Décimo domingo después de Pentecostés Propio 13 B, 1 agosto Oración Matutina

Texto completo

(1)

Himno UNA MIRADA DE FÉ”

Una mirada de Fé, Una mirada de Fé, Es la que puede salvar al pecador...

Una mirada de Fé, Una mirada de Fé, Es la que puede salvar al pecador...

Y si tú vienes a Cristo Jesús, Él te perdonara,

Porque una mirada de Fé, Es la que puede salvar al pecador...

Una mirada de Amor, Una mirada de Amor, Es la que puede salvar al pecador...

Una mirada de Amor, Una mirada de Amor, Es la que puede salvar al pecador...

CORO

Es la mirada de Dios, Es la mirada de Dios, Es la que puede salvar al pecador...

Es la mirada de Dios, Es la mirada de Dios, Es la que puede salvar al pecador...

CORO

Palabras Iniciales

LOC 40

Oficiante: Gracia y paz a ustedes, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Filipenses 1:2

Iglesia del Adviento, Episcopal

104 W. Elizabeth St.

Brownsville, Texas 956-542-4123

www.adventbrownsville.org

Décimo domingo después de Pentecostés Propio 13 B, 1 agosto 2021

Oración Matutina

Music reprinted under ONE LICENSE #A-705684; CCLI License #1035932

(2)

Confesión de Pecado LOC 41-42

Oficiante: Confesemos nuestros pecados contra Dios y contra nuestro prójimo.

Oficiante y Pueblo, todos de rodillas:

Dios de misericordia,

confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra,

por lo que hemos hecho

y lo que hemos dejado de hacer.

No te hemos amado con todo el corazón;

no hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Sincera y humildemente nos arrepentimos.

Por amor de tu Hijo Jesucristo,

ten piedad de nosotros y perdónanos;

así tu voluntad será nuestra alegría y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amén.

Absolución

Celebrante: Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Señor, nos fortalezca en toda bondad y, por el poder del Espíritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amén.

Invitatorio y Salterio

LOC 44

Oficiante: La misericordia del Señor es para siempre:

Pueblo: Vengan y adorémosle.

Jubilate

(todos juntos) LOC 45

Regocíjense en el Señor, pueblos todos; * sirvan al Señor con alegría;

vengan ante su presencia con cánticos.

(3)

Sepan que el Señor es Dios; * él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entren por sus puertas con acción de gracias, en sus atrios con alabanza; *

denle gracias, y bendigan su Nombre;

Porque el Señor es bueno;

para siempre es su misericordia; *

su fidelidad perdura de generación en generación.

Salmo 51:1-13

Miserere mei, Deus LOC 553

1 Ten misericordia de mí, oh Dios, conforme a tu bondad; * conforme a tu inmensa compasión borra mis rebeliones.

2 Lávame más y más de mi maldad, * y límpiame de mi pecado;

3 Porque reconozco mis rebeliones, *

y mi pecado está siempre delante de mí.

4 Contra ti, contra ti sólo he pecado, *

y he hecho lo malo delante de tus ojos.

5 Por tanto eres reconocido justo en tu sentencia, * y tenido por puro en tu juicio.

6 He aquí, he sido malo desde mi nacimiento, * pecador desde el vientre de mi madre;

7 Porque he aquí, amas la verdad más que la astucia o el saber oculto; * por tanto, enséñame sabiduría.

8 Límpiame de mi pecado, y seré puro; *

lávame, y seré más blanco que la nieve.

9 Hazme oír canciones de gozo y alegría, *

y se regocijará el cuerpo que has abatido.

10 Esconde tu rostro de mis pecados, * y borra todas mis maldades.

11 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, * y renueva un espíritu firme dentro de mí.

12 No me eches de tu presencia, *

y no quites de mí tu santo Espíritu.

13 Dame otra vez el gozo de tu salvación; * y que tu noble Espíritu me sustente.

(4)

La Primera Lectura

Lectura del Segundo Libro de Samuel (11:26–12:13a )

Cuando la mujer de Urías supo que su marido había muerto, guardó luto por él; pero después que pasó el luto, David mandó que la trajeran y la recibió en su palacio, la hizo su mujer y ella le dio un hijo. Pero al Señor no le agradó lo que David había hecho.

El Señor envió al profeta Natán a ver a David. Cuando Natán se presentó ante él, le dijo:

—En una ciudad había dos hombres. Uno era rico y el otro pobre. El rico tenía gran cantidad de ovejas y vacas, pero el pobre no tenía más que una ovejita que había

comprado. Y él mismo la crió, y la ovejita creció en compañía suya y de sus hijos; comía de su misma comida, bebía en su mismo vaso y dormía en su pecho. ¡Aquel hombre la quería como a una hija! Un día, un viajero llegó a visitar al hombre rico; pero éste no quiso tomar ninguna de sus ovejas o vacas para preparar comida a su visitante, sino que le quitó al hombre pobre su ovejita y la preparó para dársela al que había llegado.

David se enfureció mucho contra aquel hombre, y le dijo a Natán: —¡Te juro por Dios que quien ha hecho tal cosa merece la muerte! ¡Y debe pagar cuatro veces el valor de la

ovejita, porque actuó sin mostrar ninguna compasión!

Entonces Natán le dijo: —¡Tú eres ese hombre! Y esto es lo que ha declarado el Señor, el Dios de Israel: “Yo te escogí como rey de Israel, y te libré del poder de Saúl; te di el palacio y las mujeres de tu señor, y aun el reino de Israel y Judá. Por si esto fuera poco, te habría añadido muchas cosas más. ¿Por qué despreciaste mi palabra, e hiciste lo que no me agrada? Has asesinado a Urías el hitita, usando a los amonitas para matarlo, y te has apoderado de su mujer. Puesto que me has menospreciado al apoderarte de la esposa de Urías el hitita para hacerla tu mujer, jamás se apartará de tu casa la violencia.

Yo, el Señor, declaro: Voy a hacer que el mal contra ti surja de tu propia familia, y en tu propia cara tomaré a tus mujeres y se las entregaré a uno de tu familia, el cual se acostará con ellas a plena luz del sol. Si tú has actuado en secreto, yo voy a actuar en presencia de todo Israel y a plena luz del sol.”

David admitió ante Natán: —He pecado contra el Señor.

Palabra del Señor.

Demos gracias a Dios.

4 Tercer Cántico de Isaías

Surge, illuminare

LOC 50

Isaías 60:13, 11a, 14c, 18-19

Surge, ilumina, pues ha llegado tu luz, *

y la gloria del Señor sobre ti ha amanecido.

Mira cómo las tinieblas cubren la tierra, *

y densa oscuridad a los pueblos.

(5)

Mas sobre ti amanece el Señor, * y su gloria aparece sobre ti.

Correrán las naciones a tu luz, *

y los reyes a la claridad de tu alborada.

Abiertas de continuo estarán tus puertas; * ni de día ni de noche se cerrarán.

Te llamarán la Ciudad del Señor, * la Sión del Santo de Israel.

No se oirá más de violencia en tu tierra, *

ni de ruina o destrucción en tus fronteras.

Llamarás a tus murallas, Salvación, * y a tus puertas, Alabanza.

El sol no será para ti ya más tu luz del día, *

ni de noche necesitarás el lustre de la luna.

Tendrás al Señor por luz eterna, * y tu Dios será tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Lectura de la Carta de San Pablo a los Efesios

(4:1-16) Por esto yo, que estoy preso por la causa del Señor, les ruego que se porten como deben hacerlo los que han sido llamados por Dios, como lo fueron ustedes. Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor; procuren mantener la unidad que proviene del Espíritu Santo, por medio de la paz que une a todos. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como Dios los ha llamado a una sola esperanza. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos.

Pero cada uno de nosotros ha recibido los dones que Cristo le ha querido dar. Por eso, la Escritura dice:

«Subió al cielo llevando consigo a los cautivos, y dio dones a los hombres.»

¿Y qué quiere decir eso de que «subió»? Pues quiere decir que primero bajó a esta tierra.

Y el que bajó es el mismo que también subió a lo más alto del cielo, para llenarlo todo. Y él mismo concedió a unos ser apóstoles y a otros profetas, a otros anunciar el evangelio y a otros ser pastores y maestros. Así preparó a los del pueblo santo para un trabajo de servicio, para la edificación del cuerpo de Cristo hasta que todos lleguemos a estar unidos por la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, y alcancemos la edad adulta, que corresponde a la plena madurez de Cristo. Ya no seremos como niños, que cambian fácilmente de parecer y que son arrastrados por el viento de cualquier nueva enseñanza hasta dejarse engañar por gente astuta que anda por caminos equivocados. Más bien,

(6)

profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo. Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor.

Palabra del Señor.

Demos gracias a Dios.

6 Cántico de Alabanza

Benedictus es, Domine

Daniel (dc) 3:26, 52-56

Bendito eres tú, Señor Dios de nuestros padres; * digno de alabanza, eres bendito.

Bendito el fulgor de tu santo Nombre, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Bendito eres en el templo de tu santa gloria, * en el trono de tu reino eres bendito.

Bendito eres, sentado sobre querubines, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Bendito tú, que sondeas los abismos; * en la bóveda celeste eres bendito.

Bendito tú: Padre, Hijo y Espíritu Santo, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Himno

vv. 1-2 “PESCADOR DE HOMBRES ”

Tú has venido a la orilla,

no has buscado ni a sabios ni a ricos;

tan sólo quieres que yo te siga.

CORO:

Señor, me has mirado a los ojos;

sonriendo has dicho mi nombre, En la arena he dejado mi barca, junto a ti, buscaré otro mar.

Tu sabes bien lo que tengo,

en mi barca no hay oro ni espadas, tan solo redes y mi trabajo.

Music reprinted under ONE LICENSE #A-705684; CCLI License #1035932

(7)

7

Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan

( 6:24-35 )

Así que, al ver que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, la gente subió también a las barcas y se dirigió a Cafarnaúm, a buscarlo.

Al llegar ellos al otro lado del lago, encontraron a Jesús y le preguntaron: —Maestro,

¿cuándo viniste acá?

Jesús les dijo: —Les aseguro que ustedes me buscan porque comieron hasta llenarse, y no porque hayan entendido las señales milagrosas. No trabajen por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y que les da vida eterna. Ésta es la comida que les dará el Hijo del hombre, porque Dios, el Padre, ha puesto su sello en él.

Le preguntaron: —¿Qué debemos hacer para realizar las obras que Dios quiere que hagamos?

Jesús les contestó: —La única obra que Dios quiere es que crean en aquel que él ha enviado.

Le preguntaron entonces: —¿Qué señal puedes darnos, para que al verla te creamos?

¿Cuáles son tus obras? Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: “Les dio a comer pan del cielo.”

Jesús les contestó: —Les aseguro que no fue Moisés quien les dio a ustedes el pan del cielo, sino que mi Padre es quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan que Dios da es el que ha bajado del cielo y da vida al mundo.

Ellos le pidieron: —Señor, danos siempre ese pan.

Y Jesús les dijo: —Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre; y el que cree en mí, nunca tendrá sed.

Palabra del Señor.

Demos gracias a Dios.

Himno

vv. 3—4 “PESCADOR DE HOMBRES ”

Tú necesitas mis manos,

mi cansancio que a otros descanse, amor que quiera seguir amando.

CORO:

Señor, me has mirado a los ojos;

sonriendo has dicho mi nombre, En la arena he dejado mi barca, junto a ti, buscaré otro mar.

Tú, Pescador de otros mares,

ansia eterna de almas que esperan.

Amigo bueno, que así me llamas.

Una reflexión Cruz J. Torres

(8)

Credo de los Apóstoles

(Todos Juntos) LOC 59-60 Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos, y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Oficiante: El Señor sea con ustedes.

Pueblo: Y con tu espíritu.

Oficiante: Oremos.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino, tuyo es el poder, y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

(9)

Sufragios A

LOC 61 V. Señor, muéstranos tu misericordia;

R. Y concédenos tu salvación.

V. Reviste a tus ministros de justicia;

R. Que cante tu pueblo de júbilo.

V. Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

R. Porque sólo en ti vivimos seguros.

V. Protege, Señor, a esta nación;

R. Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

V. Que se conozcan en la tierra tus caminos;

R. Y entre los pueblos tu salvación.

V. Señor, que no se olvide a los necesitados;

R. Ni se arranque la esperanza a los pobres.

V. Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

R. Y susténtanos con tu Santo Espíritu.

La Colecta

LOC 148 Que tu constante misericordia purifique y defienda a tu Iglesia, oh Señor; y, puesto que no puede continuar en seguridad sin tu auxilio, protégela y dirígela siempre por tu bondad;

por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Colecta para los domingos

LOC 62

Oh Dios, tú nos alegras con el recuerdo semanal de la gloriosa resurrección de tu Hijo nuestro Señor: Concédenos tal bendición en este día, mediante nuestra adoración, que ocupemos todos los días de esta semana en tu favor; por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Colecta por la renovación de la vida

LOC 62-63

Oh Dios, Rey eterno, que con tu luz separas el día de la noche, y transformas en claridad la sombra de muerte: Arroja de nosotros todo mal deseo, inclina nuestro corazón a guardar tu ley, y guía nuestros pasos por el sendero de la paz; para que, al hacer con gusto tu voluntad durante el día, nos alegre darte gracias cuando llegue la noche; por Jesucristo nuestro Señor . Amén.

(10)

Colecta por la gracia

LOC 63 Señor Dios, todopoderoso y eterno Padre, nos hiciste llegar sanos y salvos hasta este nuevo día: Consérvanos con tu gran poder, para que no caigamos en pecado, ni nos venza la adversidad; y, en todo lo que hagamos, dirígenos a realizar tus designios; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Colecta por la mission

LOC 64

Dios todopoderoso y eterno, cuyo Espíritu gobierna y santifica a todo el cuerpo de tu pueblo fiel: Recibe las súplicas y oraciones que te ofrecemos por todos los miembros de tu santa Iglesia, para que en su vocación y ministerio te sirvan verdadera y devotamente;

por nuestro Señor y Salvador Jesucristo . Amén.

Oraciones de Intercesión

Bendice a aquéllos cuyas vidas están unidas a las nuestras, Por la Comunión Anglicana, Por Michael, nuestro Primado; nuestro Obispo diocesano, David, nuestro Obispo asistente, Rayford, por Laurie nuestra Rectora; la Iglesia de la Provincia del Sudeste Asiático y Ministerios de Renovación en el Oeste de Texas: Cursillo, Happening, New Beginnings y Kairos; y concede que sirvamos a Cristo en ellos y nos amemos unos a otros, así como él nos ama.

Dirige al pueblo de este país y de todas las naciones por caminos de justicia y paz, para que nos respetemos unos a otros y procuremos el bien común, Especialmente oramos por Joe, nuestro Presidente, Greg nuestro Gobernador, y Trey nuestro Alcalde.

Consuela y sana a todos aquéllos que sufren en cuerpo, mente o espíritu; especialmente Cruz Mata, Romy, Janice, Carmen, Ricardo y Haydé, David, Blanca, Maria, Blanca, Carlos, Esperanza, Alex, Tammy, Javier, Martha, Celia, Chawua, Aurora, Anne, Jim, Janice, Shanna, Sergio, Jorge, Marc, Roger, y Chris, todo tu pueblo y a aquéllos que buscan tu verdad.

Danos la gracia de hacer tu voluntad en todo lo que emprendamos. Oramos especialmente por Neudelio, Rosaura (Chawua), Ivan, Danna and Jessica Flores.

Encomendamos a tu misericordia a todos los difuntos, para que tu voluntad se cumpla en ellos; y te pedimos que nos hagas partícipes con todos tus santos de tu reino eterno.

Oficiante: Ahora ofrezco un momento de silencio para sus oraciones personales de acción de gracias e intercesión.

(11)

Acción de Gracias en General

Oficiante y Pueblo LOC 65 Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos,

humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creación, preservación y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redención del mundo por nuestro Señor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazón verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no sólo con nuestros labios, sino también con nuestras vidas, entregándonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los días de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Señor, a quien, contigo y el Espíritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración de San Juan Crisóstomo

LOC 65

Oficiante y Pueblo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

La Paz

Oficiante: ¡La paz del Señor sea siempre con Ustedes!

Pueblo: ¡Y con tu Espíritu!

Anuncios

La Despedida

Oficiante: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Bendigamos al Señor.

Pueblo: Demos gracias a Dios. ¡Aleluya! ¡Aleluya!

(12)

Himno “Una Espiga Dorada por el Sol”

Una espiga dorado por el sol, el racimo que corta el viñador,

Compartimos ahora en pan y vino do amor:

que son cuerpo y sangre del Señor.

Compartimos la misma comunión, Somos trigo del mismo sembrador, Un molino, la vida, nos tritura con dolor, Dios nos hace pueblo nuevo en el amor.

Como granos que han hecho el mismo pan, como notas que tejen un cantar.

Como gotas de agua que se funden en el mar, los cristianos un cuerpo formarán.

A la mesa de Dios se sentarán, como iglesia su pan compartirán,

una misma esperanza caminando cantarán, en la vida hermanados se amarán.

Que el Dios de la esperanza nos colme de todo gozo y paz en nuestra fe, por el poder del Espíritu Santo. Amén. Romanos 15:13

Music reprinted under ONE LICENSE #A-705684; CCLI License #1035932

(13)

Los que Sirven

Celebrante: Carlos Ceballos Predicador: Cruz Héctor Torres

Lector:

Músico: Lupe Guzmán y Emily Valenciano Intercesor:

Organista: Colin Minkler Camarógrafo: Daniel Jaime

Figure

Actualización...

Related subjects :