PRESUPUESTO Y PLAN DE MANTENIMIENTO

30  Download (0)

Full text

(1)

CAPITULO V

PRESUPUESTO Y

PLAN DE

MANTENIMIENTO

(2)

5.0 PRESUPUESTO Y PLAN DE MANTENIMIENTO

5.1 PRESUPUESTO

5.1.1 Consideraciones Básicas.

Cualquier obra de ingeniería que se desarrolle se tiene que tomar muy en cuenta la inversión que se requiere para poder llevar a cabo su realización, por lo que en este trabajo se incluye un presupuesto para la construcción de los colectores.

Tomando las siguientes consideraciones:

Conocimiento del terreno, para efectuar las excavaciones donde se colocarán las tuberías y pozos de visita.

Equipo adecuado para poder realizar las excavaciones en periodos cortos de tiempo.

Conocimientos de procesos constructivos, materiales así como también de movimientos de tierra.

Los costos unitarios incluyen la mano de obra según el Laudo Arbitral vigente.

(3)

El ancho de la zanja a excavar es el proporcionado por las Normas de ANDA; Diámetro externo de la campana de la tubería más 20centímetros a cada lado para permitir la colocación adecuada para la tubería. Se tomo 70.0 cm como ancho de zanja.

En tramos donde la excavación es menor de 1.20 mts, se procederá a proteger la tubería con losetas de hormigón armado sobre muros laterales, como lo especifican las Normas de ANDA.

(4)

5.2 PLAN DE MANTENIMIENTO

MANTENIMIENTO DEL SISTEMA DE ALCANTARILLADO SANITARO.

Es de vital importancia mantener en óptimas condiciones de funcionamiento del sistema de alcantarillado sanitario a fin de que garantice un servicio eficiente y seguro a la comunidad.

Un programa de ma ntenimiento del sistema de alcantarillado sanitario es un procedimiento de inspección continuo de las alcantarillas, que incluye sus ramificaciones, debiéndose cubrir cada sección con una frecuencia razonable, para que pueda descubrirse y prevenirse cualquier obstrucción y deterioración en la operación defectuosa.

Probablemente la más importante función en la operación de un sistema de alcantarillado sanitario, es su mantenimiento, pero se considera usualmente como la más desagradable y más tediosa.

El mantenimiento para un sistema de alcantarillado se clasifica en dos tipos:

Mantenimiento Preventivo Mantenimiento Correctivo.

(5)

5.2.1 MANTENIMIENTO PREVENTIVO

Este tipo de mantenimiento es el más apropiado, para que un sistema de alcantarillado sanitario trabaje eficientemente; y consiste en una inspección de campo con una frecuencia razonable o cada cierto periodo, en todo sistema de alcantarillado para detectar obstrucciones, deterioros, quebraduras u operaciones ineficientes y poder prevenir fallas en el sistema.

5.2.2 MANTENIMIENTO CORRECTIVO

Es el tipo de mantenimiento que es aplicado cuando se detectan fallas en el sistema de alcantarillado sanitario, es decir es el que se realiza directamente para establecer el funcionamiento normal del sistema.

En nuestro país el mantenimiento preventivo no es aplicado al sistema d e alcantarillado sanitario, debido a razones tecno-económicas, es decir, que no poseen los recursos técnicos y económicos para poder realizarlo.

El requisito primordial para un mantenimiento eficiente del sistema de alcantarillado sanitario, es disponer de un plano reciente a la escala suficiente para permitir que un determinado personal, localice los pozos de visita o de inspección con presteza, cuando sea necesario. Deben señalarse las zonas donde se hayan presentado repetidas dificultades y archivar las anotaciones de campo para recordar al personal las circunstancias relativas

(6)

La frecuencia con que deben practicarse las inspecciones de rutina, varia según el tamaño y antigüedad de los sistemas de alcantarillado sanitario, la importancia de las dificultades anteriores, y muy a menudo, del personal disponible para el trabajo. La mayoría de los programas de mantenimiento del sistema de alcantarillado sanitario prestan principal atención a aquellas secciones cuyos registros muestran un funcionamiento deficiente que se debe, a la poca pendiente o a raíces de árboles.

Si hay personal disponible sería conveniente ejecutar inspecciones rutinarias de acuerdo con el siguiente programa:

1) A colectores primarios, interceptores….Anualmente 2) Colectores secundarios………..Cada seis meses 3) Alcantarillas domiciliares...Semanalmente

4) A los derrames y regulaciones de agua...Durante y después de cada época lluviosa

5) Alcantarillas laterales...Cada tres meses.

El programa debe establecerse para que se logren los siguientes objetivos:

1. Inspección de las alcantarillas y accesorios, incluyendo la prueba de los pozos de inspección.

2. Limpieza. 3. Reparaciones.

(7)

4. Comprobación de las vías de infiltración y aguas superficiales que entren a un sistema de alcantarillado sanitario.

5. Control de las fuentes tributarias de cantidades desusadas de desechos industriales.

Las causas más comunes de la obstrucción de las alcantarillas en orden de su mayor frecuencia son:

1. Raíces.

2. Acumulaciones de grasas y sólidos. 3. Tierra.

4. Basuras diversas.

El problema con las raíces puede ser prevenido eliminando las fugas, ya que las primeras siguen al agua dentro de la alcantarilla. Algunas veces, en particular en secciones algo problemáticas, son reemplazadas por tubería de hierro.

En muchas partes se ha intentado controlar el crecimiento de las raíces usando Sulfato de Cobre; el costo de este método lo hace generalmente prohibitivo.

(8)

La grasa es la causa más común del bloqueo de las alcantarillas domésticas y la capacidad de las alcantarillas más grandes puede ser en gran medida reducida por los depósitos de grasa en las paredes

Arena y cascajo en pequeñas cantidades son eliminados con chorros de

aguas; en cantidades mayores pueden ser removidos por paletas o cucharas haladas a través de un cable y una manivela.

La limpieza rutinaria de algunos conductos de alcantarillas puede ser necesaria si sus pendientes o caudales son particularmente bajos. El lavado con agua tomado de los hidrantes es algunas veces suficiente para remover depósitos de cascajo; el material desalojado en operaciones de limpieza de alcantarillas debe ser removido en el siguiente pozo de inspección para prevenir la formación de otro bloqueo en la línea aguas abajo.

Las inspecciones de rutina de alcantarilla son supremamente beneficiosas para evitar bloqueos severos; las alcantarillas en pendientes planas o con una historia de problemas pueden ser examinadas cada tres meses, mientras que aquellas que no prestan ninguno son verificadas una o dos veces al año.

Las inspecciones son hechas visualmente, de pozo a pozo de inspección; una luz brillante o un reflector es colocado en el pozo de inspección hacia el que el inspector está mirando. Un espejo en una vara bajada dentro del pozo permitirá a menudo que el examen sea hecho desde el nivel de la calle.

(9)

También son inspeccionadas, a veces, pasando pequeñas cámaras de televisión a través de ellas, lo cual permite un examen en primer plano de las uniones y la detección de cualquier rompimiento u otro daño, así como también la localización de bloqueos.

Los colectores reciben un flujo tan pequeño que no son autolimpiantes y deben lavarse de tiempo en tiempo, esto se hace:

1. Cerrando el flujo en el pozo de inspección más bajo y descargando las aguas almacenadas cuando el colector está casi lleno.

2. Descargando repentinamente una cantidad fuerte de agua en un registro situado aguas arriba.

3. Suministrando en el extremo más alto de la línea un registro para lavado, que pueda llenarse mediante una manguera de incendio.

Las alcantarillas se construyen para proteger la salud, el bienestar y la comodidad de la comunidad, y deben hacerse cuanto esfu erzo sea posible para mantenerlas de manera que sus inconveniencias sean mínimas.

Figure

Updating...

References