ARTICULO DE OPINION SOBRE EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA Y LA ESCRITURA EN LOS NIÑOS

182  Descargar (0)

Texto completo

(1)

¿ES POSIBLE QUE LOS NIÑOS APRENDAN CUANDO SOLO MEMORIZAN LOS TEXTOS QUE LEEN?

Claudia Patricia Zuluaga Toro Estudiante Universidad de Antioquia Lingüística II

El proceso de adaptación del niño parte de la relación que existe entre el niño y el mundo, entendido este como la relación que tiene en la familia, la escuela, los adultos y los mismos niños que le rodean, a partir de esta premisa comenzaremos por señalar que las estrategias utilizadas en cuanto a lectura y por ende en cuanto a la escritura no son las adecuadas para un buen desarrollo lingüístico, cultural, social y hasta político ya que no se trabaja sobre los mundos posibles que cada niño interioriza y que además experimenta en donde el maestro del lenguaje lo repiense como objeto del saber para aprender a leer el mundo, al otro, la ciudad, es decir todo para poder comprender.

El niño aprende a leer de forma individual, así como lo afirma Montessori “el trabajo individual es el punto de partida de la educación”1

queriendo esto decir que su entorno entrara a favorecer o desfavorecer su desarrollo cada niño como mundo aparte tiene una cultura y la motivación, que es la palanca que mueve toda conducta y que es tan importante para provocar cambios a nivel escolar pueden ayudar en el proceso de aprendizaje efectivo teniendo en cuenta las estrategias que se utilizan para mantener el interés del alumno, dado que el acto de leer es habilidad básica, pues es un proceso de interacción entre un sujeto portador de saberes culturales, intereses, deseos, gustos, etc. y un texto como el soporte portador de un significado, de una perspectiva cultural, política, ideológica y estética particulares, y que postula un modelo de lector2, en este caso el modelo es el niño de preescolar a básica primaria para que el desarrollo cognitivo sea el adecuado es necesario, frente a los libros: crear lazos, establecer rituales, escoger libros apropiados que aumenten los intereses, visitar las bibliotecas y dejar que cada niño a su modo cuente una historia, haciendo que ellos mismos ayuden a construir el significado del texto para que el desarrollo lingüístico se favorezca, pues al niño a medida que crece y se convierte en lector entrara a desempeñar un papel activo dentro del proceso de solución de problemas a través de la selección,

1

MONTESSORI, María. Maestros y pedagogos II. Un dialogo con el presente. Pregon Ltda – 199 pag. 107

2

MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL. Lineamientos de lengua castellana. Concepción del lenguaje.pag.27.

(2)

predicción y organización que debe estar basada en sus conocimientos previos y en el contexto en el que se desenvuelve.

El desarrollo cognitivo requiere la intervención de cuatro habilidades básicas como son: hablar, escribir, leer y escuchar; el uso de estrategias ayudan a su consecución, de ahí que sea tan importante el desarrollo de destrezas y habilidades en la lectura para que el niño pueda interactuar con el texto y así obtener información de él, poderlo utilizar y decidir si es no pertinente para lo que busca.

Cuando leemos estamos aplicando varias estrategias tales como:

 Activación del conocimiento previo

 Predicciones (que va a pasar)

 Inferencias (que se puede concluir)

 Autocorrección (que palabras nuevas aprendí)

Todas ellas interrelacionadas y todas ellas inherentes al ser humano. Cuando hablamos estamos elaborando un acto comunicativo en el que está implícita nuestra experiencia sobre el mundo, sobre lo que vemos, escuchamos, sentimos; es el desarrollo de un uso social del lenguaje, pues es a través del lenguaje en donde se configura el universo simbólico y cultural de cada sujeto. Ahora bien, en el contexto en que nos movemos estamos llenos de elementos visuales como símbolos y palabras que son de uso cotidiano, no podemos salirnos de este ámbito sin antes entender nuestro entorno. Esto se da gracias a las interacciones entre el niño y el adulto-ambiente desde ahí el niño va logrando comprender diferencias entre letras y palabras siendo la labor de los padres y educadores estimular al niño para que elabore relaciones con el contexto en donde la ambientación del aula, el uso de libros atractivos para ellos puede generar una familiaridad que posteriormente le ayudan a convertirse en un buen lector, además de que las interacciones que se van produciendo con los adultos (padres y maestros) y con los otros niños abren un mundo donde se logra expandir vocabulario y sus habilidades lingüísticas. Para ello se hace necesario la observación y el conocimiento del niño para tener en cuenta su ritmo de aprendizaje. Como ya lo dije anteriormente, la motivación es una parte importante en este proceso de lectura y escritura y es esta misma la que lo prepara para la lectura de aprendizaje, pues cuando un niño aprende a ver en el libro una posibilidad de saber, su lectura será más enriquecedora y de este mismo modo será capaz de estudiar con un mínimo esfuerzo teorías e historias distintas a sus gustos.

Todo lo anterior está orientado a un lector ideal en el cual se hace evidente, que de cumplirse todas esas estrategias su comprensión lectora es significativa y de aprendizaje no siendo así el caso de muchos de los niños que hoy en día están inmersos en las aulas de las clases de preescolar y primaria y que se van

(3)

enfrentando a varios inconvenientes que para ellos no son comprensibles, pero que se ve reflejado en sus notas y en no tener una explicación acertada a la hora de confrontar su cotidianidad pues se condicionan sus motivaciones ya que como no se les alcanza a conocer bien porque son aulas con más de 30 alumnos, hay una imposición en aras de la practicidad y de que el tiempo alcance para cumplir lo que el currículo exige, de ahí que lo que para muchos niños en un principio es un ritual, un momento de aprendizaje participativo donde hay interacción de parte y parte más adelante se convierte en una obligación que sin motivación alguna crea una imposición en la que el niño es un sujeto para rellenar de información.

A ningún niño se le pregunta que quiere leer, la profesora es quien escoge los libros y por ende los temas contenidos en ellos que son sus preferencias y no las de los niños de ahí que fracasen en su intento por lograr que los niños amen la lectura, de hecho muchos niños solo vienen a leer los libros por qué tienen que hacer un trabajo para presentarle a la profesora pero estoy segura que la mayoría ni siquiera entendieron que quiso decirles el libro, como adecuarlo a su realidad, que palabras nuevas encontraron, otras maneras de escribir enunciados y oraciones para su desarrollo gramatical, lo que hay implícito, lo que no se dice, es decir la significación. Estos niños tendrán poco desarrollo de la función simbólica, de dialogo con la cultura tal como lo afirma Vygothsky 3 y los límites de la interpretación limitan también la designación de estados de mundos posibles y limitan también la posibilidad de modificar su mundo siendo de este modo como se convierten en decodificadores que desconocen los elementos que circulan mas allá del texto4 y por tanto estos niños tendrán menos oportunidades de que su aprendizaje sea tan significativo pues, siendo la lectura un proceso interactivo en la que se establece una relación entre el texto y el lector lo que se favorece en este caso es una interrupción, precisamente del aprendizaje, pues lo que hay de constructivo respecto al texto ya no está mediatizado por una transacción flexible en la cual a medida que lee, es el lector quien le otorga sentido particular al texto según sus conocimientos y experiencias en un determinado contexto5. Es decir, cuando el niño lee por obligación difícilmente aplicará los conocimientos adquiridos y su desarrollo lingüístico difícilmente aumentara. La imposición de textos ha contribuido para que este panorama sea más oscuro y menos alentador, pues interpretar el significado de las palabras y las estructuras gramaticales, así como construir el significado no se hará con tanto gusto como cuando la propuesta sale de los propios quereres.

3

Para Vygotsky el ser humano se caracteriza por una sociabilidad primaria. por mediación del adulto, el niño se entrega a sus actividades. Todo absolutamente en el comportamiento del niño está fundido, arraigado en lo social. De este modo, las relaciones del niño con la realidad son, desde el comienzo, relaciones sociales.

4

MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL. Lineamientos de lengua castellana. Concepción del lenguaje. pag.27

(4)

Tener en cuenta el contexto de los niños, las familias y sus conflictos, los sueños y metas, las dificultades cognoscitivas puede ser la clave para que las estrategias que se utilizan puedan ser adecuadas y así no provocar en los niños la pereza por los libros y su lectura. La gran mayoría de los niños tan solo repiten lo que ya se dijo y difícilmente relacionan conceptos, pero más grave aún es que algunos niños ni siquiera repiten y todo ello ligado a que en las practicas escolares que se utilizan en su enseñanza la han convertido en un acto mecánico y de decodificación, de reproducción oral de signos escritos reduciendo la lectura solo a la recuperación memorística de la información de un texto sin que haya comprensión de lo leído6 según la profesora Lopez “para muchos niños leer sigue siendo considerado como "descifrar" en donde a pesar del camino recorrido y de los avances logrados, parece ser que aún no se evidencia del todo su aplicación en el salón de clase, donde la calidad de los procesos de lectura aún deja mucho que desea” y donde leer para aprender es el objetivo primordial de este acto comunicativo que sin embargo en la mayoría de niños no cumple su función pues en palabras de la profesora “la lectura se constituye en la mediación en el continuo conformado por la comprensión en un polo y por el aprendizaje en el otro” ya que la comprensión se ubica en un polo y el conocimiento en el otro es imposible pensar que los niños escolares logren pasar de uno a otro ya que si no logran el primero les será muy difícil lograr el otro con un objetivo fundamental al leer.

El lector es el constructor activo de significados y desde este punto de vista los significados de los niños estarán faltos de contenidos ya que la información que el texto provee no le llega como debe ser porque precisamente las estrategias que involucran este proceso no lo llevan a la elaboración de las habilidades como comprensión, interpretación e inferencia que en el proceso cognitivo desarrolla las estructuras lingüísticas, la cultura y el contexto lo cual incidirá notablemente en su conocimiento.

Se trata entonces de utilizar estrategias adecuadas que le permitan al niño utilizar los dos polos que elaboran el conocimiento de ahí que a los docentes les corresponde ser estratégicos, planificados pero a la vez flexibles de manera que siempre se responda a la inquietud que trae consigo cualquier texto escrito en cuanto a mundos posibles, por esto no se puede olvidar que aprender no es repetir hay que involucrar en esto un acto de lectura cognoscitivo que le permita a los niños la comprensión de los significados de los texto y la construcción de sus significados para que el niño haga una relación coherente del texto y así a medida que se le despierta la pasión por la lectura se entrelazan lingüística, cultural y contextualmente el mundo del niño.

6

LOPEZ, Gladys Estela. La lectura: estrategias de comprensión de textos. Escuela de Ciencias del Lenguaje de la Universidad del Valle

(5)

BIBLIOGRAFIA

GONZALEZ, Albear María Isabel y otra. Las estrategias de lectura: una vía para instruir a los adolescentes y jóvenes en la comprensión de textos. En http://www.ilustrados.com/publicaciones/EEAAFEVpZVwKyZgIBd.php

LOPEZ, Gladys Estela. La lectura: estrategias de comprensión de textos. Escuela de Ciencias del Lenguaje de la Universidad del Valle.

http://objetos.univalle.edu.co/files/La_lectura_Estrategias_de_comprension_de_ textos.pdf

MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL. Lineamientos de lengua castellana. Concepción del lenguaje. pag.27

RABASSA, Aldana Maricela y otros. El tratamiento de la comprensión lectora en la escuela primaria. En http://www.meceoax.ieepo.gob.mx/tratamiento.pdf TAPIA, Jesús Alonso. Enseñar a pensar? Sí, pero ¿Cómo? Cuadernos de pedagogía N.164. año 1988 págs. 52-54

Figure

Actualización...