FETE-UGT PLANTEA DIEZ PUNTOS IMPRESCINDIBLES PARA MEJORAR LA CALIDAD EDUCATIVA

10 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

FETE-UGT PLANTEA DIEZ PUNTOS IMPRESCINDIBLES

PARA MEJORAR LA CALIDAD EDUCATIVA

1. Formación inicial y permanente del profesorado.

La formación del profesorado ha de ser un aspecto prioritario para mejorar la calidad del sistema educativo. Es necesario establecer un modelo de formación del profesorado con un planteamiento global y coherente, donde se incluya la formación inicial y la permanente como un proceso continuo a lo largo de la carrera docente.

En los países de la UE, existen dos modelos, simultáneo y consecutivo, para la formación inicial de profesorado. El modelo mayoritario para la formación de infantil y primaria es el simultáneo. En secundaria inferior la mayoría de países ofrecen las dos posibilidades de formación, pero la vía más generalizada es el modelo simultáneo. España, Francia, Italia,..., solo ofrecen el consecutivo y países como Alemania, Dinamarca, Bélgica,…, ofrecen solo el simultáneo. Existen pocas variaciones entre la formación para impartir secundaria superior con respecto a la inferior.

La Comisión Europea subraya la importancia de atraer a los mejores candidatos para la profesión docente y considera que un cuerpo docente altamente cualificado solo puede conseguirse atrayendo y formando a los mejores educadores.

Son diversas las variables que inciden en este proceso. La primera es la forma de acceso a esta formación (abierta o con selección previa de los estudiantes que aspiran a ser docentes). En algunos países se realizan pruebas de aptitud o entrevistas para conocer la motivación del candidato. Para FETE-UGT el primer paso debe ser que los estudiantes desde el primer momento de iniciar su formación han de tomar la decisión de dedicarse a la docencia independientemente del nivel que quieran impartir.

Las modificaciones realizadas en nuestro país con motivo del proceso de Bolonia (grado de Magisterio y máster de Secundaria) no están dando los resultados esperados. Se hace necesario la revisión del master, su coste económico, y su organización, los departamentos universitarios que intervienen, la carga docente, la organización de las prácticas y la colaboración del profesorado de secundaria en las mismas,…

Ante estas variables, FETE-UGT considera que se debe abrir un proceso de debate entorno a este tema, entre las distintas administraciones educativas, las universidades y los agentes sociales, con el objetivo de clarificar las

(2)

formación) y se reciba una instrucción pedagógica y académica de calidad y necesaria para el desarrollo de su función.

Las futuras titulaciones profesionales han de tener una orientación hacia la docencia, lo que contribuirá a establecer una identidad profesional acorde con el desempeño posterior.

Por otro lado es indispensable simultanear la formación académica con las prácticas escolares, por lo que debe existir una estrecha coordinación y colaboración entre el profesorado de los centros educativos receptores de alumnado en prácticas y el profesorado de los departamentos universitarios. El diseño de una buena formación inicial, acompañada de un modelo de ingreso a la función docente, permitirá disponer de los mejores profesionales.

Para FETE-UGT el modelo de ingreso a la función pública docente deberá contar con tres fases: fase de oposición (pruebas objetivas), fase de concurso (méritos) y una relevancia de la fase de prácticas tutorizadas y evaluadas.

Con respecto a la formación permanente, para FETE-UGT es indispensable un cambio en su concepción. Los actuales cursos, ponencias, jornadas, conferencias,…, están poco centrados en los problemas de la práctica docente y apenas la modifica. En su mayor parte van dirigidos a la actualización de contenidos, pero influyen poco en el trabajo diario del profesorado en las aulas.

FETE-UGT considera que ha de ser una formación continua adecuada, debe realizarse siempre que sea posible en el propio centro educativo, o en centros de formación, debe dar respuesta a las necesidades y demandas de los profesionales docentes, a fin de mejorar la práctica docente a través de seminarios, grupos de trabajo, de innovación educativa, equipos tutoriales,…, con el objetivo de mejorar la práctica docente, que permita además intercambiar y elaborar materiales, compartir estrategias, experiencias, buenas prácticas y aportar soluciones. Esto generaría una cultura del trabajo en equipo, lo que contribuiría a eliminar la tendencia al aislamiento que tiene la práctica docente, activando nuevas estrategias didácticas y pedagógicas.

Sería necesario organizar una red de formación más cercana al profesorado, para que dé respuestas a sus demandas y les permita adaptarse a los cambios curriculares, de organización, diversidad de alumnado,…, siendo ellos los protagonistas y contando con los recursos necesarios para esta formación.

La formación permanente debe ir ligada a la carrera docente y tenerse en cuenta como méritos para la promoción profesional tanto para la horizontal como para la vertical.

(3)

2. Reconocimiento social de los trabajadores de la enseñanza

El profesorado tiene un papel primordial dentro del sistema educativo. Una sociedad que valora la educación también lo ha de hacer con su profesorado y reconocer su labor. Ha de confiar en él, reconocer la complejidad de su trabajo y contar con él en las decisiones.

El informe Mckinsey repite que un sistema de calidad depende de un profesorado de calidad: “bien formado, reconocido socialmente, con una situación laboral digna y correspondiente a su papel clave en el desarrollo de nuestras sociedades, responsable, motivado y con una carrera profesional clara”.

Por ello hay que atraer a buenos candidatos, ofreciendo buenas condiciones profesionales y salariales. El sistema educativo ha de ofrecer al profesorado una carrera profesional estimulante, atractiva y bien incentivada.

Es necesario que las leyes y las Administraciones educativas, reconozcan estos valores al profesorado para que la sociedad en su conjunto también lo haga y de esta manera el profesorado se sienta valorado y motivado para la realización de un trabajo tan clave en el desarrollo de un país. Los países con mejores resultados académicos son los que más valoran y respetan a sus docentes.

3. Motivación y condiciones laborales del profesorado.

y Retirada de los Reales Decretos con los que se introducían los

recortes.

La existencia de medidas que contribuyan a la motivación y reconocimiento social de la labor docente, siempre ha sido una de las demandas de FETE-UGT.

Para FETE-UGT la negociación del Estatuto de la Función Pública Docente estará vinculada a la retirada de los Reales Decretos del 2012 que posibilitaron la política de recortes que se está llevando a cabo.

La profesión docente ha de ser básicamente igual en todo el Estado y ha de quedar recogida en el Estatuto de la Función Pública Docente. Este Estatuto debe regular todas las competencias estatales, entre las que se encuentran: el ingreso a la función pública docente, la configuración de los cuerpos de funcionarios, la estructura del sistema retributivo, los sistemas de promoción y carrera profesionales, los derechos sindicales, la movilidad y los traslados, la jornada y vacaciones, la jubilación, derechos y deberes,… FETE-UGT considera imprescindibles las siguientes medidas:

(4)

entre otros aspectos a la recuperación del poder adquisitivo perdido (aproximadamente un 30% en los últimos años).

- El establecimiento de una adecuada carrera profesional. Un modelo de carrera profesional con una serie de variables que sean accesibles a todo el profesorado y basadas en la acreditación.

En el caso de la promoción profesional defendemos dos tipos de vía:

a) Horizontal (que reconozca económica y profesionalmente la labor docente) basada en la acreditación de méritos realizados a los que podrá añadirse la evaluación voluntaria de la práctica docente. El Estatuto deberá reflejar, a efectos de promoción, todas y cada una de las actividades que se realicen en los centros que contribuyan a la formación, como proyectos de mejora, de innovación, experimentación, elaboración de material, entre otras y que supondrán el reconocimiento efectivo y real de las mismas.

b) Vertical, que permita la movilidad entre los distintos cuerpos docentes, incluido el universitario, siempre que se posea la titulación adecuada y que deberá sustentarse en un concurso de méritos y no en el actual sistema de concurso-oposición.

- El mantenimiento de la jubilación voluntaria anticipada a partir de los 60 años. Aunque parezca difícil de defender en el momento actual, FETE-UGT considera que las especiales circunstancias de la labor docente, las responsabilidades de dicha labor, junto con las nuevas exigencias y los profundos cambios que se están produciendo en la educación y en la sociedad exigen unas buenas condiciones psicofísicas del profesorado. Por otro lado propicia el rejuvenecimiento de las plantillas y la creación de empleo.

4. Organización de los centros docentes. Autonomía escolar.

Los centros educativos son entidades en proceso continuo de cambio. Por ello el modelo organizativo de los mismos ha de adaptarse a los nuevos desafíos. Necesitamos centros más flexibles ya que tienen que dar respuestas a la diversidad de alumnado y a sus necesidades de forma adecuada. Todo esto conduce a potenciar la autonomía de los centros.

FETE-UGT defiende una autonomía organizativa, pedagógica y de gestión económica que permita el desarrollo de proyectos educativos concretos. Sin embargo la autonomía escolar encierra unos riesgos importantes que pueden producir consecuencias negativas en el funcionamiento del sistema educativo. Entre los más negativos estarían: el permitir que las decisiones adoptadas por los centros conduzcan a la pérdida de igualdad de oportunidades, la dejación de responsabilidades por parte de las administraciones educativas y una excesiva concentración de poder de decisión en el cargo unipersonal de director/a en detrimento del equipo de dirección colegiada.

(5)

Para FETE-UGT la autonomía de los centros tiene un límite infranqueable que las Administraciones deben garantizar: la autonomía curricular.

El aumento de la autonomía curricular en los centros, puede convertirse en un instrumento capaz de modificar la oferta educativa, dando lugar a la “especialización curricular” y a la selección de los alumnos por el currículo, tal como se contempla en la LOMCE.

FETE-UGT entiende que el modelo de centro docente debe fundamentarse en los principios de colaboración, cooperación y participación que garantice una educación basada en la equidad, en la igualdad real de oportunidades y, por tanto, rechaza cualquier medida que contribuya a incrementar desigualdades y competitividad entre centros docentes, como pueden ser, los centros de excelencia, la especialización curricular, los rankings, los proyectos de calidad, obtención de recursos unidos a resultados académicos,...

La oferta curricular tiene que ser equilibrada y equivalente en todos los centros y no hacer de la oferta curricular una seña de identidad del centro fomentando centros de distintas categorías, en función de las características de sus alumnos.

La Administraciones educativas deben velar por que se den condiciones de igualdad entre los centros, que no signifique la uniformidad de los mismos, sino que cada uno busque su singularidad dentro de la equidad. Debe asegurar que todos los centros educativos reciban los recursos en función de sus objetivos, características, contexto y necesidades de los alumnos. Entendemos, por último, que una mayor autonomía requiere también un mayor control para que se cumplan los objetivos institucionales de los centros financiados con fondos públicos y, en consecuencia, un mayor seguimiento y evaluación tanto internos como externos, que se deberán contemplar en el propio proyecto educativo del centro.

5. Equipos directivos democráticos y participación de la comunidad educativa.

Los centros educativos al ser estructuras cada vez más complejas necesitan un modelo de dirección que canalice con eficacia la convergencia de recursos humanos y materiales en un proyecto asumido por la comunidad escolar. Se ha de acentuar su carácter pedagógico frente a la visión gerencial que se está imponiendo, sin que por ello se reduzcan las facultades que les permita agilizar las decisiones económicas y administrativas y sin que suponga la creación de un cuerpo específico.

La complejidad de los centros actuales exige una dirección colegiada. La elección ha de hacerla el Consejo Escolar y debe recaer prioritariamente sobre un profesor del centro y en torno a un proyecto.

(6)

puestos de trabajo, FETE-UGT considera que no se pueden introducir en los centros públicos mecanismos propios de la empresa privada, que conviertan a los directores en jefes de personal con autoridad para seleccionar al profesorado. Por otro lado existe el peligro de la desregulación del profesorado funcionario que accede mediante concurso de traslado y la desaparición de los baremos con los que se establecían hasta ahora las plantillas de los centros públicos, en los que prevalecía la transparencia. FETE-UGT defiende el concepto de centro docente como una comunidad educativa. En la complejidad de la labor educativa han de intervenir todos con mayor o menor presencia pero con una participación efectiva. Por ello las competencias de los Consejos Escolares de los centros, y la capacidad de decisión de los mismos no pueden verse reducidas o sean otorgadas al director. No pueden quedarse en meros órganos consultivos. La participación en los centros escolares constituye una exigencia, pues la toma de decisiones participativa conduce a situaciones más ampliamente aceptadas y estables.

Los Consejos Escolares han de ser el elemento vertebrador de la comunidad educativa y órgano máximo de decisión, que conjuntamente con la dirección del centro, que ha de ser elegida democráticamente, han de constituir dos pilares básicos de la estructura de los mismos.

6. Personalización del proceso de aprendizaje.

La atención a la diversidad es una pieza clave para conseguir una educación de calidad. Es necesario arbitrar medidas para que todo el alumnado alcance las competencias educativas, que completen su formación y su desarrollo integral, respetando el ritmo evolutivo, intereses, capacidades y condiciones personales y familiares.

La atención individualizada conlleva medidas que en los últimos años se han visto reducidas por las políticas de recortes que estamos sufriendo y que han dado anteriormente buenos resultados como:

- Fijar el número de alumnos por aula teniendo en cuenta la diversidad y las características de los mismos para llevar a cabo una atención más personalizada.

- Reducir las ratios sobre todo en los centros o zonas con alto número de alumnado diverso.

- Potenciar programas y acciones de refuerzo, adaptación, integración, incorporación tardía, aulas de enlace, hospitalarias,… para mejorar el rendimiento escolar del alumnado.

- Disminución de las horas de atención directa del profesorado con el alumnado para potenciar otras funciones docentes como tutorías, elaboración de materiales, reuniones, formación,…

- Incremento de plantillas y de personal de apoyo especializado, dotación suficiente de equipos de orientación educativa y de atención temprana, incluyendo a nuevos profesionales en el ámbito de los centros, como educadores, asistentes sociales, etc.

(7)

- Implantar medidas de atención a la diversidad desde Infantil para prevenir las dificultades tan pronto como se detecten.

7. Mantenimiento de la equidad, con el objetivo de mejorar los resultados académicos.

El sistema educativo ha de contar con mecanismos que promuevan la equidad educativa y la compensación de desigualdades que atenúen las diferencias sociales y donde el éxito escolar de un alumno no está condicionado por su origen familiar y social.

Los datos de fracaso y abandono escolar temprano son alarmantes por lo que es necesario desarrollar políticas estructuradas y estables que se centren en la atención a la diversidad desde edades tempranas y en una escolarización no discriminatoria que contribuyan a mejorar los resultados. A pesar de ello en el año 2013 se ha rebajado en 1,4 puntos el abandono escolar. En los últimos cinco años y con un sistema educativo basado en la LOE se ha reducido en 8,5 puntos.

Para ello FETE-UGT propone medidas que se han de completar con las ya expuestas en el apartado anterior:

- Gasto público en educación suficiente y equitativo que incluya medidas de compensación de las desigualdades.

- Recursos humanos y materiales suficientes en todos los centros sostenidos con fondos públicos para atender al alumnado más desfavorecido y/o con mayores dificultades, desde Infantil.

- Medidas organizativas y curriculares para la atención personalizada de este alumnado como desdobles, programas de apoyo y refuerzo, agrupamientos flexibles,...

- Criterios de escolarización que aseguren el equilibrio del alumnado entre los centros sostenidos con fondos públicos.

- Oferta suficiente de plazas escolares en todas las etapas.

- Distribución homogénea del alumnado con necesidades educativas. - Un sistema justo y equilibrado de becas y ayudas en concordancia

con los niveles de renta y condiciones familiares.

- Evitar la segregación temprana del alumnado ya que eleva el fracaso escolar, puesto que ejerce un efecto negativo en los que son asignados a los niveles más bajos.

- Potenciar una educación comprensiva hasta los 16 años, que a su vez atienda a la diversidad del alumnado.

- Ampliación de medidas como: disminución de las ratios, desdobles, programas de diversificación curricular, de orientación, medidas preventivas, etc...

- Planes de actuación para el alumnado con necesidades específicas, atención adecuada a las capacidades individuales, a Educación Especial, …

(8)

8. Generación plurilingüe.

El aprendizaje de lenguas extranjeras ha de estar presente en la política educativa de nuestro país. La posibilidad de que nuestros alumnos puedan comunicarse en otras lenguas adquiere gran importancia en el proceso de aprendizaje y la sociedad valora su necesidad y demanda dicha formación. FETE-UGT considera indispensable la necesidad de reforzar el aprendizaje de lenguas extranjeras prestando especial atención a ello desde edades muy tempranas.

Se ha de favorecer también la posibilidad de aprender más de una lengua extranjera a lo largo de la escolaridad.

Esta formación demanda un apoyo especial por lo que se hacen imprescindibles una serie de medidas como recursos económicos, refuerzo de las plantillas y adecuación de las mismas, formación de profesorado que domine la lengua y con preparación para enseñarla, entre otras.

9. Evaluación y Currículo.

La evaluación es un instrumento muy importante para valorar el grado de mejora de la calidad de la educación y una herramienta para conseguir dicha mejora, independientemente del ámbito donde se aplique y de los componentes que se evalúen. La evaluación no puede desligarse del objetivo último que es la mejora de lo que se evalúa, por lo que debe ir acompañada de un compromiso con la mejora, si no queremos que se quede en un mero análisis o en elaboraciones de rankings.

La evaluación en la LOMCE adquiere un carácter de control, sancionador y excluyente.

En el caso de los centros, su evaluación se basará en los resultados obtenidos por el alumnado, premiando a los que tienen mejores resultados y aplicando medidas correctoras a los demás, favoreciendo la competencia entre centros y redes escolares. Para FETE-UGT estos últimos han de ser objeto de una atención especial y han de contar con planes de actuación singularizados. La evaluación ha de ir acompañada de actuaciones de apoyo a los centros, bien sean programas de mejora, apoyo externo, planes de refuerzo, de profundización, de orientación, acuerdos tipo contratos-programa,…, conforme a sus necesidades y teniendo en cuenta su entorno y características.

En el caso del alumnado, llama la atención que en la LOMCE, solo se contemple como medida de evaluación las pruebas que se les van a aplicar, centradas en la valoración de los aprendizajes, confundiendo evaluar con examinar, dejando fuera otros procedimientos de evaluación. Potencia las pruebas externas y estandarizadas como muestra principal de evaluación y rendimiento del alumnado, sin cuya superación no podrán titular.

(9)

y Evaluación en la Educación Obligatoria: Primaria y Secundaria

Para FETE-UGT la evaluación en la educación obligatoria ha de ser formativa, diagnóstica, orientadora y continua a lo largo del proceso con el fin de detectar los progresos y las dificultades, analizar las causas y reconducir los desajustes.

En el caso de las evaluaciones externas han de ser de diagnóstico, pero con la participación y colaboración en ellas, de los centros y profesores y permitiendo el desarrollo posterior de planes de actuación y mejora que contemplen medidas específicas. Las pruebas han de estar conexionadas con el currículo y no se deben utilizar para establecer clasificaciones.

Se debe evitar un excesivo número de pruebas (como ya está pasando en Madrid) y establecer un marco de coherencia entre los distintos modelos de pruebas y la finalidad de lo que quieren evaluar.

y Itinerarios

La LOMCE establece itinerarios excluyentes antes de acabar la enseñanza obligatoria y obliga a una elección temprana de los mismos. En 3º de la ESO establece dos modalidades de Matemáticas, introduce la FP Básica para el alumnado con 15 años que no se encuentran en condiciones de alcanzar las competencias básicas y convierte a 4º de la ESO en un curso con carácter propedéutico, con dos trayectorias bien diferenciadas

La enseñanza básica es obligatoria hasta los 16 años. Para FETE-UGT excluir a determinados alumnos de los conocimientos básicos y obligatorios comunes a todos, es contrario a las recomendaciones y advertencias de los Organismos internacionales. La OCDE advierte que la segregación temprana eleva el fracaso escolar y genera desigualdades, puesto que ejerce un efecto negativo en los que son asignados a los niveles más bajos y recomienda una educación comprensiva hasta los 16 años, que a su vez atienda a la diversidad del alumnado. Además de las recomendaciones internacionales, FETE-UGT defiende medidas como la disminución de ratios, desdobles, programas de diversificación curricular, orientación escolar,…, medidas todas ellas encaminadas a dar una atención adecuada a las capacidades individuales del alumnado de este periodo educativo y dentro de vías formativas equivalentes y no excluyentes.

y Currículo

La LOMCE establece un currículo excesivamente regulado y uniforme, lo que genera que sea rígido y academicista, encaminado a un aprendizaje repetitivo de contenidos repartidos en materias.

FETE-UGT defiende un currículo más flexible, aunque riguroso, que amplíe las posibilidades de aprendizaje del alumnado, introducir nuevas

(10)

Con respecto a los Proyectos de Reales Decretos por los que se establecen los currículos básicos de Primaria, Secundaria y Bachillerato hay que destacar que se introduce en los currículos de todas las asignaturas, junto a los bloques de contenido y a los criterios de evaluación, los estándares de aprendizaje. Estos según indica el RD, “tienen que ser observables, medibles y evaluables ya que contribuyen y facilitan el diseño de pruebas estandarizadas y comparables”. Estos estándares será lo que se evalúe en las pruebas externas, por lo que desde FETE-UGT creemos que pueden limitar la capacidad de los centros para adecuar el currículo a las necesidades del alumnado.

Por otro lado las ocho competencias básicas quedan reducidas a dos, (comunicación lingüística y competencia en matemáticas, ciencia y tecnología e ingeniería) quedando suprimidas otras tan importantes como la competencia social y ciudadana, cultural y artística, aprender a aprender e incluso el espíritu emprendedor, todas ellas más difíciles de medir que las dos primeras. FETE-UGT defiende la necesidad de introducir las anteriores competencias para que el alumnado reciba una formación integral y no una formación encaminada solo a la superación de pruebas externas, con menos competencias y más fáciles de medir.

10. Financiación.

FETE-UGT considera que la educación es la apuesta prioritaria para salir de la crisis. Por ello cree preciso garantizar la financiación pública del sistema educativo a través de mecanismos que estén por encima de la alternancia política y de las discusiones anuales de los Presupuestos Generales del Estado.

FETE-UGT considera necesario que los Gobiernos y las Comunidades Autónomas consensuen un acuerdo de financiación que garantice la aplicación de todas las medidas necesarias para alcanzar una enseñanza de auténtica calidad y poder desarrollar los principios de igualdad de oportunidades, compensar las desigualdades y unir los términos de calidad y equidad.

En este sentido, proponemos a los partidos políticos que establezcan un suelo mínimo de inversión pública para garantizar los servicios esenciales. Demandamos también un fondo de cohesión interterritorial que asegure una educación en equidad y calidad con iguales garantías en todas las Comunidades Autónomas, para compensar las desigualdades existentes entre los territorios y donde se fijen prioridades y límites, en caso de reducción de gastos.

Es necesario que los gobernantes, ejerciendo el sentido de responsabilidad que deben tener, sean capaces no solo de imponer recortes sino de acompasar las medidas de contención del gasto con planes de optimización de recursos.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :