Copyright Clarin.com. All rights reserved 1 HORACIO BILBAO

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Crece el impacto de Internet en el país · Casi tres cuartos de los

usuarios viven en Capital y Gran Buenos Aires · Quiénes navegan y qué hacen · Hábitos y perspectivas.

Ya son 2.000.000 los usuarios de Internet

en Argentina

ULTIMA ENCUESTA DE D´ALESSIO

HORACIO BILBAO

En junio de 2001 el número de argentinos conectados a Internet llegó a 2.000.000, el doble de personas con respecto a marzo de 2000. La cifras son aún más

elocuentes tomando como unidad de análisis la cantidad de hogares en donde por lo menos un miembro utiliza Internet, lo que hace un total de 1.265.000 familias con acceso a la Red. Si bien el incremento es importante, resulta inferior a las proyecciones realizadas por especialistas que estimaban entre 2,5 y 3 millones la cantidad de usuarios para este período. Esto se debe a una desaceleración en la tasa de crecimiento manifestada en los últimos 6 meses.

Los datos corresponden a una encuesta realizada por el estudio D’Alessio/Irol en base a una investigación sobre 1400 casos (400 encuestas telefónicas y 1000 on line) que Clarín.com publica en exclusiva.

(2)

Los dos millones de usuarios constituyen aproximadamente un 6% de la población total del país(36.6 millones segun datos del INDEC para 1999). De cualquier modo el porcentaje es relativamente alto comparado con la media de América Latina y el Caribe donde el índice es del 3% (15millones de usuarios sobre 500 millones de habitantes) y bajo en relación a la Unión Europea: España, piso de las conexiones de la Comunidad, supera el 20% siendo la media para esta region del 26% aproximadamente. En relación a otros países desarrollados donde la penetración de Internet es aún más elevada las diferencias son abismales: Estados Unidos y Canadá (ambos rondan el 60%) y Australia (54%), según datos de Nielsen/NetRatings y Harris Interactive.

Internet en casa

Sin duda la mayor influencia de Internet en Argentina se hace visible al encarar el estudio desde la perspectiva familiar, hecho que se manifiesta al tomar como base de análisis la cantidad de hogares en donde por lo menos un miembro utiliza Internet, independientemente el lugar desde donde accede. Esto da como resultado una incidencia del 14% (1.265.000 hogares de un total de 9.000.500 cuentan al menos con un integrante que se conecta a Internet). De este 14% un 9% tiene conexión a Internet desde la vivienda, el 5% se conecta desde el trabajo, cibercafés, locutorios, universidades o colegios.

(3)

En materia de conexiones a Internet existen marcadas diferencias entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires con respecto al interior del país. En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) existe un 27 % de viviendas (907.000) donde por lo menos un integrante tiene acceso a Internet, mientras que en el resto del país sólo se verifica esta condición en un 6% de hogares(357.000). Esta es una constante en América Latina, donde grandes urbes como Río de Janeiro, San Pablo o México concentran el mayor tránsito de usuarios.

Focalizando el estudio en la región metropolitana de Buenos Aires, se deduce que el uso exclusivo en el hogar está muy asociado con el nivel socioeconómico. En los sectores más altos ABC1, C2 prevalece la conexión desde los hogares pero en los segmentos medios y bajos sucede a la inversa adquiriendo mayor importancia el acceso desde el trabajo o cibercafés presumiblemente por la falta de computadoras en su vivienda. En el sector ABC1 el 90% se conecta desde la casa mientras que un 7% lo hace desde cibercafés o locutorios. En el sector D1 un 53% se conecta desde el hogar mientras que la cifra de conexiones desde cibercafés asciende al 18%.

En líneas generales la conexión residencial aparece como la de mayor peso (86%), seguida por el trabajo (47%), universidades o colegios (6%) y locutorios o cibercafés (7%), (como puede deducirse de la suma de los porcentajes hay usuarios que se conectan desde más de un lugar).

(4)

llamativo que el 50% de los usuarios supere la barrera de los 35 años. Esto relativiza de algún modo otro de los grandes prejuicios de Internet basado en la dificultad tecnológica que traba el acceso de los mayores a la Red.

Si bien Internet se expandió, en un primer momento, principalmente entre los hombres, las mujeres están incrementando aceleradamente su presencia en la telaraña virtual: en Argentina ya suman el 40% del total de usuarios. Favorece esta participación la integración femenina a las fuerzas laborales activas y una importante retroalimentación de los contenidos que circulan en la Web a través de portales, foros y sitios de empresas punto com que abordan temáticas femeninas apuntando a capturar esta incipiente franja de público.

A la hora de delinear el perfil del usuario argentino hay que destacar que más de la mitad, 53%, vive con un cónyuge formal o informal. Muchas de esas parejas tienen niños y adolescentes en su casa, lo que determina la importancia de las temáticas o servicios destinados a un público familiar: alimentación -desde recetas a compras en supermercados-, vivienda -desde materiales hasta clasifica-dos inmobiliarios-, -educación-foros, guías estudiantiles, acceso a instituciones-, finanzas, salud y compras de productos y contrataciones de servicios on line de cualquier rubro. Desde los tradicionales software y hardware hasta automóviles o viajes.

Es notablemente bajo el índice de desocupación de los usuarios argentinos de Internet. Un 97% tiene actualmente trabajo y de éstos un 59% constituye el principal sostén económico de su hogar. El nivel socioeconómico de los usuarios y su correlato en el factor de decisión y en el liderazgo de opinión adquiere gran relevancia desde la óptica de las empresas, aunque esto aún no se manifiesta en las escasas pautas publicitarias que se manejan en la Web.

(5)

Otro dato a resaltar es la lenta pero persistente sumatoria de los representantes de las clases media baja y baja, que a pesar de las trabas económicas y tecnológicas ya reúnen una cifra cercana a los 300.000 usuarios. Los sectores C3 y D

representa el 16% del total de usuarios.

Precisamente de la integración de estas franjas depende la expansión de Internet en Argentina, la elite no tiene peso númerico en las regiones tercermundistas por lo que cualquier intención de masividad debe estar apuntado a los sectores medios y bajos. Si bien dentro de los usuarios de Internet coexisten distintos niveles ocupacionales, la excepción sigue siendo la muy baja participación del sector obrero.

Días, horas y minutos en la Web

La frecuencia de conexión de los usuarios argentinos se sitúa por encima de la media mundial. El 68% de los entrevistados declaró ingresar a Internet todos los días mientras que sólo un 1% accede menos de una vez por semana. Una de las hipótesis que se maneja está ligada al mayor uso del e-mail, estrechamente asociado a Internet. Un usuario lo ilustra de este modo: “Una vez que te

(6)

ingresos y el educativo. Pero sin lugar a dudas la variable que más influye en la frecuencia y tiempo de conexión está dada por la experiencia en el uso de Internet y en la mayor antigüedad de los usuarios. Un 85% de los que se conectan todos los días lleva más de 5 años navegando, un 57% hasta un año. Esto permite entrever que una vez que se produce el acercamiento a la Web es muy alta la frecuencia de conexión, incluso, entre los que comenzaron a utilizarla en este último año. El promedio horario muestra un mapa bastante similar en cuanto a las características de los usuarios. El rango de tiempo promedio indica que sólo un 20% se conecta por menos de una hora, el 49% lo hace entre una y dos horas y el restante 31% por más de tres.

Según el tiempo que están conectados, la investigación de D’Alessio diferencia a tres tipos de usuarios: el Heavy pasa en Internet 4 o más horas los 7 días, el Medium 2 a 3 horas de 4 a 6 días y el Light menos de hora y media de 1 a 3 días. Los usuarios heavy y medium se han incrementado en este último año llegando a reunir al 88% del total. En marzo de 2000 los usuarios light representaban el 30 % del total, en mayo de 2001 alcanzan sólo al 12 %. Esto podría deberse a que la desaceleración en el ritmo de crecimiento de usuarios conectados favorece a quienes están “culturizados”, los más antiguos en el uso de la Red, o bien a que las tendencias evidencian que los que recién llegan se conectan con mayor asiduidad y tiempo promedio en comparación con la conducta observada hace un par de años atrás, por lo que directamente acrecientan el grupo de “medium users” y “heavy users” sin pasar por el segmento”light”.

Consulto on line, compro en la calle

Aunque en Argentina el comercio electrónico se mantiene en niveles bajos de operaciones y facturación, Internet se ha convertido en una herramienta importante para la consulta de productos y servicios que los usuarios hacen previo al contrato o compra en los puntos de venta offline. En el último mes el 71% de los usuarios realizó consultas sobre algún producto de los cuáles sólo un 15% compró por Internet.

(7)

Trasladando los datos a un período más extenso sucede que la consulta on line ha generado basicamente compras y contrataciones a través de canales tradicionales antes que por la Internet misma. Como en casos anteriores la antigüedad se convierte en una variable de peso en la medida que genera confianza en relación a las transacciones comerciales.

Los rubros más consultados son Viajes y Turismo, Libros y Hardware notandose una sensible baja en la demanda CDs y Software, líderes de este segmento en el año 2000. En el campo de las compras on line hay un significativo crecimiento de la demanda de electrodomésticos y alimentos, la campaña de una conocida cadena de supermercados podría tener gran incidencia en esta variable. Otro dato representativo es el alto índice de bancarización. Alcanza al 72% de los usuarios que, además, controlan el movimiento de sus cuentas y algunos hasta realizan operaciones bancarias a través de la Red.

La principal barrera para la consolidación del pago on line sigue siendo la desconfianza a dejar los datos de la tarjeta en el momento de la operación. Más del 80% de los usuarios dijo no realizar compras por ese motivo, le siguen en orden de importancia variables tales como: preferencia por el asesoramiento personal, temor a que le asignen compras que no hizo, precios más elevados, tardanza en la entrega y el hecho de no poseer tarjeta de crédito.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :