* Antes de hacer cambios hay que saber qué es lo que se quiere cambiar. * Definir y aislar el problema, Qué es lo que hace el niño que os disgusta?

Texto completo

(1)

A continuación vais a encontrar una serie de consejos que pueden ayudaros a educar a vuestros hijos e hijas, de forma que puedan modificarse aquellas conductas que no sean apropiadas.

Lo primero a tener en cuenta es que no hay niños iguales, cada niño es único e irrepetible, con sus propias características, evolución, temperamento,... evitemos por tanto las tan frecuentes comparaciones, y es que... ¡¡ Las comparaciones son odiosas !!

Sin más preámbulos, éstos son los PASOS A SEGUIR:

* Antes de hacer cambios hay que saber qué es lo que se quiere cambiar.

* Definir y aislar el problema, ¿ Qué es lo que hace el niño que os disgusta?

* Tomar una hoja de papel y dividirla por la mitad, escribir en la primera columna una lista de comportamientos o hábitos que queréis que vuestro hijo/a haga menos. En la otra columna, escribir las conductas que queréis que se den más a menudo.

Cada punto debe tener su paralelo en positivo, como en el ejemplo.

MENOS VECES MÁS A MENUDO

Ser respondón Hablar con respeto

Dejar el cuarto desordenado Poner la ropa en el cesto

* Definidos con claridad los comportamientos que queréis que se modifiquen, los clasificaréis por orden de importancia y os centraréis uno por uno en cada problema,

¡ nunca todos de golpe!

* Es conveniente empezar por un problema menos significativo que se resuelva con rapidez para empezar con una sensación de éxito.

(2)

ASPECTOS A TENER EN CUENTA:

- Los cambios de la noche a la mañana no existen, el cambio se produce lentamente. Es importante valorar los pequeños avances y no ser demasiado exigentes.

- Los padres debéis estar de acuerdo y actuar al unísono, aquellos familiares cercanos también deberán estarlo (abuelos, cuidadores...)

- Tomada una decisión sobre cómo tratar el problema, no abandonar, ser constantes,

¡ si no el problema puede aumentar!

- Para lograr el punto anterior es bueno apuntar los cambios, por muy pequeños que sean.

- Debéis recordar los aspectos positivos de vuestro hijo/a.

- Con un comentario positivo se consigue mucho más que con una crítica.

- Explicar a vuestro hijo/a mediante palabras sencillas y claras lo que esperáis de ellos.

TÉCNICAS BÁSICAS DE LA DISCIPLINA

Muchos padres creen que disciplina equivale a castigo, sin embargo disciplina significa formar o enseñar y combina estrategias positivas y negativas.

Debemos enseñarles a comportarse, les diremos lo que están haciendo bien y las cosas que deben mejorar.

Recordad que como padres, sois modelos de comportamiento para vuestros hijos.

En las próximas páginas vais a encontrar distintas técnicas de disciplina y la forma correcta de emplearlas. ¡ Conseguiréis grandes cambios de forma eficaz y sin complicaciones!

(3)

CÓMO ELOGIAR

¿ QUÉ ES?

Elogiar a vuestro hijo/a consiste en centraros en todas las cosas que hace bien y decírselo.

Debéis pensar en positivo. Cuando se está enfadado es más fácil sacar lo negativo y se puede caer en el error de criticar.

¿ POR QUÉ ES ÚTIL?

Los elogios hacen que mejore su propia imagen. El concepto y la valoración que tienen de sí mismos se va forjando a partir de las opiniones de los que le rodean y de sus logros.

El objetivo es aumentar las conductas deseables. Cuánto más concreto sea el elogio más comprenderá lo que hace bien y será más probable que lo repita.

Está comprobada la enorme eficacia de los elogios en la conducta, siendo una técnica de disciplina muy recomendada.

¿ CÓMO HACERLO?

Debéis definir la conducta de forma concreta, en vez de decir “eres una niña buena”, podéis decir “me gusta cómo has hablado a la abuela”, “me gusta que hayas recogido tu habitación ”.

Puede ser útil usar un registro de buenas conductas, dónde apuntaréis todo lo que hace bien vuestro hijo/a.

Al principio elogiad cada pequeño paso dado hacia la conducta deseada, luego debéis distanciarlos poco a poco. No suprimir los elogios de forma radical.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN ELOGIO

* Son más eficaces cuando se producen pronto, no debe pasar mucho tiempo entre el comportamiento positivo y la respuesta paterna.

* Los abrazos, besos y otras señales físicas de afecto junto con el elogio verbal, son muy eficaces. Con chicos mayores, pequeños gestos o comentarios simpáticos pueden ser más útiles.

* Deberéis ser innovadores, creativos ya que repetir siempre el mismo elogio hace que pierda eficacia.

(4)

CÓMO IGNORAR

La ignorancia sistemática consiste en ignorar los comportamientos que os irritan y prestar atención positiva a los que os agradan.

Puede ser una técnica muy eficaz si se tiene capacidad alta para ignorar, de este modo se pueden conseguir resultados asombrosos.

Los hijos saben llamar la atención de sus padres, y lo que a sus padres les altera o irrita más.

Si ante un comportamiento irritante se le ignora, el niño dejará de hacerlo ya que no consigue su propósito, que es llamar la atención.

La ignorancia es eficaz en conductas que han sido previamente alimentadas por la atención del padre y ha permitido al niño salirse con la suya, como en las rabietas.

Los pasos a seguir ante el comportamiento indeseado son:

o No reaccionar de ninguna manera.

o No decir nada al respecto.

o No mirar al niño.

o No mostrar ninguna expresión.

o Mirar hacia otro lado.

o Hacer como si estuviéseis ocupados.

o Salir de la habitación.

o Continuar tanto tiempo como el niño prolongue su comportamiento.

AVISOS:

Al empezar a ignorar una mala conducta, el niño hará todo lo posible para atraer la atención a la que está acostumbrado. Por tanto, habrá un empeoramiento inicial que con el tiempo irá reduciéndose y al final desaparecerá.

No cedáis ante los lloros, enfados y protestas que la ignorancia provoca, porque si no, la conducta se verá reforzada y continuará produciéndose.

Conforme se ignora la conducta indeseada, se debe reforzar todas las buenas conductas mediante elogios y recompensas.

(5)

Una buena técnica para evitar entrar en discusiones cuando vuestro hijo/a no entiende el no como respuesta es la TÉCNICA DEL DISCO RAYADO.

Está claro lo molesto que puede llegar a ser un niño que no entiende el no como respuesta, su perseverancia hace que al final se salga con la suya o que os enfadéis.

CONSEJOS PARA EVITARLO:

- No debéis intentar entrar en razonamientos.

- No os enfadéis, ya que ésto genera sentimientos de culpa.

- No cedáis, ésto hará que su comportamiento se vea reforzado y en otra ocasión se repita.

CÓMO HACERLO:

- Ante la repetición constante de vuestro hijo debéis responder explicando por qué no puede hacer lo que pide.

- Si él persiste en su petición debéis responder con una frase en la que se le diga que no va a hacer lo que quiere, de forma tranquila y sin perturbaros.

- Debéis actuar con normalidad como si no pasara nada, hacer como que estáis muy ocupados haciendo cosas.

Vamos a ver el siguiente ejemplo para que quede más claro.

“Jorge quiere picar algo antes de la comida. Sus padres creen que no falta mucho para comer y picar algo antes puede quitarle el apetito y hacer que luego coma mal. Por ello, le explican la decisión tomada de forma razonable una vez. Jorge insiste en sus peticiones y quejas a las que los padres responden con la siguiente frase: No comerás nada antes de la comida”.

El niño puede reaccionar primero enfadándose, puede hacer una rabieta, quejarse, llorar, pero sus peticiones irán disminuyendo, se cansará de pedir y obtener siempre la misma respuesta.

(6)

CÓMO RECOMPENSAR

Las recompensas sirven para hacer más frecuentes aquellas conductas deseables. Una recompensa es la valoración positiva de algo que se ha realizado con éxito. Motivan a los niños y son sencillas de aplicar.

Para saber qué es lo que se puede usar de recompensa puede ser útil realizar el siguiente cuestionario, te dará una lista de recompensas posibles: diarias, semanales y mensuales:

1. Dime tres cosas que desearías.

2. Si tuvieras este dinero, ¿cómo lo gastarías?

Céntimos de euro: 5, 10, 20, 50 Euros: 1, 2, 5, 10.

3. Si pudieras hacer algo con papá, ¿qué harías?

4. Si pudieras hacer algo con mamá, ¿qué harías?

5. ¿Qué privilegios especiales te gustaría tener?

6. ¿Qué te gustaría hacer con un amigo? (ir al cine, jugar a mini-golf, comer un helado,…)

TRUCOS PARA APLICAR RECOMPENSAS

* Deben ser variadas para que no pierdan su atractivo.

* Seleccionar recompensas de diferentes tipos en función del esfuerzo.

* Entregar las recompensas inmediatamente y siempre que cumpla.

* Modificar la conducta de un niño requiere tiempo y motivación adecuada.

*Al principio deberá recompensarse cualquier progreso por pequeño que sea, será a diario.

* Conforme vaya progresando las recompensas serán más espaciadas.

* Incrementa gradualmente los requisitos para conseguir las recompensas.

*Cuando la conducta a modificar ya se ha convertido en un hábito positivo, se sustituirán las recompensas por consecuencias positivas y se mantendrán con el reconocimiento.

*Usar gráficos es muy efectivo, sirven para facilitar los cambios de conducta, ya que proporcionan un método eficaz de control visual de los avances conseguidos.

CARACTERÍSTICAS:

- Debe usarse un gráfico por conducta a modificar, ésta deberá estar muy bien definida.

- Deben ser sencillos y usarlos todos los días

- Deben ser atractivos y motivadores, con dibujos, papel de colores...

- Pueden ser coloreados por el niño, o ser rellenados con pegatinas.

- Deben estar colocados en un lugar visible para el niño, por ejemplo en su habitación.

(7)

CÓMO CASTIGAR

El castigo sólo es eficaz si hace que disminuya la probabilidad de que una conducta inapropiada se repita.

CARACTERÍSTICAS:

o Usarlo con moderación, porque los niños se habitúan y pierde su eficacia.

o Usarlo en combinación con otras técnicas positivas, ya que el castigo no enseña a portarse bien sino a decir que lo que hemos hecho está mal.

o No retrasarlo “hasta que venga Papa”, debe ser inmediato a la conducta que no queremos que se repita, porque si no pierde toda su eficacia.

o Explicar las consecuencias que tendrá si no cambia las conductas indeseadas.

o Ser firmes.

o No amenazar en vano, no pueden darse oportunidades.

Tomado del libro: Portarse bien. Garber, S. Ed: MEDICI, 2003.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :