Segundo Domingo después de la Epifanía Boda en Caná de Galilea Enero 20, AD :00 p.m. Santa Eucaristía

Download (0)

Full text

(1)

1

Segundo Domingo después de la Epifanía

Boda en Caná de Galilea

Enero 20, AD 2019

12:00 p.m. Santa Eucaristía

Rev. Javier García Ocampo, Sacerdote a Cargo Rev. Nan Hildebrand, Cuidado Pastoral

Rev. Eugene Wright, Diacono Jesse Velázquez, Director Musical Andrew Kullberg, Ministro de Música

¡Bienvenido(a) a la Ascensión!

Si necesita más información acerca de nuestra comunidad, llene una tarjeta de “Bienvenida”, de las que puede encontrar en las bancas o en la mesa de la entrada. También puede tomar uno de los paquetes de “Recién Llegados”, el cual puede

tomar de la mesa de la entrada o simplemente pedirlo a cualquier persona del ministerio de bienvenida.

Favor de poner en SILENCIO su teléfono celular.

(2)

2

Canto de Entrada: # 568 Aclamemos al Señor

Celebrante: Bendito sea Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pueblo: Y bendito sea su reino, ahora y por siempre. Amén. Celebrante: Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu;

Pueblo: Hay una esperanza en el llamado que Dios nos hace; Celebrante: Un solo Señor, una sola Fe, un solo Bautismo; Pueblo: Un solo Dios y Padre de todos.

Colecta del día

Celebrante: El Señor sea con ustedes Pueblo: Y con tu espíritu Celebrante: Oremos

Celebrante y Pueblo: Padre celestial, que en el Bautismo de Jesús en el Río Jordán lo proclamó tu hijo amado y lo

ungió con el Espíritu Santo: concede que todos los que se bauticen en su nombre puedan guardar el convenio que han hecho y confesarlo audazmente como Señor y Salvador; Quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Lectura del Libro del Profeta Isaías 62:1-5

Por amor a ti, Sión, no me quedaré callado; por amor a ti, Jerusalén, no descansaré hasta que tu victoria brille como el amanecer y tu salvación como una antorcha encendida. Las naciones verán tu salvación, todos los reyes verán tu gloria. Entonces tendrás un nombre nuevo que el Señor mismo te dará. Tú serás una hermosa corona real en la mano del Señor tu Dios. No volverán a llamarte «Abandonada», ni a tu tierra le dirán «Destruida», sino que tu nombre será «Mi predilecta», y el de tu tierra, «Esposa mía». Porque tú eres la predilecta del Señor, y él será como un esposo para tu tierra. Porque, así como un joven se casa con su novia, así Dios te tomará por esposa, te reconstruirá y será feliz contigo, cómo es feliz el marido con su esposa.

Escuchen lo que el Espíritu está diciendo al pueblo de Dios.

Demos gracias a Dios.

Salmo 36

5. Oh Señor, hasta los cielos llega tu amor; * tu fidelidad alcanza hasta las nubes.

6. Tu benevolencia es como las montañas más altas, tu providencia, como el abismo grande; *

tú salvas, oh Señor, tanto a los humanos como a las bestias.

7. ¡Cuán precioso es tu amor! * Mortales e inmortales se acogen bajo la sombra de tus alas.

8. Festejan la abundancia de tu casa; * los abrevarás del torrente de tus delicias;

9. Porque contigo está el manantial de la vida, * y en tu luz vemos la luz.

10. Extiende tu bondad a los que te conocen, * y tu favor a los rectos de corazón.

(3)

3

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 12:1-11

Hermanos, quiero que ustedes sepan algo respecto a los dones espirituales. Ustedes saben que cuando todavía no eran creyentes se dejaban arrastrar ciegamente tras los ídolos mudos. Por eso, ahora quiero que sepan que nadie puede decir: «¡Maldito sea Jesús!», si está hablando por el poder del Espíritu de Dios. Y tampoco puede decir nadie: «¡Jesús es Señor!», si no está hablando por el poder del Espíritu Santo. Hay en la iglesia diferentes dones, pero el que los concede es un mismo Espíritu. Hay diferentes maneras de servir, pero todas por encargo de un mismo Señor. Y hay diferentes manifestaciones de poder, pero es un mismo Dios, que, con su poder, lo hace todo en todos. Dios da a cada uno alguna prueba de la presencia del Espíritu, para provecho de todos. Por medio del Espíritu, a unos les concede que hablen con sabiduría; y a otros, por el mismo Espíritu, les concede que hablen con profundo conocimiento. Unos reciben fe por medio del mismo Espíritu, y otros reciben el don de curar enfermos. Unos reciben poder para hacer milagros, y otros tienen el don de profecía. A unos, Dios les da la capacidad de distinguir entre los espíritus falsos y el Espíritu verdadero, y a otros la capacidad de hablar en lenguas; y todavía a otros les da la capacidad de interpretar lo que se ha dicho en esas lenguas. Pero todas estas cosas las hace con su poder el único y mismo Espíritu, dando a cada persona lo que a él mejor le parece.

Escuchen lo que el Espíritu está diciendo al pueblo de Dios.

Demos gracias a Dios.

Himno de Secuencia: El consejo de María El consejo de María es obedecer a Dios (2)

1.En Cana de Galilea el vino falto, -María dijo que hicieran lo que mandara el Señor (2)

2.Si en tu vida falta el vino, si se te acabó el amor, - haz lo mismo que María corre a buscar al Señor (2) 3.Si se acabó tu alegría, si solo tienes dolor, -hazlo mismo que María corre a buscar al Señor (2)

Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Juan 2:1-11

Al tercer día hubo una boda en Caná, un pueblo de Galilea. La madre de Jesús estaba allí, y Jesús y sus discípulos fueron también invitados a la boda. Se acabó el vino, y la madre de Jesús le dijo:

—Ya no tienen vino. Jesús le contestó:

—Mujer, ¿por qué me dices esto? Mi hora no ha llegado todavía. Ella dijo a los que estaban sirviendo:

—Hagan todo lo que él les diga.

Había allí seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. En cada tinaja cabían de cincuenta a setenta litros de agua. Jesús dijo a los sirvientes:

—Llenen de agua estas tinajas.

Las llenaron hasta arriba, y Jesús les dijo:

—Ahora saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta.

Así lo hicieron. El encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saber de dónde había salido; sólo los sirvientes lo sabían, pues ellos habían sacado el agua. Así que el encargado llamó al novio y le dijo:

—Todo el mundo sirve primero el mejor vino, y cuando los invitados ya han bebido bastante, entonces se sirve el vino corriente. Pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora.

Esto que hizo Jesús en Caná de Galilea fue la primera señal milagrosa con la cual mostró su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

El Evangelio del Señor.

Te alabamos, Cristo Señor.

(4)

4

Celebrante: Que la Candidata al Santo Bautismo sea presentada ahora.

Padres y Padrinos: Presento a Mika Ella Justinianoque reciba el Sacramento del Bautismo.

Celebrante: ¿Serás responsable de cuidar que esta niña que ahora presentas crezca en la fe y vida cristiana? Padres y Padrinos: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Celebrante: ¿Ayudarás a esta niña, por medio de tus oraciones y testimonio, a crecer hasta alcanzar la madurez de la

plenitud de Cristo?

Padres y Padrinos: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Celebrante: ¿Renuncias a Satanás y a todas las fuerzas espirituales del mal que se rebelan contra Dios? Padres y Padrinos: Las renuncio.

Celebrante: ¿Renuncias a los poderes malignos de este mundo que corrompen y destruyen a las criaturas de Dios? Padres y Padrinos: Los renuncio.

Celebrante: ¿Renuncias a todos los deseos pecaminosos que te apartan del amor de Dios? Padres y Padrinos: Los renuncio.

Celebrante: ¿Te entregas a Jesucristo y le aceptas como tu Salvador? Padres y Padrinos: Sí, me entrego y le acepto.

Celebrante: ¿Confías enteramente en su gracia y amor? Padres y Padrinos: Sí, confío.

Celebrante: ¿Prometes seguirle y obedecerle como tu Señor? Padres y Padrinos: Sí, lo prometo.

El Celebrante dice a la congregación: Ustedes, testigos de estos votos, ¿harán todo cuanto puedan para sostener a estas

personas en su vida en Cristo?

Pueblo: Así lo haremos.

Celebrante: Unámonos a esta persona que ahora se entrega a Cristo, y renovemos también nuestro propio pacto

bautismal.

Celebrante: ¿Crees en Dios Padre?

Pueblo: Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Celebrante: ¿Crees en Jesucristo, el Hijo de Dios?

Pueblo: Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor. Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y

nació de la Virgen María. Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Celebrante: ¿Crees en Dios el Espíritu Santo?

Pueblo: Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la

resurrección de los muertos, y la vida eterna.

Celebrante: ¿Continuarás en la enseñanza y comunión de los apóstoles, en la fracción del pan y en las oraciones? Pueblo: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Celebrante: ¿Perseverarás en resistir al mal, y cuando caigas en pecado, te arrepentirás y te volverás al Señor? Pueblo: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

(5)

5 Pueblo: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Celebrante: ¿Buscarás y servirás a Cristo en todas las personas, amando a tu prójimo como a ti mismo? Pueblo: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Celebrante: ¿Lucharás por la justicia y la paz entre todos los pueblos, y respetarás la dignidad de todo ser humano? Pueblo: Así lo haré, con el auxilio de Dios.

Plegarias por los Candidatos

Celebrante: Oremos ahora por esta persona que va a recibir el Sacramento del nuevo nacimiento. Letanista: Líbrale, oh Señor, del camino del pecado y de la muerte.

Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica. Letanista: Abre su corazón a tu gracia y verdad. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Letanista: Llénale con tu santo Espíritu vivificador. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Letanista: Consérvale en la fe y comunión de tu santa Iglesia. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Letanista: Enséñale a amar a los demás en el poder del Espíritu. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Letanista: Envíale al mundo como testigos de tu amor. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Letanista: Llévale a la plenitud de tu paz y de tu gloria. Pueblo: Señor, atiende nuestra súplica.

Celebrante: Concede, oh Señor, que todos los que son bautizados en la muerte de Jesucristo tu Hijo, vivan en el poder de

su resurrección y esperen su venida en gloria; quien vive y reina, ahora y por siempre. Amén.

Acción de Gracias sobre el Agua

Celebrante: El Señor sea con ustedes. Pueblo:Y con tu espíritu.

Celebrante: Demos gracias a Dios nuestro Señor. Pueblo:Es justo darle gracias y alabanza.

Celebrante: Te damos gracias, Padre todopoderoso, por el don del agua. Sobre ella, el Espíritu Santo se movía en el

principio de la creación. A través de ella, sacaste a los hijos de Israel de la esclavitud en Egipto a la tierra prometida. En ella, tu Hijo Jesús recibió el bautismo de Juan y fue ungido por el Espíritu Santo como el Mesías, el Cristo, que habría de sacarnos, por su muerte y resurrección, de la esclavitud del pecado a la vida eterna. Te damos gracias, Padre, por el agua del Bautismo. En ella, somos sepultados con Cristo en su muerte. Por ella, participamos de su resurrección. Mediante ella, nacemos de nuevo por el Espíritu Santo. Por tanto, en gozosa obediencia a tu Hijo, traemos a su comunión a los que, por fe, se acercan a él, bautizándolos en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Ahora, santifica esta agua, te suplicamos, por el poder de tu Espíritu Santo, para que cuantos aquí son lavados del pecado, y nacidos de nuevo, permanezcan para siempre en la vida resucitada de Jesucristo nuestro Salvador. A él, a ti y al Espíritu Santo, sea todo honor y gloria, ahora y por siempre. Amén.

Celebrante: Ponerle nombre a la niña.

(6)

6

Celebrante: Oremos. Padre celestial, te damos gracias porque por medio del agua y del Espíritu Santo has concedido a

estos tus siervos el perdón de los pecados y les has levantado a la nueva vida de gracia. Susténtales, oh Señor, en tu Santo Espíritu. Dales un corazón para escudriñar y discernir, valor para decidir y perseverar, espíritu para conocerte y amarte, y el don del gozo y admiración ante todas tus obras. Amén.

Celebrante: Mika Ella Justiniano, quedas sellada por el Espíritu Santo en el Bautismo y marcada como propiedad de

Cristo para siempre. Amén

Celebrante: Démosles la bienvenida a quien ha sido bautizado.

Todos: Nosotros te recibimos en la familia de Dios. Confiesa la fe de Cristo crucificado, proclama su resurrección

y participa con nosotros en su sacerdocio eterno. La Paz

Celebrante: La paz del Señor sea siempre con ustedes.

Pueblo: Y con tu Espíritu.

Canto de paz: Jesús Caminante

Caminante hijo de la libertad canta conmigo a la paz

Quiero que les hagas comprender que existe un mundo mejor que se logra con amor y fe

Paz, paz para la humanidad la paz es felicidad hermano yo te ofrezco mi amistad

hermano yo te ofrezco mi amistad

Caminante guía de la multitud dale al hombre nueva luz Quiero que les hagas comprender que existe un mundo mejor que se logra con amor y fe

Paz, paz para la humanidad la paz es felicidad hermano yo te ofrezco mi amistad

hermano yo te ofrezco mi amistad

Versículo para el Ofertorio:

Celebrante: Ofrezcamos siempre a Dios, por medio de Cristo, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que

confiesan su Nombre. Y de hacer bien y de la ayuda mutua no se olviden; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

(Hebreos 13:15, 16)

Himno de Ofertorio: Un día de Bodas

Caminante libre canción de color dale fe al mundo Señor

Quiero que les hagas comprender que existe un mundo mejor que se logra con amor y fe

Paz, paz para la humanidad la paz es felicidad hermano yo te ofrezco mi amistad

hermano yo te ofrezco mi amistad hermano yo te ofrezco mi amistad hermano yo te ofrezco mi amistad

1.Un día de bodas el vino faltó, imposible poderlo comprar. ¡Qué bello milagro hiciste, Señor, ¡con el agua de aquel manantial! Colmaste hasta el borde de vino mejor las tinajas que pude llenar. Yo puse mi esfuerzo, yo puse mi afán, Tú pusiste, Jesús, lo demás.

Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar: mi trabajo es el agua que quiero ofrecer, y mi esfuerzo un pedazo de pan. Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar: en tus manos divinas lo vengo a poner, Tú ya pones, Jesús, lo demás.

(7)

7

Santa Comunión

Celebrante: El Señor sea con ustedes.

Pueblo: Y con tu espíritu.

Celebrante: Elevemos los corazones.

Pueblo: Los elevamos al Señor.

Celebrante: Demos gracias a Dios nuestro Señor.

Pueblo: Es justo darle gracias y alabanza.

Celebrante: En verdad es digno, justo y saludable, darte gracias, en todo tiempo y lugar, Padre omnipotente, Creador de

cielo y tierra.

Porque en nuestro Señor Jesucristo nos has recibido como hijos tuyos, nos has hecho ciudadanos de tu reino, y nos has dado el Espíritu Santo para conducirnos a toda verdad.

Por tanto, te alabamos, uniendo nuestras voces con los Ángeles y Arcángeles, y con todos los coros celestiales que, proclamando la gloria de tu Nombre, por siempre cantan este himno:

Sanctus: #145

Celebrante: Padre Santo y bondadoso: En tu amor infinito nos hiciste para ti, y cuando caímos en pecado y quedamos

esclavos del mal y de la muerte, tú, en tu misericordia, enviaste a Jesucristo, tu Hijo único y eterno, para compartir nuestra naturaleza humana, para vivir y morir como uno de nosotros, y así reconciliarnos contigo, el Dios y Padre de todos.

Extendió sus brazos sobre la cruz y se ofreció en obediencia a tu voluntad, un sacrificio perfecto por todo el mundo. En la noche en que fue entregado al sufrimiento y a la muerte, nuestro Señor Jesucristo tomó pan; y dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, y dijo: "Tomen y coman. Este es mi Cuerpo, entregado por ustedes. Hagan esto como memorial mío".

Después de la cena tomó el cáliz; y dándote gracias, se lo entregó, y dijo: "Beban todos de él. Esta es mi Sangre del nuevo Pacto, sangre derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Siempre que lo beban, háganlo como memorial mío".

Por tanto, proclamamos el misterio de fe:

Todos:

Cristo ha muerto. Cristo ha resucitado. Cristo volverá.

Celebrante: Padre, en este sacrificio de alabanza y acción de gracias, celebramos el memorial de nuestra redención.

Recordando su muerte, resurrección y ascensión, te ofrecemos estos dones. Santifícalos con tu Espíritu Santo, y así serán para tu pueblo el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, la santa comida y la santa bebida de la vida nueva en él que no tiene fin. Santifícanos también, para que recibamos fielmente este Santo Sacramento y seamos perseverantes en tu servicio en paz y unidad. Y en el día postrero, llévanos con todos tus santos al gozo de tu reino eterno.

3. Los hombres volvían al amanecer muy cansados de tanto bregar. ¡Las barcas vacías! Qué triste es volver y de nuevo tener que esperar... Salieron al lago a pescar otra vez, tu palabra les iba a guiar. Los hombres pusieron la barca y la red, Tú pusiste, Jesús, lo demás.

2.La gente con hambre sentada esperó en el prado que baja hasta el mar; con cuanto tenía, a Ti se acercó

un muchacho que quiso ayudar. Tu mano en su frente descansó, en sus ojos tu dulce mirar...Él puso sus peces, él puso su pan, Tú pusiste, Señor, lo demás.

(8)

8

Todo esto te pedimos por tu Hijo Jesucristo. Por él, y con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo, tuyos son el honor y la gloria, Padre omnipotente, ahora y por siempre. AMEN.

Oremos como nuestro Salvador Cristo nos enseñó: Padre nuestro que estás en los cielos,

santificado sea Nombre, venga tu Reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en los cielos. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino, tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén

Agnus Dei # 95

Administración del la Comunión: Todos son bienvenidos a la mesa del Señor en Ascensión. Para recibir la comunión acérquese al frente a la estación, como se lo indiquen las personas del comité de bienvenida. Reciba el pan en la palma de su mano y cómalo, después tome un trago de la copa con el vino. Si prefiere recibir una bendición en lugar de la comunión, por favor acérquese al frente y cruce las manos frente a su pecho, esto le hará saber al clérigo de su deseo de ser bendecido.

Himno de Comunión: # 585 Tu Cuerpo y Sangre Oración de Post-Comunión

Celebrante: Oremos.

Todos: Eterno Dios, Padre celestial, en tu bondad nos has aceptado como miembros vivos de tu Hijo, nuestro

Salvador Jesucristo; nos has nutrido con alimento espiritual en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. Envíanos ahora en paz al mundo; revístenos de fuerza y de valor para amarte y servirte con alegría y sencillez de corazón; por Cristo nuestro Señor. Amén.

Bendición.

Celebrante: La vida es corta y no tenemos demasiado tiempo

para alegrar los corazones de aquellos que están viajando por el oscuro camino con nosotros. ¡Debemos ser rápidos para amar y darnos prisa para ser amable!

Y que la bendición de aquel que nos hizo,

que viaja con nosotros, que nos el aliento de vida momento a momento.

Creador, Cristo y el Espíritu Santo, sea con ustedes, su familiares y amigos, este día y siempre. Amén.

Himno de Salida: # 616 Te den gracias

Celebrante: Vayan en paz para amar y servir al Señor. ¡Aleluya, Aleluya! Pueblo: Demos gracias a Dios. ¡Aleluya, Aleluya!

Figure

Updating...

References

Related subjects :