La energía eléctrica en. Brasil

20  Download (0)

Full text

(1)

1

capítulo

Brasil

(2)
(3)

Guascor 10 años

Una

historia de conquistas

E

30

l desarrollo de una nación se puede medir por su capacidad de generar, transmitir, distribuir y comercializar energía eléctrica. Del simple encendido de una lámpara a las más complejas producciones industriales, en el campo y en la ciudad, en casas, escuelas y hospitales, de motocicletas a aeronaves, buena parte de las actividades humanas depende de este recurso estratégico. La energía eléctrica está intrínsecamente relacionada a indicadores económicos, como el PIB (Producto Interno Bruto), y sociales, como el Índice de

Desarrollo Humano (IDH). En general, cuanto más acceso tiene la población a la energía, más desarrollado es el país.

En Brasil, más de 11 millones de personas – 6% del total de la población – viven sin energía eléctrica. De acuerdo a los datos del Ministerio de Minas y Energía (MME), las personas sin electricidad se concentran en las localidades de menor IDH e integran

familias de baja renta, siendo que el 90% de ellas poseen renta inferior a tres sueldos mínimos y 80% están en el medio rural. La meta del gobierno federal era eliminar la exclusión eléctrica hasta el 2008. Por medio del Programa Luz para Todos, instituido en el 2003, el poder público pretendía atender cerca de 10 millones de brasileños que viven en el campo. Hasta el momento, infelizmente, el cumplimiento de esta meta está muy distante.

(4)
(5)

32

Guascor 10 anos

Figura 2 – Tasa de electrificación domiciliaria en el 2000 (por municipios) Proporción de domicilios

(6)

Integración nacional

Aunque no haya alcanzado la universalización de la energía eléctrica, Brasil está entre los más grandes mercados del mundo. En el 2006, el consumo total en el país llegó a 415.865 GWh (o 415,9 terawatts/hora), con aumento del 3,86% en relación al que se registró en el 2005. Según estudio de la empresa británica BP realizado en el 2005, el consumo brasileño queda atrás apenas del consumo de Estados Unidos (4.239 TWh), China (2.475 TWh), Japón (1.134 TWh), Rusia (952 TWh), India (679 TWh), Alemania (619 TWh), Canadá (594 TWh) y Francia (594 TWh).

Desde sus primordios, a fines del siglo XIX, el sistema eléctrico brasileño se apoya en dos modelos de generación: hidráulica (con las plantas hidroeléctricas o UHE) y térmica (con las plantas termoeléctricas o UTE). El 1° de diciembre de 1887 se inauguró la Usina Termoeléctrica de Fiat Lux, en Porto Alegre (RS). El periódico local A Federação describió así el emprendimiento pionero: “La iluminación del taller es producida por 15 lámparas, de 10 y

16 velas sistema Edison; el motor es una máquina a vapor demi fixe, Compound, de fuerza eléctrica de 50 c.v., con descarga automática (Paxman), y fue construida en Colchester (Inglaterra)... se colocó en la entrada de la calle dos lámparas a arco Gramme, o lámparas reguladoras de 300 velas. Todas las noches se puede admirar la luz eléctrica de las lámparas Gramme. (...) En breve, el público tendrá el gusto por el mismo beneficio en el Jardín de la Plaza Conde D´Eu...”. Dos años después, fue el momento de entrar en

funcionamiento la primera hidroeléctrica de gran dimensión: la Planta Marmelos Zero, a 6

kilómetros de Juiz de Fora (MG).

Hasta el año 1940, el sector eléctrico era controlado por el capital extranjero, por medio de empresas canadienses y estadounidenses. Predominaban las plantas termoeléctricas y se pretendía alcanzar la autosuficiencia eléctrica en cada municipio. En 1943 se crearon las primeras compañías estatales y federales, en alianza con accionistas internacionales.

(7)

Guascor 10 años

34

En la década siguiente, en el gobierno de

Juscelino Kubitschek, nacían las grandes plantas hidroeléctricas, como Itaipú, en Paraná. “Ellas respondían al agotamiento de las plantas

térmicas frente al ritmo de crecimiento del país y optimizaban el aprovechamiento de los recursos hídricos, sellando la vocación natural del país para este tipo de generación”, nota el ingeniero Mario Fernando de Melo Santos, presidente del consejo de administración de Endesa Brasil y ex director general del Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS).

A lo largo de la década del 60, el sector eléctrico fue gradualmente nacionalizado y transferido al Estado. Éste pasó a monopolizar todo el proceso: planificación, inversiones, producción y

distribución. El control estatal contribuyó para definir un modelo que permanece innovador y singular en el panorama internacional hasta los días de hoy. Es marcado por la interdependencia de hidroeléctricas de gran dimensión de varias regiones, que operan en conjunto, bajo la

coordinación nacional y con el apoyo estratégico

de termoeléctricas. “La experiencia nos mostró que la integración eléctrica tiene como

resultado una producción más económica, más facilidad de expansión del sistema y tarifas más bajas”, señala Santos.

La dificultad en destinar recursos públicos para la expansión del sistema, condujo a un amplio programa de privatización a partir de 1990. “A cierta altura el sector quedó

completamente libre del Estado y vimos, en función de la crisis energética del 2001, que faltó planificación para acompañar la demanda”, pondera. Hace casi 10 años que impera un esquema híbrido, que combina el esfuerzo de empresas estatales y privadas, y es coordinado por ONS. La iniciativa privada posee cerca del 25% de la generación del país y el 90% de la distribución, excepto la región Norte, donde las concesionarias estatales son la mayoría. Pese a la reducción del papel del Estado en comparación con el período de 1960-1990, el modelo eléctrico nacional mantuvo su naturaleza interdependiente.

(8)

La tecnología de cogeneración

Las plantas termoeléctricas ofrecen la

posibilidad de aplicar la tecnología de

cogeneración. Esta tecnología consiste en

la generación simultánea de energía

térmica y eléctrica por medio de un único

combustible convencional (diesel, gas

natural, carbón, entre otros) o de biomasa

(residuos de madera, bagazo de caña,

cáscara de arroz, etc.).

En el proceso de generación térmica, cerca

del 70% de la energía que contiene el

combustible se transforma en calor y se

disipa en el medio ambiente. Esta pérdida

ocurre independientemente del combustible

o motor utilizado. Con el uso de la

cogeneración, es posible aprovechar el calor que

se perdería, transformándolo en vapor,

electricidad, fuerza motriz y frío. De esta forma,

la energía generada se puede emplear en los

sectores comerciales, industriales y agrícolas.

Las ventajas de la cogeneración son varias:

• autosuficiencia energética;

• alta calidad de la energía eléctrica;

• eficiencia energética hasta del 80%;

• reducción de los impactos ambientales.

En el 2003, según registros de Aneel, había 37

centrales de cogeneración en operación en

Brasil, 5 en construcción y 16 ya otorgadas por

la entidad.

(9)

Guascor 10 años

36

Hoy, el Sistema Eléctrico Nacional es formado por el Sistema Interconectado Nacional (SIN), compuesto mayoritariamente por hidroeléctricas y por Sistemas Aislados, que son las centrales termoeléctricas. En cuanto a los agentes involucrados en el sector, el Atlas de Energia

Elétrica do Brasil resume sus competencias de la

siguiente forma:

“a) al Poder Ejecutivo (le corresponde) la formulación de políticas y directrices...;

b) al Poder Concedente, (le corresponde) los actos de otorgamiento de derecho de explotación de los servicios de energía eléctrica;

c) al regulador, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica, (le corresponde) establecer las normas de las políticas y directrices... y la fiscalización de los servicios;

d) al Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS)... (le corresponde) la coordinación y la supervisión de la operación centralizada del sistema interconectado;

e) a la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE)... (le corresponde) la

comercialización de energía eléctrica;

f ) a la Empresa de Planificación Estratégica (EPE)... (le corresponde) la realización de estudios necesarios a la planificación de la expansión del sistema eléctrico; y

g) a los agentes sectoriales (generadores,

transmisores, distribuidores y comercializadores)

(les corresponde) la prestación de servicios... a los

consumidores finales”.

“Creo que esta estructura es bastante madura, adecuada a nuestras necesidades y repleta de profesionales competentes, que participaron de la implantación de un sistema eléctrico

inigualable y visto como referencia entre los países más desarrollados”, destaca Santos. La integración que alcanzó el Sistema Eléctrico Nacional es sin igual. Inclusive entre los líderes mundiales en el segmento, como Estados Unidos, no se ve un parque generador y transmisor con el grado de interdependencia obtenido en Brasil.

Aquí, regiones tan distantes como el Sur y el Norte, están conectadas y se benefician mutuamente.

(10)

79,09% - hidroeléctricas

18,51%- termoeléctricas

2,37% - termonucleares

0,03% - otras

Tipos de centrales en Brasil

Figura 3

Lecciones para el futuro

Pero otros retos se presentan en el horizonte brasileño. El mercado nacional de energía eléctrica ha crecido aproximadamente 4,5% al año y se estima que su potencia instalada superó los 300 mil MW en el 2008. El Instituto Acende Brasil, formado por empresas que acompañan el nivel de oferta de energía,

calcula que para atender el dinamismo de la demanda serán necesarias inversiones de aproximadamente R$ 15 mil millones al año. Otras entidades evalúan la necesidad de cerca de R$ 20 mil millones anuales.

Los recursos y nuevas obras serán fundamentales para evitar lo que ocurrió en el 2001, cuando

(11)

Guascor 10 años

38

se decretó el racionamiento en el consumo por 13 meses. En aquella ocasión, la amenaza de apagón fue fruto de la falta de planificación, mencionada anteriormente, aumentada de una conjunción de factores. Santos enumera: “Hubo atraso en la construcción de plantas, condiciones hidrológicas desfavorables y falta de reglas y de coordinación entre los agentes del sector para administrar la situación”. Hoy, dice él, el país se encuentra mejor preparado para detectar

períodos difíciles y contornearlos. “Fue una lección dura, pero les enseñó mucho a todos los del sector eléctrico.”

Especialistas prevén que a partir del 2010 el cuadro pueda quedarse nuevamente delicado. El riesgo de desabastecimiento en el Sudeste y Centro Oeste, las regiones que más consumen energía, debe llegar al 5% en dos años, pasando al 8% en el 2010 y puede alcanzar el 14% en el 2011.

Una de las soluciones para elevar la capacidad instalada en los próximos años es la

diversificación de la matriz energética. Construidas en plazos y con inversiones menores que las

hidroeléctricas, las plantas termoeléctricas deben hacer una diferencia significativa a mediano plazo. “El combustible se puede almacenar y los recursos hídricos no. Por lo tanto, tener un mix de fuentes energéticas es positivo del punto de vista de seguridad de abastecimiento”, analiza Santos. La apuesta en la generación térmica también atiende importantes cuestiones ambientales. “Estamos cerca de agotar las posibilidades de construcción de hidroeléctricas, sin que eso comprometa el desarrollo sostenido”, agrega Fernando Pinho, director de operaciones de Guascor do Brasil.

En un escenario más distante existe el sueño de la integración energética – no sólo eléctrica – entre Brasil y los países vecinos. “La interconexión regional desarrollada dentro del país se puede reproducir externamente, en relación a América Latina”, indica Santos. En esta hipótesis, se describen dos grandes sistemas:

(12)

Participación de fuentes renovables

y no renovables en Brasil

Renovables – 83%, siendo 79% de hidroeléctricas y 4% de otros tipos No renovables – 17% Figura 4

La imponencia del SIN

uno entre el Sur, Sudeste y Centro Oeste con el Cono Sur (Argentina, Chile, Paraguay y

Uruguay) y otro al Norte y Noreste con Bolivia y Venezuela.

Las hidroeléctricas y algunas termoeléctricas constituyen el Sistema Interconectado Nacional (SIN). El SIN representa el 75% de la matriz energética del país y atiende a las regiones Sur, Sudeste, Centro Oeste, Noreste y parte del Norte. Caracterizado por la inmensa cantidad de

(13)

Guascor 10 años

40

uno de los más impresionantes sistemas eléctricos del mundo, con potencia instalada que excede 100 mil MW. Su red de transmisión posee 4 mil kilómetros de extensión, distancia que existe entre Lisboa (Portugal) y Moscú (Rusia). En el 2003 había 517 hidroeléctricas en operación, siendo más de la mitad

constituida por plantas de pequeño tamaño. Así como Itaipú, en Paraná, las plantas de Paulo Afonso, en Bahía, y de Tucuruí, en Pará, son algunos íconos de la magnitud de las hidroeléctricas brasileñas. Situadas donde las condiciones geográficas se destacan por la riqueza de recursos hídricos, este tipo de planta casi siempre está distante de los centros consumidores, dado que se construyen cerca de cuencas hidrográficas. Esta característica, asociada a las dimensiones continentales del país, originó la necesidad de expandirse permanentemente la red de transmisión, que lleva la energía generada hasta donde está quien la consume – moradores, industrias, comercio, etc.

Construidas en secuencia a lo largo de diversas cuencas, las plantas hidroeléctricas obtienen una sinergia en los procesos de generación y

transmisión, dependiendo de su posición río abajo o río arriba en el curso fluvial. Santos explica: “Es como si las plantas fuesen varias cuentas de un collar, cuya joya principal es Itaipú, hacia donde convergen todos los ríos. En períodos de sequía o en horarios de punta, un depósito de agua puede ser abastecido por uno de otra ciudad o Estado, garantizando la

regularidad en el suministro nacional”. En caso de sequía prolongada o aún de algún accidente, las termoeléctricas se usan como alternativa.

(14)

Principales cuencas/plantas Principales Centros de Carga

(15)

42

Guascor 10 anos

(16)

Sistemas Aislados, una

solución de largo alcance

Según datos de Aneel, los Sistemas Aislados, segmento en el cual actúa Guascor, abarcan 345 centrales eléctricas, que se distribuyen de la siguiente forma:

• 304 en la región Norte; • 36 en Mato Grosso;

• 5 en Pernambuco, Bahía, Maranhão y Mato Grosso do Sul.

Estas centrales reúnen plantas térmicas (en su mayoría movidas a aceite diesel), pero también algunas UHEs, Pequeñas Centrales Hidroeléctricas (PCHs) y unidades que operan con fuentes de energía eólica o solar.

“Los Sistemas Aislados representan una importante solución en regiones donde no es posible instalar extensas redes de transmisión”, aclara Pinho. Es el caso de buena parte de Amazonía Legal brasileña, donde la grandiosidad de los ríos y floresta ofrece obstáculos que no se pueden transponer a proyectos de energía interconectados.

Las siguientes características están asociadas a los Sistemas Aislados:

• garantía de suministro, pues fuentes renovables, como el agua, están sujetas a imprevistos, como los vinculados a las condiciones climáticas;

• costo de instalación y de operación accesibles;

• atención eficiente a localidades de difícil acceso o susceptibles a intemperies;

• flexibilidad, ya que permiten rápida adaptación a las variaciones de la demanda. Diversas capitales de la región Norte abrigan Sistemas Aislados: Manaos (AM), Porto Velho (RO), Macapá (AP), Río Branco (AC) y Boa Vista (RR). El interior de la región también es abastecido mayoritariamente por UTEs: son cerca de 230 plantas de este tipo. “Puede ser que un día algunas de las capitales del Norte sean interconectadas al sistema nacional, por Mato Grosso o Goiás. Pero en algunas localidades, debido a su geografía, es muy difícil pensar en esta integración”, observa Pinho.

(17)

Guascor 10 años

Línea del Tiempo

44

1879 – Iluminación de Ferrocarril D. Pedro II

1881 – Iluminación de Praça XV y Praça da

República

1883 – Primer servicio público de iluminación

eléctrica de Brasil y de América del Sur

1885 – Primer servicio de iluminación de São Paulo

1887 – Entrada en operación de la Planta

Termoeléctrica de Fiat Lux

1889 – Entrada en operación de la Planta Marmelos

Zero, la primera hidroeléctrica de gran dimensión

en el país

1899 – Creación de São Paulo Light. Entrada del

capital extranjero en el sector

1905 – Creación de Río Light, del mismo grupo

financiero de São Paulo Light

1907 – Entrada en operación de la Planta São de

Fontes de Río Light, la más grande del mundo en

esa época

1920 – Capacidad instalada de energía eléctrica

de Brasil: 360 MW

1927 – Inicio de las actividades del grupo Americano

Amforp

1930 - Capacidad instalada de energía eléctrica de

Brasil: 780 MW

1934 – Promulgación del Código de Aguas,

atribuyéndole a la Unión competencia exclusiva como

poder concedente, para los aprovechamientos

hidroeléctricos destinados al servicio público

1940 - Capacidad instalada de energía eléctrica de

Brasil: 1.250 MW

1943 – Inicio de la creación de las diversas empresas

estatales y federales del sector: CEEE (RS), Chesf (MG),

Cemig (MG), Copel (PR), Celesc (SC), Celg (GO), Cemat

(MG), Escelsa (ES), Furnas (Sudeste), Cemar (MA),

Coelba (BA), Ceal (AL), Energipe (SC), entre otras

1950 - Capacidad instalada de energía eléctrica de

Brasil: 1.900 MW

1960 – Creación del Ministerio de las Minas y Energía

- Capacidad instalada de energía eléctrica de Brasil:

4.800 MW

1961 – Creación de Eletrobrás, que fue constituida en

el 1962

(18)

1963 – Entrada en operación de la planta de

Furnas, que interconecta Río de Janeiro, Minas

Gerais y São Paulo

1964 – Adquisición de las empresas del Grupo

Amforp por el gobierno federal

1968 – Constitución del Comité Coordinador de

Operación Interconectada

1970 - Capacidad instalada de energía eléctrica

de Brasil: 11.460 MW

1973 – Creación de los Grupos Coordinadores de

Operación Interconectada

1979 – Compra de Light Serviços de Eletricidade

por el gobierno federal

1980 - Capacidad instalada de energía eléctrica

de Brasil: 31.300 MW

1982 – Creación del Grupo Coordinador de

Planificación de los Sistemas Eléctricos – GCPS

1984 – Entrada en operación de la planta de

Itaipú, la hidroeléctrica más grande del mundo.

Conclusión del Sistema Interconectado Norte y

Noreste

1985 - Creación de Procel (Programa Nacional de

Combate al Desperdicio de Energía Eléctrica)

1986 – Entrada en operación del Sistema

Interconectado Sur y Sistema Interconectado

Sur-Sudeste

1990 - Capacidad instalada de energía eléctrica de

Brasil: 53.000 MW

1996 – Creación de la Agencia Nacional de Energía

Eléctrica (Aneel)

1998 – Creación del Operador Nacional del Sistema

Eléctrico (ONS) y del Mercado Mayorista de Energía

Eléctrica (MAE)

2000 - Capacidad instalada de energía eléctrica de

Brasil: 72.200 MW

2001 – Crisis en el abastecimiento de energía y

racionamiento de energía eléctrica en el Sudeste,

Centro Oeste, Noreste y Norte hasta 2002

Fuente: Escelsa (Espírito Santo Centrais Elétricas S.A.) y Associação Brasileira dos Produtores Independentes de Energia Elétrica (Apine)

(19)

46

Guascor 10 años

La Isla de Marajó (PA) es otro caso ilustrativo. “¿Cómo sería posible que la comunidad tuviese energía eléctrica? La construcción de una línea de transmisión que atravesase la bahía de Marajó generaría costos y tarifas exorbitantes, además de un impacto ambiental de proporciones inimaginables”, afirma Pinho. Al contrario del SIN, los Sistemas Aislados son “móviles” y se pueden instalar cerca de los centros de consumo. Por eso prescinden de redes de transmisión de gran alcance.

Si no fuesen los Sistemas Aislados, localidades inaccesibles y grandes ciudades del Norte todavía estarían privadas de los beneficios de la energía eléctrica. “La falta de energía ocasiona la exclusión social. Una situación sobresaliente a respecto de ello quedó en mi memoria. Fue en la ciudad de Oriximiná, en Pará. La escuela municipal estuvo cerrada varios años por falta de luz. Con la implantación de una UTE, las actividades de la escuela volvieron a la normalidad y los alumnos y profesores realizaron una fiesta en la planta”, recuerda Pinho. Todos festejaban el derecho de tener a la escuela funcionando

(20)

Figure

Updating...

References