• No se han encontrado resultados

AUTORES: Abud Alavez Adriana, Díaz Martínez Víctor Tomas, Hernández Ginez Fabiola, Hidalgo Olvera Katia Karen, Romero Andablo Kenia Nallely.

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "AUTORES: Abud Alavez Adriana, Díaz Martínez Víctor Tomas, Hernández Ginez Fabiola, Hidalgo Olvera Katia Karen, Romero Andablo Kenia Nallely."

Copied!
10
0
0

Texto completo

(1)

PROBLEMATICA ACTUAL DE LA VAQUITA MARINA (Phocoena Sinus):

ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCION

AUTORES: Abud Alavez Adriana, Díaz Martínez Víctor Tomas, Hernández Ginez Fabiola, Hidalgo Olvera Katia Karen, Romero Andablo Kenia Nallely.

INTRODUCIÓN

México ocupa el tercer lugar entre los países con mayor biodiversidad en el mundo; siendo a su vez el segundo país donde habita el mayor número de especies de mamíferos. En cuanto a los mamíferos marinos, el Golfo de California alberga cerca del 40% de las especies que habitan en el mundo (Enríquez-Andrade et al., 2005). Entre estas especies, una de las que presenta mayor notoriedad a nivel mundial es la vaquita marina, Phocoena sinus, debido a su carácter de especie rara y a que actualmente presenta serios problemas de conservación encontrándose en critico peligro de extinción (IUCN, 2008;

NOM-059-semarnat-2010).

Debido a la vulnerabilidad de P. sinus y otras especies, principalmente por la sobreexplotación pesquera, en 1993 se decretó oficialmente la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado. Esta área se delimitó con el fin de atender problemas como la disminución de la productividad pesquera y la urgente protección de la vaquita. El área protegida está constituida por una zona núcleo denominada Delta del Río Colorado dentro de una zona de amortiguamiento, cuyo límite al Sur abarca desde San Felipe, Baja California hasta Puerto Peñasco, Sonora. Posteriormente, en el año 2005 se estableció el refugio para la protección de la vaquita marina, el cual abarca una amplia porción del área reconocida como la zona de mayor concentración de la especie, con una extensión de 1,263.85 km2. Pero desafortunadamente el establecimiento del refugio no ha podido evitar que la población de la vaquita siga disminuyendo (Legorreta, 2008).

A pesar de los amplios esfuerzos para su conservación, la vaquita marina es la especie de cetáceo marino más amenazado a nivel mundial, con una población de menos 245 individuos. Los estudios muestran que aunque en las últimas

(2)

décadas se ha realizado un gran esfuerzo por conocer el estatus y la ecología de la especie, los 25 años de desconocimiento desde que se descubrió (1959) hasta que los estudios científicos iniciaron (1984), fueron cruciales para que la población de P. sinus fuera diezmada y llevada casi a su extinción (Silber, 1990). Dando como resultado que aspectos tan importantes como su tamaño poblacional, la extensión real de su hábitat o su ecología trófica, hasta el momento permanezcan desconocidos.

Debido a que la vaquita marina es una especie no muy conocida por la mayoría de la gente, esta información debe ser difundida, ya que está al borde de la extinción y se deben de tomar medidas urgentes para protegerla. Es importante que a los niños se les dé una educación ambiental desde temprana edad, ya que ellos representan el futuro de nuestro planeta. Es por ello que el presente trabajo se enfoca a la difusión de información acerca del estado actual de la vaquita marina principalmente para niños de preescolar y de primaria.

OBJETIVO GENERAL

 Dar a conocer a niños de preescolar y primaria la grave situación de riesgo en la que se encuentra la Vaquita Marina.

OBJETIVOS PARTICULARES

 Hacer una descripción general de las características morfológicas de la vaquita marina, así como también de su hábitat.

 Buscar las causas por las que la vaquita marina se encuentra en peligro de extinción.

 Describir el papel ecológico que juega la vaquita marina dentro de un ecosistema.

MATERIALES Y MÉTODOS

Diseño: Se realizó una revisión sistemática de documentos científicos dedicados a la investigación de la vaquita marina.

(3)

Estrategia de búsqueda: En primer lugar se llevó a cabo una búsqueda en Google Scholar de documentos, libros en línea y artículos publicados por diferentes instituciones profesionales tanto en México como en el contexto internacional sobre el estudio de la vaquita marina. Esta búsqueda se hizo tanto en español como en inglés. Se analizaron además las referencias bibliográficas de los artículos seleccionados con el fin de rescatar otros estudios potencialmente incluibles para la revisión. Dichos artículos fueron localizados a través de Google Scholar.

Criterios de inclusión y exclusión: En la búsqueda de literatura se incluyó todo tipo de documentos aportados por las diferentes instituciones profesionales que brindaran información necesaria para cumplir con los objetivos. El principal criterio de exclusión fue que los artículos no incluyeran información muy sofisticada, es decir que fueran difíciles de entender, ya que esto dificultaría la extracción de la información.

BIOLOGÍA DE LA VAQUITA MARINA

La vaquita Phocoena sinus es un cetáceo, al igual que las ballenas y los delfines, perteneciente a la familia de las marsopas (Phocoenidae), las cuales se caracterizan por tener un cuerpo robusto, rostro romo (el hocico no sobresale de la cabeza como en la mayoría de los delfines) y la corona de los dientes es aplanada, las marsopas se distinguen de los delfines por sus dientes en forma de espátula; la vaquita tiene entre 17 a 21 dientes en la mandíbula superior y de 17 a 20 en la mandíbula inferior; a diferencia de los dientes cónicos de los delfines. Externamente se distinguen de los delfines por ser más pequeñas, tener la cabeza y el hocico redondeado y corto, y poseer una aleta dorsal de forma triangular.

A pesar del conocimiento tan limitado de esta especie, muchos aspectos de su biología son claramente únicos (Ramírez et al., 1995). Una de las características más sobresalientes de la vaquita marina es que a diferencia de

(4)

otros Phocoenidos, los cuales presentan una distribución confinada a aguas frías (Gaskin et al., 1984), a esta especie la podemos encontrar en temperaturas promedio que exceden los 30°C en verano (Borrego, 1983). Si la temperatura corporal de la vaquita marina es como la de otros mamíferos (cercana a 37°C), existiría muy poca diferencia entre su temperatura interna y la de su ambiente durante el periodo más caluroso, situación que podría generar problemas serios en la termorregulación especialmente en episodios de gran actividad física (depredación, reproducción) (Silber y Norris, 1991).

Los expertos en biología evolutiva piensan que es una especie “relicto”, aislada geográficamente del área de distribución de la especie parental, la marsopa de Burmeister o marsopa espinosa, Phocoena spinipinnis. Algunos autores sugieren que la especie tal y como la conocemos hoy en día, probablemente se originó gracias a un proceso evolutivo conocido como “especiación alopátrica”

cuando uno o varios grupos de marsopas espinosas, o una especie parecida, quedaron aislados en el Golfo de California durante las oscilaciones climáticas que produjeron los períodos glaciales e interglaciares del Pleistoceno, los cuales por la selección natural sufrieron adaptaciones fisiológicas y morfológicas, y adaptaron su comportamiento social y reproductivo a las condiciones impuestas por este medio, lo que les ha permitido sobrevivir hasta hoy.

La vaquita presenta una longevidad de más de 20 años aproximadamente, alcanzando la madurez sexual entre los 3 y 6 años de edad; aunque hasta la fecha se desconoce la edad exacta ya que no se han podido obtener organismos de esta edad (Hohn et al., 1996). El periodo reproductivo es estacional aunque bianual (la mayoría de los nacimientos se presentan entre febrero y marzo), lo que podría significar una tasa de crecimiento poblacional menor en relación a otros cetáceos (Hohn et al., 1996).

Es el cetáceo más pequeño del mundo, así lo consideran la mayoría de los investigadores. Las hembras maduras miden alrededor de 1.42 m y pesan aproximadamente 45 Kg. Por su parte los machos maduros miden alrededor de 1.36 m y pesan aproximadamente 34 Kg.

(5)

Sus características más distintivas son los parches negros alrededor de los ojos y de los labios. La forma de su aleta dorsal es falcada, esto es, en forma de hoz, parecida a la de los delfines. Su aleta dorsal y las pectorales son proporcionalmente más grandes que las de las otras marsopas.

Se presume que la vaquita puede empezar a reproducirse alrededor de los 6 años. La hembra tiene sólo una cría durante la primavera, probablemente cada dos años o más. El período de gestación es de aproximadamente diez a once meses y la lactancia dura probablemente 8 meses, y se cree que viven hasta unos 22 años. El espécimen más viejo encontrado ha sido una hembra con una edad estimada de 21 años. Es decir, una hembra solo podría tener entre 5 y 7 crías en toda su vida reproductiva. Esta baja tasa reproductiva es uno de los factores que se están tomando en cuenta para proponer las acciones de conservación (Vidal, 1995).

La vaquita se alimenta de peces, calamares y camarones abundantes en el Alto Golfo de California. Los análisis del contenido estomacal indican que es oportunista y que se alimenta de 20 a 21 especies de peces, calamares y crustáceos de aguas poco profundas con hábitos demersales y/o bénticos asociados a fondos blandos (limo-arcillosos) con hábitos estuarinos y costeros.

Este análisis encontró también una correlación mayor de los registros de vaquitas con los fondos limo-arcillosos que con los fondos arenosos, los cuales coinciden con el hábitat de las especies presa más comunes de las cuales se alimentan: la curvinita (Isopisthus altipinnis), el pez sapo (Porichthys mimeticus), el calamar (Lolliguncula panamensis y L. diomediae) y otras especies bentónico-demersales.

La vaquita es extremadamente difícil de estudiar, aun en las mejores condiciones ambientales (Silber et al., 1988; Silber y Norris, 1991; Barlow et al., 1993;

Jaramillo-Legorreta et al., 1999).

Esto obedece a varias razones: la pequeña talla del animal, su comportamiento discreto al salir a la superficie y

(6)

sus tiempos de inmersión relativamente largos dificultan su detección, en especial en las aguas turbias donde suele habitar. Asimismo, las vaquitas no forman grupos grandes: el tamaño promedio del grupo es de dos individuos.

Por último, sus patrones de nado y de salida a la superficie son irregulares y suelen evitar las embarcaciones en movimiento (Legorreta et al., 1999).

Está clasificada dentro de las categorías más críticas de las especies amenazadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), la Convención Internacional para el Tráfico de Especies en Peligro de Fauna y Flora Silvestres (CITES, 1997) y la Norma Oficial Mexicana (NOM059- SEMARNAT 2001). En 1996 la IUCN consideró que la vaquita, como especie críticamente amenazada, que puede extinguirse a menos que los esfuerzos de conservación se incremente sustancialmente.

DISTRIBUCIÓN DE LA VAQUITA MARINA

El AGC se ubica en el extremo norte del Golfo de California entre los 31°41'00'' N y 114°30'00'' W y los 31°40'42'' N y 114°47'00'' W, con una extensión aproximada de 5000 km2, se localiza en los límites de una línea imaginaria entre San

Felipe, Baja California y Puerto Peñasco, Sonora (Álvarez-Borrego et al., 1975; Lavín et al., 1997) (Figura 1). Esta región se encuentra rodeada por las tierras áridas de Sonora y Baja California, debido a lo cual predomina un clima desértico continental, con una precipitación media anual de 68 mm en el Golfo de Santa Clara y 100

mm en San Felipe (Miranda et al., 1990), la cual es excedida por una evaporación media de 1.1 m año-1 (Lavín et al., 1998). Esta área presenta dos estaciones climáticas bien marcadas: a). Invierno, durante el cual se presentan escasas diferencias entre el Golfo de California y la costa del Océano Pacífico y b). Verano, cuando la temperatura máxima del aire puede exceder los 40oC (Roden, 1964). De igual manera los vientos presentan una marcada

(7)

estacionalidad, con magnitudes de entre 8-12 ms-1 provenientes del noroeste en invierno y de 2-5 ms-1 del sudeste en verano (Lavín et al., 1997).

Se le encuentra exclusivamente en México, es lo que llamamos una especie endémica de México porque únicamente se distribuye en el Alto Golfo de California y en la región más norteña del Golfo Norte. Todas las evidencias indican que su distribución siempre ha estado restringida a esta zona, aunque algunos investigadores llegaron a considerar que históricamente también se le encontraba a lo largo de todo el Golfo de California hasta las Islas Marías. En un estudio reciente sobre el hábitat de los cetáceos a nivel mundial, utilizando modelos espaciales, se señaló que el hábitat potencial de la vaquita sólo podría extenderse hacia el sur del Alto Golfo cerca del límite sur de Isla Tiburón, en Sonora. Además, no existen evidencias físicas (restos óseos, fotografías, etc.) que apoyen una extensión del rango de distribución de vaquita más allá de Golfo Norte. Por todo esto actualmente es considerada una de las especies de mamíferos marinos con la distribución histórica y actual más restringida en el mundo.

Todos los registros con los que se cuenta de 1972 a la fecha, indican que su distribución se concentra principalmente en el perímetro occidental del Alto Golfo, es decir, del lado de Baja California (Silber and Norris 1991). Actualmente, el Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos del Instituto Nacional de Ecología, lleva a cabo estudios sobre el

uso de hábitat de la vaquita por medio de técnicas acústicas. Estos estudios confirman que a lo largo del año la vaquita se encuentra en esta zona.

(8)

ECOLOGIA DEL HABITAT DE LA VAQUITA MARINA

Se ha corroborado la presencia de P. sinus durante todo el año en el AGC; lo cual confirma que es el cetáceo con el área de distribución más reducida a nivel mundial (Bracho et al., 2006). Generalmente, la vaquita marina se observa en 7 aguas entre 10-60 m y alrededor de 11 a 25 km de la costa (Silber y Norris, 1991).

Frecuentemente los individuos de esta especie se dispersan en solitario o en pequeños grupos de no más de siete (Wells et al, 1981; Vidal et al. 1987; Silber et al., 1988; Silber et al. 1994). Generalmente, P. sinus muestra preferencia por aguas de alta turbidez que son producidas por la existencia de fondos lodosos y corrientes de marea intensas. Estas mareas promueven la agregación de presas facilitando el éxito de captura por parte de depredadores incluyendo a la vaquita marina, lo que podría explicar su presencia en esta área particular del AGC durante todo el año (Silber, 1990).

BIOLOGIA DEL HABITAT DE LA VAQUITA MARINA

A pesar del conocimiento tan limitado de esta especie, muchos aspectos de su biología son claramente únicos (Villa-Ramírez et al., 1995). Una de las características más sobresalientes de la vaquita marina es que a diferencia de otros Phocoenidos, los cuales presentan una distribución confinada a aguas frías (Gaskin et al., 1984), a esta especie la podemos encontrar en temperaturas promedio que exceden los 30°C en verano (Álvarez-Borrego, 1983). Si la temperatura corporal de la vaquita marina es como la de otros mamíferos (cercana a 37°C), existiría muy poca diferencia entre su temperatura interna y la de su ambiente durante el periodo más caluroso, situación que podría generar problemas serios en la termorregulación especialmente en episodios de gran actividad física (depredación, reproducción), (Silber y Norris, 1991).

La vaquita presenta una longevidad de más de 20 años aproximadamente, alcanzando la madurez sexual entre los 3 y 6 años de edad; aunque hasta la fecha se desconoce la edad exacta ya que no se han podido obtener organismos de esta edad (Hohn et al., 1996). El periodo reproductivo es

(9)

estacional aunque bianual (la mayoría de los nacimientos se presentan entre febrero y marzo), lo que podría significar una tasa de crecimiento poblacional menor en relación a otros cetáceos (Hohn et al., 1996).

¿POR QUE ESTA EN PELIGRO DE EXTINCION?

La UICN reveló que es muy probable que este mamífero marino sea el próximo animal que se extinga, pues se estima que sólo quedan 150 individuos en estado natural debido a que cerca del 15% de ellos mueren cada año entre las redes de los pescadores. Situación similar se repite con el delfín de Irrawaddy en el sudeste asiático, la marsopa sin aleta que habita en una zona que va del Golfo Pérsico a la costa norte de Japón y el delfín franciscana de Sudamérica, todos considerados muy vulnerables a consecuencia de la actividad pesquera.

La principal amenaza para la vaquita marina, es la captura incidental con instrumentos de pesca, especialmente con redes de arrastre para atrapar camarones. La mayoría de los camarones son destinados al mercado de Estados Unidos donde se ha convertido en el marisco más popular. Se calcula que la mortalidad debida a instrumentos de pesca es de al menos 39 (tal vez tantas como 84) vaquitas por año, lo que es sin duda, insostenible. Se estima que debe haber un mínimo de 50 vaquitas marinas para mantener una población reproductiva, ya que una cantidad menor significaría endogamia.

Las vaquitas marinas no son el objetivo de ninguna zona pesquera, como era el caso del baiji en China, ellas son parte de la captura de los pescadores locales al tratar de ganarse la vida y alimentar a sus familias. Para los pescadores del Golfo de Santa Clara, San Felipe y Puerto Peñasco, la vaquita ha sufrido un daño colateral.

Se ha intentado la conservación de la especie a través de la creación de una reserva de la biosfera y un refugio para vaquitas marinas así como la creación de un comité internacional (CIRVA) en convención con el gobierno mexicano para hacer la recomendación de algunas medidas de protección. Sin embargo, la implementación ha sido muy lenta y la eficacia de estas medidas está en duda. A pesar de todo eso, el hábitat parece un lugar más sano y lleno de esperanza para el resto de las vaquitas marinas.

(10)

La captura es un problema para los cetáceos en todas partes. Alrededor de 300,000 cetáceos se ahogan cada año debido a los instrumentos de pesca que se utilizan en todos los océanos, mares y ríos del mundo. Esto es igual a la muerte de un cetáceo cada dos minutos como resultado directo de nuestra demanda de mariscos.

Ante esta situación, la comunidad mexicana de San Felipe, en las costas del Golfo de California, en el Mar de Cortés, se encuentra entre el dilema de conservar el medio ambiente o seguir impulsando el desarrollo económico, lo grave de esta situación es que la vaquita marina habita desde hace casi tres años en un área protegida, pero eso parece no ser suficiente para evitar la muerte, sólo en esta región, de entre 20 y 40 vaquitas por año. Incluso, existen reportes que señalan que ante el peligro de ser multados, los pescadores destazan a las vaquitas que quedan atrapadas en sus redes.

La gravedad de este problema alcanza tal punto, que en muchos lugares ya son consideradas como un animal mitológico, debido a que hace años no se ha visto una vaquita viva. Cada año, cientos de delfines y marsopas llegan muertos a las playas de Reino Unido y Francia, los fragmentos de las redes, el contenido de sus estómagos y los daños que presentan en el cuerpo, indican que su muerte ha sido provocada por la actividad pesquera. Pero esta es tan sólo una pequeña parte de los miles de cetáceos que mueren cada año, el resto se hunde en el mar sin llegar nunca a las playas.

EL PELIGRO DEL ARRASTRE PELÁGICO

Si bien todas las técnicas de pesca implican un margen de capturas accidentales, el uso de grandes redes causa mayores daños a las poblaciones de cetáceos, siendo las mayores culpables, las redes de arrastre pelágico.

Estas grandes redes, que usualmente tienen una boca del tamaño de dos campos de fútbol, son arrastradas por dos barcos a la vez, y provocan la muerte de miles de delfines todos los años.

Aunque se han detectado altos niveles de capturas accidentales de delfines comunes en pesquerías de arrastre pelágico como la británica, dedicada a la lubina, o la pesquería irlandesa, dedicada al bonito; el limitado seguimiento

Referencias

Documento similar

El nuevo Decreto reforzaba el poder militar al asumir el Comandante General del Reino Tserclaes de Tilly todos los poderes –militar, político, económico y gubernativo–; ampliaba

Abstract: This paper reviews the dialogue and controversies between the paratexts of a corpus of collections of short novels –and romances– publi- shed from 1624 to 1637:

En junio de 1980, el Departamento de Literatura Española de la Universi- dad de Sevilla, tras consultar con diversos estudiosos del poeta, decidió propo- ner al Claustro de la

Sanz (Universidad Carlos III-IUNE): "El papel de las fuentes de datos en los ranking nacionales de universidades".. Reuniones científicas 75 Los días 12 y 13 de noviembre

(Banco de España) Mancebo, Pascual (U. de Alicante) Marco, Mariluz (U. de València) Marhuenda, Francisco (U. de Alicante) Marhuenda, Joaquín (U. de Alicante) Marquerie,

Missing estimates for total domestic participant spend were estimated using a similar approach of that used to calculate missing international estimates, with average shares applied

Por lo tanto, en base a su perfil de eficacia y seguridad, ofatumumab debe considerarse una alternativa de tratamiento para pacientes con EMRR o EMSP con enfermedad activa

The part I assessment is coordinated involving all MSCs and led by the RMS who prepares a draft assessment report, sends the request for information (RFI) with considerations,