ASENTAMIENTOS INFORMALES: La ciudad invisible

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

ASENTAMIENTOS INFORMALES: La ciudad invisible

Si no los atendemos sólo habremos hecho la mitad de la tarea en materia de reducción de pobreza

La nueva agenda urbana y los ODS: Oportunidad y reto

Foto: Archivo PNUD-Altos del Capri- Florencia-Caquetá

Durante años, he escuchado diversos nombres o “rótulos” con los cuales se hace referencia a aquellos territorios construidos con la fuerza de la esperanza de la población marcada por la violencia. Sin embargo, su configuración no ha cambiado y al contrario siguen intactos, aumentando en número y carencias, son territorios desatendidos, olvidados y casi que invisibles: son la ciudad invisible.

Asentamientos informales, barrios subnormales, barrios de invasión, barrios ilegales, barrios marginales, cualquiera que sea su connotación nos referimos a aquellos territorios de las grandes, medianas y pequeñas urbes que se han desarrollado al margen de las normas urbanísticas y arquitectónicas de las ciudades. La otra ciudad y la ciudad de los otro, son territorios resultado de la necesidad de refugio de familias que, para el caso colombiano, son en su gran mayoría desplazadas por la violencia, víctimas del conflicto armado interno y en menor proporción pobres históricos. Todos estos territorios comparten características, o más bien carencias similares, tanto en lo público (entorno) como en lo privado (viviendas). Generalmente se localizan en periferias urbanas, conformando los llamados “cinturones de pobreza”, se encuentran segregados espacial, socioeconómica y funcionalmente: carecen de servicios públicos, saneamiento básico,

(2)

infraestructura vial, conectividad, zonas verdes, espacio público, servicios de salud y educación y están lejos de los centros productivos y de comercio.

Cuando empiezan a configurarse estos asentamientos, las viviendas intentan confundirse con el verde del paisaje, pues la primera opción para darle forma a las viviendas es encerrar el terreno que han “comprado” con polisombra, un material verde que hace las veces de pared, pero que solo configura un límite visual, pues las inclemencias del clima no encuentran en él, barrera alguna.

Foto: Archivo particular El Tiempo- 16 octubre de 2015

¿De qué estamos hablando?

(3)

El déficit cualitativo hace referencia a las cualidades de la vivienda, es decir, a sus carencias y deficiencias físicas (materiales y estructura de la vivienda) y funcionales (que tengan habitaciones, zonas sociales, baños). Este déficit cualitativo tiene directa relación con el histórico de producción de vivienda entre 1993 y 2005 reportado por el DANE en el que la oferta y producción de vivienda informal en este periodo fue del 64.9% frente a la producción de vivienda formal que representó el 35.1%. Este 64.9% está ubicado en asentamientos de origen informal, en los cuales se localiza la población en pobreza y pobreza extrema.

Aunque no ha existido en la historia de la política de vivienda a nivel nacional, una apuesta más incluyente que el programa de Vivienda Gratuita que actualmente opera a nivel nacional, este programa ha logrado que una parte importante de la población que no tenía acceso a vivienda por métodos tradicionales de adquisición, pues un prerrequisito siempre fue contar con cierre financiero para acceder al subsidio de vivienda, lograra una vivienda propia. Esta política no logrará resolver el problema de los asentamientos informales, pues estos siguen y seguirán existiendo, así un programa enfocado a la construcción de vivienda formal (a 2015 iban 92.000 viviendas terminadas) nunca alcanzará a cubrir el total de personas sin vivienda o en viviendas inadecuadas pues la informalidad en la “producción social del hábitat” desborda financieramente cualquier solución.

Muestra de esta complejidad son las cifras que nos entrega el gobierno nacional a través del Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio:

(4)

Millones de hogares viven en asentamientos precarios

Habitan en viviendas localizadas en zonas de alto riesgo

Presenta carencias de tipo cualitativo de las áreas urbanas son de origen informal

¿Por qué sólo la mitad de la tarea en materia de reducción de pobreza?

“… ahora tenemos la cédula de ciudadanía del barrio, ya no somos ilegales…”

Foto: Archivo PNUD. Barrio Trece de Mayo. Villavicencio-Meta

Durante años se han invertido grandes recursos económicos y humanos provenientes de fuentes nacionales, cooperación internacional, sociedad civil y privados para solucionar demandas y carencias en materia de generación de ingresos, salud, educación, convivencia, paz, reconciliación y resolución de conflictos, los logros han sido significativos, sin embargo, gran parte de la población continúa viviendo en mismas o peores condiciones con carencias, en los mismos barrios en los cuales sus necesidades se agudizan.

20% 1,3

45% - 65%

(5)

Hoy por hoy, no se ha resuelto uno de los Problemas Estructurales: el reconocimiento de

los asentamientos informales, el Reconocimiento de la “producción social del hábitat” a

través de la Formalización de estos territorios, proceso a través del cual se habilita la inversión, tanto en lo público (entorno) como en lo privado (vivienda). Cuando se formaliza la tenencia, se obtiene:

“la cédula de ciudadanía del barrio…. ya no somos ilegales, no somos asentamientos, ahora somos un barrio…. formalmente reconocido, aparecemos en los planos de la Alcaldía, nos van a entregar títulos de propiedad, nuestros hijos tendrán parques para jugar, el transporte público llegará al barrio, podremos pedir préstamos dando como garantía nuestras viviendas, nadie nos va a sacar y no nos dará pena decir donde vivimos”

Gustavo Silva, líder barrial

No resolver el problema de Formalización de los asentamientos, incluida la tenencia de la

vivienda, profundiza o mantiene los problemas en materia de salud pues la no atención formal en materia de saneamiento básico, agua potable y localización de estos asentamientos en zonas cercanas a cuerpos de agua donde la contaminación de la misma pone en riesgo la salud, mantendrá expuesta a la población a enfermedades respiratorias, intestinales y demás enfermedades, producidas por la contaminación y por las inadecuadas condiciones de ventilación y materiales de baños y concinas de las viviendas. De esta manera, así la población haya aumentado su nivel de ingreso y el grupo familiar tenga acceso a salud, educación, se haya invertido talento y capacitación, en materia de resolución de conflictos y demás acciones, estos esfuerzos no lograrán el impacto esperado si las condiciones de precariedad en la que vive la población no ha variado, a pesar de que haya aumentado ingresos. La formalización del asentamiento y su incorporación formal a la ciudad depende del ente territorial.

La nueva agenda urbana y los objetivos de desarrollo sostenible, ¡una oportunidad!

ODS 11: “Lograr que las Ciudades y los Asentamientos humanos sean Inclusivos, seguros,

(6)

Foto: Archivo PNUD-Altos del Capri-Florencia-Caquetá

No es casualidad que hoy coincidan la Nueva Agenda de Desarrollo 2030-Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana, resultado de HÁBITAT III- la Tercera Conferencia Sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible. La Agenda Hábitat III marca la pauta para la implementación de acciones para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estás dos Agendas están completamente articuladas dado que el desafío en materia de desarrollo urbano sostenible, está en gran medida en las ciudades. Esta es una gran apuesta a nivel mundial y el PNUD está jugando un papel importante en la materia, a través del apoyo a procesos de articulación de asentamientos informales con la ciudad formal a través del apoyo técnico a los gobiernos locales en materia de formalización de estos asentamientos en varias zonas del país y de esta manera apoyando “el derecho a la ciudad” de la población vulnerable. Esto representa el primer paso para la implementación

de la Nueva Agenda urbana y del ODS 11: “Lograr que las Ciudades y los Asentamientos

humanos sean Inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles” como articulador de gran parte de la Nueva Agenda de Desarrollo.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...