Vivimos en una época en la que el

Texto completo

(1)

todavía tenemos una delgada capa que nos envuelve. Este no es el fi nal de nuestro viaje, tenemos que dar un paso más; y cuando nos elevamos por sobre la región supra causal y entramos a Sach Khand, la cuarta cubierta de nuestra alma es removida y nos encon-tramos sin cubiertas en nuestra belleza prístina y al mismo tiempo totalmente conscientes. Es en Sach Khand que nos fundimos en Dios, lo cual según los sufíes se llama, “fana-fil-Allah”. Este es el viaje espiritual que tenemos que rea-lizar, el viaje por el cual nuestra alma necesita ponerse de nuevo en contacto con Dios, regresar a su Fuente, ser uno con el Océano de bienaventuranza total, de absoluta conciencia. Podemos hacer esto si nos volvemos colabora-dores conscientes del plan Divino, si comprendemos la voluntad de Dios, y la voluntad de Dios es que nosotros quienes hemos venido en el cuerpo humano, nos conozcamos a nosotros mismos, reconozcamos que somos alma, que somos una parte de Dios. Al conocernos a nosotros mismos, enton-ces reconocemos a Dios. §

SEDE INTERNACIONAL

Kirpal Ashram / Sant Kirpal Singh Marg, Vijay Nagar, Delhi 110009, India

Tel: 911-2-722-2244 SEDE EN OCCIDENTE 4S 175 Naperville Road, Naperville, IL 60563 Tel: 630-955-1200 ARGENTINA 0054-03755-460121 BOLIVIA 591-60131316 BRASIL 55 31 3334-6860 CHILE 056-55-2332263 COLOMBIA 57-4-2644453 / 57-4-2647199 ECUADOR 593-2-243-8936 EL SALVADOR 503-22860397 ESPAÑA 34-91-699-39-72-94 / 34-91-657-899-784 HONDURAS 504-2-238-2704 MÉXICO 01-55-5671-0261 PERÚ 511-659-2321 REPÚBLICA DOMINICANA 809-420-4200 VENEZUELA 58-0416-475-6577 CHICAGO 1-800-838-9241 NUEVA YORK 1-888-744-0162 MIAMI 786-247-9107 SAN FRANCISCO 510-524-6953 TEXAS 832-304-0767

www.sos.org/es — comunicacionesha@sos.org — spinfo@sos.org

RGENTINA

¿Cómo podemos entender la volun-tad de Dios? Podemos entender Su voluntad una vez nos comuniquemos con Dios. ¿Cómo comunicarnos con Dios? Elevándonos por encima de la conciencia del cuerpo y poniéndonos en contacto con la Luz divina y el Sonido de Dios. Cuando nos ponemos en contacto con la Luz y el Sonido de Dios, comenzamos a reconocernos a nosotros mismos. Al elevarnos por encima del cuerpo físico, lo dejamos atrás y una cubierta de nuestra alma se habrá removido. Cuando vamos de la región astral al causal, dejamos el cuerpo astral y así la segunda cubierta del alma es removida. Nos encontra-mos en la región causal trabajando y viviendo en un cuerpo causal. Cuando nos elevamos de la región causal a la supra causal, dejamos esta tercera cubierta, el cuerpo causal. Quedamos solo con una delgada capa. Es aquí donde el alma expresa: “Sohang”. “So-hang” significa: “Oh Padre, soy de la misma esencia Tuya”. Es aquí en donde por primera vez nos reconocemos a nosotros mismos como almas, pero

C O N F I A N Z A E N D I O S Sant Rajinder Singh Ji Maharaj La pregunta que todos nos hacemos es, cómo saber cuáles son las inten-ciones de Dios para nosotros. Cómo reconocer la voluntad de Dios en nuestras vidas. ¿Cómo distinguir en-tre la voluntad de Dios y la nuestra? Sant Rajinder Singh Ji reconoce estos problemas y dice: Es difícil saber cuál es la voluntad de Dios. Es más fácil decirlo que hacerlo. Si pudiéramos hablar con Dios todo el tiempo y decirle: “Muy bien, dinos que se su-ponen debemos hacer”, entonces pro-blema resuelto. Quisiéramos que Dios

nos dijera, “Esto es lo que se supone deben hacer —levantarnos en la ma-ñana, cepillar nuestros dientes, tomar una ducha, desayunar…” o cualquiera sea el plan. Si Dios nos diera a cada uno horarios, todo estaría resuelto, lo seguiríamos, y listo. Pero es difícil saber cuáles es la voluntad de Dios. Así que tratemos de averiguarla. ¿Cómo saber cuál es voluntad de Dios en nuestra vida? Los santos siempre han dicho que cuanta más atención pongamos en las cosas externas, menos vamos a saber por nosotros mismos de la voluntad de Dios. Es sentándonos en silencio que podemos escuchar la voz de Dios. Ésta es la razón de por qué la meditación juega

un papel tan importante en cualquier sendero espiritual. Es en ese silencio que experimentamos lo que se supone debemos hacer. Vamos a examinar la importancia de reconocer y rendirnos a la voluntad de Dios en nuestras vi-das. Comenzaremos con esta lectura de Sant Rajinder Singh Ji.

V

ivimos en una época en la que el mundo pareciera estar en llamas. A lo largo de la historia pareciera como si un incendio tras otro se

inicia-ra en diversas partes del mundo. Las personas se despiertan cada mañana sin saber qué esperar del día que llega. ¿Les traerá buena suerte, les traerá do-lor? Esta incertidumbre puede generar sentimientos de temor e inestabilidad. ¿Cómo podemos afrontar la vida dia-ria si estamos llenos de incertidumbre?

La única solución es la que han desa-rrollado los santos y místicos, quienes miran la vida desde una perspectiva más amplia. Ellos nos recomiendan que vivamos cada momento con plena confi anza en el Señor. Esto requiere de un corazón valiente y lleno de coraje,

Viviendo bajo

la voluntad

de Dios

(2)

nosotros mismos como a quienes nos rodean. Es como tener un cronograma o un asistente que llega en las mañanas a nuestra ofi cina y nos comunica que tenemos algunas citas programadas con anterioridad y ciertos períodos li-bres en los cuales podemos programar lo que queramos. Nuestros karmas pasados ya han programado parte de nuestra vida, y también se nos ha dado alguna libertad para programar el resto.

Si sabemos que nuestra vida está en las manos de Dios, ¿De qué vamos a preocuparnos?

Examinemos esta pregunta. Por experiencia sabemos que todos afrontamos buenos tiempos y tiempos de tribulación. En última instancia, Dios quiere que cada uno de nosotros regresemos a su regazo. Nuestra tra-vesía por la existencia humana es un proceso de evolución del alma. El alma está destinada a regresar a Dios, tarde o temprano. En nuestra experiencia humana deseamos alcanzar la libertad del ciclo de nacimientos y muertes. La meta fi nal que Dios ha reservado para nosotros es la de alcanzar esta libertad.

¿Qué son entonces las pruebas y las tribulaciones? Cuando el alma toma pero una vez nos acostumbramos a

vivir de esta manera, nos preguntamos cómo podríamos afrontar la vida de una manera diferente.

La confi anza en el Señor requiere la convicción de que existe un poder oculto que creó este mundo y nos creó a nosotros. La confi anza en el Señor signifi ca tener el conocimiento de que nuestra alma ha sido creada por Dios y que su travesía depende de la voluntad de Dios. Requiere la convicción de que Dios nos ha enviado al mundo para cumplir un propósito, y que nuestro destino es cumplir con ese propósito.

Esto signifi ca que no podemos partir de esta tierra antes de que llegue la hora. Signifi ca que ciertas cosas que nos pasan también son los designios de Dios y lo que sucede ya ha sido fi jado para nosotros. También signi-fi ca que nos han dado algo de libre albedrío, con el que podemos hacer algunas elecciones.

Si tomamos estos factores en consi-deración, podríamos comprender que parte de lo que nos sucede a diario es la voluntad de Dios. Esto quiere decir que también tenemos la libertad de escoger, y que podemos tomar opcio-nes que nos puedan benefi ciar, tanto a Pag. 2

E X P E R I M E N TA P O R T I M I S M O L A L U Z I N T E R I O R Sant Rajinder Singh Ji Maharaj En la siguiente lectura, Sant Rajinder Singh Ji comenta sobre dos líneas de un himno de Kabir Sahib y explica que la única forma en que podemos en verdad conocer la voluntad de Dios es alcanzando la auto-realiza-ción, y por medio de la meditación fundir nuestra propia voluntad en la voluntad de Dios. La lectura empieza con una cita de Kabir Sahib.

El verdadero Dios está en todo, Y es solo Él quien lo crea todo.

K

abir Sahib dice que en cada uno existe solo una verdad. ¿Qué es la verdad? Es Dios. Dios es la morada de toda la verdad, y en cada uno de noso-tros encontramos la misma verdad. Es por Su voluntad que todo ocurre. Sant Darshan Singh Ji decía con frecuencia que es por la voluntad de Dios que in-cluso una hoja de hierba crece. Es por la voluntad de Dios que todo ocurre en nuestras vidas. Posiblemente pensa-mos que sopensa-mos los autores, que hepensa-mos hecho esto, que hemos hecho aquello, pero es solo por la voluntad de Dios que nuestra vida prosigue.

Tenemos que guiar nuestras vidas según el principio de “Dulce es Tu vo-luntad”. Independiente de la situación en la que nos encontremos, debemos entender que todo es para nuestro ma-yor benefi cio. Nos inclinamos a mirar la vida desde nuestro limitado ángulo de visión. Quizá hayamos aprendido mucho de geografía, quizá mucho de ciencia, quizá sepamos mucho de computadores, mucho de psicología, y

es posible que hayamos sobresalido en más de un área, pero seguimos siendo muy limitados. Nuestro conocimien-to es exclusivo en esas áreas, pero el conocimiento de Dios es infi nito. No hay límites para Dios, Dios es ilimi-tado. Cuando miramos lo que ocurre en nuestra vida, solo miramos desde un ángulo limitado de visión. Todos los santos y místicos han dicho: “Qué sea Dios, porque Él es quien sabe en verdad qué es lo mejor para nosotros. Así que llevemos una vida de ‘Dulce es Tu voluntad’”.

Y quien hace Su voluntad, Conoce al Uno, en verdad solo él Es el sirviente de Dios.

Kabir Sahib dice que quien entien-de la voluntad entien-de Dios se ha vuelto un colaborador consciente del plan divino, él es el único que puede ser llamado un verdadero ser humano.

(3)

somos nosotros los autores. Debemos entregarnos a él. Si nos rendimos a él por completo, entonces cualquier difi cultad que se pueda presentar él mismo nos sacará de ella. Después de todo, lo que sean sus órdenes, debemos obedecerlas. Si él dice que debemos proseguir trabajando con honestidad, debemos continuar trabajando de esa manera. Luego si hay un período de adversidad, de mala salud, o un tiempo en el que nuestra imagen pública se deteriora, aun así, debemos tener fe total en el Maestro. No es solo tener fe en el Maestro cuando las cosas salen bien, y en el momento que aparecen los contratiempos empecemos a tener la sensación de que el Maestro no es competente—”¡Él no me salvó de esta!”. El Maestro mismo conoce la mejor manera para liquidar nuestros karmas. Ésta es una cosa muy signi-fi cativa que los gurús repiten muy a menudo. ¿No has encontrado esto en las enseñanzas del Maestro?

Pregunta: Sí, supongo que lo he leído, pero vivirlo es diferente; es más duro. Maestro: No, no es un asunto de solo

vivirlo—es un asunto de vivir a la altura de ello.

***

Pregunta: ¿Así que no debemos nunca pensar que algo anda mal, sino que todo lo que nos llega sucede porque el Maestro así lo quiere?

Maestro: Cualquier cosa que pase, debemos proseguir rogándole al Maes-tro, tengan completa devoción en él, tengan fe total en él. Debemos conti-nuar dedicando nuestro tiempo a las meditaciones, teniendo fe completa en él, y todo estará bien a su debido mo-mento. Nada debe perturbar nuestra fe en el Maestro. Lo qué sucede por lo ge-neral es que cuando nuestros asuntos mundanos andan bien, tenemos fe. En el momento en que una ligera sacudida nos sorprende comenzamos a perder la fe, y ésa es nuestra ruina. Pero otra vez, si la gracia del Maestro está allí enton-ces podemos pasar intactos a través del período más difícil.

A veces muchas dificultades se pre-sentan, pero igual, mientras tengamos fe, todo estará en orden. Nuestra fe no debe vacilar—así las circunstancias sigan cambiando. §

…los santos nos

recomiendan que vivamos

cada momento con plena

confianza en el Señor.

Esto requiere de un

corazón valiente

y lleno de coraje…

una existencia en este mundo físico, contrae deudas de karmas. Es una ley del universo físico que cada acción trae su reacción. Entonces, cuando hace-mos el bien, nos llega el bien. Cuando hacemos el mal, el mal nos ataca. Lo que nos sucede en cada existencia es el resultado de las reacciones del pasa-do, o karmas. La manera de salir de este ciclo, es liquidando este karma. Por lo tanto, cada vez que pasamos por las penas y tribulaciones, estamos cancelando una deuda previamente contraída, quizás en esta vida o en una existencia previa. Entre más pronto paguemos estas deudas del karma, más pronto podremos alcanzar la libera-ción de la rueda de sufrimientos.

Al tiempo que pagamos nuestras deudas del karma, también queremos evitar la creación de unas nuevas, las que tendremos que pagar más tarde en esta vida o en otra existencia. De este modo, tenemos un libre albedrío para programar esa zona libre del destino.

Cuando comprendemos esta ley de acción y reacción, sabemos que nuestra vida está en manos de Dios. Dios desea que paguemos nuestras deudas, para que regresemos a Él. Dios quiere que evitemos crear nuevas deudas, para despejar nuestro camino de retorno al Hogar. Así, esta vida es una serie de deudas contraídas y una zona libre donde podemos elegir no crear nuevas deudas.

Es verdad que a nadie le gusta sufrir, y aún sigue siendo difícil aceptarlo, aunque hayamos creado la deuda por la que tenemos que pagar. Podemos aliviar esta difi cultad de varias ma-neras. Una, es tener confi anza en el Señor de que lo que nos sucede es para nuestro bien. La segunda manera de

atenuar este sufrimiento también es dada por Dios, y consiste en contactar el poder de Dios en nuestro interior. Dios envía a los santos y místicos para enseñarnos la manera de conectarnos con este poder de Dios y ayudarnos a aliviar el sufrimiento de la vida.

¿En qué consiste este Poder de Dios? Cuando Dios hizo toda la creación, ésta comenzó con una expresión que dio por resultado dos principios, Luz y Sonido. Este es un poder que emanó de Dios y originó toda la existencia. Fue la causa de todos los planos, de to-das las almas y de toto-das las formas de vida. Es como una corriente que fl uye desde Dios. Esta corriente es llamada Naam o Verbo, Luz y Sonido de Dios. Es un poder que fl uye a través de cada uno de nosotros y nos da la vida. La mayoría de nosotros no advertimos esta Luz y Sonido dándonos la vida. Pero si los pudiéramos contactar, nos sintonizaríamos con el Poder de Dios. Seríamos transportados en la corriente de regreso a Dios. Es una corriente radiante de amor, dicha, paz y alegría. Entrar en contacto con ella nos da for-taleza y alegría interior para afrontar los altibajos de la vida.

Los santos y místicos están en con-tacto con esta corriente divina de Dios, y nos pueden conectar con ese poder. Esa conexión se hace a través del pro-ceso de iniciación, en que el Maestro nos enseña la meditación en la corrien-te incorrien-terna de Luz y Sonido. Escorrien-te poder se encuentra entre y detrás de las dos cejas. Al cerrar los ojos y concentrar nuestra atención internamente, nos podemos conectar con este poder. Este poder conduce al alma hacia regiones de amor y Luz espiritual. Este poder conduce al alma de nuevo a Dios. §

(4)

P

regunta: ¿Cómo podemos estar siempre seguros de aquello a lo que debemos rendirnos? No siempre se nos da algo específi co, la vida senci-llamente parece pasar con altibajos. Maestro: Pero precisamente es a causa de los altibajos que necesitamos rendirnos cada vez más. Si no hubiera altibajos, si no hubiera afl icciones y tribulaciones en la vida, entonces, el asunto del rendimiento seguramente no sería tan importante. Si tenemos una travesía calmada, aunque el rendimiento es un asunto de travesía calmada. Pero el rendimiento durante

las afl icciones y tribulaciones, ese es un verdadero rendimiento. Si nuestras cosas van bien y todo sale de acuerdo a nuestra voluntad, nuestros negocios, asuntos familiares, todos los proyectos mundanos van bien y decimos: “Vivo siempre agradecido con el Maestro, siempre me rindo al Maestro”, esto no es una prueba de tener verdadero rendimiento. La prueba acerca del rendimiento se da, solo si estamos pa-sando por un periodo de afl icciones y tribulaciones y todavía nos sometemos Introducción: Sant Kirpal Singh Ji ha

dicho: el primer principio de la devoción es el amor, y el segundo, es la entrega de nuestro ser mismo a Dios, viviendo bajo Su voluntad, en la alegría o el dolor. ¿No se somete el oro al fuego para quitarle sus impurezas? Dios, quien es nuestro Pa-dre y MaPa-dre, solo busca el bien para Sus hijos. Si un niño necesita de una cirugía, la madre lo sostiene en su regazo para que la operación se complete. Ella quiere solo el bien para el hijo, aunque sienta dolor. Cristo ha dicho, “Si me amáis, guardad mis mandamientos” y “Dejad que mis palabras moren en vosotros y

vosotros en mí”. Si ustedes mantienen el recuerdo de Dios vivo en su corazón y abrigan amor por él, de seguro habrá la correspondiente reacción. Podemos ol-vidarnos de Dios, pero Él no se olvida de sus hijos, no obstante ellos se descarríen. Si un hijo resulta ser jugador y llega tarde a casa, su madre seguirá cuidando de él, teniendo lista su cena. En esta interesante sesión de preguntas y respuestas con Sant Darshan Singh Ji, un psiquiatra americano le hace muchas preguntas al Maestro acerca de cómo podemos conocer y aceptar la voluntad de Dios.

D U L C E E S T U

V O L U N TA D

Sant Darshan Singh Ji Maharaj

Pag. 4

por completo a la voluntad del Maestro y continuamos diciendo: “Dulce es Tu Voluntad”. Cuando estamos en la opulencia, y todo está bien a nuestro alrededor y decimos: “Dulce es Tu Voluntad”, eso no signifi ca nada. Pregunta: Es un asunto de aceptación. Maestro: Sí. Es solo cuando algo anda mal y no obstante decimos, “Dulce es Tu voluntad”, lo que se considera verdadero rendimiento.

Yo tuve un hermano menor, y entiendo que era muy bello. Él murió cuando tenía tres años de edad en la época en que nuestro amado Maestro vivía en Rawalpindi. Yo estaba muy pequeño en ese tiempo. Circulaban los rumores que nuestro Maestro era un gran santo y conducía el Satsang. Así pues, cuando de repente mi hermano menor murió, una gran cantidad de personas de otras religiones vinieron donde él. Decían: “ Veamos ahora la condición de aquel que predica ‘Dulce es Tu voluntad’. Cuando vinieron encontraron que él seguía igual; que su fe en el Maestro permanecía intacta. Fue esto lo que lo volvió el centro de atracción en Rawalpindi.

Así que cuando todo anda bien y decimos: “Dulce es Tu Voluntad”, ya saben.

Pregunta: ¿Así que los malos tiem-pos son buenos tiemtiem-pos en el sende-ro—es bueno para nosotros que las cosas anden mal porque así tenemos una oportunidad?

Maestro: En un período que no es tan bueno para nosotros el Maestro siempre viene a sostenernos. El Amado Maestro solía decir que el alfarero siempre mantiene su mano debajo de

la arcilla mientras la golpea moldeán-dola.

Pregunta: ¿Debemos asumir como aceptable cualquier cosa que suceda? Maestro: se sorprenderán al saber que tanto Baba Jaimal Singh y Baba Sawan Singh solían decir que la pobreza, la mala salud, y el supuesto deshonor en sociedad son una bendición porque nos hacen volver hacia Dios. Desde el punto de vista psicológico todo esto debe sonar extraño.

Pregunta: En el Occidente se nos alienta a ser lo más exitosos que poda-mos y a ser tan sanos como podapoda-mos. Maestro: No, no, eso no quiere decir que no luchemos por ser lo más exito-so posible; esto exito-solo significa que si por casualidad pasamos por un período de pobreza, de mala salud o nuestra imagen pública se deteriora, aún así debemos tener plena fe en el Maestro y tener total convicción al decir: “Dulce es Tu voluntad”, porque es durante estos tres períodos que él quema la mayoría de nuestros karmas. Pregunta: ¿Qué tan duro debemos luchar para superar estas adversidades, puesto que son Su voluntad?

Maestro: Todo lo que tenemos que hacer es rendirnos a Él, entonces Él mismo nos ayudará. Tal como le acabo de decir, el alfarero que fabrica vasijas golpea duro por arriba, pero mantiene su mano por debajo de la jarra para que no se rompa.

Pregunta: ¿Así que no debemos hacer ningún esfuerzo?

Maestro: No, no, debemos hacer nuestro esfuerzo, pero no hacerlo en el sentido de que pensemos que

(5)

P

regunta: ¿Cómo podemos estar siempre seguros de aquello a lo que debemos rendirnos? No siempre se nos da algo específi co, la vida senci-llamente parece pasar con altibajos. Maestro: Pero precisamente es a causa de los altibajos que necesitamos rendirnos cada vez más. Si no hubiera altibajos, si no hubiera afl icciones y tribulaciones en la vida, entonces, el asunto del rendimiento seguramente no sería tan importante. Si tenemos una travesía calmada, aunque el rendimiento es un asunto de travesía calmada. Pero el rendimiento durante

las afl icciones y tribulaciones, ese es un verdadero rendimiento. Si nuestras cosas van bien y todo sale de acuerdo a nuestra voluntad, nuestros negocios, asuntos familiares, todos los proyectos mundanos van bien y decimos: “Vivo siempre agradecido con el Maestro, siempre me rindo al Maestro”, esto no es una prueba de tener verdadero rendimiento. La prueba acerca del rendimiento se da, solo si estamos pa-sando por un periodo de afl icciones y tribulaciones y todavía nos sometemos Introducción: Sant Kirpal Singh Ji ha

dicho: el primer principio de la devoción es el amor, y el segundo, es la entrega de nuestro ser mismo a Dios, viviendo bajo Su voluntad, en la alegría o el dolor. ¿No se somete el oro al fuego para quitarle sus impurezas? Dios, quien es nuestro Pa-dre y MaPa-dre, solo busca el bien para Sus hijos. Si un niño necesita de una cirugía, la madre lo sostiene en su regazo para que la operación se complete. Ella quiere solo el bien para el hijo, aunque sienta dolor. Cristo ha dicho, “Si me amáis, guardad mis mandamientos” y “Dejad que mis palabras moren en vosotros y

vosotros en mí”. Si ustedes mantienen el recuerdo de Dios vivo en su corazón y abrigan amor por él, de seguro habrá la correspondiente reacción. Podemos ol-vidarnos de Dios, pero Él no se olvida de sus hijos, no obstante ellos se descarríen. Si un hijo resulta ser jugador y llega tarde a casa, su madre seguirá cuidando de él, teniendo lista su cena. En esta interesante sesión de preguntas y respuestas con Sant Darshan Singh Ji, un psiquiatra americano le hace muchas preguntas al Maestro acerca de cómo podemos conocer y aceptar la voluntad de Dios.

D U L C E E S T U

V O L U N TA D

Sant Darshan Singh Ji Maharaj

Pag. 4

por completo a la voluntad del Maestro y continuamos diciendo: “Dulce es Tu Voluntad”. Cuando estamos en la opulencia, y todo está bien a nuestro alrededor y decimos: “Dulce es Tu Voluntad”, eso no signifi ca nada. Pregunta: Es un asunto de aceptación. Maestro: Sí. Es solo cuando algo anda mal y no obstante decimos, “Dulce es Tu voluntad”, lo que se considera verdadero rendimiento.

Yo tuve un hermano menor, y entiendo que era muy bello. Él murió cuando tenía tres años de edad en la época en que nuestro amado Maestro vivía en Rawalpindi. Yo estaba muy pequeño en ese tiempo. Circulaban los rumores que nuestro Maestro era un gran santo y conducía el Satsang. Así pues, cuando de repente mi hermano menor murió, una gran cantidad de personas de otras religiones vinieron donde él. Decían: “ Veamos ahora la condición de aquel que predica ‘Dulce es Tu voluntad’. Cuando vinieron encontraron que él seguía igual; que su fe en el Maestro permanecía intacta. Fue esto lo que lo volvió el centro de atracción en Rawalpindi.

Así que cuando todo anda bien y decimos: “Dulce es Tu Voluntad”, ya saben.

Pregunta: ¿Así que los malos tiem-pos son buenos tiemtiem-pos en el sende-ro—es bueno para nosotros que las cosas anden mal porque así tenemos una oportunidad?

Maestro: En un período que no es tan bueno para nosotros el Maestro siempre viene a sostenernos. El Amado Maestro solía decir que el alfarero siempre mantiene su mano debajo de

la arcilla mientras la golpea moldeán-dola.

Pregunta: ¿Debemos asumir como aceptable cualquier cosa que suceda? Maestro: se sorprenderán al saber que tanto Baba Jaimal Singh y Baba Sawan Singh solían decir que la pobreza, la mala salud, y el supuesto deshonor en sociedad son una bendición porque nos hacen volver hacia Dios. Desde el punto de vista psicológico todo esto debe sonar extraño.

Pregunta: En el Occidente se nos alienta a ser lo más exitosos que poda-mos y a ser tan sanos como podapoda-mos. Maestro: No, no, eso no quiere decir que no luchemos por ser lo más exito-so posible; esto exito-solo signifi ca que si por casualidad pasamos por un período de pobreza, de mala salud o nuestra imagen pública se deteriora, aún así debemos tener plena fe en el Maestro y tener total convicción al decir: “Dulce es Tu voluntad”, porque es durante estos tres períodos que él quema la mayoría de nuestros karmas. Pregunta: ¿Qué tan duro debemos luchar para superar estas adversidades, puesto que son Su voluntad?

Maestro: Todo lo que tenemos que hacer es rendirnos a Él, entonces Él mismo nos ayudará. Tal como le acabo de decir, el alfarero que fabrica vasijas golpea duro por arriba, pero mantiene su mano por debajo de la jarra para que no se rompa.

Pregunta: ¿Así que no debemos hacer ningún esfuerzo?

Maestro: No, no, debemos hacer nuestro esfuerzo, pero no hacerlo en el sentido de que pensemos que

(6)

somos nosotros los autores. Debemos entregarnos a él. Si nos rendimos a él por completo, entonces cualquier difi cultad que se pueda presentar él mismo nos sacará de ella. Después de todo, lo que sean sus órdenes, debemos obedecerlas. Si él dice que debemos proseguir trabajando con honestidad, debemos continuar trabajando de esa manera. Luego si hay un período de adversidad, de mala salud, o un tiempo en el que nuestra imagen pública se deteriora, aun así, debemos tener fe total en el Maestro. No es solo tener fe en el Maestro cuando las cosas salen bien, y en el momento que aparecen los contratiempos empecemos a tener la sensación de que el Maestro no es competente—”¡Él no me salvó de esta!”. El Maestro mismo conoce la mejor manera para liquidar nuestros karmas. Ésta es una cosa muy signi-fi cativa que los gurús repiten muy a menudo. ¿No has encontrado esto en las enseñanzas del Maestro?

Pregunta: Sí, supongo que lo he leído, pero vivirlo es diferente; es más duro. Maestro: No, no es un asunto de solo

vivirlo—es un asunto de vivir a la altura de ello.

***

Pregunta: ¿Así que no debemos nunca pensar que algo anda mal, sino que todo lo que nos llega sucede porque el Maestro así lo quiere?

Maestro: Cualquier cosa que pase, debemos proseguir rogándole al Maes-tro, tengan completa devoción en él, tengan fe total en él. Debemos conti-nuar dedicando nuestro tiempo a las meditaciones, teniendo fe completa en él, y todo estará bien a su debido mo-mento. Nada debe perturbar nuestra fe en el Maestro. Lo qué sucede por lo ge-neral es que cuando nuestros asuntos mundanos andan bien, tenemos fe. En el momento en que una ligera sacudida nos sorprende comenzamos a perder la fe, y ésa es nuestra ruina. Pero otra vez, si la gracia del Maestro está allí enton-ces podemos pasar intactos a través del período más difícil.

A veces muchas difi cultades se pre-sentan, pero igual, mientras tengamos fe, todo estará en orden. Nuestra fe no debe vacilar—así las circunstancias sigan cambiando. §

…los santos nos

recomiendan que vivamos

cada momento con plena

confianza en el Señor.

Esto requiere de un

corazón valiente

y lleno de coraje…

Pag. 6

una existencia en este mundo físico, contrae deudas de karmas. Es una ley del universo físico que cada acción trae su reacción. Entonces, cuando hace-mos el bien, nos llega el bien. Cuando hacemos el mal, el mal nos ataca. Lo que nos sucede en cada existencia es el resultado de las reacciones del pasa-do, o karmas. La manera de salir de este ciclo, es liquidando este karma. Por lo tanto, cada vez que pasamos por las penas y tribulaciones, estamos cancelando una deuda previamente contraída, quizás en esta vida o en una existencia previa. Entre más pronto paguemos estas deudas del karma, más pronto podremos alcanzar la libera-ción de la rueda de sufrimientos.

Al tiempo que pagamos nuestras deudas del karma, también queremos evitar la creación de unas nuevas, las que tendremos que pagar más tarde en esta vida o en otra existencia. De este modo, tenemos un libre albedrío para programar esa zona libre del destino.

Cuando comprendemos esta ley de acción y reacción, sabemos que nuestra vida está en manos de Dios. Dios desea que paguemos nuestras deudas, para que regresemos a Él. Dios quiere que evitemos crear nuevas deudas, para despejar nuestro camino de retorno al Hogar. Así, esta vida es una serie de deudas contraídas y una zona libre donde podemos elegir no crear nuevas deudas.

Es verdad que a nadie le gusta sufrir, y aún sigue siendo difícil aceptarlo, aunque hayamos creado la deuda por la que tenemos que pagar. Podemos aliviar esta dificultad de varias ma-neras. Una, es tener confianza en el Señor de que lo que nos sucede es para nuestro bien. La segunda manera de

atenuar este sufrimiento también es dada por Dios, y consiste en contactar el poder de Dios en nuestro interior. Dios envía a los santos y místicos para enseñarnos la manera de conectarnos con este poder de Dios y ayudarnos a aliviar el sufrimiento de la vida.

¿En qué consiste este Poder de Dios? Cuando Dios hizo toda la creación, ésta comenzó con una expresión que dio por resultado dos principios, Luz y Sonido. Este es un poder que emanó de Dios y originó toda la existencia. Fue la causa de todos los planos, de to-das las almas y de toto-das las formas de vida. Es como una corriente que fl uye desde Dios. Esta corriente es llamada Naam o Verbo, Luz y Sonido de Dios. Es un poder que fluye a través de cada uno de nosotros y nos da la vida. La mayoría de nosotros no advertimos esta Luz y Sonido dándonos la vida. Pero si los pudiéramos contactar, nos sintonizaríamos con el Poder de Dios. Seríamos transportados en la corriente de regreso a Dios. Es una corriente radiante de amor, dicha, paz y alegría. Entrar en contacto con ella nos da for-taleza y alegría interior para afrontar los altibajos de la vida.

Los santos y místicos están en con-tacto con esta corriente divina de Dios, y nos pueden conectar con ese poder. Esa conexión se hace a través del pro-ceso de iniciación, en que el Maestro nos enseña la meditación en la corrien-te incorrien-terna de Luz y Sonido. Escorrien-te poder se encuentra entre y detrás de las dos cejas. Al cerrar los ojos y concentrar nuestra atención internamente, nos podemos conectar con este poder. Este poder conduce al alma hacia regiones de amor y Luz espiritual. Este poder conduce al alma de nuevo a Dios. §

(7)

nosotros mismos como a quienes nos rodean. Es como tener un cronograma o un asistente que llega en las mañanas a nuestra ofi cina y nos comunica que tenemos algunas citas programadas con anterioridad y ciertos períodos li-bres en los cuales podemos programar lo que queramos. Nuestros karmas pasados ya han programado parte de nuestra vida, y también se nos ha dado alguna libertad para programar el resto.

Si sabemos que nuestra vida está en las manos de Dios, ¿De qué vamos a preocuparnos?

Examinemos esta pregunta. Por experiencia sabemos que todos afrontamos buenos tiempos y tiempos de tribulación. En última instancia, Dios quiere que cada uno de nosotros regresemos a su regazo. Nuestra tra-vesía por la existencia humana es un proceso de evolución del alma. El alma está destinada a regresar a Dios, tarde o temprano. En nuestra experiencia humana deseamos alcanzar la libertad del ciclo de nacimientos y muertes. La meta fi nal que Dios ha reservado para nosotros es la de alcanzar esta libertad. ¿Qué son entonces las pruebas y las tribulaciones? Cuando el alma toma pero una vez nos acostumbramos a

vivir de esta manera, nos preguntamos cómo podríamos afrontar la vida de una manera diferente.

La confianza en el Señor requiere la convicción de que existe un poder oculto que creó este mundo y nos creó a nosotros. La confi anza en el Señor signifi ca tener el conocimiento de que nuestra alma ha sido creada por Dios y que su travesía depende de la voluntad de Dios. Requiere la convicción de que Dios nos ha enviado al mundo para cumplir un propósito, y que nuestro destino es cumplir con ese propósito.

Esto signifi ca que no podemos partir de esta tierra antes de que llegue la hora. Signifi ca que ciertas cosas que nos pasan también son los designios de Dios y lo que sucede ya ha sido fi jado para nosotros. También signi-fi ca que nos han dado algo de libre albedrío, con el que podemos hacer algunas elecciones.

Si tomamos estos factores en consi-deración, podríamos comprender que parte de lo que nos sucede a diario es la voluntad de Dios. Esto quiere decir que también tenemos la libertad de escoger, y que podemos tomar opcio-nes que nos puedan benefi ciar, tanto a Pag. 2

E X P E R I M E N TA P O R T I M I S M O L A L U Z I N T E R I O R Sant Rajinder Singh Ji Maharaj En la siguiente lectura, Sant Rajinder Singh Ji comenta sobre dos líneas de un himno de Kabir Sahib y explica que la única forma en que podemos en verdad conocer la voluntad de Dios es alcanzando la auto-realiza-ción, y por medio de la meditación fundir nuestra propia voluntad en la voluntad de Dios. La lectura empieza con una cita de Kabir Sahib.

El verdadero Dios está en todo, Y es solo Él quien lo crea todo.

K

abir Sahib dice que en cada uno existe solo una verdad. ¿Qué es la verdad? Es Dios. Dios es la morada de toda la verdad, y en cada uno de noso-tros encontramos la misma verdad. Es por Su voluntad que todo ocurre. Sant Darshan Singh Ji decía con frecuencia que es por la voluntad de Dios que in-cluso una hoja de hierba crece. Es por la voluntad de Dios que todo ocurre en nuestras vidas. Posiblemente pensa-mos que sopensa-mos los autores, que hepensa-mos hecho esto, que hemos hecho aquello, pero es solo por la voluntad de Dios que nuestra vida prosigue.

Tenemos que guiar nuestras vidas según el principio de “Dulce es Tu vo-luntad”. Independiente de la situación en la que nos encontremos, debemos entender que todo es para nuestro ma-yor benefi cio. Nos inclinamos a mirar la vida desde nuestro limitado ángulo de visión. Quizá hayamos aprendido mucho de geografía, quizá mucho de ciencia, quizá sepamos mucho de computadores, mucho de psicología, y

es posible que hayamos sobresalido en más de un área, pero seguimos siendo muy limitados. Nuestro conocimien-to es exclusivo en esas áreas, pero el conocimiento de Dios es infi nito. No hay límites para Dios, Dios es ilimi-tado. Cuando miramos lo que ocurre en nuestra vida, solo miramos desde un ángulo limitado de visión. Todos los santos y místicos han dicho: “Qué sea Dios, porque Él es quien sabe en verdad qué es lo mejor para nosotros. Así que llevemos una vida de ‘Dulce es Tu voluntad’”.

Y quien hace Su voluntad, Conoce al Uno, en verdad solo él Es el sirviente de Dios.

Kabir Sahib dice que quien entien-de la voluntad entien-de Dios se ha vuelto un colaborador consciente del plan divino, él es el único que puede ser llamado un verdadero ser humano.

(8)

todavía tenemos una delgada capa que nos envuelve. Este no es el fi nal de nuestro viaje, tenemos que dar un paso más; y cuando nos elevamos por sobre la región supra causal y entramos a Sach Khand, la cuarta cubierta de nuestra alma es removida y nos encon-tramos sin cubiertas en nuestra belleza prístina y al mismo tiempo totalmente conscientes. Es en Sach Khand que nos fundimos en Dios, lo cual según los sufíes se llama, “fana-fi l-Allah”. Este es el viaje espiritual que tenemos que rea-lizar, el viaje por el cual nuestra alma necesita ponerse de nuevo en contacto con Dios, regresar a su Fuente, ser uno con el Océano de bienaventuranza total, de absoluta conciencia. Podemos hacer esto si nos volvemos colabora-dores conscientes del plan Divino, si comprendemos la voluntad de Dios, y la voluntad de Dios es que nosotros quienes hemos venido en el cuerpo humano, nos conozcamos a nosotros mismos, reconozcamos que somos alma, que somos una parte de Dios. Al conocernos a nosotros mismos, enton-ces reconocemos a Dios. §

SEDE INTERNACIONAL

Kirpal Ashram / Sant Kirpal Singh Marg, Vijay Nagar, Delhi 110009, India

Tel: 911-2-722-2244 SEDE EN OCCIDENTE 4045 Naperville Road, Lisle, IL 60532 Tel: 630-955-1200 ARGENTINA 0054-03755-460121 BOLIVIA 591-60131316 BRASIL 55 31 3334-6860 CHILE 056-55-2332263 COLOMBIA 57-4-2644453 / 57-4-2647199 ECUADOR 593-2-243-8936 EL SALVADOR 503-22860397 ESPAÑA 34-91-699-39-72-94 / 34-91-657-899-784 HONDURAS 504-2-238-2704 MÉXICO 01-55-5671-0261 PERÚ 511-659-2321 REPÚBLICA DOMINICANA 809-420-4200 VENEZUELA 58-0416-475-6577 CHICAGO 1-800-838-9241 NUEVA YORK 1-888-744-0162 MIAMI 786-247-9107 SAN FRANCISCO 510-524-6953 TEXAS 832-304-0767

www.sos.org/es — comunicacionesha@sos.org — spinfo@sos.org

RGENTINA

¿Cómo podemos entender la volun-tad de Dios? Podemos entender Su voluntad una vez nos comuniquemos con Dios. ¿Cómo comunicarnos con Dios? Elevándonos por encima de la conciencia del cuerpo y poniéndonos en contacto con la Luz divina y el Sonido de Dios. Cuando nos ponemos en contacto con la Luz y el Sonido de Dios, comenzamos a reconocernos a nosotros mismos. Al elevarnos por encima del cuerpo físico, lo dejamos atrás y una cubierta de nuestra alma se habrá removido. Cuando vamos de la región astral al causal, dejamos el cuerpo astral y así la segunda cubierta del alma es removida. Nos encontra-mos en la región causal trabajando y viviendo en un cuerpo causal. Cuando nos elevamos de la región causal a la supra causal, dejamos esta tercera cubierta, el cuerpo causal. Quedamos solo con una delgada capa. Es aquí donde el alma expresa: “Sohang”. “So-hang” signifi ca: “Oh Padre, soy de la misma esencia Tuya”. Es aquí en donde por primera vez nos reconocemos a nosotros mismos como almas, pero

C O N F I A N Z A E N D I O S Sant Rajinder Singh Ji Maharaj La pregunta que todos nos hacemos es, cómo saber cuáles son las inten-ciones de Dios para nosotros. Cómo reconocer la voluntad de Dios en nuestras vidas. ¿Cómo distinguir en-tre la voluntad de Dios y la nuestra? Sant Rajinder Singh Ji reconoce estos problemas y dice: Es difícil saber cuál es la voluntad de Dios. Es más fácil decirlo que hacerlo. Si pudiéramos hablar con Dios todo el tiempo y decirle: “Muy bien, dinos que se su-ponen debemos hacer”, entonces pro-blema resuelto. Quisiéramos que Dios

nos dijera, “Esto es lo que se supone deben hacer —levantarnos en la ma-ñana, cepillar nuestros dientes, tomar una ducha, desayunar…” o cualquiera sea el plan. Si Dios nos diera a cada uno horarios, todo estaría resuelto, lo seguiríamos, y listo. Pero es difícil saber cuáles es la voluntad de Dios. Así que tratemos de averiguarla. ¿Cómo saber cuál es voluntad de Dios en nuestra vida? Los santos siempre han dicho que cuanta más atención pongamos en las cosas externas, menos vamos a saber por nosotros mismos de la voluntad de Dios. Es sentándonos en silencio que podemos escuchar la voz de Dios. Ésta es la razón de por qué la meditación juega

un papel tan importante en cualquier sendero espiritual. Es en ese silencio que experimentamos lo que se supone debemos hacer. Vamos a examinar la importancia de reconocer y rendirnos a la voluntad de Dios en nuestras vi-das. Comenzaremos con esta lectura de Sant Rajinder Singh Ji.

V

ivimos en una época en la que el mundo pareciera estar en llamas. A lo largo de la historia pareciera como si un incendio tras otro se

inicia-ra en diversas partes del mundo. Las personas se despiertan cada mañana sin saber qué esperar del día que llega. ¿Les traerá buena suerte, les traerá do-lor? Esta incertidumbre puede generar sentimientos de temor e inestabilidad. ¿Cómo podemos afrontar la vida dia-ria si estamos llenos de incertidumbre?

La única solución es la que han desa-rrollado los santos y místicos, quienes miran la vida desde una perspectiva más amplia. Ellos nos recomiendan que vivamos cada momento con plena confianza en el Señor. Esto requiere de un corazón valiente y lleno de coraje,

Viviendo bajo

la voluntad

de Dios

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :