• No se han encontrado resultados

CON LOS PIES POR DELANTE

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "CON LOS PIES POR DELANTE"

Copied!
7
0
0

Texto completo

(1)
(2)

CON LOS PIES POR DELANTE

Carles Canals

106/Diario

(3)

Primera edición en SLOPER: noviembre de 2021 Primera reimpresión: febrero de 2022

Logotipo de La Noche Polar: Álex Fito Logotipo de Sloper: Max

Imagen de portada: Carles Canals

Fotografías de Emili Manzano, excepto la de la página 94, de Artur Massana i Fisa, y la de la 95, de Rafael Ramis Feliu.

Con los pies por delante

© Carlos Canals

© Sloper, S. L.

© de la presentación y la nota final: Juan Pablo Caja, Emili Manzano y Nando Zanoguera

C/ Victoria, 2, 3° C

07001 Palma de Mallorca www.editorialsloper.es

Depósito Legal: PM 00567-2021

ISBN edición impresa 978-84-17200-50-3 ISBN EBOOK : 978-84-17200-63-3

(4)

Contenido

Presentación

Carles Canals, el periodista no oblicuo Con los pies por delante

¿Por dónde empiezo?

“No voy a dejar que la muerte me amargue la vida”

El argumento de la obra Otra noche sin dormir Sinsentido e insensibilidad

Adiós muchachas, compañeras de mi vida…

Dulcísimos narcóticos

La devastación (con un coco en la mano) Indefensos

Sólo una buena memoria miente más que una buena encuesta

Experiencias místicas, ¿por qué no?

‘Adenocarcinoma’ produce menos angustia que

‘Administración’

(5)

Un año leve de espera interminable One of these things first

Para sentirse muy chiquito Blanco sobre blanco

La bestia desayuna

Las enfermedades y sus nombres Más cansancio, más drogas

Dando vueltas en la cama La magia y la generosidad

Nota final

(6)

Presentación

Juan Pablo Caja Emili Manzano

Hay gente que escribe libros porque siente la necesidad de contar cosas. Carles Canals escribió este libro para no tener que hacerlo.

Cuando uno de los últimos días de 2010 Carles nos comunicó que acababa de empezar un blog, lo hizo diciéndonos que lo hacía por estricta utilidad: estaba cansado de repetir por teléfono las últimas noticias sobre su enfermedad, los funestos partes médicos, las nada esperanzadoras perspectivas que se le ofrecían, a todos los parientes y amigos que nos interesábamos por su estado de salud. Así me ahorro las explicaciones, nos dijo, lo cuento una vez en el blog y así os enteráis todos. Pero Carlos no podía hacer simplemente un blog, como no pudo hacer nada de forma simple en su vida: ni tocar la guitarra (“hoy tengo los dedos gordos, pero finos”), ni leer, ni estudiar, ni trabajar, ni dedicarse al periodismo… ni siquiera era sencillo para él pasear el perro (“las tres de la mañana… y el perro sin pasear”, era una de aquellas frases que oímos noche sí noche también los que salíamos con él de patrulla

(7)

nocturna por los bares de Palma en los primeros ochenta).

Y por supuesto, no iba a ser menos a la hora de escribir.

Eso lo notará desde la primera página el lector que supere este prólogo y, tras agarrarse fuerte, con ambas manos, a este libro, se adentre en “Con los pies por delante”. Su salud, ya entonces maltrecha, de cuyo estado tanto sufrimiento le producía informarnos, no le impidió mantener la mente afilada y lanzar al ciberespacio, a través de los dedos debilitados por la quimioterapia que pulsaban el teclado torpes, erráticos (de errata tanto como de desorientados), sus pensamientos en forma de agudo verbo, certero, desnudo, sincero, y, sobre todo, teñido del negro humor que lo acompañó en vida, presente hasta las mismas puertas de la muerte. Y más allá.

Porque Carles, Carlos, Charli, quiso siempre ser escritor.

Le sobraba el talento, en todos los sentidos, sus propias capacidades eran las que le impedían llevar a buen término sus proyectos. Y cuando decimos que le sobraba, es que le sobraba: para la literatura, para el dibujo, para la música:

todavía hoy quienes lo conocieron recuerdan con asombro aquellas libretas de espiral con canciones, poemas, dibujos e incluso óperas folk escritas en inglés, inspiradas a la vez en Bob Dylan, Paul Simon, Hair, y en los excesos de Ken Russell. Tenía catorce años cuando hacía estas cosas. Fue el benjamín de una banda de rock sinfónico, Axolot, ganó premios literarios, escribió novelas que quedaron inéditas, publicó poemas y cuentos con varios pseudónimos y en varios idiomas, y llegó a publicar un opúsculo, Visiones de los encantados, que prologó Cristóbal Serra, siendo esto último lo único que tiempo después consideraba satisfactorio o gratificante de esta obra. Por desgracia, no es infrecuente ver cómo no cuajan los anhelos artísticos de los amigos, pero en el caso de Carlos, no solamente nos

Referencias

Documento similar

Es cierto que si esa persona ha tenido éxito en algo puede que sea trabajadora, exigente consigo misma y con los demás (eso sí son virtudes que valoro en

Se han estudiado tres grupos de catalizadores para la obtención selectiva de 2-feniletanol en la reacción de hidrogenación del óxido de estireno: catalizadores

El grupo, que empezó a trabajar con téc- nicas de edición genómica en 2012, ha conseguido secuenciar e identificar dentro del material genético del trigo los ge nes responsables

El rey judío está sometido a sí mismo al Rey Supremo, el Melej maljei hamelajim , “El Rey de los reyes de reyes”, y en relación con El, no debe sentirse un soberano puesto sobre

INTRODUCCIÓN: Durante la pandemia se declaró públicamente que las iglesias y los lugares de culto son “NO ESENCIALES”. A medida que el estado vuelve a abrirse lentamente, puede ir

Maria Carla Rodríguez Investigadora y docente Conicet/UBA Ciudad de Buenos Aires María Celina Añaños, Universidad Nacional de Rosario, Rosario. María Cristina de los Reyes Mar

gieron como colegios, nos referimos al hecho de que las organizaciones magiste- riales nacieron en el marco de una legisla- ción que de entrada las hizo formar parte del

Amgen apoya con orgullo la iniciativa EmPOWERED to Serve de la American Heart Association.. Comience el programa con una cálida bienvenida y sus