La teoría de la cientificidad en Louis Althusser (A propósito de la ruptura epistemológica)

12 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

LA TEORíA

DE LA CIENTIFICIDAD

EN

LOUIS

ALTHUSSER

*

(A propósitode la ruptura epistemológica)

EN LA defensa de su "doctorado de Estado" Althusser nos autoriza para

penetrar en su obra por tres caminos diferentespero confluyentes:el pro-blema de la determinaciónen última instancia,el antihumanismoteóricode Marx y la naturalezade la práctica teórica.Nos es necesariohacer un esco-gimiento entre éstosen baseal problemaquedefine nuestrotrabajo y ante la imposibilidad de presentarla totalidad de los problemasque suscitala pro-ducción teórica de Althusser.Penetraremosen su obra a travésde la noética para precisar en una lectura crítica de la misma la presenciade la 'Episte-mología de la Ciencia' de GastonBachelard con sus implicacionesy riesgos. Punto por demásesencial,por cuantoa partir de allí toma forma la estructura lógica de la mediación utilizada por Althusser para pensar la cientificidad del Materialismo Histórico y definir al mismotiempo el derechoa la existen-cia de una filosofía marxista.

1. La teoría de la cientificidad

El desarrollode estatemáticase constituyeen un esfuerzopor tematizar el célebretexto metodológicode Marx en el capítulo III de la Introducción de 1875,a propósito del procesoproductivo de conocimiento.

Lo concretoes concretoporque es la síntesisde múltiples determinaciones,por lo tanto, unidad de lo diverso. Aparece en el pensamientocomo procesode síntesis,como resultado,no como punto de partiday en consecuencia,punto de partida también de la intuicióny de la representación.En el primer

cami-no la representaciónplena es volatilizada en una determinaciónabstracta;en el segundo,las determinacionesabstractasconducen a la reproducción de lo concretopor el camino del pensamienro.i

La totalidad concreta,como totalidad de pensamiento,como un concretode pensamientoesin [act (de hecho)un producto del pensamientoy de la con-cepción, pero de ninguna maneraes un producto del conceptoque piensey se engendrea sí mismo desdefuera y por encima de la intuición y de la repre-sentación;sino que, porel contrario,es un producto del trabajo de elaboración que transformaintuicionesy representacionesen conceptos.»

• Texto presentadoen elColoquio Nacional de Epistemología, celebradoen Bogotádel

31de mayoal2 de junio de1976.

1.K. Marx,Introducción a la critica de la economia polltica (1857), Pensamiento Críti-co,Bogotá,1975, p.37.

2 K. Marx,Ibid.,p.38.

[93 ]

(2)

94

El sujetoreal mantiene,antes como después,su autonomíafuera de la mente, por lo menosdurante el tiempo en que el cerebrose comportaúnicamentede maneraespeculativa,teórica. En consecuencia,tambiénen el método teórico es necesarioque el sujeto,la sociedad,esté siemprepresenteen la representa-ción como premísa.e

Contra todo pragmatismoy contra el idealismo de la teoría pura, Al-thusseravanzala categoríadepráctica teóricapara referirsea esteprocesode reproducciónconceptual,designandocon ella "todo procesode transforma-ción de una materiaprima dada en un productodeterminado,transformatransforma-ción efectuadapor un trabajo humano determinado,utilizando medios (de pro-ducción) determinados".Práctica teórica en cuanto productora de conoci-mientos en un procesosin sujeto, en el que lo determinantees el proceso mismo de transformaciónque pone en acción medios determinadosdentro de una estructuradeterminada. Este proceso,en cuyo término encontramos el concepto,caracterizaun tipo de práctica social a cuyo lado (?) debemos situar la práctica económica,política e ideológica, poseyendocada una de ellas una autonomíarelativa con relación a las otrasy al todoy en una con-tinua acción-reaccióncon las mismasy el todo. El pensamientoestá consti-tuido por un sistemareal propio, fundado y articulado sobre el mundo real de una formación social histórica daday que mantiene con ella relaciones determinadas.Se define por las condicionesde su existenciay de su práctica, es decir, por una estructura, "tipo de combinación (Verdindung) entre su materia prima propia (objeto de la práctica teórica),sus medios de produc-ción propiosy sus relaciones con las otras estructurasde la sociedad"." La estructurapensadacomo combinación articulada recibe la denominación si-guiente: GI, la materia prima teórica; G2, los instrumentosdel trabajo teó-rico; G3, el concretode pensamientoo sea el conocimiento. Así, el proceso productivo de conocimientosconsistiría en la acción sobre GI de G2 para producir G3. El proceso se realiza totalmente en el pensamiento; pero, el objetoreal subsistefuera del pensamientoen forma independientede la for-mación y transforfor-macióndel objeto en concepto. Debemosdistinguir por tanto el objeto realdel objeto de conocimiento,porque anterior a todo cono-cimiento de un objeto real está la existenciade estemismo objeto fuera del pensamiento.El conceptodel objeto es producido por el pensamientoy una vez obtenidoes la reproduccióndel objetoreal en el pensamientoo lo que es lo mismo 'concretode pensamiento'.

Con la anterior lectura de los textos de Marx (re-lectura)se pone una línea de demarcaciónentre la posición materialistade Marx frente al empi-rismoy al dogmatismoespeculativode la manera siguiente.l.-Admitiendo que la GI constituyeel nivel de la intuición y de la representacióny que

3 K. Marx, iua; p.38.

(3)

LA TEOR1A DE LA CIENTIFICIDAD EN LOUIS AL THUSSER 9S

estosson tratadospor Marx como abstracciones,Althusser la revierte al uni-verso ideológico, pero sin identificarlos absolutamentepor cuanto la G2 puedetrabajaren algunoscasossobreabstraccionestratadasya científicamen-te. Habla así de la cópula ciencia-ideologíay lo que para nuestrocasoes más importante introduce la categoríade ruptura en el sentido francésde "cou-pure" para definir el surgimiento o emergenciade la cientificidad de un saber. Habrá que distinguir entoncesen la práctica teórica de una ciencia el momentode su ruptura con su pasadoideológico,discontinuidad cualitati-va teórica e histórica que podemosdesignar con Bachelard con el término coúpure épistémologique.

El momentode la discontinuidadse obtiene cuando una teoría encuen-tra la necesidadde la Teoría de su propia práctica. Llega siempreapres coup para sobrepasarnecesidadesprácticaso teóricas y para resolver problemas insolubles que generanla crisisde la teoría." Metateoría que no se confunde conel sistemadeterminadode una ciencia real (conjuntode teoríasparticu-lares de una ciencia) y que permite pensarsu cientificidad. Dada la discon-tinuidad entrelas tresgeneralidades(la que, en la producciónmismade Marx, Althusser sitúa en sus primeros ensayoshacia 1845-1846para ampliarla pos-teriormentehasta 1883)la ciencia seda en la negación,en el interior de ella misma, de10ideológico. Confundir G1 Y GS o, 10 que es10mismo,negar su diferencia es la base misma de la posición empirista. Considerar que G3 no es más que un desarrollo de GI, autogénesis del concepto,es el principio mismo del dogmatismoespeculativo.El concepto no se autogenera,se pro-ducey tiene como condición de posibilidad la ruptura con la intuición y la representaciónmedianteuna armaduradeconceptos,reglas y procedimientos experimentalesque especificandosu actividadIo hacen posible (G2). 2.-LaS

leyes de validación del procesoson inmanentesal mismo. Se legitima, por tanto, desde su interior y no ante un tribunal de la historia; la práctica teórica es ella misma su propio criterio, contiene en ella sus protocolosdefi-nidos de validación de la cualidad de sus productos, es decir, el criterio de la cientificidad de los productosde la práctica científica, aunque man-tenga como :referenteúltimo, como premisa,la sociedad.Entendidos así los textoscitadosde laIntroducción, esnecesarioseñalarsu alcanceen el interior de los trabajosde Althusser, en lo referentea la tesis de la ruptura episte-mológica.

2. Alcance de la ruptura epistemológica en la teoría de la cientificidad de Louis A lthusser

Desde el proyecto de una disciplina (MD) que se ocupa de pensar el estatutoteórico del Materialismo Histórico (MH) , Althusser

(4)

96

viéndosede su concepciónde.la práctica teórica- la especificidaddel método de Marx, y al hacerlo buscadar forma a la filosofía marxista mostrandola discontinuidaden términosde ruptura(coupure)entreMarx y Hegel. De aquí que su reflexión sobre la cientificidad en el interior del Marxismo llegue hastael nivel metodológicopara hacer ver la especificidadde la dialéctica marxista y en ella el sentido mismo de la contradiccióndespuésde Marx.

En contraposiciónconstantecon el modelo hegeliano-cuya compren-sión por parte de Althusser no discutimos en este trabajo-- va esbozando lo específicode Marx en la concepcióny uso de la dialéctica advirtiéndonos, como es tradición, que ella está en estadopráctico en la obra de Marx y en la prácticamarxista que hemosconocido.La caracterizaciónque hace del modelohegelianono necesitaexplicitación; veamosel texto conclusivo:

Si tomamosel modelo hegeliano no en un sentidometafóricosino en su esen-cia rigurosavemosque sin duda requiere "eseprocesosimple de dos opuestos", esa unidad originaria simple que se divide en dos contrarios evocadatodavía por la referencia de Lenín, Esta unidad originaria es lo que constituye la unidad desgarradade los dos contrarios en la que se enajena,llegando a ser otra, al mismo tiempo que permanecela misma.Estos dos contrarios son la mismaunidad, pero en la dualidad; la misma interioridad pero en la exterio-ridad. A ello se debe que sean,cada uno por su lado, lo opuestoy la abstrac-ción del otro, siendo cada uno la abstracabstrac-cióndel otro sin saberlo. Siéndolo así antes de restaurarsu unidad originaria pero enriquecido por su desgarra-miento, por su enajenaciónen la negaciónde esta abstracciónque negabasu unidad anterior. Entonces serán uno nuevamente,habiendo reconstituido una nueva "unidad simple" enriquecida por el trabajo pasado de su negación, la nueva unidad simple de una totalidad, producto de la negación de la ne-gación.s

Aunque el texto reviste un cierto esquematismoy para algunos quizá un formalismodeformantedel "movimiento reflexivo" en Hegel, podemos tomarloen su valor de confrontacióncon el modelo alternativo desarrollado en un textode Mao y que Althusser asume.Siendoclaro el texto, evitémonos su presentaciónpor Althusser.

Segúnel punto de vista del materialismodialéctico,la contradicciónexiste en todoslos procesosque se desarrollan en las cosas,en los fenómenosobjetivos y en el pensamientosubjetivo,penetra todoslos procesosdel principio al fin: en estoreside la universalidady el carácterabsolutode la contradicción.Cada contradiccióny cada uno de sus aspectostiene sus particularidadesrespectivas: en esto consisteel carácterespecíficoy el carácterrelativo de la contradicción. Muchas vecesla lucha de contrariosse interrumpe para continuarsetanto du-rante su coexistenciacomo en el momentode su conversiónrecíprocaen la que se evidenciacon una particularidadmayor.En estoresideigualmenteel carácter absolutode la contradicción.Cuando estudiamoslos caracteresabsolutoy

(5)

LA TEORíA DE LA CIENTIFICIDAD EN LOUIS ALTHUSSER 97

tivo de la constradiccióndebemosprestar atención a la diferencia entre la contradicciónprincipal y el aspectosecundariode la misma. Cuando estudia-mos la contradiccióny la lucha de contrarios debemosprestar atención a la diferencia entre las formas variadas de lucha. De lo contrario cometeremos errores.Si tenemosuna idea clara de los puntos esencialespodremosromper con las concepcionesdogmáticas.'

La diferencia con el modelo de Hegel podemossituarla en los puntos siguientes:existen múltiples contradiccionesarticuladas.Cada contradicción poseeun aspectoprincipal y uno secundario.La contradicción tiene un ca-rácter universaly absolutoa la vez que relativo. Su corazónes el antagonismo. Lo específicode la contradicción es su desarrollo desigual.La basede todas estasdiferencias está en la concepciónmisma de lo real que subyacea cada modelo (Idealismo-Materialismo).La unidad simple originaria (reproducida en cadamomentodel proceso)que produceen seguida,por su autodesarrollo, toda la complejidad del proceso,sin perder jamás su unidad y simplicidad puestoque la pluralidad yla complejidad no serían más que su propio fenó-meno encargadode manifestarsu propia esencia... es suprimida"en el caso de Marx. Suprimida no en el sentidode la Aughebung (conservandolo que suprime) sino cambiada por otra presuposiciónque no tiene nada que ver con ésta:posición materialistaque concibelo real como un todo estructurado

y dialéctico en el que la contradicciónmisma, reflejando sobre ella sus pro-pias condiciones de existencia (sobredeterminación)constituye el motor de su desarrollo.La acción-reacciónde las instanciasque integran estetodo per-miten pensarlacausaldad.materialistacomo opuestaa lacausalidad expresiva de Hegel y a la mecánicade la interpretaciónmecanicistade Marx. La domi-nación y la determinación explican la configuración coyuntural del todo concreto (formacionessociales)al igual que la definición de la principal y la secundariay la precisión de sus aspectosprincipal y secundario. En la elucidación de estospuntos es el antagonismoy el sentido de la lucha de contrarios10que se devela y con éstosel movimiento mismo y constitutivo de lo real. Una concreción de estascategoríasla encontramosen el célebre Prólogo de la Introducción de 1859en el que Marx utilizando la metáfora de un edificio nos describe los "momentos" (economía,política, ideología) que articulan la estructurade toda formación social sin que por ello precise la teoría específicade cada "modo de producción" históricamenteexistente,

pero señalandola contradicción múltiple, no simple ni homogéneacomo su elementoconstitutivoy en ella el antagonismocomo su motor fundamental. La dominación de una de las instanciasy la sobredetermínación en última instancia por la economía (tesisaún problemática)sólo reciben un "princi-pio de explicación" desdeel interior de una causalidadmaterialistay desde una concepciónde la formaciónsocial como totalidad que se

(6)

puestade instanciasdiferentes,con una autonomíarelativay un tiempo pro-pio para cada una de ellas con relación al todo. Ahora bien, siendo el anta-gonismoel principio mismo de la contradicción que genera el proceso,no podrá ser homogénea,ni única, ni simpley mucho menos revertir a una unidad originariay fundadora.Ella es -por el contrario- múltiple, de as-pectosdiferentesy de desarrollodesigual.

La diferencia específicade la contradicciónmarxista es su "desigualdad"o sobredeterminación,que refleja en ella sus condicionesde existencia,a saber la estructurade desigualdad(a dominante)específicadel todo complejo,ya dado, que es su existencia.Comprendidaasí la contradicciónes el motor de todo desarrollo.s

.Se haceimposible,si lo anterior tiene un sentido,la ilusión de una dia-léctica capazde producir, por el movimientoespontáneode su desarrollo,su propia materia. Por el contrario, las figuras de una dialéctica de opción materialista están prescritas por la materialidad de sus condiciones.Esta opciónno esreductiblea la posiciónde Hegel; implica por tanto una ruptura en el orden del conocimiento,ruptura que dándoseen el interior del objeto teórico de la disciplina de la historia, hizo que ésta emergieraa su cienti-ficidad dejando tras de sí los residuosideológicosde su pasadoy haciendo posiblein actusu propia filosofía.

¿Qué efectosteóricos tiene la ruptura en el interior de la producción teóricade Marx, segúnAlthusser?a) El Marxismo no es un empirismo.Para esteúltimo, el conocimientosurgeen la relación entre dos polos

s-o

(Sujeto-Objeto),dados anteriormenteal hecho mismo del conocimiento.El conoci-miento consisteen captar el objeto medianteun procesode abstracción.Co-noceres abstraerdel objeto su esenciacuya posesiónpor el sujeto constituye el conocimiento.Dada la independenciade los polos S-O no sólo en su acti-vidad sino en su ser mismo el estatutodel sujetohistórico no interesa.Cual-quiera sea la variable existenteen la concepciónde la abstracciónésta es consideradaen el empirismo como una operación que permite al sujeto entrar en posesióndel objeto real. Ahora bien, teniendo ésteuna estructura dual en la que su parte esenciales no visible por oposición a lo secundario

y variableque si esvisible, el conocimiento(por abstracción)captalo esencial de lo inesencial,es decir separauna parte (lo esencial)del objeto real dado y lo afirma como conocimiento del mismo. Admitida la distinción entre objetorealyobjeto de conocimientoconvienerecordar que cuando el empi-rismo señalacomo el objeto del conocimientoa la esenciadel objeto, está, por ello mismo,no sólo aceptandola distinción señalada(puestoque declara lo esencialcomo una de sus partes),sino negándolaal mismo tiempo en la medida en que reduzcaestadiferenciaentre dos objetosa la diferencia entre

(7)

LA TEORíA DE LA CIENTIFICIDAD EN LOUIS ALTHUSSER 99

dos partesde un mismo objeto: el objeto real," En el Marxismo no hay una concepcióndual del objeto ni una identidad entre el objeto real y el objeto de conocimiento,ni una separaciónabsoluta.Marx está fuera de esta proble-mática; defiendela distinción entre el objeto real (lo que subsistecon inde-pendenciadela cabeza[Kopf] antesy despuésdel conocimiento),la produc-ción de su conocimientoy el objeto del conocimiento,producto del pensa-miento que lo producecomoconcreto de pensamiento (Gedankenkoncretum), absolutamentedistinto del objeto real. De aquí la importancia de mantener la diferencia entre la GI y la G3. El conocimientono es visión es "produc-ción". El estatutodel sujeto histórico no interesa en la posición empirista porque la opción tomada concibe el conocimientosin referenciaal aparato de pensamientofundado y articulado en la realidad natural y social, lo que hace de él un modo de producción de conocimientos.b) El Marxismo no es un historicismo.Con esta afirmación Althusser busca tomar posición frente a Gramci quien10habria heredadode Labriola y Grocey presente-entre los más cercanosa nosotros- en R. Garaudy-y algunos marxólogoscomo Weter, Chambre, Bigó para quienes la especificidaddel Marxismo estaría en su "concepcióndel mundo" (ideología),sin percibir que lo que especifica al Marxismo es justamentela forma de su cientificidad, negadorade toda ideología.c) Por oposición a toda posición voluntarista podemoshablar en Marx de una posiciónanti-humanista,surgidade una concepciónde la prác-tica teórica que defina la forma de lo científico en la negaciónde lo ideo-lógico en el interior de su propio discurso.Si se niega la ruptura, como lo hace la posición empiristay voluntarista así como el dogmatismoespecu-lativo se hace impensablela revolución teórica realizadapor Marx y se abre la puerta a todobricolageinsano.

3. Gastón Bachelard y la tesisde la ruptura

Sobre la base de la distinción hecha por Althusser entre el cuerpo teórico regional de un sabery la teoría general de las prácticas teóricas existentes,o filosofía, podemosesbozarla presenciaen su obra de la "epis-temologíahistórica" de G. Bachelard.Nos mantendremosa nivel dela Teoría conscientesde un doble riesgo:a) Desarticularla obra de Bachelardtomando su epistemologíay relegandola poética.b) Su teoría en cuanto filosofíain actu de la ciencia es inseparablede los problemasteóricosde la física y la química. Por cuanto lo que nos interesa en ~te trabajo es el problema de la ruptura creemospoder evitar estosriesgos.lO

9 L. Althusser, Lire le CaPital, Ed. Máspero, Vol. 1, p. 45.

10Tal desarticulación en la obra de Bachelard nos parece que se encuentra en acto

en M, Pecheux, Sur t'histoire des Scíences,Maspero, París, 1971y en Domíníque Lecourt,

G. Bachelard ou le [our et la nuit, Ed, Orasset, París, 1974.L'Epistémologie historique de G. Bachelard, Ed. J.Vrin, París,

(8)

1969-Podemosseñalar como punto de partida de la Obra de Bachelard la conciencia de una inadecuaciónentre la filosofía y el desarrollo científico contemporáneo;como su proyectode base,la búsquedade una Filosofía de la ciencia que sea adecuada,entendiendopor esto,

Una fenomenologíadel hombre estudioso,del hombre que realiza un estudio diferentedel simple balancede ideasgeneralesy de resultadosadquiridos;que nos permita asistir al drama cotidiano, a describir la rivalidady la coopera-ción del esfuerzoteórico y de la investigacoopera-ciónexperimental,que nos ponga en el centrodel perpetuoconflicto de los métodosque constituyenel carácter manifiestoy tónico de la cultura científica contemporanea.w

Busca una filosofía del detalle epistemológico... filosofía científica di-ferencial propia a cada ciencia y que pondría en entredichoa la filosofía integral de losfilósofos. Su tarea seria la de medir el devenir de un pensa-miento. No sería exterior a la ciencia y agregaríaa éstala de las condiciones en que se produce.Ahora bien, estasupuestafilosofía no aparecetratadade manera sistemáticaen sus trabajos; podemospercibirla en estadopráctico en susposicionesepistemológicas.En éstaspodemossituar su tesisde la rup-tura epistemológicay medir su alcance.

La inadecuaciónentrela filosofía de su tiempo (Bergson,Meyerson,... )

y las exigenciasde la ciencia contemporánease percibe en el hechode que la ciencia no trabaja con el conceptoderealidad Y. razón con que opera la filosofía. La ciencia anteponeen cuanto se refiere al conceptode realidad de la filosofía el derealización excluyendocon ello toda concepciónesencia-lista y fija de lo real. La realidad se construyepor aproximacionessucesivas (acotaciones,delimitaciones)en una actividad productora de valores racio-nales.Esta actividad es la del hombrede ciencia y se entretejeen una lucha continua por vencer los obstáculos epistemológicos del conocimiento,tales como: la experienciaprimera, la extensiónabusiva de imágenesfamiliares, el conocimientounitarioy pragmático,el animismo,el substancialismo... El conocimientopor aproximación es un trabajo de rectificación constante y sucesivaque comportaun cambiode perspectivasobrela naturalezadel obje-to. Sobrela basede su trabajo en el campo de la física, Bachelardnos indica que lo real no es 10 inmediato,lo dado; lo real se define con relación a la razón.Este carácterracional de lo real se realiza no en la aproximaciónpri-mera que hacemosa los objetossino en una segundaaproximaciónque ha-cemossobrela basedel instrumentalespecífico(racionalismode segundapo-sición) de cadacampoteórico.La ciencia no es una lecciónde cosassino, más bien, creadorade realidad. El objeto en su pureza es obra de la ciencia. El objeto de la ciencia es fenómenoy noúmenosegúnque seapercibido o que

11G. Bachelard,Congreso internacional de filosoJia de las ciencias.En Études, J.Vrin, París, 1970.

(9)

LA TEORíA DE LA CIENTIFICIDAD EN LOUIS ALTHUSSER 101

se piense.La tarea es ir del primero al segundo. ¿Cómo se define entonces la existencia de la ciencia?, "como un progreso del saber que la nada sim-boliza con la ignorancia. La ciencia es uno de los testimoniosmás irrefuta-bles de la existenciaesencialmenteprogresivadel serpensante.El ser pensante piensa un pensamientoque conoce,no piensa una exístencia'r.rsMás adelante precisaremosla naturaleza de este procesoprogresivo.

En cuanto se refiere al concepto de razón, ésta no es inmutable, ni so-berana, ni substancia... sino más bien, fuerza, producción, recomienzo,re-organizaciónde valoresracionales.Se trata de una razón operatoria.Al poner en cuestionamientoestas dos nociones claves para toda filosofía (realidad, razón), Bachelard abandonatodo esquemaposible haciendo imposible su ubi-cación dentro de algunos de los sistemasconocidos.Él parece conscientede ello; habla entoncesde un "polifilosofismo" ante su conciencia de que un sistema no lo explica todo. Desea una filosofía abiertay dialéctica como el procesomismo que explica. "Filosofía del no" que se apropie cada vez más sutilmente los ensayos,las aproximacionessucesivasde la ciencia. Filosofía no filosófica que se definiría por su función: intervención en y desde la ciencia para evitar la presencia de los obstáculos epistemológicosen ella. Función de vigilancia; por tanto, abierta a la inserción del saber en el mundo de la cultura.

Como Bachelard no distingue entre epistemologíao teoría de la ciencia

y filosofía, podemosbien puntualizar que su filosofía esuna epistemologíaque rompe con toda teoría general del conocimientoy con todo esencialismoen materia de filosofía. Abre así el campode la "epistemologíahistórica" y torna epistemológicala historia de la ciencia; se hace así posible pensar las condi-ciones históricas de la producción de conocimientoscientíficos y la pregunta por el fundamentode la ciencia se trueca en la pregunta por las condiciones históricas del mismo con el ánimo de responderal problema de constitución, organizacióny principios del conocimiento científico. En el fondo, es el co-nocimiento mismo el que se historiza, en cuanto movimiento inductivo que reorganiza el saberampliando susbasesy en el que la negaciónde conceptos

y de axiomas es sólo un aspecto de su generalización.Volvemos, pues, al procesoproductivo de conocimientoscientíficos, lo afirmamoscon Bachelard comohistórico ydiscontinuo, como "emergenciaprogresivay discontinua" a través de la cual van reorganizándoselos conceptos teóricos. Este carácter discontinuo hace imposible en la historia de la ciencia toda posición conti-nuista en cuya basereposa una concepcióndel tiempo como homogéneo,un conceptode razón como principio inmutable y un prejuicio teleológicoen la comprensión del desarrollo de la ciencia.

El estudio de esteproceso discontinuo es el estudio del procesode cons-titución de los conceptos,siendo el conceptomismo una agrupaciónde actos

(10)

epistemológicos(aproximacionessucesivas)y la ciencia, la convergenciade valores racionales segúnleyesy técnicas que se le imponen al investigador. La ciencia no progresapor acumulación o sobre la basede un modelo orgá-nico, tampoco parte de principios, más bien, va hacia ellos. Su movimiento esdialéctico= actúa por correcciones,refundiciones,sancionandosu pasado como presenteo perimido. Este carácter dialéctico describe el carácter di-námico, progresivoy reorganizativodel procesosin que tenga nada que ver con el sentido marxista o hegeliano del término. Para pensar su naturaleza discontinua, Bachelard introduce el término de ruptura (rupture), para de-signar estepunto de no retorno de lo científico, una vez constituido,con su prehistoria (horizontedel sentido común) precientífica. Indica por tanto la emergenciaa la cientificidad, surgimiento del concepto objetivo de lo real. No es datablea priori.

Estas posiciones epistemológicas,encontradasen uno u otro lugar de la obra constituyen una toma de distancia de Bachelard de toda forma de empirismo de la descripción,de todo .dogmatismoespeculativoy de toda posición continuista en el estudio de la historia de la ciencia. Su episte-mología de la ruptura, de la recurrencia,sumaterialismo técnico racionalista

y dialéctico (categoríasque no tienen nada que ver con Marx ni con el mar-xismo) excluyen nocionestales como tradición, desarrollo,evolución, menta-lidad e influencia; el estudio de las rupturas es su alternativa.

A esteligero perfil epistemológicodebemosagregarla dimensión poética de la obra de Bachelard, aunque sea problemático aún pensar su integra-ción. La distinción entreuna y otra la hace el mismo Bachelardcuandoanota enel Compromiso racionalista.

Querría limitarme alhombre de vigilancia, al hombre super-despierto, al

hom-bre que yo denominaría precisamente, si ustedes quieren "elhombre

raciona-lista". [Y agrega:] ... por consiguiente, dejaré de lado toda esta sección de un

lirismo profundo, dejaré de lado todo aquello que hace que el hombre

perte-nezca a generaciones precedentes, todo aquello que hace que el hombre no

siempre mantenga contacto con la vida despierta, con la vida

clara.s-13El término "dialéctica" no recibe un tratamiento uniforme en los trabajos de

Ba-chelard. M. Vadée en su trabajo: G.Bachelard ou le nouuel idéalisme épistemologique,nos

da una tipología del uso del término, que reproducimos por la importancia que tiene en el problema de la relación Althusser-Bachelard. Se habla de seis tipos de dialéctica: l. Dialécticas objetivas,onday corpúsculo, materia y energía.2.Entre métodos cientiiicos, matematízacíón-experímentacíón, análisis-síntesis, división-composición, descripción-construc-ción. 3.Entre epistemologías regionales, razón-real, racionalización-realización, conocimiento científico-conocimiento común, abstracto-concreto,singular-general. 4.Entre filosofías de las ciencias, realismo-racionalismo, empirismo-idealismo, positivismo-formalismo, convencionalis-mo-pragmatismo.5.Dialécticas subjetivas y objetivas,ciencia-técnica,sabio índlvldual-cíudad científica, naturaleza-cultura. 6. Dialécticas subjetivas, razón-imaginación; concepto-imagen, día-noche.

14G. Bachelard, El compromiso racionalista, (Ed. en español, en Siglo XXI, Bs, As.,

(11)

LA TEOlUA DE LA CIENTIFICIDAD EN LOUIS ALTHUSSER 103

4. Bachelard, Althusser y la ruptura epistemológica

Habiendo situado desdeel interior de cada uno de los autoressus posi-cionesrespectivasfrente a la tesisde la ruptura, conviene,para realizar nues-tro objetivo,mirar comparativamenteel desarrollo de los dos pensamiento} para indicar la adopciónque haceAlthusserde la epistemologíade Bachelard e indicar sus implicacionesdesdeuna perspectivamarxista.

Señalemosen grandestesislos puntos de convergencia.a) Conciencia de la inadecuaciónentre la ciencia y la filosofía y por tanto, búsquedade una filosofía in actu adecuada a la ciencia. En Althusser esta convergencia toma la forma de un reconocimientodel vacío teórico de la doctrina mar-xista, hecho palpable en el periodo que sigue al dogmatismostaliniano. Reconocimiento,igualmente,del carácterreduccionistade las lecturas exis-tentesde Marx en su forma voluntarista e historicista o en su asimilación a una ideología humanistay búsquedade una teoria del materialismohis-tórico que permita definir su estatutoteórico.b) Rechazode toda teoría ge-neral del conocimiento,rechazode todo empirismo y dogmatismoespecula-tivo, como posicionesposiblesen epistemología.Rechazo de toda metafísica, aunque desdeperspectivasdiferentes,racionalista la primera; materialistala segunda.e) Convergenciaen el planteamientode la teoría de la historia de la ciencia,en el interior de la cual aparecela teoría de la ruptura epistemo-lógica,sobrela basede presupuestosque Althusser no rechazaen su adopción.

La presenciade Bachelard en este último punto es fundamental por cuanto nutre la estructura lógica del pensamientode L. Althusser. Desde aquí piensa la discontinuidad Hegel-Marx o el pasajedel idealismoal ma-terialismoy en el interior del marxismo la emergenciaa la cientificidad del materialismohistórico en su rompimiento (coupure)con su prehistoria ideo-lógica. Funda con ello la especificidaddel métodode Marx (la dialéctica)y

recupera el derecho a hablar en el interior del marxismo de una teoría

definida en primera instancia como metateoría de la práctica teórica y en segundainstancia comodiscernimientode los interesesde claseen el interior de la práctica teórica,esto es como la política en la teoría.w

Aquí radica igualmentesu dificultad mayor,no es recuperableuna epis-temologíade textura racionalista,así se denominematerialista,histórica,dia-léctica,para repensarla especificidaddel métodode Marx. Esto no excluye el que haya tesis compartiblesen virtud de algunos presupuestoscomunes, comola oposicióna toda teoríageneraldel conocimientoy a toda metafísica. En cuanto conciernea la tesisde la ruptura no podemosmenosde participar

15 El desarrollo de este punto lo encuentra el lector en un trabajo anterior titulado

"¿Marxismo o althusseranismo?",enRazón y Fdbula, Rev. de la Universidad de los Andes, Bogotá, Nos. 40-41, 1976.

(12)

104

del planteamientode M. Vadée cuando anota en su trabajocrítico de Bache-lard, desdeuna perspectivamarxista:

Admitir la teoría de la rupturay consecuentementela teoría de la historia; ad-mitir su pretendidomaterialismo,o lo que es lo mismosu práctica materialista,

a [ortiori, admitir, su "dialéctica", constituyeun abandonode las basesmismas de las concepcionesde Marx y Engels.t"

Estas limitaciones de la noética de Althusser no son reconocidas por Althusser en susElementos de autocritica. Por el contrario,nos reitera que en cuanto se refiere a la ruptura epistemológicadebe ser mantenida por "razonespolíticas que sonenceguecedorasy por razonesteóricasque son obli-gantes't.n Estas últimas dimanan sin duda alguna de las posiciones funda-mentalesdel materialismoy de la dialéctica en el sentidode Marx, pero son -anuestroparecer- estasposicioneslas que resultan comprometidasen la aceptaciónde la tesisde la ruptura, luego se impone un escogimiento.

En la defensadel "doctorado de Estado" en junio del año pasado18 al

hacer referenciaa esta tesis y en general al puntualizar la lógica de su noé-tica, las recurrenciasson hechasa Espinoza,e inclusive precisaque esteúlti-mo había ya utilizado la tesis de la ruptura. Se trata de una reminiscencia, más elaborada,insinuada ante la SociedadFrancesade Filosofía en 1968 a propósitode su trabajoLenin y la filosofía.19 Si como lo dice enElementos de autocritica es el detour por Espinoza lo que nos permitirá ver claro en Marx, habrá que esperar,para ver claro en L. Althusser, que estedetour se tematicey que la historia concretanos dé su lección.

LUIS ENRIQUE OROZCO SILVA FACULTAD DE FILOSOFÍA y LETRAS

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES, BoGoTÁ

16 Michel Vadée,Bachelard ou le nouvel idéalisme épistémologique, Ed. Sociales, París,

1975, pp. 7-8.

17 L. Althusser,Eléments d'autocritique, Hachette, París, 1973,p. 32.

18 L. Althusser, "Est-Il simple d'étre marxiste en Philosophie?", enLa Pensée,N.183, X-1975·

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...