de Jacob, quien debe-ría haber sabido mejor, y quien, habiendo recibido las promesas de Dios (Gén. 28:10-22), tendría que haber confiado en esas promesas sin haber re-currido a la poligamia.

¿Qué desafío estás enfrentando, ahora mismo, que te hace difícil vi-vir por fe en vez de vivi-vir por vista? ¿Cómo puedes aprender a confiar en las promesas de Dios, de modo que no recurras a medios equivoca-dos para ver que esas promesas se cumplan?

82

(3)

EL SALARIO DE JACOB (Gén. 30:25-43)

¿Con qué maquinaciones astutas Labán y Jacob intentaron ganar el uno al otro después de que Jacob solicitara permiso para que él y su fa-milia regresaran a su país nativo? Vers. 26-43.

__________________________________________________________________ La forma de pago acordada extendió la estadía de Jacob por otros seis años (Gén. 31:41). El pedido de Jacob parece magnánimo cuando nos da-mos cuenta de que en el Cercano Oriente, “por regla general, las cabras son negras o de un color castaño oscuro y rara vez son blancas o tienen man-chas blancas, y además, que la mayoría de las ovejas son blancas, rara vez negras o manchadas” (1 CBA 406). Como Labán se quedaría con todos los animales de colores puros, el trato parecía ventajoso para el suegro de Jacob. ¿De qué manera buscó Labán impedir que las características de co-lores variados volvieran a entrar en el ganado puro? Gén. 30:35, 36. __________________________________________________________________

¿A qué antigua superstición recurrió Jacob después de que cual-quier intento de procreación selectiva hubo sido eliminada por la sepa-ración que hizo Labán de los animales reproductores? Vers. 37-43. __________________________________________________________________

Jacob, así como Labán, parecían no darse cuenta del hecho de que, aunque esos animales fueran puros en su color, portaban en sí las caracte-rísticas genéticas recesivas que podían transmitir a sus descendientes. No sabiendo qué debía hacer, Jacob se refugió en la creencia equivocada de que experiencias visuales vívidas, experimentadas por una oveja madre durante la concepción o la preñez, dejaría marcados a sus descendientes.

Aunque la intención y los propósitos de la estrategia de Jacob pare-cían tener éxito (vers. 43), ¿qué mensaje envió Dios al patriarca en un sueño? Gén. 31:7-12.

__________________________________________________________________ Jacob atribuyó su éxito a la bendición de Dios (vers. 7, 9); y Dios lo bendijo a pesar de sus creencias supersticiosas (vers. 12). De hecho, el sue-ño de los versículos 10 al 12 pudo haber tenido la intención de explicar al patriarca de qué modo las características del color diferente eran trasmiti-das por los padres de color puro. Dios usó la ocasión para obrar un mila-gro y bendecir a Jacob, no a causa de la habilidad o el ingenio, sino a fin de frustrar la explotación de Labán.

Aun a pesar de todos los errores de Jacob, Dios estaba todavía con él. ¿Qué esperanza te ofrece esto, a pesar de todos los errores que hayas cometido?

(4)

LA HUIDA DE JACOB A CANAÁN (Gén. 31)

Lee Génesis 31:1 al 16. ¿Qué sucedió que decidió a Jacob a irse fi-nalmente?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Como resultado de su codicia, Labán alejó a sus hijas y cambió el sala-rio de Jacob diez veces. La ausencia de Labán proporcionó la oportunidad para que Jacob abandonara Mesopotamia (vers. 17-21). El hecho de que Raquel robara las deidades de la familia de Labán puede dar testimonio de que, detrás de su hermosa apariencia, había un corazón convertido solo a medias. Después de trece años de matrimonio, ella todavía no se sometía totalmente al Dios que adoraba su esposo (vers. 19).

¿Qué acusación hipócrita formuló Labán contra Jacob cuando lo al-canzó después de haber viajado más de cuatrocientos ochenta kilóme-tros? Vers. 22-30.

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Consciente de su inocencia, Jacob entonces invocó la pena de muerte sobre aquel en cuya posesión estuvieran los dioses familiares (vers. 32). Aunque ese castigo estaba en armonía con la ley de Mesopotamia, era una decisión tan necia y apresurada como la que tomaron los hijos de Jacob años más tarde (Gén. 44:9). La estratagema de Raquel demuestra que ella era hija de Labán, y que participaba de su carácter (Gén. 31:32-35). Como Labán no pudo sostener ninguna de sus acusaciones, Jacob reprendió a su suegro con enojo y atribuyó su propio éxito al Dios de su padre (vers. 36-42).

Lee cuidadosamente la respuesta de Jacob a Labán (vers. 36-42). ¿Qué podemos aprender de ella acerca del carácter de Jacob, que nos ayuda a explicar la bendición de Dios sobre él?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Al fin, a pesar de la inocencia de Jacob, en última instancia él le atri-buyó todo el crédito a Dios. Esto demuestra que, cualesquiera que fueran sus errores, él conocía a Dios y la realidad de la obra de Dios en su vida. A pesar de sus faltas, estaba procurando vivir por fe. Cuán importante es que todos tengamos la misma experiencia del tener “el temor de Isaac” (vers. 42) con nosotros.

84

(5)

JACOB Y ESAÚ (Gén. 32:1-32)

Pronto, después de que se separó de Labán, y al verse solo después de tantos años, Jacob se encuentra con dos ángeles (Gén. 32:1, 2). Aunque el texto no dice qué le dijeron, sin duda la presencia de ellos en ese lugar ciertamente le dio algo de valor y confianza. Tal vez eso explica por qué, en el versículo siguiente, él decide enviar mensajeros a su hermano.

Nota que, en el mensaje, él se llama “tu siervo Jacob” (vers. 4). ¿Por qué crees que él usaría esa expresión al dirigirse a su hermano? Ver Gén. 25:23; 27:29, 37.

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Cuando regresaron los mensajeros, sus palabras fueron siniestras: no traían una buena respuesta de Esaú al mensaje amistoso que Jacob había enviado. En cambio, avisaron que Esaú venía hacia Jacob con cuatrocien-tos hombres. No es de extrañar que Jacob quedara con “gran temor, y se angustió” (vers. 7).

Analiza la oración de Jacob en los versículos 9 al 12. ¿Cuáles son los elementos básicos de la oración? ¿Qué estaba pidiendo en su ruego? ¿Qué promesas estaba reclamando? ¿De qué modo su oración mostraba su dependencia de Dios?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Por sincera y genuina que haya sido su oración, Jacob también em-pleó algo de diplomacia y sabiduría (vers. 13-21). Él había esperado que con todos esos regalos podría “apaciguar” (vers. 20) a su hermano. En esto hay una lección: es necesario orar y apoyarnos en Dios, pero al mismo tiempo tenemos que hacer todo lo que esté en nuestro poder, todo lo que esté en armonía con la voluntad de Dios, para ver que la oración sea res-pondida.

Ve hacia adelante, a Génesis 33. ¿Qué podemos ver en la interac-ción entre ambos hermanos que muestra que eran hombres cambiados desde la última vez que se habían visto?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Además del crecimiento espiritual que ambos tuvieron con los años, el tiempo también tiende a sanar heridas. ¿Qué puedes hacer, has-ta que el tiempo aplique su bálsamo, a fin de ayudar a aliviar cualquier

✲ Miércoles

www.pmministries.com 13 de diciembre

(6)

LA NOCHE DE LUCHA Y DE FE DE JACOB

Lee Génesis 32:23 al 32. ¿Qué te enseña este informe? ¿Qué lección puedes aprender de este relato acerca de tus propias “luchas” con Dios? Ver también Ose. 12:4.

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Elena de White señala claramente que Jacob estaba luchando con “Cristo, ‘el Ángel del pacto’” (PP 196, 197). No sorprende que dos veces, en la descripción de la lucha de esa noche, los textos manifiesten que era realmente Dios el que se le apareció a Jacob esa noche. Aquí, otra vez, ve-mos cuán cercana y personalmente está Dios dispuesto a acompañar a su pueblo.

¿Cuál es la importancia del cambio de nombre?

__________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Cuando Jacob notó que había luchado con un Ser sobrenatural, supli-có una bendición (vers. 26). Su pedido y perseverancia fueron recompen-sados con un cambio de nombre. Ya no sería su nombre Jacob (“tomar el talón” y, por extensión, “trampear”, “engañar”). Ahora sería Israel (“él lu-cha con Dios”).

Lee el versículo 30. ¿Qué significado puedes extraer de las palabras que pronunció Jacob? ¿Cómo podríamos aplicarlo a nosotros hoy? __________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Cuando todo terminó, Jacob dijo que había visto el rostro de Dios y había seguido viviendo. En un sentido, esta es la misma oportunidad que se ofrece a toda la humanidad mediante la muerte de Jesús; Jesús era Dios en la carne y, por medio de su vida y su muerte sustitutiva, produjo la re-conciliación entre el cielo y la tierra. Por causa de Jesús y lo que él logró, todos podemos, de alguna manera, “ver el rostro de Dios y vivir”. Nues-tros pecados pasados, tal como los pecados pasados de Jacob, ya no asegu-ran nuestra destrucción ante el rostro de Aquel que es un “fuego consumi-dor” (Heb. 12:29).

¿En qué formas has estado luchando con Dios? ¿Qué significa lu-char con Dios? ¿Podría ser que salgas de esa lucha, como Jacob, con una “cojera”?

88

(7)

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee Patriarcas y profetas, las páginas 188 a 202; y en el Comentario bíblico adventista, t. 1, el comentario sobre Génesis 29:31 a 35:29.

“Aunque Jacob había dejado Padan-aram en obediencia a la instruc-ción divina, no volvió sin muchos temores por el mismo camino por don-de había pasado como fugitivo veinte años antes. Recordaba siempre el pecado que había cometido al engañar a su padre. Sabía que su largo des-tierro era el resultado directo de aquel pecado, y día y noche, mientras ca-vilaba en estas cosas, los reproches de su conciencia acusadora entriste-cían el viaje.

“Cuando las colinas de su patria aparecieron ante él en la lejanía, el corazón del patriarca se sintió profundamente conmovido. Todo el pasado se presentó vivamente ante él. Al recordar su pecado, pensó también en la gracia de Dios hacia él, y en las promesas de ayuda y dirección divinas” (PP 194).

“Jacob alcanzó la bendición que su alma había anhelado. Su pecado como suplantador y engañador había sido perdonado. La crisis de su vida había pasado. La duda, la perplejidad y los remordimientos habían amar-gado su existencia; pero ahora todo había cambiado; y fue dulce la paz de la reconciliación con Dios. Jacob ya no tenía miedo de encontrarse con su hermano. Dios, que había perdonado su pecado, podría también conmo-ver el corazón de Esaú para que aceptase su humillación y arrepentimien-to” (PP 187, 198).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. Como clase, analicen los actos de Jacob al prepararse para encontra-se con Esaú. ¿Por qué trató, con tanto esfuerzo, de tranquilizar a su herma-no? ¿No deberían haber sido las promesas de Dios lo suficiente para que pudiera avanzar solo por fe? ¿Estaba él mostrando falta de fe por medio de sus actos, o era eso la fe en acción?

2. Pide, a quienes estén dispuestos, que comenten acerca de alguna ocasión en que fueron sanados de alguna herida dolorosa. ¿Qué lección puedes aprender de esas experiencias? ¿Qué puedes hacer para ayudar a personas que están doloridas por heridas que demoran mucho en sanar?

✲ Viernes

www.pmministries.com 15 de diciembre

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :