Las aves como atractivo turístico: el turismo de observación de aves en Cuba y Mato Grosso do Sul, Brasil

35 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37

ISSN: 2172-8690

Facultad de Turismo. Universidad de Murcia

3

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

LAS AVES COMO ATRACTIVO TURISTICO:

EL TURISMO DE OBSERVACION DE AVES EN

CUBA Y MATO GROSSO DO SUL, BRASIL

BIRDS AS TOURIST ATTRACTION:

BIRDWATCHING TOURISM IN CUBA AND

MATO GROSSO DO SUL, BRAZIL

FREDDY CAMARA GARCIA1

Universidad de La Habana, Cuba EDUARDO SALINAS CHÁVEZ2

Universidade Federal de Mato Grosso do Sul, Brasil NEIVA MARIA ROBALDO GUEDES3

Universidade Anhanguera, MS, Brasil MARTA REGINA DA SILVA MELO4

Universidade Anhanguera, MS. Brasil RICARDO REMOND NOA5

Universidad de La Habana, Cuba

RESUMEN

El art í cul o aborda dos experi enci as de t uri smo de obser vaci ó n de a ves , l a pri mer a en Cuba a escal a naci onal y l a segu nda en el est ado Mat o Gr osso do Sul , en Brasi l . A part i r de l anál i si s de l a i mpor t a nci a econó mi ca del t u ri smo de obser vaci ó n de vi da si l ves t re, se di sc ut en l os concept os de t uri smo de obser vaci ó n de aves y su rel aci ón con el t uri s mo de nat ur al eza y el ecot uri s m o. Para a mbos t er ri t ori os se anal i zan l as caract er í st i cas de l a avi fauna,

Fecha de Recepción: 26 de julio de 2019. Fecha de Aceptación: 2 de diciembre de 2019

1 Doctorando en Geografía, Facultad de Geografía , Universidad de La Habana, Cuba,

E-mail: caliban1969@yahoo.com ORCID: https://orcid.org/0000-0001-8715-0121

2 Profesor Visitante Extranjero, Universidade Federal de Mato Grosso do Sul, Tres Lagoas,

Brasil, E-mail: esalinasc@yahoo.com ORCID: http://orcid.org/0000-0001-5976-0475 3 Professora do Programa de Pós Graduação em Meio Ambiente e Desenvolvimento

Regional, Universidade Anhanguera, Campo Grande, MS, Brasil e Presidente do Instituto Arara Azul, E-mail: guedesneiva@gmail.com ORCID: https://orcid.org/0000-0002-2887-133X

4 Doutoranda em Meio Ambiente e Desenvolvimento Regional, Universidade Anhanguera,

Campo Grande, MS, Brasil, Bolsista da CAPES, Email: martamelors@gmail.com ORCID: https://orcid.org/0000-0002-5025-5912

5 Profesor Titular, Facultad de Geografia , Universidad de La Habana, E-mail:

(2)

su co mposi ci ón, l os hot spot s y especi es de especi al i nt erés, l as i nvest i gaci ones real i zadas sobr e l a mi s ma, l a or gani zaci ón de l a act i vi dad t urí st i ca y l os mercados funda men t al es. Se me nci onan l os cri t eri os orni t ol ógi cos y l o gí st i cos que det e r mi nan el di señ o de l os i t i nerar i os t ur í sti cos para el segment o má s especi al i zado y qu e expl i can l a est andari zaci ón de un mo del o es paci o -t e mporal en C u ba y c ó mo se or gani za es t e t uri smo en Mat o G rosso do S ul , al reded or de e vent os y acci one s hast a ahor a punt ual e s, que l o gran una gra n part i ci paci ón del segment o naci onal en el caso br asi l eño y de l segment o i nt ernaci ona l en el caso cuba no.

P al abras cl aves: A vi f auna, T uri s mo de Obs ervaci ón de a ves, Cu b a, Mat o Gr osso do Sul

AB STR AC T

T he art i cl e di scus ses t wo bi r di n g t our i s m experi ences , t he fi r st i n Cuba on a nat i ona l scal e and t he secon d i n t he st at e of Mat o Gr osso d o S ul , i n Br azi l . Based on t he an al ysi s of t he eco no mi c i mport ance of wi l dl i fe wat chi n g t our i s m, t he concept s of bi rd wat chi n g t our i s m a n d i t s rel at i onshi p wi t h nat ur e t ouri s m a n d ecot ouri s m ar e di scussed. For bot h t er r i t ori es, t he charact eri st i cs of avi fauna , i t s co mposi t i on, hot spot s and spe ci es of speci al i nt erest , t he research car ri ed o ut on i t , t he or ga ni za t i on of t o uri st act i vi t y and t he funda ment al mar ket s are anal yzed . T he orni t hol ogi cal a nd l ogi st i c cri t er i a t hat det ermi ne t he desi gn o f t ouri st i ti nerar i es f or t he most sp eci al i zed se gment ar e me nt i oned, w hi ch expl ai n t he st andardi zat i on of a s pat i al -t e mpor al model i n Cuba and h ow t hi s t ouri sm i s or gani zed i n Mat o Gr osso do S ul , around e vent s an d act i ons t hat so f ar have achi e ved a gr e at part i ci pat i on of t he nat i onal segment i n t h e Brazi l i an case an d t he i nt ernat i onal segme nt i n t he Cuban case.

K ey w ords: Avi f auna, Bi rdwat chi n g t o uri s m, Cuba , Mat o Gross o d o Sul

1. INTRODUCCIÓ N

El pai saje cult ural es el result ado del des arroll o de actividades humanas en un territ orio concret o. S us com ponent es s on el sustrat o natural , la acción hum ana y el conjunt o de actividades des arrol ladas.

(3)

5

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

organi smos patógenos en la guerra bi ol ógi ca (Benítez et al ., 2018).

De variadas form as, t am año, col ores, cantos y com portam ientos , las aves est án present es en el dí a a día de l as personas, t ornándose conocidas y encant adoras . De est a form a, la observación de aves puede ser una herrami ent a importante para t raer de vuel ta a l as personas al cont act o con la nat ural eza, estimul ando l a consciencia de l a conservación por la bi odiversi dad (Gonçal ves y Tol edo 2016; Oppli ger et al, 2016a).

Las experi enci as en la naturalez a de form a general proporci onan benefi cios intangibles a l as personas , com o son: reducción o recuperación del s tress , int egración s oci al, mejoran el buen humor y el bienestar y cont ribu yen a una mejor int egridad fís ica y psi cológi ca (Hausm an et al ., 2017). J untam ent e con los mamí feros t errest res y m ari nos , l as aves son l os animales preferidos para el turis mo de obs ervaci ón de fauna si lvest re

La cons ervaci ón de las aves es im portante por el propio val or de su exist encia, su val or cultural , soci al y ambi ent al . Las aves des empeñan un papel ecológico inestim abl e en la nat ural eza como: polinizadoras, dispersoras de semill as, el control de i ns ect os y pequeños roedores, s on necrófagas , ingeni eras ambi ental es (const ru yendo est ructuras o realizando aberturas o cavidades para s u reproducci ón), y s obre todo por su gran sensi bilidad a pequeños índi ces de cont ami naci ón y polución am bi ent al, siendo excelentes indicadores ambi ent al es y convirtiéndose en especi es bandera para diversos program as de cons ervaci ón (Gwynne et al., 2010).

El des arroll o de l a observación de aves des de un pas ati empo de unos pocos i ndivi duos a m ediados del si glo XIX, a una acti vidad turísti ca organizada y m asi va, en l as últim as décadas del si glo XX, cont ribu ye a l a creación de empl eos, benefi cia a l as economías local es, el eva l os conocimi entos s obre las especi es, im pul sando la conservaci ón de sus hábit ats , de l as á reas natural es prot egidas y de la biodi versi dad en general .

(4)

obs ervaci ón de aves en su m edio natural s e ha convert ido en part e importante de s u ofert a t urí sti ca.

2. DE L A OBSE RVACIÓ N DE VIDA SILVESTRE A L A OBSERVACIÓN DE AVES

Los autores Roe, Leader -Willi ams y Dal al -Cl a yt on (1997, p.4) se refieren al turism o de vida silvest re (wil dli fe tourism en inglés) como:

…… todas las formas y tipos de turismo que envuelven el di sfrut e de l as áreas natural es y l a vida silves tre, pudi endo defini rs e com o el t uri smo que ti ene como obj etivo principal el uso extract ivo o no de l os anim al es salvaj es en condici ones naturales , pudi endo s er m asi vo o no, de bajo o alt o impacto, generar alt os o bajos benefi cios económ i cos, ser sost enibl e o ins ost enible, dom ésti co o i nternacional y di ario o de l arga duración.

Considerando com o uno de los el em entos cent rales de est e concepto el ti po o carácter que p uede ser: extracti vo o contem pl ativo. En el prim ero s e consi deran a la caza y l a pes ca, m ientras que en el s egundo grupo s e inclu yen, l os safaris , l a observaci ón de ball enas, ra yas , tort ugas, m ari pos as o gori las y el buceo con delfines y ti burones, ent re m uchos otros. La obs ervaci ón de l a fauna en sus hábit ats nat ural es es una experiencia ins piradora y m emorable, así com o una gran motivación personal para l a conservaci ón de l a mism a ( Is aacs , 2000; Roe, Leader -Williams , Dal al -Clayt on, 1997) y aunque es es enci alm ent e una activi dad contempl ati va, en al gunos casos puede incluir la int eracci ón con l os ani males obs ervados, com o es t ocarlos o alim entarlos (Hi ggingt on, 2004; Bo yl e, S amson, 1985; Newsom e, Dowling, Moore, 2005).

A nivel global, según est udi os realizad os, entre un 20 y un 40% de t odos los turi stas int ernaci onal es est án i nteres ados en obs ervar de al guna forma la fauna s ilvest re. En un continuum que va des de aquellos turi stas que dis frut an un encuent ro casual, a los que tom an una excursi ón dent ro de s u viaj e es pecí fi cament e para observar l a fauna si lvest re, hast a los t urist as cu yo obj etivo pri nci pal del viaj e es l a obs ervaci ón de vida silvest re (Roe, Leader -Willi ams, Dal al -Cl a yt on, 1997).

(5)

7

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

Tanz ani a y Uganda contri bu yó con el 5.7, 5 y 4% del P IB de estos país es respectivam ent e (Intos aiwgea, 2013; Font , Cochrane, Tapper, 2004; Hi gginbottom , Northrope, Green, 2001; PAN P arks 2011). El ecot uri smo, una part e del cual corres ponde a l a observación de vi da s i lves tre, generó en ese mismo año, 255 mil lones de empl eos y repres ent ó el 9% del Product o Int erno Gl ob al .

Según cifras del P rogram a de l as Naciones Unidas para el M edio Ambi ente (PNUMA) sol o el buceo con tiburones recauda anualm ent e 42,2 millones de dól ares en Fidji , 18 millones en P al aos y 36,6 millones en l as isl as M aldi vas. A su vez, Keni a i ngres a anual m ente al rededor de mi l mill ones d e dól ares por los s afaris que se realizan en su t errit ori o (Wat son, 2019).

Un aspecto relevant e es la creci ente noción en muchas regiones , paí ses, gobiernos, agenci as ofici al es, turoperadores, instituci ones de conservación y gran parte de l a pobl ación de que los anim al es t ienen m ás val or económi co vivos, que muertos. Estudios s eñal an que un solo león en el Parque Nacional Am bos eli en Kenia ti ene un val or equival ent e a 27.000 US D anuales, mi entras que una manada de el efant es aport a 610.000 US D en un año (Lindberg, 1991). P aís es com o C ost a R ica, Ecuador, Beli ce, Kenia, Tanz ani a y Áfri ca del Sur, son solo al gunos ej emplos donde el turismo de obs ervaci ón de vi da sil vestre es res pons abl e por l a cas i total idad de los ingreso s internacional es por turis mo (EDROM A, 1997). De acuerdo a l a International Whaling Commissi on (2019), en el año 2009 unos 13 millones de personas parti ciparon en l a obs ervación de ball enas (o cet áceos en general) a nivel mundi al, con gast os superiores a 2 mil millones de dólares y unos 13 m il empl eos rel acionados .

El hecho de que la biodi versi dad pres ente al tos valores económicos en s u propio ambi ent e natural, s in ni nguna trans form aci ón, da la posi bili dad de que el la mis ma pueda converti rs e en una herrami ent a ideal para s u propi a conservación. Sin embargo, sol o un escaso porcent aj e de l os ingres os obt eni dos por est a activi dad s e invi ert e en la recuperación de l as áreas degradadas , l a educación am bi ent al y en l a m ejora de las condi ciones de vida de l a pobla ci ón del ent orno, ent re ot ros . Est e úl timo es uno de los fact ores que probabl ement e cont ribu yen a l a caz a furti va y al comerci o ilegal de anim al es y de productos derivados de ellos, que s on respons abl es por ent re un 32 y un 48% de l a di sminuci ón de la faun a sil ves tre a ni vel global en l as úl timas décadas, i ncluso dentro de l as áreas nat ural es prot egi das (Di as, 2011; Rodger, Moore, Newsome, 2009).

(6)

personas bus can l a experi enci a de obs ervar a l os animales en su hábitat nat ural, por ej empl o, en Keni a, en l as Is las Gal ápagos, en Indonesi a o en M éxico l o que ll eva al det erioro de las condi ciones de l os parques u otras áreas. A es to se s uma que los turist as trat an de obs ervar a los animal es cada vez m ás cerca, alim ent arlos y terminan afectando el com portamiento de estos (Hi gginbott om, 2004; Whit el aw, Ki ng, Tol kach, 2014).

2.1 La obs ervación de aves

Weidensaul (2007) señala que el término “birding”, aparece con el s ent ido con el que lo conocemos ho y, en el título del libro “A Birding in a Bronco” de Florence Merriam en 1896. Por su parte, el término “bird watching” aparece por prim era vez como t ítulo de un libro publi cado en el R eino Unido en 1901 por el ornit ólogo brit ánico Edm und S elous (1857 -1934), Bircham (2007). Ambos térmi nos pres ent an diferenci as de caráct er s em ánti co dentro del mundo angl os ajón Cocker (2001), M oss (2005) y S ali nas y Cám ara (201 6) s eñal an que ha y ma yor uso del t érmino birding en los EE. UU y Canadá y bi rdwat ching en el R eino Unido y en los m edios de com uni caci ón, en general.

La observación de aves como act ivi dad recreati va, rel ati vament e inocua para l as aves, tuvo su ori gen en Gr an Bretaña y l os EE. UU a final es del si gl o X IX. En el cont ext o de las consecuenci as de l a R evolución Indust ri al (López, 2008) sobre las condi ciones económi cas, soci al es y ambi ent al es . La dem anda de aves como obj et os decorativos t axidermi ados, para la indust ri a de s ombreros, l a caz a y el comerci o ll evaron a una gran m ort ali dad en la avi fauna. La fuerte oposi ción a estas prácticas llevó a l a creación de las prim eras organizaci ones de prot ección de animales, es pecí fi cament e de aves, las primeras legi slaci ones para protegerl as (Bircham, 2007), l a creaci ón de los prim eros parques naci onal es, así como las prim eras prácticas cont empl at ivas de l a vi da silvest re y de t urismo de nat ural eza de forma organiz ada.

La conform ación de las caract erísti cas de l a obs ervaci ón de aves ocurrió durant e el perí odo ent re 1901 y 1914, con la sustit uci ón de l a colecta físi ca por la observación puram ent e lúdi ca y el regist ro de especi es, lo que dotaba al obs ervador de obj etivos a cierto pl azo y l a noci ón de éxito en dicha carrera. Moss (2005) s eñal a ent onces el delineamient o de dos punt os del conti nuum de esta acti vidad recreativa: el pri mero m ás puram ent e contem pl ativo asociado con el término bi rdwat chi ng y el ot ro con un caráct er m ás com peti tivo ( bi rdi ng) y cuya met a est á asoci ada con “det ect ar -ident ifi car -m arcar” el m a yo r núm ero de especi es en el m enor t iem po posibl e.

(7)

9

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

(Cont eo de Aves de Navi dad) en 1900 en los EE. UU y l a “Lista de Aves en Año Nuevo” o New Year´s Day List, en 1905 en Gran Bret aña que cont ribu yeron si gni ficati vament e con l os estudios ci entífi cos sobre la m i graci ón de l as aves, el anill ami ento, et c., asoci ado con l a creci ent e participación de afi ci onados m ás es peci al izados (Moss , 2005; Bi rcham 2007).

Estos eventos y ot ras inici ati vas fueron acom pañadas con el perfeccionamiento de l os dispositi vos ópti cos y la aparici ón de l as prim eras guí as para l a i denti ficaci ón de l as aves ( López 2008; W eidens aul, 2007) que culminó con la aparici ón de l as guías “Peterson”, en 1934 (Alderfer, 2006).

Para Dunne (2003) birdwat ching o birdi ng es una modalidad de observación de vi da s ilvestre en que l a obs ervaci ón se conviert e en una acti vi dad recreati va. Puede realiz arse con o sin medios ópti cos, o es cuchando el canto y sonidos de l as aves . Otros como J oseph Hicke y, dist anci ándose de est a visi ón puram ent e t écnica y hasta reduccioni sta, pl ant ea que “la observación de aves es mucho más que eso, es el arte de descubrir cómo viven las aves” ( Weidensaul, 2007, p.7). Para el públi co en general, l a observación de aves es vis t a com o poco m ás que un hobb y. Sin embargo, para l os obs ervadores de aves ávidos, es m ucho más que un hobb y, ya que promueve una actividad de oci o grati fi cant e y des est res ant e , con recompens as i ntelectual es , recreativas y ci entí fi cas para s us practi cant es (La ke R egi on Audubon Soci et y, cit ado en AV IAEXP ORT, TOUR ISM , LE ISUR E and SPORTS, EUROPR AXIS, 2012; At hiê, 2007).

Otros autores s eñal an a est a act ividad como una de l as de ma yor creci miento a nivel m undial en l os últim os 20 años. S in embargo, falt an l as est adísti cas confiabl es t anto a nivel mundi al como a nivel regional para s ust ent ar esto. La excepción la consti tu yen los Es tados Unidos, donde s egún divers as fuentes el núm ero de obs ervadores de aves pasó de 55,7 m illones en el año 1996, a 82 mi ll ones en el 2007, con gast os por encim a de los 35 000 mill ones de dól ares y la creación de m ás de 671 000 em pleos (Birdli fe, 2 018; C arver, 2009).

Según es ta mis ma fuent e, alrededor del 40% (101,6 millones ) de los ci udadanos est adouni dens es m a yores de 16 años parti cipan en acti vidades rel aci onadas con l a vi da silvest re, como l a observación, l a caza y l a pes ca con un 20% de aum ent o en l os úl timos censos y un i mpacto económi co que al canzó los 75.9 mil millones de US D en el año 2016, un 28% superi or al año 2006.

(8)

En cuant o a los obs ervadores de aves , el est udi o estim a que exist en en l os EE. UU unos 45 mill ones de obs ervadores de aves. De el l os 39 m illones del ti po casero y 16 mill ones del tipo acti vo. De acuerdo con el estudio, los obs ervadores de aves gast aron en vi aj es y equi pamiento unos 41 mil mil lones de dól ares, 660 mil em pleos relacionados y contribu yeron con 13 mil millones de dól are s en impues tos (U.S. Fi sh and Wildl ife Service, 2016).

Est as es tadísti cas son am pli am ent e utilizadas como sinónimo del t am año y pot enci al del m ercado de obs ervadores de aves. Sin embargo, t anto el concept o de observador de aves com o l as ci fras y la m etodología para su obt enci ón s on cuesti onabl es. Wei ndens aul (2007) y Crot t y (2016) estim an que las ci fras son mucho más bajas, princi pal ment e en el segment o más es peci aliz ado.

Figu ra 1 Creci mien to d e l as acti vidad es relaci onadas con observación d e l a vi d a silves tre en los E stad os Unidos de

América

Fuent e: U.S. Fis h and Wi ldlif e Servi ce, 2016

Refiri éndos e al R ei no Unido, Wal lace (2004) estim ó que aproximadamente 5.5 millones de brit ánicos obs ervan aves en al gún momento del año y cifró en unos 550 mil lones de libras est erlinas el impacto económi co de est a activi dad.

(9)

11

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

productos sost enibl es para satisfacer l a dem anda de l os turist as nacional es e int ernacionales.

3. T URISMO DE O BSERVACIÓN DE AVES

El t uri smo de observación de aves (avi turismo, orni turismo, turismo ornit ológico o bi rdwat ching t ourism ) es una modali dad del t urism o de observaci ón de vida sil vestre, que, a s u vez , se i ncl u ye bajo l a som brill a m ás ampli a del turis mo de nat ural eza (Fennell , 2008). Con frecuencia se le considera una de l as acti vidades más reconocibl es e insi gnias dentro del ecoturis mo (W eaver, 2008). Sin em bargo, López (2008) pl antea que el avit uri smo y el ecoturism o compart en al gunas carac t erí sti cas, pero no son sinónimos.

Se estim an en unos 3 millones de viajes int ernacionales anual es con el propósit o prim ari o de obs ervar aves (Vas, 2016). Este constituye el segmento m ás s igni ficati vo dent ro del turis mo de obs ervación de vida silves tre y ent re los viaj es des de Europa y Améri ca del Nort e hacia los paí s es subdes arroll ados . S egún C ant ú y S ánchez (2011) el 87% de los obs ervadores de vida silvest re lo son de l as aves .

Diversos fact ores favorecieron el crecimiento de es te tipo de turism o e n l as últim as décadas ent re ellos:

 La expansión de l a prácti ca de l as afi ci ones, asoci ada con la m ejora en l as condi ciones de vi da de la pobl ación en l as s oci edades m ás desarrolladas después de la Segunda Guerra M undi al, l o que condi ciona una m a yor disponibil idad de ti empo y recursos en condi ciones de mej or educación y es tado de salud para gast arlos en pas ati empos o viaj es (Bi rcham, 2007; Moss, 2005).

 El crecimi ento y expansión de l os vuel os internacional es (López, 2008), el aum ent o del des eo de cono cer la avi fauna de país es cada vez más accesibl es y el aum ento de los probl em as globales del m edio ambi ent e y s u percepción soci al .

 Dem ocratiz aci ón y soci aliz aci ón de l a ci enci a con pro yect os com o ebird, ornitol ogí a por radar, etc., que rel acionados al al c ance de INTER NET y l as redes sociales , hacen posi ble document ar l a dist ribuci ón, abundanci a, us o del hábitat , et c., de especi es de aves o sus poblaciones. Adem ás de sitios como fatbir di r, s urf bird y m ás de 200 bl ogs (sol o en idiom a inglés ) que perm iten int eractuar al gremio de obs ervadores de aves (Vas, 2016; Ebi rd, 2018).

 Ma yor presencia de la vi da sil ves tre y l a observaci ón de aves en los medios m asivos de comuni cación.

(10)

des de el esti gm a con que s e mi raba a l os afic i onados en los años 1950 -70 (W eidens aul, 2007) a s er gradual y creci ent em ent e aceptado s oci alm ent e hast a el punto de s er considerado com o al go de moda (Moss, 2005).

Con el fin de ej emplifi car el aum ento de la popul ari dad de la obs ervaci ón de aves a nive l internaci onal, podemos señalar que en 1900 tomaron parte en el primer “Christmas Bird Census” solo 27 observadores que reportaron 89 especies y 8 500 especí menes en l os EE. UU y C anadá. En el año 2016, en est e evento part iciparon 76 000 observadores en v arios continent es, reportando unas 2 607 especies y 58 mill ones de indivi duos (The 116t h Christm as Bird Count Summar y, 2016).

Para M a ynar (2008, p.2) el turism o ornitológi co, avit uri smo, ornituris mo o t urismo de observación de aves es “la actividad turística que consiste en desplazarse a destinos diferentes a los de nuestro ent orno habi tual moti vados por l a posibilidad de obs ervar aves silvest res en sus hábi tat s naturales”. Para López (2008, p. 87) es “el viaje motivado por la realiz ación de activi d ades de oci o relacionadas con la orni tologí a, com o l a det ecci ón, identi fi cación u obs ervación de la avi fauna; con el obj etivo de acercars e a l a nat ural eza para cubri r necesidades de aprendiz aje, afi liación, consecuci ón y/ o reconocimiento” y Jones y Buckley (2001) señalan que las actividades fundamental es asoci adas al turism o ornitol ógi co son: vi aj e de un l ugar de ori gen a uno de destino norm alm ente de gran riqueza orni tológi ca; det ecci ón de especies que vi ven en sus ent ornos natural es; i denti ficación, pues es la di stinción cl ara de especi es l o que di ferenci a a un bi rdwatcher de un simpl e am ant e de l a nat ural eza y la observación, pues para al gunos la detección e ident ifi cación no es suficiente, dado que prefi eren cont em plar tranquil am ent e l as aves , tom ar not a s, fotos, grabar s u cant o, et c.

El suj eto de la observación de aves, el orni turist a/ avituri sta es aquel turist a o excurs ioni st a que sel ecci ona el desti no y t emporalidad de su vi aj e por el des eo especí fico de l a obs ervación, seguimi ent o o inves ti gación de s u avi fauna Ma ynar (2007, 2008). Los avit urist as , es peci alm ente los m ás dedi cados viaj an grandes dist ancias y gas tan important es s umas de di nero, para obs ervar aves en dest inos que pos een gran diversidad de especi es y endemis mo (Connell, 2009, cit ado por St even et al., 2015).

(11)

13

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

Tabla 1 Perfil In ternacion al d el Tu ris mo de Obs ervación de Aves

P E R F I L D E M E R C A D O

T E N D E N C I A S I N T E R N A C I O N A L E S

E s t a d í s t i c a s I n t e r na c i o na l e s

E n 2 0 1 6 , E E . U U . t e ní a u no s 4 8 mi l l o ne s d e o b s e r v a d o r e s d e a ve s d e l o s c ua l e s 9 , 8 mi l l o n e s s e d e s p l a z a r o n f ue r a d e l p a í s .

E n f u n c i ó n l a s f ue n t e s q ue s e c o ns u l t e n, e l n ú m e r o d e b i r d e r s e n e l R e i no U ni d o p ue d e o s c i l a r e n t r e 1 y 1 0 mi l l o ne s . La R o ya l S o c i e t y f o r t he P r o t e c t i o n o f B i r d s , t i e ne má s d e u n mi l l ó n d e s o c i o s , W a l l a c e ( 2 0 0 4 ) . A u nq ue e s t a e s u na o r ga n i z a c i ó n d e c o n s e r va c i ó n y no s e p u e d e i g u a l a r l a me mb r e s í a c o n o b s e r v a d o r e s d e a ve s ( S a l i n a s y C á ma r a , 2 0 1 6 )

P r i n c i p a l e s me r c a d o s e mi s o r e s

E E . U U , R e i no U n i d o , C a n a d á , E ur o p a c o n t i ne n t a l ( H o l a nd a , F r a nc i a , S u e c i a , A l e ma n i a . D i n a ma r c a y E s p a ñ a c o mo me r c a d o s e n c r e c i mi e n t o ) , S ud á fr i c a , A u s t r a l i a y J a p ó n.

P r i n c i p a l e s d e s t i no s

E s t a d o u ni d e ns e s - l o s p r i nc i p a l e s d e s t i no s s o n : M é xi c o y C o l o mb i a , s e g ui d o s d e C o s t a R i c a , V e ne z u e l a y P a na má .

O t r o s p a í s e s q ue e s t á n p r o gr e s a nd o e n s e r d e s t i no s p a r a l o s e s t a d o u n i d e n s e s s o n P e r ú, E c ua d o r y B r a s i l. E ur o p e o s - v i a j a n má s a Á fr i c a ( K e ni a , T a n z a ni a , U ga nd a , B o t s wa n a y N a mi b i a ) .

O t r o s d e s t i no s i n t e r na c i o na l e s i mp o r t a nt e s s o n A u s t r a l i a , N u e va Z e l a nd i a , M a l a s i a , P a p úa N ue va G ui ne a e I nd i a .

C a r a c t e r í s t i c a s d e l me r c a d o

A f i c i o na d o s : ma yo r e s , ho mb r e s , c o n a l t o s i n g r e s o s , mi e mb r o s d e d i ve r s a s a s o c i a c i o ne s d e o b s e r v a d o r e s d e a ve s e s p e c i a l me n t e e n l o s E E . U U y e l R e i no U ni d o .

A l t o c o s t o d e l o s t o ur s o r ga n i z a d o s

P r o me d i o d e e d a d d e 5 0 a ño s , r a z a b l a n c a y c a s a d o s . D i s p o s i c i ó n a vi a j a r d o nd e e xi s t a a b u nd a nc i a d e a ve s o a ve s e xc l u s i va s .

E n E E . U U , e l 4 6 % s o n ho mb r e s y e l 5 4 % muj e r e s , l a p r o p o r c i ó n e s f u nd a m e n t a l me n t e ma s c u l i n a e n e l R e i no U n i d o W a l l a c e ( 2 0 0 4 ) .

T e nd e nc i a s

C r e c i mi e n t o s up e r i o r a l a me d i a d e l T ur i s mo mu nd i a l T ener su “Life List” una lista per so nal d e to das las e s p e c i e s d e a v e s q u e l o s o b s e r va d o r e s ha n v i s t o e n s u vi d a .

Participar en “B ig day” /” Big Year” u otro s evento s c o n e l p r o p ó s i t o d e r e gi s t r a r , vi s ua l me n t e y/ o a ud i t i va me n t e , l a ma yo r c a nt i d a d d e e s p e c i e s d e a v e s . U n a vi t o ur : p ue d e i r d e s d e u n t o ur d e u n a m a ñ a na ha s t a 3 0 d í a s .

D e ma nd a d e g u í a s e s p e c i a l i z a d o s .

U t i l i z a c i ó n d e l a s n ue v a s t e c no l o g í a s p a r a e l r e p o r t e e i d e nt i fi c a c i ó n d e l a s a ve s , e t c .

A u me nt o d e l a t e nd e nc i a d e a p a r i c i ó n d e “ R u t a s d e Obser vació n de Aves” y creació n de estrategias na c i o na l e s p a r a s u fo me nt o .

(12)

La obs ervaci ón de aves com o activi dad recreativa ha marchado paral el am ente con el desarrollo cientí fico -técni co de la s oci edad y as ociada con: l a m ejora en l os m edi os de transporte que i ncrem ent a l a accesi bili dad a los siti os m ás al ejados del planeta para obs ervar las aves más exóticas , la mejora de l os dispositivos ópticos y fot ográfi cos en cuanto a resoluci ón y al cance y por t anto el incremento en l as oportunidades de i dentifi car las especies correct am ent e, la creación de apli caciones para celul ares enca minadas al reconocimi ent o de es peci es, et c. (C ollins -Kreiner, et al., 2013).

4. METODOLO GI A

Para al canzar los result ados aquí pres entados, s obre el turis mo de obs ervaci ón de aves en Cuba y M ato Gross o do Sul, fueron utiliz ados diversos m étodos de investi gaci ón y l a experi enci a de l os autores durant e muchos años en esta tem áti ca. En el caso de Cub a, estos res ul tados forman part e de la t esis de doct orado del autor pri nci pal de est e arti culo y fueron obt eni dos combinando: ent revist as semi es truct uradas y cuesti onari os apli cados a tour líderes int ernaci onal es y nacional es , ornitólogos, especi alist as co m erci al es de l as agenci as cubanas que com erci aliz an el t urism o de obs ervaci ón de aves, funci onarios del Si stema de Áreas P rot egi das y guí as local es de esta m odalidad turísti ca y l a posteri or apli cación de la Evaluación M ulti cri terio a parti r de la confecc ión de una

matri z orni tológi ca que inclu yó com o criteri os bási cos: la pres enci a de es peci es endémi cas nacionales con dist ribuci ón y disposición rest ringi da, ot ros endém icos nacional es , endémi cos de l a región del C aribe (ERC) y aves caris mát icas no ER C, sel ecci onadas y l a confecci ón de una matri z logís ti ca, que incl u yó como crit eri os bási cos: el conoci mient o local, s enderos existentes y su accesibil idad, grado de dificult ad de l os mismos , infraest ructura hotel era y exist encia de otros atractivos en l a zona.

Con l a combi naci ón de t odo esto s e estableci eron los itinerarios y encl aves fundam ent al es para el t uri smo de obs ervaci ón de aves en Cuba y l a propues ta de acci ones para s u mejor plani ficación y gesti ón.

(13)

15

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

investi gaciones y p ubli caci ones de es pecial ist as de divers as instituci ones académ ic as del estado sobre a tem áti ca.

Lo que com enzó como su nombre lo indi ca con la prot ección del Arara Azul , es peci e em blem áti ca del est ado y Brasil, en pel i gro de extinci ón, se ha extendido al es tudi o y caracteriz aci ón de l as aves del es tado y s us di ferent es biom as , prom ovi endo el Turismo de Observación de Aves, com o actividad recreati va y t urí st i ca, que contribu ye a elevar el conocimi ento de l a pobl ación sobre las aves y l a necesi dad de su conservación.

5. TURIS MO DE OBSERVACIÓN DE AVES EN CUBA

Ant es de analiz ar l as caract erísti cas y el desarroll o del turis mo de obs ervación de aves en Cuba, es necesario s eñal ar al gunas de l as parti cul aridades de l a avifauna cubana que l a hacen un desti no im port ante y si ngul ar para l a prácti ca de est a modalidad de turi smo, especial mente para el m ercado est adouni dens e y canadi ense.

En el C ari be i nsul ar se han report ado unas 500 es peci es de aves (Ki rwan, Kirkconnell , Fli eg, 2010). A pesar del núm ero rel ati vam ente baj o com parado con otras regi ones, pos ee unas 148 es pecies endémicas regionales por lo cual se considera uno de los Hot spot s de biodi versidad de aves a nivel mundi al y un Área Import ante para l a Cons ervaci ón de l as Aves (EBA).

Dentro del C ari be i nsul ar, l a m a yor diversidad de aves tant o t otal es como endé mi cas s e encuentra en l as Anti l las Ma yores , con 564 y 148 es peci es respectivam ent e. Dentro de est as C uba posee el ma yor núm ero t otal de es peci es con 398, pero l as ot ras isl as con m enor s uperfi ci e como J amai ca, La Española y Puert o R ico ti enen un núm ero sim il ar de especies endémi cas (Avibas e, 2019).

Las aves constit u yen l a m a yor di versidad entre l os vert ebrados cubanos con un 56.18% (González et al., 2012). El núm ero de es peci es conocidas como ya señal amos es de 398 (Navarro y R e yes, 2017), incl uidas 2 extin tas: el Guacama yo Cubano (Ar a cubensis) y la P alom a Mi grat ori a (Ektopist es migr atori us). Las es peci es vivas est án agrupadas en 20 órdenes y 63 famili as (Gonz ál ez et al ., 2012) inclui dos 6 géneros , 28 especi es (7%) y 6 0 s ubespecies endémicas. Del tot al de especi es, 152 (41%) crí an en el país (Garrido y Kirkconnell , 2010); 32 especies est án baj o al guna cat egorí a de amenaz a, incl uidas tres en peli gro crít ico, una de el las el C arpint ero Real (Campephi lus pri nci palis bai rdii) (Kirkconnell, 2012).

(14)

cubano y l a diversi dad de l os ecosi st emas existent es en el mismo, que proveen alim ent o y refugio durante el perí odo invernal a muchas es peci es mi gratorias de Norteam éri ca (Gonzál ez, 2002).

Figu ra 2 Aves carismáticas d e Cuba

Fuent e: Fr eddy C amara, 2018, Nota: de izqui erda a derech a y de ar riba a abaj o: Z unzunci to (Mellisuga Hel enae), Cartacuba (Todus multicolor ), Tocoror o (Priot elus t emnurus ) y Paloma per diz (St arnoenas cyanocephal a).

(15)

17

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

inferior a 50.000 km ². S e han identi fi cado para Cuba 28 Áreas de Import anci a para la Conservaci ón de las Aves ( IBAs ) (ver fi gura 3) cinco de las cual es tam bi én son R es ervas de la Biosfera y ci nco si tios R amsar, form ando dos de l as IB As cubanas part e de l a List a del P atrimonio Mundi al (Aguil ar, 2009).

Figu ra 3 Áreas I mp ortan tes para la Co nservaci ón de las Aves (IB As ) y locali dades más visi tadas en l os itin erarios d e

turi s mo d e ob servación de aves en Cub a.

Fuent e: El abor ada por los autor es a part ir de Aguil ar, 2009.

Garrido y Ki rkconnell (2010) cit an entre l as localidades con m a yor diversidad de aves en C uba, en primer lugar, a l a Ciénaga de Zapat a, con más de 258 es peci es reportadas, incl uidos 83% de los endémi cos del archi piél ago cubano; C a yo Coco, con 257 especies report adas, 37% de l os endémi cos del país y un el evado núm ero de especi es m i grat orias. Ot ras localidades import antes t am bi én s on: la S ierra de la Güira, con más de 170 es peci es report adas y el 50% de los endémicos y l a localidad Najasa, con unas 140 especi es report adas y el 54% de los endémi cos del p aís (eBi rd Basic Dat as et, 2019).

(16)

La et apa del año don de se report a el m a yor núm ero de especi es de aves en Cuba es ent re final es de enero y abril. En est e perí odo, producto de l a dinámi ca mi gratori a, ocurre el máximo de coi ncidenci a de especi es de di ferent es cat egorías de residenci a: l as residentes perm anente s , l as resi dent es invernal es , l as especies transeúnt es (que regres an de sus sit ios de invernada en el C ari be y S udam éri ca en rut a hacia s us siti os de reproducción en Norteam érica) y l a ll egada de los resident es (reproductores) de verano proveni ent es de Sud améri ca.

5.1 Desarroll o d el tu rismo de obs ervación d e aves en Cuba

Aunque hubo un i ntento de organizar l a visi ta de obs ervadores de aves est adouni dens es a Cuba en l os años ´50 del pas ado si gl o (Kirwan, Ki rkconnell, Fl ieg, 2010) no es hast a final es de los años ´70 que comi enz a est a activi dad, coi nci di endo con l a vi sit a del periodist a est adounidens e George H. Harris on de la revist a International Wil dlife, en el año 1978 y la organizaci ón del prim er grupo de observadores de aves post eri ormente (Garri do, 2013) lo que conti nuo con grupos de canadi ens es y est adouni dens es hast a f inal es de l os años 80.

Esto, puede considerars e com o el inici o de Cuba com o dest ino de observación de aves y de familiarizaci ón con l as característ icas del m ercado. El paradi gm a de est e período fue “observar tantas especies como fuera posible con relativa mente menor énfasis en los endémicos” (Garrido, 2013). Los recorridos se real izaban ent re enero y a bril y el núm ero tot al de es peci es de aves obs ervadas podí a exceder l as 145.

Con el ini cio de la década de l os años 90, m arcada por l a cri sis de la eco nomí a cubana y el int erés del gobi erno cubano en im puls ar el t urism o para i mpulsar l a recuperaci ón económica y l a reacti vaci ón de indust ri as y s ervi ci os est recham ente vi nculados al t uri smo (S ali nas , Mundet y Salinas , 2018) s e di o un impul so al t urismo en general y al turis mo de obs ervación de aves en part icul ar, periodo en el cual el m ercado brit áni co des pl azó al m ercado est adounidense y canadiens e en est e segm ento t urísti co.

(17)

19

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

ma yor conocim iento de l as aves y l a publi caci ón de di vers os libros y guías.

A part ir del año 2014, Cuba se cons oli da com o uno de los principal es desti nos turísti cos regi onal es en la obs ervaci ón de aves, s e comi enza a realizar un iti nerario m ás corto pero con los mis mos result ados en cuanto a especi es tot al es y endémi cos obs ervados (ver fi gura 4) lo que junt o con l a flexibi lización de los vi aj es de l os estadouni dens es a Cuba a fines del 2014, condici onó el crecimi ento de l a acti vidad, l o que puede caract erizarse sobre l a base de los datos de obs ervadores de aves que visit aron el Parque Nacional Ciénaga de Zapata (princi pal si tio de est a activi dad en C uba e incl uido en t odos l os recorri dos com erci alizados ) que fue de 6837 en el año 2015 y 7220 en el si guiente año, ci fra que com enzó a di sminuir a part ir del recrudecimi ent o del bl oqueo económico y com ercial a Cuba por l a administ ración Trum p, al canzando en el 2017 solam ente 6698 visit ant es por es ta modalidad.

Figu ra 4 I tin erari os más utili zados para la obs ervación de aves en Cuba

(18)

El itinerario actual conocido com o est ánd ar, responde a las característi cas de la nat ural eza ins ul ar, la posi ción geográfi ca de C uba y l a dem anda del mercado, pers i gui endo com o obj etivos bási cos: obs ervar el ma yor número de especi es endémi cas del paí s con énfasis en l as es peci es de hábi t at restri ngi do, observar el ma yor núm ero de especi es endém icas del C aribe, observar especi es di fí cil es en ot ros es paci os geográfi cos y/ o bajo diversas cat egorí as de am enaza, obs ervar el m a yor núm ero de es peci es tot al es en m enos ti em po, con menor des plaz ami ento y m enor grado de di fi cul tad; garantizando un alto grado de confort a los visit ant es (S ali nas y Cámara, 2016).

6. L AS AVES E N BRASIL Y EL T URISMO.

Brasil ocupa casi el 50% de Am éri ca del Sur, con 8.512.000 km2, es tando consti tuido por seis grandes Domini os Morfoclim áti cos, que evoluci onaron con los eventos clim áti cos y geológicos ocurri dos en l os dos últi mos mill ones de años, dando l ugar a diversos si stemas fit ogeográfi cos. Los pai saj es brasil eros es tán caract e riz ados por diferentes ti pos de veget ación que condi cionan l os hábi tats que abri gan l as divers as es peci es de aves de Brasil, desde l os campos a l os bosques y de l as costas a l as m ont añas, inclu yendo extensos ambi ent es acuát icos y aves residentes y mi grator i as (Si ck, 1997).

Brasil es t ambi én uno de los país es m ás ricos en núm ero y di versi dad de aves , j unt am ent e con Col ombi a y P erú (Piacenti ni et al ., 2015). Ha y 1903 especies di stri bui das en l os seis Biom as que comprende el paí s: Amazoni a, Cerrado, Mat a Atl ánti ca, C aatinga, Pampas e P antanal (IC BM Bio, 2018). Por el núm ero de especi es existentes s e dest aca l a Amazoni a, donde no fal tan fl ores, semil las, frutos y art rópodos para la alim ent ación de la avifauna que inclu ye, ent re ot ros géneros : Craci dae, Tinamidae , Psi ttaci dae, R amphasti dae, Pi cidae y los Pass eriform es (Si ck, 1997). Por ot ro lado, l os Bi om as M at a Atl ánti ca y C errado, se destacan com o hostspots l ocal es con gran riquez a de especies y alto núm ero de endémi cos, s iendo consideradas com o áreas priorit ari as para l a cons ervaci ón a nivel mundi al ( ICM Bio, 2018).

(19)

21

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

país est án en el Li bro R ojo de l as Es peci es Am enaz adas de Brasil ( ICM Bio, 2018), de l as que 160 son endémi cas.

Las aves de Bras il encant aron a l os europeos desde la época del des cubrimi ento. Los portugues es quedaron impresi onados, principalm ent e por las araras (papaga yos ), repres ent ando l a arara-verm elha (Ar a chloropt erus) l os prim eros m apas de las nuevas ti erras. Siendo así , que, fasci nados t ant o por l os colores, como por la capacidad de interacci ón con l os seres hum anos, dieron i nicio al tráfi co de aves de Bras il (Papavero e Teixei ra, 201 6).

Posteriorm ent e, rel igiosos, pintores y nat urali st as com enz aron a acompañar a l os navegant es, dando ori gen a los prim eros regi st ros de l as aves brasi lei ras. En 1636, tuvo l ugar una gran expedición ci entí fi ca: zoológi ca, bot áni ca y ast ronómi ca a Brasi l , dando ori gen a l a prim era list a de aves (Piacenti ni et al., 2015). A lo l argo de los próximos si gl os, dest acados estudios os de l as ci enci as nat ural es pri nci palment e de Europa, realiz aron expedi ciones en tierras brasi leras . Fueron años de col ectas, p ara suminist rar ej empl ares a los museos del mundo, aunque al mism o t iem po permi tían conocer la di stri bución de l as aves en Brasil (Sick, 1997; Teixei ra, 2017).

En los últimos noventa años, s e han publicado muchos art ículos sobre l as aves , princi pal mente en focados al censo de especi es y l a m etodologí a para su realiz ación, des arroll ándose divers os modelos y est adí sticas para cal cul ar l a diversidad de especi es. La ll egada de ornitól ogos, s obret odo de Améri ca do Norte, cont ribu yó e n est os años, a formar l os inv es ti gadores brasil eros, aumentando los conocimi ent os y la des cripción de las aves del país dando así, innumerabl es cont ri buciones a la orni tologí a brasil ei ra (Si ck, 1997; Piacent ini et al, 2015).

En l as últi mas décadas, con l a creación de l a S oci eda d Brasil era de Ornit ologí a (1990) y el Comité Bras ilero de Regis tro Ornitol ógi co (CR BO) en 1999, ocurrió un gran avance de l a ornit ología, con el aum ent o de los trabaj os de investi gación desarrollados principalm ente por bi ólogos, para estudi ar l a pres enci a y dist ribuci ón de l as es peci es de aves de todo Brasil (Pi acenti ni et al, 2015).

(20)

ampli ando l os conocimi ent os sobre l as aves (reproducción, com portam iento, ali ment ación e i nt eracciones ecológicas , ent re otros) de t odo el país mediant e l a ci enci a ciudadana.

Los números no paran de crecer en l as redes soci al es com o Facebook e Instagram. P ara citar un ej emplo, s olamente en WikiAves, casi 32 mi l observadores hi ci eron 2.786.158 regist ros de fotografías y 162.111 regist ros del cant o de 1887 especi es de aves en diferent es regiones de Brasil , en el año 2018 (Wi kiaves, 2019).

La obs ervación de aves es una prácti ca que crec e y se consoli da cada vez más en el país. P or motivo de s u colorido, su canto, su ampli a dist ribuci ón y su fácil vi sualizaci ón, l as aves despiert an especial i nterés en los turist as (Pivatto & Guedes, 2012).

6.1 Turis mo de ob s ervación d e aves en Mato Gross o d o Sul

Situado en l a regi ón Cent ro -Oest e do Brasil, el est ado d e Mato Grosso do Sul pos ee una extensi ón t erritori al de 357.145,535 Km2 y una pobl ación est imada en 2.748.023 habitant es ( IBGE, 2018). Con una localización geográfi ca privilegi ada y est r at égi ca, el est ado tiene front eras con: Paragua y y Boli vi a por el oest e y sur, lim itando por el est e con los est ados de P araná, Sao P aul o, Minas Gerai s y Goi ás y por el nort e con el es t ado de M ato Gross o. El est ado de M ato Grosso do Sul es reconoci do por l a vari edad de ambi ent es nat ural es y su gran biodiversidad, lo que represent a un gran pot encial para at raer ecoturist as de diversas partes del m undo, con int erés en l a obs ervaci ón de aves (Sil va -M elo et al ., 2018).

El est ado abri ga cerca de 630 es peci es de aves qu e repres ent an el 34% del tot al de Brasil, de las cual es 18 est án am enazadas a nivel nacional (Nunes et al., 2017), lo que motiva l a ll egada de observadores de aves de ot ras regiones de la federación y de diferent es part es del mundo, impuls ando la cadena productiva del turismo regional. La bell ez a y l a abundanci a de atractivos natural es, di sponi bl es en l a gran ma yorí a de los muni cipi os del estado, constitu yen su principal pat rimonio para el desarrollo de l as act ividades t urísti cas (Corrêa et al. , 2011).

(21)

23

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

que fácilm ent e es observada en todas l as est aciones del año. Por est e m otivo C am po Grande es conoci da com o l a capit al de las araras (Guedes, 2012).

La Arara -canindé fue reconocida en el año 2015, como ave sí mbol o del m unici pio de Campo Grande, conform e a l a Le y M uni cipal nº 5.561/2015, con el objetivo de i ncent ivar a los organism os públicos, privados, s ector t erci ario, grupos col egi ados y colectivos a prom over cam pañas alusivas, dest acando la im port anci a de l as aves para l a cons ervación de la biodi versi dad y la necesidad de l a cons ervaci ón de l os ambi ent es natural es en l as áreas urbanas y rural es del muni cipi o, des arrollando l a econom ía, el turism o y l a prot ección del m edio am bient e.

Dentro de est a perspectiva, fueron delimit ados y georeferenciados 30 hotspots para l a observación de las aves, con apo yo de l a Agenci a Muni cipal de M edi o Ambi ent e y Planeami ento Urbano, que di o ori gen a la R ut a Birdwa t ch, usada por los t uri st as en diferent es áreas verdes de est a ciudad, que inclu yen parques , pl azas y áreas prot egi das.

La l ocaliz ación est ratégi ca de Campo Grande favorece el des arrollo de rut as i ntegradas de obs ervación de aves con l os muni cipi os de s u e ntorno y de ot ras regi ones del C errado, Chaco y P ant anal y por est o es conocida como l a C apit al del Turismo de Obs ervación de Aves de Brasil (M amede & Benit es , 2018).

Ent re los diferent es destinos, para el t uri smo de obs ervaci ón de aves en Mato Gross o do Sul, dest aca Pant anal, com o el área que recibe el m a yor núm ero de los obs ervadores de aves (St raube & Pivatto, 2012). P antanal es el área de hum edales m ás ri ca en es peci es de aves del pl anet a (Tubelis y Tom as, 2003; Nunes y Tom as , 2008). Si endo recono ci do como Patrimoni o Nacional en l a Constituci ón de 1998, com o Hum edal de Im port anci a Int ernacional, por la Convención de Rams ar, en el año 1981 y R eserva de l a Biosfera y P at rim oni o Nat ural da Hum ani dad, por l a UNESCO en el año 2000 (Nunes, Silva y Tom as, 2008).

En P ant anal l os pul sos de l a i nundaci ón, favorecen l os pat rones y procesos ecológi cos, creando vari ados ni chos ecológicos, que se refl ej an en una el evada divers idad y abundanci a de aves, especi alm ent e acuáti cas. Existen 656 especi es de aves en Pant anal, de l as cual es 139 est án am enazadas de extinción en ot ras regiones de Brasi l y 23 est án am enazadas de exti nci ón à nivel gl obal o naci onal (Nunes, 2011; IC M Bio, 2018).

(22)

largo de l as últim as décadas (Nunes, 201 0). El turismo en Pant anal com enzó con la t ransform aci ón de las resi denci as de al gunas haci endas en hoteles y pos adas, dedi cadas al turism o rural . Con buena infraest ruct ura, el cont acto con l a natural eza, la facili dad de vi sual izaci ón y gran bell eza de s us pais aj es, por ser la m a yoría de s us ambi entes abiert os y l a gran riqueza de aves, as í como el confort y variedad de activi dades turísti cas posibles de des arrol lar, colocan al P ant anal en el m ercado de turis mo int ernacional, no solo de vida silvest re, sino parti cul arment e de observación de aves. Los principal es país es emis ores en el año 2018 fueron: Est ados Uni dos, Alemani a, Reino Unido, S uiza, Franci a, Aust ralia y J apón.

Figu ra 5 Aves carismáticas d e Mato Grosso do Sul

Fuent e: de iz qui erda a derecha y de arriba a abaj o: Gar ça branca grande (Ar dea alba), Tucano toco (Ramphastos toco),

Arar a az ul grande (Anodorhynchus hyaci nthi nus ) y

Tuiuiú (Jabiru myct eria ), Autores de l as f otos : Ar ara az ul grande, C esar Corr ea, 2018 y el r est o Gl ei ds on Melo, 2018.

(23)

25

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

Muchos bras ileros que ant i guam ent e vis itaban Pantanal apenas com o observadores del ambi ent e natural, con la dem anda creci ente, de conocer Brasil com o un todo, unido a un período de estabil idad económi ca y l a pos ibili dad de adquisi ción de equi pami ent o para la fot ografí a y obs ervaci ón de aves, pasaron a visitar P ant anal de una form a m ejor y m ás preparados para l a realiz ación de est e hobb y (St raube & Pivatt o, 2012). Si endo en el 2018 l os principal es est ad os emis ores: São P aulo, Rio de Janeiro, Minas Gerais y P araná.

Además de l a R uta Bonit o -S erra da Bodoquena, considerado un t erri tori o de bellos pais aj es, indi cado para el turis mo de observación de aves, princi pal ment e por l a pres enci a de especies ra ras (M am ede & Benit es , 2018), abri ga tambi én el P arque Nacional da S erra da Bodoquena, con innum erabl es at ract ivos rel acionados con l a pres encia de cavernas , ríos , et c. asoci ados a su reli eve kárst ico.

La di versi dad de aves y l a presencia de especi es de interés para l os obs ervadores indi can que l as inversi ones en est a modalidad de turis mo propi cian l a conservación y una práctica económi ca sust ent abl e (Pi vatto et al ., 2007). En vis ta de est o, l os emprendimientos turísti cos con s ede en P ant anal, pas aron a ofrecer activi dades de observación de aves en s us rut as y program as, incl u yendo vi sit as a puntos estrat égicos para proporci onar buenas fotografí as (St raube & Pivat to, 2012).

Además del gran número de at ract ivos pres ent es en l a región, como l a vast a biodiversidad, es pecífi cam ent e de aves; pais aj es es céni cos; recurs os hídri cos ; y todo el pat rim oni o nat ural que favorece l a ofert a t urí sti ca. Mato Gross o do S ul pres ent a acciones y eventos relaci onados al turism o de obs ervaci ón de aves, que se caract eri z an por promover el acceso a los practi cantes del birdwat chi ng, así como vincul ar a las com unidades de los muni ci pios prom otores de di chos event os, lo que cont ribu ye a la val oriz ación y cons ervaci ón de la biodi versi dad en general en di chos territori os.

Datos reci ent es de FUNDTUR (2019), s eñal an que en el 2018 arribaron al Aeropuerto Int ernacional de C am po Grande 516546 t uri stas, de l os cuales el 41% t enían com o desti no final Bonito, 38% la propia ci udad de Campo Grande, 10% P antanal y el rest o ot ras r egiones del Estado. La i nvesti gación realizada con 2028 turist as , reflej ó que el 16.24% i dentificaron al ecoturism o como el obj etivo principal de su vi aj e y el 0,89% la obs ervaci ón de aves (ver fi gura 6).

(24)

Figu ra 6 Obs ervad ores d e aves qu e vi sitaro n Mato Gros so do Sul en el año 2018 y regi straron fotos en el si tio

WikiAves.

Fuent e: FundT ur 2019, ObservaTur, Fundación de Turi smo de Mato Gross o do Sul, basado en los datos de Wi kiAves.

Los turist as que practican el ecoturis mo, ti enen una est anci a prom edio de 5 a 6 días en el est ado y gastan unos 100 USD por dí a, m ant eniendo una ocupación m edi a de l as pl az as hot eleras del 51%.

(25)

27

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

Tabla 2 . E ven tos y accion es relaci onad as al tu ris mo de observación d e aves en Mato Gross o do Sul

Even to Característi cas

Avist ar C ampo Grande

Considerada l a m a yo r feri a de obs ervación de aves del est ado, el evento ti ene como propuest a pri ncipal obs ervar para conocer, prot eger y concili ar, el ecoturism o, la conservación y la educación am bi ent al.

Pro yecto Arara Azul, P antanal

Considerada referenci a en Brasil y el exterior, ti ene com o foco l a cons ervaci ón de l a arara azul grande (Anodorhynchus hy aci nthinus) y l a biodiversi dad del Pant anal. Los turist as pueden acompañar a l os técni cos del pro yecto en l os t rabajos de campo, conocer l os nidos naturales y art ifi ci al es y obs ervar l as parej as y pichones de esa especie de ave. En el año 2018 el Pro yect o atendió a 433 t urist as en Pant anal, de los cual es 220 realizaron obs ervaci ón de aves.

Pro yecto Aves Urbanas: Araras de l a Ciudad de Campo Grande

Tiene como propósit o estudiar l a biol ogía de l as araras y sus int eracciones con el ambi ent e urbano, adem ás de promover la educación ambi ent al, el turism o de obs ervaci ón de aves y l a conservación de la bi odiversidad. En el 2018 fueron at endi das 293 pers onas , 87 de l as cual es realiz aron turismo de obs ervaci ón.

RPPN Buraco das Araras

Obs ervaci ón de la arara-roj a, J ardim

La observación de l as araras -roj as (Ara

chl oropterus) y araras -cani ndés (Ara

arar auna) es realizada en grupos de no

más de 10 personas , siempre acom pañadas por un guí a o monit or cert ifi cado. Durante la acti vidad se recorren senderos en l os ambi ent es del C errado, donde es posible obs ervar di vers as especi es de aves. Es te atractivo recibe unas 40 a 67 pers onas por día en dependencia de la es t aci ón con una medi a anual de unas 2 mil pers onas que hacen obs ervación de l as araras y ot ras aves.

Festi val da Arara -roj a, J ardim

(26)

col aboración con el Program a de Monit oreo de l as Araras Roj as .

Ruta Turísti ca Bonito - Serra da Bodoquena

Es una región de ri ca biodi versi dad, donde adem ás de l as bell ezas natural es , es posible encontrar más de 400 es pecies regist radas de aves. Destino de ecoturism o, el m uni cipi o de Bonit o, propi cia la realiz ación de una ruta de observación de aves en sus di fe rentes at ractivos turís ticos. Turismo de

Obs ervações de Aves del Chaco y Works hop

Binacional de Turismo

Sustent abl e

(Brasi l/Paragua y).

Aborda el turismo cont empl ativo de aves, rel acionado al turis mo de natural eza y al ecoturism o. El evento s e realiz a en el muni cípi o de Port o Murtinho, organizado por el sector públi co.

Turismo de Obs ervaci ón de Aves en el Refugi o

Ecológi co

Caim án, P ant anal, Miranda

Es uno de l os desti nos de ecoturis mo más anti guos y organi zados de Pantanal. Enfatiz a en l a identi ficación de las aves y aborda el turis mo de obs ervación profesional y am at eur, reci bi endo personas o grupos, principal ment e extranj eros , de todo el mundo. Cuent a con guías especi alizados , de nivel int ernaci onal y más de 369 especi es cat alogadas en diferentes ambi en tes y épocas del año, consi guiendo as í, s atisfacer al obs ervador más exi gente, en bus ca de regis t ros especí ficos. El Refugi o Ecol ógi co C aim án reci be cerca de 800 a 1000 pers onas por año, de l as cuales el 10% s on obs ervadores de aves .

Turismo de obs ervaci ón de Aves en el Rio la Prat a, J ardim

Ruta especí fi ca que bus ca aproximar al hombre con l a nat ural eza y el Turi smo de obs ervaci ón de aves con m ás de 200 especi es regist radas , en senderos de la RPPN Olhos D´Água.

Turismo de Obs ervaci ón de Aves en la Est ancia Mimos a, Bonito

Ruta especí fi ca con gui a especializado, bilíngue. Activi dad realiz ada en l as áreas de bosque y m orros , con gran diversidad ambi ent al del Bioma C errado. Con 250 especi es regist radas

(27)

29

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

Figu ra 7 Activid ades desarrollad as en Mato Grosso do Sul para promover la observaci ón de aves

Fuent e: El abor ada por Glei dson y Mart a Mel o

7. CONCLUS IONE S

El t uri smo de observación de vida silvestre y dent ro del mismo l a obs ervación de aves, pueden considerars e modalidades de turi smo banderas y con rápi do crecimi ento a nivel mundi al, ambas generan benefici os import ant es para l as regiones y país es donde s e practi ca y promueven l a idea de que económicam ent e pueden resul tar m ás vali osos los anim al es vivos en su ambi ent e natural que muertos, cont ribu yendo asi a su conservación.

Uno de los probl em as detect ados en est e est udi o, continúa siendo l a falta de inform aci ón confi able y sist em áti ca, que permit a conocer de forma precis a el núm ero de practicantes y l a s egm ent ación de est a modali dad turísti ca tant o en C uba com o en Mat o Groso do Sul.

(28)

La m odalidad de gestión predominant e en C uba de est e turis mo es m edi ant e agenci as especi alizadas extranj eras , fundam entalment e estadounidenses y británi cas en conveni o con agencias local es est at al es que operan los iti nerari os especi aliza dos pl ani ficados, prom ovi endo un model o de al t a est acionali dad, con un itinerario est ándar, que utiliz a l as inst alaci ones de aloj ami ent o de las cadenas hoteleras existentes, organizado en grupos de visitant es y en m enor medi da, aunque crecient e, del turis m o individual . Este model o est á adapt ándos e a l a di sponibili dad de los recursos orni tológi cos, bus cando l a efi ci enci a en cuant o al ti em po necesari o para obs ervar las especi es m et a, uti lizando guías de alt a califi cación con habilidades de cam po e idi omática s .

Para el s egm ent o m ás especi alizado de obs ervadores de aves, l os siti os más visit ados en C uba son: el Parque Naci onal Ciénaga de Zapat a, ca yo Coco y l as localidades de Najasa y San Di ego de l os Baños. En estos sit ios s e concentran l as especi es endémi cas nacional es , las es peci es endémi cas del Caribe i nsul ar y l as especi es de di stribución rest ringida. Ot ros dest inos de t urismo de natural eza com o Viñal es, Las Terrazas y Topes de Coll ant es ofrecen tam bi én el producto de observación de aves .

La sust ent ab ilidad de est e turism o en C uba pas a por l a conservación de sus hábit ats, lo que i nclu ye el m ant enimi ento del uso del suelo en los princi pales corredores mi gratorios , por lo que consideram os import ante t rabaj ar en una es trat egi a nacional de des arrollo de es t a m odalidad turísti ca que considere las dim ensiones am bi ent al, social, económica y cult ural de l a mi sma.

El desarroll o del t urismo en Mat o Gros s o do S ul, s e ha dado a partir de l as acciones del poder públi co, repres ent ado por l a Fundaci ón de Turism o (FUNDTUR), con acciones diri gidas por el Si stem a Est adual de Turism o y Políti cas Públi cas, que fomentan el apo yo y l a diversifi cación de la ofert a turíst ica de forma i nt egrada ent re los di ferent es act ores de est e sect or. En este sentido, l as acci ones gube rnamentales han est ado acom pañadas del des arrollo de num eros os emprendim ientos pri vados que junt o a l as autoridades local es son de fundam ental importancia para el des arrollo s ust ent abl e del turismo en el est ado a m edi ano y largo pl azos .

A pes ar de que el s egm ento de t uri smo de observación de aves en M at o Gross o do Sul, ha tenido un notabl e crecimi ent o, son neces arios m ayores incenti vos, considerando que la obs ervaci ón de aves ti ene un alto pot enci al para atraer un turis mo de cali dad durant e t odo el año .

(29)

31

Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas nº 20 julio-diciembre de 2019 pp. 3-37 ISSN: 2172-8690

la región de Boni to y l a ciudad de C am po Grande, capit al del est ado, que cuent an con infraest ruct ura de al oj ami ento para esto y que s on siti os reconocidos como de gran riqueza de s u fauna, es peci alm ente aves. P roporcionando benefi ci os económicos direct os e indi rectos para la regi ón y contri bu yendo a l a cons ervaci ón de la al ta diversidad de aves de Mat o Gross o do S ul.

Ambos país es ti enen caract erí sti cas di ferent es en cuanto al tipo de at ractivos ornitol ógi cos , de productos y a l os modelos de gest ión. Brasil , es uno de l os país es con más ri ca biodi versi dad a nivel mundi al es pecí fi cament e de aves . Ofrece la posibilidad de gran canti dad de especi es nuevas para los obs ervadores m ás especi aliz ados y al gunas mu y carism áti cas para t odo el es pectro. Ofrece además una alta diversidad pais ají sti ca y cultural. Am bos t errit orios pos een ecosist em as de gran valor para l as especies m i g rat ori as com o P ant anal y la Ciénaga de Zapat a.

En el caso de Cuba el t urismo de observación de vi da silvest re se concent ra en l as aves por l a rel ati va pobreza en otros grupos carism áti cos como l os m amíferos. C on un área tres veces más pequeña que el est a do de Mato Grosso do Sud ( y si gni fi cat ivam ent e menor que Brasil) pos ee un núm ero de apenas 1.5 veces menor de especi es que est e, pero con alrededor del 6.5% de endemismo nacional y aproxim adam ent e 10% del endemis mo del C aribe i nsul ar. Lo cual es uno de l os atractivos fundam ent al es para el segm ent o. A esto s e s uma l a concent ración de los atractivos en m enor espacio geográfi co y un rico pat rim onio cultural que compl em ent a l as visi tas.

En M ato Gros so do Sul por otro l ado la obs ervaci ón de aves puede com binarse con l a observación de m amí feros, reptil es y ot ras especi es de fauna, en sus hábit ats nat ural es, l o que ofrece vent aj as , para la conformación del producto a com erci aliz ar y am plía l as posibili dades de captar visit ant es , sin em bargo l as grandes dist a nci as ent re l os di ferent es sit ios de val or para est a acti vidad, uni do a l os aun limit ados est udi os sobre la fauna y l a disponibilidad de guí as, hace que est e segm ento de t uri smo de nat ural eza s ea aun pequeño a pes ar de su gran riquez a en especi es, m uchas d e ellas caris máti cas para los especi alist as .

Figure

Actualización...