biorremediacion suelos agricolas

11 

Texto completo

(1)

Biorremediación de suelos con residuos agroindustriales

Por Refugio Rodríguez Vázquez, rrodrig@cinvestav.mx *

Un porcentaje elevado de compuestos tóxicos son vertidos al ambiente de manera indiscriminada contaminando suelos, sedimentos, aire y acuíferos. Esta contaminación representa un alto porcentaje de las emergencias ambientales, afectando en su mayoría a suelos y sedimentos. Como ejemplo, en el año 2001 se registraron en México 240 suelos contaminados con hidrocarburos, debido –principalmente– a tomas clandestinas y daños de las tuberías por corrosión. De éstos, 200 han sido evaluados y 92 han sido saneados, lo que representa un avance del 38.3% (PEMEX 2001).

Otra contaminación frecuente de suelo, agua y aire, es ocasionada por la aplicación de agroquímicos (fertilizantes y plaguicidas). Por ello, es importante implementar métodos para eliminar estos compuestos del ambiente. El método biológico denominado biorremediación ha cobrado gran interés debido a que es un método amigable con el ambiente y, además, de bajo costo. Las experiencias de la aplicación de la Biorremediación en Estados Unidos o Europa, si bien es cierto que han proporcionado bases sólidas para la investigación en este campo, tienen características ambientales muy diferentes a las de otros países, por los diversos aspectos involucrados en este proceso biológico.

Un ejemplo de la biorremediación de sistemas contaminados fue el accidente del Exxon Valdez, donde el monitoreo de la flora microbiana a través de biomarcadores mostró la presencia de bacterias con enzimas adaptadas al frío, que eran más termolábiles que las sintetizadas por microorganismos mesófilos. Sin embargo, los microorganismos que se

desarrollaron fueron más bien mesófilos o termotolerantes, pues las temperaturas alcanzadas en lugares como Tabasco llegan a ser de hasta de 40-42°C y, de acuerdo con personal

especializado, en suelos contaminados con diesel la temperatura puede subir hasta tres o cuatro grados más en la superficie. Así, factores como el tipo de suelo, la temperatura, la humedad, aceptor de electrones, pH, sólidos disueltos totales, disponibilidad de nutrientes, fuentes alternativas de nutrientes y diseño del reactor, influyen de manera drástica en la flora microbiana degradadora de Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs).

En climas muy fríos, por ejemplo, se tiene una baja respuesta en la actividad microbiana durante la biorremediación de suelos contaminados con petróleo, por lo que es necesario adicionarle inóculos adaptados de microorganismos nativos o exógenos al sitio

(bioaumentación) y co-sustratos de degradación fácil. También se tienen que considerar una serie de parámetros biológicos que afectan el tratamiento, tales como las fuentes de energía y los sustratos, procesos enzimáticos, biodegradabilidad del sustrato, inhibición y toxicidad, y la población microbiana.

Métodos de biorremediación de suelos

(2)

En México, por ejemplo, del total de las empresas autorizadas para remediar suelos, más de la mitad emplea métodos biológicos (Volke y Velasco, 2002), siendo los más utilizados el cultivo sólido y la biolabranza. El lavado de suelos, la oxidación química y la separación física, son otras de las tecnologías de remediación más empleadas para la restauración de los sitios contaminados. Sin embargo, dado que cada sitio dañado constituye un problema específico, se requieren establecer criterios así como recopilar información para controlar, mitigar y eliminar la contaminación en cada sitio. Por ejemplo, el cultivo sólido es una tecnología de

biorremediación que ha mostrado ser eficiente para la remoción de hidrocarburos y otros contaminantes como los bifenilos policlorados y los plaguicidas organoclorados (Rodríguez-Vázquez y col., 2011; Fernández-Sánchez y col., 2001; Acosta- Ramírez, 2009), aunque existen muy pocos estudios de ecología microbiana en estos suelos agrícolas de origen tropical, altamente contaminados.

Desde el punto de vista ambiental, la biorremediación es una de las mejores opciones que existen para el saneamiento de sitios contaminados con hidrocarburos (con 10% de

contaminación), debido a la capacidad metabólica de los microorganismos involucrados, para utilizar los contaminantes como fuente adicional de carbono y energía. Lo más recomendado es utilizar la flora autóctona o nativa, cuya actividad se puede estimular mediante la adición de nutrientes, agua y aireación (bioestimulación) para la biorecuperación microbiana (Atlas, 1997). Aunque no todos los compuestos orgánicos son susceptibles a la biodegradación, se ha utilizado con éxito para tratar suelos, lodos y sedimentos contaminados con hidrocarburos del petróleo, disolventes (benceno y tolueno), explosivos (TNT), clorofenoles (PCP), plaguicidas (2,4-D, DDT), conservadores de madera (creosota) e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).

Ventajas de la biorremediación

 Los contaminantes son transformados y algunos llegan a la mineralización produciendo CO2 y H2O.

 Se utilizan microorganismos autóctonos y exógenos.  Es una técnica segura y económica.

(3)

Las desventajas son

 Los microorganismos pueden inhibirse por la presencia de altas concentraciones de contaminantes.

 No es factible para sitios con altas concentraciones de hidrocarburos halogenados, metales y desechos radioactivos.

 Requiere de largos períodos de tiempo.

La alternativa de adicionar residuos agroindustriales en los procesos de limpieza de suelos por biorremediación, ocasiona que esta técnica sea económica y factible al ambiente (Rodríguez-Vázquez y col., 2011). Los materiales orgánicos no sólo cumplen la función de mejorar las características del suelo, sino que además son materiales de baja densidad que mejoran las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Incrementan la porosidad y permiten una mejor difusión de oxígeno cuando se emplean en cantidades cercanas al 6%, lo cual favorece la actividad microbiana, estabilidad y estructura, mediante la infiltración del agua y el

intercambio gaseoso. La textura es una de las características del suelo que determina el grado de actividad físico química del mismo y que afecta los procesos de biorremediación. A medida que disminuye el tamaño de las partículas, aumenta exponencialmente la superficie total que existe en un mismo volumen de suelo. La superficie activa de la arcilla es 1,000 veces superior a la de la arena fina y 100, 000 veces superior a la grava. La textura del suelo puede afectar el transporte de los contaminantes a través de columnas de suelo, mientras que otros estudios han demostrado que la distribución de contaminantes a lo largo de una columna de suelo, también puede variar aun cuando son suelos de textura similar. De aquí la importancia de esta característica en los procesos físico químicos que se producen en la superficie activa del suelo. Existe una clasificación, a nivel internacional, que se utiliza como referencia.

Mejoramiento en las propiedades físicas del suelo

 Formación de agregados y estabilidad estructural que influye positiva o negativamente en la permeabilidad del suelo, la infiltración del agua y el intercambio gaseoso, además de aspectos químicos, como el intercambio iónico.

 Se unen a las arcillas formando el complejo de cambio, estabilizando la estructura del suelo y su cohesión. Este complejo de cambio posee características químicas que le permiten actuar de reserva de nutrientes.

 Favorece la penetración del agua y su retención, la disponibilidad y la reducción de las pérdidas.

 Disminuye la erosión y consigue aumentar la resistencia de los suelos a los fenómenos hidrodinámicos, favoreciendo el desarrollo de la vida vegetal y organismos del suelo.  Mejoran el intercambio gaseoso, la aireación y disponibilidad de oxígeno para raíces y

(4)

Mejoramiento en las propiedades químicas del suelo

 Incrementan la capacidad amortiguadora del suelo, evita cambios bruscos de pH y mantiene las condiciones de reactividad óptima para la actividad biológica del suelo.  Mantiene y aumenta el contenido de materia orgánica y nutrientes del suelo, por el

aporte directo o por la mineralización de la materia orgánica, como por la

solubilización y aumento de disponibilidad de nutrientes ya existentes en el suelo.  Aumenta la capacidad de cambio y la reserva de nutrientes para la vida vegetal. La

existencia de materia orgánica en el suelo, provoca la formación del complejo arcilloso húmico incrementando los lugares de fijación iónica.

 Promueve la formación de compuestos metálicos solubles en forma de materia orgánica-metal, favoreciendo la disponibilidad de metales como, Fe, Mn, Cu, que en otras condiciones no estarían disponibles.

Mejoramiento en las propiedades biológicas del suelo

 Favorecen los procesos de mineralización, el aporte de nutrientes y energía para los microorganismos.

 Favorece el desarrollo de la cubierta vegetal, derivado de las modificaciones físicas y químicas del suelo y la existencia de elementos esenciales y agua para el desarrollo de especies vegetales.

 Facilitan la reactividad y los mecanismos de absorción de sustancias peligrosas como plaguicidas y otros agentes tóxicos, ayudando a su degradación.

De acuerdo con lo anterior, el empleo de los materiales orgánicos no sólo cumple la función de mejorar las características del suelo, sino que además puede aportar los nutrientes requeridos para la biodegradación. Siendo materiales de origen biológico, cuyo contenido de materia orgánica es del 95% al 99%, implica que son procesos inocuos al ambiente. El pH afecta las características del suelo, en especial su reactividad, ya que tiene influencia en las actividades y la abundancia de los diferentes grupos de organismos en él. El pH extremo puede limitar la degradación de hidrocarburos por acción microbiana, la mayoría de los microorganismos heterótrofos tienen un rango de metabolismo cercano a la neutralidad y ácido en la mayoría de los hongos.

(5)

La humedad es un factor prioritario en la biodegradación de contaminantes del suelo, debido a que la actividad microbiana, como el número de microorganismos, puede disminuir cuando el contenido de la humedad se encuentra por debajo de los niveles óptimos. Este parámetro también influye en la retención de contaminantes, como se ha demostrado con el hexano, benceno, tolueno y p-xileno en suelos arenosos, y cuya retención se disminuye cuando se incrementa la humedad. Los nutrientes se clasifican en macronutrientes y micronutrientes; los macronutrientes son compuestos requeridos en grandes cantidades y forman parte de las macromoléculas de las células, como carbohidratos, lípidos y ácidos nucleicos. Entre los macronutrientes se tiene al carbono, nitrógeno, fósforo y azufre. La limitación de algunos nutrientes como N y P puede reducir la actividad microbiana, afectando la biodegradación de los hidrocarburos.

El nitrógeno es un componente esencial de proteínas para las bacterias; la necesidad de nitrógeno puede afectar la velocidad del crecimiento. Cuando hay poco nitrógeno, la población microbiana no tendrá un desarrollo óptimo. En contraste, demasiado nitrógeno permite el crecimiento microbiano rápido y acelera la descomposición, pero éste puede crear problemas serios de olor en condiciones anaerobias. Se debe considerar que el nitrógeno puede perderse rápidamente en el suelo debido a la lixiviación del amonio y el nitrato, y por la desnitrificación del suelo. En suelos contaminados con hidrocarburos tiene una relación de carbono:nitrógeno (C:N) muy alta, con la cual la deficiencia de N puede ser uno de los factores limitantes para la degradación por acción de los microorganismos autóctonos. El nitrógeno es un elemento que puede variar su valencia desde -3 en el amonio, hasta +5 en el NO3+, en sus formas de NH4+ y NO2- se encuentra como sales, las cuales son muy solubles. El humus también puede ser una fuente de N; sin embargo, su mineralización y asimilación además de ser lenta, puede depender de condiciones climáticas favorables (tropicales, principalmente).

El fósforo es necesario para formar los ácidos nucleicos; forma parte de las membranas celulares y necesario para el ATP (Adenosin trifosfato). En general, los suelos tienen un bajo contenido de fósforo debido a su baja solubilidad y biodisponibilidad, pues precipita en presencia de cationes como Ca+2, Mg+2 y Fe+3 en un pH desde neutro, hasta alcalino. El fósforo orgánico en suelos se encuentra principalmente en los ácidos húmicos, mientras que el fósforo inorgánico se encuentra en combinación con el Fe, Al, Ca, F. Las principales acciones de los microorganismos sobre el fósforo son la transferencia de fosfato inorgánico a orgánico; o bien, de formas insolubles e inmóviles, a solubles y móviles. El fósforo es un elemento deficiente en los suelos contaminados.

El carbono, por otro lado, es uno de los principales componentes de los seres vivos:

aproximadamente 50% del peso seco de la materia orgánica es carbono. En el medio, su ciclo está estrechamente ligado al flujo de energía debido a que las principales reservas de energía de los organismos son compuestos de carbono reducidos, que han derivado de la fijación del bióxido de carbono atmosférico, ya sea por medio de la fotosíntesis o, con menor frecuencia, de la quimiosíntesis.

(6)

hongos filamentosos, levaduras y algas, tienen la capacidad enzimática para oxidar los

Hidrocarburos polinucleoaromáticos en un rango de tamaño que va desde el más simple de los hidrocarburos (naftaleno), hasta algunos más complejos (a benzo-a-pireno). La fracción del total de la comunidad microbiana que utiliza a los hidrocarburos es muy variable; se ha reportado en el suelo una población del 6 al 82% para los hongos y 0.13 a 50% para bacterias. En general, los hongos juegan un papel importante en el metabolismo de los HPA, aunque se ha prestado mayor atención al mecanismo metabólico realizado por bacterias. Las bacterias oxidan al hidrocarburo por medio de dioxigenasas obteniendo cis-dihidrodioles. Oxidaciones posteriores de cis-dihidrodioles permite la formación de catecoles, que son sustratos para otras dioxigenasas. En contraste con las bacterias, los hongos oxidan a los HPA vía Citocromo P-450, monooxigenasas y epóxido hidrolasas, que catalizan las reacciones para la formación trans-dihidrodioles, fenoles, quinonas y dihidrodioles epóxidos, que posteriormente son reducidos por epoxihidrolasa para formar tetrahidrotetraoles. La formación de fenoles ocurre a partir de un arreglo no enzimático que sufren los HPA areno óxidos formados. Los fenoles se conjugan con otras moléculas que poseen una toxicidad más baja que sus compuestos no conjugados. La presencia de contaminación por HPA en el suelo, presenta una desventaja para el sistema bacteriano, sobre todo cuando el suelo ha sido expuesto por mucho tiempo al contaminante y los hidrocarburos están fuertemente absorbidos en diversas fracciones del mismo, específicamente a los ácidos húmicos.

El caso contrario ocurre con los hongos, que son capaces de degradar compuestos covalentes unidos al suelo (específicamente a la fracción de ácidos húmicos) hasta convertirlos en CO2. Entre los microorganismos capaces de degradar los HPA bajo condiciones de cultivo que favorecen la lignólisis, se encuentran los hongos ligninolíticos. El ataque inicial en muchos casos es debido a las enzimas extracelulares del sistema y su uso en los procesos de biorremediación ha sido ampliamente documentado (Pedroza- Rodríguez y col., 2007). Por ejemplo, P. chrysosporyum posee diferentes enzimas para degradar compuestos orgánicos tóxicos, entre las que se tienen lignina y la manganeso peroxidasa (Cruz-Córdova y col., 1999; Mendoza-Cantú y col., 2000), las cuales son responsables de degradar algunos compuestos poliaromáticos como el fenantreno y benzo(a) pireno (Dzul-Puc y col., 2005). Otros hongos tales como Trametes versicolor o Pleurotus ostreatus, también son reconocidos con capacidad para degradar compuestos orgánicos persistentes (Ruiz Aguilar y col, 2002; Gayoso Canales y col., 2011).

Se tiene muy poco estudiado lo que se refiere a hongos filamentosos nativos de residuos agroindustriales o de suelos contaminados, que degradan compuestos tóxicos orgánicos (Pérez-Armendariz y col., 2005; Pérez-Armendariz y col, 2010; Cortés-Espinosa y col., 2012). Por ello, es importante mencionar cuáles son que las características morfológicas principales en la identificación de varios hongos filamentosos (Cortés-Espinosa y col., 2006): el índice de crecimiento o radio de crecimiento colonial, el color de la colonia (pigmentación) y la temperatura a la que crecen en un determinado medio de cultivo; el tiempo de incubación y principalmente la morfología de las estructuras reproductoras.

(7)

negras abundantes, conidióforos largos y lisos de color blanco, hifas septadas. Sin embargo, en medio mínimo e hidrocarburo como fuente de carbono, las colonias son más pequeñas, en relación a las crecidas en medio PDA (en el mismo período de incubación y a la misma

temperatura) de tamaño blanco, pero la espora es de color amarillenta después de los 5 días. El crecimiento ha sido más lento comparado con el crecimiento de los hongos crecidos en otros medios de cultivo PDA; sin embargo, el crecimiento fue rápido en relación a otras especies de hongos.

La determinación del crecimiento de Aspergillus fumigatus en medio PDA, ha sido invasivo pero moderado; sin embargo, en medio mínimo e hidrocarburos el crecimiento ha sido más lento. El color de las colonias de A. fumigatus va de azul-verde a gris, aunque han mostrado un color verde pardo en medio PDA y, en medio mínimo con petróleo, de color verde fuerte. La vesícula fue uniseriada (esterigmas en una serie), las esporas fueron compactas, los conidios son alargados y las hifas septadas. Aspergillus fumigatus es capaz de producir la enzima Lacasa, responsable de la biodegradación de algunos compuestos poliaromáticos. El

crecimiento de Aspergillus terrus en medio PDA después de cinco días de incubación, ha sido lento comparado con las otras especies de hongos, teniendo colonias con textura compacta y de forma radial ordenada; el color de las colonias es café con amarillo. En las colonias crecidas con medio mínimo más hidrocarburos, el color no cambió, sin embargo la invasión fue poco abundante en relación al medio PDA. Al igual que los otros hongos del género Aspergillus, la cabeza conidial fue globosa y los esterigmas biserados y los conidióforos fueron lisos y descoloridos. Se han determinado estos hongos en suelos tropicales contaminados con hidrocarburos.

Cladosporium cladosporioides presenta un color verde pardo en las colonias, con crecimiento compacto y sin dejar huecos blancos; sin embargo, la espora es casi negra en microscopio. El crecimiento en el medio mínimo e hidrocarburo, ha sido también lento y menos compacto que con PDA. El conidióforo es de tipo enramado, la vesícula es alargada y los conidios redondos que originan dos enfialides; la presencia de este hongo se ha reportado básicamente en la microflora del suelo, aunque se tienen pocos reportes de este hongo como degradador de hidrocarburos.

Penicillium frequentans o glabrum, el color de las colonias crecidas en medio PDA son blancas y grandes (mayor de 300 mM), que al paso del tiempo se tornan verdes (al término de los 5 días), la textura de la colonia asemejaba a una alfombra verde algodonosa. En medio mínimo con hidrocarburos como fuente de carbono, las colonias son blancas algodonosas y se tornan verdes conforme pasaba el tiempo, en menor proporción que las crecidas en medio PDA. En ambos medios el tipo de espora es blanca y grande, lo cual le permite ser un hongo muy notorio e invasivo. En la identificación por estructuras muestra esporas redondas; el

conidióforo es erecto sin ramas, las esporas se observan sobre el grupo de fialides. El género Penicillium sí se ha reportado en suelos contaminados mejorados con restos orgánicos tales como el abono de animales o restos de cultivos de siembras.

(8)

(vía Citocromo P450); su capacidad de adaptación y poder invasivo les han servido para emplearse como modelo de estudio. Penicillium sp. se ha reportado como responsable de la remoción del fenantreno y en co-cultivo con bacterias, es capaz de remover el fenantreno (45-74%). Aspergillus y Fusarium se han reportado como degradadores de n-alcanos a través de la ruta de la b-oxidación.

Estudios recientes con el género Aspergillus han mostrado la presencia de lacasa a altas concentraciones de fenantreno; además, se ha encontrado que esta enzima es inducida, ya que si no está, la presencia del compuesto poliaromático el hongo no la sintetiza. La cuenta en placa ha sido ampliamente reportada para aislar mutantes de tipo Mendeliana en las que favorecen la expresión de enzimas resistentes a algún sustrato específico. Los

microorganismos con capacidad para crecer en presencia de hidrocarburos, presentan una diferencia de cinco órdenes de magnitud entre los microorganismos asociados al suelo y los asociados al bagacillo de caña; diferencia que podría estar asociada a la presencia de azúcares en este último, lo cual representa un sustrato de fácil degradación, a diferencia de los

hidrocarburos. Los cultivos mixtos de hongos y bacterias aisladas de sitios contaminados y crecidos en bagacillo de caña, han mostrado una alta remoción de compuestos poliaromáticos (Chávez-Gómez y col., 2003). Sin embargo, para el caso de los microorganismos asociados al bagacillo de caña, sin fuente de carbono, los resultados han presentado un alto crecimiento, de hasta 104 UFC y 104 microorganismos/ g suelo (como NMP) en medio líquido. Esto indica la importancia de la composición del bagacillo de caña como sustrato para los microorganismos, el cual contiene diferentes clases de azúcares; monosacáridos, disacáridos y polisacáridos, lignina y compuestos fenólicos, los cuales son utilizados como sustrato por la flora natural del residuo lignocelulósico.

En la composta, los residuos agroindustriales pueden ser utilizados como sustratos primarios para la flora microbiana inicial y, los contaminantes, como sustrato secundario en el

tratamiento de suelos. Estos resultados pueden ser aprovechados en la implementación de tecnologías de biorremediación, dado que en los tratamientos para la remoción de

hidrocarburos, los microorganismos de ambas fuentes pueden tener efectos sinérgicos o de competencia. Tales efectos se han observado en algunas compostas municipales que utilizan elevadas cantidades de material orgánico; en ellas se inicia con una flora mesófila de bacterias y hongos para la descomposición de compuestos orgánicos y, posteriormente, sigue el proceso con la presencia de bacterias termófilas; en la última etapa la temperatura decrece

nuevamente predominando bacterias mesófilicas. Son los hongos y actinomicetos los que finalizan el proceso de la composta.

La utilización de los microorganismos nativos han sido los más estudiados, sobre todo en la aplicación de la composta a gran escala y aunque las condiciones ambientales de cada suelo sean muy particulares. En este sentido, concluyen que la microflora nativa inicial resulta imprescindible por el sistema enzimático adaptado que poseen. En la remoción de

(9)

En otras investigaciones se han empleado residuos de café (de calidad inferior) en suelos contaminados con hidrocarburos y en condiciones específicas de cultivo, para mejorar la limpieza del suelo contaminado (Rodríguez y col, 2011). También se ha empleado la cáscara de naranja y grano de café a varias relaciones suelo:residuo agroindustrial (Roldán-Martín y col., 2006; Roldán-Martín y col., 2007). Los resultados no mostraron diferencias entre la adición de la cáscara de naranja y el grano de café a los 60 días de tratamiento. Sin embargo, a menor tiempo el grano de café resultó ser la mejor alternativa debido a que se emplea una menor cantidad de grano; además de que éste proporcionó casi el triple de nitrógeno que la cáscara de naranja, y no requiere de un pretratamiento para su aplicación. Tampoco presentó compactación durante el tratamiento aplicado a nivel de campo, en biopilas de 1 tonelada de suelo y a tres concentraciones: baja (20,000 mg/kg), media (60,000 mg/kg) y alta (90,000 mg/kg), observándose una reducción de la concentración de 75%, 54% y 49% respectivamente (Roldán-Martín 2006). Este proceso ha sido aplicado a escala industrial para la remoción de hidrocarburos de fracción ligera, media y pesada, de 35,000 toneladas de suelo contaminado, teniendo remociones elevadas en corto tiempo (seis semanas) a niveles establecidos por Evaluación de Riesgo (Rodríguez-Vázquez y col., 2009).

Figura 1. Tratamiento de suelo contaminado con hidrocarburos a escala comercial, aplicando la tecnología de Cultivo Sólido On site con adición de grano de café.

Glosario de Términos

Biorremediación. Proceso para la limpieza de suelos, agua o aire contaminado, empleando, microorganismos (bacterias, hongos, actinomicetos, levaduras), plantas y/o lombrices. Biopilas. Montículos de suelo denominados también bioceldas, empleados para tratar suelos contaminados.

Bioaumentación. Microorganismos nativos o exógenos al sitio contaminado, que son adicionados para llevar a cabo la degradación de los contaminantes.

(10)

* Refugio Rodríguez Vázquez, investigadora del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav.

Bibliografía

Acosta-Ramírez D.S. Tratamiento Secuencial Bioestimulación/Cultivo con sustrato sólido de suelos contaminados para la remoción de plaguicidas organoclorados. Depto. de

Biotecnología y Bioingeniería del CINVESTAV. Noviembre 17 de 2009.

Acuapan Hernández J. Bioaumentación con hongos aislados del café para la remoción de hidrocarburos policíclicos aromáticos. Biotecnología. Depto. de Biotecnología y Bioingeniería del CINVESTAV-IPN. Diciembre 14 de 2004.

Ruiz-Aguilar G., Fernández-Sánchez J.M., Rodríguez-Vázquez R. & Poggi-Varaldo H.M. Degradation by white –rot fungi of high concentrations of PCB extracted from contaminated soil. Advances in Environmental Research. 6/4, 559-568, (2002) Atlas R.M. Capítulo 2. Bioestimulación para mejorar la biorecuperación microbiana En: Biotratamiento de residuos tóxicos y peligrosos: Solución, estimación, modificación de microorganismos y aplicaciones. Morris Levin, Gealt Michael A. Mc Graw Hill. Pág. 21 (1997) Cortés-Espinosa D.V., Fernández-Perrino F.J., Arana-Cuenca A., Esparza-García F., Loera O. & Rodríguez-Vázquez R. Selection and Identification of fungi isolated from sugarcane bagasse and their application for phenanthrene removal from soil. J. of Environmental Science and Health, Part. A. 41(3), 475-486. (2006)

Cortés Espinosa D.V., Absalon A.E., Sánchez N., Loera O., Rodríguez-Vázquez R. & Fernández J.F. Heterologous expression of Manganese peroxidase on Aspergillus niger and its effect on phenanthrene removal from soil. J. og Molecular Microbiology and Biotechnology. En prensa (2012)

Cruz- Córdova T., Roldán-Carrillo T.G., Díaz-Cervantes, Ortega-López J., Saucedo- -Castañeda G., Tomasini-Campocosio A. & Rodríguez-Vázquez R. CO2 evolution and ligninolytic and proteolytic activities of Phanerochaete chrysosporium grown in solid state fermentation. Resources Conservation and Recycling. 27, 3-7 (1999)

Chávez-Gómez B., Quintero R., Esparza-García F., Mesta-Howard A.M., Zavala-Díaz de la Serna F.J.,. Hernández-Rodríguez C.H, Guillén T., Poggi-Varaldo H.M., Barrera-Cortés J. & Rodríguez-Vázquez R. Removal of phenanthrene from soil by bacterial co-cultures of bacteria and fungi pregrown on sugarcane bagasse pith. Bioresource Technology. 89: 177 -183 (2003)

Fernández-Sánchez J.M., Rodríguez-Vázquez R., Ruiz-Aguilar G. & Alvarez P.J.J. PCB biodegradation in aged contaminated soil: interactions between exogenous

Phanerochaete chrysosporium and indigenous microorganisms. J. of Environ. Sci. and Health, part. A 36(7),1145-1162, (2001)

Dzul-Puc J.D., Esparza-García F., Barajas-Aceves M., & Rodríguez Vázquez R.

Benzo[a]pyrene removal from soil by Phanerochaete chrysosporium: grown on sugarcane bagasse and sawdust pine. Chemosphere. 58, 1-7, (2005)

Gayosso-Canales M., Esparza-García J.F.,Bermúdez-Cruz R.M., Tomasini A., Ruiz-Aguilar G.M.L. & Rodríguez-Vázquez R. Application of 2 III7-3 fractional factorial experimental design to

enhance enzymatic activities of Pleurotus ostreatus with high concentrations of polychlorinated biphenyls. Journal of Environmental Science and Health, part A. Toxic/Hazardous Substance & Environmental Engineering. 46(3), 298-305 (2011) Mendoza-Cantú A., Albores A., Fernández-Linares L. & Rodríguez-Vázquez R.

Pentachlorophenol biodegradation and detoxification by the white rot fungus

Phanerochaete chrysosporium. Environ. Toxicology and Water Quality. Vol. 15(2), 107- 113. (2000)

(11)

bioestimulation and supplementation with crop residues. Applied Soil Ecology. 27. 165-175 (2004)

Pedroza-Rodríguez, A.M., Mosqueda-Aboites R., Alonso-Vante N., & Rodríguez-Vázquez R. Sequential Treatment via T. versicolor/TiO2/RuxSey to reduce contaminants in waste water resulting from the bleaching process during paper production. Chemosphere. 67, 793-801, (2007)

Pérez-Armendáriz B., Loera-Corral O., Fernández-Linares L., Esparza-García F. & Rodríguez- Vázquez R. Biostimulation of microorganisms of sugarcane bagasse pith for

hydrocarbon removal from a tropical weathered soil. Lett. Appl. Microbiol. 38, 373-377 (2005)

Pérez-Armendáriz B., Martínez-Carrera D., Calixto Mosqueda, M.C. Alba J. &

Rodríguez-Vázquez R. Filamentous fungi remove weathered hydrocarbons from. polluted soil of tropical México. Revista Internacional de Contaminación Ambiental, vol. 26, no. 3, agosto, Universidad Nacional Autónoma de México. México. Revista

Internacional de Contaminación Ambiental. ISSN (Versión impresa): 0188-4999. (2010) rvp@atmosfera.unam.mx.Universidad Nacional Autónoma de México, México. 193-199 Rodríguez-Vázquez R. 2009. Reporte Final del Convenio GPA- 01-2008 PEMEX-CINVESTAV.

Biorremediación de 35 000 m3 de suelo contaminado con hidrocarburos (fracción media ) extraído de la zona No. 3, ubicado en el predio norte de la Ex refinería 18 de Marzo. Rodríguez-Vázquez R., Roldán-Martín G.A. y Del Río Galván C.P., Patente Mexicana No. Número 291975: “Proceso de biorremediación en cultivo sólido con la adición de granos de café”, otorgada el 9 de noviembre de 2011 por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Roldán-Martín, A., Esparza-García F., Calva-Calva G., & Rodríguez-Vázquez R. Effects of

mixing low amounts of orange peel (Citrus reticulata) with hydrocarbon-contaminated soil in solid culture to promote remediation. J. of Environmental Science and Health, Part. A -Toxic/hazardous substances & environmental engineering 41 (10): 2373-2385 (2006) Roldán-Martín A., Calva-Calva G., Esparza-García F., Díaz-Cervantes M.D. & Rodríguez-Vázquez R. Application of solid culture amended with small amounts of raw coffee beans for the removal of petroleum hydrocarbon from a weathered contaminated soil. J. International Biodegradation and Biodeteroration. 60(1) 35-39 (2007)

Roldán Martín G.A. Remoción de hidrocarburos en un sistema de biopilas con adición de texturizantes. Depto. de Biotecnología y Bioingeniería del CINVESTAV-IPN 24 de abril de 2006.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (11 pages)