Uso de la ecografía para la detección de anormalidades fetales en bovinos

20 

Texto completo

(1)USO DE LA ECOGRAFÍA PARA LA DETECCIÓN DE ANORMALIDADES FETALES EN BOVINOS Diego Alejandro Sánchez Rincón Estudiante de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Cooperativa de Colombia seccional Ibagué, Colombia. diego.sanchezri@campusucc.edu.co Resumen El procedimiento diagnóstico de imagen como la ecografía se ha utilizado ampliamente en la medicina bovina en las últimas décadas; para comprender los usos de la ultrasonografía resulta elemental conocer los principios básicos de la propagación e interacción de las ondas ultrasónicas con los diferentes tejidos. El presente artículo permite conocer las aplicaciones de la ultrasonografía en Medicina Veterinaria, esto dado por la exactitud en el diagnóstico y por la posibilidad de confirmar la gestación y/o anormalidad que puede presentar en forma temprana. En general la precisión puede realizarse a partir del primer mes de gestación, donde además de observar las vesículas gestacionales se puede visualizar el latido cardiaco del embrión. (Sánchez, 2000). Las anomalías congénitas se distribuyen en todo el mundo y pueden causar el aborto o muerte neonatal dando lugar a considerables pérdidas reproductivas. La ocurrencia de defectos congénitos en el ganado vacuno se estima entre 0,2% y 2% en todo el mundo y el conocimiento que depende de la frecuencia con la que se estudian y se describen las anomalías fetales (Marcolongo, 2010). Aunque las anomalías congénitas pueden ocurrir en forma de brotes, la gran mayoría de los casos se presenta en forma esporádica, y no solo se debe a la participación de agentes infecciosos, a veces pueden involucrar a múltiples etiologías (Pavarini, 2008). Palabras Claves: ecografía, ultrasonografía, bovinos, anomalías fetales. Abstract The diagnostic imaging procedure such as ultrasound has been widely used in bovine medicine in recent decades; To understand the uses of ultrasonography it is elementary to know the basic principles of the propagation and interaction of the ultrasonic waves with the different tissues. The present article allows to know the applications of the ultrasonography in Veterinary Medicine, this given by the accuracy in the diagnosis and by the possibility of confirming the gestation and / or abnormality that can present in an early form. In general the precise diagnosis can be made from the first month of gestation, where in addition to observing the gestational vesicles can be visualized the cardiac beat of the embryo. (Sánchez, 2000). Congenital anomalies are distributed throughout the world and can cause abortion or neonatal death leading to considerable reproductive losses. The occurrence of congenital defects in cattle is estimated between 0.2% and 2% worldwide and the knowledge that depends on the frequency with which fetal anomalies are studied and described (Marcolongo, 2010). Although congenital anomalies can occur in the form of Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(2) outbreaks, the vast majority of cases occur sporadically, and not only due to the involvement of infectious agents, they can sometimes involve multiple etiologies (Pavarini, 2008). Keywords: Ultrasonography, ultrasonography, bovine fetal anomalies. Introducción Con el uso de técnicas de ecografía se puede obtener una precisión de más del 99%, permitiendo así la rápida identificación de los problemas reproductivos. Generalmente, dos factores afectan a la velocidad con la que pueden llevarse a cabo los exámenes ultrasónicos en una explotación de vacuno lechero: la experiencia del operario y la disponibilidad y la sujeción de los animales. Cuando se optimizan ambos factores, la velocidad de la ecografía puede aproximarse a la de la palpación rectal, al tiempo que supera a ésta en cuanto a la información que puede obtenerse de cada animal. La principal ventaja del escaneado es que puede proporcionar un diagnóstico preciso antes que la palpación rectal (INTERVET, 2007) Es muy importante para el profesional, demostrar las ventajas en la aplicación de la Ecografía en los animales de interés productivo. (Bellenda, 2016) Entre las ventajas de la ecografía para el diagnóstico de gestación destaca la precocidad, la seguridad en el diagnóstico de preñez gemelar y la posibilidad de estimar la viabilidad embrionaria. El diagnóstico de gestación por ecografía permite el reconocimiento temprano y seguro este estado con reflejos económicas positivos e inmediatos (Neves, 1991). La utilización del ecógrafo en reproducción bovina es cada día más empleada por el clínico veterinario y más demandada por el ganadero. Su aplicación ha venido a confirmar o desmentir las apreciaciones hechas con el tacto rectal. Se ha sumado al subjetivo sentido del tacto, el más objetivo sentido de la vista para conseguir un diagnóstico más certero. (Rupérez, 2004) Desde la unión óvulo-espermatozoide, el organismo en formación puede ser agredido por agentes teratógenos genéticos y ambientales y nacer con una malformación congénita. (Rojas Lleonart, 2010) La medición del feto o fotometría a través de los diámetros corporal y biparietal, permiten estimar la edad fetal; y es así como se han confeccionado curvas de crecimiento fetal e identificar en caso de anomalías fetales (Sánchez, 2000). La ecografía es un método de diagnóstico que puede detectar la preñez temprana, evaluar la edad gestacional, ciertas anormalidades que pueden ocurrir durante la preñez como el desarrollo y la anatomía fetal, así como gestación de gemelos (TOTEY, 1991). Durante el examen de ultrasonido para la preñez, y especialmente cuando se determina el sexo del feto, es muy importante asegurar que el feto es viable y su apariencia es normal. Aunque los defectos siguientes son raros, es importante poder reconocerlos: gemelos siameses; Schistosomus reflexus; Globosus amorfo. Finalmente, ciertos defectos adquiridos o congénitos pueden ser notados durante el examen de ultrasonido en un feto más viejo. Entre estos, vale la pena mencionar la hidrocefalia, la ascitis fetal y el derrame pericárdico. Estas condiciones tienen un pronóstico muy pobre para la supervivencia fetal. Antes de proponer la terminación de la preñez en las vacas que presentan estas anomalías, es esencial que el veterinario haga un examen ultrasonográfico cuidadoso utilizando más de una vista y repita el escáner más de una vez para confirmar su diagnóstico definitivo (DesCôteaux, 2006).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(3) Ultrasonografía La ultrasonografía es un método diagnóstico de aplicación a campo, rápido y eficiente. La información que brinda su uso en ginecología bovina resulta ser una herramienta útil para la toma de decisiones de manejo en los rodeos tanto lecheros como de carne contribuyendo a mejorar la eficiencia de los establecimientos (Boyezuk, 2013). Las ondas de ultrasonido son inaudibles para el oído humano y operan en frecuencias de 1 a 10 megaherts (MHz). Dos tipos de ultrasonido son empleados en medicina veterinaria y humana: el fenómeno Doppler y el principio pulso-eco (Hafez & Hafez, 2000). Un escáner de ultrasonidos consta a grandes rasgos de dos elementos: Consola y transductor o sonda. En la consola se encuentran el monitor, los mandos y el teclado. Además, en su interior, están los mecanismos necesarios que transforman las señales eléctricas provenientes del transductor en imágenes visualizables en la pantalla del monitor. El transductor o sonda es la parte que se aplica al paciente y en su interior hay una serie de cristales piezoeléctricos capaces de vibrar al ser estimulados eléctricamente y emitir ondas ultrasónicas inaudibles al oído humano. Los ultrasonidos en su paso por los tejidos producen unos ecos que de nuevo son recogidos por el transductor, estos ecos comprimen y expanden los cristales del transductor. produciendo unas señales eléctricas que son enviadas a la consola, donde son amplificadas y convertidas en imágenes en tiempo real (Rupérez, 2004). El mecanismo utiliza ondas de ultrasonido (sonido de alta frecuencia) que son emitidos a través de cristales piezoeléctricos, y esas ondas que penetran en los tejidos, son devueltas como ecos, los cuales son captados por el mismo cristal, y transformados en la pantalla en puntos de brillo (Modo B). Esos puntos serán tanto más brillantes cuanto mayor sea la reflexión por parte del tejido, y así, cada tejido tiene su estructura más o menos ecogénica, denominándose hiper, hipo o anecogénica, según la cantidad de ecos que reflejan. Se presentan en una escala de grises, desde el negro (anecogénico) como los líquidos límpidos, hasta el blanco (hiperecogénico) como la compacta de los huesos, que reflejan todos los ecos y pueden dar imágenes "en espejo" y otros "artefactos" (imágenes que no son reales) (Bellenda, 2016). Esos puntos serán tanto más brillantes cuanto mayor sea la reflexión por parte del tejido, y así, cada tejido tiene su estructura más o menos ecogénica, denominándose hiper, hipo o anecogénica, según la cantidad de ecos que reflejan. Se presentan en una escala de grises, desde el negro (anecogénico) como los líquidos límpidos, hasta el blanco (hiperecogénico) como la compacta de los huesos, que reflejan todos los ecos y pueden dar imágenes "en espejo" y otros "artefactos" (imágenes que no son reales) (Bellenda, 2016). El poder de resolución del equipo depende de la frecuencia de las ondas de sonido. Frecuencias altas (7,5 MHz) muestran una imagen con mejor detalle, pero las ondas de ultrasonido tienen poca capacidad de penetración (se usan comúnmente en la clínica de pequeños animales), mientras que frecuencias más bajas proveen mayor penetración a expensas de la resolución (para evaluar estructuras grandes como fetos en especies mayores) (Sánchez, 2000).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(4) Para el examen ecográfico veterinario se utilizan transductores con tres tipos de frecuencias. La primera es frecuencia de 3 a 3.5 MHz, la calidad de la imagen generada no es adecuada para observar al embrión temprano ni para observar pequeñas vesículas foliculares en los ovarios. Para observar estas imágenes es esencial el utilizar una frecuencia más elevada, por lo menos de 5 MHz. Para mejorar aún más la calidad de la imagen, es mejor utilizar un transductor con una frecuencia de 7.5MHz. Con una frecuencia de 3 a 3.5 MHz, la penetración es de 12 a 15 cm o más. Esta frecuencia puede ser utilizada para observar gestaciones más avanzadas o bien condiciones patológicas tales como piometra o fetos macerados/ momificados (Garcia & Mazzucchelli, 2010).. Figura1. Ultrasonografía en un bovino. Disponible internet. Preñez Entre los usos más importantes de la ultrasonografía es la determinación precoz de preñez, el seguimiento del desarrollo embrionario para detectar anormalidades del feto, su muerte o el sexado fetal entre los días 58 y 100 de gestación. Además de ayudar a determinar la edad del feto, el latido del corazón puede ser utilizado para determinar la viabilidad del embrión y la mortalidad. (Beal et al., 1992) informó que la mortalidad embrionaria fue mayor entre los días 25 y 45 (6,5%) que entre el día 45 y 65 (1,5%). Estos resultados indican que la ecografía permite determinar la presencia y la viabilidad de un embrión ya en el día 22 (Lopez, 2011). Los cambios de textura dentro de la placenta también pueden detectarse ultrasonográficamente, ya partir de las 8 semanas de preñez en adelante es posible identificar los cambios molares dentro del saco gestacional (Neill, 2006). A partir del día 15 de preñez, la vesícula embrionaria del bovino será un tubo delgado como un hilo en el lumen uterino. En el día 20 se extenderá desde la punta de un cuerno del útero hasta el otro y tendrá una longitud total de hasta 1 metro. Hasta el día 25, el diámetro de la sección transversal de los vasos alanto-coriónico y amniótico es todavía tan pequeño que sólo se puede detectar una vesícula embrionaria llena de líquido utilizando una ultrasonografía de frecuencia mayor de 5 MHz o más. A partir del día 25, la cantidad de líquido en la vesícula alantocoriónica aumenta ligeramente de manera que el diámetro transversal del embrión se convierte en considerablemente más grande (Kahn, 2004).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(5) Con el ecógrafo se diagnostican gestaciones de veinte días y menos, sin embargo, no es muy aconsejable hacerlo por debajo de los veintisiete días y si no se tiene mucha experiencia, no ha de hacerse antes de los treinta días. La imagen que se aprecia en el monitor es la de unas zonas negras (anecogénicas) dentro del útero, que corresponden al líquido amniótico y alantoideo. A los veintisiete días y a veces antes, si se busca detenidamente, ya se distingue el embrión, que se ve en la pantalla como un punto blanco dentro de la zona negra de líquido. Entre los treinta y treinta y cinco días empieza a observarse el latido cardiaco. El líquido alantoideo aumenta bastante a partir del día veintiocho, extendiéndose por todo el cuerno uterino gestante. La membrana del amnios se aprecia con claridad a la ecografía a partir del día treinta y cuatro (Bellenda, 2016). Se ha descrito la aparición de conceptus bovinos cuando se examina con ecografía de los días 20 al 60 de gestación. El embrión propiamente dicho se detecta por primera vez visualizando la vesícula amniótica en el día 20. Se ha descrito de 3,5 mm de longitud. Al día 60, el embrión habría crecido hasta 66,1 mm. Entre los días 28 y 31, los capullos del antebrazo se hicieron visibles, y los capullos del miembro posterior fueron visibles aproximadamente 2 días después. Los movimientos de la cabeza y los pies fetales se detectaron por primera vez entre los días 42 y 50. Las costillas se visualizaron a partir de los días 51 a 55. Los placentomas se visualizaron primero entre los días 33 y 38 En el área del embrión y pudo ser visto a través del cuerno uterino por el día 60 (Youngquist & Threlfall, 2007).. Tabla 1. Día de la primera detección de características identificables mediante ultrasonografía del producto de la concepción bovina (INTERVET, 2007). Otros usos de la ecografía en la preñez son diagnosticar anomalías de la placenta que pueden tener consecuencias clínicas al momento del parto, como la inserción vellosa del cordón umbilical, la placenta circunvalada y la placenta previa. También se puede utilizar para evaluar la profundidad de la invasión de las vellosidades, porque en los casos de placenta accreta la interfaz decidual entre la placenta y el miometrio está ausente (Neill, 2006).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(6) Figura 2. Ultrasonografía día 38 de preñez (DesCôteaux & Gnemmi, 2010). La magnitud de los efectos del estrés calórico en la tasa de preñez se relaciona con el grado de hipertermia. La probabilidad de que la inseminación u otro tipo de monta resultan en un embrión viable disminuye a medida que aumenta la temperatura corporal (Pires, Ferreira, & Santurino, 2002). Anormalidades fetales En general, las primeras pérdidas fetales pueden ser el resultado de anormalidades del embrión o su placenta, las alteraciones en el medio ambiente en el útero materno, o interacciones maternofetal. En las preñeces concebidas en monta natural, las anomalías fetale son una de las principales causas de pérdida de preñez (Hill, 2000). Se plantea que la incidencia de las malformaciones congénitas en los animales es relativamente baja, entre 0,5-1,5%, pero llama la atención que cuando leemos investigaciones sobre una malformación especifica en una región dada, los resultados casi siempre muestran una incidencia superior, lo que se debe a que tanto las de etiología por agentes teratógenos genéticos, como ambientales en una raza, línea filial, área geográfica, en un momento determinado, presentan un clímax en su presentación(Allaire F R, 1982). El desarrollo embrionario y fetal es el resultado de una serie compleja de eventos bien orquestados. Cuando se logra adecuadamente, el resultado es un recién nacido sano. Los errores en los pasos secuenciales del desarrollo pueden ser seguidos por pérdida embrionaria, muerte fetal, momificación fetal, aborto, muerte fetal, nacimiento de recién nacidos no viables o nacimiento de descendientes viables con defectos. Cuando una disrupción del desarrollo produce una desviación de lo normal que está presente o aparente al nacer, se dice que el defecto es congénito. Otros defectos del desarrollo pueden no aparecer hasta más adelante en la vida, y aunque el evento disruptivo ocurrió antes del nacimiento, el defecto no está estrictamente clasificado como congénito. Aunque el evento Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(7) o agente que resulta en un desarrollo alterado permanece indefinido para muchas condiciones congénitas reconocibles, los avances tecnológicos en el campo de la teratología han identificado un número creciente de agentes genéticos, ambientales e infecciosos específicos como determinantes etiológicos de ciertos casos de desarrollo fetal defectuoso (Allen, 2015): Defectos congénitos: Amelia, artrogriposis, atresia, brachygnathia, campylognathia, cheiloschisis, criptorquidia, hemimelia, hernia, hidranencefalia, hidrocefalia, cifosis, microophthalmia, palatosquisis, perosomus, polidactilia, porencefalia, prognathia, schistosomia, escoliosis, sindactilia, toracosquisis. Trastornos congénitos con base molecular conocidos: Artrogriposis múltiple (razas Angus, Angus-influida), Síndrome de Brachyspina (Holstein), Síndrome de Chédiak-Higashi, Malformación vertebral compleja (Holstein), citrullinemia, La deficiencia de sintetasa uridina monofosfato (Holstein), Síndrome de Ehlers-Danlos (II, V), Enfermedad de almacenamiento de glucógeno, Goiter, familiar (Holstein), Deficiencia de adhesión de leucocitos, Α-Mannosidosis, Manosidosis, Enfermedad de orina de jarabe de arce, hipertrofia muscular (Shorthorn, Maine-Anjou), hipoplasia pulmonar con anasarca (Shorthorn), Mieloencefalopatía progresiva degenerativa (Pardo Suizo), Protoporfiria, Atrofia muscular espinal (Brown Swiss), Sindactilia (Holstein, Angus), Hemimelia tibial (Shorthorn, Maine-Anjou). Agentes infecciosos: Pestivirus DVB (hipoplasia cerebelosa, braquignatia, alopecia, defectos oculares, hidrocefalia interna e inmunocompetencia deteriorada). El análisis anatomopatológico detectó 14/26 fetos (53,8%) con lesiones inflamatorias localizadas principalmente en encéfalo, corazón, pulmones, hígado, placenta y músculo esquelético. En 2/26 fetos (7,7%) se registró degeneración grasa hepática. Un caso correspondió a gemelos unidos (onfalotoracópagos). En 9/26 fetos (38,4%) no se evidenciaron lesiones macro o microscópicas (Lertora, 2012).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(8) Tabla 2. Hallazgos encontrados en fetos y órganos fetales en Argentina (Lertora, 2012) Un brote de abortos con malformaciones fetales en el ganado vacuno, que se caracterizan por la escoliosis, agnatia, prognatia, microcefalia, artrogriposis y enanismo fue descrito en 1991 en Rio Grande do Sul, asociada a la infección con la lengua azul (Riet & Schild, 2007). Varias malformaciones congénitas o hereditarias esporádicos que afectan principalmente al sistema nervioso central (SNC) y el sistema músculo-esquelético, la piel, los ojos y los sistemas hematopoyético y digestivo se han descrito en el ganado vacuno, búfalos, ovejas y cabras en algunas regiones de Brasil (Guedes, 2006). Las malformaciones congénitas son las anomalías estructurales y funcionales de los tejidos, órganos y / o sistemas que pueden ocurrir en etapas de embrionarios o fetales todas las especies de animales. Ellos pueden ser heredadas o causadas por agentes infecciosos, plantas tóxicas, productos químicos, la agresión física o deficiencias nutricionales. Además, muchos defectos ocurren de forma esporádica, sin estar asociado con una causa específica (Radostis, 2007). Hidrocefalia La hidrocefalia es una patología cuya incidencia en el ganado vacuno es de aproximadamente 1.5 casos por cada mil partos. Se define como el acúmulo patológico de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos cerebrales (hidrocefalia no comunicante) o conjuntamente en los ventrículos y en el espacio subaracnoideo (hidrocefalia comunicante). Como consecuencia se produce un aumento de la presión intracraneal que origina atrofia por presión de las estructuras nerviosas, unido al aumento de tamaño de la bóveda craneal como compensación (Ámez, 2011). Resultado de una herencia autosómica recesiva, Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(9) semiletal, que dificulta el parto y donde generalmente debe aplicarse la fetotomía (Brito, 2001) Entre las causas que pueden conducir a estas alteraciones se encuentran ciertas anomalías cromosómicas con herencia autosómica recesiva, infecciones virales del feto (Diarrea Vírica Bovina y Virus de Akabane) y defectos carenciales de vitamina A. (Plumé, D Lavilla M., & E, 2012). Figura 3. Imagen de ultrasonido de un feto hidrocefálico bovino (sonda 5 Mhz, profundidad 8 cm). Obsérvese la acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo dentro del sistema ventricular cerebral de este feto de 90 días. 1 cuello, 2 mandíbula, 3 cerebro (DesCôteaux & Gnemmi, 2010). Las contracturas musculares letales, se caracterizan porque los animales presentan un cuadro en el que se afectan las extremidades posteriores en primer lugar y consecutivamente las anteriores, llegando a dañar el cuello con tortícolis; en estos casos el parto resulta difícil y generalmente las crías mueren al nacer. La herencia es recesiva letal (Pascual, Pulgarón, & Castellano, 2000). Schistosomus reflexus Schistosomus reflexus o Schistosoma reflexus es un término de origen griego y no es más que un monstruo fetal con el abdomen hendido. A esta monstruosidad fetal se la describe como un severo defecto, caracterizado por retroflexión máxima de la columna vertebral, con hendidura toracoabdominal y eventración de las vísceras, de causa desconocida (Kipouridis & Karagiannidis, 2001). El principal defecto está en el esqueleto, con angulación aguda de la columna vertebral del feto, lo que causa la aproximación dorsal de la cabeza a la cola. Las cavidades torácica y abdominal están incompletas en la parte ventral, de manera que Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(10) las vísceras quedan expuestas (Laughton, Fisher, Halina, & Partlow, 2005). Esta patología está descripta en rumiantes y en porcinos (Kipouridis & Karagiannidis, 2001). En Schistosomia reflexus, si el feto se presenta con sus vísceras expuestas, los órganos fetales pueden ser removidos después de un examen exhaustivo para asegurar que la ruptura del útero no ha dado como resultado el prolapso de los órganos maternos. Se intenta rodear al feto con el alambre de sierra y dividir el tronco cerca del punto de desviación. Frecuentemente las porciones pueden entonces ser entregadas. Si no, pueden ser reducidos en tamaño por otras divisiones. Frecuentemente se producen fragmentos óseos afilados, y el canal de parto de la presa debe protegerse cuando se entregan los segmentos fetales. Algunos fetos anormales se presentan con tres o más extremidades y la cabeza en la pelvis materna. En estos casos, se intenta amputar la extremidad más accesible de la manera más expedita, seguida por otra sección del feto a discreción del clínico (Youngquist & Threlfall, 2007). El principal defecto son las angulaciones agudas de la columna vertebral, de modo que la cola se encuentra cerca de la cabeza y el defecto principal está en el esqueleto (Peter, 2004). Esta es un tipo de malformación congénita fatal del feto bovino que se encuentra en el ganado lechero en todo el mundo. Sus características definitorias incluyen la inversión espinal ya sea dorsiflexión o retroflexión de la columna vertebral con o sin anquilosis, contracturas articulares o anquilosis de las extremidades y exposición de vísceras abdominales y torácicas debido a forma severa de hernia abdominal o fisuras en la pared abdominal ventral o midventral (Jana, 2013). Las túnicas torácica y abdominal están ausentes o incompletas exponiendo ventralmente el contenido visceral. Es una anomalía congénita mayor que ocurre durante el desarrollo embrionario (Azawi, 2012).. Mortalidad Embrionaria La mortalidad embrionaria es considerada la principal causa responsable por el aumento en el intervalo entre partos en los bovinos. La mayoría de las muertes embrionarias ocurre durante el periodo embrionario de la gestación (< 45 d) tanto en bovinos de carne como de leche (Sreenan, 2001), y conforme la mayoría de las muertes embrionarias ocurre en los primeros días después de la fecundación y durante el proceso de implantación (Wathes, 1992). Varios factores que pueden estar involucrados con la falla en la fecundación o mortalidad embrionaria/fetal en bovinos. Problemas de fecundación o abortos pueden ser causados por enfermedades infecciosas, o infecciones localizadas y restrictas a órganos específicos tales como útero, o glándula mamaria. Causas no infecciosas, sin embargo, probablemente contribuye para la mayoría de las pérdidas. Algunas de esas causas son anormalidades cromosómicas, factores externos (por ejemplo, estrés, productos tóxicos, teratogénicos o abortivos y nutrición) y factores maternos (por ejemplo, desequilibrio hormonal, lactación y edad) (Sartori, 2011).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(11) Figura 4. Muerte embrionaria de 43 días después de la inseminación. El corazón del embrión ha dejado de latir (Kahn, 2004).. Figura 5. Preñez anormal 38 días después de la inseminación. Indicaciones de la inminente muerte embrionaria son la pequeña cantidad de líquido embrionario y el pequeño tamaño del embrión (Kahn, 2004).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(12) Figura 6. Imagen del material floculante en los fluidos de la preñez y de la degradación del feto muerto. A la palpación todavía habría signos cardinales de la preñez, incluyendo un deslizamiento de la membrana (Terzano, 2012). Maceración fetal Puede ocurrir en cualquier etapa de la gestación, aunque usualmente se nota solo después de que la calcificación fetal ha comenzado (Youngquist & Threlfall, 2007).. Figura 7. Imagen de un feto macerado en una vaca. El líquido alantoideo (AI) es hipoecoico (Kahn, 2004).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(13) Figura 8. Comparación del desarrollo de fetos NT no viables (a-c) y viables (d-f) mediante ultrasonografía transrectal en los días 45 (a y d), 55 y 65. El feto no viable estaba vivo en el día 45 (latido del corazón detectado) y muerto al día 55 (sin latido del corazón). En el Día 65, la ecogenicidad aumentada del líquido amniótico era evidente a medida que el feto degeneraba. Las longitudes de CR (en cm) para los fetos no viables y viables en cada etapa fueron, respectivamente, 3 frente a 2,8, 3,7 frente a 5,7 y 3,7 frente a 7,5 (Hill, 2000). Momificación fetal La muerte del feto seguida de la momificación es uno de los hechos excepcionales en la vaca, esto ocurre en el 4 a 5 meses de gestación, los líquidos fetales se reabsorben progresivamente, el feto se deseca, se impregna de sales calcáreas y se cubre habitualmente de una maza de color parduzco. (Espinoza, 2013) La momificación es evidente entre los 3 y 8 meses de gestación y es caracterizada por la autolisis y reabsorción de fluidos en un ambiente estéril. (Youngquist & Threlfall, 2007). Figura 9. Ultrasonograma de momificación fetal en una vaca 48 días después de la inseminación. La superficie de la momia cerca de la sonda produce una imagen hiperecoica debido a sus componentes óseos. La alta absorción de ultrasonido en esta área impide la representación de estructuras fetales más profundas (Kahn, 2004).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(14) Amorphus Globosus. Figura 10. El amorphus globosus es una estructura esférica de las tres capas germinales básicas cubiertas con piel normal, pigmentada típica de la raza. Este puede causar distocia. (1) Estructura redondeada heterogénea con tejido óseo hiperecogénico. (2) Placentoma (DesCôteaux & Gnemmi, 2010). Freemartinismo Durante la fase embrionaria de los rumiantes se puede generar una anomalía conocida como freemartinismo, a partir del cual se produce una hembra infértil proveniente de gestación gemelar con un macho. El desarrollo de los órganos reproductivos femeninos se ve suprimidos en diferentes grados, dando paso al desarrollo del tracto reproductivo masculino y de un fenotipo generalmente masculinizado (Brace & Peters, 2008). Requiere tomarse más tiempo al hacer la ecografía y ello es más fácil cuanto más temprano en la gestión lo diagnostiquemos. Puede ser de interés sexar los dos fetos por el fenómeno del freemartinismo. (Rupérez, 2004) Los individuos freemartin son el resultado de la anastomosis de los vasos placentarios, que conlleva a una circulación común entre los embriones que permite que la diferenciación sexual del macho, anterior a la de la hembra, interfiera con el desarrollo normal del tracto reproductivo de ésta (Moncaleano, 2006). Para que se genere freemartinismo en los bovinos son necesarios diversos sucesos. Primero que dos óvulos sean fertilizados generando gemelos dicigotos; segundo, que uno de los embriones sea homogamético (XX) y el otro heterogamético (XY), y por último que se produzca fusión placentaria durante la gestación temprana, llevando a la anastomosis de vasos sanguíneos corio-alantoideos, entre los dos embriones (Hunter, 1995). Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(15) En más del 80% de los casos, los animales normales y freemartin pueden ser diferenciados con base en los hallazgos de un examen clínico mediante palpación rectal. Sin embargo, la gran variabilidad en la estructura anatómica del tracto reproductivo de las hembras freemartin, que puede ir desde un fenotipo femenino de conformación corporal aparentemente normal, con una vagina ciega o un poco más corta de lo normal, estructuras uterinas y ovarios, hasta acercarse a un fenotipo totalmente masculino con presencia de prepucio primordial, hemipene o testículos (Peretti, 2008). Ascitis Fetal y Derrame Pericardico El corazón está parcialmente rodeado por una membrana serosa llamada pericardio y crea una cavidad cerrada llamada espacio pericárdico que contiene una pequeña cantidad de líquido para la lubricación. El pericardio se divide en una parte fibrosa externa y una parte serosa interior. El pericardio fibroso es un saco delgado que cubre la mayor parte del corazón. La superficie externa del pericardio fibroso está cubierta por la pleura mediastinal pericárdica que se convierte en ligamento esternopericárdico en el ápice cardíaco. La base del pericardio fibroso continúa en grandes arterias y venas que salen y entran en el corazón. El pericardio seroso forma una cobertura continua del corazón y la superficie interna del pericardio fibroso. La capa parietal es una lámina de células mesoteliales continúas fusionadas al pericardio fibroso. La capa visceral cubre el corazón y forma el epicardio. La cavidad pericárdica es el espacio entre las capas parietal y visceral del pericardio seroso (Athar, 2012). Figura 11. Ultrasonogramas de ascitis fetales y derrame pericárdico en un feto de 100 días (sonda 5 MHz, profundidad 10 cm). Obsérvese acumulación anormal de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico) (A y B) y en la cavidad abdominal (ascitis) (a y C), lo que permite una fácil identificación del contorno de los órganos. La causa de esta condición es a menudo no diagnosticada, pero a menudo es fatal para el feto. 1 Corazón, 2 Hígado, 3 Placentoma, 4 Ombligo (DesCôteaux & Gnemmi, 2010).. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(16) Gemelos Los factores nutricionales que pueden estar involucrados incluyen exceso de proteínas de la dieta o nitrógeno no proteico y deficiencia de selenio o yodo. Los embarazos gemelares se asocian con una menor duración de la gestación y una mayor tasa de (Andrews, 2004). Figura 12. Imagen ultrasonográfica de un feto de dos cabezas de 64 días (sonda 6MH, profundidad 6cm). Tenga en cuenta que la columna cervical se divide en dos partes de las primeras vértebras torácicas. 1 Cabeza, 2 Cabeza, 3, Base del cuello, 4. Placentoma (DesCôteaux & Gnemmi, 2010). Las anomalías congénitas, como la diprosopia, pueden venir acompañadas de otros cambios como: ducto arterioso persistente ó patente y fallas en el cierre del agujero oval con persistencia de la fosa y anillo oval, lo que reduce aún más la probabilidad de vida del individuo debido a las complicaciones secundarias fisiopatológicas, como escaso desarrollo somático e infecciones sistémicas (Vale, 2004). Hidropesias Las membranas fetales son dos sacos alargados, llenos de líquido, que rodean al feto, protegiéndolo. Se denominan bolsa amniótica y bolsa alantoidea. La primera posee una pared más resistente que la segunda, un color blanco azulado y contiene el líquido amniótico -de consistencia viscosa- el cual está en contacto con el feto (Allassia, 2013). Su volumen puede alcanzar los cinco litros. El saco alantoideo rodea al anterior, posee una pared más delgada, contiene un líquido amarrillo ámbar, de consistencia acuosa, alcanzando un volumen mayor (15 a 20 litros) (Grunert & Ebert, 1990). Las hidropesías uterinas son alteraciones de presentación esporádica, poco frecuentes, con una tasa de aparición de un caso cada 7.500 partos (0,13‰) (Villarroel Neri, Elvira Partida, & Pérez Villalobos, 2009) El hidroalantoides es la alteración hidrópica más común (85 - 90%), Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(17) presentándose el hidroamnios con menor frecuencia (5 - 10%). Además, existen casos en los cuales los fluidos excesivos de líquidos fetales pueden acumularse en ambos sacos (Allassia, 2013) Diagnóstico de reabsorción En la reabsorción se observan menos líquidos fetales, falla de viabilidad, rotura de membranas fetales y granos ecogénicos (blancos) en la imagen flotando dentro del líquido, que corresponden a partes de las membranas y del feto. Según distintas fuentes, la reabsorción se da en tasas de alrededor del 6 por 100, revisando las vacas por ecografía del día veintisiete al noventa. Puesto que la reabsorción se da más en estadios tempranos, cuanto más bajemos en el tiempo de diagnóstico de gestación, más reabsorciones diagnosticamos en vacas previamente diagnosticadas como preñadas. (Rupérez, 2004) Conclusiones La frecuencia de presentación de los casos de anormalidades congénitas en fetos y neonatos bovinos es baja y que a pesar que las causas de estas anormalidades pueden ser de origen genético, ambiental (plantas, tóxicos, drogas) o infeccioso (VDVB), las mismas escapan de la capacidad diagnóstica de rutina. (Morrell E, 2006) Las anomalías fetales raras como el schistosomus reflexus, las múltiples cabezas, la ascitis fetal y la artrogriposis extrema son devastadoras si se les permite pasar al término. El ultrasonido, particularmente en el estadio para el sexo fetal, a menudo puede identificar estas anomalías mucho antes. Podría especularse que una falla prematura del reconocimiento materno hacia el feto defectuoso habría evitado la expulsión temprana de los mismos. De la misma forma, se podría asumir que las malformaciones congénitas son más frecuentes en los rodeos para carne; sin embargo, está comprobado que las mismas se relacionan principalmente a factores raciales. (Morrell E, 2006) La Ultrasonografía o Ecografía ha resultado en los últimos tiempos, una herramienta de gran ayuda al veterinario, ya que es una técnica no invasiva ni cruenta, mediante la cual se puede optimizar y mejorar la evaluación de los eventos reproductivos en los animales de interés productivo. El uso efectivo de la ecografía puede mejorar la eficiencia reproductiva y la rentabilidad general de todos los hatos y establecimientos ganaderos. La detección temprana de anomalías le permite al productor tomar decisiones acerca del futuro productivo y reproductivo del animal. El ecografista debe familiarizarse con las distintas imágenes ecográficas del feto y saber en qué zona está dando el corte ecográfico. La cabeza, el palpitar cardiaco y el cordón umbilical son las estructuras de referencia para saber la situación del feto. La zona del cordón umbilical y la de la cola son las zonas de diagnóstico para visualizar el TG. (Rupérez, 2004). Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(18) La capacitación pertinente de veterinarios y criadores sobre las anormalidades fetales brinda las herramientas que les hará posible encararlas con un mínimo de conocimientos y que les permitirá considerarlas como patologías, describirlas y asentarlas en un registro, lo que indicará que se están considerando en las crías y se lucha por su disminución y erradicación. (Lleonart, 2010) En las granjas donde se emplean sementales que no han sido sometidos a pruebas de comportamiento y progenie, se presentan con relativa frecuencia nacimientos de animales con malformaciones congénitas, que cuando asientan a nivel de la cabeza y extremidades, resultan en muchos casos, incompatibles con la vida. (Reyes, 2010) Se han empleado técnicas de diagnóstico por imagen que pueden resultar de ayuda en la comprensión de los procesos patológicos en la especie bovina, teniendo en cuenta el escaso número de referencias bibliográficas existentes al respecto en la actualidad. (Ámez, 2011) BIBLIOGRAFIA 1. Allaire F R, L. J. (1982). Estimado de la frecuencia de genes recesivos fundamentados en genotipos de ascendientes conocidos. Tour Science, 396-403. 2. Allassia, M. A. (2013). Lesiones fetales compatibles con DVB en un caso de hidropesía de las membranas fetales. XIV Jornadas de Divulgación TécnicoCientíficas, 1-2. 3. Allen, D. (1 de 10 de 2015). The Merck Veterinary Manual. Obtenido de Merck Vet Manual: http://www.merckvetmanual.com/mvm/generalized_conditions/congenital_and_inh erited_anomalies/overview_of_congenital_and_inherited_anomalies.html 4. Ámez, E. A. (2011). Hidrocefalia en la especie bovina: a propósito de un caso clínico. Reduca (Recursos Educativos), 69-70. 5. Andrews, A. (2004). Bovine Medicine Diseases and Husbandry of Cattle. Oxford: Blackwell Science.. 6. Athar, H. (2012). Pericarditis in Bovines- A Review. International Journal of Advanced Veterinary Science and Technology, 19-27. 7. Azawi, O. (2012). Schistosomus reflexus foetus in cross breed Iraqi cow: a case report . Iraqi Journal of Veterinary Sciences,, 103-104. 8. Bellenda, O. G. (24 de 12 de 2016). EL ULTRASONIDO o ECOGRAFIA APLICADOS EN LA REPRODUCCIÓN ANIMAL. Obtenido de www.ecografiavet.com/: http://www.ecografiavet.com/pdf/Ecografia_en_Vacas_y_Yeguas.pdf 9. Boyezuk, D. A. (2013). Ecografia Reproductiva : Precocidad diagnostica en nuestros establecimientos Ganaderos. Universidad Nacional de la Plata, 1-3. 10. Brace, M. O.-S. (2008). Sex chromosome chimerism and the freemartin syndrome in Rideau Arcott sheep. Cytogenet Genome Res. 120, 132-139. 11. Brito, R. (2001). Anomalías Congénitas en: Patología de la reproducción Animal . Ed. Félix Varela. La Habana, 124-131. 12. DesCôteaux, L. (15 de 10 de 2006). IVIS. Obtenido de IVIS: http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.573.3384&rep=rep1&typ e=pdf. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(19) 13. DesCôteaux, L., & Gnemmi, G. (2010). Practical Atlas of Ruminant and Camelid Reproductive Ultrasonography. Ames: Blackwell Publishing. 14. Espinoza, J. J. (2013). IDENTIFICACIÓN DE LAS PATOLOGIAS DE LOS ÓRGANOS GENITALES DE LAS VACAS FAENADAS EN EL CAMAL FRIGORÍFICO DE LOJA “CAFRILOSA. UNIVERSIDAD NACIONAL DE LOJA , 3859. 15. Garcia, I., & Mazzucchelli, F. (1 de Julio de 2010). Axon Veterinaria. Obtenido de Axon Veterinaria: http://axonveterinaria.net/web_axoncomunicacion/criaysalud/32/cys_32_4853_Ecografia_reproduccion_ganado_vacuno_extensivo_lidia.pdf 16. Guedes, K. (2006). Degeneração esponjosa no sistema nervoso central de bezerros da raça Sindhi. Pesq Vet Bras, 157-160. 17. Grunert, E., & Ebert, J. (1990). Obstetricia del bovino. Editorial Hemisferio Sur Buenos Aires, 1-3. 18. Hafez, E., & Hafez, B. (2000). Reproduction in farm animals. Kiawah Island: Lippincott Williams & Wilkins. 19. Hill, J. (2000). Evidence for Placental Abnormality as the Major Cause of Mortality in FirstTrimester Somatic Cell Cloned Bovine Fetuses. BIOLOGY OF REPRODUCTION, 1787-1794. 20. Hunter, R. (1995). Sex determination differentiation and intersexuality in placental mammals. Cambridge. University press., 267-269. 21. INTERVET. (2007). Compendium de Reproducción Animal . Sinervia : Intervet Internacional bv. 22. Jana, D. (2013). STUDIES ON SCHISTOSOMUS REFLEXUS IN INDIGENOUS CATTLE IN TROPICAL WEST BENGAL, INDIA. Explor. Anim. Med. Res.,, 74-77. 23. Kahn, W. (2004). VEterinary reproductive ultrasonography. Hannover: Die DeutKbe Blbllothck. 24. Kipouridis, K., & Karagiannidis, A. (2001). The occurrence of Schistosomus reflexus in bovine dystocia. J Hell Vet Med Soc. 52, 264-266. 25. Laughton, K., Fisher, K., Halina, W., & Partlow, G. (2005). Schistosomus reflexus syndrome: a heritable defect in ruminants. Anat Histol Embryol. 34, 312-318.. 26. Lertora, W. (2012). Hallazgos anatomopatológicos en fetos y neonatos bovinos del nordeste argentino. Rev Vet, 126-129. 27. Lleonart, I. R. (2010). Malformaciones congénitas: consideraciones sobre su presentación fenotípica. REDVET. 2010 Volumen 11 Número 04, 1-13. 28. Lopez, R. (2011). Ultrasonografia aplicada a la reproducción bovina. Cuenca: Universidad de Cuenca . 29. Marcolongo, C. (2010). Defeitos congênitos diagnosticados em ruminantes na Região Sul do Rio Grande do Sul. Pesquisa Veterinária Brasileira, 816-826. 30. Moncaleano, J. L. (2006). Quimerismo leucocitario en hembras bovinas nacidas de parto gemelar heterosexual. Orinoquia 10 N° 2, 16-19. 31. Morrell E, M. D. (2006). Malformaciones congénitas en fetos y neonatos bovinos. Conference: 6º Reunión Argentina de Patología Veterinaria (pág. 9). argentina: DOI: 10.13140/2.1.3628.5120. 32. Neill, J. (2006). Knobil and Neill´s Phisiology of Reproduction. St. Louis: Elsevier. 33. Neves, J. P. (1991). DIAGNÓSTICO DE GESTAÇÃO POR ULTRA-SONOGRAFIA. Cienc. Rural vol.21 no.3 Santa Maria Sept./Dec, 397-403. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(20) 34. Pascual, C., Pulgarón, P., & Castellano, M. (2000). Herencia de la salud. En Genética Animal. Ed. Félix Varela. La Habana, 257-287.. 35. Pavarini, S. (2008). Anomalias congênitas em fetos bovinos abortados no Sul do Brasil. Pesq. Vet. Bras, 149-154. 36. Peretti, V. (2008). XX/XY chimerism in cattle: clinical and cytogenetic studies. SexDev, 24-30. 37. Peter, J. (2004). Handbook of veterinary obstetrics. London: Elsevier. 38. Pires, M., Ferreira, A., & Santurino, H. (2002). Taxa de gestação em fêmeas da raça Holandesa confinadas em free stall, no verão e inverno. Arquivo Brasileiro de Medicina Veterinária e Zootecnia, 57-63. 39. Plumé, J., D Lavilla M., G. A., & E, A. A. (2012). Hidrocefalia en una ternera: un caso clinico. Servicio de internos del H.C.V. de la U.C.M., 55-58. 40. Radostis, O. (2007). Veterinary Medicine: A textbook of the diseases of cattle, horses, sheep, pigs and goats. Philadelphia: Saunders Elsevier. 41. Reyes, I. P. (2010). Malformaciones congénitas. Arch. Zootec., 601-604. 42. Riet, F., & Schild, A. (2007). DOENÇAS DE RUMINANTES E EQÜINOS. Santamaria: Palloti. 43. Rupérez, R. (2004). APLICACIÓN DE LA ECOGRAFÍA EN LA REPRODUCCIÓN BOVINA. Artículos del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires., 14. 44. Sánchez, A. E. (2000). Ultrasonografía en reproducción animal. Revista Tecno Vet Vol. 6, No. 1 (2000), 1-5. 45. Sartori, R. (2011). MORTALIDAD EMBRIONARIA EN BOVINOS LECHEROS. Embrapa Recursos Genéticos e Biotecnologia, Brasília, DF, Brasil, 1-7. 46. Sreenan, D. M. (2001). Embryo survival rate in cattle: a major limitation to the achievement of high fertility. Fertility in the high producing dairy cow. 26 Occ Publ Br Soc Anim Sci, 93-104. 47. Terzano, G. (2012). Ultrasonography and Reproduction in Buffalo. Journal of Buffalo Science, , 163-173. 48. TOTEY, S. S. (1991). Ultrasonography for detection of early pregnancy following embryo transfer in unknown breed of Bos indicus cows. Theriogenology v. 35, n. 3, 487-497. 49. Villarroel Neri, R., Elvira Partida, L., & Pérez Villalobos, N. (2009). Hidroamnios asociado a la intoxicación por plantas en una finca de Ganado de Lidia de la región de Castilla la Mancha. XIV Congreso Internacional Anembe de Medicina Bovina, 50-62. 50. Wathes, D. (1992). Embryonic mortality and the uterine environment. J Endocrinol: 140, 321-325. 51. Youngquist, R., & Threlfall, W. (2007). Current Therapy in large animal theriogenology 2. St. Louis: Saunders Elsevier.. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercialCompartirIgual 4.0 Internacional..

(21)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...